7 de noviembre de 2018

El toque de la muerte. Jorge del Río

Mi historia no es breve, ni sencilla.
Fui abducido siendo un niño, escogido por una secta ancestral dedicada al asesinato desde los tiempos de las primeras dinastías imperiales, entrenado para convertirme en uno de ellos.
Muchos de los detalles de aquellos años —por efecto de las extrañas drogas que me hicieron consumir, o de las técnicas de hipnosis y lavado de cerebro de las que fui víctima— escapan por completo a mi memoria. De las monstruosidades que estando bajo su yugo cometí, muchas tampoco consigo recordar del todo, aunque siempre regresan a mí como pesadillas.
Ahora soy un fugitivo de esta secta, de esta Orden cuyo nombre voy a ahorraros, pues es dicho que basta con conocerlo para convertirse en posible víctima. El brazo de la Orden llega lejos y sus ojos, todavía más, por lo que siempre debo permanecer alerta, listo para desaparecer. Como una sombra en
la noche.
Mi nombre es Damon Drake.

Damon Drake


Con este texto comienza cada aventura de Damon Drake, el misterioso luchador de Kung-Fu creado por Jorge R. del Río para homenajear a los grandes personajes de los años 70, época dorada de este arte marcial en cine, televisión, cómics y revistas. En particular a Shang-Chi, protagonista de la serie de Marvel Comics Master of Kug Fu.

Texto que podríamos escuchar, como voz en off, durante los créditos iniciales de la serie de televisión de Damon Drake, con una imagen de la silueta del héroe en penumbra que diese paso a la sintonía mientras nos presentan al reparto con sus nombres sobreimpresionados en pantalla. Porque Damon Drake, al igual que la otra serie de Jorge del Río, Sangre bajo la luna, tiene un componente visual muy claro, y a estas alturas ya sabemos que sus andanzas serían una serie de televisión de las de antes, una procedimental de tal vez no mucho presupuesto, producida por alguna network estadounidense para los canales de cable, de las que a España se emitían primero en La2 y más tarde en algún canal privado los sábados a media tarde o los domingos por la mañana, para un público pequeño pero leal. 

Si ya hemos visto los dos primeros episodios, Cacería humana en San Francisco y El culto secreto, ahora es el turno del episodio piloto. El toque de la muerte es una novelette publicada originalmente en la página web Historias Pulp, que puede descargarse libremente en formatos epub y PDF. 

El toque de la muerte transcurre un año antes de Cacería humana en San Francisco, que recordemos lo hacía en 1976. Así tenemos una ambientación de cabellos largos, camisas con cuellos de pico y policías con mostachos poblados y anchas corbatas a rayas. Por entonces, el Chinatown de San Francisco aún no era la atracción turística que es hoy, sino un lugar peligroso, refugio de mafiosos y criminales, donde los blancos no eran bienvenidos, donde la Policía lo tenía muy difícil para hacer cumplir la ley y donde los ciudadanos asiáticos preferían solucionar sus problemas entre ellos. 

Este es el escenario donde aparece Damon Drake, el único gweilo que tiene su hogar en Chinatown y al que los chinos aceptan como uno de ellos. Y en El toque de la muerte hará su presentación, donde Jorge R. del Río va asentando los detalles tanto del protagonista, como de su universo, como de los secundarios recurrentes que le darán la réplica en el futuro. 

Así aparecen ya El tío Wong, el mafioso más letal del barrio, su nieta Mei Lin, contacto telefónico y confidente de Drake, y el corpulento de detective de homicidios Nick Bukoswki, enlace de Drake con el cuerpo de Policía de San Francisco, para el que trabajará en calidad de colaborador externo. 

Damon Drake
Los Beastie Boys en Sabotage, posible crossover para Damon Drake

Siendo una novelette de treinta folios, El toque de la muerte tiene una historia sencilla: en Chinatown se producen una serie de misteriosos asesinatos, en los que las víctimas, siempre del entorno de la mafia china, aparecen sin muestras visibles de violencia, ni golpes ni heridas. El detective Buckowski acude a Damon Drake para que investigue, pues el hermetismo de los vecinos del barrio hace que la labor de  la Policía de San Francisco sea inútil. Drake debe investigar a contrarreloj, pues el Tío Wong, que sospecha de Zhang, su competidor, está dispuesto a lanzar una guerra de bandas que convertirá el barrio en un baño de sangre. 

Jorge del Río proporciona al relato lo que estamos esperando encontrar: varias buenas escenas de lucha, persecuciones por las estrechas casuchas y los callejones de Chinatown y una misteriosa y ancestral técnica de combate, que añade además el componente weird. Una historia que, por extensión, planteamiento e intención pulp encajaría perfectamente en la añeja colección ¡Kiai! de Bruguera. 

La serie de Damon Drake funciona por esto, porque el autor consigue que la acción no se pare y tengamos varios combates de Kung Fu en solo ocho mil palabras: Damon Drake pateándole el culo a un matón de bar que lo infravalora por su apariencia poco amenazadora, Damon contra dos sicarios del Tío Wong; un par de muertes a cargo del villano y, por supuesto, el gran combate final, donde el ingrediente sobrenatural brilla con todo su fulgor.

Esta precuela se consume en menos de media hora y se lee sin pausa, pues se beneficia del estilo cinemático del autor, que ya comentamos en varias ocasiones. Es una dosis concentrada de pulp, básica y directa.

El toque del muerte, como los otros dos libros de Damon Drake, recupera el espíritu de la mezcla de género policíaco y Kung Fu que tan bien funcionaba en los años 70, en productos como la serie clásica de Power Man —Luke Cage— y Puño de Hierro, perdido en las modernas versiones televisivas de Netflix. Diversión sin complicaciones, técnicas secretas de artes marciales, policías gordinflones y rudos, bajos fondos y negocios sucios, crimen organizado y delincuencia callejera en un barrio icónico —el Chinatown de Damon Drake puede ser el Harlem de Cage o el Hell's Kitchen de Daredevil— y un luchador justiciero para defender a sus vecinos de todo ello.

Damon Drake - El toque de la muerte

El toque de la muerte puede descargarse gratuitamente de la web de Historias Pulp.

Compártelo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Al dejar un comentario, se entiende que has leído la política de privacidad del blog y das tu consentimiento expreso al uso y tratamiento de tus datos personales.

Archivo