2 de agosto de 2018

Alucina. Vuelve el giallo con Jorge del Río y Wave Books

La historia de la adolescente Jennifer Santini, justo cuando es internada en un exclusivo colegio para señoritas, el Instituto Uroboros. Jennifer tendrá que luchar por asegurarse de qué es real y qué producto de su imaginación, puesto que las alucinaciones llevan años persiguiéndola.

Es el año 1986. Se acerca el cometa Halley. Un culto pagano busca despertar a un Dios dormido... y el propio pasado de Jennifer y su difunta madre están a punto de ser desenterrados.

Alucina - Wave Books


Con Alucina coinciden un viejo conocido de KindleGarten, Jorge del Río, autor del que hemos reseñado varias obras, y una novedad en este blog: la editorial española Wave Books la cual, recién cumplido su primer año de vida, ya ha publicado 21 títulos. El que aquí vemos se engloba en su colección Wave Black, dedicada al terror.

Como con el resto de títulos de Jorge del Río, es más sencillo encontrarle a Alucina referencias cinematográficas que literarias. La novela es un giallo que bebe directamente de las películas de terror de Darío Argento, Lucio Fulci, Mario Bava o el más ochentero Joe D'Amato, aunque se filtran también Roger Corman, un primer John Carpenter y hasta el fantaterror español.

El resultado, una novela de 124 páginas que se lee en dos horas, encajaría perfectamente en aquella mítica Selección Terror de bolsilibros Bruguera, o en una edición de Vidorama/Ágata, con sus añejas portadas a lo cinta de serie B.

El escenario y la ambientación de Alucina, un elitista internado femenino de Inglaterra durante los años 80, tiene un fuerte aire victoriano, de terror clásico, además de permitir jugar con la convivencia de las alumnas como herramienta narrativa, con todos sus tópicos ─amistades y enemistades, la disciplina del centro, el profesorado─, como una visión malvada de las series de internados de Enid Blyton ─Torres de Malory o Las gemelas de Santa Clara─. A los más televisivos, Alucina podrá recordarles a la serie española El Internado ─en sus inicios, antes de que perdiera el rumbo─.

Pero el giallo de Jorge del Río es también una obra de terror cósmico, lovecraftiano, con una sensación ominosa durante toda la trama, en la que funciona bien la premisa de un dios primigenio con entidad física, tangible, heredera del de Providence y su círculo. Mas también, por atmósfera y escenario, lo es de sus maestros, el William Hope Hodgson de La casa en el confín de la Tierra o el Lord Dunsany de Cuentos de un soñador ─autor y obra que aparecen en el texto de forma metarreferencial─.

Alucina - Wave Books

Bien, Alucina recurre a tópicos y su desenlace resulta fácilmente predecible ─igual que La Caída de la casa Usher no podía terminar de otra manera─, pero eso es lo que la convierte en un buen giallo: ofrece lo que estamos esperando encontrar, y tiene el nudo y el desenlace que debe tener. Es decir, se ciñe a los cánones del género.

La escasa extensión del texto no permite un desarrollo fuerte de los personajes, aunque Jorge del Río logra armarlos con unas cuantas pinceladas de físico y carácter, lo suficiente para que cumplan su función. Destacan la figura inquietante del conserje Talbot, por su patetismo, y Hallie, la amiga y sidekick de la protagonista.

Así, con su brevedad, su ritmo de lectura y su atmósfera envolvente, Alucina es una novela de terror efectiva, muy entretenida y, como todas las del autor, honesta. Podríamos buscarle paralelismos, por estilo narrativo, escenario y tema, con el terror cinematográfico de los 70 y 80 de autores como Richard Matheson, Sheri S. Tepper, Jack Ketchum o Robert McCammon. A eso saben sus dosis medidas de slasher, sus puntos gore, su par de personajes engañosos y sus escenas recurrentes fuera de lógica ─como las niñas cuasifantasmales que juegan en el patio a toda hora, siempre a lo mismo, siempre en el mismo lugar─.


Alucina está disponible en papel, mobi y epub

Más información sobre Wave Books: Web, Facebook, Twitter


Compártelo:

2 comentarios:

  1. Hola! Como siempre, mil gracias por la reseña. Un detalle, que hasta ahora nadie mencionó y que está presente en la referencia de Argento, es cuál es la imagen mental que tenía de la joven Jennifer Santini, que no es otra que una jovencisima Jennifer Connelly (la de Phenomena, también de Argento, o de la mucho más conocida "Dentro del laberinto"

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge, gracias a ti por visitar y comentar. Yo para el padre de Jennifer veía a un joven Frank Langella, y para su amiga Hallie a la jovencísima Heather Graham de «Papá Cadillac» (además es de la misma edad que Jennifer Connelly).

      Eliminar

Al dejar un comentario, se entiende que has leído la política de privacidad del blog y das tu consentimiento expreso al uso y tratamiento de tus datos personales.

Archivo