16 de marzo de 2018

Séptimo de burrería 2: Leyendas del Colt sigue creciendo

En mayo de 2017, en Inicia Literaria quisimos recuperar las viejas y leales novelas del Oeste españolas, las novelas de a duro que Bruguera y otras editoriales publicaron por miles en formato bolsillo, que inundaron los quioscos españoles durante más de cuarenta años y que tanto gustaban al público en una época en la que el western era el género estrella del entretenimiento popular. Y así nació Leyendas del Colt

Leyendas del Colt Inicia Literaria

En mayo del 2017, comencé a escribir novelas del Oeste con el seudónimo de Kenneth James. Desde ese momento, hablé de él como si fuera otra persona, e incluso le hice una entrevista en este mismo blog. Cuatro novelas ─o novelettes─ y casi un año más tarde, ya puedo valorar lo que ha supuesto para mí ser Kenneth James. 

Leyendas del Colt consta, hasta el momento, de cuatro títulos: Acaba con ellos, Cassidy, ...Y el Infierno le seguía, Luna Comanche y Mientras queden balas. Todos con ilustraciones de cubierta de SamCube, portadista de la colección, cuya aportación al proyecto es inestimable. Cada una de ellas es más extensa que la anterior. La primera es poco más que un relato largo en cinco escenas, supera por poco las diez mil palabras. La cuarta pasa de las veinticinco mil.

Esto quiere decir que Leyendas del Colt ─o Cassidy, para abreviar, pues el diablo irlandés está, por el momento, monopolizando la colección, que en principio está destinada a todos los autores de western, no solo a Kenneth James y a su creación─  me está ayudando a desarrollar «músculo» como escritor, pues uno de mis problemas es darle extensión al texto, darle consistencia. Mis escritos siempre son muy breves, muy escasitos. Y a base de trabajar y de escribir como Kenneth estoy complementando la tarea de escribir como Tomás Rivera.

Me ha permitido también escribir un género que no habría practicado de otro modo. Mi «carrera» como escritor es bastante errática y no demasiado prolífica: algunos relatos y dos novelas cortas de géneros dispares: realismo mágico, costumbrismo, ciencia-ficción... la mayor parte no la publiqué porque pienso que no tiene la calidad suficiente. Bien, pues siendo Kenneth James puedo publicar vaqueradas, que por otra parte me gusta firmar con seudónimo, como ya comenté más veces, para homenajear a los grandes autores de este subgénero: Silver Kane, Curtis Garland, Keith Luger, Clark Carrados... incluso Marcial Lafuente Estefanía, que usó su verdadero nombre, aunque después lo emplearan sus sucesores para seguir firmando sus propios libros.

Leyendas del Colt Inicia Literaria

El western me ha servido, en un ámbito personal, para sentirme más cerca de mi padre, que falleció hará pronto cinco años y que era un gran aficionado a las películas del Oeste y a las novelas de a duro de Estefanía. No era un gran lector y, salvo manuales de fotografía ─su otra gran pasión─, la prensa y bolsilibros, nunca le vi leer otra cosa. Pero pienso que, como Kenneth James, estoy escribiendo novelas que a mi padre le gustaría leer, y que lo haría si tuviese ocasión. Puesto que el western era algo que nos unía ─de niño, como ya conté en la entrevista, vi docenas de películas con él, sentado en en suelo con mi rifle de plástico, mi sombrero y mi placa de sheriff─, escribir y publicar Leyendas del Colt me ayuda a recordar buenos momentos para mí, como ver Los siete magníficos o Raíces profundas en la tele con mi padre tantas veces como las repusieran, o la ilusión que le hacía vernos abrir los regalos de Reyes y descubrir el Madelman trampero o el Fuerte de Comansi.

La serie Leyendas del Colt está disponible gratuitamente o en pago social ─esto va en los días─ en Lektu. Por mi parte, espero que sigamos creciendo juntos. 

Compártelo:

4 comentarios:

  1. Vaya, vaya. Recuerdo haber leído la entrevista a Kenneth James en Kindlegarten. Ahora es cuando digo: "yo ya me imaginaba el pastel, porque bla, bla, bla". Pero no, qué va. ¡Qué sorpresa!

    De momento solo he leído la primera, "Acaba con ellos, Cassidy", pero la disfruté como un enano, de ese modo desprejuiciado, gozoso y un poco culpable en el que, supongo, solo pueden gozarse las novelas de a duro. Y las demás van a caer, tarde o temprano. Por mi parte, enhorabuena por la colección, y que dure mucho. Y también por las portadas de SamCube, que son espectaculares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por los ánimos, Alfredo! Me alegra de corazón y me ilusiona que te haya gustado «Acaba con ellos, Cassidy». Ahora mismo estoy con una fase que creo importante si se pretende ser escritor, que es creérselo, afirmarse y decir «soy escritor». Por eso pensé que ya iba tocando reconocer que estaba detrás del seudónimo, aunque lo seguiré utilizando, sobre todo porque es divertido.

      En cuanto a las portadas de SamCube, siempre diré que son lo mejor de la serie, y lo que le da el verdadero toque distintivo y de calidad.

      Eliminar
  2. Saludos Tomás, aquí murinus2009.

    Has mandado un Spoiler Grande, resulta que es la primera vez que escucho de Keneth James y resulta que es tu alter ego.

    El Western es un Género que me gusta mucho, aunque casi no he visto los grandes clásicos, solo recuerdo:
    Mi amigo Mckenna...
    Y creo que ya...
    ¿Contará El Valle de Gwangui? es vaqueros contra...dinosaurios.
    Más recientes:
    -El Búfalo Blanco.
    -Danza con Lobos.
    -El Tren de las 3:10 a Yuma
    -Con Temple de Acero
    -Los 7 Magníficos (de Antoine Fuqua)
    Aunque me gustan mucho las cintas de Bud spencer y terence Hill creo que no recuerdo ver ninguna ambientada en Western.
    Aunque algunos dicen dicen muchas cintas que no son de la época de los vaqueros contarian como Western:
    -Mad max el Guerrero de la Carretera. por ejemplo.
    -Logan, o hasta...
    -Vendetta, dirigida y actuada por...¡Dolph Lundgreen!.

    En cuanto a literatura.
    Formal
    Creo que solo algunos cuentos de Jack London, aunque son más de Aventuras que Western.

    Literatura popular:
    Aqui en Cd. de México se comercializa (creo que aún hoy con mucho éxito) un cómic de unas 100 páginas, cabe en el bolsillo (en kindlegarten lei que es tamaño A-6), en México les llaman "cuentos" llamado:
    -El Libro Vaquero.
    Es ilustrado, a color, muchos lo llaman, soft porn, por las chicas voluptuosas que aparecen.
    Leí muchos de estos hace décadas, en los 80s., eran entretenidos.
    Ya que mencionaste el nombre: Marcial Lafuente Estefanía.
    Creo que todavía el pasado 2017, vi algunos librillos con ese título: Estefanía, por lo que mencionas Tomas, tal vez son de Western, yo pensaba que eran novela romántica o algo asi.

    Con esta Entrada queda agregada a la lista de pendientes un montón de material:
    Kenneth James, películas, libros, series y lo que se acumule.

    Gracias por recordarme este buen Genero Tomás, hasta pronto.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola de nuevo!

      Lo cierto es que tanto Mad Max como los otros ejemplos son, en cierta forma, Westerns perfectamente válidos. De hecho suele hablarse de neowestern para referirse a películas de espíritu y temática western, pero que no transcurren en la época histórica de la Frontera o Far-West. Por ejemplo "Comanchería" (Hell or High Water) o cualquiera de Sam Peckinpah como "Perros de paja" o "La huida".

      De hecho se considera que muchas historias son westerns encubiertos. Cuando se estreno Star Trek, el western era el rey de las series televisivas, y las productoras eran reacias a introducir una serie de ciencia ficción. Finalmente probaron con un western espacial, y funcionó.

      De las otras películas que citas, como ya sabrás, tanto El tren de las 3:10 a Yuma como Los siete magníficos son remakes de dos cintas clásicas. En el caso de la primera, a su vez adapta un relato de Elmore Leonard. Precisamente el remake de Los Siete Magníficos fue la película que a mí me animó a convertirme en Kenneth James y escribir novelas del Oeste.

      En cuanto a Estefanía, es el escritor de novelas del Oeste español más popular. Sus novelitas se publicaron incluso en Estados Unidos y, una vez fallecido, su hijo y después su nieto siguieron escribiendo y publicando novelas usando su nombre como seudónimo. Aunque hubo muchos otros escritores españoles, que usaban uno o varios seudónimos (Silver Kane, Curtis Garland, Keith Luger, Clark Karrados...) Estefanía siempre fue el más popular, y el que garantizaba más ventas a la editorial.

      Muchas gracias a ti por tu visita y por tu comentario. ¡Saludos!

      Eliminar

¿Qué te ha parecido? ¡Deja tu comentario!

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo