30 de diciembre de 2017

Año nuevo, secciones nuevas

Se termina el 2017 y este año que llega será el quinto de KindleGarten en la red. Cinco años en los que el blog, como la vida, ha pasado por varias etapas con diferentes niveles de actividad y ritmos de publicación. 

Esto siempre dependió de mi estado de ánimo y de mis ocupaciones en el mundo real que queda fuera de los límites de este blog, uno entre millones. Ahora mismo KindleGarten está algo estancado y, aunque se mantiene bien de visitas, me está pidiendo alguna novedad, algún cambio de rutina, algún incentivo que mantenga el interés y el atractivo del blog tanto para los lectores como para mí.

Así que, aprovechando el cambio de año, voy a darle forma a una idea que lleva tiempo rondándome por la cabeza y que deseaba introducir en el blog desde hace tiempo: voy a crear secciones nuevas

En concreto van a ser cuatro, con las que quiero tratar temas distintos y que se salen un poco de las reseñas, contenido mayoritario y habitual del blog. Las reseñas, sin duda, no funcionan mal y me resultan entretenido escribirlas, pero además me apetece hablar sobre otras cuestiones menos específicas y hacerlo de una forma más coloquial, menos seria. 

Porque la verdad es que mi estilo siempre ha sido algo rígido, demasiado formal y, aunque se haya ido suavizando con el tiempo, sigo notándolo algo envarado y con poco o nulo sentido del humor. Ahora quisiera hablar de libros, por supuesto, pero también de cine, de cómics, de otras aficiones y, sirviéndome de la ventaja de ir ya algo provecto, de mis recuerdos y vivencias del pasado, que ya comienzan a amontonarse de forma preocupante. 

Veamos entonces esas cuatro secciones



No sabía que era un libro

Hasta ahora, en los artículos de KindleGarten siempre había ido de la novela a la película. Esta sección va a funcionar a la inversa: Tomaré una película que esté basada en una novela pero que haya terminado por superar a ésta en popularidad, de modo que la novela se haya quedado un tanto olvidada o incluso ignorada por completo, según el caso, y comentaré un poco ambas. 

Veremos las diferencias entre novela original y adaptación cinematográfica (o televisiva, ahora que plataformas como HBO o Netflix están adaptando un montón de libros, especialmente de Ciencia-Ficción), opinaremos sobre cuál nos parece mejor, valoraremos si es una adaptación fiel o si no respeta la idea del libro... 


Algunos ejemplos serán: El Planeta de los simios, Perros de paja, La huida, El cartero y Pablo Neruda, La princesa prometida, Get Carter... desde Los pingüinos del señor Popper hasta Aguirre, la cólera de Dios

Por cierto, muchos de estos ejemplos ya los hemos tratado en el podcast El Sótano de Radio Belgrado, en el que colaboro quincenalmente desde hace ya casi tres años. 


Querido/a...

Aquí hablaremos de personas: escritores/as, directores/as de cine, actores/actrices, dibujantes, guionistas... lo que sea; en cualquier caso, gente que hace (o hizo, si ha fallecido o está retirado/a) que me gustan y que quiero compartir con todos. 

Va a quedar un tanto pintoresca, porque habrá desde blogueros hasta estrellas de Hollywood, y tanto autores consagrados como otros emergentes, con tal de que su trabajo me resulte interesante y lo considere digno de mención. 


Y no, pese al título y a la imagen tan bonita que he sacado de Internet, la sección no tendrá formato epistolar. No me gusta demasiado y no se me da bien, por lo que no me dirigiré al personaje en cuestión, sino que hablaré sobre él/ella en tercera persona. 


Séptimo de Burrería

Aunque en teoría KindleGarten es un blog de Fantasía, Terror y Ciencia-Ficción, en realidad alberga reseñas de obras de estilos literarios muy variados: romántica, histórica, bélica... así que he querido dedicar un espacio exclusivo para un género literario/cinematográfico al que más atención estoy prestando desde hace ahora alrededor de un año: el Western

A raíz de editar la colección Leyendas del Colt en Inicia Literaria, he tenido un acercamiento a este género que hoy tal vez no viva su mejor momento de popularidad, pero que en el pasado era el favorito del gran público. Vamos, que en los años 40, 50 y 60 las películas de vaqueros eran el equivalente a lo que hoy podría ser el cine de superhéroes. 

Séptimo de Burrería va a pisarle un poco las competencias a No sabía que era un libro, porque he ido descubriendo algo que desconocía cuando veía las películas del oeste en la tele: muchas de ellas, de los grandes clásicos del género sobre todo, son adaptaciones de novelas y relatos: Raíces profundas, Río Grande, La legión invencible, Valor de ley, El hombre que mató a Liberty Valance...

Me llamo John Ford y hago películas del oeste

En el Western hay mucho que rascar, tanto por subgéneros (western clásico, neowestern, weird-west...) como por soportes (libros, películas, revistas, series, cómics) y por impronta popular (juguetes, estética, videojuegos, recreación histórica...) así que será una sección muy ecléctica y espero que amena, pues la intención principal es acercar el Western al público en general y desterrar un poco el prejuicio de que es un género desfasado y pasado de moda, así como de otra época. 


Dos mil recuerdos

En el momento de escribir esto tengo 40 años, camino de 41. Y cada vez me encuentro con más frecuencia pensando en lo que ya ha pasado que en lo que está por venir. En una época en la que el grueso de los blogs se ocupan de novedades, aquí dedicaremos un tiempo a los recuerdos. 

No voy a reseñar libros antiguos, sino simplemente hablar sobre ellos. Recordar (y contar) cómo era la industria editorial en España en los años 80, con qué libros realicé mi educación lectora, lo difícil que era encontrar determinados títulos, la escasa disponibilidad de bibliotecas, la ausencia de librerías especializadas y tiendas de cómics...

El gran protagonista de estas batallitas del abuelo será el templo de la cultura de mi infancia, el proveedor de libros, cómics y juguetes, el punto de referencia de nuestra niñez lectora: el quiosco. Tocará hablar de novelas de bolsillo, de colecciones de clásicos juveniles, del monopolio de Bruguera y de todas esas cosas que se encuentran en Todocoleccion y que tanto nos gustan a los asiduos a sitios como Yo fui a EGB o Retromemories.

Fuente: Estado mental

La sección se va a llamar Dos mil recuerdos como la canción de Pedro Guerra porque Las batallitas del abuelo, primer título que iba a tener, está muy visto y ya hay muchas secciones en páginas web, periódicos y programas de televisión con el mismo nombre. Pero tranquilos, que aunque cuente mis batallitas no me voy a dedicar a despotricar sobre los tiempos modernos ni a decir que antes todo era mejor. Las cosas antes eran diferentes. Mejores en algunos aspectos tal vez, peores en otros también. Y ya hay mucha matraca en Internet sobre lo que mucho que molaban los juguetes y la tele de entonces.


Con esto quedan presentadas las nuevas secciones de KindleGarten, que espero os resulten atractivas y os animen a seguir visitando el blog. Por lo demás todo seguirá como hasta ahora. Pero eso ya es otra historia. 

Compártelo:

3 comentarios:

  1. "No sabía que era un libro" me hace pensar en muuuuuuuuchas reseñas tuyas en las que te he comentado eso jajaja. Espero con ansias esa sección en particular. Mucha suerte con todo y que el 2018 venga con todo :D

    ResponderEliminar
  2. La sección "Dos mil recuerdos" me ha dado un susto tremendo. O sea, por tu explicación deduzco que ya te ves vejete; madre mía, entonces qué soy yo. Si yo me decidiera por una sección de ese corte debería titularla algo asó como "Cuatro mil doscientos veintisiete recuerdos" (ja, ja...)
    Me parece genial que te sientas con ganas y fuerzas de dar un repasito al blog para remozarlo y mejorarlo, sí señor. Así los que te leemos ahora, lo haremos con más ahínco aún; y los que nunca se han parado aquí, estas nuevas secciones pueden anclarlos en tu buen blog.
    Te deseo un año 2018 lleno de interesantes proyectos como el que en este post expones
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Los cuarenta son perfectos para contar batallitas. Al fin y al cabo, si estuviéramos en cualquier otro periodo de la historia de la humanidad ya seríamos los ancianos de la tribu (uso el plural porque yo tengo 43), y algo de memoria biológica debe de haber en la crisis de la mediana edad. Si no, ya me contarás a qué viene el "revival" ochentero.

    Suerte con las nuevas secciones, y seguiremos viniendo por aquí a leerte.

    ResponderEliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail