4 de mayo de 2017

Líbranos del mal - Allen Lee Harris

En el Pozo de las Serpientes, un paraje aterrador en los bosques de Georgia, una niña, miembro de una comunidad creyente, pierde su inocencia y su vida a manos de un loco escapado de un hospital psiquiátrico. Es un acto tan horroroso y delirante que incluso los pocos que conocen los detalles los ocultan como su propio secreto atormentador. Con lo llegada, catorce años más tarde, de un joven huérfano, el mal despierta de nuevo en el Pozo de las Serpientes, y la peor pesadilla del pueblo reaparece en las tranquilas calles nocturnas. Y ahora, desde las profundidades del bosque, una voz convoca a quienes habrán de salvar al confiado pueblo de su horrible destino. 

Líbranos del mal es una terrorífica novela cuyo autor toma como base las intenciones del Maligno que nos describe la Biblia y las inculca en sus personajes para que éstos las imiten y las pongan en práctica. 


Publicada en 1988 (en España en 1989), "Líbranos del Mal" (Deliver Us from Evil) es la única novela traducida al castellano de Allen Lee Harris, un autor que tiene al menos otro libro (Let There Be Dark) y al que se lo han tragado la tierra e Internet. 

Fue publicada por Vidorama (llamada en algunos países Ágata), que editó muchos títulos de terror de autores como Ramsey Campbell, Sheri S.Tepper o Richard Matheson, con unos diseños y unas cubiertas muy del gusto de la época, con imágenes macabras y tipografías que recordaban a las carátulas del cine de terror de Serie B. Aún hoy son muy populares en mercadillos, tiendas de cosas usadas y ferias de libro de ocasión. 

Lo mejor de "Líbranos del mal" es su escenario: Lucerne, una pequeña localidad de Georgia, Estados Unidos, una comunidad cristiana de cuatrocientos habitantes, de economía deprimida, repartidos entre el pueblo y cabañas salpicadas por los bosques, a lo largo de un río plagado de serpientes mocasín.

La trama arranca con un acto escalofriante: un demente fugado de un psiquiátrico secuestra a Catherine, la hija del reverendo Kline, le tatúa todo el cuerpo haciéndole escarificaciones y rellenándolas con tinta, y después la cuelga durante dos días sobre el Pozo de las Serpientes, sumergiéndola cada poco en el agua llena de serpientes venenosas y sanguijuelas. Cuando es rescatada (aunque morirá cuatro meses más tarde) por el sheriff Charlie McAllister y el raptor abatido, su madre enloquece, su padre se arroja a las cuchillas de una cosechadora, mutilándose irreversiblemente, y Doc, el médico del pueblo, se encierra en su casa para no salir nunca más.  

Catorce años después, se desarrolla el grueso de la historia, con unos hechos que implican a Larry, el hijo del sheriff Charlie, a Jamey, un misterioso joven huérfano, y a Robins, nieto de Doc, que regresa al pueblo tras años de ausencia intentando enderezar su vida. Además de a otros habitantes de Lucerne, como Hank, un hombre con la mente de un niño, o la señorita Amelia, la profesora de la escuela dominical.

"Líbranos del mal" está narrada de forma un tanto confusa, combinando demasiados elementos y presentándolos de manera algo desordenada. Su ritmo es irregular, y se nota que hay algo de relleno aunque no llega a hacerse aburrido. Ofrece, a cambio, momentos de terror muy impactante, tanto en el apartado físico, donde es muy truculento y gore, como en el psicológico, jugando bien con el tema religioso y con la ambientación rural y de comunidad pequeña y cerrada, que encierra un secreto vergonzante donde todo el mundo es partícipe.

El argumento tiene algunas líneas predecibles que compensa con otras más originales, y en general está bien hilada toda la cuestión religioso-sobrenatural, incluso aunque el autor haga alguna trampa para que todo termine encajando. Juega bien con los tópicos, y desarrolla bien la atmósfera, sobre todo en las descripciones. Consigue que los miedos primigenios (serpientes, babosas, sanguijuelas y otras viscosidades, desamparo, abandono, agua, frío, oscuridad...) incomoden y resulten estomacantes. Los personajes tienen el desarrollo mínimo, son apenas esbozos, pero la extensión del libro, 374 páginas, no permite más, así que cumplen su función sin resultar especialmente memorables.

Es una lectura de evasión, que si fuese película sería una de sábado por la tarde o de las que alquilabas en el videoclub porque te atraía la portada. Está descatalogado, pero es fácil de encontrar de segunda mano. 

Compártelo:

2 comentarios:

  1. ¡Buenas otra vez!
    Este es de esos que no muero por leer, pero que como dices, pinta bien para entretenerse un rato .u. Al menos a mi, que he visto ya muchas películas de terror normalillas, me recuerda a algo así, pero parece que tiene virtudes suficientes como para enmascarar los desaciertos o partes más aburridas, así que si tengo la ocasión, le pondré las zarpas encima.

    Muy curioso lo del autor, por cierto... o_ô


    ¡Abrazotes! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo es una lectura de evasión, como gran parte de la literatura de terror contemporánea. Esto no es malo, es una literatura para ser leída, para entretener y para un público que buscamos ciertos tópicos y que acudimos con complicidad. En esta colección se publicaron grandes autores, aunque este sí que desapareció y casi no hay información sobre él, ni tan solo en inglés. ¡Saludos!

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes