7 de mayo de 2017

Escupiré sobre vuestra tumba - Boris Vian

Lee Anderson, un estadounidense de raza negra pero apariencia de blanco, decide vengar la muerte de uno de sus hermanos y la paliza recibida por el otro, ambas ejecutadas por racistas blancos.


Publicada en 1946, Escupiré sobre vuestra tumba (J'irai cracher sur vos tombes) es la primera de las cuatro novelas que el francés Boris Vian escribió con el pseudónimo de Vernon Sullivan, un supuesto escritor estadounidense de raza negra. Vian aparece como prologuista y traductor. 

Un gran sector del público especializado considera que, con esta obra, Boris Vian importó a Europa la novela negra estadounidense. Independientemente de su trama, pues no es un policial ni detectivesca, Escupiré sobre vuestra tumba es un hard-boiled brutal, con unos niveles de violencia atmosférica y argumental inusitados para la Francia de la época. 

Su protagonista, Lee Anderson, es un joven de raza negra que padece albinismo, lo que permite pasar por un hombre blanco. Uno de sus hermanos es asesinado y linchado por mantener un romance con una mujer blanca. El otro recibe una paliza por participar en una protesta cívica. Lee decide vengarlos asesinando a dos jóvenes blancas que no tienen relación alguna con los hechos.

Narrada en primera persona, salvo los dos últimos capítulos, sorprende por la absoluta amoralidad y falta de empatía social del protagonista, que entra en el terreno de la psicopatía. Parece carecer totalmente de sentimientos. Es manipulador y utiliza a las personas para obtener lo que desea. Mantiene un trabajo respetable como librero mientras elige a sus víctimas y elabora su plan de venganza. Antes de ejecutarla, se entrega a una vida de hedonismo que incluye juergas alcohólicas, conducción temeraria y sexo: promiscuo, grupal, forzado (que hoy consideramos violación) o prostitución infantil. 

Todo ello relatado con un lenguaje deliberadamente crudo, usando palabras malsonantes y siendo lo más explícito posible, con una intención evidente de escandalizar y violentar. Es una lectura áspera, que refleja muy bien la sordidez que el autor quería transmitir. Puede considerarse una novela erótica por el número de escenas de sexo, narradas sin eufemismos y recreándose en la descripción de los cuerpos. 

Con todo, la intención inicial de denunciar el racismo de la sociedad estadounidense, y la injusticia social que padecían los ciudadanos negros de aquel país quedan diluidas por la brutalidad del relato de Lee Anderson, por la frialdad con la que narra su historia y con la que desgrana sus pensamientos. Sus actos se muestran arbitrarios e inmorales, pues se venga de una injusticia con otra, de forma arbitraria, matando a dos personas por el mero hecho de ser blancas y ricas. Escena, por cierto, escalofriante por la crueldad con el que está narrada, con el protagonista experimentando orgasmos mientras mutila y desangra a sus víctimas. 

Todo lo que rodea a Escupiré sobre vuestra tumba da para otra novela. Primero fue un éxito arrollador de crítica y pública. Después, cuando se descubrió el verdadero autor, fue prohibida y Vian condenado por ultraje a la moral y las buenas costumbres. En 1959 se adaptó al cine en una cinta homónima dirigida por Michel Gast. Vian, que iba a encargarse del guión, se apartó del proyecto por diferencias con el director. Para redondear la leyenda, falleció mientras asistía al preestreno de la película. 


Compártelo:

4 comentarios:

  1. Suena como una lectura cruda, me interesa mucho. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer y comentar. Sí que es cruda, porque el autor buscaba el escándalo por el escándalo, así que intentó ser todo lo soez y provocador que pudo.

      Eliminar
  2. ¡Buenas!
    No descarto leerla, aunque me parece de esas historias que por su crueldad y lo impactante de la violencia eclipsa los temas verdaderamente interesantes... Eso es algo que no me suele gustar porque considero que podría dársele más luz a lo importante, pero bueno, a veces un poco de artificio tampoco está mal :]

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mucho de artificio, comenzando por todo lo extraliterario. De todas formas la denuncia del racismo no parece la intención primera del autor, o al menos no queda explicitada. Más bien diría que era un provocador, y quería escandalizar. ¡Saludos!

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes