3 de marzo de 2017

Mensaje eléctrico - Gorka E. Argul

En 1943, un acontecimiento provocó que un buque de guerra estadounidense, el USS Elridge, desapareciera sin dejar rastro y cambiara los límites conocidos de la tecnología. En 2013, un joven periodista logró viajar en el tiempo en un proyecto secreto del gobierno llamado «Pegasus» donde conoció a Nikola Tesla; el gran inventor de siglo XX y XXI, el sector privado estuvo involucrado y se inició una gran investigación a escala mundial.

¿De dónde llegó Nikola Tesla? ¿Qué le sucedió a Industrias Astratech? ¿Stuart Manfree murió? ¿Cómo prosiguió la vida de Patrick Stevens?

En este segundo capítulo, alguien olvidado resurgirá de las sombras para completar su cometido. Patrick deberá adaptarse al mundo tecnológico y aprender de él. Industrias Astratech se ha vuelto vulnerable y debe restaurar su imagen. D.A.R.P.A. planificará el futuro que se le fue regalado. Jack deberá recuperar el tiempo perdido y contraatacar. Cybersyn, una empresa freelance, revelará secretos y unirá las piezas del puzle de 2013. Nikola Tesla irrumpirá en la era que imaginó una vez y desarrolló en su mente.


"Mensaje eléctrico" es la segunda novela de la Saga del Viajero, que Gorka E. Argul inició en 2014 con "La llave de la Eternidad", de la que hablamos en su día. "Mensaje eléctrico" se mantiene en la línea del Thriller tecnológico, con una trama de espionaje, intriga y acción en la que los avances científico-técnicos tiene un papel central. 

La tecnología mostrada en "Mensaje eléctrico" se adentra en la Ciencia-Ficción, con una especial predilección por el Cyberpunk -uno de los personajes, Mr. Gibson, lleva el apellido de William Gibson, padre del subgénero-. 

Así, los personajes se valdrán del teletransporte y del viaje temporal para desplazarse por los muchos escenarios de la novela, en un universo en el que la bioingeniería ha creado implantes cibernéticos, órganos humanos artificiales y nanotecnología con usos médicos hoy impensables. 

La realidad virtual está también muy presente, sirviendo como recurso narrativo más de una vez, difuminando la barrera de lo real y lo virtual, y jugando Gorka E. Argul al despiste tanto con los personajes como con el lector. 

Gorka E. Argul

Esta segunda entrega de la saga resulta menos violenta que la primera, si bien mantiene su carácter poliédrico, con una nómina igualmente extensa de personajes y una trama compleja que de nuevo requiere una lectura muy atenta, por la cantidad de escenarios por los que transcurre y los distintos momentos temporales en los que se producen los acontecimientos. 

Sí, la estructura narrativa no es lineal, sino que los sesenta capítulos de la novela alternan escenas del pasado y del presente, en un mundo donde el viaje en el tiempo es posible, y ciertos personajes pueden estar presentes a lo largo de décadas gracias a su longevidad aumentada por la biotecnología. 

En total hablamos de 394 páginas, de una historia que hace continuas referencias a capítulos concretos de su antecesora, "La llave de la Eternidad", por lo que es recomendable, se podría decir imprescindible, leer antes aquella para comprender la trama y el argumento de "Mensaje eléctrico".

Varios de los actores de la primera entrega repiten presencia, además de la incorporación de muchos otros nuevos. En esta página existe un listado, y el autor ha incluido, al final de la novela, material anexo que permite ubicar a cada uno de ellos en las distintas facciones en conflictos, así como diagramas de relaciones entre ellos, por una parte, y del desarrollo cronológico de los acontecimientos, por otra, de las dos novelas que componen la saga por el momento.


Varias de las agencias y organizaciones que aparecen en "Mensaje eléctrico" existen en realidad, como la D.A.R.P.A, el M.I.T., el S.E.T.I y por supuesto la O.N.U, que el autor hace convivir con entidades ficticias como el misterioso cuerpo conocido simplemente como "El Círculo" o la empresa Astratech -a la que perteneció, como guiño y para mayor verismo, el finado Carl Sagan-.

Gorka E. Argul, técnico en telecomunicaciones y divulgador científico, ha realidado un exhaustivo trabajo de documentación (recordemos que trabajó cinco años en la anterior entrega, "La llave de la Eternidad"), y nos muestra unos avances científico-tecnológicos que aún consideramos Ciencia-Ficción, como los nanorobots de uso médico, los ojos biónicos, los órganos humanos artificiales o los implantes cibernéticos que permiten al cerebro humano conectarse a las computadores e interactuar con ellas, volcando ingentes cantidades de datos o programándolas mentalmente. Pero todo lo mostrado en "Mensaje eléctrico" -salvo quizás el teletransporte y el viaje temporal aunque, ¿quién sabe?- es tecnología en proceso de desarrollo, que será realidad tarde o temprano.

Podemos considerar así que "Mensaje eléctrico" es una novela de Anticipación, aunque no falta tampoco el inestimable trabajo del gran precursor científico del siglo XX: Nikola Tesla, que aquí aparece como un personaje más, quien tiene la oportunidad, en uno de los momentos más evocadores de la novela, de ver cómo sus ideas se han hecho realidad, sean el VTOL o una de sus "visiones" más alocadas: la mismísima Internet.


En resumen, podemos decir que "Mensaje eléctrico", además de ser un sentido homenaje a Nikola Tesla, gira en torno al poder que proporciona la posesión de la tecnología punta, y sobre la lucha soterrada, entre diversos intereses -la industria privada, los gobiernos, multimillonarios de intenciones poco claras- por hacerse con la ventaja táctica que ofrece sobre los competidores, sean comerciales o militares.

"Mensaje eléctrico" es una novela muchos menos violenta que "La llave de la Eternidad", y los enfrentamientos físicos de aquella se trasladan en gran medida al mundo virtual, con ataques cibernéticos, robos de información y asaltos a centros de almacenamiento de datos. Ahora el terreno de juego es la Red, tanto mediante el hacking como a través de la realidad virtual, uno de los ingredientes más atractivos de la novela.

El ritmo narrativo no decae frente a su antecesora, y se beneficia de un estilo directo, de oraciones breves, primando las simples sobre las compuestas y primando las copulativas sobre las subordinadas, lo que permite una lectura más ágil.

Gorka E. Argul ha pulido su estilo desde la anterior entrega, y reducido sus defectos de forma, en especial en los diálogos -la coma antes de los vocativos, que antes omitía, o los signos de interrogación y exclamación-. Existen erratas, derivadas casi siempre de la colocación de las tildes -"vació" por "vacío" es la más común, por ejemplo- que pueden enmendarse fácilmente con una nueva corrección. 

La D.A.R.P.A, una de las agencias en liza

Comentar, por último, que la historia se cierra dejando ya establecido el punto de inicio de una tercera entrega. Por mi parte, me ha gustado el giro hacia el tecno-thriller que ha dado esta Saga del Viajero, y la nueva ambientación Cyberpunk que tanto juego puede dar en el futuro.


DÓNDE ENCONTRARLO: 

"Mensaje eléctrico" puede adquirirse en Amazon, en formato digital, por 2,08 euros.


ENLACES DE INTERÉS:

Gorka E. Argul: Página web, Facebook, Instagram, Wattpad.
Información sobre la novela en la web de Gorka E. Argul.


Compártelo:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *