2 de febrero de 2017

Martín Zarza tomo III - Miguel García

Después de la decepcionante revelación que da fin al Tomo II, nuestro héroe vuelve a estar bajo mínimos, con el agravante de que ahora tiene fe en sí mismo. En estas circunstancias, peliagudas de por sí, un personaje del pasado regresa para forzar aun más las cosas. El tiempo y la falta de dinero apremian, y ya no hay caminos intermedios: Martín deberá dar con una misma solución para todos sus problemas, incluidos los más elevados. Eso o terminar de sucumbir.

Llega, pues, el desenlace. Lo pasado y lo futuro, el cénit y el nadir, todo confluye en un final que cierra, en una suave apoteosis, la novela Martín Zarza y que convierte a su protagonista, aun a su costa, en un signo casi vivo de su tiempo.


Han pasado dos años desde que conocimos a Martín Zarza, el joven desafortunado que cambió Madrid por Sevilla huyendo de una vida insatisfactoria, para sumirse en una precariedad endémica, en la soledad, el desempleo, la carestía laboral y las relaciones tóxicas, y para perder la inocencia cruzándose con personas desaprensivas, desde fontaneros caraduras y empresarios explotadores hasta timadores profesionales. 

Con su estructura de tres partes, la obra de Miguel García podría seguir el esquema habitual, iniciado por Dante en La Divina Comedia, de Infierno - Purgatorio - Paraíso, con el apoteósico triunfo final del protagonista sobre las adversidades. En el caso de Martín, sería Infierno - Purgatorio tirando a Infierno - un poco menos de Infierno con un esperanzador puntito de luz allá muy a lo lejos. 

Porque, tras dos volúmenes que finalizan en catarsis, en bofetadas de desencanto mayúsculo, ahora un Martín Zarza más sabio y cínico alcanzará un cierto equilibrio, una relativa calma procedente de asumir su situación vital y relativizarla. De abrazar la precariedad y de aprender a vivir con ella como una dolencia congénita para la que no existe cura, solo cuidados paliativos.


Miguel García mantiene el esquema narrativo de los tomos anteriores: la alternancia entre capítulos relatados en tercera persona por un narrador extradiegético, y capítulos extraídos del diario del protagonista, narrados en primera persona por Martín. Pero asistiremos por primera vez a un fenómeno curioso: la disociación del Martín Zarza real del Martín Zarza del diario, de manera que este se convierte en un personaje creado por el primero. Un ejercicio metaliterario que sorprende porque, por una vez, Martín será más listo que alguien y nos descolocará como lectores. 

En este aspecto, este tercer tomo aumenta la capacidad para la sorpresa que Miguel García mostraba en los dos anteriores. Llegaremos a sufrir por el pobre Martín y lo que se le viene encima, con su caída que parece no tener fin, hasta la tensión se libera con una catarsis inesperada, que da paso a un coda para recapitular y cerrar la obra con Martín en la casilla de salida, pero mucho más fuerte y encallecido que el cándido joven que comenzaba, allá por el 2014, esta andadura de casi mil páginas.

Para este juego narrativo tiene especial importancia, como siempre, la banda sonora, la música diegética marcada por la extensa colección de vinilos que Martín heredó de su tío, y en la que ahora gana mucho peso la música clásica, aunque sigue habiendo espacio para el rock progresivo: Triana, Camel o David Bowie. 

J.S. Bach, pieza central de la música diegética de este tomo III

Y es que asistimos a un juego metarreferencial, en el que la compleja estructura de una pieza de música clásica inspira el desarrollo narrativo de Martín Zarza tomo III, y el citado desdoblamiento del protagonista en dos niveles narrativos, en el que el diario se convierte en cierto modo en un relato enmarcado dentro de la novela principal. 

Con nueve capítulos numerados con guarismos romanos, y con cada entrada del diario de Martín Zarza identificada por la fecha, este tomo III cubre, con sus 153 páginas, los acontecimientos ocurridos desde mayo hasta junio del 2011. Y comienzan con Martín tocando fondo: sin trabajo, con sus escasos ahorros casi desaparecidos y robando comida en Mercamil, la misma cadena de supermercados de la que fue despedido en el tomo anterior. Pero él mismo nos recuerda que siempre se puede caer más bajo: 

«─Te equivocas, sí que puedo perder. Es algo que tengo bien aprendido: aun cuando no tenga nada siempre hay algo que perder para mí.» 
La concentración del movimiento 15M en Sevilla, en mayo de 2011

Estos dos meses incluyen reencuentros con personas del pasado, una de ellas la más insospechada posible, nuevos fracasos, penuria económica, la ilusión recuperada a través de un guión cinematográfico que no termina de tomar forma -pero que servirá al juego metarreferencial iniciado por la mentada música diegética- y un acontecimiento histórico: el 15M, que ahora podemos ver con perspectiva y que en Sevilla se concentró en las Setas de la Plaza de la Encarnación, lugar que servirá de escenario a la novela.   

La conclusión de las desventuras de Martín Zarza tienen el punto agridulce de despedir a un personaje al que hemos visto crecer y cambiar, que ha tenido un largo recorrido en el que ha madurado y se ha transformado, y con el que es fácil empatizar, pues es la encarnación de toda una generación de jóvenes españoles de ambos sexos enfrentados a una sociedad hostil y desagradecida, que tras darles la mejor formación de la historia del país y mostrarles un Estado del Bienestar ganado con el esfuerzo de sus padres y abuelos, ahora les despoja de todo y los arroja a la cuneta. 

Porque el mundo de Martín se desmorona: hasta el Zócalo cierra sus puertas, vuelven la soledad y la reclusión, los ahorros menguan hasta lo exiguo y no hay gas ni para ducharse. Pero el amor es sanador, y el impulso para levantarse otra vez. Están la escritura y la música, e incluso ganarle ¡al fin! una partida de ajedrez a Antonio. Así que, tras tres tomos y mil páginas, Martín Zarza nos da la sensación de haber resistido. No de haber ganado, pero tampoco de haber perdido por goleada, que ya es algo.  



DÓNDE CONSEGUIRLO

Martín Zarza tomo III puede adquirirse en formato físico contactando con la editorial (por correo electrónico o a través de las redes sociales), a un precio de 13 euros, o en formato digital a través de Amazon, por 2,99 euros. 

La editorial El Último Dodo te envía el libro a domicilio y regala un ejemplar de Martín Zarza tomo I al comprar este tercer volumen. 

ENLACES DE INTERÉS

En Youtube está disponible la banda sonora de Martín Zarza tomo III. Cada tomo tiene un código QR en la contraportada, con la banda sonora correspondiente.

El último dodo: Página web, Facebook, Twitter, Instagram.


TAMBIÉN EN KINDLEGARTEN: Martín Zarza tomo IMartín Zarza tomo II


Compártelo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes