13 de junio de 2016

Cambios

Hace unos meses, en febrero, se cumplían tres años del nacimiento del blog. En aquella ocasión anuncié una serie de cambios en la manera de administrar KindleGarten. Cambios que, lentamente y de forma tal vez inapreciable, han ido produciéndose desde entonces. Veamos:



El primero y más evidente es la menor frecuencia de actualización. Quienes visitáis el blog asiduamente habréis notado que pasan hasta dos semanas entre publicaciones. Ya cité en el pasado mi adscripción al movimiento Slow Blogging, algo en lo que deseo reafirmarme. No es desgana, cansancio o aburrimiento, solo que el blog ya no requiere tanto tiempo y atención como antes, y debe reciclarse un poco para continuar su existencia.

En lo sucesivo, por tanto, lo normal serán una o dos entradas al mes, aunque pueden ser alguna más si surge algún tema interesante que tratar. Las publicaciones serán, en cualquier caso, aperiódicas, y el blog podrá pasar incluso largas temporadas sin actualizarse, sobre todo en verano y otras fechas vacacionales, en las que las consultas de los usuarios se reducen sensiblemente. 

Habrá también un menor número de reseñas. Hasta ahora eran el contenido principal de KindleGarten, y podría decirse que su seña de identidad. Pero he llegado a la conclusión de no todas, y no siempre, son del interés de gran parte del público. No desaparecerán, por supuesto, pero me centraré sobre todo en los envíos editoriales.



Esto significa, como también comenté en su día, un espacio más pequeño para los autores autopublicados. Ha sido una decisión dura, pero estoy en una época en la que se me acumulan tareas y compromisos que no traslucen en este blog, por lo que me veo forzado a primar mi tiempo de lectura para las editoriales y para los cientos de libros pendientes que he ido posponiendo una y otra vez.

En cuando a los contenidos del blog, están en una fase de reformulación. Me gusta la sección "Mascotas de Libro", que se mantendrá. Tengo en mente un glosario de Ciencia-Ficción por entregas, fichas escolares, artículos sobre autores y autoras y su relación con mi vida lectora, comentarios de sagas completas, resúmenes de lecturas mensuales o tal vez algo sobre cine...; ideas que por ahora no son definitivas y que aún tienen que concretarse y tomar forma.

En resumen, KindleGarten tiene que renovarse, y no quedarse estancado en la fórmula que funcionó durante tres años, pero que empieza a quedarse un poco anticuada en un modelo de Internet en el que priman los vídeos y los artículos de veinte líneas para leer en el móvil. Esto no quiere decir que comience a escribir titulares-cebo o listas de "10 cosas que tal vez no sabías sobre Stephen King" o "Las 5 películas sobre H.P. Lovecraft que nos gustaría ver" -sobre todo cuando ya he aseverado que no me importa el número de visitas- pero toca pararse a reflexionar sobre cómo mantener la esencia y la personalidad del blog, pero haciéndolo más útil y atractivo para los lectores. 



Todo esto va de la mano de un cambio profundo en mi forma de leer. Y es que, por primera vez en mi vida, voy a intentar seguir un plan de lectura. Hasta ahora siempre he sido muy anárquico, leyendo más en función de la disponibilidad de los libros y del estado de ánimo o de la ocurrencia que de una planificación más o menos lógica.

Ahora voy a intentar leer a los autores de manera cronológica, y agrupar los géneros y estilos por épocas, para comprender mejor el desarrollo del Terror, la Fantasía y la Ciencia-Ficción a través del tiempo. Deseo eliminar las enormes lagunas de conocimiento que tengo sobre la que es la temática principal de KindleGarten, porque por momentos me siento un poco impostor, postulando sobre algo que no domino con la autoridad necesaria.

Por otra parte, espero también aprovechar algo del tiempo liberado por el blog para dar un empujón a una labor que tengo completamente abandonada: la de escribir. Ya comenté mi infoxicación con las redes socialescon la sobreoferta literaria actual, pese a lo cual no puedo resistirme a aportar al caos mis propias creaciones. Es decir, outra vaca no millo. Pero eso es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión. 





Compártelo:

4 de junio de 2016

Mascotas de Libro: Tigre


Hoy, en Mascotas de libro, hablaremos de un animal salido de la pluma de uno de mis escritores preferidos: Edgar Allan Poe. Sin duda alguna, la mascota celebérrima de este autor inmortal es el felino que da título a "El gato negro", uno de sus relatos de terror más conocidos y favoritos del público. 

Pero nosotros hablaremos sobre un perro. Uno enorme, como su nombre indica:

TIGRE, DE "LAS AVENTURAS DE ARTHUR GORDON PYM"




Poe, rey del relato, escribió una única novela: "Las aventuras de Arthur Gordon Pym", también titulado "La narración de Arthur Gordon Pym" o "Relato de Arthur Gordon Pym", según traducciones. Narrada en primera persona y sin diálogos, como era propio del estilo de Poe, relata la odisea de un joven de Nantucket, puerto ballenero de Massachusetts, quien deseoso de hacerse a la mar y vivir aventuras pese a la oposición frontal de sus padres, se embarca como polizón en el Grampus, con la complicidad de su íntimo amigo Augustus Barnard, hijo del propietario. 

Augustus aloja a Arthur en la bodega, asegurándose de que no le falten alimentos, bebidas, candelas, mantas ni comodidad alguna. La idea es que aparezca en cubierta cuando el barco se halle en alta mar. Y, como sorpresa, se las arregla para introducir a un amigo de Arthur para que le haga compañía: su fiel can, Tigre

Tigre es un Terranova, una raza de perro gigante originaria de dicha isla, resultado del cruce de una raza autóctona con el mastín portugués introducido en el siglo XVII. Un Terranova macho como Tigre puede llegar a pesar 70 kilos y medir hasta 90 centímetros a la cruz. 

Como todos los de su raza, Tigre es leal, tranquilo y bien dispuesto a obedecer a su amo, a quien resultará de gran ayuda en la novela. Pues el viaje del Grampus, cuyo destino original era Gran Bretaña, se complica cuando varios marineros decidan amotinarse. Y Arthur, que se hallará recluido en la bodega, a oscuras, sin comida ni agua, y lo peor, sin noticias de su amigo Augustus ni de lo ocurre en el barco, se verá lanzado a una epopeya que incluye tempestades, canibalismo, naufragios, tribus desconocidas, aves monstruosas ("¡Tekeli-li!") y alcanzar el por entonces desconocido Polo Sur, concluyendo su narración con uno de los finales más abruptos, desconcertantes y misteriosos de la literatura universal.



Pero Tigre no estará presente a lo largo de toda la odisea de su amo, víctima de lo que parece un fallo de continuidad o un notable despiste por parte de Poe. Veamos los cuatro momentos clave de esta gigante Mascota de Libro:

1- Tigre permitirá a su amo averiguar al fin lo que ocurre en cubierta mientras él se halla recluido en la bodega. Pym ver descubre un pedazo de papel con un mensaje de su amigo Augustus, atado al collar del perro, pero está incompleto. Dándoselo a oler a Tigre, el sagaz can localiza, en la oscuridad del recinto, el resto del documento.

2- El Terranova se convierte en un peligro para su amo cuando, estando con él en la bodega, sufra lo que parece un ataque de hidrofobia, tornándose por tanto peligrosamente irritable y violento, llegando a atacar a Pym, que se ve obligado a encerrarlo en una caja. Finalmente Tigre no estaba rabioso, sino sobreexcitado por la sed.

3- Ya superada su hidrofobia, ayudará a Pym a huir de la bodega, saltando sobre Jones, uno de los marineros amotinados, atenazándole la garganta con sus fauces y dejándolo fuera de combate.

4- Su desaparición: Tigre se esfuma de la narración, sin más. La última vez que lo vemos, se halla con su amo y los escasos supervivientes del Grampus, pero Poe parece olvidarse de él, pues no volveremos a verle ni a escuchar menciones a él en lo que resta de historia.

En el pasado, los Terranova se usaron para como animal de tiro, para transportar
cargas pesadas o para mover carretas. Hoy día aún se usan, de manera testimonial

JULIO VERNE LO ACLARA TODO


"Las aventuras de Arthur Gordon Pym" es una obra seminal y un hito en la literatura fantástica y de terror. En 1931, Howard Philip Lovecraft se inspiraría en ella para escribir "En las montañas de la locura", ambientada en el mismo Polo Sur que conoció Pym, relacionando diversos elementos de la novela de Poe con sus Mitos de Cthulhu.

En 1987, un fervoroso admirador de Edgar Allan Poe (a cuya figura incluso dedicó un ensayo), el también inmortal Julio Verne, publicó una continuación al relato de Arthur Gordon Pym, titulado "La esfinge de los hielos" ("Le sphinx des glaces").

Para muchos, la calidad de la novela de Julio Verne es muy inferior a la de Poe. En realidad, es una narrativa distinta, más centrada, como era propio de Verne, en los aspectos científicos y la exploración geográfica, en aquellas expediciones precursoras que le apasionaban y enumeraba profusamente.

En cualquier caso, lo que nos interesa aquí es que el francés cita varios errores de la novela original, y uno de ellos es la desaparición no explicada de Tigre. Llegados al Klock-Klock, uno de los escenarios por los que transcurrió la odisea de Pym, se encuentran los restos de un poblado, destruidos por un terremoto. Entre ellos,

"Un collar de cobre, medio comido por el óxido, sobre el cual podían aun leerse algunas letras grabadas.
Estas letras decían:
Tigre. —Arthur Pym."

Así sabremos que:

"Sin embargo, no había duda de que el Tigre se hubiera salvado del naufragio como Arthur Pym, ni de que le hubiera seguido hasta la isla Tsalal, ni de que hubiera sobrevivido a la catástrofe de la colina de Klock–Klock, ni, en fin, de que hubiera encontrado la muerte en aquella otra catástrofe que había destruido una parte de la población de Tsalal."



¡TERRANOVAS AL RESCATE!


Al igual que el San Bernardo, el Terranova es excepcional como salvavidas y rescatador. Como le encantan el agua y el barro, posee patas palmeadas, que le permiten nadar con facilidad, y un pelaje muy grueso, que le dan una resistencia excepcional al agua y al frío, se ha especializado en el rescate acuático.

Es sorprendente la decisión con la que este perro se lanza al agua, sin miedo y sin dudas, para auxiliar a personas que corren el peligro de ahogarse. Hoy día, guardacostas y socorristas de todo el mundo cuentan con perros Terranova, adiestrados para saltar desde tierra, embarcaciones y hasta helicópteros, provistos de arneses a lo que el socorrido puede agarrarse para ser remolcado. En España apenas se utilizan canes con este fin, pese a lo cual existe un certificado oficial, el Título de Perro Auxiliar de Costa, que reconoce que el animal está facultado para labores de rescate marítimo.




Compártelo:

1 de junio de 2016

Negruña - Xosé Duncan

Unha cidade non é máis que o reflexo das almas dos seus habitantes e, cando unha podrece, as outras déixanse arrastrar até o extremo máis escuro e vil. Pasaron moitos séculos desde que A Coruña se converteu en Negruña, deseñada e pensada para ser máis eficaz dentro da economía do Consorcio de Cidades, mais gobernada e dirixida polos mesmos ineptos de sempre. As súas rúas xa non brillan alén das horas de luz permitidas polo Concello e a súa xente vive co temor perpetuo de que clausuren os seus fogares porque, malia que ninguén se atreva a dicilo publicamente, a clausura significa o exterminio dos distritos non produtivos, daqueles que acadaron cotas de desemprego superiores ás permitidas. Porén, cando a corda se tensa tanto que está a piques de romper, neses días nos que nada semella recuperábel, será o momento en que aparezan heroes anónimos capaces de liderar exércitos.


Coa súa nova novela, publicada por Urco Editora no seu selo Alcaián -adicado á produción propia- Xosé Duncan ven de fechar a tríada: Fantasía con "As crónicas de Bran", Terror con "Hostal Norte", e agora Ficción Científica con esta "Negruña", que podemos catalogar na verquente branda do xénero, dentro da Ciencia-Ficción social.

Pois, como adoita o devandito subxénero, Xosé Duncan crea un escenario de Anticipación, tomando a situación actual da nosa sociedade e levándoa a un hipotético futuro, neste caso distópico, onde as nosas problemáticas (contaminación, políticas sociais e medioambientais inefectivas, corrupción, tecnocracia, incremento da fenda social, recurto de dereitos...) amplificando as súas dimensións, permitíndonos o exercizo de estrañamento de nos ver dende fóra, dun xeito sociolóxico, e reflexionar sobre o rumbo que toma a nosa sociedade.

Coa intención de chantar os alicerces da súa Anticipación nun escenario familiar e coñecido para os lectores, vencellado á nosa contorna inmediata, o autor opta por situar a acción na cidade de A Coruña do século XXIV, onde mudou o seu nome polo de Negruña. Un termo obtido da mestura de Coruña, Negrura e, cecais, doutra entidade que empeza por Negr- e que é responsábel, en grande medida, da recente deturpación da calidade de vida da cidade. 

Xosé Duncan [fonte: Palavra Comum]

Negruña áchase nun mundo onde a polución acadou níveis de non retorno, cos océanos convertidos en xigantescas lameiras mortas e innavegables, o cal afecta ao comercio e condea aos Estados á autarquía. Rachado o ciclo do auga, a choiva é unha brea mesta e o feluxe inza o aire, lixando canto toca.

Hai tempo que os gobernos tecnócratas aboliron a democracia e o sistema electoral. As cidades organízanse nun Consorcio e especialízanse nun área económica. Negruña, dividida en Distritos numerados, adícase ao turismo e ao lecer, reducido a un área de locais comerciais e de hostalería no distrito do antigo porto.

Cunhas taxas de desemprego de case a totalidade da poboación, a moeda ten desaparecido, e o activo circulante son vales trocables por artigos de necesidade como alimentos, roupa ou medicamentos. A vida na cidade está permitida somentes até os cincuenta anos: despois, os cidadáns deben retirarse á Residencia, onde poderán vivir tanto tempo como anos traballados acumularan.

A rede eléctrica da cidade apágase ao serán, momento no que se restrinxe a circulación de persoas. As forzas de seguridade, os temibles Controladores, actúan con total impunidade e rachan coa separación dos tres poderes, sendo policía, xuiz e verdugo, ao estilo do (satírico) feixista Xuíz Dredd.

O elemento máis salientable, por dramático, o novum da obra, é que aqueles Distritos de Negruña que deixan de ser rendibles son clausurados, pechando os predios e empregando camións inxectores de gas. De cara á opinión pública, os moradores son desafiuzados e realoxados noutros distritos. Na realidade, son exterminados dentro das súas casas, gaseados e esquecidos. Os parias fuxidos dos distritos pechados acubíllanse nas ruínas do faraónico estacionamento soterrado do antigo Bulevar do Papagaio, autodenominándose os fillos do gas e maquinando a súa venganza. 

Negruña e a súa división en distritos. O 8, equivalente ao actual barrio
de Elviña, é clausurado ao comezo da obra. A Safa e o Agra son o distrito 7.

Malia o seu prantexamento de Ficción Científica, "Negruña" non manexa un único fío argumental, senón que ten tamén un píar importante na Fantasía, cunha historia que comeza na Rusia dos Tsares e que se desenvolve sen orde cronolóxica, para narrar a procura, por parte dun dos personaxes máis fascinantes e controvertidos da Historia universal, o místico Rasputín, dun elemento místico que comprende o sangue de individuos senlleiros, posuidores de dons sobrehumanos. Este historia , que inclúe tamén un relato enmarcado, levaranos ao Castelo de Santo Antón do século XVII, ao cuartel da Sociedade Thule nazi e á India Británica, recollendo personaxes que confluirán co presente de Negruña e fusionarán ámbolos dous argumentos.

Así mesmo, algúns capítulos teñen un breve limiar: fragmentos de cadernos de bitácora e cadernos de notas, un discurso do derradeiro alcalde elexido democráticamente, o sermón do día da clausura da Colexiata de Santa María... retallos de historia que contribúen á comprensión das dúas liñas argumentais. 

"Negruña" manexa un número alto de personaxes, agrupados segundo a súa filiación. Podemos caracterizala como novela coral. Entre moitos outros, podemos destacar aos principais: por unha banda temos a Gabriel, o máis semellante a un protagonista central, seareiro do bar do Escocés e veciño típico de Negruña, que xunto coas mozas Alma e Morteia se verá mesturado en asuntos que van alén da súa comprensión. Nos fillos do gas destacan o Torreiro, excéntrico inventor que se agocha nas ruinas da Torre de Hércules; Isabel, a roxa líder da resistencia contra o goberno municipal, e Xan e Bruno, os dous rillotes inseparables que fan o papel de donaire. O resto dos descastados da cidade teñen a súa representación no Rata, xefe da tribo do distrito 9, e no Chivas, caudillo dos parias entre os parias, aqueles que viven alén dos muros da cidade. A subtrama histórica aporta ao devandito Rasputín (e o seu alter ego no presente), ao eremita errante Makari, ao xigante cego Gúmer e ao silandeiro hindú Marut, un dos personaxes máis tráxicos do elenco. 

Na construcción dalgúns deles, Xosé Duncan emprega un recurso propio do esperpento valleinclaniano, como é asociar o feitío físico do personaxe co seu carácter e coa súa personalidade. Saliéntase entre todos o Alcalde, cuxa obesidade hiperbólica, as súas roupas recargadas e rechamantes e os seus acenos afectados acompañan ao seu ser pusilánime, covarde, inepto e decadente.   

O bar do Escocés, un dos escenarios principais da novela,
é na realidade un veterano local da cidade, de moita sona

Alén da parte formal e dos aspectos narratolóxicos e puramente estilísticos, a análise máis interesante de "Negruña" ven da súa proxeción anticipatoria, da súa especulación sobor dun futuro no cal todas as políticas tecnocráticas e neoliberais da actualidade foran levadas ao seu máximo expoñente. A sacrosanta redución do déficit, a economía de mercado total, o monetarismo resultadista e a consagración da produtividade, acompañadas da absoluta abolición dos dereitos sociais e o Estado do Benestar. En Negruña non chega con eliminar os dereitos e a dignidade dos cidadáns: anúlase a súa capacidade de opinión e participación cívica, a súa liberdade de conciencia e mesmo de culto -a relixión xa non existe-, limítanse os seus movementos e o seu albedrío, négaselle a soberanía sobre a súa vivenda e posesións e chégase ao chanzo final: a súa eliminación física. 

Tanto mesmo ocorre co Medio Ambiente, que coa ineptitude dos mandatarios, o esvaecemento da cultura (no bar do Escocés, a música diexética procede da época "na que se escribían cancións"), a privatización dos espazos e equipamentos públicos para uso e solaz dos privilexiados, a brutalidade das forzas da orde, a completa precarización laboral, e o alargamento dunha fenda entre clases sociais (só existe a mobilidade descendente) onde a clase media ven de extinguirse e existen xigantescas bolsas de miseria ignoradas polos gobernantes.

"Negruña" é, por tanto, un retrato da progresiva deshumanización da nosa sociedade, e das consecuencias de tódolos erros que cometemos como pobo, por acción ou omisión, por nós mesmos ou a través dos gobernantes que escollemos. Con exemplos como o de Christine Lagarde -directora xeral do FMI- laiándose de que os vellos viven demasiado e son caros de manter, ou da cidade de Detroit derrubando barrios aos que non pode garantir servizos básicos, abofé deberiamos comezar a preocuparnos os acertos da novela.

Novela que resulta escura e desacougante, de leitura incómoda nalgunhas pasaxes particularmente fortes, e na cal pesa a atmósfera opresiva, cincenta, depresiva mesmo. A postura de Xosé Duncan é fondamente distópica e pesimista, pero ben dixo David Brin que a Ficción Científica é unha profecía autoexcluínte, que nos advirte dos perigos do futuro para que poidamos correxilos a tempo.

Ilustración de Segismundo Rey para o capítulo 1

Como apuntamento sobre o escenario, a ubicación da trama nunha Coruña futurista supón un valor engadido, pola proximidade cultural ao público galego. Permite o xogo de recoñecer lugares (nomeados ou non) e de ubicar doadamente os acontecementos. A división en distritos (en vigor hoxe en día), para os que nacimos e/ou medramos na vila, é tamén unha oportunidade de lembrar aquela antiga Coruña dos barrios, anterior á transformación urbanística e social que mudou radicalmente a súa identidade. 

Por último, compre salientar o deseño do volume, coas ilustración de Segismundo Rey (catorce en total, unha por capítulo, ademáis da folla inicial de cada un), cun estilo que conxuga o hieratismo do arte medieval cun manierismo que semella inspirado polo El Greco, polas súas figuras magras e lanzais, pero que á vez ten un certo toque naïf, procedente do aspecto infantil de todos os personaxes retratados. O debuxo a lápis, de contornas angulosas e trazos ríxidos, contribúe a atmósfera escura da narración. A capa, como é habitual na serie Alcaián, é unha composición fotográfica obra de José María Picón.

ÓNDE ACADALO: 

"Negruña" pode atoparse na propia web de Urco Editora, na tenda online do Consorcio Editorial Galego, e por suposto nas librarías do país. 

LIGAZÓNS DE INTERESE:

Urco Editora: Páxina web e Facebook.

Xosé Duncan:  Facebook e blog.

Segismundo Rey: Facebook

Entrevista ao autor en Palavra Comum

O programa Diario Cultural da Radio Galega emitiu cinco fragmentos do libro, lidos polo propio autor, entre o 30 de maio e o 3 de xuño do 2016. O 2 de xuño emítese unha entrevista ao autor. Pódense escoitar no seu podcast.

FICHA TÉCNICA:

Negruña
Autor: Xosé Duncan
Editorial: Urco Editora
Selo: Alcaián
Nº DE PÁXINAS: 321
FORMATO: 155 x 230 mm
ISBN: 978-84-15699-87-3
EAN: 978841569987
PREZO: 19 €



Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes