31 de mayo de 2016

Relatos insólitos. Seis visiones del weird - Varios Autores

El weird no debe considerarse un género literario, sino una conjunción de ciertos temas y estilos que buscan desafiar la razón del lector mediante lo horroroso, lo macabro, lo aberrante, lo perturbador, etc. Cada uno de los relatos que componen esta antología parte de esta premisa para, dentro de estilos dispares, ofrecer una visión particular del weird. Algunos se limitan a incluir unas cuantas pinceladas de lo extraño y asombroso, mientras que otros lo cogen, hacen con ello una bola compacta y nos la tiran con saña a la cara.



La última novedad de Editorial Hiboria es una antología de seis relatos de estilos y géneros literarios dispares, pero unidos por un elemento común: su carácter weird. Su editor, Jorge Fernández Pérez, detalla en el prólogo Weird fiction, la manifestación de lo extraño en la literatura su intención de reflejar las múltiples manifestaciones que lo inquietante, lo insólito, lo macabro, lo perturbador, lo incómodo, lo repulsivo, lo grotesco, y cualquier otro adjetivo que usemos para referirnos a lo extraño, pueden tener en la literatura. Al estilo de las revistas clásicas del weird (que, insiste Fernández Pérez, no debe considerarse un género en sí mismo, sino un elemento transversal) como Weird Tales o Amazing Stories, el editor también presenta brevemente en su introducción los relatos que conforman el volumen; que son los siguientes: 

El guardián de mi hermano - Jaume Vicent

El autor de Blackwood: piel y huesos aporta un relato de Terror, que muestra una triple lectura. Por una parte tiene un estilo muy referenciado al weird clásico de autores como H.P. Lovecraft o Clark Ashton Smith, con su narración en primera persona sin apenas diálogos y su atmósfera de horror latente y mantenido. Por otra, es un homenaje a las revistas de terror como las entrañables Creepy o Eerie de la Warren Comics, tanto por el tono truculento de la historia como por ser éstas un elemento diegético.

Y por último, trae deliciosas reminiscencias de la obra de Stephen King, por su ambientación en una pequeña localidad rural de los Estados Unidos y esa mirada nostálgica y emotiva al pasado que siempre logra el Rey del Terror, pero también por recordar en cierto modo a It (Eso), con su monstruo preternatural que regresa cíclicamente para alimentarse y ensañarse en especial con los niños.

El arte de Berni Wrightson, dibujante habitual 
en Creepy y colaborador asiduo de Stephen King

Los hilos que mueven el mundo - Pedro Pablo Picazo

Conocimos a este autor con Este sueño está patrocinado y Leyendas de Alquiler. Su relato de Fantasía trata el clásico mito del Rey Midas, o del don que se convierte en una maldición. En este caso, a través de unas gafas muy particulares, pues permiten a quien las use conseguir todo aquello que desee. Resulta de lectura agradable, por ser incruento. Narrado en primera persona, tiene un giro final muy divertido, cargado de humor negro. 

Linaje - Carlos Gómez Gurpegui

Un relato de Terror referenciado a los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft y su Círculo, pero ambientado en la provincia de Sevilla, entre la capital hispalense y Sierra Morena, en los albores de la democracia postfranquista. Narrado en tercera persona, cuenta la historia de Isabel, una joven que mantiene una relación con Robert, un inglés dedicado al estudio de los libros prohibidos, que parece esconder algún tipo de secreto. Aunque resulta un poco previsible para los más acostumbrados al género, se disfruta por su desarrollo y sus continuas menciones al panteón lovecraftiano y a grimorios y libros malditos. 

Iä! Shub-Niggurath! [fuente: Lovecraftian Science]

Mantwoman - Giny Valrís

Un relato inquietante por su desarrollo engañoso. Narrado en forma de diálogo, está fuertemente referenciado a La metamorfosis de Franz Kafka, aunque también tiene conexiones, tal vez inintencionadas,  con el clásico del cine La mosca (en cualquiera de sus versiones) o con el más gamberro y desenfadado relato Oirás cantar a la langosta de Joe Hill. 

¿El resumen? Una mujer se despierta, incapaz de recordar nada, metamorfoseada en una gigantesca mantis religiosa. Lo mejor es la resolución por parte de la autora, y su habilidad para mantener la incertidumbre y la ambigüedad a lo largo de todo el texto. 

El ojáncano - Íñigo Bolao Merlo

Una historia centrada en un ser mitológico propio del folclore cántabro, el Ojáncano (u Ojáncanu), un gigantesco cíclope cruel, salvaje, fiero y vengativo, al que los cántabros atribuían todo tipo de maldades y fechorías. Ambientada en la villa de Santillana, en el año del Señor de 1455, está narrado en tercera persona y protagonizado por un fraile agustino llamado Fray Juan de San Andrés. 

Destaca la ambientación, la documentación del autor sobre la situación sociopolítica de la época, con su complejas relaciones entre la Corona y los nobles, y su retrato de la mentalidad de entonces a través de los pensamientos y actos de los personajes, marcados por la superstición y el oscurantismo. El autor muestra soltura narrativa, y resuelve la trama de una forma muy curiosa, que implica al Ojáncano pero de una forma inesperada.

El Ojancano [fuente: Grimorio de bestias]


Solve et coagula - Ana Nieto Morillo

La autora intervino en las antologías Conjura y El corazón hace pulp pulp, que reseñamos en su día. Este relato conforma una trilogía con dos historias previas: Psicopompo, publicado en la antología Sueños (Ed. Otros Mundos) y El morador del monte Reinier (revista Ánima Barda #3). En su blog, la autora amplía la información respecto a la relación del relato con su obra previa.

Sam, el protagonista, ve cosas extrañas, fragmentos de cuerpos que se mueven y desaparecen. A través de un foro de Internet muy particular contacta con un chamán llamado Neil (personaje recurrente de la autora) que le ayudará a resolver su problema. Destacan los diálogos, sencillos pero naturales y fluidos, y el tratamiento de las cuestiones chamánicas como el viaje astral. 



Compártelo:

20 de mayo de 2016

El Guardián - Mario Buenaventura

Félix Loweda, un joven campesino del reino de Guizuí, pierde a sus padres a manos de una misteriosa criatura de ojos rojos. Él consigue escapar, pero ahora tiene muchas preguntas. ¿Qué era esa bestia?

¿Por qué le perseguía? ¿Y qué era esa aura dorada que le salvó en el último instante?

El destino querrá que se cruce con un par de cazarrecompensas a los cuales acompañará en un largo camino lleno de aventuras y peligros. Viajarán a Málidor, la capital del reino, donde Félix encontrará el amor en una joven y el encanto de la lucha por la justicia en su espada. Pero las preguntas que le atormentan siguen allí, y todo a su alrededor se desmorona cuando descubre la gran amenaza que se cierne sobre todo el continente… y que él es el único que, quizás, puede detenerla.

Esta es la historia del nacimiento de una leyenda, que será recordado en el reino del cuarto Brakma y sus alrededores como símbolo de la luz y la esperanza. Los juglares y cuentacuentos le llamarán El Guardián.


El Guardián, publicada por Éride Ediciones, es la primera novela de Mario Buenaventura, autor que contaba con apenas catorce años cuando comenzó a escribirla, quince cuando la concluyó. Es una novela de Fantasía heroica y Aventuras, que por su tono y su planteamiento puede catalogarse como literatura juvenil. 

El caso de Mario Buenaventura es llamativo. Habitualmente asociamos a los autores muy jóvenes (no sin prejuicios por nuestra parte) a plataformas como Wattpad y a textos de calidad cuestionable, como fanfictions de Crepúsculo o Harry Potter plagados de faltas de ortografía. Pero Buenaventura ganó su primer premio literario en 2014, cuando estudiaba Secundaria. Su precocidad prometedora lo relaciona más con casos como el de Anselm Audley o la prolífica Laura Gallego. 

Con 335 páginas divididas en 36 capítulos intitulados y un epílogo, El Guardián responde, como es habitual en la Fantasía heroica -en especial en la de corte juvenil- al clásico esquema del bildungsroman o novela de aprendizaje, si bien el autor ha alterado algo el guión típico, comenzando su narración in media res y presentando los antecedentes del protagonista mediante analepsis. 


Este comienzo en plena acción, con el protagonista siendo perseguido a través de un bosque por la criatura que asesinó a sus padres y asistiendo al despertar fortuito de sus poderes sobrehumanos, ya anticipa dos de los elementos característicos de la novela: su ambientación fantástica y su ritmo narrativo elevado, que proporciona una lectura muy rápida, reforzada por su estructura de capítulos breves (unas ocho páginas de media). 

Como obra de Fantasía heroica, El Guardián no está exenta de clichés y lugares comunes, algo que no se puede reprobar, de acuerdo a El héroe de las mil caras de Joseph Campbell. Félix Loweda es una vez más el elegido, el héroe poseedor de facultades extraordinarias, arrancado de una vida plácida y humilde como granjero para librar al mundo del Mal y restablecer el orden. 

Veamos: la acción transcurre en un universo fantástico que se halla en una época equivalente a nuestro Renacimiento, en el que existe un reino llamado Guizuí, cuya capital es Málidor, gobernado por el linaje de los Brackma. El héroe, Félix Loweda, de diecisiete años al comenzar los hechos, es un simple granjero cuyos padres mueren a manos de un criatura de ojos rojos. Huyendo de ella, Félix se encontrará con Sharab y Juan, dos jóvenes aventureros -expertos luchadores con la espada y el arco, respectivamente- con los que se dirigirá a Málidor formando una compañía que vela por la seguridad de los mercaderes. Armado con un wakizashi (una espada corta japonesa) y dotado de unos poderes fantásticos (un aura de energía dorada que amplifica sus habilidades para la lucha, además de otros dones), Félix, sus amigos y su amada Sara se verán, por circunstancias de la trama, en medio de un enfrentamiento épico contra el Mal, representado por un enemigo oscuro y temible. 

El wakizashi, arma de Félix Loweda, protagonista de El Guardián [fuente]

El guardián combina varios puntos de vista narrativos. El más usado es la primera persona en retrospectiva, por parte de su protagonista, que ejerce de narrador intradiégetico y consciente. Pero existen también, en capítulos que relatan escenas en las que Félix no está presente, narraciones en tercera persona, o en primera persona a cargo de otros personajes, como Sharab o Sara. Uno de los puntos fuertes de Mario Buenaventura es la combinación armoniosa de las distintas narraciones, y la transición fluida entre ellas. 

El estilo narrativo es sencillo, natural, coloquial incluso, y aunque existen momentos líricos, en general el autor ha optado por mantener un léxico sencillo, con poca adjetivación y descripciones breves, de forma que el resultado es un estilo correcto, limpio, cuidado. El apartado formal es sólido, sirviendo de base a la historia sin distraer de ella. En cuanto al desarrollo de la trama, existe una unidad de acción principal y apenas hay líneas secundarias; que transcurren en paralelo, de manera que Félix Loweda se mantiene en el centro de la acción durante la mayor parte de la novela, salvo en capítulos puntuales. 

El Guardián maneja una nómina de personajes bastante contenida, y su autor no ha complicado la trama con demasiados hilos, por lo que casi todos quedan cerrados a la conclusión. Permanecen por aclarar cuestiones menores, como el pasado de ciertos personajes, pero de acuerdo a esta entrevista, todo apunta a que Mario Buenaventura tiene previsto desarrollarlos en obras posteriores. 


De modo que El Guardián es una novela de aprendizaje en dos sentidos: como bildungsroman y como novela de iniciación para su autor. Cuenta una historia de Héroe Elegido, y contiene la suma de elementos que resulta atractiva para el público juvenil: fantasía, aventuras, acción, romance, intriga, conjuras palaciegas, traiciones, cambios de fortuna, batallas épicas,... con algún componente interesante adicional, como tratar el tema delicado de los refugiados y las consecuencias de la guerra para la población civil, algo que no suele reflejar la narrativa fantástica.

Mario Buenaventura deja presentado el universo de fantasía, y la novela se cierra con un Epílogo que anticipa posibles nuevas aventuras de Félix Loweda y el resto de personajes. Este universo está apenas esbozado (la acción transcurre en un continente, pero se cita en numerosas ocasiones otro llamado Europa, con el que existe relación comercial constante), así como tampoco se describen con detalle todas las criaturas fantásticas que lo pueblan, porque la extensión del texto lo impide.

Como detalle llamativo, es de agradecer que el autor ha huido de topónimos y antropónimos impronunciables (uno de los peores tics de la fantasía heroica), y muchos personajes poseen nombres comunes para el lector, como Félix, Juan o Sara. Algo que hace la lectura aún más cómoda.

El Guardián es, en resumen, una primera novela muy digna, en la que destaca un apartado formal que muestra que su autor, Mario Buenaventura, tiene base como escritor para sustentar sus creaciones. Una historia entretenida, tal vez no innovadora, pero sí divertida y creada con honestidad.


El Guardián puede adquirirse en la tienda online de Éride Ediciones, y en La Casa del Libro.

Compártelo:

11 de mayo de 2016

¡Por Crom!, revista de relatos fantásticos de Editorial Hiboria

Primer número de la revista trimestral de relato fantástico ¡Por Crom! En esta entrega se dan cita catorce relatos y microrrelatos de terror, fantasía y ciencia-ficción escritos por trece escritores nacionales e internacionales. Una amplia variedad de voces del fantástico que abarcan diferentes géneros y subgéneros, como la distopía, la espada y brujería, el relato macabro, el horror o el weird con un denominador común: su calidad. Atrévete a abrir esta particular caja de Pandora y a disfrutar de una selección de narraciones breves para leer en cualquier lugar.




De mano de la Editorial Hiboria, de reciente creación -y de la que conocimos sus primeros títulos Leyendas de alquiler y Las aventuras de Valentina la Roja-, llega ahora ¡Por Crom!, una revista trimestral dedicada a los relatos de géneros fantástico, que viene a sumarse a publicaciones ya consolidadas como Barsoom, miNaturaÁnima Barda o la gallega Contos Estraños

Su aparición, cercana en fechas a otra recién nacida, Planeta NeoPulp de Dlorean Ediciones, confirma el buen momento que vive la literatura de géneros en España, y es bienvenida porque refuerza la relación que ésta tuvo siempre con las publicaciones periódicas, un formato más que adecuado para la lectura de evasión pues, al recopilar relatos breves y de subgéneros diversos, resulta muy entretenida, puede leerse a ratos sin perder el hilo (las historias son autoconclusivas) y permite conocer de un vistazo a autores/as a los que seguir la pista más tarde. 

La revista, que se comercializa en formato digital, en la modalidad "paga lo que quieras", está teniendo una acogida muy cálida, tanto que por el momento la editorial se ha visto forzada a cerrar la recepción de originales, abrumada por la avalancha de material recibida hasta el momento.


Veamos el contenido de este primer número, que incluye un total de catorce relatos:

La portada, del ilustrador Andrés Garrido, ya anticipa el contenido de este primer número de ¡Por Crom!: una caja de Pandora de la que pugnan por salir seres fantásticos, monstruos, humanoides y robots. 

Abre el volumen una introducción a cargo de Jorge Fernández Pérez, editor de Hiboria, en la que presenta la revista y su selección de historias:

Cuatro días de Manu Iglesias. Un hombre narra, en primera persona, lo que parece un secuestro, pero la historia va revelando una situación diferente, con una marcada intención de terror psicológico.

Cuando los pájaros se arrastren y los peces vuelen de Manuel Gris. Una historia surrealista al estilo de autores como Joe Hill o Robert Shearman, sobre un hecho que trastorna de forma inquietante la realidad de su protagonista-narrador. 

La Caída de Carmen Currás. Un microrrelato de cinco líneas sobre la caída de Lucifer a los infiernos.

Sintro de Pablo Morán Fernández. Una distopía descorazonadora sobre un mundo en el que las emociones y todo aquello que hace a las personas únicas y distintas es extraído mediante una operación quirúrgica, a beneficio de una sociedad productiva, gris y deshumanizada. 

Héroe de Naranja Samuran. Un texto de Espada y Brujería que incluye muchos de los elementos más característicos del subgénero. Una tabernera llamada Nara y un joven llamado Yun deben enfrentarse a los sacerdotes del dios Hexadron, en un escenario desértico. 

La maldición de las algas del olvido de Dioni Arroyo. Narrado con un ritmo muy ágil, cuenta el desarrollo de un programa de telerrealidad futurista que emplea reos convictos en un espectáculo cruel y violento. 

El día en que todos perdieron los papeles y Excuse me de Alejandro Lérida son dos cortas historias weird, narradas en tercera y primera persona, que juegan con la confusión entre lo real y lo imaginario. 

El Puente de la Bruma de Esteban Díaz. Da una vuelta de tuerca a los cuentos de hadas y a los cuentos tradicionales europeos -en particular a los referidos a pactos mefistofélicos entre humanos y criaturas féericas-, de los que emplea el tono narrativo y el desarrollo, con un final inesperado y retorcido. 

La otra vida de Dimitri Vereschaguin de Antonio Sancho. Una ucronía Steampunk en la que las potencias europeas habrían conquistado -y repartido- Marte en el siglo XIX. Traslada así a Marte una historia sobre colonialismo, dándole una ambientación propia de romances planetarios como "John Carter de Marte" o "Gullivar Jones". Transcurre en una región marciana bajo dominio ruso, y está protagonizada por Vereschaguin, un joven militar terrestre con vocación antropológica, que negocia una alianza con una tribu marciana. Al final tiene un giro interesante hacia el horror cósmico.  

Los niños que juegan junto al pozo se ahogan en el pozo de Alba Flores Robla. Escrito en inglés y traducido por la propia autora, es un relato corto de tono weird. 

El manjar del dios de Jorge R. del Río. Espada y brujería clásica, con un argumento y una ambientación que recuerdan a las aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris, de Frizt Leiber. Narrada en primera persona y en presente por su protagonista, Grakus el Negro, cuenta como él y su compañera de andanzas, la guerrera Filga la Norteña, miembros de los Mantos Negros -guardias mercenarios de la ciudad de Nueva Magnara-  son contratados por el Rey de las Putas para eliminar a un asesino de prostitutas del barrio de los lupanares. Combina el noir con  toques de gore, erotismo, humor negro y mucha acción y combates. Es el relato más pulp de la antología, y personaje y escenario permitirían desarrollar nuevas historias.

Mercenarios del infierno de Andrés Díaz Sánchez. Este texto de fantasía Grimdark narra hechos ficticios ambientados en una situación real: la guerra polaco-lituanta-teutónica ocurrida entre 1409 y 1411. En la espuria ciudad de Cztesjow se produce una batalla que concluye con la derrota aplastante de los caballeros teutónicos frente al ejército polaco y los mercenarios de Wolfang el Rojo. Pero el burgomaestre Otón y el abad Ivar rompen su pacto con el Rojo y sus hombres, con funestas consecuencias. Es una narración muy oscura y violenta, escatológica incluso, que muestra lo más sórdido de la guerra, con campos de batalla cubiertos de barro, sangre, vísceras, excrementos y cadáveres mutilados. 

El duende de la leña de Brian Staveley. Escrito en inglés (The Log Goblin) y traducido por el editor Jorge Fernández Pérez, narra en primera persona el encuentro entre un hombre y un duende, y gira en torno a sus visiones opuestas de la vida. 


También incluye el enlace a la versión original de El duende de la leña (The Log Goblin), aparecido en TOR.

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes