24 de agosto de 2016

22/11/63: King y Abrams unidos para salvar a Kennedy

En 2011, Stephen King publicaba 22/11/63, una novela de casi 900 páginas en la que plasmaba una idea que le rondaba desde hacía treinta años: la posibilidad de viajar al pasado y evitar el asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy, cambiando así la historia reciente de su país y,  con ello,  de toda la Humanidad.

22/11/63 fue un éxito de público y crítica, logrando que King comenzase a ser reconocido como algo más que el Rey del Terror: un acertado retratista de la sociedad estadounidense y cronista de las transformaciones sociales y culturales de su país en las últimas décadas.

Desde la edición de la novela comenzó a hablarse de una posible adaptación cinematográfica, que finalmente se convirtió en una serie de televisión, estrenada el 15 de febrero de 2016 en la plataforma de Streaming Hulu, perteneciente al grupo FOX (cadena encargada de emitirla en España).


Hulu puso el proyecto en manos de J.J. Abrams, uno de los realizadores más pujantes del momento tanto en el cine como en la televisión y actual «niño prodigio» de Hollywood.  Abrams, King y Bridget Carpenter aparecen acreditados como productores ejecutivos, mientras que el teleplay (la adaptación del guión) es obra de varios autores (Carpenter se encarga de un capítulo). La serie tuvo un total de seis directores, incluyendo al propio James Franco, protagonista, como co-director de dos episodios. 

[Este texto revela detalles de la trama y el argumento de la serie]


En efecto, James Franco interpreta a Jake Epping, protagonista de la historia. Para resumirla, Jake Epping es un profesor de literatura inglesa que ejerce en un instituto de secundaria en Lisbon, Maine. Su amigo Al, que regenta un pequeño restaurante de comida rápida, le confiesa un día que en su cocina existe un túnel temporal que conduce invariablemente al año 1960. Al lo había utilizado para intentar evitar el asesinato de John F. Kennedy, pero una vez en el pasado contrajo cáncer, viéndose obligado a suspender su cometido, el cual encomienda a Jake. 

Tras unas dudas iniciales, Jake acepta el desafío, viajando al pasado y teniendo que aprender a vivir en un mundo con costumbres y valores muy distintos a los nuestros. En los tres años que transcurren hasta el 22 de noviembre de 1963, Jake adopta el pseudónimo de Jake Amberson, y se dedica a seguir y espiar a Lee Harvey Oswald, asesino de Kennedy, viviendo cerca de él y trabajando como profesor de inglés en un instituto en Jodie, Texas, en el que conocerá a Sadie Dunhill, de la que se enamorará.

James Franco como Jake Epping, recién caracterizado para no desentonar en los 60

Una de las premisas de la novela -y de su adaptación- es que el pasado se resiste a ser cambiado, y los acontecimientos se alteran para frustrar los intentos de Jake -y los de Al ante que él, incluso provocándole un cáncer- para modificar el transcurso de la historia. Una rueda pinchada, un accidente, una intoxicación alimentaria, una paliza a manos de un corredor de apuestas y sus matones... cualquier hecho imprevisto que aparte al protagonista de su camino. De hecho, el túnel temporal -llamado «la madriguera de conejo», en una clara referencia a Alicia en el país de las maravillas- devuelve el pasado a su situación original (lo «resetea») cada vez que se vuelve a cruzar desde el presente. El túnel se halla vigilado por un extraño individuo con aspecto de mendigo, que porta una tarjeta amarilla en la cinta de su sombrero, y que se aparecerá numerosas veces a Jake para exhortarle a abandonar su misión y no alterar la historia.

Finalmente, Jake logrará salvar la vida de JFK, pero las consecuencias son muy diferentes a las esperadas: a su regreso a nuestra época se encuentra un mundo post-apocalíptico y devastado, en el que la población malvive entre ruinas. Por ello, cruza una vez más al pasado, restableciendo así el presente que conocemos, aunque implique renunciar al amor de Sadie, que en nuestra realidad no llegó a conocerle.

La canadiense Sarah Gadon interpreta a Sadie Dunhill

Como es habitual, la serie introduce alteraciones con respecto a la novela. Son muchas, tanto cambios como añadidos y omisiones (como el paso de Jake por Derry, Maine, donde se encontraba a Bev y Richie, de It). Veamos las tres modificaciones más destacables:

- En la novela, Jake desempeña su misión en solitario. En la serie tiene un compañero / compinche / ayudante: un joven llamado Bill Turcotte (George MacKay) al que conoce en Holden, Kentucky, a quien revela su origen, y que le proporcionará más problemas que ayuda.

- El papel de «el hombre de la tarjeta amarilla» (Kevin J. O'Connor) es muy distinto al de la novela. En ella es un guardián del túnel temporal, y la tarjeta amarilla de su sombrero va oscureciéndose cada vez que Jake viaja en el tiempo. Ese oscurecimiento señala la perdida de cordura del guardián, pues vigilar el túnel es una tarea que afecta al alma y la mente, hasta el punto de que, en la novela, el personaje debe ser reemplazado por otro hombre. En el libro, cada viaje en el tiempo crea una nueva dimensión, lo que la relaciona con La Torre Oscura y su concepto de multiverso. Mientras que en la serie no queda tan claro el papel del «Yellow Card Man», y su función parece ser sólo la de advertir a Jake sobre los peligros de cambiar el pasado, además de estar condenado a repetir perpetuamente una desgracia personal.

- El futuro distópico creado por Jake difiere también: en la novela es un régimen totalitario en el que, dentro de la pobreza generalizada, hay un cierto orden y desarrollo tecnológico (Jake ve un autobús a turbinas y un automóvil Takuro Spirit). En la serie es una anarquía total y el mundo está totalmente devastado. El detalle del Takuro Spirit es importante: es un elemento que, en el universo King, indica que se está en otra dimensión distinta a la nuestra, algo que en la serie se obvia. Igualmente, en la novela se explica con detalle por qué se llegó a esa situación, mientras que en la serie apenas se esboza.

El hombre de la tarjeta amarilla (Yellow Card Man)

GUIÑOS AL UNIVERSO KING: 

La serie está repleta de referencias a la obra del Rey del Terror. Muestro las que encontré, pero hay buenos artículos en Internet que recogen muchas más:

- En Holden, Kentucky, hay una lavandería Blue Ribbon. En la cadena Blue Ribbon trabajaban tanto Margaret White, la madre de Carrie, como Barton Dawes, protagonista de Carretera maldita. El relato La trituradora, incluido en el volumen El umbral de la noche, transcurre también en una lavandería Blue Ribbon.


- El automóvil del ex-marido de Sadie es un Plymouth Fury del 1958 de color rojo. Idéntico a Christine, y es posible que sea ella misma:


- En el capítulo final, cuando Jake y Sadie corren desesperados y el tiempo intenta frenarlos para no ser cambiado, se cruzan con un hombre montado en bicicleta, con un aspecto realmente anacrónico: larga melena rubia y ropa vaquera. No puede ser otro que Randall Flagg, el archivillano del universo King, caracterizado como en la adaptación televisiva de 1990 de "pocalipsis:



- [Este es suposición mía] Más tarde, Jake ve a un individuo hacer un movimiento sospechoso, pues parece empuñar un rifle, cuando realmente está abriendo un paraguas. El hombre viste totalmente de negro y lleva un largo abrigo del mismo color, una indumentaria que desentona con la del resto de los asistentes, pues el día es soleado, nadie va abrigado en exceso y su gesto torvo contrasta con la alegría general. ¿Un hampón del Rey Carmesí?:


- Y por último, cuando Jake y Sadie suben corriendo por las escaleras del depósito de libros, se puede ver en una pared la pintada «Redrum» tal y como aparece en la versión fílmica de El Resplandor:


CURIOSIDADES


Jake se sirve de su conocimiento del futuro para salvar algunas situaciones. Por ejemplo:

- En el capítulo 1, Jake conoce a Sadie en 1960. Hablando de libros, ella afirma que las novelas siempre son mejores que las películas, todo el mundo lo sabe. A lo que Jake responde «What about The Manchurian Candidate?» Sadie no conoce la película, pero sí el libro, pues se publicó en 1959. Jake replica que «but maybe they'll make one someday». En efecto, El mensajero del miedo (The Manchurian Candidate) se estrenó en 1962.

- En el capítulo 2, Jake se aloja como huésped en casa de un matrimonio muy conservador. Cuando el marido, veterano de la Segunda Guerra Mundial, le pregunta a Jake si sirvió en el frente, éste responde que sí, en Corea, en la unidad M.A.S.H 4077th. Dicha unidad es la protagonista de popular serie de televisión M*A*S*H que se emitió entre 1974 y 1982. Está basada en la película de Robert Alman, de 1970, y ésta en la novela de Richard Hooker, de 1968.

- En el capítulo 4, Jake toca el piano con Sadie, y le canta el estribillo de I saw her standing there de The Beatles («How could I dance with another / Ooooh / when I saw her standing there...»). Cuando Sadie le pregunta si la compuso él, Jake responde que sí, con sus «imaginary mates» John, Paul, George y Ringo. Naturalmente Sadie no puede conocer la canción, pues no se lanzaría hasta 1963.

- En el mismo capítulo, cuando Miz Mimi, la secretaria del instituto de Jodie, revela a Jake que ha descubierto que su identidad es falsa, éste se inventa que el apellido Anderson se lo proporcionó el FBI al incluirlo en el programa de protección de testigos, pues testificó contra la Mafia. Jake relata que («I had a friend, Fredo, and his brother Michael had him killed on a fishing trip in Lake Tahoe»). Por supuesto está refiriéndose a la película El Padrino II, que se estrenaría en 1974.

Daniel Webber encarna a un inquietante Lee Harvey Oswald

ENTONCES, ¿MERECE LA PENA VER 22/11/63?


Bueno, la balanza está bastante equilibrada entre los puntos a favor y en contra.

Entre los aspectos positivos están:

- La factura técnica, que aprovecha bien su presupuesto: fotografía, montaje, planos, escenarios y localizaciones... una producción con la calidad propia de esta era dorada de la ficción televisiva.

- La ambientación perfecta: decorados, automóviles y otros vehículos,  el vestuario, los peinados... Abrams y su equipo parecen tener una verdadera máquina del tiempo con la que se fueran a rodar a 1960. Este verismo permite que la historia parezca más real y creíble, a lo que colabora la música incidental, a base de éxitos populares de la época.

- El reparto, con todos los actores y actrices implicados en sus papeles. Destacan secundarios como Nick Searcy en el papel de Deke Simmons, el director del instituto de Jodie, personaje al que dota de muchos matices, o Daniel Webber como Lee Harvey Oswald.


- Las intrahistorias de los personajes y cómo Abrams ha sabido captar la esencia de aquella época y sus problemas: en particular el racismo deja escenas impactantes, como las rígidas normas de relación entre blancos y negros, las diferencias de trato entre ellos, o situaciones como que el director Deke y la secretaria Miz Mimi deban estar casados en secreto y ocultando a todos su relación interracial, inadmisible por entonces (en Texas no se legalizó el matrimonio interracial hasta 1967).

Y en la otra mano, hay cuestiones que lastran la producción:

- Su excesivo metraje. Ocho capítulos, el primero de ochenta minutos y los restantes con una media de cincuenta. Cada episodio comienza con el clásico «Previously on 11/22/63...» lo que le suma un par de minutos más. Hasta la secuencia de créditos, excelente por otra parte, resulta algo extensa para lo que se estila hoy día, con un público con cada vez más series para escoger y menos tiempo para verlas.

- El ritmo. La serie se hace lenta. Parece que Abrams hubiese «estirado» la novela, ya larga por si misma. Algunas escenas están desarrolladas con cierto exceso. La subtrama del viaje a Holden, Kentucky -para salvar al conserje Harry y a su familia de ser asesinados por su padre- ocupa los dos primeros episodios, aunque al menos nos deja una buena interpretación de Josh Duhamel en un registro muy diferente al acostumbrado, y sirve para incorporar al personaje de Bill.



- Mientras la novela se centraba en la vida cotidiana en los años 60 y en los esfuerzos de Jake para adaptarse a ella, la serie se convierte en una historia de intriga y espionaje, siendo el motor de la trama la vigilancia a la que Jake y Bill someten a Lee Harvey Oswald. Por momentos se hace algo aburrido, habida cuenta de que, como dice el propio Jake, se han escrito más de dos mil libros sobre el asesinato de JFK, y poco más datos puede revelar estar escuchando a Oswald discutir (o hacer el amor) en ruso con su mujer Marina -una correcta y muy natural Lucy Fry-.

- Tal vez por ser una obra colectiva (recordemos,  seis directores y otros tantos guionistas), la trama avanza un poco a tumbos, y transmite un cierto aire de improvisación, como si algunas palancas argumentales se inventaran sobre la marcha. Vamos,  que la serie no guarda una unidad narrativa sólida.

Con todo, la 22/11/63 de J. J. Abrams ofrece escenas meritorias por su expresividad -Jake devorando un simple pastel de manzana como si fuera el banquete de un rey, vistiéndose al uso de los 60, conduciendo su flamante descapotable, descubriendo los baños segregados para blancos y negros o bailando con Sadie en la fiesta de graduación. Oswald montando su rifle a contrarreloj, meciendo en brazos a su hijo o velando armas ante la ventana desde la que disparará a JFK...- y resulta recomendable para ver sin prisas, pues no invita al atracón.  Y está especialmente indicada para los seguidores de King. Aunque al menos a mí me gustó más la novela,  que siempre es mejor.  Todo el mundo lo sabe.



Compártelo:

2 comentarios:

  1. A mí me encantó esta miniserie al punto que al leer este post tuyo me ha dado nostalgia pensar en que hace rato que ya la vi y cómo se pasa el tiempo. Es de esperar que las siguientes producciones televisivas basadas en la obra de King tengan la misma calidad o superior. ¿Te viste el telefilme basado en "Camionero Grande"? ¡ES muy bueno! Por cierto, escribí en su momento sobre esta miniserie: http://elcubildelciclope.blogspot.cl/2016/05/de-seguro-stephen-king-debe-estar-muy.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elwin, todavía no he visto "Camionero Grande", porque me ha dado por visionar todas las adaptaciones a cine y tv de la obra de King que tengo pendientes, pero en orden cronológico. Ahora mismo acabo de terminar "Cat's Eye" y voy por "Silver Bullet", la versión cinematográfica de "El ciclo del hombre lobo".

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes