20 de mayo de 2016

El Guardián - Mario Buenaventura

Félix Loweda, un joven campesino del reino de Guizuí, pierde a sus padres a manos de una misteriosa criatura de ojos rojos. Él consigue escapar, pero ahora tiene muchas preguntas. ¿Qué era esa bestia?

¿Por qué le perseguía? ¿Y qué era esa aura dorada que le salvó en el último instante?

El destino querrá que se cruce con un par de cazarrecompensas a los cuales acompañará en un largo camino lleno de aventuras y peligros. Viajarán a Málidor, la capital del reino, donde Félix encontrará el amor en una joven y el encanto de la lucha por la justicia en su espada. Pero las preguntas que le atormentan siguen allí, y todo a su alrededor se desmorona cuando descubre la gran amenaza que se cierne sobre todo el continente… y que él es el único que, quizás, puede detenerla.

Esta es la historia del nacimiento de una leyenda, que será recordado en el reino del cuarto Brakma y sus alrededores como símbolo de la luz y la esperanza. Los juglares y cuentacuentos le llamarán El Guardián.


"El Guardián", publicada por Éride Ediciones, es la primera novela de Mario Buenaventura, autor que contaba con apenas catorce años cuando comenzó a escribirla, quince cuando la concluyó. Es una novela de Fantasía heroica y Aventuras, que por su tono y su planteamiento puede catalogarse como literatura juvenil. 

El caso de Mario Buenaventura es llamativo. Habitualmente asociamos a los autores muy jóvenes (no sin prejuicios por nuestra parte) a plataformas como Wattpad y a textos de calidad cuestionable, como fanfictions de "Crepúsculo" o "Harry Potter" plagados de faltas de ortografía. Pero Buenaventura ganó su primer premio literario en 2014, cuando estudiaba Secundaria. Su precocidad prometedora lo relaciona más con casos como el de Anselm Audley o la prolífica Laura Gallego. 

Con 335 páginas divididas en 36 capítulos intitulados y un epílogo, "El Guardián" responde, como es habitual en la Fantasía heroica -en especial en la de corte juvenil- al clásico esquema del bildungsroman o novela de aprendizaje, si bien el autor ha alterado algo el guión típico, comenzando su narración in media res y presentando los antecedentes del protagonista mediante analepsis. 


Este comienzo en plena acción, con el protagonista siendo perseguido a través de un bosque por la criatura que asesinó a sus padres y asistiendo al despertar fortuito de sus poderes sobrehumanos, ya anticipa dos de los elementos característicos de la novela: su ambientación fantástica y su ritmo narrativo elevado, que proporciona una lectura muy rápida, reforzada por su estructura de capítulos breves (unas ocho páginas de media). 

Como obra de Fantasía heroica, "El Guardián" no está exenta de clichés y lugares comunes, algo que no se puede reprobar, de acuerdo a "El héroe de las mil caras" de Joseph Campbell. Félix Loweda es una vez más el elegido, el héroe poseedor de facultades extraordinarias, arrancado de una vida plácida y humilde como granjero para librar al mundo del Mal y restablecer el orden. 

Veamos: la acción transcurre en un universo fantástico que se halla en una época equivalente a nuestro Renacimiento, en el que existe un reino llamado Guizuí, cuya capital es Málidor, gobernado por el linaje de los Brackma. El héroe, Félix Loweda, de diecisiete años al comenzar los hechos, es un simple granjero cuyos padres mueren a manos de un criatura de ojos rojos. Huyendo de ella, Félix se encontrará con Sharab y Juan, dos jóvenes aventureros -expertos luchadores con la espada y el arco, respectivamente- con los que se dirigirá a Málidor formando una compañía que vela por la seguridad de los mercaderes. Armado con un wakizashi (una espada corta japonesa) y dotado de unos poderes fantásticos (un aura de energía dorada que amplifica sus habilidades para la lucha, además de otros dones), Félix, sus amigos y su amada Sara se verán, por circunstancias de la trama, en medio de un enfrentamiento épico contra el Mal, representado por un enemigo oscuro y temible. 

El wakizashi, arma de Félix Loweda, protagonista de "El Guardián" [fuente]

"El guardián" combina varios puntos de vista narrativos. El más usado es la primera persona en retrospectiva, por parte de su protagonista, que ejerce de narrador intradiégetico y consciente. Pero existen también, en capítulos que relatan escenas en las que Félix no está presente, narraciones en tercera persona, o en primera persona a cargo de otros personajes, como Sharab o Sara. Uno de los puntos fuertes de Mario Buenaventura es la combinación armoniosa de las distintas narraciones, y la transición fluida entre ellas. 

El estilo narrativo es sencillo, natural, coloquial incluso, y aunque existen momentos líricos, en general el autor ha optado por mantener un léxico sencillo, con poca adjetivación y descripciones breves, de forma que el resultado es un estilo correcto, limpio, cuidado. El apartado formal es sólido, sirviendo de base a la historia sin distraer de ella. En cuanto al desarrollo de la trama, existe una unidad de acción principal y apenas hay líneas secundarias; que transcurren en paralelo, de manera que Félix Loweda se mantiene en el centro de la acción durante la mayor parte de la novela, salvo en capítulos puntuales. 

"El Guardián" maneja una nómina de personajes bastante contenida, y su autor no ha complicado la trama con demasiados hilos, por lo que casi todos quedan cerrados a la conclusión. Permanecen por aclarar cuestiones menores, como el pasado de ciertos personajes, pero de acuerdo a esta entrevista, todo apunta a que Mario Buenaventura tiene previsto desarrollarlos en obras posteriores. 


De modo que "El Guardián" es una novela de aprendizaje en dos sentidos: como bildungsroman y como novela de iniciación para su autor. Cuenta una historia de Héroe Elegido, y contiene la suma de elementos que resulta atractiva para el público juvenil: fantasía, aventuras, acción, romance, intriga, conjuras palaciegas, traiciones, cambios de fortuna, batallas épicas,... con algún componente interesante adicional, como tratar el tema delicado de los refugiados y las consecuencias de la guerra para la población civil, algo que no suele reflejar la narrativa fantástica.

Mario Buenaventura deja presentado el universo de fantasía, y la novela se cierra con un Epílogo que anticipa posibles nuevas aventuras de Félix Loweda y el resto de personajes. Este universo está apenas esbozado (la acción transcurre en un continente, pero se cita en numerosas ocasiones otro llamado Europa, con el que existe relación comercial constante), así como tampoco se describen con detalle todas las criaturas fantásticas que lo pueblan, porque la extensión del texto lo impide.

Como detalle llamativo, es de agradecer que el autor ha huido de topónimos y antropónimos impronunciables (uno de los peores tics de la fantasía heroica), y muchos personajes poseen nombres comunes para el lector, como Félix, Juan o Sara. Algo que hace la lectura aún más cómoda.

"El Guardián" es, en resumen, una primera novela muy digna, en la que destaca un apartado formal que muestra que su autor, Mario Buenaventura, tiene base como escritor para sustentar sus creaciones. Una historia entretenida, tal vez no innovadora, pero sí divertida y creada con honestidad.


DÓNDE CONSEGUIRLO:

"El Guardián" puede adquirirse en la tienda online de Éride Ediciones, y en La Casa del Libro, a un precio de 15€ en formato papel con encuadernación rústica. 

ENLACES DE INTERÉS:

Mario Buenaventura en Facebook y Twitter

Ficha del libro en Éride Ediciones

Entrevista con el autor y reseña del libro en el portal Universo la Maga.


Compártelo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes