28 de octubre de 2015

Este sueño está patrocinado - Pedro Pablo Picazo

Recuerda uno de tus sueños. Ahora imagina en él un gran espacio en blanco que rece «Ponga aquí su anuncio». Pues eso es lo que le pasa a Félix, solo que el espacio ha sido llenado por los anuncios de todas las grandes empresas del país, colmando los sueños de publicidad encubierta a la par que descarada.
Por ese motivo, Félix no puede dormir.
Y eso le hace estar furioso, muy furioso.


Este sueño está patrocinado es una de las últimas novedades de Pulpture Ediciones dentro de su colección Blazar. Es la segunda novela de Pedro Pablo Picazo, escritor, guionista y dramaturgo. Una historia de Ciencia-Ficción y Anticipación, una Distopía que combina una temática y un universo Cyberpunk con un planteamiento argumental y un desarrollo claramente influidos por la obra de Philip K. Dick (y la de su predecesor A. E. Van Vogt). Su reflexión crítica sobre nuestra sociedad actual la emparenta también con distopías clásicas como Mercaderes del espacio de Frederik Pohl (también centrada en la publicidad) o Hagan sitio, hagan sitio! de Harry Harrison. 

[fuente: Twitter]

El novum que presenta Pedro Pablo Picazo parece surgido de un relato de Ray Bradbury: la posibilidad de que la ciencia consiga «traducir el lenguaje de los impulsos eléctricos, los que las neuronas producían a la hora de pensar, imaginar y soñar». Algo que podría tener infinidad de usos positivos, pero que termina al servicio de la todopoderosa maquinaria empresarial y se materializa en que los sueños de las personas sean patrocinados e incluyan publicidad (contextual y personalizada, al estilo Google Adwords), de manera que la población pierde su último reducto de libertad individual en favor de los intereses económicos, en medio de un vacío legal que los gobiernos son incapaces de regular. 

El protagonista, Félix, es un hombre común al que la publicidad onírica provoca ataques de ira, le impide conciliar el sueño y le hace derivar en una personalidad intratable. Esta agresividad le causó la pérdida de su empleo y de su familia e incluso una larga temporada en prisión, acusado de intentar robar un inhibidor de publicidad (un artículo de lujo al alcance de muy pocos) en su desesperación por poder dormir sin injerencias. Cuando comienza la novela trabaja como humilde empleado de limpieza en un supermercado. Su búsqueda del sueño articulará toda la trama de la novela, cuando Nash, su proveedor de sueños artificiales, le ponga en contacto con Onirium, un urdidor de sueños, que puede proporcionarle su nueva creación, que revolucionará el mercado y toda la sociedad: un sueño perfecto, tan perfecto que su propietario no querrá hacer nada más durante el resto de su vida que soñar. 



Este sueño está patrocinado se divide en treinta y tres capítulos numerados y un epílogo, y está narrada en tercera persona. Comienza directamente con el planteamiento, mostrando un sueño patrocinado de Félix y pasando a explicar el novum de la novela y presentar el escenario en la que transcurre: un futuro próximo no especificado (muy cercano en cualquier caso) de corte cyberpunk, donde los sueños son inducidos por las empresas e incluyen publicidad, las ensoñaciones se venden en tarjetas prepago y en el que las experiencias oníricas han reemplazado a las drogas, provocando dañinas adicciones al sugerente, un dispositivo que provoca la estimulación directa del cerebro, produciendo una placentero letargo y una evasión total de la realidad. 

Es destacable cómo Pedro Pablo Picazo ha logrado condensar en solo ciento noventa páginas un universo tan rico en ideas y en posibilidades, con todas las implicaciones que ofrecería el control de los sueños y su repercusión en la sociedad. La historia que narra va haciéndose más compleja y alambicada cada vez, llevando al lector a la duda sobre qué momentos de la novela son soñados por Félix y cuáles pertenecen a la realidad, e incluso si existe alguna diferencia entre ambas. Esta estructura de capas de cebolla en la que ilusión y realidad terminan por ser indistinguibles tiene un claro referente: Philip K. Dick, y diría que Este sueño está patrocinado (hasta el título tiene reminiscencias dickianas) sabe a historias como Ubik o el relato Podemos recordarlo todo por usted.

La novela juega con la publicidad desde las propias tapas,
con un diseño que imita al de un anuncio publicitario

El elemento distópico es acertado y tristemente factible, en cuanto magnifica los problemas sociales de la actualidad, acrecentados por un  uso indebido de la tecnología: la estratificación social (Félix es un ciudadano de tercera), el uso de Internet como sedante social (la nueva red, Mindnet, es una Internet mental a la que las personas están permanentemente conectadas, casi siempre consultando banalidades), el acceso a la tecnología como elemento que ensancha la brecha social, la economía de mercado por encima de los derechos de las personas, la supeditación de las políticas públicas a los beneficios de los empresarios, las drogas (aquí tecnológicas, como el sugerente) como evasión ante los problemas y como fuente de inacción y conformismo... como vemos, una hipérbole de nuestra situación actual, que puede llegar a producirse si ésta no cambia.

Y por supuesto está la publicidad, motivación del personaje y motor de la trama. Picazo hace una crítica no tanto de la publicidad en sí misma (como arte o como técnica) sino de su empleo por parte de la industria y de la ausencia de regulación que existe sobre la misma. Este sueño está patrocinado es una hipérbole del exceso de publicidad al que estamos sometidos, que ha superado la fase de vender productos y actualmente crea necesidades y moldea nuestros hábitos vitales y de consumo, e incluso nuestros valores y nuestra mentalidad. Publicidad que se vende como "no intrusiva" cuando en realidad lo es ya por ser inseparable del paisaje urbano y de nuestra experiencia cotidiana al leer, ver televisión, escuchar la radio o navegar por Internet. En esta línea, como ya comentamos, entronca con interesantes obras previas sobre el tema, como Mercaderes del espacio o el relato El túnel bajo el mundo, ambas del escritor de izquierdas Frederik Pohl, o con películas como la cáustica y desternillante Idiocracy de Mike Judge:



En cuanto a la parte formal, pueden destacarse tanto su corrección como la economía de medios que ha logrado el autor, lo que le permite como ya vimos comprimir un gran torrente de ideas en un texto de extensión ajustada. La narración es clara y la trama se sigue con facilidad, pese a la ambigüedad y el argumento deliberadamente confuso a los que ya hicimos referencia. El ritmo de lectura es alto, sin interludios ni apenas pausas, lo que combinado con su brevedad permiten terminarse el libro en unas pocas horas.

Este sueño está patrocinado es, en resumen, una novela de Ciencia-Ficción llena de significaciones, que combina elementos e influencias de las corrientes más mentales de la ficción científica (desde la saga de los No-A de A. E. Van Vogt, pasando por el mentado Dick hasta la New Wave y el Cyberpunk) y que ofrece una lectura cómoda y agradecida para reflexionar sobre nuestro modo de vida actual y cuestionarse el futuro al que nos avoca.





Este sueño está patrocinado puede adquirirse en la tienda Pulpture y en sus diversos puntos de venta. La primera versión en e-book puede encontrarse en Lektu

Escúchalo en El Sótano:




Compártelo:

23 de octubre de 2015

A muerte - Cris Miguel

En un aislado planeta donde los puestos de prestigio están solo al alcance de los hombres, y donde una única mujer ostenta todo el poder por encima de todos ellos, las alternativas para la represada población femenina son muy limitadas. La arena del circo es una de ellas. Allí, tan rápido tocas la gloria como te cubren de sangre, y la muerte acecha hambrienta en cada encuentro.

Con este primera novela corta, que tan bien hace de prólogo, nos sumergimos en el universo de Ecatinta, un desértico planeta de ciencia ficción donde han retrocedido hasta una suerte de época romana en la que los combates a muerte son el mayor y más solicitado entretenimiento.


Publicada en 2014, en su primera versión, 2015 para la nueva edición, A muerte es una novela de Cris Miguel. Escritora, publicista y editora de Pulpture. Administra el blog No me gustan los números. Ha participado en las antologías Conjura y El corazón hace pulp pulp

A muerte se publicó originalmente en el número 17 de la revista Ánima Barda (verano del 2014), y después se editó en formato electrónico, de forma gratuita, en la plataforma Lektu. Ahora, y por demanda popular, Pulpture publica una nueva edición en papel, un fix-up con nueva portada y con texto añadido. A muerte se convierte así en la primera entrega de una saga de la que Cris Miguel prepara ya la segunda parte. 


[fuente: Twitter]

Con A muerte, la diversión comienza a la hora de intentar clasificarla en algún género literario concreto. Es Ciencia-Ficción en cuanto transcurre en un planeta distinto al nuestro y nos consta que existen otros habitados, pero no es exactamente una Space Opera ni una Espada y Planeta, de las que no cumple ciertos requisitos argumentales. Tiene la épica de la Fantasía heroica pero no hay elementos mágicos o sobrenaturales. Para definirla, la propia editorial ha acuñado el término Péplum Galáctico, y con esa idea nos vamos a quedar: es una de romanos, pero en el espacio. 

La historia transcurre en Ecatinta, un planeta árido y desértico al que la radiación de sus dos soles impide crear y utilizar tecnología electrónica y electromagnética, manteniendo su sociedad en un nivel de desarrollo equivalente al de nuestra Edad Antigua. Ecatinta se rige por un Imperio, a cuyo frente se halla la emperatriz Apolina, la única mujer con poder del planeta, pues el resto de puestos de gobierno e influencia están copados por hombres. Para las mujeres, la única posición posible es la de "esposa y madre en la vida" o la que nos muestra A muerte: gladiatriz en el circo, luchando en violentos combates entre mujeres para entretenimiento y solaz del populacho.

Este bolsilibro es un pulp auténtico al 100%, simple, divertidísimo, que se lee a una velocidad frenética, e incluye todos los elementos que requiere la tradición de los mejores relatos de combates y espadachines, desde el Conan de Robert E. Howard hasta los Fafhrd y el Ratonero Gris de Fritz Leiber: muchísima acción, diálogos directos, argumento lineal con traiciones y sospechas, personajes estereotipados y unas gotas de erotismo. 

Portada de la primera edición

A muerte relata la existencia de diversas escuelas de gladiatrices, siendo la de Terentia la más destacada, la que más victorias acumula y la que mejores luchadoras produce: niñas de corta edad que Terentia, la directora, obtiene través de agentes como Emolión. Instructoras como Camilla tienen a su cargo alumnas desde los catorce hasta los veinticuatro años, que lucharán en la arena del circo organizadas por edades. Al inicio asistimos a la llegada de una niña nueva a la escuela, de mano de Emolión. Niña que no será importante en principio, pero permite a Cris Miguel presentar a los personajes principales y plantear las rígidas reglas que articulan el funcionamiento de las escuelas. 

Tras diversos entrenamientos y escarceos, en los que conocemos a luchadoras como Drusilla o la temperamental Unditafera, la acción nos lleva a la arena, en la que se respira un ambiente de conspiración y encerrona que no gusta nada a las experimentadas Terentia y Camilla, en la que hace su aparición la emperatriz Apolina y en la que disfrutamos de varios combates, narrados con pulso y con claridad expositiva por Cris Miguel, uno de los cuales termina con funestas consecuencias. 

A muerte se divide en siete capítulos numerados con guarismos romanos, que incluyen una pequeña ilustración al final de cada uno. Esta versión extendida incluye un Epílogo, que ocupa un cuarto de la extensión de la novela, que narra la compra de una portentosa luchadora en un pozo de lucha ilegal de los confines del Imperio y su llegada a la escuela de Terentia. En realidad es una precuela de la historia principal, y la propia Cris Miguel lo explica mejor en su blog




¿Es una novela feminista? Personalmente creo que no es esa su intención principal. El máximo poder lo ostenta la emperatriz Apolina, pero es una marioneta de los senadores, además de una joven displicente, frívola, veleidosa e indolente, ajena al dolor que causan sus caprichosas decisiones (es la única que puede decidir que un combate sea a muerte). Las gladiatrices son mujeres fuertes y poderosas, letales en la lucha, pero no son libres ni independientes, y su vida en las escuelas es dura y poco reconfortante, pues incluso pierden su nombre al ingresar en ellas. Los hombres que ostentan cargos mandatarios son mostrados como decadentes obesos y blandengues entregados al vino y a las comilonas pantagruélicas, pero no dejan de ser los que dominan la sociedad, en realidad. Ya dijimos que los caracteres están estereotipados como mandan los cánones del pulp.

El erotismo es velado, pero está ahí. La novela es sugerente. Comienza por la vestimenta vaporosa de las mujeres, que no usan ropa interior dejando entrever sus formas, y sigue por los atuendos de reminiscencias fetish de las luchadoras, de cuero y metal. Pero no se detiene en lo estético. Además de la propia idea una escuela de jóvenes encerradas entre las que en ocasiones nace más que una buena amistad y de las peleas de mujeres, tan inculcada en el fetichismo colectivo, está la tensión sexual entre Terentia y Camilla, aunque también haya una atracción más contenida y antigua entre Terentia y Emolión. 

En resumen, A muerte ofrece acción y diversión a raudales, una narración sencilla y fácil de leer y un entretenimiento sano para distraerse sin más pretensiones durante un par de horas. Cris Miguel logra el interés del lector sin esfuerzo, y deja sentado el universo de Ecotinta, del que ya esperamos nuevas aventuras, probablemente protagonizadas por la impulsiva, colérica, indisciplinada y orgullosa Unditafera.

The Arena (La rivolta delle Galiatrici) de Joe D'Amato y Steve Carver (1974)

A muerte puede adquirirse en la tienda Pulpture o en diversos puntos de venta. La versión electrónica puede adquirirse en Amazon. La primera edición puede descargarse gratuitamente en Lektu o leerse en el nº 17 de la revista Ánima Barda.


Escuchalo en El Sótano:




Compártelo:

20 de octubre de 2015

La llave de la eternidad - Gorka E.Argul

El joven periodista del New York Times, Patrick Stevens, recibe la misión de custodiar un objeto que resultará ser el más valioso del siglo XX. Descubrirá que el mundo que ha conocido ha ocultado muchos secretos. En tan sólo tres días y con la ayuda de instituciones como el M.I.T., el D.A.R.P.A. y el S.E.T.I., deberá resolver el enorme puzzle histórico que le permitirá conocer secretos del pasado que afectan a las raíces de la historia, y sin las cuales la tecnología de hoy en día no existiría.


Título: La llave de la eternidad: Thriller ficticio sobre las investigaciones de Nikola Tesla.

Autor: Gorka Eugenia Argul, de Barakaldo, País vasco. Escritor, técnico en telecomunicaciones, diseñador gráfico y divulgador científico, es un estudioso de la figura de Nikola Tesla. 

Año de publicación: 2014. Aquí vemos la segunda edición, de 2015. 

Género literario: Thriller, Intriga, Misterio, Aventuras, Acción, Espionaje, Ciencia-Ficción. 

"La llave de la eternidad" es un ambicioso proyecto de Gorka E. Argul, a cuya escritura dedicó cinco largos años, y con el que inicia una saga literaria, de la que ya prepara su segunda entrega. Se publicó inicialmente en la malagueña editorial Seleer, pero para la edición actual ha optado por la autopublicación.

[fuente: Twitter del autor]

La llave de la eternidad es una novela amplia, 440 páginas en su edición en papel, dividida en cuatro partes y en ciento un capítulos breves.

Como indica su subtítulo, es una historia construida en torno a la figura de Nikola Tesla, quizás el científico más fascinante e injustamente olvidado del siglo XX, un adelantado a su tiempo al que se le atribuyen ideas y proyectos propios de la Ciencia-Ficción, a quien otros investigadores robaron sistemáticamente sus invenciones y cuya carrera, vida y fallecimiento siguen hoy día rodeados de misterio, hasta tal punto que, a su muerte, el gobierno de los Estados Unidos requisó todos los documentos de su despacho. 

Pero La llave de la eternidad no es solo eso. Es una obra compleja, con una trama poliédrica en la que intervienen gran número de personajes, y que requiere una lectura atenta para capturar todos los detalles de la historia y no perderse, en la línea propia de los Thrillers de intriga y espionaje.

Un factor llamativo de la novela es la dificultad para establecer bandos, en el sentido de que no es una historia «de buenos y malos». Existe un protagonista principal, el periodista Patrick Stevens, pero la narración lo abandona en favor de otros personajes y sucesos durante gran parte del texto. En teoría, la acción principal, la que concierne a Patrick, se desarrolla en tres días, pero la segunda parte, por ejemplo, transcurre entre 1982 y 1990 en escenarios tan dispares como Kabul o Florida. 



Su narración, en tercera persona por parte de un narrador omnisciente, no es lineal, sino que hace continuos saltos atrás en el tiempo y el espacio, transcurriendo la acción en escenarios muy distintos y en diferentes épocas. El componente de Ciencia-Ficción permite a varios personajes -de longevidad sobrehumana- protagonizar acontecimientos durante largos períodos de tiempo (e incluso, en un capítulo, Patrick llegará a lo que parece una realidad alternativa, ofreciendo un momento desconcertante al estilo de Philip K. Dick). 

El punto de partida es la implicación de Nikola Tesla y de Albert Einstein en el conocido Experimento Filadelfia, en el que, supuestamente, un destructor de la armada estadounidense se habría vuelto invisible y después teletransportado. Ese mismo año 1943 fallece Tesla y sus documentos son confiscados por el gobierno. En esta ficción, Tesla guarda sus secretos en una caja de seguridad de su invención, y separa las dos llaves necesarias para su apertura. 

La genialidad de Tesla articula gran parte de la trama de la novela, pues Gorka E. Argul especula con que la tecnología que hoy poseemos y los proyectos ultrasecretos de variadas agencias gubernamentales emanan directamente de los diseños e investigaciones de este científico. Individuos y organizaciones se enfrentan, se persiguen engañan y traicionan a lo largo del texto, con hilos subargumentales que se prolongan durante años y que convierten a La llave de la eternidad en un thriller con un ritmo de lectura muy alto, en el que apenas hay tiempos muertos y en el que la acción es constante. Algo que gustará en especial a los amantes de las novelas de espionaje, pues los alineamientos no están siempre claros y las traiciones son la tónica, incluso a amigos y aliados en apariencia inquebrantables.

Tesla y sus inventos [fuente]

Los cinco años que Gorka E. Argul ha dedicado a su obra se notan en la complejidad de la trama y en el cuidado que recibe su extensa nómina de personajes (se incluye un dramatis personae al final, con iconos representativos para cada uno), en las referencias a tantas instituciones, agencias, experimentos y sucesos históricos; y en las cuestiones técnicas, que el autor domina como técnico en telecomunicaciones que es. De hecho, La llave de la eternidad tiene un evidente carácter divulgativo, e incluye muchas notas para ampliar datos. Vehículos, armamento, ubicaciones, ambientación... El conjunto es muy visual y cinematográfico, mostrando Gorka E. Argul tantas influencias literarias como audiovisuales.

En los aspectos a mejorar estarían varias erratas, un par de construcciones gramaticales que podrían mejorarse y lo signos de puntuación, en especial en los diálogos, donde se echan en falta signos de admiración e interrogación, y donde la coma se omite con los vocativos. Cuestiones que no empañan demasiado la lectura.

La llave de la eternidad resulta, en resumen, un thriller de intriga y acción en el que destaca su trama rica en ramificaciones y subargumentos, y que incluye elementos propios de la Ciencia-Ficción que le dan un toque diferenciador. No es una lectura ligera, pero su densidad satisfará en particular a los devotos del espionaje y el suspense.

Es también, por último, un hermoso homenaje y una acción divulgativa de la figura de Nikola Tesla, el hombre que desarrolló -entre otros avances- la corriente alterna, sin la cual nuestra vida sería hoy simplemente imposible.

Monumento a Tesla en las cataratas del Niágara. frente
a la mayor central hidroeléctrica del mundo [fuente]

La llave de la eternidad puede adquirirse en Amazon, en formato digital , y en papel con tapa blanda.

Compártelo:

14 de octubre de 2015

El Rey de Marte - Capítulo 1

Aquí está mi nuevo escrito. Tras casi seis meses desde la publicación final de Nómada, mi novela corta de Ciencia-Ficción, hoy presento y pongo a disposición (de manera libre y gratuita, como siempre) El Rey de Marte, un relato inconcluso ambientado en el mismo universo literario que Nómada. Si bien hace referencia a un personaje y a sucesos presentes en la novela anterior, puede leerse de manera independiente. 

Como siempre que escribo (algo que, por otra parte, no pensaba volver a hacer) no tengo muy claro ni si la historia va a proseguir ni cómo va a hacerlo, pese a lo cual deseaba publicar estas primeras líneas, con las que llevo trabajando desde hace cerca de cuatro meses. Sí, para mí escribir es un proceso lento y muy cansado, arduo y poco satisfactorio, y lo que otros hacen en una tarde a mí me lleva una eternidad, en la que abandono el texto durante semanas, le doy vueltas y lo retomo sucesivas veces.  

[Fuente: European Southern Observatory]

Así que este El Rey de Marte podría ser un hipotético (por el momento) primer capítulo de una nueva novela corta, que desarrolla un poco más el escenario y los acontecimientos presentados en Nómada, con la diferencia de transcurrir  un siglo en el futuro con respecto a aquella. Con él, he querido ahondar un poco en la cuestión de la Unión Europea como estado único y su posible nueva fragmentación, que significaría el regreso a las soberanías nacionales.

Creo que sería muy interesante asistir como espectadores a un proceso como ese, ver cómo se produciría en los distintos países (violento en unos, pacífico en otros), la recuperación de los rasgos identitarios, el renacer de los sentimientos nacionalistas, la descentralización de la toma de decisiones... Otro elemento principal de la narración es la religión católica, y he querido especular un poco sobre el papel de la Iglesia en una sociedad fundada sobre un ideario y una moral estrictamente católicas. 

La imagen que ilustra esta publicación es obra del European Southern Observatory y muestra una proyección de cómo sería Marte hace cuatro mil millones de años, cuando todavía existían en el planeta vastos océanos que cubrían gran parte de su superficie. Tal vez en el futuro, fruto de nuestras labores de terraformación, vuelva a tener un aspecto similar. El tiempo lo dirá. 




Compártelo:

8 de octubre de 2015

Sangre bajo la Luna - Lem Ryan

Nueva York, años 80. El detective privado Daniel Roerich es contratado por un magnate para que encuentra a su hija desaparecida. Al mismo tiempo, la ciudad está conmocionada por una ola de asesinatos tan sanguinarios como inexplicables. Las investigaciones de Roerich le llevarán a cruzarse con bandas juveniles, una misteriosa secta y lo que parece una manada de hambrientos lobos sueltos por la ciudad que nunca duerme.


Publicada en octubre de 1984Sangre bajo la Luna es obra de Lem Ryan, seudónimo de Francisco Javier Miguel Gómez (Barcelona, 1965). Escritor que desarrolló toda su carrera dentro de la literatura popular o de quiosco, escribiendo numerosos bolsilibros o novelas de a duro para la todopoderosa Editorial Bruguera y para su filial Ediciones Ceres (ECSA). En un ejemplo de precocidad, debutó con tan solo quince años, y vivió el ocaso del bolsilibro español firmando treinta novelas entre 1982 y 1986. Tras aquella Era Dorada abandonó la escritura durante años, pero la retomó con fuerzas renovadas y hoy edita de manera autopublicada o en editoriales pulp como Dlorean Ediciones


Sangre bajo la Luna fue editada en la longeva colección Selección Terror de Bruguera, que se publicaba semanalmente y en la que ocupó el número 587. Escrita cuando su autor contaba con apenas diecinueve años, es una de sus novelas más conseguidas, según los expertos en literatura popular. 

Lem Ryan [fuente: Athnecdotario incoherente]

Bienvenidos al pulp hispano, al auténtico género popular español. En algunas entradas ya había hablado del papel crucial que tuvo en mi educación lectora (en la de toda una generación, en realidad) la Editorial Bruguera, el leviatán omnímodo que dominó el mercado editorial español hasta mediados los años 80, cuando quebró (por la devaluación de la peseta frente al dólar y la escalada repentina del precio del papel). Si otrora hablamos de sus ediciones de clásicos de la literatura, hoy veremos un ejemplo de sus bolsilibros: pequeñas novelas de bolsillo de poca extensión, impresas en papel barato, que se vendían a precios muy bajos (de ahí su apelativo novelas de a duro. Para los amigos de fuera de España, un duro era una moneda de cinco pesetas, una cantidad de dinero irrisoria) y después se intercambiaban con amigos, se prestaban, se vendían al lote a traperías y rastrillos, se cambiaban en el quiosco por otros títulos o simplemente se dejaban en el asiento del autobús. Con géneros para todos los gustos (la romántica encabezada, como no, por Corín Tellado), las novelas venían firmadas habitualmente por nombres de resonancia extranjera (Silver Kane, Curtis Garland, Clark Karrados, Ada Coretti...) que en realidad escondían a Francisco González Ledesma, Juan Gallardo Muñoz, Luis García Lecha o Isabel Irigaray Echevarri. No era raro que un mismo autor usase varios sobrenombres. 

Lem Ryan vivió los últimos tiempos del bolsilibro, lo que no le impidió escribir Terror, Ciencia-Ficción (colecciones Héroes del Espacio, Conquista del Espacio, Basureros del Espacio), Thrillers de intriga (colección Punto Rojo), Western (colecciones Kansas, Bisonte, California) y hasta historias de deportes (colección Doble Juego).

Ilustración de Julio M. Freixa inspirada en la obra [fuente]

Sangre bajo la Luna es, como todo bolsilibro, una novela breve para leer en un par de horas. Setenta y seis páginas divididas en dos partes (¡Sangre! y La Luna) y siete capítulos, para una historia narrada en tercera persona por un narrador omnisciente que sin embargo deja en el aire algunos detalles menores, usando muy a menudo la locución adverbial «tal vez».

Lem Ryan ofrece una mezcla de géneros literarios: terror, fantástico y misterio por una parte, y novela negra y de intriga por otra, en un tono y estilo narrativos en la tradición del pulp y el hard-boiled más clásicos. Su protagonista, el detective privado Daniel Roerich, duro, cínico, descreído, irresistible para las mujeres, taciturno y aficionado al whisky escocés es todo un homenaje al gran Philip Marlowe de Raymond Chandler (que se cita en la novela) y a otros detectives afines como Sam Spade, de Dashiell Hammett. Si bien emplea todos los clichés del género noir americano, Ryan no usa la narración en primera persona habitual de aquella como ya dijimos.  

Roerich (del que no contaremos con una descripción física) es contratado por el millonario Mr. Ashton para encontrar a su hija Nathalie, pero este caso es una palanca argumental que nos lleva al centro de la trama: los asesinatos brutales que se suceden en la ciudad de Nueva York, especialmente en torno a un oscuro callejón del West Side, y en cuyo esclarecimiento se verá implicado Daniel Roerich sin quererlo, ante la inoperancia del cuerpo de Policía, al que por cierto el héroe perteneció en el pasado.

Varias novelas de Lem Ryan en otras tantas colecciones, incluyendo
las seminales La espada de Katham y Cazadores de vampiros

Lo cierto es que la trama está llevada con mucho oficio, sorprendente para una historia escrita a los diecinueve años, y resuelta con profesionalidad. Tanta como muestra el apartado formal, con una narración clara y un texto bien construido. El tono es sin duda efectista, por momentos casi de opereta, pero no olvidemos la intención popular de la novela, por lo que cada cliché, cada estereotipo, cada frase ampulosa y cada pleonasmo  tienen por objetivo epatar al lector. Es un estilo expresivo, hasta lírico en las descripciones, y logra la complicidad. Imposible no disfrutar de párrafos como este:

«Las sombras se tiñeron de rojo por unos instantes. Y todos los que se enteraron de que eso ocurría, los que, sobresaltados, llegaron a ponerse en pie, pues sus mentes estaban libres de las pesadas cadenas de la droga, sellaron su destino. Una muerte espantosa, rápida y escalofriante como sólo puede serlo esa clase de muerte que sorprende en los lugares olvidados y oscuros a los estúpidos ignorantes que se acercan demasiado a las cosas muertas, se ensañó aquella noche de luna llena con aquellos jóvenes.»

El texto sorprende por su crudeza, por su brutalidad hard-boiled, por sus descripciones explícitas de heridas y amputaciones (que incluyen cabezas arrancadas), por su erotismo (Roerich mantiene una relación abierta con su exuberante secretaria que en su época sería más que escandalosa y reprobable) y por tratar cuestiones como las drogas o las bandas juveniles, que pese a su óptica algo estereotipada no dejan de ser atrevidas.

La portada se recicló del nº 49 de la misma colección
[fuente (del dato y de la imagen) Novelas de a duro]

Como novela de terror destacaría el tratamiento del mito del hombre-lobo, su manejo del suspense y sus referencias literarias a los Mitos de Cthulhu y a su creador H.P. Lovecraft, y al clásico El sabueso de los Baskerville de Sir Arthur Conan Doyle, que se suman a otras como la ya mentada a Philip Marlowe, al actor Humphrey Bogart y a películas como Sunset Boulevard de Billy Wilder.

Las novelas de a duro se publicaban sin intención de perdurar, pero resulta llamativo que hayan llegado hasta nosotros, convirtiéndose en objeto de culto y coleccionismo. Sangre bajo la Luna es un ejemplo de que a aquellos currantes de la tecla les sobraba talento para servir historias entretenidas que cautivasen el interés del lector durante un par de horas de diversión sana, pero también de que atesoraban capacidades literarias para hacerlo (a contrarreloj) con una narración sólida y sin una coma fuera de sitio.


El legado: Historias de Sangre bajo la Luna

Sangre bajo la Luna es el bolsilibro más reivindicado y recordado de Lem Ryan y, para darle continuidad al universo literario, un grupo de escritores publican en la actualidad, bajo su sello Arachne y con el beneplácito del autor, una serie de novelas de bolsillo basadas en los personajes y escenarios creados por Ryan.

Tras un Verkami lanzado en 2015 y que no alcanzó su objetivo, con el que esperaban conmemorar el 30º aniversario de la publicación del original con el volumen Lem Ryan Presenta: Historias de Sangre bajo la Luna, que contaría con la participación del propio Ryan, finalmente han publicado tres novelas (por ahora) en Arachne, independientes entre sí pero todas protagonizadas por Daniel Roerich y por el detective cajún Chris Dubois.

Por el momento, los títulos publicados son:

Vendetta sangrienta, de José Antonio Herrera

Natividad de sangre, de Jorge del Río

No salgas de noche, de Julio Freixa

Compártelo:

1 de octubre de 2015

Voces del silencio - Tabitha King

Calliope «Calley» Dakin tiene siete años y es el ojito derecho de su padre. Pero su mundo infantil se desmorona cuando, durante un viaje al bullicioso Nueva Orleans, su adorado padre es secuestrado, asesinado y descuartizado por dos mujeres sin ningún motivo aparente. Después de esto Calley y su madre se ven atrapadas en una serie de extraños sucesos que las llevan a Pensacola, donde, en una casa que resulta ser idéntica a la de su difunta bisabuela, una enigmática mujer aguarda su llegada. Allí Calley descubrirá que puede oír voces que no son de este mundo y que este don es un arma que alguien quiere utilizar. Alguien que cometió un grave error al ordenar el asesinato de su padre, sin saber que el vínculo que los unía no podía ser destruido con la muerte.


Publicada en 2007, 2009 para la edición en castellano, Voces del silencio (Candles Burning) es obra de Tabitha King y Michael McDowell. Celebérrima por ser la esposa del rey del terror, Tabitha King tiene su propia carrera literaria, tanto en la ficción como en el ensayo. Además es una filántropa muy activa, que dirige las dos fundaciones familiares y participa en numerosas iniciativas ciudadanas y sociales. Los lectores constantes del autor de Maine siempre recordaremos que a Santa Tabitha King debemos la obra de su marido, pues rescató el borrador de Carrie de su papelera y fue su gran apoyo para superar su alcoholismo y numerosas adicciones. Voces del silencio es su primera novela traducida al castellano. 

Voces del silencio es una novela inconclusa de Michael McDowell, que falleció en 1999. Tabitha King la concluyó a petición de la familia de McDowell, de manera que ambos figuran como coautores. Michael McDowell es uno de esos autores que, pese a su prolijidad y talento (escribió numerosos guiones para cine y televisión, entre ellos BeetlejuicePesadilla antes de Navidad o la adaptación de Maleficio de Stephen King, además de publicar bajo diversos seudónimos) no son demasiado célebres entre el gran público, por lo que el nombre de Tabitha aparece destacado en portada en la edición española. Desconozco el grado de aportación de cada uno y lo tomaremos como una simple decisión comercial.


Lo primero a considerar es que Voces del silencio no es una novela de terror al uso, y quien busque una historia al estilo del marido de doña Tabitha se sentirá desilusionado. Su argumento y su desarrollo están mucho más cercanos a las historias de género fantástico propias de series como Amazing Stories o Tales from the Darkside, de las que McDowell fue guionista. Hay algo también de vieja novela de fantasmas a lo Una vuelta de tuerca de Henry James, y tanto su ambientación sureña como el uso del monólogo interior recuerdan, con la debida perspectiva, al universo literario de William Faulkner y su retrato de la decadencia del viejo Sur y de sus grandes familias. 

Voces del silencio transcurre en el sur de los Estados Unidos de América, entre los estados vecinos de Alabama y Lousiana. Está narrada en primera persona y en retrospectiva por su protagonista, Calliope Calley Carroll Dakin, cuando ya adulta rememora su infancia y juventud, marcadas por el asesinato de su padre.

Todo comienza en 1958, en Alabama, donde Calley vive con su familia. Su padre, Joe Cane Dakin, de origen humilde, ha labrado con esfuerzo un pequeño emporio, una red de concesionarios de automóviles Ford. Su madre, Roberta Ann Carroll, es una belleza sureña de buena familia. Al inicio de la novela, Calley tiene siete años y su hermano Ford once. 

En un viaje de negocios, toda la familia se desplaza a Nueva Orleans, donde Joe Cane Dakin es secuestrado, torturado, asesinado y descuartizado por dos mujeres, por motivos en apariencia económicos. Calley se aloja con su madre y hermano en la casa de su abuela Mamadee Carroll, en Tallahasse, Alabama, donde se les revela que su padre tenía abundantes deudas y que están en la ruina. Una noche, la madre de Calley la toma junto con algunas joyas y objetos de valor y ambas huyen, renunciando a la tutela de su hijo Ford y refugiándose en la casa de huéspedes Merrymeeting, propiedad de la señora Verlow, una amiga de la familia, en Pensacola Beach, Lousiana, donde Calley crecerá aislada del resto del mundo y conviviendo con un don sobrenatural: puede escuchar a los fantasmas y comunicarse con ellos. 

Michael McDowell

Toda la narración y ambientación de Voces del silencio tienen un fuerte componente emocional, nostálgico, de recuerdos de épocas pasadas y experiencias asociadas a la niñez y al crecimiento personal. Los autores brindan a Calley una voz narrativa capaz de transmitir la percepción del mundo correspondiente a la edad que tiene en cada momento de la novela, logrando la tan ansiada suspensión de incredulidad: llegamos a creernos a una Calley de siete años asistiendo a los hechos, con conclusiones y ocurrencias de niñita, que resultan emotivas por su candidez y en ocasiones hacen reír por su ingenuidad.

El elemento fantástico empapa también todo el texto, con detalles como que Merrymeeting, la casa de la señora Verlow, sea idéntica hasta lo más minúsculo a la casa de la bisabuela de Calley, que ardió hasta los cimientos en el pasado; que el baúl que contuvo el cadáver de Joe Dakin se aparezca una y otra vez en lugares inospechados, aún oliendo a sangre, o que existan objetos y lugares que parecen abrir puertas al pasado. Sin olvidar la capacidad de Calley para imitar a la perfección voces de otras personas o para escuchar a los fantasmas y hablar con ellos, algo que llevará gran parte del peso argumental.

El componente costumbrista está muy presente, con un retrato de la sociedad sureña desde los años 50 hasta los 70 en los que sobresalen dos elementos: el racismo y el clasismo. Asistimos a una sociedad segregacionista en la que existen escuelas para blancos y escuelas para negros, igual que iglesias para blancos y para negros. Negros que no pueden usar los mismos taxis que los blancos, aunque ya pueden sentarse en los mismos asientos que ellos en el autobús desde que boicotearon el transporte público tras el incidente de Rosa Parks, citado en el texto. La amistad de Calley con Roger, un niño negro hijo de una de las empleadas de Merrymeeting, es objeto de escándalo, y se le recomienda que ni ella ni Grady, su otro amigo, de raza blanca, alternen con él para evitar problemas a todos.


Pero la segregación no solo se da entre razas, sino también entre las personas blancas: la extracción social marca para siempre a una persona. Vemos como es frecuente anteponer el apellido materno al paterno o al adquirido por matrimonio (Roberta Ann Carroll Dakin; John Cane Dakin) y un importante motor de la trama es la diferencia de status entre la familia materna de Calley, los Carroll, pudientes y con abolengo, y los Dakin, familia paterna innumerable cuyos miembros malviven al borde de la indigencia y la marginalidad. Vamos, lo que allí se conoce como white trash.

Insisto, Voces del silencio no es una novela de horror común. Los momentos más explícitos son la descripción de la tortura y asesinato del padre de Calley, por una parte, y la muerte de Mamadee Carroll, cuyas descripciones llegan al gore, mientras que después presenciamos varios encuentros de Calley con diferentes fantasmas, algo que tiene más carácter fantástico que terrorífico. Algunos personajes, como la señora Verlow, son inquietantes y se vuelven sobrecogedores cuando Calley relata sus actos ocultos, como envenenar a otras personas o mantenerlas drogadas durante años sin que éstas lo perciban. Muchos la ven como un drama, e incluso como una novela negra, en cuanto su argumento gira en torno al asesinato de Joe Cane Dakin, las pugnas legales por su herencia y la de Mamadee, la intriga de descubrir el móvil que condujo al asesinato y los secretos que esconden, durante años, los diferentes personajes involucrados en la trama.

En ese aspecto no es una novela trepidante, ni resulta adictiva o con un ritmo que quite el aliento. En varios de sus sesenta y ocho capítulos tenemos la sensación de que la historia no avanza, y que se contagia del ritmo de vida perezoso y lento de Merrymeeting, la tranquila casa de huéspedes de una pequeña isla en un lugar pequeño y retirado como Pensacola Beach. La narración de los autores, a través de los recuerdos de Calley, se detiene en detalles costumbristas y se recrea en el carácter e incluso el vestuario los personajes, que para mi gusto son uno de los puntos fuertes de la novela: la relación tormentosa entre Calley y su madre Roberta Ann (una mujer frívola, materialista, ególatra, inmadura, interesada, displicente, melodramática y cruel) es ejemplo del citado clasismo y del peso de los convencionalismos sociales de la época: para su madre, Calley es un estorbo, un lastre, una molestia, cuyo mayor falta es «ser una Dakin y no una Carroll».

Un clan de escritores: Joe Hill, Tabitha King, Kelly Braffet y su marido Owen King,
Stephen King y Naomi King. El corgi es de Joe y se llama McMurtry [fuente]

Los autores logran que las estiradas damas sureñas nos caigan realmente mal, y que Calley salga reforzada como toda una heroína de novela clásica, y que disfrutemos con sus desquites cuando sea al fin dueña de su vida y todos los hilos argumentales que la narración va dejando abiertos se cierren al desenlace y todas las piezas encajen para que el misterio quede resuelto.

Las opiniones sobre Voces del silencio son encontradas. Personalmente disfruté del estilo narrativo de los autores, plagado de onomatopeyas y juegos de palabras (que se traducen en el propio texto), de los pasajes líricos, de los paisajes y lugares descritos sin escatimar adjetivaciones, del uso del monólogo interior y de la atmósfera de ensoñación y emotividad que logran. No es una excelente novela de terror ni una novela negra que asfixie con su suspense, pero es una gran historia sobre una saga familiar llena de secretos terribles, de personas calculadoras e indolentes, con intenciones veladas y que se tratan con crueldad entre sí; y de intrigas, engaños y retorcidas maniobras prolongadas durante años. Y sobre todo ello es la historia personal de una mujer, Calley, que se sobrepone a la sociedad y al modo de vida que la condenaron por algo tan nimio como ser poco agraciada y apellidarse Dakin, y supera sus fantasmas, tanto en sentido figurado como literal.

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes