29 de agosto de 2015

Plug & Play - Antoloxía galega de ciencia ficción erótica - Varios Autores

A ciencia ficción é o campo máis fértil da literatura para a experimentación, Non foron poucos os biólogos, astrofísicos, enxeñeiros ou sociólogos os que empregaron o xénero para pór a proba ou divulgar as súas teorías. E, como non, o sexual e o erótico non podían ficar fóra, dado que o límite das posibilidades -máis ou menos perversas- que nos ofrece a ficción anticipativa é a nosa propia imaxinación.

Neste volume xuntamos algunhas das grandes figuras da literatura galega, xunto con outras novas promesas do fantástico, para conformar a «Primeira antoloxía galega de ciencia ficción erótica», seguindo o ronsel que no seu momento comezaron Samuel R. Delany, Philip José Farmer, Robert Silverberg ou Thomas N. Scortia entre moitos outros. Atréveste a conectar e xogar?


Publicada en 2015, Plug & Play. Antoloxía galega de ciencia-ficción erótica  recolle relatos de Mariña Pérez Rei, Manuel Lourenzo, Xesús Costenla, Roque Rei/Xerardo Méndez, Ramón Caride Ogando, María Alonso Alonso e Moncho Mariño.

Xa integrada de cheo en Urco Editora, a antes editorial e agora selo Contos Estraños antologa sete relatos de oito autores galegos, que teñen como tema transversal o erotismo e a sexualidade, enmarcados en escenarios especulativos e anticipatorios propios da ficción cientifíca. 

Este volume pódese considerar un fito da literatura galega, sendo a primeira vez que se compilan textos desde subxénero na nosa lingua. Para a ocasión, Contos Estraños apresenta a obra cunha edición moi coidada, a habitual nos seus produtos. Encadernación, calidade do papel, maquetación, impresión e deseño (portada de José María Picón) excepcionais nun libro para atesourar. Vexamos os relatos, un por un:



Ío cuarta de Mariña Pérez Rei: É o relato de maior erotismo e sensualidade da escolma, clasificable dentro do subxénero cyberpunk. Nun mundo futuro no que a humanidade comprende a humanos biolóxicos e clónicos, androides e ciborgs, Ío é Acompañante ciborg, atribuido sexo feminino, unha muller condicionada e preparada (mediante engadidos cibernéticos) para proporcionar pracer sexual sen implicacións emocionais nin establecer vencellos. Un xeito de prostitución institucionalidada para satisfacer as necesidades elementais dos cidadáns sin interferir na súa produtividade nun mundo gris, frío, deshumanizado e apersoal. Ío, que ten inhibida (a través dus sensores conectados á súa columna vertebral) a capacidade de experimentar emocións irracionais como a paixón ou o namoramento, desconecta o seu condicionamiento para sentir amor por vez primeira, descubrindo no sexo unha dimensión nova e unha liberdade nunca experimentada. O eterno mito da procura da humanidade por parte dos seres artificiais, unha constante da Ciencia-Ficción dende Frankenstein, escrito nun estilo lírico e moi suxerente, cheo de voluptuosidade.




Protogaia, o paraíso de Manuel Lourenzo:  Ao igual que no anterior, neste relato o erotismo está presente durante todo o texto. Lourenzo prantexa unha sociedade marcada por una rixidez total das relacións sexuais, reguladas por lei. En troques, o turismo sexual é unha realidade socialmente aceptada e promovida. Un planeta comeza a gañar pulo como destino para tal fin: Protogaia, o paraíso perfecto da sexualidade e a concupiscencia, onde todo é posible, onde os habitantes préstanse a calquera práctica amatoria, sexa a que sexa. Dunha beleza inigualable, sempre solícitos, sempre receptivos, sempre dispostos, os homes e mulleres de Protogaia aman a liberdade por riba de todo: non existen compromisos e cada día no planeta é unha nova experiencia, máis excitante e imaxinativa que a anterior. 

Protogaia agocha un secreto, xogando o autor coa idea do sexo como instrumento de control e de sumisión da vontade, e o relato, no seu transcurso, vai achegándonos ao terreo de clásicos da Idade de Ouro como Amos de títeres de Robert A. Heinlein ou Ladróns de corpos de Jack Finney. O xeito explícito de referirse ás diferentes prácticas sexuais achega o erotismo do texto á pornografía. 

[fonte: Faro de Vigo]

Preta pretinha de Xesús Costenla: Un escenario distópico e un argumento postapocalíptico. De novo vemos o tema do sexo como ferramenta de control da vontade. Unha ameaza do espacio exterior, amorfa, acéfala, indefinida, non identificable, ten escravizado aos habitantes da Terra, que subsisten en condicións infrahumanas, traballando sen descanso en plantacións de eucaliptos (ubicaráse cecais na Galiza?), alimento do invasor, e malvivindo amoreados en barracóns insalubres, sen posesións persoais, roupa nin autonomía persoal, coa súa individualidade e dignidade totalmente anuladas. 

Un dos presos, namentres tenta entender e descubrir cómo puido ser escravizada a Terra sen opor resistencia, con tanta facilidade e rapidez, so atopa o acougo cando chega a noite e é visitado nos seus sonos por Preta Pretinha, unha muller de raza negra que, sen falar, lévao a prácticas eróticas de todo tipo, narradas de maneira moi explícitas por parte de Costenla, facéndoo disfrutar de sensacións tan vividas que lévano a dubidar se Pretra Pretinha existe realmente ou se é só unha ilusión. O mundo onírico resulta moi sensual no senso do termo, pois abrangue todos os sentidos. 

[fonte: web do autor]

Reproducción asistida. A pena negra de Roque Rei e Xerardo Méndez: Dous relatos nun, pois A pena negra é un relato enmarcado dentro de Reproducción asistida. Éste está narrado con humorismo, e novamente trata sobre o desexo de humanidade das intelixencias artificiais, que pese a ser superiores en capacidade de cómputo e lóxica, eficiencia, productividade e infalibilidade que os seus creadores, anhelan destes a súa capacidade de experimentar sentimentos. 

Unha supercomputadora, que supervisa e controla unha longa viaxe interplanetario, atópase fastiada da soidade e do aburrimento (é o malo  de construir computadoras con conciencia de si mesmas) e tenta comprender a pulsión reproductora do ser humano e a súa teima polo sexo e o erotismo. Tras acceder a textos clásicos como O amante de Lady Chatterly de D.H. Lawrence, remata lendo A pena negra, onde un humano narra o seu romance cunha muller durante unha viaxe a unha reserva natural, e o sentimentos que experimentou canda ela. 

Non posúe unha grande carga erótica, pese a describir os encontros sexuais de forma explícita (usando eufemismos curiosos para os órganos reproductivos), pero é salientable como relato de Ficción científica dura, polo seu ton especulativo en canto ao futuro da Terra e a carreira espacial, e polo seu sentido do humor. 

Andas a tentar de desconectarme, Dave?

Hendra de Ramón Caride Ogando: O relato do primeiro espada de Ficción Científica galega non é exactamente un relato erótico, ou eu véxoo máis como unha historia romántica. O argumento é moi clásico, no senso desas historias de avanzada nas que un grupo de exploradores ou colonos humanos, isolados nun mundo alleo, enfróntase a unha ameaza sen rostro, ominosa e difícil de identificar, que lévaos á paranoia, vivindo nunha tensión constante, incrementada polo descoñecemento daquelo que os ameaza.  

O relato de Caride non ten implicacións eróticas-románticas até a conclusión, pero ofrece unha visión apaixoante da vida nunha colonia mineira do espazo exterior e das emocións dos seus habitantes, resultando un cadro moi psicolóxico, moi interior. O desenlace resulta inesperado, e supón unha volta de porca áos desenvolvementos habituais das narracións de last man standing.



Aokigahara de María Alonso Alonso: Un relato de inspiración e ambientación xaponesas, que mestura Fantasía heroica e Ciencia-Ficción. O Aokigahara («mar das árbores») é unha fraga ao pé do monte Fuji, no Xapón, coñecido por ser un lugar recomendado para o suicidio. Centos de corpos atópanse pendurados das árbores dende hai décadas, e o seu número vai en aumento ano tras ano, malia as tarefas de búsqueda e retirada que se realizan. Paradóxicamente, tamén é unha atracción turística de primeira magnitude. 

María Alonso xoga coas lendas sobre os espíritus dos mortos que o habitan, e coa tradición pola cal as familias humildes abandoaban nel aos seus membros máis febles nas épocas de fame negra. O escenario é un mundo postapocalíptico «que xa non existe», no que as escasas supervivintes só poden concebir descendencia se só fecundadas por Yōkai, unha entidade metade deusa e metade robot. A narración ten un ton máis romántico que propiamente erótico. 

 Aokigahara, a fraga dos suicidios [fonte]

Unha praia vermella moi lonxe de Moncho Mariño: É o relato máis longo da compilación, case unha novela curta, con cincuenta páxinas e varias partes. Inclúe un relato enmarcado, extractos de O libro dos chasmata, unha obra que lé a protagonista. O compoñente erótico redúcese aos encontros sexuais entre a protagonista e a súa amante, unha relación ilegal porque no escenario de Mariño a homosexualidade ten sido prohibida. 

Prantexa un mundo futuro no que a Humanidade, trala sobreexplotación e esgotamento dos recursos naturais, embarcou nunha guerra total que reduciu drásticamente a poboación e provocou a infertilidade da case toda a poboación mundial (razón pola que se prohibe a homosexualidade e todo o que reduza aínda máis as posibilidades de fecundación). A protagonista é unha militar, a bordo dunha misión de exploración interplanetaria. 

O sexo que presenta Mariño resulta arisco, violento, danino, mantendo a protagonista unha relación tóxica coa súa parella, en liña coa sordidez xeralizada do ambiente no que se atopan. Sen dúbida o mellor do relato é a súa capacidade de especulación e o seu exercizo de Ciencia-Ficción política e social.


Os relatos de maior carga erótica serían  Ío cuartaProtogaia, o paraíso, Preta pretinha e Pena Negra namentres que no resto é máis velada ou case anecdótica. De calquera xeito, todos os relatos son salientables en canto a súa proxección de problemáticas sociais e preocupacións do noso presente en escenarios hipotéticos onde reflexionar e especular sobre elas. Abrangue ademáis diversos enfoques do xénero (hard e soft) e subxéneros (distopía, ciencia-ficción social, cyberpunk...) todo o cal converte a escolma nunha variada e recomendable leitura de Ficción científica. 



Onde acadalo: 

Pódese mercar en calquera libraría do país ou na páxina web do Consorcio Editorial Galego. 

Datos de interese: 

A editorial gábase de ter reunido, xunto con novas e prometedores voces,  a primeiras figuras da literatura galega, e esto non é falar barato. Recapitulemos:

Mariña Pérez: Premio Eusebio Lorenzo Baleirón, premio Manuel Lueiro Rei, premio Antón Avilés de Taramancos.
Manuel Lourenzo: Premio Merlín, premio Barco de Vapor, premio Estornela, premio García Barros, premio Café Dublín, premio Carvalho Calero, premio Xerais, premio Blanco Amor. O seu relato nesta antoloxía está tirado do libro Infedilicidades, premio Narrativas Quentes da editorial Edicións Positivas.   
Xesús Costenla: Premio Torrente Ballester, premio Asociación española de críticos literarios, premio Manuel García Barros.
Ramón Caride:  Premio Blanco Amor, premio Café Dublín, premio Cidade de Ourense, premio Lueiro Rey, premio Risco, premio Merlín, premio Frei Martín Sarmiento


Ficha técnica:

Varios Autores
Urco Editora
Formato: Rústica con capas plastificadas e fornecidas
Páxinas: 167
Data de publicación: Xullo de 2015
ISBN: 978-84-942971-7-5
Prezo: 15 euros

Compártelo:

18 de agosto de 2015

El todopoderoso Shikaku - Naoko Tanigawa

Shikaku es el dios del dinero. El culto a esta desconocida deidad se expande como la pólvora, pues si sus fieles lo invocan y se hacen con uno de sus talismanes a través de su página web, verán cómo sus riquezas se multiplican. Sus prodigios parecen auténticos, pero ¿existe de verdad Shikaku? ¿Quién o qué se oculta detrás de esta divinidad? ¿Cuál es el auténtico objetivo de su página web? Minami, sumida en la depresión desde que se divorciara diez años atrás, será quien más se acerque a conocer la verdad que esconde este nuevo culto en el Japón de hoy. 

Los distintos narradores de esta obra, en la que abundan las referencias a fenómenos culturales de masas (como las idol AKB48), a marcas comerciales y personajes populares muy conocidos o a desastres naturales tan tristemente memorables como el tsunami que arrasó la costa de Tōhoku en 2011, nos ofrecen una original puesta en escena para esta historia que fue galardonada en 2012 con el Premio Bungei y que, sin estar exenta de ciertas notas de humor y sarcasmo, invita a que reflexionemos sobre asuntos tan delicados como el valor que en la sociedad actual se otorga al dinero y a la religión.


Publicado en 2012 (en japonés, 2015 para esta traducción al castellano), El todopoderoso Shikaku (O-Shikaku-sama) es una novela de Naoko Tanigawa. Fue redactora freelance en varios periódicos y revistas, escribiendo artículos sobre temas tan dispares como los caballos o la moda femenina. En el 2012 ganó el prestigioso premio Bungei, que concede la editorial Kawade, por este O-shikaku-sama (El todopoderoso Shikaku), consolidándose como escritora de ficción. Sus primeros artículos se recopilaron  bajo los títulos Keiba no kuni no Arisu (algo así como Alicia en el país de las carreras de caballos), de 1991, y O-yofuku wa ureshii (más o menos La ropa me hace feliz), de 1994. Nació en 1960 y vive en las islas Gōto. 

La editorial Chidori Books, en un ejercicio de valentía, se ha especializado en publicar en castellano grandes obras de la literatura japonesa, clásicas primero y ahora también contemporáneas, como esta que hoy vemos. Traducen directamente del japonés, labor compleja en cuanto a la traducción se debe sumar el acercamiento de una cultura tan lejana y diferente de la nuestra. Como es habitual en las editoriales independientes y en justo reconocimiento de su mérito, el nombre del traductor, Héctor Tortajada Bernal, consta en portada bajo el de la autora.


Vaya por delante, antes de comenzar, que soy un total ignorante de la literatura japonesa (ni tan solo he leído a su primer espada contemporáneo, el eterno candidato al Nobel Haruki Murakami) y de su cultura, tan cara y fascinante para muchos, en especial los más jóvenes. Como todos, crecí con los estereotipos sobre los japoneses y su sociedad: eficientes y aplicados, silenciosos, discretos, educados, pulcros, cívicos, ceremoniosos y respetuosos hasta el extremo con la tradición, a la vez que siempre en vanguardia de la innovación tecnológica. 

Leyendo El todopoderoso Shikaku, y a raíz de ello investigando un poco, descubro que en Japón se considera de mala educación hablar de dinero. Las conversaciones jamás deben girar en torno a él: a quien hable sobre dinero se le considera una persona avara, sucia y de mal gusto. El dinero es casi un tabú: dejar propina es un insulto y los billetes y monedas se manipulan ocultándolos de la vista. Por ello, y como veremos, El todopoderoso Shikaku, para la mentalidad japonesa, puede resultar escatológico y hasta obsceno por momentos.

Sin embargo, y a mi juicio, Naoko Tanigawa no desea escandalizar ni disgustar, sino mover a la reflexión sobre un tema que debería ser cotidiano por su mera existencia, por su omnipresencia en la vida de las personas. El dinero mueve el mundo, simplemente. Aquí y en Japón.

Los cajeros, altares del dios Shikaku.

Lo primero que conviene destacar de El todopoderoso Shikaku es su curiosa estructura narrativa. Carece de capítulos, encabezamientos o divisiones de ninguna clase. Es una novela polifónica, en la que cinco personajes se turnan en la narración en primera persona, resultando un mosaico de los cinco puntos de vista sobre una misma historia. Historia que comienza in media res, sin introducción, y que va ofreciendo la información sobre los antecedentes a medida que transcurre. Es decir, no sigue el clásico esquema introducción-nudo-desenlace. Entre cada escena solo hay un salto de línea, y puesto que no indica con ningún epígrafe qué personaje está narrando, lo deducimos al leer las primeras líneas de su texto. Naoko Tanigawa otorga a cada personaje su código, su propia manera de expresarse, que se percibe sobre todo en el léxico, que Héctor Tortajada ha trasladado a expresiones propias del castellano de España («está fetén», «Te estás mosqueando», «Me quedé a cuadros...»).

Ambientada en Japón en 2011, sobre el que pesa de manera ominosa la consternación y el dolor causados por el terremoto y su derivado tsunami de Tōhoku, narra la vida de una familia y la irrupción en sus vidas de Shisaku, el dios del dinero, una deidad de nuevo cuño cuyo culto se propaga a través de Internet y promete multiplicar las ganancias económicas de sus fieles. 

Los miembros de la familia protagonista y narradores alternos son: Yōko, la madre. El padre, cuyo nombre no se cita, profesor jubilado. Asami, la hija menor, asistente social, casada y con una hija adolescente, , que ha decidido no comer carne por compasión hacia los animales. y Minami, la hija mayor, que tras divorciarse ha permanecido diez años encerrada en casa, víctima de una profunda depresión, medicada y con graves problemas psicológicos, que subsiste escribiendo frívolos reportajes de prensa y falsas opiniones de compradores en tiendas online. Minami podría ser en cierto modo un trasunto de la propia Naoko Tanigawa, al menos comparte con ella la ocupación de escribir artículos sobre caballos y otros temas poco trascendentes.

Las diferentes loterías japonesas tienen su lugar en la novela

Todo comienza cuando Yōko sospecha que su marido podría estar engañándola, pese a que ambos median la setentena. Cuando pide a sus hijas que lo sigan, éstas descubren que se reúne cada día con cuatro mujeres de mediana edad, que lo han tomado por un enviado de su dios, Shikaku, la deidad del dinero. Él, hombre de mentalidad tradicional, desprecia el dinero, e intenta que las mujeres entren en razón y abandonen su extravagante credo, pero la historia se complicará cuando su propia hija Minami se vea enredada en esa nueva religión.

Como refiere la novela, Shikaku significa cuadrado, rectangular o, por extensión, cualquier cosa con cuatro esquinas (existe un popular pasatiempo japonés con ese nombre). Por tanto, hace referencia a la forma de los billetes. El culto a Shikaku se difunde a través de una página web, que cada día informa de qué cajeros automáticos serán «templo con subida de nivel temporal», purificando los billetes que se introduzcan en ellos y sirviendo como lugar de oración. De igual modo, la web vende amuletos en blanco, papeles del tamaño de un billete, que cuestan diez mil yenes (en el momento de escribir esta entrada, 10000 yenes son 72,40 euros).

En evidente para cualquiera un poco juicioso que el culto a Shikaku es un timo en toda regla. Quinientos yenes (3,62€) cada vez que se entra en la página y diez mil por un papel en blanco así lo demuestran. Pero la reflexión de Naoko Tanigawa se centra más en la presencia social del dinero, el uso final que se le da y la imagen que transmite de las personas.

Un salón de Pachinko, las tragaperras japonesas

Veamos: con el tsunami de Tōhoku como fondo, una conversación se repite varias veces en la novela. ¿Qué cantidad de dinero es adecuado donar a las víctimas del terremoto? ¿Mil yenes, diez mil, cincuenta mil? ¿Es más importante el montante o la mera voluntad de ayudar? En un charla entre Minami y su sobrina, concluyen que está feo preguntar. Minami es abordada en una sala de pachinko por un joven que recauda dinero para la causa y ella le reprende por pagarse un café con parte de la colecta, para que él después la abata confesándole que ha recaudado más de un millón de yenes y donado personalmente doscientos cincuenta mil. En resumen, dinero sobre la mesa, algo que como reflexiona Minami, personaje central de la novela sin duda, no debería ser vergonzante.

Pero si lo es, entonces la escena del viejo profesor y sus cuatro alumnas observando con lupa un billete y sus peculiaridades puede resultar casi pornográfica para un lector japonés. Hay algo obsceno en cuatro personas manifestando abiertamente su pasión por el dinero y su obsesión por el ahorro. La autora lo compensa con momentos de humor, resultando una novela equilibrada en cuanto a su tono, en la que Taniwaga muestra la suficiente autoridad narrativa para hacerla creíble.


Las idol AKB48, en una de sus múltiples formaciones

Por otra parte, contiene numerosas referencias a elementos culturales japoneses, tanto tradicionales como populares o relativos a la cultura de masas: marcas comerciales, mascotas kawaii como Kumamon, alimentos comunes y la aparición del fenómeno idol AKB48, que tendrán un papel relevante en la trama. El libro incluye un amplio glosario de términos para aquellas palabras o conceptos no trasladables al castellano. 

El todopoderoso Shikaku no es muy extensa, y se lee rápidamente. Su mayor interés es acercar una cultura lejana y reflexionar desde su punto de vista sobre cuestiones como el dinero, la religión, el medio ambiente, el respeto a los animales, la depresión y los trastornos alimentarios, el matrimonio o la herida abierta por el terremoto de Tōhoku y subsiguiente catástrofe humanitaria. Puede resultar chocante para algunos su falta de estructura narrativa o su reparto desigual del peso entre los diferentes personajes, pero en resumen es una obra interesante, y una buena forma de acercarse a la literatura japonesa contemporánea. 




El todopoderoso Shikaku puede comprarse en la propia página de la editorial o en Amazon.

Compártelo:

15 de agosto de 2015

Derradeiro bis en catro-corenta - Tomás González Ahola

Cincuenta anos dan para moito no mundo das verbenas. Todas as historias que nel foron e serán nos se poderían contar no limitado tempo de vida dun ser humano. Tampouco os desacougos, os infortunios, o insomnio e os milleiros de quilómetros ás costas se poderían narrar con xustiza nun feixe de páxinas. 

Derradeiro bis en catro-corenta é unha ficción feita con retallos de realidade. Esta novela combina as visións e as vidas de múltiples personaxes involucrados no tecido do ocio estival galego, desde o músico que ollou ao longo de cincuenta anos a auxe e a decadencia das verbenas, até o cantante de moda, que sae á escena acelerado pola cocaína. 

Ás veces os cadros son crus, ás veces, desacougantes, surrealistas por momentos. Algúns mesmo nos fan sorrir, case sempre amargamente. 

Todos os personaxes e historias deste crebacabezas son pura ficción, malia que moitos dos que vivimos ás interminábeis noites de verán e os amañeceres na estrada, rumbo a outro lugar, nos veremos reflexados, cando menos, nalgún momento. 


Publicada en 2015, Derradeiro bis en catro-corenta é obra de Tomás González Ahola. Escritor, editor, impresor, licenciado en filoloxía clásica e traductor do inglés e do finés. Creador das editoriais Urco Editora e Contos Estraños. Traballou moitos veráns como músico de verbena, experiencia da que tirou esta novela. 

Derradeiro bis en catro-corenta é unha obra personalísima de Tomás González Ahola, desvencellada da súa actividade cotiá como editor e responsable de otros proxectos literarios. Por iso optou pola autopublicación dunha novela que supón unha catarse da súa propia experiencia de anos traballando como músico de orquestra, reflectindo o seu coñecemento de primeira man dos clarescuros do mundo da verbena galega e as súas miserias. 


Se cada pobo ten que escribir as súas historias a partires dos seus propios feitos diferenciais, os galegos temos terreo abonado para a novela negra no mundo das festas tradicionais e das orquestras que as amenizan. Máis de duascentas formacións de todo tipo percorren a xeografía galega de festa en festa. Case a metade pertencen ao mesmo empresario, a día de hoxe acusado de fraude fiscal millonario. Milleiros de músicos (e outros traballadores como conductores ou técnicos) integran estas orquestras: homes e mulleres en diferentes situacións de precariedade laboral, malcomidos e maldurmidos, que arrastran sono atrasado, a vergoña de tocar en playback, xornadas de traballo maratonianas e milleiros de quilómetros de estrada en vehículos mellor ou peor conservados.

Veño de etiquetar Derradeiro bis en catro-corenta como Novela Negra, pois sen ser unha historia policíaca ou detectivesca reflicte un entorno escuro, sórdido, degradado e mesmo delictivo, no que conflúen o crime, as prácticas empresariais mafiosas e o consumo masivo de cocaína.

As vivencias dos distintos personaxes que protagonizan a novela teñen que ser por necesidade dramáticas. Porén, o texto amosa un sentido do humor negro e ácedo, ese humor nacido da resiliencia e que atesouran persoas e pobos afeitos ao sufrimento sostido, que atopa beleza na miseria e que emparenta aos músicos pachangueiros de Ahola cos mineiros pampinos de Rivera Letelier, cos parias de Aki Kaurismäki ou cos ziganos de Kusturica. 


A veterana Los Satélites nunha actuación en Ferrolterra, nos anos 60 [fonte]

Debo anticipar que a miña ollada a este libro non é imparcial nin pode selo, pois persoalmente comparto moito do punto de vista do seu autor, algo que se resume á perfección tamén neste artigo. Eu son pouco de verbenas, e cando vou son dos que se apoian na barra do bochinche da comisión, para que non caia. Porén, as orquestras sempre me pareceron algo fascinante, e nos meus tempos de antropólogo frustrado tiña idea de facer a meu traballo de fin de carreira sobre a figura dos cantantes masculinos de orquestra, algo que por sorte nunca veredes escrito. 

O periplo de Derradeiro bis en catro-corenta percorre cincuenta anos da historia da verbena na Galiza, dende os anos sesenta até a atualidade, e amosa os cambios que o sector da música popular sufriu no noso país neste tempo. Para o cal Ahola válese dun estilo narrativo propio da non-fiction novel, con escenas curtas sen orde cronolóxica, alternada con artigos de imprensa ficticios. As escenas van e veñen adiante e atrás no tempo, de modo que permiten comparar a situación en diferentes momentos destas cinco décadas. A conclusión é evidente: a decadencia artística e a precarización laboral da industria da verbena foron parellas á súa monopolización por parte dos representantes e axencias e á perda de poder de decisión dos músicos. 

Formación e imaxe habituais dunha orquestra nos anos 70.
Neste caso,a histórica Los Key [fonte: Leña Verde]

A novela, de cento sesenta e dúas páxinas, lése a unha velocidade de vertixe. Non trae índice, pero contei vintesete escenas, tituladas coa data e o lugar no que transcorren (parroquia, concello, provincia e festa patronal correspondente). O se estilo é moi sinxelo, sen apenas adxectivación nin descripcións. É evidente que o seu autor desexaba primar a historia sobre o formal, e non existe unha intención literaria. o cal non quere dicir tampouco que o estilo sexa descoidado.

A historia céntrase en dous personaxes principais: Sito, saxofonista da orquestra Mar de Ons, que ten a súa auxe nos anos setenta e oitenta, e o seu fillo Marcos, guitarrista en dúas orquestras de patacón: a Bingo primeiro a Platón despois, formacións que tocan en playback e actúan nos peores lugares, os de menos caché. De carácter coral, a novela posúe otros personaxes de interés como Paco Palenque, dono da exitosa orquestra Guaraná, que cae en desgraza polo novo modelo da industria, véndose na obriga de montar un conxunto pataconeiro chamado Zenit e tocar en pregrabado en actuacións de mala morte; Tucho Quintás, alcumado o Gran Xefe, empresario monopolístico e transformador do panorama da verbena galega; ou Pitín, exitoso cantante da maior orquestra da Galiza, a Mascato, cocainómano e mediocre como cantante pero insuperable como animador.

A mensaxe é clara: coa chegada dos axentes representantes e o progresivo investimento na parte visual (iluminación, vestiario rechamante, bailarinas, cantantes femininas lixeiras de roupa, máquinas de fume) en detrimento do puramente musical, a verbena galega perdeu a súa esencia a arruinouse todo o que tivera de popular para converterse nun negocio mafioso no que a música é o de menos. Morre a verbena, nace a pachanga

A París de Noia no 1990 [fonte]

Esto acúsase nos repertorios, e chega a tiranía dos ritmos caribeños que padecemos hoxe: cumbia, reguetón, salsa, bachata... As orquestras atéiganse de cantantes mediocres que os axentes converten en saltimbanquis que dan pinchacarneiros polo escenario. O importante é que as rapazas amosen carne, que haxa luces ben espectaculares e que o volume sexa enxordecedor. A crítica que escoitamos aos vellos amantes da verbena nas tertulias de tasca (o de agora non é música de bailar, é para mirar) aparece en boca do vello Sito, a piques de xubilarse, nunha conversa co seu fillo Marcos. 

O devandito Marcos é probablemente un trasunto do propio autor, que ao través del narra experiencias propias, e reflicte a peor cara dunha dura vida, como dí textualmente a novela, de mercenariado e prostitución. A maior humillación posible para un músico, obrigalo a tocar en playback, fronte á indiferencia dun público acrítico que só quere emborracharse e ao que tanto ten o que ocorra sobre o escenario. O sentido de humor negro aboia en situacións como a primeira actuación de Marcos, nun camping, sen escenario e coa guitarra conectada a unha caixa de plátanos de Canarias. 

O mosaico de personaxes deste microuniverso pachangueiro é moi amplo e variado, e inclúe desde falsos músicos (como camioneiros que finxen tocar o teclado) até quen non quere vivir outra cousa mesmo sendo consciente da miseria do seu mundo, como Pachí, xefe de Marcos na Bingo.
  
E a París de Noia no 2014. Polo camiño perderon as camisas. 

É en calquera caso un mundo miserento, suxo, sórdido, escuro, triste, cru. Os músicos consumen a vida de festa en festa, durmindo onde poden (se non hai hostal, no camión ou furgoneta), comen o que haxa, traballan sen dignidade e moitas veces en negro ou de maneira precaria. Xogan a vida en transportes vellos e escangallados, cargados ata os topes de equipo, que en ocasións nin suben as encostas.

E por riba de todo, a figura omnímoda de Tucho Quintás, o pésimo saxofonista que se converte no grande capo da pachanga, creador dun sistema mafioso no que controla a meirande parte das orquestras da Galiza, os escenarios móbiles (icona do cambio de paradigma da industria), os equipos de son e luz, as datas, a rede de axentes representantes... Tucho é quen crea e destrúe artistas, quen decide qué orquestras triunfarán e cales non, quen impón os repertorios e as tendencias, quen termina por facerse con todo, quen extende a súa actividade aos locais de prostitución e mesmo ao narcotráfico e, como boa novela negra que é Derradeiro bis en catro-corenta, quen ten máis dun cadáver no armario e remata por crearse moitos inimigos e por mancar a moita xente. Xente a quen sobran os motivos para desexalo morto.

Que dito sexa de paso, todos os personaxes e orquestras, pertencendo á máis estricta ficción, semellan ter a súa correspondencia na vida real, ou alomenos lembran a eles. Na orquestra Mascato, na Manhattan, no empresario Tucho Quintás, no cantante Pitín e nos seus excesos coa cocaína, mesmo no amable dono da tenda de música compostelá, cremos ver algo ou a alguén coñecidos. Ou non. Cada un que tire as súas propias conclusións. 

Á esquerda, a Columbia nos 60. Á dereita, o Combo Dominicano,
 a sensación actual da pachanga, no 2015. Algo fixemos mal

A novela é tan rica en anécdotas curiosas (como a chegada de Marcos e o resto da Bingo a un campo da festa onde son confundidos con xitanos feirantes) como en esceas fermosas (a reunión de músicos e outros traballadores de varias orquestras nunha estación de servizo, almorzando nun ambiente de compañeirismo e irmandade sen importan qué importante ou grande sexa cada unha delas) ou en frases significativas, en boca dun ou doutro personaxe. Comentar que contén imaxes de forte simbolismo. Unha, o propio comezo: un home aforcado nun vello palco de cemento, dos que aínda persisten nalgunhas parroquias, símbolo dunha era perdida, que se ven abaixo de pura podremia e abandono. Outro, a morte dun músico polo fallo do brazo hidráulico dun dos primeiros escenarios móbiles que constrúe Tucho Quintás, de novo un símbolo, pero neste caso da nova era da pachanga e da súa deshumanización. 

Son dous, entón, os ingredientes cos que Ahola compón Derradeiro bis en catro-corenta. Un, o retrato cru e descarnado da industria da pachanga e da dura vida que levan os seus traballadores, inzada de denuncia dun sistema noxento que obriga ás orquestras a embarcarse nunha espiral sin fin de investimentos e gastos cada vez maiores en equipo de luz e son, escenarios, camións... no que o empresario que controla cada parafuso da industria ten sempre beneficio garantido. Algo que ten que rachar tarde ou cedo porque é unha burbulla insostible moito máis tempo. Pero o outro é a saudade dos vellos e bos tempos da música popular e da verbena galegas, e unha sentida homenaxe a todos aqueles que as fixeron grandes. Por boca de Marcos lemos algo co que moitos de nós soñamos:

«Imos volver ás romarías populares, ás sardiñadas, aos gaiteiros, ás charangas e ao contacto directo e cru da música coa xente. En resumo, imos volver ao palco de cemento.»


En tempos apañaban así. Sen luces nin amplificación de milleiros de watts, nin mulatas
amosando cacha nin farrapos de gaita. E a xente bailaba e divertíase a eito [fonte]

Compártelo:

6 de agosto de 2015

Empieza el calor - Chester Himes

Los detectives «Ataúd» Johnson y «Sepulturero» Jones tienen que atrapar a dos delincuentes que han huido. Como se trata de dos fugitivos de aspecto llamativo, uno es un gigantón albino y el otro un traficante enano, parece que a priori la misión que no reviste grandes dificultades para dos curtidos policías como Johnson y Jones, que conocen las calles de Harlem perfectamente. Sin embargo, en aquel lugar las cosas nunca son tan sencillas como aparentan. En medio de un calor sofocante, el caos está a punto de desatarse, porque en alguna parte del barrio hay un cargamento muy valioso del que todos quieren sacar provecho, aunque sea a costa de perder su vida. El Harlem que conocemos a través de las páginas de Chester Himes es violento y peligroso, pero también fascinante e hipnótico. La delirante galería de personajes con los que tienen que codearse los detectives «Ataúd» Johnson y «Sepulturero» Jones en Empieza el calor hacen del barrio neoyorkino un universo único, casi irreal, por el que es inevitable sentirse seducido.


Publicada en 1966, Empieza el calor (The Heat's On, también se tradujo como Cuando el calor arrecia Cuando el calor aprieta) es una novela de Chester Bornar Himes, al que algunos consideran el escritor de raza negra más importante hasta el momento. En KindleGarten ya hemos visto otras obras suyas

Empieza el calor es la séptima novela de la serie Harlem Cycle o Harlem Detective (la octava si contabilizamos Corre, Hombre), y por supuesto vuelve a estar protagonizada por los detectives Ed Coffin Johnson y Grave-Digger Jones, más conocidos por el público hispanohablante como Ataúd Ed y Sepulturero, nombre que reciben en la traducción para RBA Serie Negra que veremos aquí. 


Personalmente, creo que Chester Himes es a la literatura lo que Sam Peckinpah al cine: la muestra de que la violencia puede ser una forma de arte y tener su propia plástica, belleza y expresividad. Tras siete entregas de su ciclo de Harlem podría pensarse que la saga se estancaría y comenzaría a hacerse repetitiva, pero nada más lejos de ello. Empieza el calor lleva un escalón más alto todo lo que caracteriza el universo literario de Himes: aún más violenta, más dura, más sórdida, más vertiginosa y más esperpéntica.

En esta ocasión, Himes enfrenta a sus dos campeones, Ataúd y Sepulturero, a la mayor destructora de personas y valores que existe, responsable de desestructurar y deprimir comunidades enteras: la heroína. Y si hay algo con lo que los dos detectives negros tienen tolerancia cero es (además de con la corrupción policial) precisamente con las drogas, camellos, traficantes y consumidores.

En esta entrega, llegaremos a temer también por los dos protagonistas, viéndolos por primera vez apartados del servicio policial por la brutalidad de sus métodos. Tras golpear en el estómago a Jake, un camello de raza blanca (el texto usa la palabra pasador) para hacerle vomitar las dosis que se había tragado y evitar que le detuvieran en posesión de ellas, éste muere en el hospital, llevando a los superiores de Ataúd y Sepulturero a suspenderlos de empleo y sueldo mientras todo se aclara.


La novela ofrece aquí, en boca de los detectives, su descripción más cruda de todo lo que la heroína supone, y ejemplifica la diferencia de criterio entre éstos y la sociedad biempensante:


«—¿Y quién mete el caballo en la sangre de la víctima? —se enardeció Sepulturero—. ¡El camello! Él es quien vende esa basura. Él establece el contacto personal. La crea el hábito. Él es el hijo de puta que los engancha. Los mira a la cara y les pone el veneno en las manos. Los ve pasar de lo dulce a lo amargo, contempla cómo se van pudriendo. Los obliga a robar, matar, convierte en furcias a las muchachas para que se consigan el dinero para las dosis. Prefiero a un asesino común, por más violento que sea.»


Chester Himes muestra asimismo su reflexión más amarga sobre el racismo imperante en el grueso de la sociedad estadounidense en general y en la Policía en particular:

«—Y todo por culpa de un pasador hijo de puta —le dijo Sepulturero a su amigo, el teniente Anderson, una vez que se encontraron bajo el resplandor del sol.
—Es la fuerza de la prensa. Padecemos la acostumbrada escasez estival de noticias. Todo se sabrá —lo consoló el teniente Anderson—. Los periódicos han emprendido una de sus acostumbradas campañas humanitarias. No te preocupes. No pasará nada.
—Psé, humanitarias —dijo amargamente Sepulturero—. Está muy bien matar un puñado de negros porque tratan de conseguir una educación para sus hijos, pero no se te ocurra reventar a una basura blanca que vende droga.
El teniente Anderson hizo una mueca. Por más acostumbrado que estuviera a las observaciones raciales de sus dos detectives, aquélla no dejaba de dolerle.»


Los secundarios enredados en la trama de Empieza al calor se mantienen en la línea esperpéntica de esa corte de los milagros que es Harlem: Pinky, un gigantesco negro albino, ex-boxeador, discapacitado intelectual y heroinómano. Jake, el camello aquejado de enanismo que muere tras ser golpeado en el estómago por los detectives (pero que en la autopsia muestra muchas otras contusiones, entre ellas patadas y pisotones). La Hermana Celeste, una timadora que vende drogas y hace «curaciones por fe». El Tío Santo, su ex-amante, chófer y compinche, un viejo estafador con habilidades de ventriloquia. Gus, el portero y su novia Ginny, dueños de una enorme perra llamada Sheba, que compran una plantación de cacao en Ghana a un curioso tipo conocido como El Africano... 

Como es habitual en las tramas del ciclo de Harlem, todos estos personajes mantienen dobles juegos, se engañan entre sí, se mienten y mienten a la Policía, se persiguen, van y vienen por Harlem, huyen, se ocultan, esconden o destruyen objetos y pruebas... en esta ocasión el premio gordo es un cargamento de heroína, cuya búsqueda se cobra doce muertos, en una vorágine de violencia explícita que cuenta con tiroteos, cuchilladas, una caja de caudales explotando por el aire y esparciendo restos humanos y animales a cientos de metros. y hasta el degollamiento y destripado de un perro, en uno de los momentos más estomacantes y truculentos de la novela.

La violencia es total, y los protagonistas no son ajenas a ellas. En entregas anteriores de la serie hemos visto que, aunque los dos policías sean dos motherfuckers cafres, rocosos y expeditivos, Sepulturero es la voz de la cordura en la pareja y tiene una cierto ascendente sobre Ataúd, que es el más irascible, el que pierde los papeles con más rapidez y el más irreflexivo de los dos. Con Sepulturero fuera de juego por cuestiones de la trama, Ataúd emprende un periplo por Harlem, armado hasta los dientes y sin licencia de policía, más desquiciado, brutal y salvaje que nunca, en el que arrasará cuanto pille por delante, sean camellos, proxenetas, prostitutas en activo o retiradas, policías corruptos, matones o simples golfos de la calle, cualquiera que pueda darle información que le conduzca a la resolución del caso.  


Empieza el calor posee una narración muy explícita, sin veladuras, lo que incluye la presencia de las drogas, con varias escenas muy gráficas de consumidores preparando y administrándose dosis de heroína, cocaína y speedball (mezcla de ambas). 

El ambiente y la atmósfera son igualmente explícitos y violentos, por la sordidez y aspereza que Himes logra. Es como si la mugre y la humedad de los escenarios sudase por las páginas del libro. Pero como ya dije, paradójicamente es un estilo muy expresivo, muy plástico, hasta hermoso a su manera. Por alguna razón que no sé ni puedo explicar, párrafos como este resultan evocadores:

«Hizo que el chófer la llevara a un mísero hotel de la Calle 125, a cien metros de la estación de tren, y la esperara mientras ella entraba.
Una puerta de vidrio torcida sobre sus goznes se abría a la lóbrega entrada de una sala estrecha, con suelo de linóleo gastado y paredes descascaradas; el aire olía a orina de hembra, sudor de puta, vómito rancio y perfume barato. Lo que quedaba del empapelado estaba cubierto de graffiti que hubieran hecho ruborizar a los vendedores de postales obscenas de Montmartre.»

Parte de la atmósfera procede del calor al que hace referencia el título. Si Todos muertos transcurría en febrero, durante el gélido invierno de Harlem, Empieza el calor lo hace durante un sofocante verano, cuya temperatura asfixiante parece trastornar a los personajes y afectar a los escenarios. 

La novela se divide en veinticuatro capítulos breves, y como el resto de la serie tiene un ritmo de lectura muy rápido, endiablado, tanto por el estilo de Himes como por la sucesión de acontecimientos que apenas dejan  respirar. Cuenta con varios McGuffin circulando a la vez, y no será hasta bien entrada la trama que sepamos cuál es en verdad el gran asunto. Crea intriga y captura el interés de manera que no se puede abandonar la lectura hasta conocer el desenlace de una historia emocionante y alocada a partes iguales, tanto por los pintorescos personajes que la pueblan como por un argumento que excede los límites de Harlem e involucra a los traficantes internacionales de heroína y a la Policía del Tesoro de los USA.


Comentar por último que Chester Himes refleja en su libro (y en el conjunto de su obra) el racismo imperante en los Estados Unidos de su época, pero no es victimista ni revanchista. Como autor, Himes muestra la realidad como un cronista, sin opinar ni reflexionar sobre ella. No hay ensañamiento ni rencor en párrafos como estos, solo el amargo reconocimiento de un hecho: 

«—Se creyeron que el viejo negrito era manso —murmuró.
Dentro de él se produjo un cambio sutil. Volvió a ser el legendario Tío Tom, el viejo negrito imbécil, el bufón del hombre blanco, la obsequiosa mascota de cabello blanco y mente vacía.»

«—Estoy buscando a Joe —dijo Pinky, agachando la cabeza y retrayéndose como un subnormal para borrar las sospechas del guardia.
Como todos los individuos de color, Pinky sabía que si se comportaba lo bastante estúpidamente, un hombre blanco normal lo consideraría un idiota inofensivo.»

Digamos que no intenta moralizar sobre la iniquidad que padecen los vecinos de Harlem, y por extensión todos los ciudadanos negros de los Estados Unidos, sino mostrar al natural, con toda su crudeza, la exclusión, la desigualdad, la exposición al hampa y al crimen, la sordidez y la miseria física y moral entre la que sobreviven los habitantes del barrio, algo que sin duda fue suficiente para llamar la atención del lector de su época hacia una situación y una realidad sobre las que tal vez no hubiese reflexionado. 

Empieza el calor es, en resumen, una lectura adictiva e intrigante a más no poder, y una muestra significativa tanto de la novela negra estadounidense como de un autor cuyo Harlem Cycle inspiraría en los años 70 las violentas y erotizadas producciones de la blaxplotation, protagonizadas por detectives negros como Shaft, Coffy o Cleopatra Jones.

Compártelo:

3 de agosto de 2015

Ciudadano de la galaxia - Robert A. Heinlein

Thorby, el protagonista, es al principio un niño aterrado vendido en una subasta de esclavos en el tiránico Imperio de los Nueve Mundos. Más adelante, su comprador resultará ser agente de un cuerpo de policías y espías galácticos. La relación con su nuevo amo se traducirá en un encargo curioso: una misión delicada que llevará a Thorby a compartir las aventuras de los Libre Cambistas -una especie de zíngaros del espacio- y le involucrará de modo progresivo en su propia lucha por obtener el reconocimiento como ciudadano de la galaxia.



Publicada en 1957 (En España se publicó en 1958. No se reedita desde 1989), Ciudadano de la galaxia (Citizen of the Galaxy) es obra de Robert Arson Heinlein, uno de los principales y más significativos autores de la Ciencia-Ficción, considerado como uno de Los tres grandes junto a Isaac Asimov y a Arthur C. Clarke, y que ya ha tenido su espacio en KindleGarten.  

Ciudadano de la galaxia se encuentra entre las trece novelas que Heinlein escribió para el público juvenil (igual que Tropas del espacio, que ya vimos en su día) por encargo de la editorial Scribner's. Se publicó serializada en cuatro números (septiembre a diciembre) en la revista Astounding Science-Fiction, y posteriormente editada como libro.

[fuente: PatrickMcRay.com]

Es una novela de Ciencia-Ficción blanda que se encuadra en la llamada Space Opera u Ópera Espacial: una historia de Aventuras que perfectamente se podía haber ambientado en  nuestros siglos XVIII o XIX, pero que Heinlein sitúa en un futuro en el que la Humanidad se ha extendido por toda la galaxia, creando un conglomerado de miles de mundos habitados llamado la Hegemonía Terrestre, en el que la Tierra ejerce de Metrópolis y en las diversas regiones persisten prácticas como el esclavismo o la piratería, pese a los esfuerzos de la Guardia Hegemónica por erradicarlas. 

Literariamente, Ciudadano de la galaxia es un bildungsroman o novela de aprendizaje, algo habitual en los productos juveniles y de Fantasía. Narra la historia de Thorby, poco más que un niño cuando arrancan los acontecimientos, que aparece en escena durante una subasta de esclavos en el planeta Jubbul, cuya ciudad Jubbulpore es la capital de una especie de satrapía conocida como los Nueve Mundos, regida por el Gran Sargon. En los dominios del Sargon la esclavitud está permitida y es común, de manera que Thorby, cuya procedencia y antecedentes desconocemos, es vendido como esclavo a un mendigo llamado Baslim (la mendicidad es un oficio reconocido, que requiere licencia del Sargon). Baslim se encargará de la educación y crianza de Thorby, y supondrá una figura paterna para él. Pero Baslim no es un mendigo corriente, e iniciará a Thorby en una compleja red de espionaje que le pondrá en contacto primero con El Pueblo (organización que agrupa a los Librecambistas, contrabandistas y comerciantes interplanetarios) y después con la Guardia Hegemónica (fuerza militar que vela por el orden de la Hegemonía y protege la navegación interplanetaria) para terminar llevándolo a la Tierra, donde descubrirá finalmente sus orígenes y asumirá el papel que le estaba reservado y que se revelará determinante para el futuro de la Galaxia. 

Primero de los cuatro números de Astounding
en los que la novela se publicó serializada 

Ciudadano de la galaxia produce una sensación de terreno conocido, de escenario ya visto antes, algo que recalcan las reseñas abajo listadas: la novela de Heinlein se inscribe en una tradición literaria marcada por mi amada Kim, de Rudyard Kipling, o por obras de Charles Dickens como Oliver Twist. Como ellas, relata la odisea vital de un niño que crece en un mundo que no es el suyo, en contacto con el crimen y el lumpen, y que pese a sobrevivir adaptado a un entorno marginal en la que a su manera es feliz, por su ascendencia y sus orígenes está llamado a un destino más elevado, que terminará por alcanzar por algo parecido a la justicia poética y que tiene mucho que ver con el determinismo social. 

Thorby sobrevive como golfillo de las calles en Jubbulpore, como Kim lo hacía en las de Lahore y Oliver Twist en las de Londres. Al igual que Oliver es inocente, ingenuo y bondadoso por naturaleza, por lo que es fácilmente engañado por los desaprensivos. Por suerte, su preceptor Baslim el Mendigo le mantiene alejado del hampa y del gremio de ladrones, y le enseña idiomas y otras habilidades que le serán de gran utilidad para desempeñarse en sus posteriores aventuras, de un modo que recuerda también a "el Gran Juego" de espionaje y contraespionaje en el que Kim era iniciado, convirtiéndose en agente de la Inteligencia británica en la India. 

Y de igual modo que Kim asumía su ascendencia británica y se convertía en Kimball O'Hara, y Oliver recibía la herencia y la vida estructurada que le pertenecían por derecho, Thorby alcanzará la posición que le corresponde por nacimiento, concluyendo la historia como un adulto que desde una posición de responsabilidad actúa con firmeza y determinación implacables contra el esclavismo y la esclavitud, haciendo valer su voluntad y su criterio de acuerdo (como no podía ser de otra manera para Heinlein) al más absoluto individualismo. 

Segunda edición española, de Edhasa (1964)

Ciudadano de la galaxia, narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, está dividida en veintidós capítulos numerados, pero pueden reconocerse, de forma tácita, tres partes. La primera, la infancia de Thorby en la ciudad de Jubbulpore. La segunda, su contacto con los Librecambistas, su convivencia con ellos y posterior transferencia a la Guardia Hegemónica. La tercera, su llegada a la Tierra y su adaptación a esa nueva vida. La última parte es la más árida, pues contrapone la emocionante y vitalista forma de vivir de los mundos lejanos (una sociedad de frontera) con la fría, burocrática, legalista y artificiosa sociedad terrestre, del mismo modo que lo hacía Kipling en la ya mentada Kim. 

De la segunda parte, destaca el elaborado retrato que Heinlein hace de el Pueblo, la sociedad que conforman los Librecambistas, un complicado sistema social con el que se mantienen al margen del resto de la humanidad y garantizan su libertad y su independencia. Los Librecambistas han creado una distinción taxativa entre ellos y los fraki, todo aquel que no pertenece al Pueblo. Curiosamente, su ejercicio de la libertad colectiva los lleva a una práctica carencia de libertad individual, pues cada uno está sujeto al riguroso código moral y de comportamiento del conjunto.

Llegamos así a la parte más polémica del libro, la ideológica. En las reseñas de las novelas de Heinlein, en especial de las juveniles, es frecuente leer la palabra adoctrinamiento, que personalmente encuentro un poco fuerte, pero en la que es necesario que nos detengamos. A mi parecer, Heinlein desea transmitir, como ya hizo en Tropas del Espacio, su idea de que el disfrute de la ciudadanía exige como contrapartida un ejercicio de responsabilidad, y que no debería tratarse de un estatus inherente al nacimiento sino adquirido por méritos personales.


El individualismo que marca toda su obra es innegable, y en esta Ciudadano de la galaxia vemos que Thorby no será un ciudadano de pleno hasta que no sea una persona activa, que tome y asuma sus propias decisiones de modo autónomo, responsable y consecuente. Es como si Heinlein no perdonase la pasividad: si la esclavitud es el crimen más execrable que la humanidad puede cometer, la libertad no puede permitir que la ejerzan con indolencia. La novela está plagada de sentencias, en boca de diversos personajes, que refuerzan la idea de que la libertad no es sencilla, ni barata, ni fácil.

Vemos al Heinlein más polemista en el retrato del Pueblo Libre, cuyos miembros se encuentran cómodos en un sistema en el que no deben tomar decisiones ni tienen margen de iniciativa y elección personales, por lo que son esclavos dentro de su libertad colectiva. Lo que Erich Fromm llamó el miedo a la libertad y que para muchos es un trasunto del régimen comunista.

Edición de colección Nova, de Ediciones B, de 1989.
Fue la última edición en castellano de esta novela

Dejando aparte cuestiones ideológicas y filosóficas, nos sigue quedando una novela entretenida, una historia interesante y una narración que la hace amena, divertida y hasta emocionante cuando es necesario, con unas cuantas escenas de acción salpicadas por el texto. Pese a su orientación juvenil, permite una lectura adulta, y son frecuentes los testimonios de quienes la releyeron de mayores descubriendo que no había perdido su atractivo. Su ambientación en mundos de frontera es evocadora y por momentos crees estar a bordo de enormes naves espaciales rumbo a lejanos planetas donde la civilización solo es un leve barniz y la vida y la libertad de un individuo valen lo que sea capaz de defenderlas por si mismo. Por otra parte no es demasiado extensa y su narración es muy ágil, por lo que es perfecta para que los más jóvenes se inicien en la Ciencia-Ficción o para una lectura veraniega.


El cómic: 

Existe una adaptación a la banda diseñada, que comenzó como un proyecto de micromecenazgo en Kickstarter y terminó en una serie de tres números publicada por la editorial IDW. Es obra de Eric Cignac, impulsor de la iniciativa, Robert Lazaro y Steve Erwin. 



Hay varias reseñas con viñetas y otros datos en Heinlein Books, Heinlein Society, Comics GrinderBig Glasgow Comic, Project Nerd, Fantasy Literature... Las opiniones de los expertos en cómic que firman las diversas entradas no son, en general, demasiado elogiosas con el resultado final ni con los aspectos técnicos y artísticos propios del cómic. Por ahora no ha sido traducido al castellano. Está disponible también en formato digital, y la página incluye previsualizaciones.  



Otros formatos:

Existe una adaptación a audiolibro, en inglés y de más de ocho horas de duración, disponible en Audiobooks.com y en Audio Book Monster  (esta última en libre acceso, solo requiere registro).

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes