30 de abril de 2015

Martín Zarza tomo I - Miguel García

Resumen: La vida de Martín Zarza es un desastre. Trabaja de chico para todo en una patética televisión local madrileña, no sale de pobre y su relación de pareja carece de interés alguno. Cuando hereda un piso en Sevilla y se decide a romper con todo y mudarse a la capital andaluza, creyendo que su vida va a mejorar, se lanza a otra existencia llena de incertidumbres, trabajo precario, penuria económica y varapalos sentimentales. 



Título: Martín Zarza tomo I

Año de publicación: 2014

Autor: Miguel García, escritor debutante con esta novela (sus escritos anteriores no han sido editados), es licenciado en psicología y cursa estudios de literatura comparada. Ha ejercido ocupaciones diversas como recolector de fruta o comercial, y actualmente prepara el guión de una teleserie. 

Género literario: Es una tragicomedia, que narra acontecimientos dramáticos con un tono humorístico, en la tradición literaria y cinematográfica del neorrealismo, intentando reflejar la realidad de manera ecuánime, sin mitificarla ni deformarla, a la manera del Costumbrismo. Combina la narración en tercera y en primera persona, a través de un diario personal, y por su planteamiento, desarrollo y contenido puede considerarse una novela generacional.

[fuente: Facebook del autor]

"Martín Zarza", cuyo Tomo I vemos hoy, supone un debut literario conjunto. Por una parte, el de su autor, Miguel García, cuya obra precedente ha sido "celosamente guardada o destruida" por él. Por otra parte, el de la editorial El Último Dodo, un sello independiente, radicado en Granada, que inaugura su catálogo con esta obra.

La novela, dividida en dos partes ("Libro I" de ocho capítulos y "Libro II", de nueve, numerados con guarismos romanos), está narrada alternando la tercera persona, por un narrador omnisciente, y la primera, a través del diario personal del protagonista. Lo curioso de este modo de relatar es que los lectores podemos contrastar la visión subjetiva que Martín tiene de las situaciones, frente a la visión objetiva del narrador no participante.

La historia cubre tres meses en la vida del protagonista, desde el 13 de septiembre hasta el 3 de diciembre del 2010. Uno de los puntos principales de interés es asistir a la evolución personal de Martín Zarza y su cambio de mentalidad y actitud a medida que transcurren los acontecimientos que afronta diariamente.

Pues de eso trata "Martín Zarza", del periplo vital del joven de veintiséis años que da título a la novela, y de sus tribulaciones desde que abandona Madrid para instalarse en Sevilla, en la que espera dar un vuelco a su insatisfactoria vida: Ha plantado su prometedora carrera de Comunicación Audiovisual, trabaja (sin contrato, vacaciones ni otros "privilegios") en Manzanares TV, un canal televisivo de medio pelo que nadie ve; paga un dineral de alquiler, su sueldo apenas le permite subsistir y su relación de pareja le desagrada.



Su sorpresa es mayúscula cuando le notifican que un tío suyo, con el que no tenía trato desde niño, le deja en herencia su piso en Sevilla. Tomándolo como una oportunidad para cambiar de vida y de suerte, Martín deja trabajo, alquiler y pareja y se marcha a la capital andaluza con los mil setecientos euros que tiene ahorrados y con muchas esperanzas e ilusiones.

Sin embargo, su nueva andadura en Sevilla se verá jalonada por el mercado laboral inane, los ahorros que menguan más rápido de lo esperado, gastos imprevistos y profundos desengaños, que pondrán a prueba la ingenuidad y la buena disposición de Martín Zarza.

Comentamos arriba que tiene algo de novela generacional, si la entendemos como un retrato de la situación que le toca vivir a los miembros de una generación, en este caso la nuestra, de su problemática, sus anhelos, su mentalidad, sus obstáculos y en general de la realidad social de su momento. Para ello, Miguel García ha optado por el humor, pero las vicisitudes de Martín y su entorno no provocan la risa y menos la carcajada, sino la sonrisa amarga de reconocer situaciones que todos hemos vivido, y de saber por lo que el protagonista está pasando: la dificultad (quimérica hoy día) de encontrar trabajo, los impuestos que llegan cuando estás pelado de dinero, los arreglos domésticos, los abusos laborales, las broncas inmotivadas solo para demostrarte la autoridad... y los personajes en los que identificamos a los diversos tipos de nuestro entorno: el jefe amargado que, al no tener vida propia, te hace la tuya imposible; los compañeros de trabajo con los que no tienes nada en común, el fontanero que te estafa, la chica que se interesa por ti pero solo para sacarte provecho, los solitarios pesados que se te acoplan en los bares... toda una fauna que lleva a la novela por el camino del costumbrismo.

La ciudad de Sevilla, escenario de la novela

Sabemos que el costumbrismo muestra la realidad sin deformarla, y en este aspecto Miguel García no hace una exaltación de Sevilla ni una mitificación de sus gentes, aunque a Martín Zarza la ciudad y sus habitantes le resulten más vitales, felices, saludables y optimistas que los siempre apresurados madrileños. Hay una cierta caricaturización (los diálogos reflejan el acento propio de la ciudad, y pueden ser un poco complejos para los lectores no españoles, que no tengan en su mente el acento andaluz, y sevillano en particular), pero no es excesiva, y Miguel García no llega al surrealismo o la esperpento. Podemos encuadrarla en el neorrealismo, con esa mirada amarga pero entrañable hacia el pueblo y sus cuitas, que se vale del humor para luchar contra la crudeza de la vida, emparentándola en lo literario con autores como Eduardo Mendoza, y en lo cinematográfico a realizadores como Federico Fellini o Luis García Berlanga.

En el fondo, "Martín Zarza" es una novela sobre la pérdida de la inocencia, y vemos, a través del diario del protagonista, su deseo de mantener la ingenuidad por encima de todo, aunque el final, que resulta abrupto y muy significativo, pues termina en un punto álgido de la narración, sea un mazazo a la mentada ingenuidad de Martín, y un despertar brusco y dramático que lo enfrenta a una realidad sórdida que rompería las ilusiones de cualquiera.

Este proceso de pérdida de la inocencia, de obtención de una nueva perspectiva de la realidad y de endurecimiento por parte de Martín Zarza, viene marcada por una serie de momentos relevantes de la novela, en los que Miguel García retrata con toda la acidez la situación por la que pasa nuestra sociedad. Uno, la redacción de su curriculum vitae por parte del protagonista en un cibercafé cochambroso, en el que husmea en otros curricula, asistiendo al grado de desesperación y a las dramáticas situaciones personales de sus autores. Otro, el encuentro casual del protagonista con sus antiguos compañeros de facultad, que se hallan en Sevilla con motivo de un festival de cine. Y un tercero, el proceso de selección para un simple puesto de reponedor en la ficticia cadena de supermercados Mercamil, que incluye dos entrevistas y un test psicológico. Y por supuesto el final, del que no hablaré.

Plaza de España, en Sevilla. Muy cinematográfica. Si la visitas,
imprescindible fotografiarte en el banco de tu provincia. 

Mención especial merece el papel que la música y la literatura tendrán en la nueva vida de Martín. El piso de su tío contenía, entre otras cosas, una notable colección de libros y discos, que serán el refugio del protagonista, una vía de escape, como para tantos de nosotros, de una realidad hostil, y son muchos los autores y músicos que Martín descubre o redescubre en la novela, encontrándole nuevas significaciones a sus obras. 

Es imposible, en resumen, no sentirse en parte identificado con el bueno de Martín Zarza (a todos los que hemos trabajado en un supermercado nos ha caído la bronca estúpida por la bolsa de guisantes fuera del congelador, o nimiedad equivalente magnificada por el/la encargado/a), y las confesiones de su diario tienen un aire entre patético y cándido que mueven a la conmiseración.

El ritmo y el desarrollo de la novela se benefician del estilo literario, natural y fluido, de Miguel García, del que me ha sorprendido especialmente su habilidad para crear personajes, para caracterizarlos y para darles voces diferenciadas a través de los diálogos. "Martín Zarza" podrá gustar más o menos, pero es innegable su calidad literaria. Cabe decir que el libro va ganando en intensidad, y que el principio resulta un poco insulso, aunque crece en interés a medida que el texto avanza, de manera que va enganchando al lector. 

En conclusión "Martín Zarza" es un retrato de esta generación perdida, hipercualificada pero sin perspectivas de futuro, malviviendo con empleos precarios e intentando mantener intacta la ilusión, siempre a un paso de la exclusión social, con la vida transcurriendo mientras hacemos otros planes. Ahora toca esperar por la siguiente entrega de las desventuras de este antihéroe y de la cohorte de secundarios de los que Miguel García, su padre literario, lo ha rodeado. 



Dónde adquirirlo: "Martín Zarza tomo I" está disponible en Amazon, en formato electrónico, a un precio de 3,15 euros. Si deseas una copia en papel, puedes contactar con la editorial para obtenerlo. 

Enlaces de interés: 

Página web de la editorial El último dodo, y su página de Facebook


Entrevista en el blog El aventurero de papel

Artículo en el Diario de Sevilla del 09/03/15, que enlazo de forma indirecta porque es un medio AEDE.

Reseña en el blog La hierba roja


Con esto llegamos al final de la reseña, con la que presentamos a un autor, Miguel García, a un personaje, el sufrido Martín Zarza, y a una editorial, El Último Dodo. Nos leemos!


TAMBIÉN EN KINDLEGARTEN: "Martín Zarza tomo II", "Martín Zarza tomo III"


Compártelo:

28 de abril de 2015

Nómada - capítulo 8: Estrellas

Ya está disponible, para su descarga libre y gratuita, el octavo y último capítulo de "Nómada", mi novelita de Ciencia-Ficción social, titulado "Estrellas"

Es un capítulo de poca extensión, que cierra la historia que he querido contar. Es un archivo .zip con el libro en formato PDF, EPUB y MOBI. 


Os recuerdo que "Nómada" es una obra publicada bajo licencia Creative Commns, que puede descargarse, distribuirse, compartirse, imprimirse o reproducirse de manera libre y gratuita, siempre que se haga de manera gratuita, no comercial y citando la autoría de Tomás Rivera. 

Igualmente, queda permitida la obra derivada, por si alguien desea utilizar los personajes, escenarios y/o argumentos de la novela para crear sus propias historias o adaptaciones. Siempre que sean no comerciales, claro.

Llegamos así al final de "Nómada", que será también la última historia que escriba, al menos durante un largo período de tiempo. Muchas gracias a los que la habéis seguido desde el principio, y a quienes la descubráis ahora. 


DESCARGA "NÓMADA"


Compártelo:

27 de abril de 2015

Una banda sonora para la Ciencia-Ficción (2)


Tras la entrada anterior, "Una banda sonora para la Ciencia-Ficción", en la que vimos veinticinco canciones que tratan, de una manera u otra, sobre este género, hoy volvemos con otras veinticinco, engrosadas por aportaciones de amigos lectores de KindleGarten.

Al igual que las anteriores, algunas están en el recopilatorio por la temática de sus letras; otras por el videoclip que las complementa; y alguna por una suma de ambas.

Claro está que las letras de las canciones, al igual que los libros o las películas, están sujetas a interpretaciones particulares de cada uno, y el mensaje que transmiten los artistas no es inequívoco, por lo que muchos podrán estar de acuerdo o no con la aparición aquí de según que composiciones, o echar en falta otras. Por eso son bienvenidos comentarios, correcciones, sugerencias y aportaciones.



Vamos con esta segunda parte, en la que seguimos buscando la banda sonora más adecuada para la Ficción Científica:


26. Rem - "It's the end of the world as we know It (and I feel fine)"

Un tema recurrente de la Ciencia-Ficción es, precisamente, el fin de nuestra especie, de la vida en nuestra planeta o de la civilización que hemos creado y que conocemos. Es el reflejo de uno de nuestros mayores miedos, pues esta destrucción a menudo viene provocada por nosotros mismos. 




Con este tema, que combina una melodía vocal atropellada con un ritmo de batería muy rápido y vigoroso, REM cantan a un mundo egoísta ("But it'll do, save yourself, serve yourself / World serves its own needs, listen to your heart bleed") y al deterioro social derivados del individualismo, de la manipulación informativa ( You vitriolic, patriotic, slam fight, bright light / Feeling pretty psyched) y de la pérdida de autoridad de las Instituciones ("And a government for hire and a combat site"). Auténtico pesimismo distópico.

"Six o'clock, TV hour, don't get caught in foreign tower
Slash and burn, return, listen to yourself churn
Lock him in uniform, book burning, bloodletting
Every motive escalate, automotive incinerate"


27. Sigue Sigue Sputnik - "21st Century Boy"

El estilo de estos ingleses estaba entre el Punk y la New-Wave, y a ellos les gustaba llamarlo Rock futurista. Con su estética llamativa, el uso masivo de sintetizadores y sus letras irónicas, plagadas de referencias al consumismo y a marcas comerciales, sin duda dieron de qué hablar en su época. Nos quedaremos con esa canción sobre el "representante generacional" del siglo XXI y su carta de presentación: "I'm a space cowboy / I'm a 21st century whoopee boy".




"Stereo, video, sci-fi sex, let's go-go-go, let's go
Oh, Saturn dreams, laser beams
21st century sex machines
Oh, can the Cartier toss the Tissot
Timex kid, time to go go"


28. Apollo 440 - "Lost in Space"

La formación británica entra en la selección por su estilo para combinar la música electrónica con el rock, y para actualizar ritmos clásicos de funk, soul y otros géneros bailables, en canciones como "Stop the Rock", "Ain't takin' 'bout dub" o "Krupa" (homenaje al colosal baterista Gene Krupa). 



Se han prodigado mucho en bandas sonoras. En este caso interpretan una composición de John Williams para la película de Ciencia-Ficción "Lost in Space", de 1998, adaptación de la serie homónima, de 1965. Esta serie/película contaba la historia de la familia Robinson, que se extraviaba en el espacio a bordo de su astronave, teniendo que encontrar en camino de regreso a la Tierra.


29. Daft Punk - "One more time"

El dúo francés de música electrónica cuela su tema en esta lista no por su letra, que es bastante insustancial, si no por su videoclip, obra del director japonés Kazuhisa Takenouchi, que aparece también en su película "Interstella 5555".



Otro punto a favor de Daft Punk es su estética y el papel que le dan a su imagen: desde sus ya lejanos principios optaron por no mostrar sus rostros, dando más importancia a su música que a su aspecto, pues consideran que en ella tienen tanta importancia los humanos como las máquinas. Un día se pusieron unas máscaras, adoptando el papel de robots, y hasta hoy. 


30. Queen - "Radio Ga-Ga"

[Aportación de Joshua BedwyR] La banda encabezada por Freddie Mercury, una de las más grandes de la historia del rock, quiso rendir un homenaje a la radio como componente emocional de toda una generación, desplazada entonces por la televisión como medio principal de entretenimiento e información. Un canto de amor a una tecnología que veía pasar sus años dorados en favor de otra más moderna (como la televisión cede ahora, ironías de la vida, su lugar a Internet).



El videoclip homenajea a su vez al clásico cinematográfico de Ciencia-Ficción "Metropolis", de Fritz Lang, con imágenes extraídas de la pelicula y otras que se inspiran en ella, como las del vehículo en el que viajan los miembros del grupo.

"Radio what's new?
Radio, someone still loves you!!"


31. The Buggles - "Video killed the radio star"

Una postura diametralmente opuesta la mostraba esta banda británica, que convirtió su one-hit wonder del 1979 en el primer videoclip en ser emitido por la MTV, allá por el 1981.

Ha visto infinidad de versiones. Los más viejos del lugar la recordamos en la campaña publicitaria con la que la empresa japonesa Sanyo se introdujo en España, o en versión de Aerolíneas Federales, titulada "Mi vídeo no tiene mando a distancia".



Su letra es muy aclaratoria, refiriéndose a una antigua estrella de la radio, olvidada y caída por el advenimiento de un nuevo formato: el vídeo. La radios amontonadas como trastos viejos, explotando y siendo apartadas por televisores en el videoclip despejan cualquier duda también. 

"Pictures came and broke your heart
Put the blame on VCR"


32. Rammstein - "Seemann"

Los alemanes son otra de esas formaciones de las que podríamos escoger cualquier canción, por su rock industrial y por su estética mecanicista y ciberpunk, de futuro distópico.


Elegiremos esta "Seemann" por su videoclip de corte dieselpunk, con una fuerte influencia del expresionismo alemán y ambientación post-industrial y post-apocalíptica. Atentos al teclista, ataviado con una máscara de médico de la peste negra. 


33. Rosetta - "The Galilean Sattelites"

[Aportación de Pablo Raso]  Los componentes de esta banda estadounidense de post-metal son unos grandes aficionados a la astronomía y a todo lo relativo a la carrera espacial, por lo que les gusta etiquetar su música como "metal para astronautas". 

"The Galilean Satellites" es un trabajo muy curioso: se compone de dos discos, de una hora de duración. Uno contiene música metal. El otro, música ambient. Pero si los reproduces a la vez, están sincronizados, uniéndose para crear un único sonido.



Además, este álbum conceptual, u Opera metal si queremos, relata la historia de un hombre hastiado de la vida en la Tierra, que decide viajar a Europa, la luna de Júpiter, y refugiarse allí, por lo que Rosetta se han ganado con creces su plaza en esta antología. 


34. Virjinia Glück - "De camino a Plutón"

No, no lo he escrito mal. Es así, Virjinia, con "j". Una ilustre desconocida, o una minoritaria celebridad, Virjinia Glück lleva muchos años ofreciendo delicadas piezas de música pop con un estilo muy personal, con más acierto en unas canciones que en otras, pero siempre fiel a sí misma. En esta "De camino a Plutón" toma bases electrónicas para narrar la historia de un cometa errante, una piedra ardiente perdida por el Sistema Solar.



Resulta curiosa la prosopopeya con la que se refiere al cometa: "un pedrusco ardiente viajando solo, sin nadie con quien hablar".


35. Kraftwerk - "The Robots"

Sería un delito hacer una banda sonora de la Ficción Científica y no incluir a estos germanos, precursores de la música electrónica, unos futuristas capaces de dedicar una oda a la Autobahn alemana de veintidós minutos de duración. Con sus sintetizadores y su vocoder (un simulador de voces robotizadas) popularizaron este género musical, en el que no han dejado de experimentar e innovar hasta el día de hoy. en el que siguen en activo. 


Disponen de muchos temas entre los que elegir, pero vamos a quedarnos con este "The robots", una simple cara B,  por su cumplimiento de las Leyes de la Robótica de Asimov, y por sus frases intercaladas en ruso ("Ja tvoi sluga / Ja tvoi Rabotnik robotnik", "Soy tu esclavo, soy tu trabajador"). Un guiño al origen eslavo del término robot, que significa precisamente eso, esclavo o trabajador servil. 

"We are programmed just to do
anything you want us to
we are the robots"


36. Hendrik Röver - "Ahora venís"

El miembro de los míticos Los DelTonos dedica su carrera en solitario al country, al western y al bluegrass, géneros en teoría alejados irremisiblemente de la Ciencia-Ficción.

Pero "Ahora venís" podría erigirse en himno del supervivencialismo, con su historia de un hombre que abandona la vida moderna y rompe con la sociedad para irse a vivir al bosque, en una cabaña de troncos, cazando, pescando y cultivando su propia comida. Todo un manual para quien se vea en situaciones como las que muestran novelas como "El cartero" o "La Tierra permanece".



La canción tiene bastante mala leche, cuando el protagonista asiste a la procesión de personas que tras haberse reído de él y tomarle por loco, ahora, tras el colapso de la civilización, reconocen su error y acuden a pedirle consejo sobre la vida en la Naturaleza, a las que responde con un lacónico: "¿Por qué no cazáis y os coméis Internet?"

Por cierto, se inspira en la película de Sydney Pollack "Jeremiah Johnson", protagonizada por Robert Reford, y el vídeo está montado con imágenes del filme. 


37. Mike Olfield - "Let There  be light"

Este músico británico siempre se ha caracterizado por ir incorporando en sus discos cuanta innovación tecnológica caía en sus manos. Además de un guitarrista competente, es un apasionado de la electrónica y la informática.



Un buen día descubrió el chill-out, y lo unió a otro de los pilares de su carrera: los álbumes conceptuales, esos discos tan populares en el rock sinfónico y progresivo, en el que todas las canciones tratan un tema común, y escuchado completo componen una historia.

En este caso, "Songs of the distant Earth" toma su título de la novela homónima de Sir Arthur C. Clarke, en castellano "Cánticos de la lejana Tierra", y narra el éxodo de la humanidad en busca de un nuevo planeta que le sirva de hogar.



38. VNV Nation - "Illusion"

[Aportación de Cydalima] Esta formación inglesa denomina su estilo como Futurepop, y huelga decir que su devoción por la electrónica, base de su sonido, es absoluta. Aunque es una canción de amor, su videoclip, elaborado con medios digitales, refleja el eterno deseo de humanidad de los seres artificiales, un tema central de la Ciencia-Ficción desde "Frankenstein"



"The world is just illusion trying to change you
Please don't go, I want you to stay"


39. Porcupine Tree - "Anesthetize"

[Aportación de Xosé Duncan] Con Gong conocimos la primera generación de Space Rock. Con Spacemen 3, la segunda. Los británicos Porcupine Tree son representantes de los derroteros que este estilo ha tomado en la actualidad. Su sonido actualiza los preceptos de los grandes grupos del pasado, como Pynk Floyd o King Crimson, dándoles su propia personalidad, apoyada por la maestría instrumental de sus miembros y por sus letras maduras y reflexivas. 



Esta "Anesthetize" se centra en la abulia, la apatía y el hastío de la sociedad moderna, anestesiada por los medios de masas y el consumismo, carente de conciencia y refugiada en la pseudofilosofía (cod philosophy).  Seguimos la línea distópica. 

"I'm watching TV
But I find it hard to stay conscious
I'm totally bored
But I can't switch off"

"We're lost in the mall
Shuffling through the stores like zombies
What is the point?
What can money buy?"



40. Patrullero Mancuso - "El Halcón Milenario"

Con esta canción tenemos triple dosis de friquismo. La primera, porque el nombre de la banda hace referencia a un personaje de "La conjura de los necios", de John Kennedy O'Toole. La segunda, por el tema elegido: las andanzas de Han Solo y Chewbacca, huyendo de los soldados imperiales y saltando al hiperespacio con el Halcón Milenario cargado hasta arriba de contrabando.



Y la tercera, porque el autor de este vídeo, ha utilizado imágenes de un documental mudo de 1925 titulado "Wunder der Schöpfung" ("Las maravillas del universo"). El que sea friqui y esté orgulloso, ¡que levante su sable láser!


41. Radio Futura - "La estatua del jardín botánico"

Nacida como un producto comercial destinada al fenómeno fan, Radio Futura debutó con un disco banal titulado "Música moderna". Después Santiago Auserón se puso al frente de la banda, que dio un giro copernicano con esta canción, hasta convertirse en una de las formaciones más trascendentes del rock español.



Auserón, licenciado en filosofía, se inspiró en la "Monadología" de Leibniz (papá del cálculo infinitesimal y del código binario, entre otras cosas), y trata sobre el libre albedrío, la conciencia y la capacidad de reflexión y decisión de una estatua. Que podemos entender como una Inteligencia Artificial. 


42. Freak Kitchen - "Freak of the week"

Este tema entra en el compendio por suponer el encuentro de dos colosos: a un lado, el veterano power trío sueco de rock metal Freak Kitchen. Al otro, el dibujante español Juanjo Guarnido, ganador de dos premios Eisner y autor de la serie Blacksad



La canción trata sobre el deseo de notoriedad, de relevancia, y sobre hasta dónde se puede llegar para conseguirla. La crítica a las redes sociales, a la obsesión por agradar (por "petarlo") y a la fama efímera que proporcionan los medios actuales es más que evidente. Pero sin duda nos quedamos con el videoclip y su tono industrial y cyberpunk.

"Will do anything
For popularity
Mutilate myself
Become an amputee
Like me, like me
Won't you like me?"


43. Parliament - "Mothership connection"

George Clinton es, sin lugar a dudas, uno de los pesos pesados del funk. Su colectivo Parliament/Funkadelic es responsable del sonido P-Funk y de la influencia que este género tuvo en gran parte de la música que escuchamos hoy día.



George Clinton dedicó no pocos temas a las cuestiones "galácticas", y en este, que da título a uno de sus álbumes más celebrados (aunque también se conoce como "Starchild"), presenta su colectivo Parliament/Funkadelic como la tripulación de una nave espacial con muchas ganas de fiesta, que viene a la Tierra a traer sus ritmos y su groove.

"Well, all right, starchild
Citizens of the universe, recording angels
We have returned to claim the pyramids
Partying on the mothership
I am the mothership connection"


44. Jerry Goldsmith - "Total Recall"

[Aportación de Elwin Álvarez] Decir Jerry Goldsmith es decir "bandas sonoras". En casi cincuenta años de carrera las compuso para todo tipo de películas, pero se destacó en la Ciencia-Ficción y el género fantástico. "El planeta de los simios""Alien, el octavo pasajero", "La fuga de Logan", "La profecía", "Capricornio Uno", "Gremlins", varias entregas de la saga "Star Trek"....




He elegido el tema central de la película de Paul Verhoeven "Desafío Total", también conocida como "El vengador del futuro" en algunos países de Iberoamérica, por dos cuestiones. Una, que está basada en un relato de Philip K. Dick. La otra, puramente emocional, porque desde hace más de veinte años ha sido utilizada por Canal+ para sus retransmisiones de la liga española de fútbol. Y me atrevería a decir que cualquier futbolero, por muy lejos que estén sus gustos de la Ciencia-Ficción, la reconocerá al instante. 


45. Radiohead - "Fake plastic trees"

La banda de Tom Yorke repite en la lista con otra mirada a la deshumanización de la sociedad moderna. Sus continuas referencias al plástico, en un mundo en el que todo es sintético, nos hace pensar en la vida artificial y en lo vacía que puede resultar la vida real. 



La letra tiene muchas lecturas. Unos afirman que Yorke se inspiró en Canary Wharf, una zona de Londres donde se instalaron numerosos árboles de plástico. Otros ven una crítica a la proliferación de la cirugía plástica. La verdad es que las letras de Radiohead nunca tienen una única interpretación. 

"For a fake chinese rubber plant
in the fake plastic earth
that she bought from a rubber man
in a town full of rubber plans
to get rid...of itself"


46. Os Resentidos - "Xa están aquí"

Los vigueses fueron una de las bandas gallegas más singulares, con Antón Reixa al frente y unas canciones que trataban los problemas y la realidad social de Galicia a golpe de surrealismo. Resulta triste volver la vista atrás treinta años después y descubrir que canciones como "Economía sumerxida" (el paro masivo y la economía "B"), "Sector naval" (el desmantelamiento de los astilleros, motor económico de Vigo y Ferrol), "Galicia Express" (la carencia de infraestructuras de Galicia) o "Por alí, por alá" (la emigración forzosa) siguen hoy igual de vigentes que entonces.



En su último trabajo juntos, ofrecieron esta pieza surrealista, como siempre, sobre unos gallegos venidos del planeta Bacallau, que comen empanada de electrones, responden con preguntas y son "tan celtas coma ti". Que no se diga que en la Ciencia-Ficción no hay espacio para el humor. 


47. Nine Inch Nails - "Survivalism"

Trent Rentzor es otro artista del que podríamos incluir casi cualquier título, por el carácter industrial y oscuro de su música y sus videoclips. Vamos a seleccionar "Survivalism" por su tono distópico: la crítica de unos Estados Unidos convertidos en un estado policial, que controla la moralidad y el pensamiento de sus ciudadanos a través de la propaganda, la violencia y el miedo, que incita a la gente a armarse. 



"I got my propaganda
I got revisionism
I got my violence
In hi-def ultra-realism
All a part of this great nation
I got my fist
I got my plan
I got survivalism"


48. Pearl Jam - "Do the evolution"

Más distopía con Eddie Vedder y el resto de su banda, una de las más grandes surgida de los garajes de Seattle. Montada con un riff de guitarra y un ritmo de batería simples y machacones, y con un sonido deliberadamente sucio, "Do the evolution" es una canción inquietante, incómoda y pesimista sobre la condición humana, y nuestra capacidad para la crueldad: para exterminarnos y esclavizarnos entre nosotros, y para destruir el planeta que nos sirve de hogar, sintiéndonos además legitimados para hacerlo.




El mensaje se ve reforzado asimismo por el videoclip de animación, de gran expresividad.

"I am ahead, I am advanced 
I am the first mammal to make plans, yeah 
I crawled the earth, but now I'm higher 
Twenty-ten, watch it go to fire 
It's evolution, baby"


49. Soundgarden - "Black rain"

Y otros grandes de Seattle, también con videoclip animado, dirigido por Brendon Small, uno de los creadores de la serie de animación Metalocalipsis. Grabada en el remoto 1991 para su disco Badmotorfinger, los Soundgarden no publicaron esta canción hasta el 2010. Fue editada en un recopilatorio de éxitos, e incluida en el videojuego Guitar Hero. Durante el vídeo puede verse a un joven jugando una partida en una enorme pantalla mural.



La letra no está relacionada con la Ciencia-Ficción, pero sí lo está su videoclip, inspirado en las historias de mechas japoneses, como Mazinger Z. En él vemos una alineación planetaria, que provoca la llegada a la Tierra de criaturas del espacio exterior, a las que se enfrenta la banda a bordo de un enorme robot.


50. The Tornados - "Telstar"

El 23 de Julio de 1962, el primer satélite de telecomunicaciones comerciales, el Telstar 1, realizo la primera retransmisión televisiva intercontinental: los europeos pudieron ver la Estatua de la libertad, una rueda de prensa del presidente Kennedy y un fragmento de un partido de la liga mayor de béisbol estadounidense, entre los Philadelphia Phillies y los Chicago Cubs. Dos meses después se publicaba esta canción, que se convirtió en el primer número uno de origen británico en las listas de éxitos estadounidenses.




Este tema instrumental se convirtió rápidamente en un clásico, versionado por numerosas bandas de surf e instro, aunque también contó con versiones vocales. Su compositor y productor, el inglés Joe Meek, fue un innovador y un experimentador del sonido, que dio al tema su toque estrella: la sonoridad "espacial" de la claviolina, y los efectos especiales, como el despegue del cohete inicial, que según la anécdota es una cisterna de retrete reproducida al revés.

Joe Meek, desgraciadamente, se suicidó en 1967. El Telstar 1 se averió en 1963, sin reparación posible, pero sigue girando allá arriba. Ambos son ahora un pedacito de nuestra historia.


Y así llegamos al final de esta segunda entrega de nuestra banda sonora para la Ciencia-Ficción, que alcanza las cincuenta canciones. Si reunimos más entre todos, podemos hacer una tercera. Nos leemos!

Escucha las primeras veinticinco canciones en Una banda sonora para la Ciencia-Ficción (1)


Compártelo:

23 de abril de 2015

Una banda sonora para la Ciencia-Ficción


Hoy voy a ponerme de nuevo en modo copión para volver con una idea robada: las listas, que tanto calidad y tanta distinción dan a otros blogs excelentes que me resultan inspiradores, como "Las lecturas de Mr. Davidmore"

A estas alturas ya ha quedado claro que la Ciencia-Ficción es uno de mis géneros literarios favoritos. Afición que se extiende al cine, el cómic y la televisión.



Pero de todos los soportes, hasta ahora la gran ignorada ha sido la música, arte tan válida como las citadas para tratar la Ficción Científica. 

Por lo que la entrada de hoy es una lista con veinticinco canciones (no de otros tantos artistas, porque alguno repite) que tengan que ver con la Ciencia-Ficción, de uno u otro modo. Unas lo serán por su letra. Otras por su videoclip. Y otras por su sonido, o por la actitud experimental e innovadora de su autor o autores.

Siendo la Ciencia-Ficción un género tan amplio y ramificado en tantas subcategorías, su banda sonora debe reflejar tal diversidad, con bandas y solistas procedentes de todo tipo de géneros musicales. Comenzaremos con veinticinco, y quedo abierto a vuestras sugerencias para ir ampliándola entre todos, Así que esta entrada se convierte, por mi parte, en un llamamiento a todos los que conozcáis canciones relacionadas con el espacio, los viajes espaciales, el mundo postapocalíptico, los mutantes, los científicos locos o cualquier otra cuestión vinculada, más o menos estrechamente, con la Ficción Científica. 


Empecemos:


1. Stormy Mondays - "Sunrise number 1"

Comenzamos por la banda española que más alto ha llegado, pues los Stormy Mondays sonaron nada menos que en el espacio. 

Con motivo de la jubilación de la veterana lanzadera espacial Endevour, la NASA decidió que su última misión tuviese carácter conmemorativo, lo que incluyó aspectos lúdicos, como despertar a los astronautas con música. Para elegir la canción, organizó un concurso, al que concurrieron 1350 canciones, y en el que Stormy Mondays se alzó ganadora con su "Sunrise number one".



¿Por qué el título? Porque hace referencia al primero de los dieciséis amaneceres que los tripulantes del Endenvour presenciaban cada día. La banda ovetense, con una trayectoria casi tan larga como la del transbordador espacial, permite la descarga gratuita de la canción en este enlace.


2. Ojete Calor - "Ciencia-Ficción"

Aníbal Gómez y Carlos Areces, además de actores y humoristas, son los componentes de Ojete Calor, cuyo estilo musical definen como subnopop, y que en resumen es una música entre el pop y el tecno, con letras surrealistas e irreverentes, con muchos juegos de palabras ("Hola, ¿estás Solaris?") y referencias a telebasura, el petardeo y la cultura de masas. Un producto postmoderno, anti-intelectual y fiestero.



"Ciencia-Ficción" menciona un montón de libros, películas y series del género, desde "Dune", "2001" o "Ultimatum a la Tierra" hasta aquella "Plutón BRBNero" de Alex de la Iglesia, en la que intervino Carlos Areces. Es, por méritos propios, el himno de KindleGarten.


3. David Bowie - "Space Oddity"

La obra magna de David Bowie tenía que estar en esta lista. Se editó en 1969, en teoría para que coincidiese con la llegada del Apollo XI a la Luna. La BBC la utilizó como música de fondo en su retransmisión del alunizaje.



"Space Oddity" (un juego de palabras con "Space Odyssey", pues Oddity significa "rareza, singularidad", algo muy apropiado para definir a Bowie) narra la experiencia del Mayor Tom, un astronauta que refleja la sensación de soledad e incertidumbre de hallarse completamente solo, flotando en la inmensidad del espacio a bordo de una frágil astronave y contemplando la Tierra desde lo alto.

Fue versionada por muchos artistas (dejo a vuestro criterio escuchar la de los Hermanos Calatrava), pero nos quedaremos con una interpretación muy especial: la del astronauta Chris Hadfield, que se convirtió en el primer videoclip grabado en el espacio, y con la que Hadfield se despedía de la Estación Espacial Internacional, de la que era comandante.




4. Lou Reed - "Satellite of Love"

Y de David Bowie a su gran amigo Lou Reed, al que produjo el disco "Transformer", que contiene la canción que ahora vemos. Como el resto del álbum, "Satellite of love" tiene un aire muy glam, y la idea de un "satélite del amor" subiendo hacia los cielos es lo bastante evocadora como para incluirla en esta lista.



La canción tiene su gracia, con sus coros ("bom bom bom") y su melodía. Más tarde sería versionada por los irlandeses U2.

"Satellite's gone
Up to the skies"

"Satellite's gone
Way up to Mars"


5. The Police - "Walking on the Moon"

Sting, Andy Summers y Steward Copeland se ganan su lugar en esta antología con una canción que habla sobre algo con lo que todos hemos soñado en algún momento de nuestras vidas: caminar sobre la Luna. Que para Sting, autor del tema, es una metáfora de otra cosa, pero yo me voy a quedar con el sentido literal. 



"Giant steps are what you take
Walking on the moon
I hope my legs don't break
Walking on the moon"


6. Pink Floyd - "Interstellar Overdrive"

Con este corte instrumental de 1967, Pink Floyd dieron el pistoletazo de salida al Space Rock, un derivado del rock progresivo caracterizado por largos desarrollos instrumentales, uso intensivo de sintetizadores, guitarras eléctricas con muchos efectos de modulación (chorus, flanger, phaser, delay, wah, envelope filters...) y un sonido muy atmosférico (reverb a lo grande), que en directo se complementaba con efectos de luz y proyecciones de vídeo.




La palabra Space hace referencia más al sonido que a la temática de las canciones, que a menudo, pero no siempre, trataban sobre Ciencia-Ficción, así que nos quedaremos con el tema pionero y algún ejemplo más:


7. Gong - "Fohat digs holes in space"

Tal vez la banda que más en serio se tomó la cuestión del Space Rock, Gong tuvo numerosas formaciones, con miembros que entraban y salían, y se reprodujo después en un montón de productos derivados como Planet Gong o Mother Gong.



Este corte, de su segundo disco, "Camembert Electrique", de 1971, es muy ilustrativo sobre el estilo de la banda, así que se suma a esta banda sonora, pese a que su letra nada tenga que ver con la Ficción Científica. 


8. Spacemen 3 - "Transparent radiation"

El Space Rock, como es lógico e inevitable, evolucionó, rompiendo con muchos de sus preceptos y mezclándose con otros subgéneros, dando lugar a una segunda generación inspirada por el sonido original, pero más cercana al pop, el noise, el after-punk y todas esas cosas.



Spacemen 3 es una de las bandas más significativas de esa segunda ola, y escogemos esta canción por su letra:

"Tables bearing the fruits of Lent
Styrofoam people quite violent
Clear light blowing right out of my tent
Ozone over our continent"


9. Radiohead - "Karma Police"

Esta canción sabe a distopía, a gris sociedad represora, y siempre me recuerda al relato "El peatón" de Ray Bradbury, en la que un hombre, el señor Mead, era arrestado por el delito de pasear, por mero placer, por las calles vacías de la ciudad, en vez de permanecer en su casa viendo la televisión como todo el mundo.



La propuesta de una "policía del karma" arrestando personas me parece tan sugerente que creo adecuado listarla como muestra de una banda, Radiohead, que por su estilo, influido por el Space Rock pero ya como pariente lejano, por su interés en la electrónica y por la continua innovación en su sonido, hace verdadera música de Ciencia-Ficción.


"Karma police
Arrest this man
He talks in maths
He buzzes like a fridge
He's like a detuned radio"


10. Steve Miller Band - "Space Cowboy"

El viejo rockero Steve Miller va a colar dos canciones en este compedio. La primera es un rock cuya letra no trata sobre Ciencia-Ficción, pero que escogemos por popularizar el término "space cowboy", por su estribillo y por algún que otro verso:




"I'm a space cowboy
Bet you weren't ready for that"

"I was born on this rock
And I've been travelin' through space"


Y la segunda, "Serenade from the Stars",

"Wake up, wake up
wake up and look around you
we're lost in space
and the time is our own "

la veremos a través de una versión:


11. M-Clan - "Llamando a la Tierra"

En efecto, uno de los temas más conocidos de los rockeros murcianos es una versión de la mentada "Serenade from the Stars":



Escojo la versión porque me gusta más la letra, con su historia de un solitario cowboy del espacio, perdido a dos mil millones de años luz de la Tierra. ¿Podremos viajar tan lejos algún día? ¿Cómo nos comunicaremos con "la estación"? ¿Tendremos el ansible de Ursula K. LeGuin para entonces? Incógnitas...


12. Jamiroquai - "Space Cowboy"

Y otro vaquero espacial más. La canción del británico Jay Kay y su banda no es un tema sobre Ciencia-Ficción, o solo lo es un poquito. Pero me atrae la idea de un vaquero espacial trayendo buen rollo interplanetario a ritmo de funk y acid-jazz.



"This is the return
Of the space cowboy
Inter-planetary
Good vibe zone"


13. The Seahorses - "Around the Universe"

Cuando en la galaxia Brit-Pop, la estrella The Stone Roses se convirtió en una nova por la colisión de egos de sus miembros, el competente guitarrista John Squire montó The Seahorses, con la que no tuvo el éxito de su anterior proyecto, pero que nos dejó unas cuantas buenas canciones, y teloneó a los Rolling Stones en aquella lejana gira del "Brigdes to Babylon", que no está nada mal.




Este tema trata sobre viajar por el Sistema Solar como quien lo hace por las carreteras de nuestro planeta, a bordo de un coche policial robado:

"Did I step down from a spaceship
That was orbiting your earth?
Shining like a star above
You way down in the dirt"

"I can take you round the universe
In a hot wired police car
We can ram raid Mars and Jupiter
And drive right through a star"


14. Super Furry Animals - "Rings around the world"

Los galeses contribuyen a nuestra antología con un tema muy divertido, con voces armónicas a lo Beach Boys, sobre dibujar anillos sobre nuestro planeta, girando a toda velocidad.



"You expose the film in me
We're drawing rings around the world
Sooner or later we will melt together
And draw rings around the world

With all those meteoric stones
And all those sheep they never cloned
Okay!
I am glowing radioactive
We draw beams around the world"

"Earth will become Saturn II
With all those rings around the world
Tetsuo II became me and you
With all those rings around the world
And all those body hammer blows
We're drawing rings around the world"

***

Si nos vamos al punk-rock y géneros afines, esta recopilación se puede extender hasta el infinito, pues la estrecha relación entre el punk y la cultura popular (el cómic, el cine fantástico, de terror y Serie B, la televisión, el pulp...) nos proporciona cientos de canciones sobre invasiones extraterrestres, científicos locos, mutantes, monstruos radioactivos y otros temas comunes a la Ciencia-Ficción. Así que veremos un par de ejemplos.


15. The Meteors - "Attack of the Zorch men"

La banda fundacional del psychobilly narra la invasión de nuestro mundo por unos alienígenas procedentes del planeta Zorch, los Zorchmen, armados con rayos gamma.



"Oh we come from another Galaxy
We're ain't gonna be
We're gonna rule the Cosmos
And everything living thing"


16. Killer Barbies - "The come from Mars"

Los gallegos encabezados por Silvia Superstar muestran en este tema su pasión por el cine de Terror y Ciencia-Ficción, desde las viejas cintas de Godzilla hasta las pelis de la Troma.



El videoclip es todo un homenaje a las antiguas películas de Serie B sobre invasiones marcianas, y permite el lucimiento de Silvia Superstar, responsable entre otras cosas de acercar la cultura friqui a los niños gallegos en nuestro bienamado programa infantil de TV "Xabarín Club", en el que colaboraba también al descontrol hormonal de los chavales más creciditos.


17. Meteosat - " Rescate en Alfa Centauro"

En la Edad de Oro del indie-pop hispano, el ahora periodista y director del eldiario.es, Ignacio Escolar, tuvo una banda de vida efímera que se autoetiquetaba como tecnopunk ye-yé, que venía a ser el tontipop que tanto éxito tenía por entonces.



Además de canciones como "Mi novio es bakala" o "Frío estelar" (que también podría incluirse aquí) dejaron grabada la epopeya del astronauta Jackson, náufrago en un asteroide en la órbita de nuestra estrella vecina.


18. Aviador Dro - " Nuclear Sí"

Pero si hay una formación española con cátedra en la Ciencia-Ficción, esa es la longeva Aviador Dro y sus obreros especializados, comandada por Servando Carballar, también conocido como Biovac N, pues en esta banda de música electrónica todos los miembros tienen nombre de robot.



Podíamos haber escogido cualquiera de sus muchas canciones, pues todas son representativas de su temática futurista-mecanicista-postnuclear-distópica, pero nos quedamos con "Nuclear Sí" por tratar una cuestión que nos preocupó profundamente en unos años 80 en pleno riesgo de guerra nuclear, con las dos superpotencias (estadounidenses y soviéticos) armadas hasta el techo de cabezas atómicas, y en los que quedamos marcados por el accidente de Chernobyl.


19. Björk - "All is full of love"

¿Una canción de la marciana Björk, con rollito trip-hop, que además tiene un videoclip en la que la cantante es construida como un robot, en una cadena de montaje? Tenía que estar en nuestra antología.



La letra es lo de menos, pues la verdad que es sencilla.

"all is full of love
you just aint receiving
all is full of love
your phone is off the hook
all is full of love
your doors are all shut
all is full of love!"


20. Jesus Jones - "Zeroes and Ones"

Esta banda británica de rock electrónico aporta una canción titulada, muy significativamente, "Ceros y unos", los dos caracteres que componen el código binario al que los ordenadores transforman los datos que procesan, como la entrada que ahora estáis leyendo. Todo un ejercicio de Anticipación, pues trata sobre los problemas del exceso de información derivado de las que entonces aún se llamaban "nuevas tecnologías".



Jesus Jones, en los albores de Internet y la aldea global (el disco, "Perverse", es del 1993), contemplaban con preocupación esta nueva manera de comunicarse, anticipando los riesgos de lo que terminó llamándose "infoxicación". Toda una distopía merecedora de estar en este compedio.


21. Styx - "Mr. Roboto"

Una de las bandas de Adult Oriented Rock más icónicas ofreció en 1983, con este tema, una mirada crítica, muy propia de su tiempo, hacia el desarrollo tecnológico descontrolado.



En una época en la que Japón era la referencia mundial en tecnología punta, Styx interpretaba esta canción sobre un hombre artificial, creado con piezas "made in Japan" y un cerebro electrónico IBM, que reflexionaba sobre la deshumanización fruto de la tecnología.


22. Beastie Boys - "Intergalactic"

Los raperos blancos más grandes también se fijaron en Japón, pero con su propio estilo. Es decir, mucho cachondeo y homenaje a la cultura popular. En este caso, a la Ciencia-Ficción japonesa: las pelis de monstruos o kaiju heiga, las serie como Ultraman, y los mecha que tanto gustan a los nipones y que exportaron para disfrute del resto del planeta.



Como siempre, la canción venía acompañada de un divertido videoclip, formato que a los Beastie Boys se les daba muy bien y que redondea el resultado final con su infinidad de guiños y referencias.


23. Gorillaz - "DARE"

Desde el momento que Gorillaz es una banda virtual, compuesta por miembros inexistentes, se ha ganado una plaza titular en este recopilatorio. El proyecto de Damon Albarn es un cóctel de estilos difícil de clasificar, pero nos quedamos con sus videoclips y sus ritmos bailables. 



"Dare" no es un canción sobre nada relacionado con la Ciencia-Ficción en particular (la letra no cuenta gran cosa, la verdad), pero el vídeo no tiene pérdida, con su ambientación ciberpunk, y esa consola de mandos con joysticks de la Atari 3600. 


24. The Smashing Pumpkins - "Tonight, tonight"

De nuevo una canción cuya temática no tiene una temática de Ficción Científica, pero la banda de Billy Corgan merece estar en este listado tanto por su estética (con influencias del expresionismo, el ciberpunk y el dieselpunk) y su música siempre abierto a la innovación, como por este videoclip:



Nada menos que un homenaje a "Viaje a la Luna" de Georges Méliès, obra pionera del cine y de la Ciencia-Ficción. Una pedazo de canción, con orquestaciones y arreglos con los que Corgan quería romper con el estilo grunge imperante en la época, y un reconocimiento a uno de los precursores del cine como arte e industria del entretenimiento. Ahí queda eso. 


25. Pink Floyd - "Echoes"

Y para concluir, repetimos con Pink Floyd, por una cuestión que cae dentro de la leyenda urbana y de la fama de la banda de rock progresivo como "sincronizadores". Según fuentes, Stanley Kubrick habría contactado con ellos interesado en que participasen en la banda sonora de "2001: A Space Odyssey". Algo que, como sabemos, nunca ocurrió (también habrían puesto su música al "Dune" de Jodoroswky, si se hubiese filmado, pero esa es otra historia). 



Lo cual no es óbice para que sean muchos los que afirman que su larguísimo tema "Echoes", una espléndida muestra de Space Rock contenida en su álbum "Meddle", de 1971, encaja a la perfección con la escena "Jupiter and Beyond the Infinite" de la película de Kubrick. Yo, para quienes queráis comprobarlo y tengáis veintitres minutos libres, os dejo el vídeo. 

Por ahora lo dejaremos aquí. Espero vuestras sugerencias, enmiendas y aportaciones para ir aumentando esta lista. ¿Tenéis alguna canción favorita que penséis que no puede faltar en una banda sonora para la Ciencia-Ficción? Os escucho. Nos leemos!

Continúa leyendo "Una banda sonora para la Ciencia-Ficción (2)"


Compártelo:

21 de abril de 2015

Las sirenas de Titán - Kurt Vonnegut

Resumen: Cuando aún no se conocía el sentido de la vida, la humanidad salió a buscarlo al espacio, solo para encontrar la misma vacuidad y falta de razón que existía en la Tierra. Winston Niles Rumfoord, millonario explorador y aventurero, desmaterializado y ondulado desde el Sol hasta Betelgeuse tras caer en un infundibulum crono-sinclástico, estará detrás de la invasión marciana de la Tierra y del nacimiento de la primera gran religión universal: la Iglesia de Dios, el absolutamente indiferente. 



Título: Las sirenas de Titán (The sirens of Titan)

Autor: Kurt Vonnegut. Escritor estadounidense que abandonó los estudios universitarios para alistarse en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Fue hecho prisionero y vivió en persona el bombardeo y destrucción de la ciudad de Dresde, lo que le marcaría hondamente y determinaría su obra literaria, en particular la reconocida "Matadero Cinco". A su regreso, se licenció en Antropología, mientras trabajaba reportero policial en Chicago, y más tarde como relaciones públicas de la General Electric, antes de dedicarse de pleno a la literatura. En su última época fue editor y cambio la ficción por los artículos de análisis político y opinión.

Año de publicación: 1959

Género literario: Es una novela de Ciencia-Ficción blanda, donde los aspectos científicos carecen por completo de rigor, siendo los avances técnicos un simple recurso para la trama. Es una historia de Anticipación, ambientada en un posible futuro, y está marcada por un cáustico y negro sentido del humor. Combina elementos de la Space Opera con otros propios de la novela bélica, si bien muestra una mirada muy crítica hacia el militarismo y los ejércitos, así como hacia la religión y el conjunto de la sociedad estadounidense. Podría afirmarse que su estilo surrealista, su tono satírico y sus intenciones subversivas la orientan hacia la Contracultura, con una postura clasificable dentro de la Postmodernidad.  

"Las sirenas de Titán" fue incluida por David Pringle en su lista de las 100 mejores novelas de Ciencia-Ficción (junto con otra obra suya, "Cuna de Gato"). Vonnegut gozó de gran éxito en los universitarios de su país en los años 70, y en otros ambientes de intelectualidad, de manera que la crítica han afirmado de él cosas tales como "insuflaba humor y relevancia moral a la Ciencia-Ficción y la elevaba al nivel de la literatura seria".



Vamos, que además de un absoluto desconocimiento, por parte de la gran crítica literaria, de la capacidad de la Ciencia-Ficción para el humor y la autoparodia, por una parte, y para la reflexión moral, por otra, las autoridades de la literatura perpetuaron, al vender la figura de Vonnegut como hecho aislado y excepcional, el estigma de la Ficción Científica como género menor e intrascendente. El resultado fue que Kurt Vonnegut tenga más acogida y predicamento entre el público generalista (seis de sus novelas se han publicado en Anagrama, nuff said) que entre los aficionados a la Ciencia-Ficción.

"Las sirenas de Titán" se compone de doce capítulos intitulados, que se encabezan con sentencias pronunciadas por personajes de la novela, o con frases extraídas de obras ficticias citadas en el texto. Está narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, que emplea un lenguaje sencillo, funciona, moderado en adjetivos y descripciones. Podríamos decir que el autor prefiere usar un calificativo rotundo a extenderse empleando varios. Como veremos, Vonnegut busca transmitir una atmósfera general burlesca y de sátira, y el narrador, sin hacerse notar con comentarios personales, sí colabora a la humorada con frases cínicas, cargadas de intención, al estilo de otros ilustres satíricos como Tom Wolfe o Tom Sharpe:

"Si las sospechas hubieran estado permitidas en el Ejército de Marte, Boaz habría sido una persona sospechosa".

Como libro de Ciencia-Ficción, conviene hacer notar que en "Las sirenas de Titán" las cuestiones científico-técnicas no están tratadas de manera rigurosa, ni es esa su intención. Escrita en 1959, las características atribuidas a Mercurio, Marte o Titán carecen por completo de fundamento, al igual que otros aspectos como los viajes espaciales, la existencia de especies extraterrestres o las materializaciones de Rumfoord. Son licencias artísticas para crear un soporte al servicio del argumento y del escenario.


La historia es curiosa, y como ya vimos, tiene una intención contracultural, subvirtiendo estereotipos e ideas preconcebidas, y mostrándose el autor crítico y mordaz con los valores e instituciones sociales de su país y su época.

La sátira queda clara en los primeros capítulos, en los que Vonnegut presenta a los personajes y el mundo en el que viven. En un futuro ubicado "en la Época de la Pesadilla, comprendida, año más, año menos, entre la Segunda Guerra Mundial y la Tercera Gran Depresión", todo comienza en "Newport, Rhode Island, U.S.A., la Tierra, Sistema Solar, Vía Láctea", donde Winston Niles Rumfoord, millonario ocioso e indolente, "miembro de la única clase norteamericana verdadera", se materializa en su mansión durante unos minutos, como cada cincuenta y nueve días.

Esto se debe a que, guiado por los principios de "coraje no-neurótico, estilo y gallardía", tiempo atrás se había dirigido, en su nave espacial privada y acompañado únicamente de su perro mastín Kazak, hacia un infundibulum crono-sinclástico existente algo más lejos de Marte, tras lo cual ambos existen "como fenómeno ondulatorio, al parecer vibrando en una espiral torcida que empezaba en el Sol y concluía en Betelgeuse". Cuando un cuerpo celeste entra en contacto con ellos, lo cual ocurre periódicamente por los movimientos orbitales, Rumfoord y su perro se materializan en él. 

Dada su naturaleza, inespacial y atemporal, Rumfoord puede conocer el pasado y el futuro, y ejercerá el papel de deus ex machina en esta historia, manipulando a voluntad al resto de personajes y al conjunto de la especie humana.


Conoceremos asimismo a su esposa Beatrice, con la que mantiene una relación aséptica y fría, y a Malachi Constant, el hombre más rico de los Estados Unidos, playboy amante del lujo y la diversión, un inútil obsesionado con la grandeza y carente del mínimo talento para los negocios, cuyo único mérito fue heredar Magnum Opus Inc., empresa fundada por su padre Noel Constant, quien se enriqueció invirtiendo en bolsa, en valores de empresas escogidas por sus iniciales extraídas de frases de la Biblia, y que vivió hasta su muerte en una estrecha y mísera habitación de hotel pese a ser multimillonario.

Tras una escena en la que Rumfoord vaticina a Malachi Constant que tanto él como Beatrice serán "cruzados por los marcianos, como ganado", y que ambos terminarán, junto a su hijo, viviendo en la luna Titán, asistimos al proceso de ruina de Beatrice y de Malachi, y a su reclutamiento por las fuerzas marcianas, dando la novela un giro argumental en su cuarto capítulo, titulado "Plan rataplán".

Para mi gusto, la novela gana en interés a partir de este momento. Vonnegut describe el ejército marciano, un cuerpo disciplinado en extremo, en el que todos sus miembros (personas "reclutadas" o secuestradas en la Tierra, cuya memoria ha sido borrada) poseen una antena alojada en el cráneo, por la que reciben las órdenes que deben cumplir, y mediante la cual pueden ser castigados con fuertes dolores en caso de desobediencia. Incluso, para enardecerlos, hacer sonar en su cabeza marciales redobles de tambor:

Rataplán, plan, plan;
Rataplán, plan, plan,
¡Plan, rataplán!
¡Plan, rataplán!
Rataplán, rataplán, plan, rataplán.

El autor muestra todo el cinismo y toda la ironía posibles hacia el militarismo y el ejército, mostrándolo como una institución irracional, regida por incapaces, que fomenta la obediencia ciega y la postura sumisa y acrítica, y en la que la marcialidad tiene una importancia sobredimensionada.

Allí encontramos a Malachi reconvertido en un oficial degradado a soldado raso, llamado simplemente Unk (de Uncle, "tío"), cuya memoria ha sido borrada varias veces, por lo que no recuerda nada de su vida en la Tierra, ni tener un hijo llamado Crono (tal como Rumfoord le predijese) e incluso ejecuta sin vacilar a su único amigo, Stony Stevenson, inducido por las órdenes que se le dan a través de su antena craneal. Beatrice, por su parte, también ha sufrido un borrado de memoria y ahora se llama simplemente Bee.


El ejército marciano, disciplinado y eficiente, armado con antiguos rifles Máuser de un solo tiro y otras anticuadas armas análogas, planea invadir la Tierra, con una estrategia perfectamente desplegada, en la que los Comandos Imperiales Marcianos comienzan estableciendo una cabeza de puente en la Luna, y en la que miles de naves aterrizarán en nuestro planeta, repartidas por todas las naciones.

Me tomó por sorpresa, y esto debo anticiparlo, lo siento, que el ataque marciano a la Tierra termine en una absoluta debacle, que Kurt Vonnegut relata con unos pasajes realmente desternillantes, en los que describe las desastrosas maniobras marcianas y la simpleza con la que los terrícolas frenan la invasión, dando lugar a situaciones de auténtica comedia, de un surrealismo tal (como el comando que conquista un mercado de carne en Basilea, Suiza) que no desentonarían en un sketch de los Monty Python.

"Cuando las tropas norteamericanas llegaron a Boca Ratón para luchar con los marcianos, ya no quedaba nada con qué luchar. Los civiles, agitados y orgullosos, se habían hecho cargo espléndidamente de todo. Veintitrés marcianos habían sido colgados de los faroles de alumbrado en el distrito comercial, once habían sido fusilados y uno, el sargento Brackman, estaba prisionero y gravemente herido.
La fuerza de ataque había sido de treinta y cinco personas en total.
—Mándennos más marcianos —dijo Ross L. Mc-Swann, el alcalde de Boca Ratón.
Posteriormente llegó a ser senador de los Estados Unidos."

A través de ello conocemos la intención de Rumfoord, que estaba tras la invasión y buscaba que los habitantes de la Tierra, movidos por los remordimientos y el malestar que les produce su victoria, se uniesen en una hermandad universal, por encima de sus diferencias. Descartadas, por inapropiadas, las demás religiones tradicionales, nace la primera religión verdaderamente ecuménica: La Iglesia de Dios, el absolutamente indiferente. Una deidad a la que no le importa que le adoren o no, y en la que todos los fieles intentan limitar sus posibles ventajas sobre los demás mediante handicaps de toda clase.


Unk, tras un período de refugio en Mercurio (manipulación de Rumfoord mediante) llega a la Tierra, donde el demiurgo de esta historia ha provocado que el culto de Dios, el absolutamente indiferente, lo espere como un mesías y un chivo expiatorio, lo que permite a Vonnegut ofrecer más pasajes satíricos en torno a la religión.

Los últimos capítulos se sitúan en Titán, donde Unk, Bee y Crono coincidirán con Salo, una máquina viviente, nativa del planeta Tralfamadore (raza extraterrestre que volverá a aparecer en "Matadero Cinco"), mediante la cual Kurt Vonnegut da una nueva vuelta de tuerca a la historia, mostrando una reflexión amarga y desmotivadora sobre el papel de la especie humana, su origen y el motivo de su evolución y el desarrollo de sus civilizaciones y culturas. De tal modo que Rumfoord, el supuesto deus ex machina, se revela como un peón más del gran juego, igual de insignificante que el resto.

Esta reflexión final redondea el enfoque postmoderno de "Las sirenas de Titán", cuyo principal valor es, a mi parecer, el fino sentido del humor que muestra a lo largo de toda la novela, un humor negro que se vale de un escenario de Ciencia-Ficción para satirizar sobre la realidad social del autor, y en la que critica aspectos como la competencia entre estados, la Guerra Fría, lo absurdo de la guerra o la disfuncionalidad social congénita de las clases dominantes.

"En una palabra, el más pedestre sentido común y las mejores informaciones científicas indicaban que no había nada bueno que decir de la exploración del espacio.
Hacía mucho que había pasado la época en que cada país podía alcanzar más gloria que los otros lanzando a la nada algún objeto pesado."


En resumen, "Las sirenas de Titán" explicaría el éxito y la calurosa aceptación de su autor entre el gran público, y en particular entre la intelectualidad y los más interesados en la contracultura, pero también su baja popularidad entre quienes busquen obras de Ciencia-Ficción más al uso. Es perfecta para que los más reacios a la Ficción Científica puedan leerla sin necesidad de autojustificarse ni excusarse. A fin de cuentas, es Kurt Vonnegut, es literatura seria.

La anécdota: Hemos hablado de la popularidad de este autor en los ambientes universitarios de su país y en otros círculos culturetas. El hecho de que un escritor de Ciencia-Ficción entre en los temarios de literatura en la enseñanza superior es notorio, y queda ilustrado por el cameo de Vonnegut en la comedia del 1986 "Back to School", protagonizada por el histriónico Rodney Dangerfield, en la que el autor se autointerpreta.


Esto, por ahora, sería todo. Volveremos, me atrevo a afirmar, con más novelas de este escritor de Ciencia-Ficción, que puede ser una llave para que muchos lectores se acerquen al género y descubran a otros muchos autores que les gustarán, solo que aún no lo saben. Nos leemos!


Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes