23 de febrero de 2015

El mesías de Dune - Frank Herbert

Han pasado doce años desde el ascenso de Paul Muad'Dib Atreides al trono imperial. En ese tiempo, una Jihad lanzada en su nombre ha conquistado gran parte del universo conocido, causando miles de millones de muertes y la destrucción de cientos de culturas y pueblos. Paul gobierna acosado por ominosas visiones de un futuro que no puede evitar, y solo desea desmitificar su figura y detener la matanza. Ahora, la Bene Gesserit, la Bene Tleilax, la princesa Irulan, la Cofradía, la CHOAM y una facción fremen conjuran para derrocar a Paul y apartarlo del trono. 


Publicada en 1970, El mesías de Dune (Dune Messiah) es obra de Frank Herbert, el escritor de Ciencia-Ficción New Wave que conocimos en Dune.

Al igual que su antecesora, es una novela de Ciencia-Ficción blanda y de Anticipación, que especula con un posible futuro lejano de la humanidad. Su inclusión en la corriente New Wave se refleja en el tratamiento de cuestiones filosóficas, religiosas, psicológicas y políticas. Posee una temática de Intriga, girando en torno a una conspiración magnicida, y ofrece una reflexión sobre las implicaciones personales del ejercicio de un poder absolutista. 

El mesías de Dune es la segunda parte de la saga Dune, iniciada por la novela homónima. Originalmente se publicó por entregas en la revista Galaxy, a lo largo de 1969, y más tarde, en 1970, se editó como novela en su versión definitiva ampliada. 

Frank Herbert, en la nota introductoria de este volumen, afirma que buena parte de El mesías de Dune e Hijos de Dune ya estaban escritas cuando Dune vio la luz. Este segundo volumen que hoy vemos tiene una extensión bastante menor al anterior, y las opiniones son casi unánimes a un respecto: El mesías de Dune está considerado el libro más flojo y menos inspirado de la saga. Hay incluso quien afirma tajantemente que Frank Herbert debería haberse detenido en Dune. Así todo, es una estación de paso obligatorio para entender el conjunto del universo del autor, y una etapa de lectura ineludible si se quiere continuar a la siguiente, Hijos de Dune. Y tiene sus propios puntos de interés, que veremos.


La historia arranca doce años después de la conclusión de la entrega anterior, en la que Paul Muad'Dib Atreides deponía al emperador Padishah Shaddam IV, poniendo fin a la dinastía Corrino; derrotaba definitivamente a sus odiados rivales, los Harkonnen, y se erigía como nuevo emperador, desposando a Irulan, hija de Shaddam IV, pero manteniendo a su lado a Chani, su mujer fremen, como verdadera pareja, quedando Irulan como figurón. 

Ahora, Paul está asentado en el poder y, como le mostraban sus visiones premonitorias, su peor temor se volvió realidad: una Jihad en su nombre es arrojada por el universo por los fremen, ocupando numerosos mundos y extendiendo la fe en el Lisan Al Ghaib, el mesías, en el Madhi, el caudillo guerrero, y en el Kwitzaj Haderach, aquel que puede estar en muchos lugares al mismo tiempo, el que puede ver en el futuro y en el pasado. 

Las consecuencias de la Jihad son estremecedoras. Paul consulta los antiguos registros sobre Genghis Khan o Hitler, quienes palidecen ante las cifras de la oleada fremen:

«[...]según una estimación más bien conservadora, yo habré matado a sesenta y un mil millones de seres, esterilizado noventa planetas, desmoralizado completamente otros quinientos. He exterminado también a los seguidores de cuarenta religiones que habían existido desde…»


Más aún: las visiones de Paul le muestran que lo peor aún está por llegar, y que ni él mismo puede detener el fanatismo que despierta su figura. Por ello, su motivación principal es su propia des-deificación, la rehumanización y desmitificación de Muad'Dib.

Estamos entonces ante un Paul atormentado por la culpabilidad, y cansado de las conjuras que se tejen a su alrededor y cuya existencia no ignora. Todo transmite sensación de inexorabilidad: Paul puede ver el futuro, pero sabe que no puede cambiarlo, por cruel y desesperanzador que sea. 

El resto de los personajes han evolucionado también. Dama Jessica está en Caladan, planeta natal de la Casa Atreides, y no hará aparición en la trama, salvo fuera de plano. Chani sigue siendo la Sayyadina y la pareja de Paul, su concubina y su vínculo con el pueblo fremen, y sufre el hecho de no poder darle un heredero, ignorante de que Irulan le administra contraceptivos a escondidas. Alia se ha convertido en Santa Alia del Cuchillo, una suerte de sacerdotisa del culto a su hermano, venerada por los fieles, que le ruegan su mediación y su consejo ante sus distintas tribulaciones. Es la virgen-prostituta, encarnación de la fertilidad, de la concupiscencia, y a la vez de la virtud y la pureza, además de simbolizar la antigua cultura fremen y la sabiduría del desierto. 


La Reverenda Madre Gaius Helen Mohian y la princesa Irulan representarán a la Bene Gesserit, y hacen su aparición nuevos actores: los Tleilaxu, procedentes del planeta Ix (noveno planeta de su sistema solar), conocidos como Danzarines rostro, que pueden modificar su aspecto a voluntad. Forman la Bene Tleilax, escuela consagrada al dominio del cuerpo, tanto de la carne como de la modificación mediante prótesis mecánicas. A través de la Bene Tleilax, Herbert recuperará al personaje de Duncan Idaho, el maestro de armas de los Atreides, muerto en la caída de Arrakeen y convertido ahora en un Ghola, un ser creado a partir del cuerpo muerto de Idaho y al que se convierte en un mentat y filósofo Zensunni. La trama jugará con la posibilidad de que un Ghola (lo más parecido a un robot que el universo de Herbert puede ofrecer) recuerde su esencia original, o si solo puede ser una forma física sin relación con la persona primigenia.

Si los conflictos de Paul son uno de los motores de la trama, el otro es la conjura que se teje en torno a él, formada por la Bene Gesserit, la Bene Tleilax, la Cofradía, la CHOAM y una facción fremen descontenta con los cambios que Paul Muad'Dib está suponiendo para Arrakis. Por ello, El mesías de Dune puede concebirse como una novela de intriga política, de conspiraciones palaciegas, en la que diversas fuerzas económicas, políticas, militares y religiosas, se alían para derrocar al régimen que les priva de sus posiciones privilegiadas y que no favorece sus intereses. 


Este contubernio incluye a la princesa Irulan, en su triple condición de Bene Gesserit, de hija del depuesto emperador, ahora confinado al planeta Salusa Secundus, y de esposa legítima de Paul, que sin embargo la desprecia, le niega la descendencia y la posterga en beneficio de Chani, oficialmente una simple concubina, pero en realidad compañera y amada de Paul Muad'Dib.

Por su parte, y si bien la mayoría del pueblo fremen es leal hasta el fanatismo más irracional hacia su Madhi y Lisan al Gaib, existe un grupúsculo disconforme con la transformación que el mismo está suponiendo para Arrakis, lo que pasa por la paulatina desaparición de la cultura del agua y del modo de vida tradicional fremen, que se va reduciendo a los sietch del desierto profundo, mientras las ciudades van enriqueciéndose en fuentes, plantas, jardines y hasta ya se considera normal bañarse o lavar la ropa.

Del mismo modo, se observan conductas decadentes en algunos fremen, como el consumo de drogas como la semuta, algo con lo que Herbert parece establecer paralelismos con la corrupción del modo de vida de las culturas tradicionales por el contacto con los vicios del mundo civilizado. Una inquietud propia de la época en que la novela fue escrita, que entronca con el mito del buen salvaje, y una preocupación particular del propio Herbert (quien siempre vivió en contacto con la naturaleza, incluso en un barco con Jack Vance, o en una granja ecológica con su familia).


El mesías de Dune es una historia que no destaca ni por su acción ni por su ritmo narrativo. Al contrario, transcurre en gran parte a través de diálogos, algunos muy extensos. El primer tercio del libro se compone íntegramente de diálogos, y estos abundan a lo largo de todo el texto. Las escenas de acción son escasas y aisladas, siendo las más significativas el atentado que sufre Paul, en el que se usan las temidas atómicas, y la tensa situación en la que la vida de los hijos recién nacidos de Paul y Chani corre grave peligro a manos de un Danzarín rostro.

Como es su antecesora, una parte considerable de la trama se desarrolla de manera interior, a través de los pensamientos de los personajes, y Frank Herbert hace que cada diálogo esté lleno de implicaciones y que cada frase tenga intención, y que normalmente posea dobles significaciones ocultas. 

La parte positiva de este estilo narrativo es que todos los personajes tienen voz, y que disponemos de diversos puntos de vista, incluido el de los antagonistas de Paul, lo que nos facilita comprender sus motivaciones a la hora de oponerse al emperador. De hecho, Paul no estará siempre en el centro de la acción, y la novela contiene muchas escenas en las que no está presente. 


Aún con su falta de intensidad, El mesías de Dune ofrece, como ya comenté, una historia interesante sobre política y religión, y da un giro a la figura de Paul Muad'Dib. Si Dune narraba su ascenso, su advenimiento como mesías y su conversión en una figura cuasidivina, ahora asistimos al proceso contrario: su "caída del pedestal", su deseo de volver a ser humano, de frenar la marea de muerte y aniquilación desatada en su nombre, y de desmitificar su figura, de la que ha derivado una religión, con clero institucionalizado y de gran intransigencia, que aplasta a las demás tildándolas de herejía.

Herbert imprime a su libro un cierto tono de tragedia griega, al versar sobre la caída de un héroe, Paul Muad'Dib, y de la inevitabilidad de su destino, que puede prever pero no alterar.  Curiosamente, es el propio Paul quien desea caer y que se cumpla en él todo aquello que ha vaticinado.

El aspecto religioso-mesiánico tiene su culminación en la salida de escena de Paul Muad'Dib, que ofrece reminiscencias de figuras como Moisés, y que lo humaniza en cuanto asume las leyes y las costumbres de su pueblo adoptivo, los fremen, y no se muestra por encima de ellas. 


El texto se divide en un prólogo, un interludio en forma de entrevista, veinticuatro capítulos numerados y un epílogo. La narración es bastante convencional, en tercera persona, y no muestra cambios notorios con respecto a su predecesora en cuanto a técnica o estilo narrativos, pues mantiene la sencillez e incluso la parquedad de léxico que se achacaba a Dune

En resumen, El mesías de Dune no está a la altura del primer libro de la saga, un listón muy difícil de igualar, y no es una lectura especialmente divertida, aunque su brevedad impide que se haga pesada. Por otra parte, deja el terreno preparado para la siguiente entrega, e introduce personajes y entes que tendrán papeles clave en sucesos posteriores de la saga.


Compártelo:

14 de febrero de 2015

El corazón hace pulp pulp - Varios Autores

Doce historias que muestran que el Amor no es patrimonio exclusivo de la novela romántica, y que puede colarse en el Terror, el Misterio, la Fantasía o la Ciencia-Ficción. Doce relatos pulp variados y variopintos donde el amor es tan sensual como horripilante y divertido. 

El corazón hace pulp pulp

Publicado en 2015, El corazón hace PULP PULP. Compendio del amor en clave de pulp es una antología de relatos publicada por Pulpture.

Hay muchas formas de celebrar el día de San Valentín, y Pulpture Ediciones ha decidido hacerlo publicando la antología de relatos románticos que hoy veremos. El amor será el común denominador de todas las historias que la componen. Claro que, viniendo de la editorial que tiene por objetivo recuperar y reivindicar la literatura de quiosco, y encontrándose entre los autores varios de los responsables de Conjura (compendio de Espada y Brujería)esta recopilación de historias de amor, pasión y sexo tenía que ser poco convencional, atípica, un poco gamberra y, por encima de todo, muy divertida. Vamos a ver, uno a uno, los doce relatos que la componen:

- La Elegida de Cris Miguel 


La primera historia, la de mayor carga erótica del compendio, es una parodia de la dilatada y popular colección de novelas románticas de El Highlander, iniciada si no me equivoco por Karen Marie Moning y continuada por otras escritoras. La portada de este volumen, vinculada directamente con este relato, parodia igualmente a las estereotipadas cubiertas de dichas novelas, falda escocesa y torso al aire incluidos.

Narrado en primera persona por su protagonista, relata la relación tórrida y apasionada entre una mujer y una criatura lovecraftiana con la cabeza de Cthulhu y cuerpo humano, que pertenece a una raza primigenia (así citada) que ha invadido la aldea y matado a todos los hombres. Pese a ello, la protagonista no puede evitar rendirse a su atractivo, y la historia contiene varias escenas de sexo explícito, para los que Cris Miguel emplea el lenguaje circunspecto y lleno de eufemismos propio de la novela rosa. Además de su reminiscencias al hentai de tentáculos, su final refuerza su conexión con la obra del genio de Providence. Por otra parte, la figura universal de la mujer que se entrega a los conquistadores de su pueblo recuerda a personajes históricos como la Roxana de Alejandro Magno o la Malinche de Hernan Cortés.


El corazón hace pulp pulp
La antología en papel [fuente: FB de Pulpture]

- El opio del corazón de Rubén Fonseca


Un relato romántico en pleno sentido del término, es decir, clasificable dentro del Romanticismo, por su exaltación de los sentimientos y las emociones frente a la razón. Su ambientación victoriana, su argumento y su transcurso en una prisión lúgubre evocan al clásico terror gótico. Alterna dos voces: en tercera persona, por un narrador ajeno, y en primera persona, por parte de su protagonista, Peter Mallister. Éste, un hombre humilde, se confiesa con un sacerdote católico la noche antes de ser ejecutado en el patíbulo, acusado de asesinar a su patrona, Lady Hobbs. Mallister relata su amor incondicional por Marian, una de las criadas de la dama, y su versión de los luctuosos hechos que se le imputan.

«—Por muchas cosas malas que hayas hecho, eres una buena persona, Peter Mallister. Solo has cometido un error que no tiene vuelta atrás.»

Podría afirmarse que la idea central de la historia es el papel del amor como redentor y como juez, y la diferencia de criterio entre la justicia de los hombres (evidentemente desequilibrada en su trato a nobles y plebeyos) y la justicia ejercida por el amor, tanto a través de Marian como del noble sacerdote.


- Desolación en Bluestone de Ana Nieto Morillo


Un interesante relato de subgénero Weird Western, que combina la ambientación en el antiguo Far West con el horror sobrenatural. Se desarrolla en una pequeña localidad llamada Bluestone, uno de esos pueblos que tan bien conocemos a través de las películas: una calle de tierra con unas cuantas casas a los lados, una barbería, un salón, una tienda y poco más. La protagonista es Mandy Hale, una joven con sensibilidad extrasensorial para comunicarse con los espíritus, antigua amiga de la fallecida hija del sheriff del lugar, que acude para intentar aclarar el asesinato de cinco niños huérfanos, imputada a Marcelo Wilson, el sacerdote de la comunidad. 

Narrado en tercera persona y dividido en siete partes, tiene un ritmo narrativo muy ameno y permite a la autora retratar diversos tipos habituales del western: el sheriff, los indios, los borrachos del salón, el plutócrata local... Muestra el amor romántico entre Mandy y Robert, el hijo del sheriff; el amor como acto de piedad y compasión, en la figura del sacerdote; y el amor como un sentimiento tan fuerte que puede extenderse post-mortem.

- Teen Angel de Julio M. Freixa


El padre literario de Tex Hardigan aporta una historia ambientada en una era icónica: los años 50 en los Estados Unidos, situada nada menos que en Tupelo, Mississippi, lo que permitirá la aparición en escena de un joven judío, «el chico de los Presley», llamado Elvis Aaron. Pero el protagonista es otro muchacho, también judío, llamado Freddie Goldberg, que ya adulto recuerda su historia en retrospectiva, en forma de relato enmarcado narrado en tercera persona.

Freixa toma todos los elementos ya conocidos, clichés incluso, para contar su historia de amor: la chica, Lanna Lee Morris, popular y Reina de la Belleza; su novio deportista Billy Joe Hansen, la estrella del equipo de fútbol, con su gomina y chaqueta beisbolera. Y Freddie, el pobre chico judío al que todos ignoran, que ama con locura y en secreto a Lanna, a la que conoce desde niño, pero que ella ignora en favor del guaperas Billy Joe. Y que no falten los muscle cars, los conjuntos vocales melódicos (la música «de los negros»), las tiendas de leche malteada y los intercambio de anillos del instituto.

El argumento se desarrolla en principio de manera convencional, incluyendo giro argumental con el que Lanna se emparejará con el sufrido Freddie, hasta que se desemboque una conclusión inesperada y bastante trágica. Comentar también que incluye una escena de sexo explícito, que muestra de una forma muy pícara la doble moral de la época.

- Monkey Solutions de Katty Le Fay


Un relato de Ciencia-Ficción al estilo de la Edad de Oro del género, contado en primera persona con bastante sentido del humor. El protagonista, que ha robado una nave de Monkey Solutions, su antigua empresa, escapa de una persecución espacial cuando la computadora de a bordo opta por reiniciarse al puro estilo Windows, lo que permite bromear con el lema de la empresa: Soluciones de ayer para problemas del mañana. Escrito con un estilo muy sencillo, coloquial, es un cuento muy entretenido, en el que el fallo de la nave obliga al protagonista a aterrizar en un planeta desconocido, donde toma contacto con una especie en apariencia hospitalaria, pero que oculta segundas intenciones. Su interés romántico será Zola, una hermosa alienígena «de un color azulado con degradados en púrpura», y el protagonista guarda un secreto sobre sí mismo que revelará hacia el final de la historia.


- Canción de amor para un cazador de Felipe Orce


Un relato curioso por su voz narrativa, pues está contado en segunda persona, de manera que el narrador se dirige al protagonista, y se desarrolla en presente simple. Transcurre en un mundo de fantasía, en el que el protagonista, un cazador «con una piedra por corazón» llamado Zago, se interna en el bosque de Suovallinka para intentar dar caza al Rey Venado. Pese a que su madre, Alara, le advierte sobre el Pueblo de la Noche, los habitantes fantásticos del bosque, y lo provee con amuletos protectores, Zago encontrará a Verune, una criatura de la foresta, que despertará su amor.

Escrito con un lenguaje muy lírico, reflexiona sobre el amor imposible entre un humano y una criatura feérica, y las consecuencias que puede tener para ambos la unión de dos seres de mundos opuestos. La escena de consumación física mantiene la misma línea poética, y en conjunto posee una atmósfera de fantasía muy conseguida.

- Un amor tan humano de JR Plana


El relato más extenso de la antología es una historia de Ciencia-Ficción que especula sobre la posibilidad del amor entre dos individuos que no se conocen en persona, sino únicamente a través de una plataforma online. En este caso la ficticia LiveIt, un entorno de realidad virtual (se accede mediante un casco conectado a una computadora) que simula fiestas y otros entornos de interacción social, y al que acceden miles de usuarios para conocer a otras personas y conseguir pareja.

La protagonista, que cuenta la historia en primera persona, conoce a Dan en una fiesta elegante, y se interesan mutuamente. La narración se intercala con fragmentos de diálogos, titulados siempre "Una conversación" que mantiene Dan con un interlocutor, en los que le va detallando el avance de su relación con la chica. Así presenciamos su ilusión, sus nervios ante la siguiente cita, sus planes de futuro... La charla que cualquiera hemos tenido en algún momento sobre el tema.

El relato de JR Plana va ganando en intensidad a medida que vamos sospechando y descubriendo la verdadera naturaleza de Dan, y ofrece un bello final en el que el amor de éste se muestra desinteresado y dotado de una capacidad de sacrificio de gran generosidad. No contaré más o chafaré el mayor aliciente del relato, que debe descubrir cada lector.


- Reaccionados de Alicia Calaza


Con este relato, la autora introduce en el compendio la temática postapocalíptica y de supervivencia. Se ubica en un Madrid posterior a un apocalipsis zombi, una plaga que ha convertido a gran parte de la población en reaccionados, portadores de una infección muy contagiosa que los vuelve altamente agresivos. Está narrado en primera persona por Julia, su protagonista. Ésta detalla su relación con Montes, miembro de una banda rival, y su amor prohibido, que revisa la eterna historia de "Romeo y Julieta" (el relato está encabezado por una frase de dicha obra).

La narración es ágil y tiene bastantes escenas de acción, de enfrentamientos tanto entre bandas como de éstas contra los reaccionados, y ofrece una visión del amor por encima de diferencias irreconciliables, concluyendo con un acto de sacrificio total que recuerda de nuevo al drama shakespereano.


- Te sigo esperando de Jorge del Río


Un homenaje al gran clásico del cine de Serie B Creature of the Black Lagoon (El monstruo de la laguna negra) dirigida por Jack Arnold en 1954.

Alterna dos narraciones: la relativa al grupo protagonista y la que concierne a la criatura del lago. El relato, narrado en tercera persona, tiene un argumento propio del Slasher teen, en el que los personajes van siendo asesinados uno a uno por un psicópata (reemplazado en este caso por el famoso monstruo de la mentada película). Los hechos se sitúan en nuestro presente, en el que una pandilla de jóvenes estadounidenses viajan por el río Amazonas a bordo del Jacaré, un pequeño barco de alquiler. Se empeñan en visitar la Laguna Negra, pese a la negativa del capitán Costas, propietario y piloto de la embarcación, quien les cuenta los macabros sucesos de la laguna «allá por el cincuenta y tres o el cincuenta y cuatro».

Como es habitual en el género, la gracia radica en ir viendo morir a los protagonistas, y aguardar si alguno de ellos se salvará de las garras del monstruo. Una de las chicas, Julia, tiene un aspecto que recuerda al personaje femenino de la película, de la que la criatura sigue prendada y a la que aguarda desde entonces. Todo un tributo a las antiguas y entrañables monster movies.

El monstruo de la Laguna Negra
"Creature of the Black Lagoon", el eterno mito de la bella y la bestia

- Un pedazo de eternidad de Víctor Blanco


La de Víctor Blanco es una historia de fantasía un tanto particular. Ambientada en un mundo de corte medieval, la protagonizan un inocente muchacho llamado Garren y una elfa de nombre Phoebe. Cuenta una doble historia de amor. Por una parte, la del santurrón Garren hacia Phoebe, mucho más experimentada en la vida y con un pasado algo turbio. Por otra, la de Phoebe, que no corresponde a Garren, hacia un tercero. El padre de Garren, Ethan, será un personaje rijoso que se aprovechará de su posición frente a la elfa para chantajearla. De esta extorsión procederá el título del relato.

Mientras que el amor de Garren por la elfa es puro, cándido, casi virginal, ella lo mantiene a raya («eres tan mono») y se conduce a sus espaldas de un modo lascivo y concupiscente. El texto incluye una escena de sexo algo sórdida y un final un tanto desgarrador.


- Enganchados para seguir enamorados de Eleazar Herrera


Un curioso relato dividido en dos partes, en las que se cuenta la misma historia desde dos puntos de vista, pues cada uno de los personajes narrará, en primera persona, su visión de los hechos. Los acontecimientos se sitúan en Australia, donde la pareja protagonista, Clarice y Euler, ha prosperado gracias a Enganchados, una pócima de amor de su creación, elaborada a partir del veneno de una peculiar araña gigante. Como reza la publicidad, Enganchados es la fórmula perfecta para mantener el amor y la pasión eternos en la pareja, aunque su consumo prolongado provoca una serie de efectos secundarios.

Por ello, Clarice y Euler decidieron, en un momento del pasado, dejar ambos y a la vez el consumo de su propia poción. La trama principal se concentra en un solo día, y gira en torno al gran mal de las parejas: los celos y la desconfianza mutua. Con la alternancia de los dos puntos de vista (primero "El día de él", la visión de Euler; después «El día de ella», la perspectiva de Clarice) asistimos a la crisis de la pareja, en verdad inmotivada, fruto de la percepción distorsionada de los acontecimientos por parte de ambos. Así todo, contiene un final reconfortante, al menos en parte.

- Solo tú en mi alcoba de Amarie (T. Fernández)


Este relato podría etiquetarse como de época o dentro de la llamada romántica histórica, por su ambientación. El tono y el estilo narrativo empleados por su autora son los propios de los cuentos clásicos, con una resonancia muy oral. Relata, en tercera persona, la historia de la joven Ilduara, hija de Alvar, Conde de Rivera. Al no tener hijos varones, la fortuna del conde será la dote de sus hijas, cuya mano se disputan los nobles en torneos a lo ancho de todo el reino. Solo Ilduara rechaza ser desposada, prefiriendo la vida conventual al matrimonio concertado con Flain, Barón D’Autel.

Un encontronazo entre Ilduara y Flain, y el comportamiento caballeroso y noble de éste parece llevar el cuento por un camino trillado, pero Amarie le proporciona un giro argumental muy ocurrente hacia su último tramo, que incorpora además una escena erótica muy voluptuosa y expresiva, cuyos partícipes no desvelaré, pero que otorgan al relato su elemento más valioso. 

«—Te prometo que te añoraré con desesperación a partir del instante en el que nuestros caminos se separen —declaró Ilduara cuando sorprendió a los primeros rayos de sol por la ventana.»


Como podéis ver, El corazón hace pulp pulp tiene el objetivo evidente de entretener y divertir, con historias que siempre tienen una vuelta de tuerca que las hace distintas. Los autores juegan con los clichés y los convencionalismos sobre los géneros literarios, tanto con afán paródico como de homenaje. No se debe esperar ningún intento de trascendencia o de hacer literatura de peso; ya lo advierte la propia editorial en los créditos: «Esto es una novela pulp, lo que conlleva una serie de consecuencias que dejamos a la deducción del lector». Lo que quiere decir que El corazón hace pulp pulp es una lectura amena, rápida y sencilla. Un pasatiempo, y como tal puede disfrutarse de un rato distraído y de un puñado de buenas historias.


Pack Amo a Cthulhu
Pack especial Amo a Cthulhu [fuente: FB de Pulpture]


El volumen incluye diez ilustraciones, y la portada es de Cris Miguel y JR Plana. Con él, la editorial inaugura la colección Emmanuelle.

El corazón hace pulp pulp puede adquirirse en Lektu.

Compártelo:

11 de febrero de 2015

Todos Muertos - Chester Himes

Hace frío en Harlem. Un Cadillac de oro, un atropello y un robo violento implican a estafadores, ladrones, mujeres fatales, buscavidas y a un importante político. Una nueva investigación de los detectives Coffin Ed Johnson y Grave Digger Jones por las inclementes noches invernales de las calles de Harlem.  

Todos Muertos Chester Himes

Publicado en 1960, Todos muertos (All Shot Up) es obra de Chester Himes. Escritor estadounidense que recondujo su vida de delincuencia juvenil a través de la literatura. Comenzó a escribir en prisión, y siguió haciéndolo hasta lograr fama mundial. Se trasladó a vivir a Francia y posteriormente a España, donde falleció y descansan sus restos. En KindleGarten lo conocimos con Por amor a Imabelle y La banda de los musulmanes

Es una novela negra dentro del estilo hard-boiled estadounidense, con altos niveles de violencia, ciertos toques de erotismo y un tono crudo y directo. Tiene el ritmo narrativo propio de un thriller, y por su edición e intenciones literarias se enmarca dentro de la literatura pulp

Todos muertos es la quinta entrega de la serie Harlem Cycle o Harlem Detective, de la que ya hemos conocido las dos primeras: Por amor a Imabelle y La banda de los musulmanes. Para ella, Himes vuelve a contar con sus principales protagonistas, la pareja de detectives negros más duros, brutales, expeditivos e incorruptibles de Harlem: Coffin Ed Johnson y Grave Digger Jones. En esta traducción responden a sus nombres originales, en detrimento de la castellanización de las primeras versiones: Ataúdes (o Ataúd) Johnson y Sepulturero Jones.


Chester Himes


Todos Muertos transcurre tres años después de la primera aventura de los policías, y recupera personajes, escenarios y situaciones de aquella, dándole consistencia y unidad al universo del autor. Pese a ello, puede leerse de forma independiente. La novela refleja la evolución de los protagonistas desde entonces, y vemos como Coffin Ed, tras sufrir el ataque con ácido que le deformó la cara, es mucho más impulsivo, irascible e irreflexivo, encargándose Grave Digger de calmarle y contenerle dentro de lo posible. De tal modo que Grave Digger es, de facto, quien ejerce de superior en la pareja, o al menos de cabeza fría ante el gatillo fácil de su compañero.

La trama se desarrolla a lo largo de dos días, y arranca el 2 de febrero, día de la Candelaria, que en la novela se cita como día de la Marmota, de acuerdo a la tradición estadounidense y haciendo un juego de palabras, pues marmotas sería el apodo de los vecinos de Harlem, que se recogen en sus casas ante la ola de frío que aflige al barrio durante esta historia.

No es el único doble sentido que maneja Himes. El título original, All Shot Up (Todos muertos, todos tiroteados) juega con la homofonía con All Shut Up (Todos callados, todos mudos), en referencia a la "ley del silencio" que impera en Harlem, barrio en el que nadie ve nada, nadie oye nada y nadie dice nada sobre cualquier delito o crimen, tanto por solidaridad racial y grupal como por miedo a las posibles consecuencias.

Por ello, Coffin Ed y Grave Digger se emplearán a fondo en su investigación, en la que aplican sus métodos más bestiales. Nada de sutilezas: la información se obtiene sonsacando a los testigos a guantazo limpio, recurriendo a informadores (chivatos) y amedentrando a los implicados. La escena en la que Coffin Ed entra en el bar de ambiente homosexual frente al que se cometió el crimen, y obtiene testimonios intimidando y golpeando a los parroquianos de uno en uno, es de una crudeza sobrecogedora.

Todos Muertos Chester Himes

«Coffin Ed había matado a un hombre por echarse un pedo. Grave Digger le había reventado ambos ojos a un hombre que tenía en la mano una automática cargada. En Harlem, la historia decía que esos dos detectives negros eran capaces de matar a un hombre muerto en su ataúd si le veían moverse apenas.»

El argumento mantiene la línea habitual del Harlem Cycle, e implica a los tipos recurrentes del universo literario de Himes. Veamos: todo comienza el 2 de febrero, día de la marmota, durante una ola de frío glacial. Un vulgar ladrón de neumáticos presencia una escena surrealista: un Cadillac de oro, en el que viaja un grupo pintoresco que incluye a su novia, atropella a una anciana y se da a la fuga. La mujer se levanta pero es embestida por otro vehículo sin luces, tripulado por lo que parecen policías. En la huida a pie de los viajeros del Cadillac resulta herido Casper Holmes, un importante político de raza negra, a quien se le roba además una gran suma de dinero.

El caso se le asigna a los rocosos Coffin Ed y Grave Digger, a quienes encontramos comiendo guiso de pollo en el cochambroso restaurante de Mammy Louise, cuyos manteles de color bilioso ilustran el tono desabrido, estomacante, sórdido y desangelado que Chester Himes imprime a sus escenarios, ese Harlem repleto de basura, escombros y casas en ruinas. Un lugar sucio, frío y violento, cuya ausencia de perspectivas de futuro conduce a las personas a la desesperanza, y hace aflorar lo peor de la condición humana.

Su aventura, dividida en veinte capítulos numerados y narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, se lee a velocidad de vértigo y mantiene a lo largo de todo el texto un ritmo endiablado, fruto del estilo sencillo y limpio de Himes, y de la emocionante sucesión de acontecimientos que constituye la investigación de los dos detectives. En apenas una noche y un día se concentra tal cantidad de acción que la lectura no tiene un momento de respiro y la diversión está garantizada.

Todos Muertos Chester Himes

Cuatro son los componentes que conforman la historia: violencia, intriga, erotismo y crítica social.

La violencia, además del propio ambiente, la proporcionan tiroteos, peleas, asesinatos y persecuciones de automóviles a toda velocidad sobre las heladas calles de Harlem, llenas de choques y disparos, que concluyen con Grave Digger con dos dientes partidos, con su auto para el desguace y con un motociclista decapitado.

La intriga, de una trama que Himes enrevesa con maestría, pues lo que comienza siendo un simple intento de estafa termina extendiéndose a una doble traición y a un caso de corrupción política, que implica sobornos, prostitución masculina homosexual y a la Agencia de detectives Pinkerton.

El erotismo viene de mano de las imprescindibles mujeres fatales, en este de dos: Sassafras, que se trae un doble juego con Roman Hill, el primo comprador del Cadillac, y con el ladrón de neumáticos que presencia el atropello; y la señora Holmes, mujer de Casper Holmes, que también tiene sus manejos turbios y que resulta una tentación incluso para el pétreo Grave Digger.

Y la crítica social es una constante en las obras de Chester Himes, mostrada tanto a través de las penosas condiciones de vida de los vecinos de Harlem, como del tratamiento que reciben Coffin Ed y Grave Digger dentro del Cuerpo de Policía. Condenados a un eterno turno de noche, soportando comentarios despectivos sobre las personas de raza negra y con su jefe, el teniente Anderson, como único amigo en la institución. Situación doblemente discriminatoria la de los policías negros, pues aún deben enfrentar el desprecio de las personas de su raza, a los que solo pueden imponer respeto mediante el miedo y la fuerza. Por ello, como ya vimos en reseñas anteriores, los dos detectives emplean anticuadas armas con larguísimos cañones, de aspecto imponente.

«—¿Has visto ese cañón? —le preguntó a su auxiliar.
—Esto es Harlem —le respondió el auxiliar—. Es un sitio de locos, hombre.»

Todos Muertos Chester Himes

Y Harlem. Harlem con sus timadores, prostitutas (y prostitutos), travestidos, borrachos, matones y rateros. Harlem con sus mil y una iglesias de otros tantos credos y congregaciones. Donde hasta los más honrados lo tienen difícil para evitar los problemas. Un lugar en el que un Cadillac es la quimera y el dinero ganado honestamente puede perderse en un instante en manos de una banda de estafadores. El barrio en el que una boca cerrada es la primera norma para seguir con vida un día más. Donde «La centralita de la jefatura de policía no daba abasto» y el crimen es tan común que un hombre puede pasearse por la calle con un cuchillo atravesándole la cabeza sin que nadie se extrañe.

En Todos muertos, Himes nos ofrece más datos sobre sus personajes. Sabremos que estuvieron en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, que sus buenos expedientes favorecieron su acceso al cuerpo de Policía de Nueva York, y que obtuvieron altas notas en sus exámenes de ingreso. Hablarán algo más de sus familias (de Coffin Ed ya conocimos a su hija en La Banda de los Musulmanes; aquí Grave Digger afirmará tener un hogar y un matrimonio felices, permitiéndose incluso rememorar sus bailes de juventud con su mujer en el Savoy).

Todos Muertos Chester Himes


A cada nueva entrega del Harlem Cycle, Chester Himes humaniza más a sus dos detectives, profundiza en ellos y enriquece el mundo en el que se mueven. Además de su simple sistema de moral y de sentido de la justicia, ahora podemos verlos como ejemplo de funcionario honrado e inquebrantable. Fuera de su rudeza y de su violento proceder, Coffin Ed y Grave Digger son dos hombres buenos que, enfrentados a un ambiente brutal, se ven obligados a ser más brutales que aquellos a quienes combaten. Y, como muestra el final de la novela, inasequibles a la corrupción.

La humanidad de Grave Digger y Coffin Ed se trasluce, entre otras cosas, en los errores que cometen, las pérdidas de control que les llevan incluso a agredir a compañeros del cuerpo, y a una perspectiva racial a la que no pueden sustraerse. Pero también en los golpes que reciben y las cicatrices que les va dejando su lucha contra el crimen. Las más evidentes, las que surcan la cara de Coffin Ed, a retazos de dos colores, por los injertos de su propia piel con los que intentan recomponerla.

Además de a los personajes, el autor cuida también el escenario, y Harlem termina convirtiéndose en un enorme protagonista colectivo, un mosaico que es la suma de los distintos tipos que lo conforman. Algo favorecido por el estilo narrativo, porque en Todos Muertos Himes combina su lenguaje sencillo con frases llenas de lirismo, y deja algunas escenas memorables. Los pasajes de la pesquisa en el bar y de la persecución en automóvil son puro hard-boiled y están narradas con una claridad y un vigor magistrales. Personalmente, de las mejores escenas de acción que he leído.

Todos Muertos Chester Himes
La siempre entrañable edición de Bruguera

El resultado final es una lectura divertidísima, rápida hasta el frenesí, con una trama de intriga con momentos de humor ácido propios de la comedia de enredo, muchas escenas de acción, situaciones tensas y emocionantes, violencia explícita, puntos de erotismo y, por encima de todo, un amargo retrato social de la situación de la ciudadanía de raza negra en los Estados Unidos de su época, que sitúan a Chester Himes como precursor del movimiento Blackexplotation que cuajaría años después y como auténtico maestro del pulp.

Compártelo:

6 de febrero de 2015

Nova - Samuel R. Delany

Siglo XXXI. La humanidad se extiende por el universo en astronaves propulsadas por ilirión, un mineral que permite superar la velocidad de la luz. Pero el ilirión es escaso, muy costoso, y solo se encuentra en las colonias exteriores. El capitan Lorq Von Ray fleta su nave en un viaje en el que espera obtener una fuente inagotable del precioso elemento, y con él se embarcará una tripulación pintoresca entre la que se encuentra Ratón, un gitano aventurero procedente de Tierra.

Nova Samuel R. Delany

Publicada en 1968, Nova (Nova) es obra de Samuel Ray Delany, alias Chip Delany (pronúnciese Deleini). Estadounidense. Escritor, crítico literario y, pese a no poseer titulación superior, profesor en varias universidades, impartiendo materias como Lengua Inglesa y Literatura. Recibió distintos galardones literarios, entre los que destacan cuatro Premios Nebula y dos Hugo. Además de Ciencia-Ficción, cultivó la novela erótica y la no-ficción, con ensayos sobre sexualidad, mitología y literatura comparada. Estuvo casado y tiene una hija, pero después se declaró abiertamente homosexual y dedica parte de su trabajo al estudio de la homosexualidad y su situación social. 

Es una novela de Ciencia-Ficción blanda, que abunda en cuestiones científico-técnicas pero tomándose licencias artísticas, contando también con un cuidado desarrollo de los personajes y escenarios, y una notable calidad narrativa. Es una historia de Anticipación, en cuanto especula con un hipotético futuro. Tiene el desarrollo propio de una clásica historia de Aventuras y, dentro de la Ciencia-Ficción, algunos la encuadran dentro de la Space Opera. Además, muestra elementos claramente precursores del subgénero Cyberpunk

Nova estuvo nominada al Premio Hugo en 1969 y se incluye en la lista de David Pringle (las 100 mejores novelas de Ciencia-Ficción hasta 1984).


Samuel R. Delany

Está dividida en siete capítulos numerados, y relatada en tercera persona por un narrador omnisciente y no participante. Mantiene una única línea argumental, pero hace dos retrospectivas a la infancia de los personajes principales. Porque Nova reparte el papel central entre dos protagonistas:

- Ratón, cuyo verdadero nombre es Pontichos Provechi, un gitano procedente de Tierra. Natural de Grecia y criado en Turquía, es un músico ambulante con cierta experiencia en la navegación por el Sistema Solar, que nunca se ha embarcado en una gran travesía espacial, pese a estar habilitado para ello. Delany lo describe como un sujeto algo astroso, con un pie descalzo y otro calzado, una larga uña en el meñique y un aro de oro en la oreja. Posee una voz débil y chillona, como si tuviese las cuerdas vocales dañadas, y no se separa de su siringa, un instrumento musical con el que interpreta psicoramas, piezas musicales que se perciben por los cinco sentidos.

- el Capitán Lorq Von Ray, que pertenece a una adinerada familia de las Pléyades, y organiza una expedición en su nave, la Roe, en busca de una fuente colosal de ilirión. Antes ha encabezado otra con el mismo objetivo, que terminó de manera calamitosa, con uno de sus tripulantes ciego y loco. Lorq es mulato y luce una gruesa cicatriz que le atraviesa el rostro, fruto de una pelea con Prince Red, del que hablaremos.

El contexto creado por Delany es muy sugerente: La acción se sitúa en el Siglo XXXI, en el que la humanidad se ha extendido por el cosmos, gracias al ilirión, un elemento que se encuentra a partir del 300 en la tabla periódica, punto en el cual los elementos hipotéticos volverían a ser estables. El ilirión sirve de combustible a las naves espaciales, y les permite viajar a velocidades muy superiores a las de la luz. También se emplea para calentar el núcleo de satélites y planetoides, haciéndolos habitables.

Nova Samuel R. Delany

Así, el cosmos habitado por el hombre se divide en Draco, que incluye nuestro Sistema Solar y cuya capital es Tierra (sin artículo), la Federación de las Pléyades, y las Colonias Lejanas.

«Hay doscientos sesenta y cinco mundos y satélites habitados en los ciento diecisiete sistemas solares que forman Draco. Aquí, en la Federación, tenemos las tres cuartas partes de la población de Draco diseminadas en trescientos doce mundos. Los cuarenta y dos mundos poblados de las Colonias Lejanas…»

Para entenderse en semejante marasmo, existe un idioma común, que puede aprenderse (al igual que otras muchas cosas) mediante un hipnoinstructor, y que tiene la sintaxis de la manera de hablar del Maestro Yoda de Star Wars, colocando el verbo al final de la oración. Algunos personajes emplean este lenguaje y otros no.

Comenté que Nova es una precursora del cyberpunk, y lo es sobre todo por la presencia, en los seres humanos, de unos acoples-ciborg en muñecas, rodillas y base de la columna, con la que se conectan a las astronaves y otros aparatos electrónicos, haciéndolos funcionar mediante impulsos nerviosos. Del mismo modo, el personaje Prince Red tiene un brazo cibernético, que sustituye al que no posee de nacimiento. Los tripulantes de astronaves reciben el nombre de acoples o ciborgs, y carecer de estos conectores se considera signo de inadaptación. Los gitanos, el pueblo de Ratón, se niegan a usar acoples, siendo él una excepción a la norma.

La historia arranca en Infierno-3, un satélite de Neptuno, «la última luna del Sistema Solar» (cuando se publicó este libro, aún se creía que Plutón era un satélite de Neptuno), donde confluyen los diversos personajes que formarán la variopinta tripulación de la Roe: el mentado Ratón; Katin Crawford, un nativo de Luna, alto y desgarbado, un intelectual que siempre ha vivido en satélites. Idas y Lynceos, dos hermanos mellizos de las Colonias Exteriores, que se compenetran como uno solo, de tal modo que uno completa las frases del otro. Son de raza negra, pero Lynceos es albino. Sebastian y Tyy, una pareja procedente de las Pléyades, de rasgos caucásicos, que siempre van acompañados de unas grandes aves oscuras. Y el propio capitán Lorq Von Ray.

Nova Samuel R. Delany

Así pues, Nova es una novela de Ciencia-Ficción que entronca directamente con las clásicas novelas de Aventuras y de viajes marítimos, pues podemos imaginar Infierno-3, por la ambientación que le da Delany, como cualquier puerto de mar del Siglo XIX, en el que recalan marineros de todas las nacionalidades, razas y procedencias, buscando un barco en el que enrolarse. Y, mediante la figura de Lorq Von Ray, un capitán deformado por una gruesa cicatriz en el rostro y obsesionado con una quimera, por la que es capaz de arriesgar su embarcación, su vida y la de toda su tripulación, nos provoca al instante reminiscencias de una obra inmortal: Moby Dick de Herman Melville.

A través de las dos retrospectivas citadas, conoceremos la procedencia y la trayectoria de Ratón y Lorq Von Ray. Al primero lo situaremos en Tierra, en la ciudad de Estambul, en la que sobrevive como pícaro callejero. Después de recorrer toda Tierra tocando su música, saldrá al espacio, obtendrá sus acoples y navegará por el Sistema Solar (en un universo tan amplio, la navegación por nuestro pequeño sistema se considera de cabotaje), hasta recalar en Infierno-3. Al segundo, lo veremos en las Pléyades, en el seno de una de las más poderosas familias de la Federación, conociendo a Prince y Ruby Red, los hermanos que con el tiempo se convertirán en propietarios de Transportes Red Limitada, la mayor empresa de transportes del universo, pertenecientes a Draco. El carácter colérico de Prince le hará enemigo irreconciliable de Lorq, provocándole la cicatriz de su rostro durante un encontronazo, movido por su exceso de proteccionismo hacia su hermana.

El enfrentamiento entre Lorq y Prince Red por una parte, y la búsqueda de la Nova por otra, serán los ejes vertebradores de la trama de la novela. Como veremos, ambas están estrechamente relacionadas. Porque la procura de ilirión por parte de Lorq es, en realidad, la búsqueda de una estrella a punto de convertirse en nova, algo que lleva a Lorq a la obsesión. Al principio de la obra, sabremos que la anterior misión del capitán fue un fracaso, pese a que encontró una nova y sobrevivió a ella. En la figura de Dan, el viejo ciborg que enloqueció y se quedó ciego en el suceso, vagando enfebrecido y balbuceante por Infierno-3, vemos las consecuencias de la malsana quimera de Lorq, del mismo modo que Ismael, el protagonista-narrador de Moby Dick era advertido de los funestos riesgos de embarcarse en el Pequod.

La rivalidad personal de Lorq y Prince Red representa también el enfrentamiento entre sus mundos: Draco y la Federación de las Pléyades. Draco ostenta el dominio del mercado y las comunicaciones gracias a que el ilirión, que se obtiene en las Colonias Lejanas (donde sus siete mil millones de habitantes se dedican directa o indirectamente a la minería), se maneja en cantidades mínimas: unos miligramos bastan para propulsar una astronave, y apenas unos gramos pueden calentar el núcleo de un planetoide. Transportes Red Limitada es una suerte de Compañía de Indias con una posición cuasimonopolística en el mercado. Si Lorq obtiene, derivado de la explosión de una nova, cantidades de ilirión a gran escala, transformará por completo el universo y cambiará la balanza en las relaciones entre ambos conglomerados de mundos. Esta enemistad viene de antiguo, pues sus familias son viejas rivales en los negocios, y los Red, que representan a la antigua aristocracia europea, no olvidan que los Von Ray, que encarnarían a la burguesía criolla o del nuevo mundo, hicieron su fortuna mediante la piratería.


Ello otorga a Nova un punto de epicidad, de gesta, remitiéndonos una vez más a la grandes odiseas marítimas decimonónicas que comentábamos. Por otra parte, Delany ofrece también un retrato detallado de sus personajes, y los dota de profundidad, motivaciones y carácter propios. Destacan entre todos Ratón y Lorq, aunque dedica largos pasajes al resto de la marinería del Roe y a los villanos Prince y Ruby Red. Resulta interesante el papel de Katin, el pensador que desea escribir una novela (arte que ha caído en desuso tiempo ha, en favor del psicorama) y que se convierte en cronista de la expedición del Roe, manteniendo largos soliloquios que graba a modo de notas.

Comenté que algunos catalogan Nova como Space Opera. Lo es en cierto modo, por su historia y por sus licencias científico-técnicas, pero no por su contenido. Yo al menos asocio Space Opera con argumentos sencillos, de entretenimiento, generalmente historias bélicas, de aventuras y heroicidades, muy divertidas pero carentes de trasfondo. La obra de Delany trata, por contra, una serie de cuestiones de mayor calado:

Se intuye una atracción homosexual entre Ratón y el capitán Lorq Von Ray, que es más explícita que nunca en su incursión por los bajos fondos en busca de droga para la tripulación.

Ya que ese es otro tema presente: las drogas, en particular el Éxtasis, un alucinógeno en forma de polvo de oro, que provoca ensoñaciones y experiencias sensoriales, y que se encuentra en estado natural en las explotaciones de ilirión. Los psicoramas, piezas artísticas que combinan música, imágenes y sensaciones, y que provocan emociones y sentimientos en el público, evocan también viajes o experiencias con drogas psicodélicas.

Se adivina también una relación incestuosa entre Prince Red y su hermana Ruby, de acuerdo a los celos patológicos con los que la protege, y a su última escena en la novela, que no voy a desvelar.


Samuel R. Delany trata también el Esoterismo, siendo el Tarot de uso cotidiano y extendido, considerándose un elemento científico, riguroso y con credibilidad. Del mismo modo, interviene el mito del Santo Grial, tanto haciendo un símil con la nova que persigue Lorq en tanto algo inalcanzable, quimérico, como redundando en el mismo mito, pues Katin cita que todos los estudiosos del mismo murieron prematuramente, algo que teme le ocurra a él si se dedica a ello. El autor muestra un amplio conocimiento del Tarot, y personalmente (porque ignoro todo cuanto concierne a la cartomancia) me sorprendió que los símbolos de los evangelistas sean cuatro Arcanos llamados «Las bestias del Apocalipsis [...] Toro, León, Águila, y esa pequeña criatura ridícula que parece un mono, el dios enano Bes, venido de Egipto y Anatolia». Otra cristianización más de cultos paganos. 

Y otra gran reflexión: la libertad individual y la capacidad de decisión. El caso paradigmático es Ratón: pese a que su pueblo, el Gitano, reniega de los acoples, él se los implanta. En un mundo en el que el Tarot se acepta como verdad irrefutable, él lo rechaza y lo considera una farsa. El libre albedrío supone la perdición del pobre Dan, cegado por su determinación de observar la nova, sobrecargando sus nervios ópticos y condenándose a un sufrimiento eterno a cambio de un momento de belleza sublime. Y del mismo modo, el final de Lorq (que sin ser tan trágico como el del Capitán Ahab, es bastante dramático) refleja las consecuencias de sus decisiones.

A escala global, el autor transmite también su preocupación por el proceso de aculturización que conllevan las migraciones masivas interplanetarias, la ausencia de rasgos identitarios propios de cada mundo y la pérdida de la individualidad, producto entre otras cosas de los acoples ciborg. Porque Nova anticipa, en la misma línea, una de las grandes preocupaciones del Cyberpunk: la deshumanización derivada de la expansión e implantación tecnológica. Los enchufes neurales o acoples, que todo ser humano tiene, desde el más potentado almirante hasta el más humilde barrendero, vinculan hombre y máquina hasta hacerlos indistinguibles.


Como detalle curioso, Delany se reserva también un par de homenajes a grandes autores del género. En un momento de la novela, se cita que Lorq ha estado en Trantor (planeta sede del Imperio Galáctico en el universo literario de Isaac Asimov). Y los marineros interestelares se desean buen viaje encomendándose a Ashton Clark, y citan su nombre para llamar a la buena suerte y a la Providencia. La novela dice que «Ashton Clark fue un filósofo y un psicólogo del siglo XXIII cuya obra permitió a Vladimir Thomas la invención de los enchufes neurales» pero es evidente que el autor hace su tributo al ínclito Clark Ashton Smith.

Debo decir que me sorprendió muy gratamente el estilo narrativo de Samuel R. Delany, así como su capacidad para reflejar sus preocupaciones personales en su obra. Experimenté la misma sensación que tuve con Cántico por Leibowitz de Walter M. Miller Jr., la de estar ante un autor con una habilidad literaria privilegiada, y con la capacidad de plasmar sus inquietudes a través de sus personajes. Pues Nova es, ante todo, una novela de personajes, y cabe destacar, más aún en la época en la que fue escrita, el valor de Delany para otorgarle a sus actores fenotipos fuera del clásico blanco-anglosajón que primaba en el género. La tripulación de la Roe conforma un mosaico digno de un barco del S. XIX: El capitán Lorq es mulato, de padre escandinavo y madre senegalesa. Ratón es el marinero mediterráneo, griego o turco. Los mellizos Idas y Lynceos pueden ser dos negros antillanos. Sebastian y Tyy una pareja de eslavos, rusos o polacos tal vez. Katin sería un excéntrico escritor británico, quizás irlandés. Reflejo de la diversidad cultural y étnica fruto de la movilidad social y geográfica del Siglo XXXI.

Sobre esto último, parece ser que supuso un problema para su edición, y le produjo varios rechazos, entre ellos el de John W. Campbell, el influyente editor de Ciencia-Ficción, que arrastró la leyenda negra de racista y xenófobo.

En resumen, una muestra más de la idoneidad de la Ciencia-Ficción para tratar las inquietudes y problemáticas de la sociedad de su tiempo, y una novela formidable, que combina el talento literario de su autor con una temática atractiva y una historia bien hilada, con una nómina de personajes con entidad, que recomendaría no solo a los aficionados a la ficción especulativa, pues al igual que la mentada obra de Miller, es un libro que trasciende su género.

Compártelo:

4 de febrero de 2015

Heaven's War - Nicholas Wells

Tras enfrentarse a Lucifer, Eva y los cuatro jinetes del Apocalipsis, los últimos héroes de la humanidad se aprestan a comenzar la reconstrucción de la Tierra, pero antes deben combatir todavía a un enemigo inesperado, aún más maléfico y poderoso. Para ello, Marc -la reencarnación del arcángel Michael- y sus amigos afrontarán una revelación que convertirá en una inmensa mentira la historia oficial de la Iglesia Católica y transformará por completo la realidad del mundo que conocemos.  


Publicado en 2015, Heaven's War. Apocalipsis Parte Final es obra de Nicholas Wells. Lucense, funcionario público y escritor, que conocimos con su debut, Apocalipsis, en el que comenzaba la historia que concluye en el libro que hoy vemos. 

Al igual que su predecesora, es una historia de Fantasía y Terror, dentro de la considerada literatura juvenil, con el ritmo narrativo propio del Thriller y con un argumento marcado por el Suspense y una atmósfera de horror sobrenatural. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que Heaven's War es la continuación de Apocalipsis, y que toma los acontecimientos narrados en dicha primera entrega y prosigue la historia a partir de ellos, por lo cual es recomendable leer primero aquella, para aprehender más plenamente los hechos presentados en ésta.

Para quienes no leyeron Apocalipsis, y para quienes lo leyeron hace tiempo y necesiten refrescar un poco la memoria, haremos un pequeño resumen (que revela datos cruciales de la trama, lo siento), en el que citaré los personajes del elenco:

Todo comenzaba en Little Rock, una pequeña localidad de los Estados Unidos. En ella vivían Marc, con su padre Nicholas, y sus amigos Billy y Alice, llevando una vida normal, con las cuitas propias de su edad. Un día comenzaban a producirse asesinatos, cuya frecuencia y crueldad iban en aumento hasta requerir la intervención del Gobierno, haciendo su aparición el FBI, con el agente Robert Richardson, y el ejército, con la sargento de marines Mara Jones. Los asesinatos se revelan no como un hecho aislado, sino como parte de una plaga de alcance mundial, en la que las personas son poseídas por los demonios del Infierno, cuyas puertas se han abierto. Los jóvenes reciben una serie de dones: Marc descubrirá que es la reencarnación del arcángel Michael, algo que su padre sabía pero le había ocultado; Alice es capaz de curar las heridas más mortales, por mediación del arcángel Gabriel, y Billy será un profeta que sufre visiones. Acompañados del agente Richardson, la sargento Jones y el Padre Thomas, un anciano sacerdote católico, llegan a los Centennial Gardens de Denver, donde se enfrentan a los cuatro jinetes del Apocalipsis y al mismísimo Lucifer, derrotándolo gracias a sus recién adquiridos poderes.



Esta entrega es más extensa que la anterior: de 406 páginas pasa a 614, y está dividida en dieciocho capítulos intitulados, además de un Preámbulo. Está relatada por un narrador en tercera persona, omnisciente y presente, es decir, que transmite sus opiniones y comentarios sobre los acontecimientos de la novela, e incluso interpela al lector en algún momento. Hay una excepción, que veremos, en la que se emplea la primera persona.

Puede dividirse en tres partes: los cinco primeros capítulos se ubican diecisiete años antes de los hechos principales, y tienen carácter de precuela, relatando los orígenes de la trama y su personaje principal, Marc, y sentando los cimientos del universo del autor. La segunda parte ocuparía los capítulos siete al once, y la tercera el resto, tras un giro argumental drástico que relanza la trama y recrudece el contenido de horror sobrenatural de la historia.

Su título hace referencia al libro del Apocalipsis, último libro de la Biblia, en concreto a Apocalipsis 12:7-9, que relata la guerra en el cielo, entre el ejército de ángeles comandado por el arcángel Miguel, y el Dragón (Satanás) y sus huestes, que termina con la victoria de los primeros y la expulsión de los segundos.

Heaven´s War comienza fuerte, con un ritmo muy alto, y la primera parte, que como dije se convierte en una precuela de Apocalipsis, es un encadenamiento frenético de secuencias de acción, que comienzan en el Cielo, ante las puertas, protegidas por Michael y Gabriel, tras las que se halla el mismísimo Dios, y terminan en el condado de Westchester, en Nueva York. Esta parte va en la línea de los thrillers de acción comerciales hollywoodienses, y se lee por ello a una velocidad de vértigo, pues no tiene momentos de reposo.

Boeing C-17 Globemaster III
Boeing C-17 Globemaster III, el mastodóntico avión de transporte
con el que los protagonistas viajarán a Nueva York

Tras ello, volvemos a encontrar a los héroes que ya conocemos del libro anterior: Marc, acostumbrándose a su condición de ser la encarnación del arcángel Michael. Billy, Alice, el Padre Thomas, el agente Richardson y Mara, la sargento de marines, retornando a Little Rock a bordo de un Hummer. A ellos se unirá Carl, que en la primera parte tenía un papel pequeño y cuya intervención será trascendental en esta ocasión. En esta novela veremos cómo la situación extrema que han vivido, ha forzado la maduración de los jóvenes protagonistas, y la pesada carga que supone para Marc su naturaleza angélica, hasta el punto de suponer un punto de ruptura con sus amigos. De igual modo, Heaven´s War resulta un trabajo más ambicioso que Apocalipsis, o busca mayores implicaciones, ahondando en la temática místico-esotérica con un supuesto que no es original por sí mismo, sino por la manera en la que Nicholas Wells lo ha tratado.

Porque el eje vertebrador de la trama es una historia alternativa a la historiografía oficial de la Iglesia Católica, y con ello a toda la cultura occidental. De tal modo que tendrán su presencia elementos comunes a los argumentos esotéricos en torno a la religión católica, como objetos sagrados (el Santo Grial, la Sábana Santa, la lanza del Destino), los Evangelios apócrifos o las relaciones entre el catolicismo y los cultos paganos precedentes. El mérito de Wells ha sido tomar esos caminos trillados y llevarlos un paso más allá, al terreno del fantástico. Si debo poner un símil en cuanto al tono, lo compararía con la trilogía cinematográfica The Prophecy (en España Ángeles y Demonios) o el cielo representado en la saga de cómics de The Preacher (en España El Predicador).

La acción ocupa más escenarios que en la primera parte, y de los Estados Unidos, vía Nueva York, salta a la Ciudad del Vaticano, a Turín, a Jerusalén, y a lugares más intangibles, como el Infierno o el Purgatorio. Precisamente, las escenas situadas en el Infierno son para mí gusto lo más logrado del libro, lo que transmite sensaciones más inquietantes. Es en estos pasajes en los que se produce la excepción al relato en tercera persona, y asistimos a la narración en primera persona, por parte de los protagonistas, de sus experiencias en el Infierno, manifestado como la obligación de revivir una y otra vez las peores y más atormentadoras pesadillas de cada uno.

Sábana Santa
La Sábana Santa de Turín, reliquia de culto para la Iglesia Católica, un fraude para otros

Heaven's War mantiene el ritmo narrativo y el tono de la primera entrega, el propio de un libro que busca el entretenimiento, reduciendo las descripciones en favor de frases breves y directas, abundando además en diálogos, que explican gran parte de la acción. Como curiosidad, casi en homenaje a los seriales televisivos que finalizaban sus episodios en suspense y emplazaban a los espectadores para el siguiente con preguntas sobre el futuro de los personajes, algunos capítulos concluyen de igual manera:

«¿A qué se refería el sacerdote con una forma rápida y sin peligros de llegar a Italia? ¿Qué misterios ocultaba el extraño anciano?
Los jóvenes se adentrarán en lo más profundo de la historia del cristianismo y sus cimientos se verán resquebrajados en cuestión de horas.
Lamentablemente será ya demasiado tarde para todos.»

Un detalle simpático, y pintoresco por desusado. En cuanto a novela de terror y de género fantástico, cabe decir que es algo fuerte por momentos, con escenas bastante violentas, que incluyen fallecimientos luctuosos de personajes, torturas, mutilaciones, heridas severas, un asesinato ritual que comprende niños de corta edad... pese a su corte juvenil, Heaven's War, sin caer en el gore, sí puede resultar impactante para el público menos acostumbrado.

San Pedro Vaticano
La Plaza de San Pedro del Vaticano, con su obelisco central,
en la que transcurren hechos principales de la novela.

Un aspecto resaltable es la ambientación y la documentación de los escenarios por parte de Nicholas Wells, tanto los ubicados en Estados Unidos, con datos de la ciudad de Nueva York como las calles o el Central Park con sus bancos con placas conmemorativas (algo que yo al menos ignoraba por completo), como los situados en la Ciudad del Vaticano, Turín o Jerusalén, ciudades a las que los protagonistas llegan mediante un peculiar modo de transporte que no voy a revelar.

Volviendo a la premisa central de la novela, la que concierne a la falsa historia de la Iglesia Católica, si bien no es una idea novedosa, como ya comenté Nicholas Wells le da una vuelta de tuerca, y al igual que los ejemplos citados (como los cómics de El Predicador) puede no ser grata a algunos lectores, en particular por la figura escogida como villano y el tratamiento que recibe en la obra, pero debemos tener presente que se trata simplemente de ficción, de fantasía, y que no existe ninguna intención más allá de lo literario por parte del autor.

El carácter general de Heaven's War, igual que el de Apocalipsis, es muy cinematográfico, muy visual, y transmite la sensación de estar ante un viejo conocido, pues los personajes y situaciones están estereotipados, de manera que como lectores/espectadores podemos disfrutar identificándolos (yo ya no puedo imaginarme al agente Richardson sin la cara de Josh Duhamel). Para mí esto no es algo negativo cuando hablamos de un libro que tiene una clara intención lúdica, de resultar una lectura amena y entretenida. Y menos si los personajes están cuidados y poseen sus matices, con figuras destacables como el pequeño Carl, héroe a su pesar, o mi preferido, el Padre Thomas, un hombre de fe ante la encrucijada de descubrir que la Iglesia a la que pertenecía era un fraude colosal.

Central Park Bench
Los bancos de Central Park, en Nueva York, con sus placas conmemorativas,
tal como aparecen en la novela. Puedes adoptar un banco aquí.

Si en la lectura anterior tuvieron presencia personajes de la talla de Lucifer, los cuatro jinetes del Apocalipsis o Eva (que repite aparición), en la que hoy vemos le dan la réplica otros pesos pesados como los arcángeles Miguel, Gabriel, Rafael y Samuel, el ángel Adriel y dos apóstoles que no citaré por su peso en la trama, además del enemigo principal propiamente dicho. Y es preciso comentar que, si la mayor crítica que recibió Apocalipsis fue la falta de clímax, la brevedad de la lucha y la facilidad con la que Marc y el resto de protagonistas vencían a rivales tan formidables como los ya mentados, su sucesora compensa cualquier queja al respecto, con enfrentamientos mucho más duros, prolongados y esforzados para los héroes de la historia, que pasan por otras pruebas complicadas y emocionantes, como las ya referidas que transcurren en el Infierno.

Heaven's War, como fue su predecesora Apocalipsis, es una novela amena, fácil de leer y que destaca por su ritmo y por la cantidad de acción que contiene. No es la historia más novedosa, ni tiene pretensiones literarias más allá de contar una historia que su autor, Nicholas Wells, llevaba dentro, pero es sin duda una obra honesta, escrita cuidando los aspectos formales y ofreciendo un resultado final correcto, tratado con mimo y que garantiza diversión y evasión durante varias tardes.

Heaven's War está disponible en Lulu y en Amazon.

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes