23 de octubre de 2015

A muerte - Cris Miguel

En un aislado planeta donde los puestos de prestigio están solo al alcance de los hombres, y donde una única mujer ostenta todo el poder por encima de todos ellos, las alternativas para la represada población femenina son muy limitadas. La arena del circo es una de ellas. Allí, tan rápido tocas la gloria como te cubren de sangre, y la muerte acecha hambrienta en cada encuentro.

Con este primera novela corta, que tan bien hace de prólogo, nos sumergimos en el universo de Ecatinta, un desértico planeta de ciencia ficción donde han retrocedido hasta una suerte de época romana en la que los combates a muerte son el mayor y más solicitado entretenimiento.


Publicada en 2014, en su primera versión, 2015 para la nueva edición, A muerte es una novela de Cris Miguel. Escritora, publicista y editora de Pulpture. Administra el blog No me gustan los números. Ha participado en las antologías Conjura y El corazón hace pulp pulp

A muerte se publicó originalmente en el número 17 de la revista Ánima Barda (verano del 2014), y después se editó en formato electrónico, de forma gratuita, en la plataforma Lektu. Ahora, y por demanda popular, Pulpture publica una nueva edición en papel, un fix-up con nueva portada y con texto añadido. A muerte se convierte así en la primera entrega de una saga de la que Cris Miguel prepara ya la segunda parte. 


[fuente: Twitter]

Con A muerte, la diversión comienza a la hora de intentar clasificarla en algún género literario concreto. Es Ciencia-Ficción en cuanto transcurre en un planeta distinto al nuestro y nos consta que existen otros habitados, pero no es exactamente una Space Opera ni una Espada y Planeta, de las que no cumple ciertos requisitos argumentales. Tiene la épica de la Fantasía heroica pero no hay elementos mágicos o sobrenaturales. Para definirla, la propia editorial ha acuñado el término Péplum Galáctico, y con esa idea nos vamos a quedar: es una de romanos, pero en el espacio. 

La historia transcurre en Ecatinta, un planeta árido y desértico al que la radiación de sus dos soles impide crear y utilizar tecnología electrónica y electromagnética, manteniendo su sociedad en un nivel de desarrollo equivalente al de nuestra Edad Antigua. Ecatinta se rige por un Imperio, a cuyo frente se halla la emperatriz Apolina, la única mujer con poder del planeta, pues el resto de puestos de gobierno e influencia están copados por hombres. Para las mujeres, la única posición posible es la de "esposa y madre en la vida" o la que nos muestra A muerte: gladiatriz en el circo, luchando en violentos combates entre mujeres para entretenimiento y solaz del populacho.

Este bolsilibro es un pulp auténtico al 100%, simple, divertidísimo, que se lee a una velocidad frenética, e incluye todos los elementos que requiere la tradición de los mejores relatos de combates y espadachines, desde el Conan de Robert E. Howard hasta los Fafhrd y el Ratonero Gris de Fritz Leiber: muchísima acción, diálogos directos, argumento lineal con traiciones y sospechas, personajes estereotipados y unas gotas de erotismo. 

Portada de la primera edición

A muerte relata la existencia de diversas escuelas de gladiatrices, siendo la de Terentia la más destacada, la que más victorias acumula y la que mejores luchadoras produce: niñas de corta edad que Terentia, la directora, obtiene través de agentes como Emolión. Instructoras como Camilla tienen a su cargo alumnas desde los catorce hasta los veinticuatro años, que lucharán en la arena del circo organizadas por edades. Al inicio asistimos a la llegada de una niña nueva a la escuela, de mano de Emolión. Niña que no será importante en principio, pero permite a Cris Miguel presentar a los personajes principales y plantear las rígidas reglas que articulan el funcionamiento de las escuelas. 

Tras diversos entrenamientos y escarceos, en los que conocemos a luchadoras como Drusilla o la temperamental Unditafera, la acción nos lleva a la arena, en la que se respira un ambiente de conspiración y encerrona que no gusta nada a las experimentadas Terentia y Camilla, en la que hace su aparición la emperatriz Apolina y en la que disfrutamos de varios combates, narrados con pulso y con claridad expositiva por Cris Miguel, uno de los cuales termina con funestas consecuencias. 

A muerte se divide en siete capítulos numerados con guarismos romanos, que incluyen una pequeña ilustración al final de cada uno. Esta versión extendida incluye un Epílogo, que ocupa un cuarto de la extensión de la novela, que narra la compra de una portentosa luchadora en un pozo de lucha ilegal de los confines del Imperio y su llegada a la escuela de Terentia. En realidad es una precuela de la historia principal, y la propia Cris Miguel lo explica mejor en su blog




¿Es una novela feminista? Personalmente creo que no es esa su intención principal. El máximo poder lo ostenta la emperatriz Apolina, pero es una marioneta de los senadores, además de una joven displicente, frívola, veleidosa e indolente, ajena al dolor que causan sus caprichosas decisiones (es la única que puede decidir que un combate sea a muerte). Las gladiatrices son mujeres fuertes y poderosas, letales en la lucha, pero no son libres ni independientes, y su vida en las escuelas es dura y poco reconfortante, pues incluso pierden su nombre al ingresar en ellas. Los hombres que ostentan cargos mandatarios son mostrados como decadentes obesos y blandengues entregados al vino y a las comilonas pantagruélicas, pero no dejan de ser los que dominan la sociedad, en realidad. Ya dijimos que los caracteres están estereotipados como mandan los cánones del pulp.

El erotismo es velado, pero está ahí. La novela es sugerente. Comienza por la vestimenta vaporosa de las mujeres, que no usan ropa interior dejando entrever sus formas, y sigue por los atuendos de reminiscencias fetish de las luchadoras, de cuero y metal. Pero no se detiene en lo estético. Además de la propia idea una escuela de jóvenes encerradas entre las que en ocasiones nace más que una buena amistad y de las peleas de mujeres, tan inculcada en el fetichismo colectivo, está la tensión sexual entre Terentia y Camilla, aunque también haya una atracción más contenida y antigua entre Terentia y Emolión. 

En resumen, A muerte ofrece acción y diversión a raudales, una narración sencilla y fácil de leer y un entretenimiento sano para distraerse sin más pretensiones durante un par de horas. Cris Miguel logra el interés del lector sin esfuerzo, y deja sentado el universo de Ecotinta, del que ya esperamos nuevas aventuras, probablemente protagonizadas por la impulsiva, colérica, indisciplinada y orgullosa Unditafera.

The Arena (La rivolta delle Galiatrici) de Joe D'Amato y Steve Carver (1974)

A muerte puede adquirirse en la tienda Pulpture o en diversos puntos de venta. La versión electrónica puede adquirirse en Amazon. La primera edición puede descargarse gratuitamente en Lektu o leerse en el nº 17 de la revista Ánima Barda.


Escuchalo en El Sótano:




Compártelo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes