11 de septiembre de 2015

Soy un bloguero lento, o hacia el Slow Blogging

Hoy me he puesto una camiseta acorde con el tema del día, que no es otro que un cambio sustancial en el modo de administrar el blog.


Hace unos dos años y medio que comencé KindleGarten, y en este tiempo he pasado por varias etapas como bloguero, supongo que similares y paralelas a las que todos los blogueros y blogueras tienen con sus respectivos espacios: entusiasmo, desencanto, satisfacción por los logros, dejadez, intención de dejarlo, ilusión renacida... KindleGarten llegó a ocupar muchas horas de mi tiempo, algo que en su momento estuvo bien, pues aprendí muchísimo sobre literatura, blogs e Internet, conocí personas maravillosas y colectivos interesantes, y me resultó útil y hasta terapéutico en una etapa de mi vida que decidí vivir casi enclaustrado, pero por momentos también se hizo agotador. 

En un lejano diciembre del 2013 publiqué una entrada, "Cerrado por letargo", en la que anunciaba un cierre temporal del blog, un parón del que terminé regresando bastante antes de lo esperado, pues eran muchas las ganas que tenía entonces de retomar cuanto antes el proyecto. En aquel momento, por falta de reflexión, no me di cuenta de que lo que necesitaba no era un paréntesis dentro de una actividad bloguera intensa, sino otra manera de bloguear. De un modo similar, en la más reciente entrada "Recargando" anunciaba que ajustaría mi ritmo de publicación a una entrada por semana, para adecuarla a la actitud vital veraniega (del hemisferio Norte). Y lo cierto es que, por varias veces, no publiqué ni tan solo eso, habiendo hasta diez días de diferencia entre entradas, algo que para mí era impensable. Y sabéis que pasó? Nada. No pasó absolutamente nada. Internet siguió su curso y vosotros y yo seguimos con nuestras vidas. Empecé a pensar que había estado dedicándole demasiado tiempo y esfuerzo a algo que es una simple afición, y tuve una punzada de miedo: ¿Y si dejase de ser divertido? 


En la reseña de "Momo", de Michael Ende, hablamos del movimiento Slow y de la búsqueda de un modo de vida más tranquilo, más sosegado, más reflexivo y más tradicional. Personalmente no soy muy de movimientos, y expresé mis recelos hacia el Slow, pues si bien comparto su filosofía y sus postulados, no estoy de acuerdo con que sea un movimiento reglado, con organismos reguladores, certificados, especificiones y requisitos que cumplir (aunque entienda que deben protegerse de desaprensivos poco escrupulosos y de usos fraudulentos). 

Pero basado en él, existe desde el 2006 el Movimiento Slow Blogging, que se caracteriza por no ser centralizado, no requerir certificaciones, no ser homogeneizador..., ni tan solo tiene un manifiesto único, sino que cada uno se acoge al que quiere o elabora el suyo propio, o vive tan tranquilo sin manifiesto alguno. 

Por lo que he podido ver, la mayoría de blogs acogidos a este Slow Blogging Movement son blogs de viajes y lo que podríamos llamar "estilo de vida", o lifestyle, que en inglés todo suena mejor (salud, aficiones, paternidad, gastronomía, DIY, ecologismo, creatividad...), temáticas propicias para llamar a la descansada vida del que huye del mundanal ruido. 

Yo, por mi parte, hago mías sus ideas y su filosofía, y desde este momento plantearé KindleGarten de un modo diferente al acostumbrado hasta ahora. 

[fuente: TOTS100]


En resumen, y parece que aquí va mi propio Manifiesto:


1- Escribo para las personas, no para Google. No me importa que mi estilo de escritura o la longitud de mis entradas perjudiquen a mi blog de cara a los buscadores. Mis textos tendrán la extensión que necesiten para lo que yo quiera contar, no la que a Google le parezca bien. Internet debe ser para los seres humanos, no para los robots de búsqueda.

2- No tengo calendario ni reglas de publicación, mi blog no es un trabajo. He llegado a publicar hasta tres o cuatro entradas semanales. A partir de ahora actualizaré cuando tenga algo que contar, cuando pueda o cuando me apetezca. Sin plazos de entrega. Puedo publicar seis entradas seguidas o no publicar nada en meses.

3- Las cifras no me interesan. La satisfacción con la tarea propia y las relaciones humanas no son cuantificables. No necesito llegar a muchas personas, sino que aquellas que lean lo que escribo lo hagan por gusto y disfruten de mi labor. No me preocupan el SEO, ni las herramientas para mejorar la visibilidad y relevancia de mi blog o aumentar las visitas.

4- No necesito escribir sobre la actualidad ni opinar con inmediatez. Mi blog no es un periódico ni una red de microblogging en 140 caracteres, y creo que escribir "en caliente" sobre cuestiones de plena actualidad, noticias de última hora o tendencias del momento, sin dejar que las cosas se calmen un poco y sin una reflexión previa, no permite opinar adecuadamente ni sacar conclusiones acertadas.

5- Mi blog no me resta tiempo de mi vida ni entorpece mis relaciones personales y familiares ni los asuntos de mi entorno social. No abandono a mis personas queridas, ni mis otras aficiones, ni mis ocupaciones ni descuido la labor de otros blogueros y blogueras. Leer más y escribir menos me resulta enriquecedor.





Internet está llena de información sobre el Slow Blogging, de adscripciones por parte de blogs y de manifiestos como el de Todd Siedling (según The New York Times fue el pionero), el de Minimal Spot, el de Somos viajeros o el de Knotted Cotton, que además aporta este simpático icono para quien quiera lucirlo en su blog: 


Porque, por no tener, el Slow Blogging no tiene ni un logotipo distintivo único. Yo me he hecho el mío:



Que estará en el lateral derecho del blog en lo sucesivo. La imagen procede de Pixabay y tiene licencia de CC de uso libre sin atribución, que se contagia a mi obra derivada. 

En resumen, no se trata de escribir y publicar con lentitud a propósito, sino de hacerlo al ritmo de cada uno y según las circunstancias, sin sentirse obligado y sin una exigencia autoimpuesta para intentar captar el mayor número posible de visitas y alcanzar la tan ansiada relevancia en Internet. Consiste en conservar el gusto por las cosas bien hechas y en sentirse orgulloso de lo que hacemos, sin que sea un algoritmo de búsqueda quien diga si nuestro blog es de calidad o no.

Por mi parte, he hecho mi propio cartel explicativo, que queda a disposición de quien quiera usarlo, modificarlo o adaptarlo. La imagen proceden de Pixabay y tanto la original como mi modificación están publicadas con licencia CC sin necesidad de atribución: 




Compártelo:

12 comentarios:

  1. Me ha encantado, porque yo soy lenta en muchas temporadas del año y ahora lo soy mas (en proyecto de grado y tanto que hacer) entonces apoyo que seas un blogger lento :)!!

    me encantan los carteles de verdad de los caracoles!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás:
    Suscribo en su totalidad el manifiesto "Skow blogging". Yo también a veces me he sentido estresado por el blog, algo que sólo es para mí un divertimento.
    Hare mío alguno de los carteles y lo incluiré en mi blog. Mejor lento y de interés que rapido e inane.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues me parece muy bien! A mí me gusta leer tu blog, aunque a veces no aparezca por aquí porque me parece absurdo escribir un comentario que no dice nada. De igual forma, creo que si uno no tiene tiempo o ganas de escribir entradas en ciertos momentos, lo acertado es no hacerlo. Claro está, es muy diferente cuando quieres dedicarte a esto profesionalmente o algo así... Pero si es por afición, es absurdo estresarse con algo que supuestamente haces por diversión y de esto yo sé un rato porque soy experta en auto-exigirme cosas en mis aficiones.

    Dicho esto, aunque yo escribo en mi blog tres veces por semana (mi idea era crear un hábito que durase un año entero), mi blog es "personal", escribo chorradas que me vienen a la mente y cosas que no requieren de tanto tiempo como pueden ser las reseñas o posts largos e informativos como los que tú escribes (y aún así me lleva tiempo, así que sólo puedo imaginar cuánto te llevará a ti). Creo que es normal tener de vez en cuando un bajoncillo de inspiración estés en la afición que estés, pero cuando un hobby pasa a sentirse como una obligación y comienza a provocarte más sentimientos negativos (estrés, culpa, aburrimiento) que positivos, es momento de dar un paso atrás y ver qué estás haciendo y sobre todo, qué quieres hacer.

    Me gusta la honestidad con la que escribes, por cierto y comparto tu opinión respecto a la motivación para con un blog; no me gusta nada esta moda de querer tener cuantos más seguidores mejor, entiendo que si monetizas tu blog o realmente los seguidores te leen es genial, pero para tener un numerito y que la gente pase y diga "chachi, pasa por mi blog :D" y hacer tú lo mismo en un bucle traga-tiempo inútil, pues no.

    Saludos y nos vemos, sea cuando sea ;]

    ResponderEliminar
  4. Yo hace tiempo que lo practico, sobre todo porque tengo vida fuera de la computadora y mi tiempo libre es escaso y muchas aficiones para dedicarselo, me alegro de que a tu manera sigas aquí, contandonos las cosas cuando te apetezca o cuando tengas algo que contarnos y con la extensión que necesites, que a mi me da igual leer cuatro líneas que 500 siempre y cuando lo que lea sea interesante.

    ResponderEliminar
  5. ¡hola!
    me ha gustado mucho la entrada, es muy práctica.
    Te sigo, ¿Me sigues devuelta?
    Obsesión por la lectura

    ResponderEliminar
  6. Hola, me ha encantado la entrada. Ahora por ejemplo acabo de retomar el blog después de un año y algo, y lo hago con muchas ganas pero sé que si me "obligo" a publicar mucho... acabaré dejandolo otra vez. Está claro que todos tenemos temporadas pero a día de hoy teniendo trabajo, y mil cosas que hacer durante el día no siempre te apetece ponerte a escribir. Muchos de los puntos que mencionas me parecen totalmente ciertos porque esto es un hobby, una afición y nunca puede ser una obligación.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Vi este movimiento, no realmente dedicado al blogging, cuando acabé de leer Momo y busqué cosas sobre el libro, y se me hizo curioso. Sobre bloggear, estoy contigo, yo publico cuando quiero, lo que quiero y si quiero, porque eso de hacerlo como calendario se parece a un trabajo y como que no.

    ResponderEliminar
  8. Justo como dice Cel: para mí, mi blog no es un trabajo. Así que tampoco me preocupo demasiado si publico diario o una vez cada semana. No me gusta dejarlo sin publicar mucho tiempo, pero tampoco me estreso por ello.

    ResponderEliminar
  9. Realmente me llama mucho la atención que hayas escrito esta entrada, puesto que pensaba que si publicabas tanto en tan poco tiempo, era por tu amor a la literatura y el gusto a escribir ¿Acaso no era así hasta ahora? También supongo que en parte lo que hace que gente como tú publique tantos post, es porque le dedica buena parte de su tiempo al blog y no tiene otros pasatiempos u obligaciones que le ocupen su vida, que bien cada uno sabe lo que hace con ella y lo ideal es que lo que escoge lo haga feliz sin abusar de otros ¿No? Yo por mi parte hago un montón de cosas a la vez y ahora en que volveré al gym, tras estar mucho mejor de mi salud, veré si logro seguir con mi cuota de 6 entradas como mínimo al mes, lo que con gusto me he autoimpuesto.

    ResponderEliminar
  10. Llegué acá por casualidad, por una entrada que hizo Bosque de Invierno, y supongo que me vino bien. Este año bajé mi ritmo de todo; lecturas, reseñas, ganas de avanzar en la vida xD... y me estresé demasiado, como si yo le debiera algo a alguien, estaba preocupada de las cifras, los comentarios, y esas cosas banales, porque en realidad se me fue todo de las manos. Pero hace unos meses como que me relajé porque, claro, se supone que hago esto de bloggear porque me gusta y lo disfruto, y las cosas que suceden a partir de ahí son solo efectos de hacer algo que amo, no mi prioridad. Supongo que me conseguiré uno de esos logos para ponerlo en mi blog, jeje.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Lo gracioso sería que ahora los blogueros, por este movimiento, se vieran obligados a publicar poco, cada x tiempo. Sería un poco el mundo al revés ;D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se trata más bien de no verse obligado a publicar, de no ponerse calendarios ni agendas :)

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes