3 de agosto de 2015

Ciudadano de la galaxia - Robert A. Heinlein

Thorby, el protagonista, es al principio un niño aterrado vendido en una subasta de esclavos en el tiránico Imperio de los Nueve Mundos. Más adelante, su comprador resultará ser agente de un cuerpo de policías y espías galácticos. La relación con su nuevo amo se traducirá en un encargo curioso: una misión delicada que llevará a Thorby a compartir las aventuras de los Libre Cambistas -una especie de zíngaros del espacio- y le involucrará de modo progresivo en su propia lucha por obtener el reconocimiento como ciudadano de la galaxia.



Publicada en 1957 (En España se publicó en 1958. No se reedita desde 1989), Ciudadano de la galaxia (Citizen of the Galaxy) es obra de Robert Arson Heinlein, uno de los principales y más significativos autores de la Ciencia-Ficción, considerado como uno de Los tres grandes junto a Isaac Asimov y a Arthur C. Clarke, y que ya ha tenido su espacio en KindleGarten.  

Ciudadano de la galaxia se encuentra entre las trece novelas que Heinlein escribió para el público juvenil (igual que Tropas del espacio, que ya vimos en su día) por encargo de la editorial Scribner's. Se publicó serializada en cuatro números (septiembre a diciembre) en la revista Astounding Science-Fiction, y posteriormente editada como libro.

[fuente: PatrickMcRay.com]

Es una novela de Ciencia-Ficción blanda que se encuadra en la llamada Space Opera u Ópera Espacial: una historia de Aventuras que perfectamente se podía haber ambientado en  nuestros siglos XVIII o XIX, pero que Heinlein sitúa en un futuro en el que la Humanidad se ha extendido por toda la galaxia, creando un conglomerado de miles de mundos habitados llamado la Hegemonía Terrestre, en el que la Tierra ejerce de Metrópolis y en las diversas regiones persisten prácticas como el esclavismo o la piratería, pese a los esfuerzos de la Guardia Hegemónica por erradicarlas. 

Literariamente, Ciudadano de la galaxia es un bildungsroman o novela de aprendizaje, algo habitual en los productos juveniles y de Fantasía. Narra la historia de Thorby, poco más que un niño cuando arrancan los acontecimientos, que aparece en escena durante una subasta de esclavos en el planeta Jubbul, cuya ciudad Jubbulpore es la capital de una especie de satrapía conocida como los Nueve Mundos, regida por el Gran Sargon. En los dominios del Sargon la esclavitud está permitida y es común, de manera que Thorby, cuya procedencia y antecedentes desconocemos, es vendido como esclavo a un mendigo llamado Baslim (la mendicidad es un oficio reconocido, que requiere licencia del Sargon). Baslim se encargará de la educación y crianza de Thorby, y supondrá una figura paterna para él. Pero Baslim no es un mendigo corriente, e iniciará a Thorby en una compleja red de espionaje que le pondrá en contacto primero con El Pueblo (organización que agrupa a los Librecambistas, contrabandistas y comerciantes interplanetarios) y después con la Guardia Hegemónica (fuerza militar que vela por el orden de la Hegemonía y protege la navegación interplanetaria) para terminar llevándolo a la Tierra, donde descubrirá finalmente sus orígenes y asumirá el papel que le estaba reservado y que se revelará determinante para el futuro de la Galaxia. 

Primero de los cuatro números de Astounding
en los que la novela se publicó serializada 

Ciudadano de la galaxia produce una sensación de terreno conocido, de escenario ya visto antes, algo que recalcan las reseñas abajo listadas: la novela de Heinlein se inscribe en una tradición literaria marcada por mi amada Kim, de Rudyard Kipling, o por obras de Charles Dickens como Oliver Twist. Como ellas, relata la odisea vital de un niño que crece en un mundo que no es el suyo, en contacto con el crimen y el lumpen, y que pese a sobrevivir adaptado a un entorno marginal en la que a su manera es feliz, por su ascendencia y sus orígenes está llamado a un destino más elevado, que terminará por alcanzar por algo parecido a la justicia poética y que tiene mucho que ver con el determinismo social. 

Thorby sobrevive como golfillo de las calles en Jubbulpore, como Kim lo hacía en las de Lahore y Oliver Twist en las de Londres. Al igual que Oliver es inocente, ingenuo y bondadoso por naturaleza, por lo que es fácilmente engañado por los desaprensivos. Por suerte, su preceptor Baslim el Mendigo le mantiene alejado del hampa y del gremio de ladrones, y le enseña idiomas y otras habilidades que le serán de gran utilidad para desempeñarse en sus posteriores aventuras, de un modo que recuerda también a "el Gran Juego" de espionaje y contraespionaje en el que Kim era iniciado, convirtiéndose en agente de la Inteligencia británica en la India. 

Y de igual modo que Kim asumía su ascendencia británica y se convertía en Kimball O'Hara, y Oliver recibía la herencia y la vida estructurada que le pertenecían por derecho, Thorby alcanzará la posición que le corresponde por nacimiento, concluyendo la historia como un adulto que desde una posición de responsabilidad actúa con firmeza y determinación implacables contra el esclavismo y la esclavitud, haciendo valer su voluntad y su criterio de acuerdo (como no podía ser de otra manera para Heinlein) al más absoluto individualismo. 

Segunda edición española, de Edhasa (1964)

Ciudadano de la galaxia, narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, está dividida en veintidós capítulos numerados, pero pueden reconocerse, de forma tácita, tres partes. La primera, la infancia de Thorby en la ciudad de Jubbulpore. La segunda, su contacto con los Librecambistas, su convivencia con ellos y posterior transferencia a la Guardia Hegemónica. La tercera, su llegada a la Tierra y su adaptación a esa nueva vida. La última parte es la más árida, pues contrapone la emocionante y vitalista forma de vivir de los mundos lejanos (una sociedad de frontera) con la fría, burocrática, legalista y artificiosa sociedad terrestre, del mismo modo que lo hacía Kipling en la ya mentada Kim. 

De la segunda parte, destaca el elaborado retrato que Heinlein hace de el Pueblo, la sociedad que conforman los Librecambistas, un complicado sistema social con el que se mantienen al margen del resto de la humanidad y garantizan su libertad y su independencia. Los Librecambistas han creado una distinción taxativa entre ellos y los fraki, todo aquel que no pertenece al Pueblo. Curiosamente, su ejercicio de la libertad colectiva los lleva a una práctica carencia de libertad individual, pues cada uno está sujeto al riguroso código moral y de comportamiento del conjunto.

Llegamos así a la parte más polémica del libro, la ideológica. En las reseñas de las novelas de Heinlein, en especial de las juveniles, es frecuente leer la palabra adoctrinamiento, que personalmente encuentro un poco fuerte, pero en la que es necesario que nos detengamos. A mi parecer, Heinlein desea transmitir, como ya hizo en Tropas del Espacio, su idea de que el disfrute de la ciudadanía exige como contrapartida un ejercicio de responsabilidad, y que no debería tratarse de un estatus inherente al nacimiento sino adquirido por méritos personales.


El individualismo que marca toda su obra es innegable, y en esta Ciudadano de la galaxia vemos que Thorby no será un ciudadano de pleno hasta que no sea una persona activa, que tome y asuma sus propias decisiones de modo autónomo, responsable y consecuente. Es como si Heinlein no perdonase la pasividad: si la esclavitud es el crimen más execrable que la humanidad puede cometer, la libertad no puede permitir que la ejerzan con indolencia. La novela está plagada de sentencias, en boca de diversos personajes, que refuerzan la idea de que la libertad no es sencilla, ni barata, ni fácil.

Vemos al Heinlein más polemista en el retrato del Pueblo Libre, cuyos miembros se encuentran cómodos en un sistema en el que no deben tomar decisiones ni tienen margen de iniciativa y elección personales, por lo que son esclavos dentro de su libertad colectiva. Lo que Erich Fromm llamó el miedo a la libertad y que para muchos es un trasunto del régimen comunista.

Edición de colección Nova, de Ediciones B, de 1989.
Fue la última edición en castellano de esta novela

Dejando aparte cuestiones ideológicas y filosóficas, nos sigue quedando una novela entretenida, una historia interesante y una narración que la hace amena, divertida y hasta emocionante cuando es necesario, con unas cuantas escenas de acción salpicadas por el texto. Pese a su orientación juvenil, permite una lectura adulta, y son frecuentes los testimonios de quienes la releyeron de mayores descubriendo que no había perdido su atractivo. Su ambientación en mundos de frontera es evocadora y por momentos crees estar a bordo de enormes naves espaciales rumbo a lejanos planetas donde la civilización solo es un leve barniz y la vida y la libertad de un individuo valen lo que sea capaz de defenderlas por si mismo. Por otra parte no es demasiado extensa y su narración es muy ágil, por lo que es perfecta para que los más jóvenes se inicien en la Ciencia-Ficción o para una lectura veraniega.


El cómic: 

Existe una adaptación a la banda diseñada, que comenzó como un proyecto de micromecenazgo en Kickstarter y terminó en una serie de tres números publicada por la editorial IDW. Es obra de Eric Cignac, impulsor de la iniciativa, Robert Lazaro y Steve Erwin. 



Hay varias reseñas con viñetas y otros datos en Heinlein Books, Heinlein Society, Comics GrinderBig Glasgow Comic, Project Nerd, Fantasy Literature... Las opiniones de los expertos en cómic que firman las diversas entradas no son, en general, demasiado elogiosas con el resultado final ni con los aspectos técnicos y artísticos propios del cómic. Por ahora no ha sido traducido al castellano. Está disponible también en formato digital, y la página incluye previsualizaciones.  



Otros formatos:

Existe una adaptación a audiolibro, en inglés y de más de ocho horas de duración, disponible en Audiobooks.com y en Audio Book Monster  (esta última en libre acceso, solo requiere registro).

Compártelo:

2 comentarios:

  1. Desde "Puerta al Verano" que no repaso a este don de la ciencia ficción (más o menos cuando comencé este blog y aún no tenía la costumbre de reseñar todos los libros que me leo) y creo este año me daré el gusto de hacerlo. Me encantó lo que aquí nos cuentas, así que me has decidido a emprender esta labor largamente aplazada.
    Dato aparte: ¿Te viste el filme "Predestinación" basado en uno de sus cuentos más famosos? ¡Es increíble! Lo disfruté la semana pasada no más, luego de que un amigo me insistiera que lo hiciera. Es la versión cinematográfica de "Todos ustedes zombies", considerado uno de los más grandes relatos sobre viajes en el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elwin, pues la verdad que no he visto el filme, pero debo reconocer que tampoco he leído el relato original. Aunque estoy intentando leer toda la Ciencia-Ficción clásica que puedo, siempre se me escapa algo, así que muchas gracias por el apunte.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes