2 de junio de 2015

Homo homini lupus - Robert Shearman

Un hombre que se hace amigo del perro de Hitler. Un secuestro atípico. Una niña de dos años embarazada. Una pareja accidentada en su vehículo rodeado de querubines. Un Papá Noel que firma crueles contratos con los niños. Ocho relatos grotescos que unen el terror, el fantástico, el humor negro y el surrealismo, y que siempre concluyen de forma imprevisible. Inquietantes, incómodos, desconcertantes y siempre divertidísimos, los relatos de Shearman le confirman como uno de los autores más grandes de la Fantasía contemporánea. 


Publicada en 2015, Homo homini lupus: cuentos oscuros de lo humano es obra de Robert Rob Shearman. Escritor británico especializado en relato breve, dramaturgo, crítico y guionista. Ha escrito casi veinte obras de teatro y numerosos guiones de televisión, siendo los más celebrados los que hizo para la serie Doctor Who (reincorporando a los Daleks a la serie). Ha ganado un Hugo, el Shirley Jackson Award y el World Fantasy. 

Es difícil hacer una clasificación unívoca en la que ubicar este volumen. Son sin duda relatos Fantásticos y de Terror, si bien escritos con un sentido del humor negro que provoca un efecto grotesco y chocante, planteando situaciones surrealistas que subvierten y cuestionan los convencionalismos temáticos y narrativos, moviéndose entre el existencialismo y lo contracultural

Todo un acierto, y todo un reto por delante, supone la filosofía vital de la editorial independiente Fata Libelli, responsable de la traducción y publicación de este Homo Homini Lupus, que hoy vemos gracias a su cortesía: poner a disposición de los amantes de la Fantasía un catálogo de obras diferentes, arriesgadas y sin cabida en otras editoriales más conservadoras. Todo a un precio entre 4,90 y 6,90 euros en formato electrónico sin DRM y con propiedad plena sobre el libro que has comprado. 

Fata Libelli es el ejemplo de que son cada vez más las editoriales que han entendido las nuevas reglas del juego editorial, y que se van haciendo su hueco en el mercado con las herramientas a su alcance: especialización, oferta propia y original, entendimiento de las demandas del lector y sencillez en el proceso de compra. Bienvenidas sean iniciativas así.


Homo homini lupus"recopila ocho relatos de Robert Shearman inéditos en nuestra lengua, traducidos por Silvia Schettin. De extensión desigual, están narrados (salvo dos de ellos que indicaremos) en tercera persona, y van precedidos por un breve perfil del autor y por una Nota de los Editores sobre lo grotesco en la literatura. Vamos a verlos uno a uno:


1. Alicia a través del plástico (Alice Through the Plastic Sheet) 

El primer texto marca el tono general de la antología y supone ya un impacto para el lector por su argumento grotesco y su desarrollo imprevisible, que va retorciendo más y más la historia hasta una conclusión delirante. Alan y Alice son un típico matrimonio de suburbio, con su hijo, su perro, y su vida ordenada y desapasionada. El traslado a su casa contigua de unos nuevos vecinos trastorna su rutina y finalmente su vida entera, a medida que el relato se torna más y más surrealista. Tiene alguna escena escatológica, con un par de detalles estomacantes, y no deja de abrigar una clara crítica social. 

El título, que juega con el del clásico de Lewis Carroll Alice Through the Looking-Glass, cobra su sentido cuando los vecinos hagan su aparición, y el plástico, omnipresente en el relato como metáfora de la aséptica vida moderna, vaya ganando relevancia hasta hacerse con el foco narrativo. 


2. Hagas lo que hagas (Damned If You Don't)

Mi relato preferido. Un hombre, Martin, está en el infierno, un lugar con burocracia, centros comerciales cerrados, boleras y cines de reestreno. Allí le asignan un compañero de habitación: un perro. El perro de Hitler. Woofie, pues así se llama, y Martin, terminan siendo grandes amigos, aunque su amistad se enfría un poco cuando ambos se distancian, pero que retomarán cuando el infierno deba dejarles salir por un error administrativo menor. Surrealismo puro, con unos diálogos hilarantes y una intención claramente subversiva de lo convencional. 


3. Rotulador azul, rotulador amarillo (Blue Crayon, Yellow Crayon)

Un ejecutivo escocés llamado Andrew Kaplan, que trabaja en Boston, regresa a Edimburgo por Navidad, ansioso por ver a su mujer y a su hija, y desazonado por el deterioro de su matrimonio y vida familiar que supone tal distanciamiento. La cancelación del vuelo Londres-Edimburgo le obliga a tomar un tren, donde una revoltosa niña viaja con su madre. La pequeña, su madre y Andrew son los únicos pasajeros despiertos del vagón. Es un relato profundamente atmosférico, que juega con la sensación de extrañamiento que nos producen los viajes largos, más aún si son nocturnos, en los que acabamos reduciendo nuestro mundo al vagón o autobús en el que estamos. El protagonista (y nosotros lectores) dudaremos sobre la realidad de lo ocurrido, llegando a temer sobre la situación de la familia de Andrew.

Robert Shearman con uno de sus queridos Dalek, que le valieron el premio Hugo

4. Peso pluma (Featherweight)

Un relato especialmente truculento. Un matrimonio joven y enamorado celebra su primer aniversario de boda con un viaje en automóvil por Escocia, visitando mansiones y durmiendo en pequeños hoteles. Una noche tienen un accidente, saliéndose su vehículo de la carretera y quedando malheridos en el fondo de un hondo terraplén. Malheridos, cubiertos de sangre e inmovilizados, mantienen conversaciones mientras a la mujer comienzan a brotarle alas de la espalda y el auto se ve rodeado de querubines con dientes afilados y aspecto siniestro. Resulta inquietante por el contraste entre la macabra situación y la naturalidad con la que los protagonistas se comportan, así como por la tensión creciente a medida que la historia avanza. 


5. Un maldito milagro tras otro (One Bloody Miracle after another)

A mi parecer, el relato más grotesco y chocante del compedio. Un matrimonio descubre que su hijita de dos años está embarazada, algo que la mujer, de carácter maternal hasta lo enfermizo, acoge con alborozo y una alegría febril que termina por obsesionarla. En su brevedad, es un cuento incómodo por las descripciones de los sufrimientos de la pequeña y las connotaciones religiosas que va tomando en su transcurso. Bastante crítica social, por otra parte. 


6. El bigote de George Clooney (George Clooney's Moustache)

Narrado a modo de diario, en primera persona, cuenta el desarrollo de un secuestro de una mujer por parte de un hombre que, según ella, se parece a George Clooney, salvo por el bigote, que el actor no luce. Según van pasando los días, la protagonista se va viendo atraída por su captor, hasta enamorarse de él, de acuerdo al conocido como Síndrome de Estocolmo. Pero Robert Shearman le da una vuelta de tuerca más, incorporando elementos propios del gore y llevándonos otra vez a la duda sobre la verdadera situación de la secuestrada, de su familia (un padre, un marido y una hija) y del propio secuestro, su motivo original y su conclusión. 



7. El espacio oscuro de la casa dentro de la casa del jardín en el centro del mundo (The Dark Space in the House in the House in the Garden at the Centre of the World)

Dividido en varias partes, alterna la narración en primera y en tercera persona. El narrador en primera es el propio Dios, que crea un Edén atípico para Cindy y Steve, unos Adán y Eva igualmente atípicos. Es una historia planteada en capas concéntricas, como una muñeca matroska, que los protagonistas van atravesando hacia adentro. Robert Shearman muestra a un Dios de intenciones veladas, que parece incitar a la pareja al pecado, prohibiéndoles buscar aquello que desea que encuentren, y que introduce enfermedades como el cáncer o el ébola en su Creación solo para «divertirse un poco». Como es propio del autor a lo largo del libro, utiliza localizaciones convencionales (barriadas, viviendas) para esta historia de fantasía, en la que Dios habla con un lenguaje coloquial, vulgar incluso.  


8. Ola de frío (Cold Wave)

Este cuento es profundamente desmitificador y subvierte por completo las tradicionales historias sobre milagros navideños, Navidades blancas, y aquellas en las que todo es posible en Navidad. Ben es un niño pequeño que conoce a Papá Noel. Para Shearman, éste es una figura alejada de la imagen clásica que tenemos de él, siendo un viejo cansado, torpe, desmañado y de aspecto siniestro y mortecino. 

Ben (cuyos padres están divorciados) recibe una flamante nueva bicicleta, firmando con Papá Noel un contrato, algo que su padre intenta evitar, sin éxito, pues dicho acuerdo, que su padre suscribió en la pasado, incluye cláusulas estremecedoras. La historia no concluye con la infancia de Ben, sino que se extiende hasta su adultez, relatando Shearman la vida tanto del protagonista como de sus padres, y el progresivo distanciamiento entre ellos, que resulta triste y descorazonador (y que tan raro nos resulta a los españoles, dada la importancia que tiene para nosotros la familia). 


Si tengo que condensar las líneas maestras del estilo de Robert Shearman, lo que caracteriza a sus relatos en forma y estilo, me quedo tanto con su forma de narrar visual, televisiva, pues cada relato sería perfectamente trasladable (con matices) a un episodio de espacios como Twilight zone o Tales of the unexpected, con su prosa sencilla pero escogida; como con su sentido del humor ácido, cáustico, y que esconde una acerada crítica a la sociedad moderna, llevando al lector a la reflexión de una manera inteligente a través de subvertir y retorcer estereotipos e ideas preconcebidas. Digamos que Shearman busca que el lector se enfrente a su realidad mediante la reducción de ésta al absurdo, al estilo de esos otros grandes maestros ingleses del humor negro que fueron los Monty Python. 

Homo homini lupus contiene historias diferentes, ejercicios de fabulación superlativa que toman la Fantasía actual, postulada por autores como Joe Hill o Christopher Moore, y llevan lo grotesco, el absurdo, la deconstrucción y el postmodernismo un paso más lejos. Me atrevería a decir que podrán gustar o disgustar, pero los relatos de Robert Shearman, si duda alguna, no dejarán indiferente a nadie. 





Homo homini lupus puede adquirirse en la propia tienda de la editorial, en .epub o en .mobi sin DRM.

Fata Libelli incluye en cada uno de sus libros una lista de reproducción en Spotify, enlazada desde el propio libro, para escuchar mientras se lee, a modo de banda sonora. Esta es la de Homo homini lupus.

Compártelo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes