11 de mayo de 2015

La nave estelar - Brian W. Aldiss

Resumen: Tras cientos de años de viaje interestelar, los tripulantes de una gigantesca astronave han perdido la noción del mundo y del propósito de su misión, sobreviviendo reducidos al salvajismo, reunidos en tribus cuyos dominios son las diversas cubiertas de la nave. Roy Complain, de la tribu de Greene, ve cómo su compañera es secuestrada, iniciando un viaje que lo lleva hasta la proa de la nave, a través de cubiertas y corredores infestados de enemigos, ratas y enormes plantas trepadoras.



Título: La nave estelar (Non-Stop. En algunas ediciones estadounidenses se tituló Starship)

Autor: Brian Wilson Aldiss, uno de los grandes maestros de la Ciencia-Ficción y representante notable de la New Wave, que ya conocimos en reseñas anteriores

Año de publicación: 1958

Género literario: Pertenece a la Ciencia-Ficción blanda, mostrando poco rigor científico y centrándose más en los personajes y sus motivaciones, siendo en cierto modo una obra precursora de la New Wave en la que militaría su autor. Es una historia de Anticipación, con un desarrollo de novela de Aventuras y Misterio, propio de la Space Opera, en un escenario distópico

"La nave estelar" es la primera novela de Brian Aldiss, de la que hoy vemos la edición es castellano de 1980, de Ediciones Nebulae. No es, a mi parecer, la mejor novela de su autor, pero sí resulta significativa por varias cuestiones.



La primera, el haber sido publicada directamente como novela, algo característico de la Ciencia-Ficción británica, por oposición a la estadounidense, aún muy vinculada por entonces al formato revista. 

La segunda, el suponer un anticipo, tanto en estilo como en temática, de lo que más tarde sería la New Wave, una Ciencia-Ficción mental e introspectiva, de la que Brian Aldiss fue primer espada.

Y la tercera, dedicarse al subgénero de "nave generacional". Un tema que ya habían tocado otros escritores antes, como Robert A. Heinlein, y que el español Tomás Salvador trataría ese mismo años en su "La Nave", una novela más ambiciosa, épica y dramática que la del inglés. Supongo que la similitud fue fruto de la casualidad, pues es improbable que Tomás Salvador tuviese acceso a la obra de Aldiss en la España autárquica y aislacionista de la época. 

El escenario es una astronave de tamaño colosal (tiene ochenta y cinco cubiertas) en la que sobrevive una tripulación que, veintitrés generaciones tras el comienzo del viaje, ha olvidado su propósito y destino iniciales, y ha involucionado hacia el primitivismo, ignorando incluso muchos de ellos el hecho de hallarse en una nave espacial.

La nave se encuentra prácticamente invadida por unas plantas llamadas pónicos, que crecen y se expanden por todas las estancias y corredores en busca de luz. Los humanos, por su parte, viven en tribus aisladas, en continuo conflicto con las demás, y su supervivencia se basa en la recolección y la caza, habiendo olvidado las artes de la agricultura y la ganadería. Comparten la nave con los Forasteros, mutantes que se infiltran entre los hombres, y con una inmensa colonia de ratas evolucionadas, que caminan sobre dos patas, visten harapos de ropa y hasta capturan y estabulan a otros animales, como conejos con capacidades telepáticas.

Edición original, hoy muy valorada [fuente: Wikipedia]

"La nave estelar", narrada en tercera persona de manera omnisciente, se divide en cuatro partes intituladas, y su eje argumental es el viaje del protagonista, Roy Complain, acompañado del sacerdote Marapper y otros personajes, desde su territorio en Cuarteles hasta la proa de la nave, conocida como Adelante, en la que tomarán contacto con los adelantinos, considerados la tribu más civilizada de ese micromundo.

Resulta interesante el modo de relatar de Aldiss, pues pese a ejercer de narrador omnisciente, va revelando la información a medida que transcurre la historia, como si los lectores fuésemos parte de la expedición de Complain, comenzando tan ignorantes como él y conociendo la verdad a la vez que el protagonista y sus compañeros. De manera que el viaje físico es también un viaje de crecimiento y de conocimiento.

Es preciso destacar que los humanos de la nave tienen un tamaño inferior al nuestro, midiendo alrededor de un metro veinte, y tienen un ciclo vital mucho más corto. Practican una religión muy simple, que como es habitual en la obra de Aldiss (ver la trilogía Heliconia) se muestra como una entidad intransigente, reaccionaria y contraria a la independencia personal y a la evolución social.

En su cosmogonía, la nave (es decir, el mundo) fue creada por los Gigantes, con un propósito desconocido, hace un tiempo ignoto (los habitantes de la nave carecen de anales). Los Gigantes, ahora extintos, dejaron tras de sí objetos y armas, además de rótulos cuyo significado ya se ha perdido, pues los nautas apenas saben leer, y menos aún entender lo que leen.

Edición de Nebulae, de 1980 [Fuente: Mercado Libre]

Sobre la figura de Roy Complain, he de decir que no es un héroe al uso (la New Wave estaba naciendo, y una de sus rupturas con la Ciencia-Ficción de la Edad de Oro es precisamente el rechazo de los protagonistas heroicos y arquetípicos), sino un antihéroe, con el que es difícil simpatizar. Es mezquino, pusilánime unas veces, irascible otras, ingenuo casi siempre y no demasiado listo. El rapto de su compañera Gwenny, con la que ni tan solo tenía una buena relación, es el motor de su peregrinaje, pues le enfrenta al Consejo de su tribu, como responsable de haber perdido una mujer. Mujeres y niños son valores activos de la tribu, en una sociedad que practica la eugenesia al estilo espartano, matando a los débiles y deformes apenas nacen, y entregando a los supervivientes a la colectividad cuando miden "por la cintura de un adulto", momento en el que los individuos deben dejar de reconocer los vínculos familiares.

El resto de personajes arrastran también claroscuros y están lejos de la perfección, como el sacerdote Marapper, cobarde y traicionero, bien pagado de sí mismo por tener en su poder un documento revelador, un libro de planos de la nave, lo que le da acceso a un conocimiento del que muchos carecen: saber que se hallan dentro de una nave, algo que muchos no solo ignoran sino que rechazan como una entelequia.

La novela tiene un pulso algo irregular, y por momentos da la sensación de que Complain y sus compañeros de viaje dan tumbos por la nave sin un destino claro, pero gana en ritmo e interés en el momento en que entran en contacto con los adelantinos, con una mujer llamada Vyann (con la que el protagonista tendrá gran afinidad) y con los sabios dirigentes de la tribu de Adelante.

Edición estadounidense, con el título Starship

Pues, como ya comentamos, vamos descubriendo la verdad sobre la nave a la vez que los protagonistas de la historia, y cuanto más sabemos más cobra sentido el escenario creado por Aldiss. Conoceremos los hechos que llevaron a la nave y a sus tripulantes a su situación actual, en forma de un diario de a bordo fechado en el año 2521, que relata el viaje entre un planeta llamado Nueva Tierra, ubicado en la estrella Proción, y nuestro planeta Tierra, así como la enfermedad que provocó el caso entre la tripulación.

La intensidad de la narración va aumentando progresivamente hasta el coda final, en el que Aldiss aún reserva a los protagonistas (y a los lectores) una última gran sorpresa sobre la realidad de la nave y su relación con la Tierra, y sobre el papel de los tripulantes, esos humanos empequeñecidos y de metabolismo acelerado, en relación al resto de la Humanidad. Atención a la cuestión del metabolismo más rápido que el nuestro (miden el tiempo en sueñovelas, cuatro por cada uno de nuestros días), pues es crucial para el desenlace de la historia.

Entre medias, escaramuzas por la selva frondosa y exuberante que supone la nave infestada de pónicos, enfrentamientos entre hombres y ratas, animales telépatas, aparición en escena de los Gigantes, descubrimiento de secretos y misterios de la nave, y la amarga revelación de quiénes son en realidad los Gigantes y los Forasteros, con la consiguiente crisis identitaria para los nautas.

Como resumen, "La nave estelar" no destaca tanto por su trama como por la especulación sobre un sistema social cerrado y la posibilidad de degeneración e involución del ser humano, tanto social como física, tema que fascinaba a Aldiss y se refleja en otras novelas suyas, como "Invernáculo". Por medio de obras como esta, la New Wave transformó la Ciencia-Ficción para reflexionar más sobre las motivaciones y conflictos de los personajes, y sobre la influencia que sobre ellos tendría su entorno social y natural, que sobre los aspectos puramente científicos y los avances tecnológicos.


Por supuesto, todo narrado en el estilo visual y expresivo de este autor inglés, de imaginación desbordante, que logra que "veas" los escenarios que describe, que siempre parecen mostrarse a través de una lente que amplifica o deforma los rasgos más llamativos de plantas, personas y lugares, y que siempre tienen un cierto aire de ensoñación o alucinación.

Como afirmé arriba, a título personal no me parece la mejor novela de Brian Aldiss en lo literario, a fin de cuentas es su primer libro, pero sin duda alguna, por su novum y por su fantasioso escenario, es una obra recomendable para los amantes de la Ciencia-Ficción en general, y para quienes quieran conocer más sobre los orígenes y el papel de la New Wave en la historia de la Ficción especulativa. Nos leemos!

OTROS LIBROS DE BRIAN W. ALDISS EN KINDLEGARTEN:


- Invernáculo
- Criptozoico!
- Heliconia - Primavera
- Heliconia - Verano
- Heliconia - Invierno

Compártelo:

4 comentarios:

  1. Buena reseña. A mí la novela me gustó mucho en su día, tiene un in crescendo bastante logrado. Lástima que el título en español sea un spoiler...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Supongo que el título en castellano se debe a que partieron del "Starship" estadounidense, en vez del "Non-Stop" original. Coincido plenamente en que el in crescendo es notable, sobre todo porque compensa un comienzo algo errático, para terminar con un climax magnífico.

      Eliminar
  2. Otra gran novela de ciencia ficción que he conocido gracias a ti y que me encantaría leer y tener. De este autor he leído la novela "Frankenstein Desencadenado" y la colección de cuentos "Los Superjuguetes duran todo el verano"; tengo otros libros suyos hace años, pero aún no los leo, por ende es uno de los escritores con el cual tengo una gran deuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es de su etapa inicial, después su estilo fue haciéndose cada vez más barroco e introspectivo, a medida que él experimentaba con las drogas psicoactivas. Todo un representante de la New Wave, con todo lo mejor (y lo peor, para sus detractores) de esa corriente renovadora de la Ciencia-Ficción.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *