11 de abril de 2015

El Navegante de la Eternidad - Ricardo Secilla

Resumen: El Navegante vive infinitas vidas en infinitos mundos, saltando entre los planos del multiverso, ajeno al espacio y al tiempo, olvidando sus sucesivas existencias y su vagar inmortal. Ahora, cuando ocupa el cuerpo de un simple campesino llamado Máreck, cobrará, por primera vez, conciencia de sí mismo, en la que experimentará el amor, las implicaciones morales y el sufrimiento de descubrir las dramáticas consecuencias de sus actos. 


Título: El navegante de la Eternidad.

Autor: Ricardo Secilla Gutiérrez. Escritor, biólogo y programador informático. Andaluz de Córdoba, se dedica profesionalmente a los sistemas de información geográfica. Ha escrito también "Cronoinmensidad" y "La fisura en el espejo", que al igual que "El navegante de la Eternidad", versan sobre la mente, los sueños y los estados de consciencia.

Año de publicación: 2013, aunque se escribió en el 2009. 

Género literario: Es una novela de Ciencia-Ficción, basada en la teoría del multiverso que postula la Física Cuántica. Se puede ubicar en la vertiente blanda del género, pero es rigurosa con el aspecto científico que maneja. Por su temática y desarrollo, es una novela de Aventuras, con algunos elementos propios de la Fantasía, y puede considerarse, en cierto modo, una Distopía, por el escenario en el que transcurre. Por otra parte, supone una mirada crítica hacia las religiones y el clero organizado, y el fanatismo e intransigencia en el que pueden incurrir. 

Con "El Navegante de la Eternidad", Ricardo Secilla ofrece una novela sorprendente por la forma en la que ha materializado la teoría física del multiverso, y cómo la emplea para articular una historia que trata, en el fondo, de conflictos morales y de la dualidad de la mente humana. 



Como dijimos, la novela se basa en la teoría de la existencia de infinitos universos paralelos, ocurriendo simultáneamente, también llamados, en conjunto, multiverso, que establece la Mecánica Cuántica, y que ocupa especialmente a los defensores de la teoría de cuerdas. A todos nos suena el archifamoso Gato de Schrödinger, ¿verdad? 

El nóvum de "El Navegante de la Eternidad" es el modo en el que el protagonista, conocido simplemente como "El Navegante", se ubica (no podemos utilizar el término desplazar, pues no es una cuestión solo espacial, sino también temporal) entre los diversos universos o planos de existencia, que para él serían planos de consciencia, pues su existencia es eterna y permanente. Pues bien, el Navegante toma el control de la mente de personas, por lo general a punto de morir de manera violenta, viviendo desde ese momento en el cuerpo del individuo, hasta que lo abandona, punto en el que el sujeto recupera la consciencia, no conservando recuerdo alguno de lo ocurrido mientras el Navegante ocupaba su mente, o si acaso recordándolo de manera vaga, como un sueño o una alucinación. De igual modo, el Navegante no conserva recuerdos sólidos de sus infinitas existencias, sino que atisbos de las mismas se le aparecen como sueños, borrosos y desarticulados. 

Partiendo de este supuesto, Ricardo Secilla plantea una de las muchas existencias de el Navegante, en la que toma la consciencia de un simple campesino de apenas veinte años llamado Máreck, en el momento en el que su aldea es atacada por soldados, su casa incendiada y su mujer violada. Máreck está a punto de morir a manos de los invasores, pero las prodigiosas habilidades guerreras del Navegante despachan a sus enemigos sin esfuerzo. 

Portada de la primera edición

El mundo al que el Navegante ha llegado ("el mundo conocido") se encuentra en una etapa de desarrollo similar a nuestra Edad del Bronce, y su mapa político lo establecen una serie de ciudades-estado, entre las que destacan Dimárail, Mólgorail, Banhuirail y Esmerail. La religión principal es el Yizantrismo, basada en los escritos reveladores de su supuesto fundador, llamado Yuzent, de dudosa existencia. Este credo fue creciendo rápida y exponencialmente, dividido en numerosas sectas con doctrinas diferenciadas por minúsculas discrepancias. Una de ellas, los seligianos, se fue introduciendo en los grupos de poder e influencia de las ciudades-estado, hasta convertirse en el credo oficial, con sede en Esmerail, declarando a los demás como heréticos, persiguiéndolos hasta hacerlos desaparecer y exterminar a sus devotos. Su figura principal es el Arcicéligo, que vive en la Torre de la Luz, la construcción más alta y antigua del mundo conocido.  

Como podemos ver, es sencillo establecer un paralelismo con la Iglesia Católica, su nacimiento, evolución y establecimiento como religión "oficial", siendo Esmerail el equivalente a Roma, el Arcicéligo el homólogo al Papa, y la Torre de la Luz un trasunto del Vaticano. La postura de Ricardo Secilla será bastante crítica para con aquellos primeros compases del catolicismo, pero no habrá ensañamiento ni maniqueísmo, en el sentido de que no hay nada que no esté en los libros de Historia o que no pueda contrastarse. Del mismo modo, el seligianismo se opone a otras creencias como el ramiorista, equivalente a nuestro protestantismo, en cuanto no permite la exégesis que sí permiten los múltiples credos protestantes: 

"Los templos ramioristas, al contrario que los seligianos, eran austeros y sencillos".
"Los seligianos por el contrario solo permitían que los sacerdotes, siempre varones, subieran al estrado, y además la discusión de las escrituras por parte de los fieles no solo no era permitida, sino que se consideraba una grave herejía."

El Navegante vive diez años como Máreck antes de que comience la trama principal, por lo que tiene en torno a treinta cuando ésta arranca. 

[fuente: blog de la novela]

La novela se divide en dos partes y tiene un total de cuarenta y tres capítulos, intitulados y numerados con guarismos romanos. Está relatada en tercera persona por un narrador omnisciente no participante. Incluye, como anexos, un mapa del mundo conocido y un dramatis personae.

La trama cubre un considerable espacio de tiempo, durante el cual tanto los personajes como su escenario evolucionan, siendo el argumento principal la guerra entre los seligianos y una facción insurgente liderada por una mujer llamada Durne, quien, ayudada por los conocimientos de Máreck, muy avanzados para esa época, terminará por derrocar al poder establecido, conviertiéndose asimismo en una nueva emperatriz tan déspota e intransigente como aquello a lo que combatió. Secilla parece tratar así la dialéctica de contrarios hegeliana o, como se afirmaba en la saga "Dune", de Frank Herbert, "cada revolución lleva consigo las semillas de su propia destrucción". 

Aquí llegamos a una cuestión destacable de la novela. El archienemigo de Máreck, el Arcicéligo de los segilianos, llamado Urcos Odan, se revelará como otra faceta del propio Máreck, y una especie de demiurgo que permitirá que el protagonista tome conciencia de su dualidad moral y de las consecuencias de sus acciones. Máreck, al introducir el acero y la pólvora en un mundo que los desconocía, ha elevado las cotas de muerte y destrucción de las que sus pobladores son capaces. Pues Urcos Odan es el propio Navegante en otra de sus encarnaciones, que se producirá dentro de millones de años, jugando así Ricardo Secilla con los conceptos de existencia simultánea, y de no trascendencia de conceptos como espacio o tiempo, para el multiverso. Urcos Odan es una versión más amarga, "resabiada" y desencantada del Navegante, ya hastiado de su inmortalidad y de su infinito vagar entre dimensiones. Otra vez la dualidad moral, de nuevo la dialéctica hegeliana. 

[fuente: blog de la novela]

Ya dijimos que "El Navegante de la Eternidad" está dividida en dos partes. En la primera, asistimos a la rebelión de Durne y otros sublevados contra la dictadura de los seligianos de Urcos Odan. A la vez, conoceremos otras existencias previas del Navegante, en diferentes épocas y realidades, que se le revelan como sueños mientras duerme. En la segunda, es Durne quien ejerce de emperatriz incontestable, mientras que Máreck se ha retirado del mundo, desilusionado con las consecuencias de sus actos. 

La novela es bastante extensa, y creo que a algunos lectores se les puede hacer un tanto larga, aunque Ricardo Secilla tiene un buen ritmo narrativo, y su estilo es claro, depurado, con lo que su lectura resulta muy amena. No sé si es una influencia para el autor, pero a mí me ha recordado, por ambientación y desarrollo, a la trilogía "Heliconia" de Brian Aldiss (que trataba también la dialectica hegeliana que ya citamos). Hay, a lo largo del texto, numerosas escenas de acción, que Secilla resuelve con oficio, pues son muy visuales. Asistimos tanto a luchas cuerpo a cuerpo como a grandes batallas, en las que se destacarán tanto Máreck como Urcos Odan, por sus sobrehumanas habilidades con las espadas. 

Comentar también que la novela contiene una sorpresa final, un último regalo para los lectores, que redunda en la idea de los múltiples universos paralelos simultáneos, y nos hace dudar sobre el escenario sobre el que ha transcurrido esta última encarnación del Navegante. 





Para concluir, los primeros compases del libro incluyen una explicación muy amena y sencillo de la teoría de los universos paralelos y de los agujeros de gusano, que permite entender con claridad el principio en el que se basa la novela de Secilla. 

"Hacía ya algunos años recordaba haber oído algo sobre la interpretación de la física cuántica de los muchos universos. Dicha interpretación venía a decir algo así como que todas las posibilidades de la realidad coexistían. Es decir, si lanzamos una moneda al aire no es que caiga cara o cruz, es que ambos sucesos se dan al mismo tiempo."

Además, la novela va un paso más allá, volcando la inquietud de Secilla por todo lo relativo a la conciencia y a la mente: la posibilidad de que la conciencia esté compuesta de partículas (¿"cuantos", quizás?) capaces de moverse entre planos. 

"Tal vez fluían a través de la espuma cuántica, a una escala tan pequeña que se perdía la asimetría de la dimensión temporal, o dicho de otra manera: el espacio y el tiempo eran lo mismo, y las partículas se movían tanto hacia el pasado como hacia el futuro."

En resumen, Ricardo Secilla ha creado una novela muy interesante, en la que la teoría del multiverso es el trasfondo de la historia, pero el verdadero protagonista es esa consciencia, esa entidad llamada el Navegante, y la trama se articula sobre la posibilidad de que el viaje entre universos paralelos sea un fenómeno mental. De esta manera, cumple también con una labor divulgativa que siempre es bienvenida en la buena Ciencia-Ficción. 


Dónde adquirirlo: "El Navegante de la Eternidad" puede adquirirse en Amazon.es, por 1,43€ en digital o 8,55€ en papel con tapa blanda; y en Amazon.com, por 1.55$ en digital y 12,25$ en papel ("paperback"). 


Enlaces de interés: La novela tiene un blog, en la que existe información adicional tanto sobre la novela como las cuestiones científico-técnicas en las que se fundamenta.


En Leobooks pueden leerse las primeras páginas de forma gratuita. Y hay más información en Mylibreto y Zona-ereader

También en Zona-ereader hay disponible una entrevista con el autor.

Ricardo Secilla tiene perfil en Google+ y en Facebook.

Con esto, llegamos al final de la reseña. Por mi parte, he marcado a Ricardo Secilla como un autor a seguir, del que espero leer más obras en el futuro. Nos leemos!



Compártelo:

2 comentarios:

  1. Sinceramente este libro me encantaría leerlo ¿Cómo llegas a saber de estos autores independientes? ¿Ellos se comunican contigo para que comentes sus obras? Por cierto, para ser una obra tan interesante, las dos portadas que posee son feísimas (creo humildemente que su autor debería procurar mantener una mejor presentación para sus trabajos). Por cierto, te dediqué unas cuantas líneas en mi blog en la entrevista que acabo de subir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Elwin, por norma general son los autores autopublicados quienes contactan conmigo para darme a conocer sus obras y comentar la posibilidad de que las comente, salvo alguna excepción puntual. En cuanto a las portadas, creo que es uno de los caballos de batalla de la autoedición. Un portadista profesional es un coste difícil de asumir para muchos autores, y echando un vistazo a Amazon se comprueba que la portada es un elemento que parece estar perdiendo valor, o al menos ya no recibe la atención que se le debía antes,

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes