30 de septiembre de 2014

Casting-encuesta "La Torre Oscura": Elige a Eddie y Susannah

Continuamos con el casting que comenzamos eligiendo al actor que, en nuestro reparto ideal, encarnaría a Roland Deschain de Gilead en la tan esperada adaptación a la pantalla de "La Torre Oscura" de Stephen King. 

Tras una primera entrega en la que Viggo Mortensen se llevó el papel, por delante del "Roland oficial" Javier Bardem y de otros candidatos, llega el momento de escoger a otros dos miembros del Ka-Tet del 19. Dos personajes que, a través del buen hacer de King, se ganaron también la simpatía de los lectores, con sus pasados difíciles y atormentados y con sus defectos y vicios redimidos gracias  a su labor de nuevos pistoleros: Eddie y Susannah


Torre Oscura
Susannah y Eddie, un equipo perfecto,
vistos por el artista Ned Cameron

Para esta elección, necesito doblemente vuestra ayuda y vuestra opinión, porque no tengo ni la mínima idea de qué actores y actrices serían adecuados para interpretarlos. En gran medida, por mi total ignorancia en lo referido a series televisivas y a "nuevos talentos". Así que he contado con la inestimable aportación de mi amigo y compañero de trabajo Iván, que me propuso los dos primeros nombres para este casting virtual. Desde aquí mi gratitud.


Compártelo:

27 de septiembre de 2014

2001: una Odisea espacial - Arthur C. Clarke

Resumen: A finales del siglo XX, la humanidad posee una colonia estable en la Luna. Allí descubren un misterioso objeto, sepultado voluntariamente: un enorme monolito que, al ser expuesto a la luz solar, envía una señal en dirección a Saturno. Dos años después, la nave Discovery I, tripulada por cinco hombres y un avanzado ordenador llamado Hal9000, parte siguiendo dicha señal. Pero el exceso de celo de Hal9000 en su misión pone el viaje en peligro. El destino de Dave Bowman, uno de los tripulantes, terminará siendo mucho más trascendente de lo esperado.

2001 Odisea Arthur C Clarke


Título: 2001, una Odisea espacial (2001: A Space Odyssey)

Autor: Sir Arthur C. Clarke. Uno de los buques insignia de la Ciencia-Ficción, científico, divulgador, especialista en radares y responsable de la órbita geoestacionaria de los satélites artificiales, gracias a la cual tal vez estés leyendo esta entrada en tu teléfono móvil. Un asteroide y un dinosaurio llevan su nombre. En KindleGarten lo presentamos con su saga Rama.

Año de publicación: 1968

Género literario: Sin duda, a la Ciencia-Ficción dura, por girar toda la trama en torno a un descubrimiento científico de envergadura, y por el peso específico de las cuestiones científico-técnicas en el desarrollo de la obra. Es también una novela de Anticipación, por ubicarse en el futuro, y tiene carácter divulgativo, haciendo accesibles al gran público conceptos teóricos muy complejos. 

Arthur C Clarke
Me encanta esa camiseta
  
"2001, una Odisea espacial" fue escrita por Sir Arthur a la vez que se encarga del screenplay de su versión cinematográfica, que firma junto a su director Stanley Kubrick. La película se estrenó antes de la publicación de la novela, y hablaremos de ella después.


Compártelo:

25 de septiembre de 2014

Los cristales soñadores - Theodore Sturgeon

Resumen: Horton "Horty" Bluett es un niño de ocho años, adoptado, que no puede separarse de Junky, su payaso de juguete. Los malos tratos que recibe lo impulsan a huir de casa, siendo acogido por los miembros de un espectáculo ambulante de Fenómenos de Feria. Su propietario, el enigmático Pierre Monetre el Caníbal, vive consagrado al estudio de unos misteriosos cristales con propiedades extraordinarias. Años después Horty abandonará la feria, pero tendrá que buscar su identidad y su pasado, que están en estrecha relación con los cristales de Monetre. 

Cristales soñadores Theodore Sturgeon


Título: Los cristales soñadores (The dreaming jewels)

Autor: Theodore Sturgeon. El ilustre gran olvidado de la Ciencia-Ficción, que conocimos en KindleGarten con su "Más que humano".

Año de publicación: 1950

Género literario: Es una novela de Ciencia-Ficción blanda, con un enfoque marcadamente metafísico y filosófico, y una historia de misterio y género fantástico.


Theodore Sturgeon


"Los cristales soñadores" es la primera novela de Theodore Sturgeon, y un ejemplo muy significativo de la Edad de Oro de la Ciencia-Ficción. Se publicó originalmente en la revista Fantastic Adventures, y más tarde fue recopilada como libro. En 1957 fue reeditada con el título de "The Synthetic Man", por lo que pueden encontrarse ediciones con ambos títulos.


Compártelo:

23 de septiembre de 2014

Ubik - Philip K. Dick

Resumen: En el año 1992, la Humanidad ha establecido colonias en la Luna y Marte, y ha logrado la semivida, un sistema que permite a los muertos mantener la consciencia y comunicarse con los vivos. La sociedad está completamente robotizada y mercantilizada, siendo todos los utensilios cotidianos robots que funcionan con monedas. La existencia de personas con capacidades psiónicas (telépatas, telequinéticos, precognitores) es común. La empresa de Ray Hollis emplea a estos psiónicos para espionaje, sabotaje industrial... a ella se contraponen las Organizaciones de Prevención, que se valen de inerciales que anulan a los psiónicos. La más importante es la de Glenn Runciter, y en ella trabaja Joe Chip, un competente técnico de medición de campos psiónicos, que padece serios problemas económicos. La trama comienza cuando conoce a Pat Conley, una joven poseedora de un poder inercial nunca visto: es capaz de cambiar el futuro. Durante un operativo en la Luna, el equipo de Runciter sufre un percance tras el cual la realidad se altera, el tiempo pierde su integridad y Joe Chip y los inerciales comienzan una carrera contrarreloj para salvar su vida, en la que la única ayuda procederá de un misterioso aerosol llamado Ubik. 

Ubik Philip K Dick


Título: Ubik (Ubik)

Autor: Philip Kindred Dick. Uno de los escritores de Ciencia-Ficción más notorios, considerado de manera unánime como maestro del género. Ganador del Hugo y del John W. Campbell Memorial, entre otras distinciones. Pese a su celebridad, vivió y murió en la pobreza. Su mayor reconocimiento fue póstumo, gracias sobre todo a la película "Blade Runner". Padeció problemas mentales, como brotes psicóticos, delirios, paranoia, visiones obsesivas y recurrentes y hasta episodios de glosolalia, en los que hablaba en griego antiguo. Estas dolencias se agravaron por su consumo habitual de drogas psicoactivas. 

Año de publicación: 1969

Género literario: Es una novela de Ciencia-Ficción que conjuga elementos tanto de la vertiente blanda como de la dura, pues tiene un carácter marcadamente mental y psicológico, pero cuida también los aspectos científico-técnicos en busca de verismo y plausibilidad. Es una historia de Anticipación, por adelantar una posible realidad futura. 


Philip K Dick

"Ubik" es una novela compleja, con una trama atípica, un desarrollo inusual y varios conceptos significativos. No tendré en cuenta su proyección de unos años 90 en los que ya existen las colonias espaciales, pues es un detalle circunstancial, poco más que para ubicar el inicio del nudo de la novela en la Luna.

Me resulta difícil reseñar "Ubik" sin desvelar una de sus grandes bazas: su argumento impredecible, su historia tan poco convencional y la lectura atenta que requiere. Para resumir, diré que es un enorme truco de espejos, una jugada mental en la que ciertos personajes están vivos y otros están muertos (o semivivos), y los lectores abrigaremos dudas en todo momento sobre la situación de los mismos. Y cuando al final del libro pensemos haber aclarado todo, Dick aún dará una última vuelta de tuerca para descolocarnos una vez más. 

Ubik Philip K Dick

"Ubik" es engañosa, te confunde una y otra vez, deja pistas falsas y está sembrada de pequeños detalles que parecen insignificantes, pero que avanzada la historia mostrarán su importancia para la trama. Debemos tener en cuenta que el grueso de la novela transcurre en un escenario mental, no real, y que éste no está sujeto a las leyes del espacio-tiempo relativistas. Y que todas las piezas de este gigantesco rompecabezas no encajarán hasta el final, después de que las hayamos girado infinidad de veces sobre el tablero.

Para desarrollar "Ubik", Dick se valdrá de diversos hilos argumentales, cuyo resultado es caleidoscópico. Uno es Patricia Pat Conley, la inercial con un poder nunca antes visto ni medido: la capacidad de anular la precognición alterando la línea temporal. Otros serán Glenn Runciter, y su mujer Ella Runciter, en estado de semivida. Un tercero será un proceso acelerado de entropía, que comienza al regreso desde la Luna del grupo de protagonistas. Y por último, está el Ubik, del que hablaremos. 


Ubik Philip K Dick


Así pues, la novela se divide de facto en dos partes: La primera, la presentación de los personajes. Joe Chip conoce a Pat a través de un buscador de inerciales, y recomienda su incorporación a Runciter y asociados. Se forma la expedición a la Luna con Joe Chip, Glenn Runciter, Pat y otros diez inerciales que conforman un grupo variopinto. La segunda parte, tras el lance ocurrido en la Luna y el apresurado regreso a la Tierra, asistimos a una realidad en la que confluyen una entropía incrementada, que provoca la descomposición de los alimentos y el tabaco o la obsolescencia de monedas y artilugios electrónicos, y una regresión temporal en la que el grupo protagonista vuelve a los años 30. 

Los dos factores que marcaran la idea central de Ubik serán, por una parte, la existencia de capacidades psiónicas, y por otra, la posibilidad de la semivida. Ésta consiste en mantener a los fallecidos en moratorios: empresas con depósitos de hielo sintético, en los que mantienen la consciencia y la actividad mental, y desde los que pueden comunicarse con los vivos por un sistema de auriculares. Estas comunicaciones suponen un gran desgaste para los semivivos, y reducen el tiempo de semivida, por lo que deben limitarse a lo indispensable.


Ubik Philip K Dick


En cuanto a las capacidades psiónicas, es llamativo como tanto los psiónicos como su antítesis los inerciales, estén incorporados a grandes empresas, que incluso se agrupan en un consorcio llamado la Sociedad, que regula tarifas, contratos, etc. esto va en línea con otra de las tesis de Philip K. Dick: la absoluta mercantilización de la sociedad, en la que hasta los utensilios más simples como puertas, armarios o grifos requieren de monedas para funcionar, y en la que los robots se permiten amenazar a los humanos con denunciarlos si no pagan e incluso hacer juicios de valor sobre ellos. Joe Chip, que no tiene ni los cinco centavos necesarios para poder abrir la puerta y salir de casa, escucha de un robot-camarero la sentencia "Podemos arreglárnoslas perfectamente sin gente como usted".

Es significativa también la presencia de drogas como algo común, existiendo máquinas expendedoras de ellas, e incluyéndose anfetaminas, alucinógenos y sedantes en los botiquines. Una de las inerciales expresa: "Cuando trabajo rindo mucho más si tomo alguna droga psicodélica de las derivadas del cornezuelo del centeno: me hace ver a quién me enfrento, y eso siempre es una ayuda."

Mención aparte merece el estrafalario modo de vestir que Dick atribuye a su futuro: gorras con hélice, abrigos de pelo de camello, pantalones bombachos de lamé dorado, chalecos de piel de serpiente... Para muestra: "Llevaba un vestido tirolés de poliéster y zahones de vaquero sobre los cuales brillaban unas estrellas de hojalata. Se recogía el largo cabello con una redecilla y calzaba sandalias."


Ubik Philip K Dick
[fuente]

"Ubik" es una novela compleja en fondo y contenido, pero simple en la forma. No es demasiado extensa y usa un lenguaje sencillo. Maneja un buen número de personajes, pero estos no están elaborados en profundidad, e incluso de algunos (como el propio Joe Chip) no tendremos descripción física exhaustiva. De todas maneras, como es habitual en la Ciencia-Ficción, los personajes son simples vehículos para que transcurran los acontecimientos. Lo importante es la trama, los personajes son accesorios, y Philip K. Dick no busca que los lectores empaticemos o nos identifiquemos con ellos.  

El libro está dividido en diecisiete capítulos numerados, que se abren con un texto publicitario de tono clásico (estilo años 40-50) sobre las propiedades de Ubik. Ubik es, por este orden, cerveza, café instantáneo, aderezo para ensaladas, bicarbonato, cuchilla de afeitar, pulimento para suelos, préstamo bancario, acondicionador capilar, desodorante, somnífero, pan de molde, sujetador, plástico conservante de alimentos, dentífrico y maíz tostado. Siempre eficaz y milagroso, y siempre totalmente inofensivo si se emplea siguiendo las instrucciones

Ubik Philip K Dick
[fuente]

El nombre Ubik, tal vez más esquivo para un angloparlante, a quienes hablamos lenguas romances enseguida nos significa Ubique (nombre que adopta en momentos de la novela), en latín Ubicuo, es decir, "que está al mismo tiempo en todas partes".  Y en efecto Ubik tendrá ese papel, una especie de demiurgo en forma de aerosol (bueno, y botella de tónico), del que al final de la novela tendremos una explicación bastante completa, que no os voy a desvelar, pero que en resumen es un potente antientrópico capaz de revertir la segunda ley de la termodinámica. 


Ubik Philip K Dick
[fuente: martinacecilia en Devianart]

OTROS LIBROS DE PHILIP K. DICK EN KINDLEGARTEN:


- El hombre en el castillo


En resumen, "Ubik" no es una novela para todos, pero es imprescindible para los amantes de la Ciencia-Ficción, y es una muestra idónea del retorcido y obsesivo universo interior de Philip K. Dick. Tal vez no sea la mejor novela para acercarse a este autor estadounidense, pero sin duda los seguidores de su obra no pueden perdérsela. Con todo, la considero muy recomendable para quien busque una historia definitivamente distinta a lo habitual. Nos leemos!



Compártelo:

21 de septiembre de 2014

Ciclo de Tschai - Jack Vance

Resumen: El planeta Tschai se encuentra en la estrella Carina 4269, a 212 años-luz de nuestro Sol. La nave terrestre Explorador IV llega a Tschai siguiendo una señal de radio recibida desde él. Pero cuando se encuentra en su órbita es destruido por un torpedo, salvándose únicamente el explorador Adam Reith, que cae en el planeta con su lanzadera. Allí entra en contacto con las diversas especies inteligentes que lo habitan, y que conforman una sociedad hostil y violenta, con una paz precaria mantenida por el  equilibrio de fuerzas entre ellas. Reith intentará volver a la Tierra, pero se verá implicado en aventuras, intrigas y enfrentamientos entre razas. 

Ciclo de Tschai Jack Vance
 Portadas de Antoni Garcés para editorial Ultramar [fuente: Outcasted Project]


Título: Ciclo de Tschai o Planeta de la aventura. (Planet of Adventure)

Autor: John Holbrook Vance, o simplemente Jack Vance. Prolífico escritor de Ciencia-Ficción y Fantasía, Gran Maestro de la SFWA. Aunque se graduó en Berkeley, fue marino, granjero, operario en una conservera, albañil, carpintero y electricista. Se construyó su propia casa, habitó en diversos países y viajó por todo el mundo, incluso viviendo en un barco con otros escritores del género, sus amigos Frank Herbert y Poul Anderson.

Año de publicación: 1968-1970

Género literario: Es una saga de cuatro novelas cortas, y resulta una combinación equilibrada de Ciencia-Ficción blanda y de Fantasía. Por su ambientación en un mundo imaginario poblado por diversas razas inteligentes enfrentadas, tiene un tono de Fantasía heroica o Fantasía épica que la acerca a la Space Opera, pero sin caer en licencias contrarias al rigor científico.

Jack Vance


El Ciclo de Tschai o de Planeta de la Aventura se compone de cuatro novelas breves, cuya extensión total es de unas ochocientas páginas. La unidad espacio-temporal de la historia es absoluta, comenzando cada novela donde termina la anterior, quedando la acción inconclusa al final de cada una. Del mismo modo, el autor emplea idéntico estilo e idénticas técnicas narrativas en las cuatro. Por todo ello, he optado por comentarlas también en una única reseña.


Compártelo:

15 de septiembre de 2014

Casting-encuesta La Torre Oscura: Elige tu propio Roland

El 18 de agosto de 2018 se estrena al fin La Torre Oscura, adaptación cinematográfica de la octalogía de Stephen King, reconocida como su opus magnum, que escribió a lo largo de veinticinco años.

La Torre Oscura


Este estreno significa el fin de un interminable periplo de proyectos anunciados, aplazados y cancelados, que comenzó allá por 2010:

Al principio iba a ser una serie de películas, una por cada novela, con J.J. Abrams implicado en la producción. Pero el presupuesto era desorbitado y el proyecto se volvió al cajón.

El segundo intento era un largometraje, una superproducción para la que se habló primero de la Universal y más tarde de la Warner Bros. Estaría dirigida por el mismísimo Ron Howard (American GraffitiCocoonSplashWillowApollo XIII...). Pero los estudios no quisieron arriesgar los 200 millones de dólares que necesitaba la producción, aunque Howard siguió vinculado al proyecto.

Después se dijo que sería otra gigante del sector, la NBC, la encargada de la adaptación. Y de nuevo se hizo el silencio sobre el tema. 

Posteriormente, se habló de que sería la prestigiosa productora televisiva HBO (The SopranosThe WireBoardwalk EmpireRome...), y se hablaba de un presupuesto de 45 millones de dólares. Otra vez el proyecto se quedó al cajón, y nosotros nos quedamos con un palmo de narices.

Roland Deschain
Roland Deschain de Gilead, visto por Michael Whelan

Lo siguiente fueron rumores de que Netflix (House of Cards) estaba desarrollando su propia adaptación, en forma de miniserie, con Ron Howard, que colaboraba con la plataforma de streaming en la serie Arrested Development

Finalmente fue Sony Pictures la encargada de materializar la película, no sin polémica, pues los primeros test screening fueron un desastre, ya que el público no comprendía la cinta: el complejo universo creado por King no puede condensarse en un largometraje. Fue reescrita sobre la marcha,se cambió el final y se repitieron varias escenas, y el resultado es un metraje de 96 minutos, algo escaso para lo que acostumbrado hoy día.

Aunque la crítica la está machacando y la recaudación es menor de lo esperada, con 60 millones de presupuesto ha sido una inversión fácil de recuperar, y ya se habla de una serie de televisión que continúe la historia. 

El papel de Roland Deschain, tras muchos rumores, confirmaciones y desmentidos, recayó en el británico Idris Elba, algo que en su momento resultó sorprendente, pues es un actor de raza negra, mientras que el protagonista de la saga es de raza blanca. Stephen King manifestó rápidamente que estaba encantado con la elección y que no le importaba el color de la piel de Roland, sino lo rápido que fuese con el revólver y lo bien que cuidase de su Ka-Tet. El Hombre de negro, villano de la saga, estará interpretado por Matthew McConaughey.

Idris Elba como Roland Deschain


A medida que nuevos proyectos se anunciaban y cancelaban, fueron varios los actores barajados para encarnar al Pistolero más famoso de Gilead, último descendiente de la saga de Arthur Eld y último representante de los guardianes del orden y la paz en el Mundo Medio, una casta de caballeros medievales y/o samurais que cambiaron la espada por unos descomunales revólveres con culatas de sándalo.

Por ello, en septiembre del 2014 hicimos un casting colectivo para buscar al mejor Roland posible de entre todos los candidatos que se habían ido postulando al puesto. Por entonces, sin tener en cuenta la posibilidad de que Roland fuese de raza negra, habíamos tenido en cuenta su parecido con la descripción que Stephen King hacía de su personaje:

- Un hombre de edad indeterminada, pero maduro y más cercano de la vejez que de la juventud.

- De raza blanca, de complexión delgada, piel pálida, cabello negro y ojos azules.

- Que diese el tipo como pistolero y/o cowboy, preferiblemente con papeles previos en cine western

Roland Deschain
Roland según Bernie Wrightson, colaborador habitual de King

Partíamos de que, desgraciadamente, ya hemos perdido para siempre la oportunidad de disfrutar del mejor Roland de todos los posibles. El actor cuya interpretación de el hombre sin nombre en esa obra maestra del Spaguetti-western que es la Trilogía del dólar de Sergio Leone, inspiró al propio Stephen King la figura del pistolero:

Roland Deschain
Clint Eastwood como hombre sin nombre (The Man with No Name)
en "A fistful of dollars" ("Por un puñado de dólares")

Conocido simplemente como Joe en ese remake no autorizado de Yojimbo titulado A fistful of dollars (Por un puñado de dólares), como Monco en For a few dollars more (La muerte tenía un precio) y como Blondie en The Good, the Bad, The Ugly (El bueno, el feo y el malo), el pistolero anónimo y solitario interpretado por Clint Eastwood representa todo lo que King volcó en Roland: Un caballero andante, o errante, un ronin, un samurai caído en desgracia que vaga por los caminos y los pueblos, sin rumbo, haciendo justicia en favor de los débiles e intentando restablecer su honor perdido, atormentado por la sensación de haber fallado a su propósito, a su señor y a aquello a lo que juro servir y defender. 

Clint Eastwood aún dejaría para la posteridad nuevas apariciones de pistoleros asimilables a este hombre sin nombre, que pueden ser o no el mismo personaje, pues siempre tienen en común el aparecer, solitarios y anónimos, hacer justicia de una manera más o menos expeditiva, y desaparecer nuevamente, sin esperar retribución alguna por su labor, y manteniendo su identidad en secreto. 

Roland Deschain
Eastwood como el extraño en
"High Plains Drifter" ("Infierno de cobardes")

Así, tenemos por ejemplo High Plains Drifter (Infierno de cobardes), en la que un pistolero conocido solo como the Stranger llega a un pueblo para vengar la muerte, años antes, de un marshall ante la cobarde mirada de todo el pueblo, que no se atrevió a intervenir; o Pale Rider (El jinete pálido) donde un misterioso hombre, conocido simplemente como Preacher, intercede en favor de unos mineros a los que amenaza y extorsiona el cacique local. 

Roland Deschain Eastwood
Como Josey Wales en "The Outlaw Josey Wales"
(en España, "El fuera de la Ley")

Otras películas de Eastwood, como Hang'em high (Cometieron dos errores), The Outlaw Josey Wales (El fuera de la Ley) e incluso la crepuscular y magistral Unforgiven (Sin Perdón) nos dejan imágenes que muestran que la figura, la estética, y sobre todo la interpretación de Eastwood serían pluscuamperfectas para ponerle rostro a Roland. 


Roland Deschain Eastwood
De nuevo como Josey Wales, en la mentada "The Outlaw Josey Wales"

¿Cuál es el problema entonces? Pues que Eastwood contaba, en 2014, con 84 años de edad (nació en 1930) y, además de no estar ya para muchos trotes, ya manifestó que tras Gran Torino no volvería a actuar más. Personalmente, sobreentiendo que mucho menos para volver a calzarse el sombrero Stetson, el guardapolvos y los revólveres. 

Vamos, que sabemos que Roland está mayor (su edad es uno de los grandes misterios de La Torre Oscura) y hasta tiene reuma en las dos últimas entregas, pero está en plena forma y, aún sin tres dedos en una mano por cortesía de una langostruosidad, sigue siendo imparable, letal y mortífero.

Así que pasamos a ver los actores que habían sonado en uno u otro momento para hacer de Roland:


VIGGO MORTENSEN:


Roland Viggo Mortensen


Le hemos visto de cowboy en Hidalgo (Oceános de fuego) y en Appaloosa, y lo cierto que da el tipo por físico y por una característica muy importante: es rubio y de ojos azules, algo que King deja muy claro sobre la fisonomía de Roland. Es un actor camaleónico, con muchos registros, pero muchos no lo veían como Roland. Acostumbrados a verlo hacer «de bueno», se hecha en falta la mirada del tigre de Roland, esa capacidad de ser noble pero a la vez un bad ass capaz de convertirse en una máquina de matar sin miramientos, como en la masacre de Tull, o de manipular a un pueblo entero valiéndose de su reputación de Pistolero, como en Lobos del Calla: «Primero vienen las sonrisas, luego las mentiras. Lo último son las balas.»


RUSSELL CROWE:



Roland Rusell Crowe


Fue pistolero en The quick and the dead y en 3:10 to Yuma, pero no pega como Roland, pese al cabello rubio y los ojos azules. Demasiado robusto, demasiado fornido, y baja forma física últimamente. Aunque conocemos la capacidad de los actores para ganar y perder peso según las necesidades del papel, el neozelandés no gustaba a todos ni por fisonomía ni por aptitudes.


CHRISTIAN BALE:


Roland Christian Bale


Le hemos visto caracterizado de cowboy en 3:10 to Yuma, compartiendo pantalla con el anterior candidato. Tal vez el actor más completo de este listado, nos pues tiene acostumbrados a cambios radicales de registro interpretativo y a transformaciones físicas extremas (de The Machinist a Batman). Una de las mejores elecciones posibles, pero que la industria descartó drásticamente. 


JAVIER BARDEM:


Roland Javier Bardem


Un nombre que se mantuvo estable y firme en todos los pronósticos, y que en 2014 tenía la plaza de Roland Deschain en propiedad. Es el único que no ha participado en ningún western y que nunca ha encarnado a un pistolero o cowboy. No tiene el rostro de Roland y, al igual que Crowe, es muy corpulento para la fisonomía del personaje, pero ha demostrado que puede ponerse en la piel de un auténtico bad man y que pega bien como hitman, en su papel del sicario psicópata Anton Chigur en No country for old men.

A muchos aficionados no les gustaba la decisión, y hubo desde grupos de Facebook en contra de que Bardem fuese Roland, hasta peticiones de firmas en Change.org y cosas por el estilo.


Y por último, aportábamos sugerencias al casting apócrifo es alguien. Primero, alguien que compartió pantalla con Bardem en No country for old men:


JOSH BROLIN:


Josh Brolin


Brolin tiene la mirada de Roland, y los rasgos y el físico acertados para ser el Pistolero. Precisamente en la mentada película muestra habilidad para interpretar a un personaje crepuscular y tan lleno de claroscuros como Roland.


Josh Brolin Goonies

Además de haber sido un Goonie y de interpretar a un joven Tommy Lee Jones en Men in Black III, Brolin será Cable en Deadpool 2. Un gran actor con experiencia en el western, con un pequeño papel de villano en Valor de ley de los hermanos Coen.

Y segundo, descartado por una cuestión de edad (nació en 1986, es decir, tiene ahora solo 31 años), alguien que, con unos cuantos años más, sería el Roland ideal. Porque a falta de Clint Eastwood, nos quedaba su hijo:


SCOTT EASTWOOD:


Scott Eastwood

Últimamente está actuando bastante, y podría ser un buen Roland en futuros reboots.


Revisando hoy este casting de 2014, podemos preguntarnos si caímos en el etnocentrismo al dar por hecho que el Roland Deschain cinematográfico iba a ser de raza blanca, y no consideramos en ningún momento la posibilidad de que el elegido fuese Idris Elba o cualquier otro. Aunque también habíamos dado por hecho que la película sería una adaptación fiel de las novelas, en vez del refrito basado en ellas que finalmente es.

Y vosotros, ¿con qué Roland Deschain os quedaríais? ¿Os convence la elección de Idris Elba? ¿A quién proponéis? ¿Quién os gustaría más, de entre los cientos de actores posibles? Animaos a dejar vuestras opiniones en los comentarios.


Compártelo:

14 de septiembre de 2014

Video: Mis lecturas pendientes - Parte 2

Bueno, pues aquí tenéis un nuevo vídeo de la serie "Mis lecturas pendientes", en el que continúo mostrando esos libros que siempre quiero leer pero que, por una u otra razón, se van quedando relegados en la estantería. 





Comentaros que es el primer vídeo de la era post-redes sociales, lo cual quiere decir que no lo publicitaré (excepto en G+, que está vinculada a Youtube), lo cual nos permitirá conocer un poco mejor el verdadero impacto de las citadas redes en la difusión del blog [modo experimental :D]

Si os resulta aburrido, podéis jugar a ir pausando la imagen e intentar captar mis LOLfaces. Yo encontré unas cuantas editándolo xD y aún me reí un rato. Os dejo una:

KindleGarten
Latin loverrrrr (tiembla, Anchoniu!) xDD

Por otra parte, estreno cabecera, más minimalista que la anterior, porque de paso quería eliminar los vínculos a las cuentas de Goodreads y Facebook, que ya no existen. 

Y esto sería todo. Espero vuestros comentarios. Nos leemos!


Compártelo:

12 de septiembre de 2014

Fatamorgana de amor con banda de música - Hernán Rivera Letelier

Resumen: Los años de esplendor de Pampa Unión, un desaparecido pueblo de la Pampa chilena, por medio del romance de la señorita Golondrina del Rosario con Bello Sandalio, el trompetista de La Banda del Litro, una formación musical compuesta para recibir al dictador Carlos Ibañez del Campo. A través de los disparatados y esperpénticos sucesos de la novela, conocemos los años de esplendor de la Pampa y de la industria salitrera, y su posterior declive y agonía.



Publicado en 1998, Fatamorgana de amor con banda de música es obra de Hernán Rivera Letelier, escritor chileno, vocero de la Pampa salitrera. 

Es una historia que combina drama, romance y humor, con una mirada ácida, triste y nostálgica, que incluye elementos de diferentes corrientes artísticas, como el esperpento, el surrealismo o el neorrealismo.

[fuente: Letra capital]

Una fatamorgana es un espejismo, una entelequia, una ilusión óptica provocada por el sol y el calor, que se produce en el mar y en los desiertos. Como veremos, el título es evocador y representativo de lo que es la novela. Por una parte, toda la historia en sí misma y su ambientación tienen una atmósfera de irrealidad, de ensoñación, que se mueve entre lo cierto y lo increíble. Por otra parte, significa la desaparición del modo de vida pampino, de la sociedad salitrera, como si sus años de esplendor, de pujanza, hubiesen sido solo un sueño, una simple ilusión.   

Fatamorgana..., narrada en tercera persona y dividida en veinte capítulos sin titular, se mueve entre diferentes géneros. Combina el costumbrismo con el neorrealismo del cine de Fellini o Berlanga, con el esperpento de Valle-Inclán, el tremendismo de Cela, el surrealismo y pinceladas del realismo mágico de García Márquez. Pasa del drama al humor en la misma página, y destila romanticismo, entendido como la exaltación de los sentimientos y las emociones frente a la razón.

Pampa Unión, en la actualidad [fuente: Solo Calama]

La trama se ubica en Pampa Unión, un pueblo de la pampa salitrera chilena, en su época esplendorosa, en 1929. Fundado casi sin querer por el doctor Lautaro Ponce, se convirtió en lugar de reunión de mineros, comerciantes y buscavidas. En él proliferaron tabernas y prostíbulos, transformándose en un centro de comercio, diversión y excesos a la sombra de la próspera industria salitrera, asistiendo a su largo y lento declive. Finalmente se despobló, y hoy sus ruinas son Monumento Nacional.

Es, ante todo, una historia de amor. El romance entre la señorita Golondrina del Rosario, hija del barbero del pueblo, culta, refinada, exquisita, delicada, de belleza vaporosa, y Bello Sandalio, un trompetista crápula y calavera, hijo de una iquiqueña y un marinero irlandés, del que heredó el cabello pelirrojo («de cobre») y la piel pecosa.




El romance se desarrolla entre muchos subargumentos, que sirven a Rivera Letelier para hacer una pequeña lección de historia de la Pampa salitrera y de la Región de Antofagasta, de la que es considerado, con justicia, el gran portavoz. En la novela figuran gran cantidad de personajes y hechos reales, como el líder obrero Luis Emilio Recabarren, el aventurero español Victoriano Pig (que ofrece unos momentos realmente tremendistas y esperpénticos), el escritor Hipólito Gutiérrez, Pablo Neruda (citado sin nombrarlo, como «un joven poeta chileno, autor de un libro titulado Crepusculario») o el dictador Carlos Ibañez del Campo.

Igualmente flotan sobre la novela hechos dramáticos, como las injusticias que padecen los mineros por parte de los patronos, los abusos de las fuerzas del orden, y las muchas e infames matanzas de obreros huelguistas, destacando sobre todas ellas la de Santa María de Iquique, una de las mayores iniquidades de la historia chilena.

«[...]las estremecedoras narraciones de masacres llevadas a cabo en toda la extensión de la comarca pampina. La matanza de Ramírez, la matanza de Buena Ventura, la matanza de Pontevedra, la matanza de la Escuela de Santa María de Iquique, la matanza de Barrenechea, la matanza de Maroussia, la matanza de La Coruña, la matanza de San Gregorio. "Palomeo de rotos" llamaban con sorna los militares a estas verdaderas carnicerías que los industriales y los gobiernos de turno, coaligados en un repugnante complot de silencio, querían ocultar a toda costa al conocimiento público y a la historia patria.»

Como indicativo del origen extranjero de muchos propietarios de explotaciones mineras, dos de las «oficinas» se llaman La Coruña y Pontevedra, ciudades y provincias gallegas]


Original portada constructivista rusa

En la misma línea histórica, el libro es un retrato de la sociedad pampina: las luchas obreras, los movimientos sociales, las explotaciones salitreras siempre en manos de extranjeros, los inmigrantes, los mineros, los buscavidas sin oficio ni beneficio, las prostitutas... toda una corte de los milagros que se muestra a través de la mirada deformante, esperpéntica y surrealista de Rivera Letelier, que hace que cobren vida y sus descripciones grotescas y caricaturizadas sean de una gran expresividad y transmitan la dimensión psicológica de los personajes, además de la descripción física.

«Españoles, griegos, sirios, yugoslavos, árabes, chinos, japoneses, argentinos, peruanos, bolivianos, italianos, alemanes, portugueses y toda una babel de comerciantes y aventureros venidos desde todas las latitudes del globo terráqueo»

Hay algo que ilustra la efervescencia de la vida pampina de la época y la prosperidad de la pecaminosa Pampa Unión, localidad que oficialmente no existía y que carecía de iglesia: la oferta cultural existente, con periódicos y revistas que publicaban poemas de aficionados, cines, «biógrafos» y teatros. Como homenaje al cine clásico, Rivera Letelier emplea la figura del sincronizador, es decir el pianista que tocaba mientras se proyectaba la película muda, eligiendo la música adecuada para acompañar las escenas. Golondrina del Rosario ejercía de sincronizadora, además de profesora de declamación y poesía para las señoritas de la burguesía,  lo que es síntoma del nivel de progreso y refinamiento que había alcanzado un lugar tan remoto e inhóspito.

El gran logro del autor, como ya vimos en su otra obra, es dotar a su relato de un tono nostálgico, melancólico, de recuerdo de esplendores pasados ahora perdidos, de buenos tiempos, de fotos antiguas en las que nos vemos más jóvenes y bellos, de amistades y amores pretéritos. Así, el lento y agónico declive de la industria salitrera chilena, que se extiende desde la Gran Depresión hasta entrados los años 80, parece ser eterno, arrastrando con él una sociedad entera, un modo de vida desaparecido y que en esta Fatamorgana... se retrata en sus años dorados.

Cementerio de Pampa Unión. Fue profanado por saqueadores de tumbas en busca
de objetos de oro, como alianzas de boda o prótesis dentales [fuente: Panoramio]

Así vemos correr el dinero, que se gana a espuertas y se gasta a manos llenas, en juergas tremebundas que duran días enteros, con los mineros borrachos durante todo el fin de semana, de taberna en taberna y de prostíbulo en prostíbulo, la música sonando sin parar y las jaranas que terminan en tumultos escandalosos.

Ejemplo perfecto de este desenfreno son los miembros de La Banda del Litro, juerguistas irredentos, borrachos, puteros... el propio Bello Sandalio, un truhán mujeriego y bohemio (siempre vestido con llamativas humitas de lunares) redimido al enamorarse perdidamente de la señorita Golondrina del Rosario; Candelario Pérez, el tambor, viejo veterano de la guerra del 79; Tirso Aguilar, el buglista, abandonado por su mujer, que se enamora de cada prostituta; el Bere Maturana, el loco y excéntrico platillero, atormentado por el «drama onomástico» de llamarse Berenjena; Cantalicio del Carmen, el bombero, cuyos hijos fallecen al poco de nacer y devoto de la Virgen de la Tirana; Eraldino Lumbrera, el remilgado y jactancioso trompetista que oculta su homosexualidad... todos bebedores contumaces, incapaces de tocar si no están medio borrachos y que terminan las parrandas cada mañana tras recorrerse todos los locales de Pampa Unión.

A estos personajes descastados y astrosos opone Rivera Letelier una nómina de otros caracteres más virtuosos, pero no por ellos menos esperpénticos y caricatos, como el maestro Jacalito, director de la orquesta, beato, timorato y comedido; o la idílica Golondrina del Rosario, cúmulo de virtudes y arquetipo de señorita de buena sociedad, que sin embargo se enamora hasta la pasión de Bello Sandalio, consumando su amor físicamente de una manera inimaginada.

«Ella, enardecida por el recuerdo de la prostituta acariciando a su músico peregrino en el proscenio, hizo aflorar a la más servil de las putas que, según había oído decir alguna vez, toda mujer llevaba dentro. Y esa noche lo amó como nunca antes lo había hecho. Lo amó sin partitura, sin red protectora, sin botellita de agua para el camino. Lo amó a capella, a pie descalzo, a puro pelo. «La única medida del amor es amar sin medida», se repetía para sí, gimiendo. Y se dejó adobar entera como una puerquita, se dejó lamer y lamió con la humildad de una pobre cordera huérfana, bebió de la melaza candente con la unción y fruición con que se liba de un cáliz sagrado, y rendida y humillada y caída de bruces, abiertas sus flores hasta el delirio, se dejó habitar, sodomizar y comulgar con todo el amor y la voluntad de que era capaz una frágil mujer apasionada.»

Oficina salitrera Unión, en la época [fuente: Norte de Chile]

Toda la novela, y en particular el final que sufren sus protagonistas, es tremendista y está empapado de romanticismo, en el sentido que ya comenté: la exaltación de los sentidos. La secuencia final, que no contaré, es impresionante, profundamente trágica y muy, muy emotiva.

Rivera Letelier logra, sin duda alguna, transmitir esos sentimientos y esas sensaciones con su relato. Se nota el calor abrasador y asfixiante de la Pampa chilena, ese desierto de Atacama que es el lugar más seco y árido del planeta ("Febrero derretía fierros esa noche"). El aire y el sol inclementes, que provocan esa fatamorgana que da título al libro. Tiene un estilo lírico, fluido, que con sus descripciones de personas y hechos es capaz de pasar del drama a la comedia en el mismo párrafo, y en el que destaca su forma de adjetivar verbos y sustantivos, inventando o retorciendo palabras, creando una prosodia propia y característica, tanto las hipérboles:

«perfumada y empolvada hasta lo níveo», «nimbada de un sombrerito», «empalideció hasta lo angélico», «drama onomástico», «boato papal», «la dureza penitencial de los asientos»

como el uso de los verbos:

«viboreaba», «rojeando como una granada abierta en el pecho»

y los adjetivos y sustantivos adjetivados:

«paternoso», «amorosienta», «muslos vinolentos», «morriñoso», «apeñuscado», «ojillos aguarenados», «abolivianado», «carnes alunadas», «traposas voces», «idiotas jibiliosos», «ojos enllantados», «calzoncillos afranelados», «asorochada por el calor»...

Son marca de autor y muestran un dominio del lenguaje soberbio, y claramente influido, creo ver, por maestros como Neruda, Rubén Darío o Valle-Inclán.


Trabajadores salitreros de la época [fuente: Wikipedia]

Fatamorgana de amor con banda de música es, en resumen, una novela para disfrutar de tres maneras distintas. La primera, como retrato y crónica de la historia pampina, del auge y lento desvanecimiento de su sociedad y su industria. La segunda, como un relato de amor apasionado y valiente por encima de diferencias sociales, de un romanticismo exarcerbado. Y la tercera, como un libro escrito con un dominio delicioso del lenguaje y un tono nostálgico, conmovedor y que reviste de dignidad y de belleza a personas llevadas a la miseria y la desesperación por la época y el lugar en los que les tocó vivir.


Adaptaciones:

El fallecimiento del cineasta francés Bernard Giraudeau en 2010 dejó inconclusa su adaptación cinematográfica, labor que continuó el belga Hubert Toint, y la película se estrenó finalmente en 2016, tras varios retrasos, con el título de Mirage d’amour avec fanfare.



Circuló sobre todo por festivales de cine, y tuvo poca difusión por salas comerciales.

Marie Gillain como Golondrina del Rosario y Eduardo Paxeco como Bello Sandalio


Por otra parte, la Compañía de Teatro de la Universidad de Antofagasta llevó a las tablas su versión escénica en el 2011, con notable éxito, a juzgar por las reseñas existentes

Compañía de Teatro de la Universidad de Antofagasta [fuente: su blog]

Se ha representado a tablero vuelto, expresión chilena para decir al máximo, a toda máquina, a todo trapo, a machamartillo, sin parar...

El montaje teatral cuenta con música en directo [fuente: blog de la Compañía]


OTROS LIBROS DE HERNÁN RIVERA LETELIER EN KINDLEGARTEN:


- La reina Isabel cantaba rancheras


Compártelo:

11 de septiembre de 2014

La historia del loco - John Katzenbach

Resumen: Francis Petrel padece esquizofrenia. En su juventud, mientras permanecía internado en una institución psiquiátrica, se vio implicado en la investigación de una serie de asesinatos. Veinte años después, cuando todo parecía olvidado, las circunstancias le obligan a rememorar los acontecimientos y a esforzarse por recordar todos los detalles que ha apartado de su mente, para esclarecer lo que realmente ocurrió entonces y para luchar contra el sufrimiento y el dolor que vuelven a atormentarle. 



Publicada en 2004, La historia del loco (The Madman's Tale) es obra de John Katzenbach. Escritor, guionista de cine y periodista, especializado en asuntos judiciales, trabajando en revistas y periódicos de prestigio como el The Miami Herald, el The New York Times o el The Washington Post.

Es un thriller de intriga y suspense, que podríamos considerar una novela negra o policíaca por su argumento y su desarrollo, pero con la particularidad de su ambientación en un psiquiátrico. Tiene algunos detalles de terror psicológico, pues destaca sobre todo por su atmósfera de angustia y tensión.



Lo primero a tener en cuenta es su historia: Francis Petrel, apodado Pajarillo (pues eso es un petrel, un ave marina) es esquizofrénico, y en 1979, cuando tiene 21 años, es ingresado por su familia en el Hospital Estatal Western, una institución psiquiátrica, cuando en un arrebato de locura los amenaza con un cuchillo. Allí se hace amigo de Peter el Bombero, internado por quemar una iglesia, causando la muerte de varias personas. Mientras se adaptan a la vida en el centro, y conocen al personal y a otros pacientes como Napoleón, Cleo, Noticiero, Larguirucho o Bailarín, se produce el asesinato de una enfermera. Al Western llega Lucy Jones, de la oficina del Fiscal del Distrito, una talentosa licenciada en Derecho, para investigar el crimen, tarea en la que le ayudarán Pajarillo y Peter, por haber estado presentes durante los hechos.

La novela, dividida en tres partes de extensión desigual (la última es apenas un epílogo), alterna la narración entre dos momentos temporales diferentes. Uno de ellos, el grueso de la acción, se ubica en el año 1979, y transcurre por completo en el interior del psiquiátrico. El otro se sitúa veinte años después, en los que Francis Petrel, ya llevando una vida algo más normalizada, comienza a recordar los hechos ocurridos, y los va escribiendo en la pared de su casa, mientras le atormentan visiones delirantes, en las que interactúa con personas del pasado, incluido el asesino.

Un detalle curioso es que Francis, cuando escribe la historia (pues lo que leemos es el relato escrito en la pared por él mismo) se refiere a sí mismo en tercera persona, como un personaje más, empleando tanto el nombre, Francis, como el apodo, Pajarillo. Por tanto, la narración alterna entre la primera y la tercera persona.




Aun si no fuese un thriller de suspense, La historia del loco sería una buena novela por cómo relata la vida dentro de una institución psiquiátrica. Especialmente el arranque del libro, cuando Pajarillo conoce a Peter el Bombero, al personal y a los otros internos, la descripción del centro, las normas, las interacciones personales, las rutinas... resultan de gran interés, y recuerdan mucho a otra gran obra sobre manicomios: Alguien voló sobre el nido del cuco.

Pero resulta que es una novela de intriga, de suspense, con ciertas aproximaciones, sobre todo hacia su desenlace, al terror psicológico. Aquí le llegan gran parte de las críticas: Para mucha gente es demasiado lento, y tiene partes tediosas; lo interesante se hace esperar. Es irregular, cierto, y Katzenbach se recrea demasiado en los sentimientos y los pensamientos de los personajes, siendo un poco redundante con algunos temas. Por lo demás, su mayor logro es la sensación de tensión dramática que transmite, y la idea del asesino (llamado simplemente «el ángel») como un personaje ubicuo, omnipresente, retratado como un perfecto psicópata que puede matar en cualquier momento pero prefiere esperar para disfrutar de elegir el momento, y que además sabe pasar desapercibido y permanecer en el anonimato, me parece fascinante.

Y eso es otra cosa llamativa de La historia del loco: la impersonalidad de «el ángel», un villano atípico, sin nombre ni rostro, en las antípodas de ilustres psicópatas como Hannibal Lecter. Muchas críticas lo consideran como algo negativo. En cierto modo, "el ángel" es una encarnación de todo el hospital psiquiátrico como lugar inhóspito, en el que los gritos de socorro son ignorados y las peticiones de auxilio se confunden con delirios. Muestra cómo una institución mental puede ser un lugar horrible por sí mismo sin necesidad de deformarlo ni volverlo dantesco como es habitual en el género de terror.




En esta línea, Katzenbach muestra un retrato descarnado y áspero del psiquiátrico, en el que contemplamos internos catatónicos, retrasados mentales, psicóticos, esquizofrénicos... que padecen un proceso severo de degeneración personal al estar ingresados, sufriendo una deconstrucción tanto física como psíquica, como si la institución mental, la férrea rutina y el tratamiento recibido anulasen su personalidad y su voluntad.

«Lo primero que uno comprendía en el Hospital Estatal Western era la mentira más grande: que nadie intentaba ayudarte para que mejoraras ni para que volvieras a casa.»

Existe una frase en el libro, que tal vez leída o escuchada antes en algún otro lugar, pero siempre interesante:

«—La gente cree que son para mantenernos a todos dentro—comentó—. Pero no es así. Esas paredes mantienen el mundo fuera.»

Ess significativo que tanto enfermos como personal del centro pierdan su nombre en favor de apodos basados en sus peculiaridades físicas. Los celadores, los hermanos Moses, son Negro Grande y Negro Chico. El doctor Gulptilil, director del centro, pasa a ser Tomapastillas. Las enfermeras son Rubita, Bonita, Caray... Katzenbach deja claro que el hospital Western es un mundo aparte, con sus propias reglas.


Por eso mismo, la investigación de Lucy Jones, ayudada por Francis y Peter, es atípica también. La inteligente y hábil fiscal descubre por las malas que las técnicas de investigación normales no sirven en el Western, y contará además con todos los impedimentos posibles por parte de los responsables del centro, los doctores Evans y Tomapastillas, que no desean injerencias en el normal desarrollo de la vida en el centro. Para mi gusto, la investigación de Lucy, Francis y Peter resulta fascinante por cómo los razonamientos de personas teóricamente enfermas mentales se revelan útiles y adecuadas para atrapar a un asesino psicópata en un entorno con una características tan particulares.

Especial mención merece la subtrama que implica a Peter el Bombero, a la Iglesia Católica y al Doctor Evans, relacionados entre sí por el incendio que Peter provocó en una iglesia, y que muestra los manejos bajo cuerda de la institución religiosa para tapar el descrédito de uno de sus sacerdotes, y de lo que son capaces por mantener su reputación lejos de posibles escándalos.

Muchas críticas se elevan también contra el final del libro. Se puede esperar un final más malo, en el sentido de menos feliz, como si la novela y su atmósfera se prestasen a un final poco convencional también. Quizás hubiese preferido que Katzenbach hubiese desarrollado más el tema de las voces que, como esquizofrénico, escucha Francis en su cabeza, e incluso que los lectores llegásemos a dudar de la veracidad de relato de Pajarillo, todo o en parte.

Dejando ese tema aparte, queda comentar que los personajes están bien elaborados por el autor, que les dota de profundidad y de motivaciones, y que tanto el personal como los enfermos están retratados con humanidad y con gran respeto, quedando poco espacio para el maniqueísmo.

En cuanto al tempo narrativo, es algo irregular. Tiene partes algo lentas, sobre todo hacia la mitad del libro, y creo que a algunas personas puede resultarles un poco pesado. Eso sí, el desenlace es trepidante, y las escenas de acción están muy logradas, y narradas con solvencia, de manera que resultan ágiles y emocionantes.

En resumen, La historia del loco es una buena novela detectivesca, de intriga y suspense, a la que se le puede achacar un ritmo algo inconstante y una intención, tal vez, de querer abarcar demasiado, aunando la historia propiamente dicha con una reflexión sobre la locura y las instituciones psiquiátricas. Así todo, merece la pena darle una oportunidad, destacandp sobre todos los demás componentes su atmósfera sórdida, asfixiante, desabrida y opresiva, mostrando el Hospital Western como un lugar agobiante, deprimido y alienante, perfecto para ambientar la trama de un thriller psicológico.

La historia del loco permite a Katzenbach firmar frases significativas sobre lo que implican la locura y la estancia en instituciones mentales, como fuente de desarraigo y exclusión social:
«Nos pasaba a todos los locos, era nuestra mayor esperanza y nuestro mayor sueño: queríamos ser algo. Lo que nos afligía era lo difícil que resultaba lograr ese objetivo, así que lo sustituíamos por delirios.». 
«Hay muchas formas de tener a una persona encerrada. Piénsalo. Pero la mejor no tiene nada que ver con fármacos o cerrojos: aquí casi nadie tiene adonde ir.» 
«En el Western, la paranoia era la norma y se aceptaba como parte de la rutina diaria, tan regular y esperada como las comidas, las peleas y las lágrimas.»
«-Recuerda que a nadie le importan demasiado los locos -añadió Negro Grande meneando la cabeza.»
«Aquí, lo anormal es normal y lo extraño es habitual.»


Compártelo:

9 de septiembre de 2014

Des-Socializando KindleGarten: Hasta luego a las redes sociales

Con la entrada de hoy, deseo notificaros mi intención de desvincularme, y con ello a KindleGarten, de las diversas redes sociales en las que estoy registrado. Que serían las siguientes:

- Facebook

- Wattpad

- Goodreads

- y Google+ [aunque esta a medias, porque necesito el perfil para Youtube :) ]

Esta decisión, que puede parecer precipitada o irreflexiva (vamos, un arrebato) en realidad es algo meditado desde hace tiempo. 




Veamos: Hasta el momento vengo manteniendo diferentes perfiles en otras tantas redes sociales, incluso ya eliminé en su día los de Twitter y Tumblr. Ciertamente, tienen muchas ventajas, en particular dos: Promocionar el blog y hacerlo visible para un mayor número de personas. 

Soy consciente de que desaparecer de las redes sociales, en especial de Facebook, reducirá drásticamente la visibilidad del blog, y que repercutirá en su número de visitas. Pero, por otra parte, veo esto como una oportunidad de cambio.


Compártelo:

7 de septiembre de 2014

In My Mailbox: Agosto 2014

Estamos de vuelta, con el In My Mailbox correspondiente al mes de agosto. Esta vez voy a recuperar el formato clásico, en vez de grabar un vídeo para Youtube. El motivo es que voy a publicar uno o dos vídeos este mes, y creo que al final quedarían todos muy parecidos: yo enseñando libros y diciendo cuatro cosas de cada uno. Así que aquí tenéis el IMM tradicional. Creo que las fotos se ven algo mejor que en los anteriores, porque usé la webcam en vez del móvil. 

Como os había comentado, este mes se desarrollaron en A Coruña tanto la "Feira do libro e da banda deseñada" como la "Feira do libro antigo e de ocasión", lo que me permitió (sobre todo la segunda, con algunos precios irresistibles) volver a casa con un montón de libros bastante respetable, y muchos de ellos en gallego. Vamos a verlo.

Como siempre, lo primero es el retrato de grupo:





Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes