31 de enero de 2014

Como agua para chocolate - Laura Esquivel

Tras cuatro reseñas bastante movidas y con mucha acción, dedicadas a la Ciencia-Ficción y a la novela negra, hoy bajaremos una marcha y nos lo tomaremos con más tranquilidad. Vuelve el reto "12 Iberoamericanos" y nosotros volveremos al gran México con una preciosa historia romántica y uno de los libros más exitosos (y más vendidos) de los últimos tiempos. Es uno de esos relatos que te reconcilian con el mundo y que te hacen creer que el amor existe y que cualquier cosa es posible. Lo vemos?:


Título: Como agua para chocolate

Autora: Laura Esquivel, escritora y guionista de cine y TV, ahora dedicada también a la política, y una auténtica best-seller woman con el libro del que hoy hablamos.

Fecha de publicación: 1989

Resumen: La familia De la Garza tiene una injusta tradición: la hija menor no puede casarse, pues debe permanecer al lado de su madre y cuidarla en la vejez. Por ello Tita, la pequeña de tres hermanas, no podrá casarse con Pedro aunque ambos se amen de manera apasionada. A lo largo de su vida y la de su familia, Tita luchará por sus sentimientos y contra la rígida autoridad de mamá Elena, en una narración en la que la comida, los sabores y los aromas son protagonistas de excepción.

Género literario: Es un relato melodramático, encuadrado dentro del realismo mágico, con una ambientación histórica, y una novela romántica en todos los sentidos. 

¿Qué podemos destacar de él?: Su notorio ejercicio de realismo mágico, lo hermoso y emotivo de su historia, el cuidado lenguaje, con su tono oral, la elaborada construcción melodramática de los personajes y el original uso de las recetas de cocina para articular la trama. 


"Como agua para chocolate" se editó originalmente por entregas, a razón de una al mes, hasta un total de doce. Cada entrega lleva por título una receta de cocina, que se elabora durante el capítulo que intitula. Se debe tener en cuenta que el mes de cada entrega no coincide con la época en la que transcurre cada episodio (por ejemplo, "Chocolate y rosca de Reyes" corresponde a Septiembre), sino al mes de su publicación. 

El propio título nos da una idea del tono y el contenido del texto. Estar "como agua para chocolate" significa estar hirviendo, al rojo vivo, a punto de explotar ya sea de furia, de enojo o de amor. Porque esta historia es la exaltación de los sentidos, los sentimientos y las pasiones frente a la razón. Es decir, el Romanticismo en estado puro. 


Pongámonos en situación: La trama se desarrolla cerca de Piedras Negras, en Coahuila, México, durante la Revolución mexicana, aunque se extiende durante unos cuarenta años más o menos, desde la infancia de Tita hasta su madurez. Tita, la protagonista, tiene dos hermanas, Gertrudis y Rosaura, y las tres viven con su madre Elena en la hacienda familiar, tras la muerte de su padre (al que Tita no llegó a conocer) por una repentina apoplejía. Las criadas, Nacha primero y Chencha después, y los peones Nicolás y Rosalío completan el cuadro. Tita está enamorada sin remisión de Pedro desde niña, y él le corresponde de manera incondicional. Pedro la pide en matrimonio, pero mamá Elena le niega la mano de Tita en virtud de una tradición familiar: la hija mejor se mantendrá soltera para cuidar de su madre. Por ello, Pedro se casa con Rosaura sólo para poder estar cerca de Tita. Así arranca una de las historias más románticas que he leído nunca.

Regina Torné da vida de forma estupenda a mamá Elena en la película
de la que hablaremos un poco más adelante

Me paré en los personajes porque son uno de los puntos fuertes del libro. Lo califiqué de melodrama y esto va en relación a la manera en que Laura Esquivel define a cada protagonista, haciéndolos depositarios de virtudes o defectos en función de su papel en la obra. Así, Tita es un cúmulo de virtudes, mientras que mamá Elena es un ejemplo de como la mala o villana puede tener tanta entidad y estar tan bien perfilada que la historia gana enteros con su presencia. Mamá Elena representa la rigidez, la tradición inflexible e irracional, el peso de la costumbre y los usos sociales, la represión de los sentimientos, la madre castrante que no admite que nadie discuta su autoridad ni ponga en duda sus decisiones. Extiende su presencia a cada tarea que se desarrolle en la hacienda por mínima que sea, y todo debe estar bajo su mirada escrutadora. La rebelión de Tita frente a mamá Elena será uno de los motores de la trama.

Pero dije también que "Como agua para chocolate" es una novela de realismo mágico, y éste es de una elegancia deliciosa. Una de sus manifestaciones la encarnan los alimentos, las recetas que dan título a cada capítulo. Tita, que se crió en la cocina, se encarga de cocinar para la familia, primero ayudando a Nacha y después ayudada por Chencha. Y Tita forma parte de los alimentos, se integra en ellos como un ingrediente más. Cuando llora lágrimas de amargura sobre la masa del pastel de boda de su hermana, todos los invitados terminan el banquete repartidos por la hacienda llorando al amor de su vida, incluso mamá Elena, en uno de los momentos más sorprendentes del libro. Cuando Pedro le regala un ramo de rosas y ella cocina codornices aderezadas con los pétalos de las mismas, se araña el pecho al apretar el ramo contra él, y su sangre, añadida a la salsa, hará que Gertrudis experimente tal excitación sexual que termine corriendo desnuda al encuentro del capitán revolucionario que será su marido y con el que hará el amor sobre el caballo mientras cabalgan. 


Si Gertrudis representa la ruptura con la férrea autoridad de mamá Elena y el triunfo de la pasión (el destino que la autora le reserva la convirtió en mi personaje preferido, aumentado por la película de la que hablaré luego), Rosaura supone lo contrario, pues asume las ideas de su madre y se vuelve una extensión de la misma. Atrapada en un matrimonio infeliz y apenas consumado con Pedro, mueve a compasión. Mientras, Tita y Pedro significan el amor, la pasión, las pulsiones de la lujuria y de la atracción tanto física como espiritual entre dos personas, y la persistencia de ésta a lo largo de los años. 

Este realismo mágico se reflejará de otras muchas maneras a lo largo del texto, como la presencia de los personajes aún después de muertos, con esa entrañable pervivencia de los difuntos entre los vivos que compartimos mexicanos y gallegos, y con otros elementos que van de lo curioso a lo decididamente cómico, como la colcha que Tita teje para entretener sus noches en vela anhelando a Pedro, hasta darle dimensiones imposibles. 

Y es importante destacar que la belleza y el lirismo de la historia se ven apoyados y acentuados por el delicioso estilo narrativo de Laura Esquivel. Con un ritmo eminentemente oral, pues está narrado por la sobrina-nieta de Tita, cuida cada frase con mimo, creando sentencias memorables, de las que Internet por cierto está llena. 
"Tita bajó la cabeza y con la misma fuerza con que sus lágrimas cayeron sobre la mesa, así cayó sobre ella su destino". 
Otro detalle que captó mi atención, y que precisamente recordé hace poco en esta entrada, es la capacidad evocadora y excitadora del recuerdo de los olores y los sabores, que refuerza el tono sensual de la novela, donde los sentidos tienen tanta importancia:
"Tita gozaba enormemente este paso, ya que mientras reposa el relleno es muy agradable gozar del olor que despide, pues los olores tienen la característica de reproducir tiempos pasados junto con sonidos y olores nunca igualados en el presente. A Tita le gustaba hacer una gran inhalación y viajar junto con el humo y el olor tan peculiar que percibía hacia los recovecos de su memoria".
Y si Tita es la heroína perfecta, no deja de tener un papel de peso el resto del reparto: El doctor John Brown, ejemplo de honestidad, integridad y bonhomía; Nacha, la bondadosa criada que supone la verdadera figura maternal para Tita; la simplona pero noble Chencha, el leal y bienintencionado sargento Treviño... todos contribuyen con sus intervenciones, cómicas unas, dramáticas otras, a que la historia sea redonda. 

Preciosa ilustración de la diseñadora Juliana Montoya inspirada por la novela
 [©Juliana Montoya fuente: página web de la autora]
Dije que el argumento se extiende durante unos cuarenta años, y no quiero desvelar todo lo que ocurre en tanto tiempo, que no es poco, pero sólo resaltaré que, desde que apenas son dos niños y se declaran su amor, hasta que en su madurez se da fin al melodrama, la pasión de Tita y Pedro no decrece ni un ápice, haciéndonos creer en el amor eterno y en que el ardor y la sensualidad no se pierden con los años. 

Un último detalle que me agradó y que quiero citar de "Como agua para chocolate" es cómo Laura Esquivel transmite todo lo bello y hermoso que puede ser el sexo, la dimensión más bonita y positiva del mismo, como la unión máxima de dos personas que se aman. Después del sexo sórdido y casi dañino que Carlos Fuentes describía en "Gringo Viejo", el amor físico de Tita y Pedro ha sido como un bálsamo y una reconciliación. 

Como conclusión, sólo puedo recomendar esta obra a todos los amantes de la literatura romántica, pues es uno de esos casos en los que confluyen fondo y forma: un argumento fascinante y cautivador con un estilo narrativo y una construcción de la trama excelentes.

¿Más datos de interés?: Muchos. En 1992, el también mexicano Alfonso Arau estrenó la adaptación cinematográfica, contando con el guión de la propia Laura Esquivel. El resultado es, a mi juicio, más que acertado, pues consigue trasladar con fidelidad el tono de la novela, y transmitir la exaltación de la sensualidad del texto de la autora, además de tener una ambientación y un vestuario muy cuidados. 


Por otra parte, el cásting es magnífico, un ejemplo de cómo elegir los actores para encarnar los personajes de la novela, pues todos ellos están pletóricos. Con razón es una de las películas más taquilleras de la historia del cine mexicano, lo cual no es moco de pavo, porque en México son expertos en taquillazos ("Amores perros", "El crimen del Padre Amaro", "Rudo y Cursi", "No se admiten devoluciones"...)

Marco Leonardi y Lumi Cavazos están inmejorables como Pedro y Tita
"
Como agua para chocolate" está traducido a treinta idiomas y está considerado uno de los cien mejores libros en lengua castellana [lo cual, viniendo de un medio tan chovinista como el diario español El Mundo, está más que bien].

Y comentar por último que, en el año 2004, la compañía Ados Teatro realizó un montaje teatral, dirigido por Garbiñe Losada, de la que no tengo más referencias que esta noticia de El País, lo siento. 

Escena de la adaptación teatral de "Como agua para chocolate"

Y de esta manera llegamos al final de un libro que fue todo un boom en su momento y que sigue siendo uno de los más vendidos y más reeditados de la literatura en lengua castellana. Espero que hayáis disfrutado de este "cambio de tercio" con respecto a las anteriores reseñas, y ya os anticipo que ésta es la última escala en tierra firme de KindleGarten por un tiempo, porque en las próximas cuatro reseñas este blog se hace a la mar... ya lo veréis. Nos leemos!


Compártelo:

29 de enero de 2014

Noches de Sing Sing - Harry Stephen Keeler

La literatura y las prisiones siempre han tenido una curiosa relación. Muchas han sido las historias que se han escrito durante el cautiverio de sus autores, y muchas las que transcurren, por completo o en parte, en el interior o en torno a la institución penitenciaria. Por supuesto, si hablamos de novela negra, la relación se estrecha más todavía, por la temática, la ambientación y los argumentos que maneja el genero noir. Siguiendo con el reto de lectura "12 novelas negras", propuesto por Patricia desde "Los relatos de Patri: leyendo y escribiendo", nos vamos a una de las cárceles más famosas del mundo de mano de uno de los reyes de los kioscos. Vamos a verlo:



Título: Noches de Sing Sing (Sing Sing Nights)

Autor: Harry Stephen Keeler, estadounidense, autor de cincuenta y cinco novelas de misterio, que dejó material inédito para otras veinte, y con una curiosa relación con España que veremos más tarde. Fue editor, compaginó la carrera literaria con su trabajo en una siderúrgica y estuvo presente siempre en los quioscos con sus libros publicados en formato pulp.


Año de publicación: 1927


Resumen: Tres hombres, tres respetados escritores, esperan su ejecución en la cárcel de Sing Sing. En su última noche con vida, se encontrarán la oportunidad de que uno de ellos, sólo uno, salve su vida. Dejarán que sea su creatividad, su ingenio y su habilidad para tejer fantásticas historias quienes decidan quién será el afortunado. Tes historias diferentes pero igual de misteriosas, intrigantes e imaginativas que capturarán nuestra atención y nos mantendrán pendientes de sus inesperados desenlaces.

Género literario: Es un libro a medio camino entre la novela negra y el clásico relato detectivesco y de misterio, dividido en tres relatos independientes con complicados argumentos llenos de giros y cambios imprevistos.

¿Qué podemos destacar de él?: Lo elaborado y complejo de los argumentos, su tono algo más ligero y blando que el habitual del hardboiled, con una evidente intención de entretener, y su planteamiento de "relatos enmarcados" que le permite usar tres técnicas narrativas diferentes. 

El caso de Harry Stephen Keeler es peculiar. Vendedor masivo de ejemplares, reinó en los quioscos de medio mundo con sus dimenovels o pulps -las famosas novelitas impresas en papel barato y encuadernadas en rústica (paperback) para que se distribuyesen a bajo coste y llegasen a la mayor cantidad posible de público-, militó en las editoriales más importantes, llegó a ser editor él mismo y, sin embargo, a lo largo de su carrera fue perdiendo lectores y mercado, hasta desaparecer por completo, hasta el punto que hoy es casi un total desconocido para el gran público.


Esta "Noches de Sing Sing" es su segunda novela y una muestra muy ilustrativa de su forma de concebir y escribir una historia. Como veremos, Keeler gusta de usar varias lineas argumentales que se entremezclan y que terminan confluyendo de la forma más imprevista. Es una novela negra algo particular, pues en realidad tiene mucho más en común con la obra de la británica Agatha Christie -de la que es coetáneo- y sus misterios resueltos por las dotes deductivas y de observación de Miss Marple o Hércules Poirot que con los violentos y cínicos hardboiled de sus compatriotas Hammett o Chandler.

Para comenzar, destaca el original planteamiento: Tres escritores exitosos y reconocidos (Mc Caigh, estadounidense; Eastwood, inglés, y Krenwicz, ruso) se encuentran encarcelados en Sing Sing acusados de asesinar al literato Howard Greynell, por una cuestión de honor: mantenía relaciones con una jovencísima admiradora -mientras permanecía casado con su esposa- engañándola con falsas promesas de matrimonio. La noche previa a su ejecución en la silla eléctrica, el Gobernador del Estado aparece para indultar a sólo uno de ellos, pues se sabe que el fallecido recibió sólo dos balazos, dejando a discreción de los reos decidir cuál es inocente. Éstos deciden que cada uno inventará una historia, y el carcelero, un hombre sencillo llamado Shanahan elegirá aquel que más le haya gustado, y su autor será el indultado. Disponen hasta el amanecer para contar sus relatos, momento en que el Gobernador regresará a conocer la identidad del afortunado.


Este fenómeno de "cuentos dentro de otro cuento" se conoce como "relato enmarcado" y os sonará del clásico de Oriente Medio "Las mil y una noches" o "Los Cuentos de Canterbury" de Geoffrey Chaucer. Las obras con relatos enmarcados tienen en común la idea de "paso del tiempo", pues los personajes del relato principal los narran, por lo general para entretenerse, durante un viaje, un encierro o una espera. En nuestro caso, permite a Keeler jugar a tener tres identidades distintas y narrar las tres historias partiendo de tres concepciones diferentes. 


La intención del autor es, a mi juicio, principalmente la de entretener y servir tres historias amenas, divertidas y que permitan disfrutar manteniendo la atención en seguir, sin perderse, las enrevesadas líneas argumentales y estar en vilo esperando el desenlace de los acontecimientos. En este aspecto, los lectores podemos identificarnos con Shanahan, el carcelero y jurado de los tres relatos, y sus entusiastas reacciones a cada uno de ellos. Veámoslos:

[Un detalle antes de continuar: El libro emplea de forma explícita y sin complejos términos hoy desusados o que incluso pueden sonar ofensivos, y por momentos hace exposiciones que en nuestra época consideraríamos racistas o xenófobas. No haré juicios de valor sobre ellas, pues hemos de recordar que está escrito en 1927, y que los pensamientos y principios de un personaje no representan necesariamente a los del autor].

"La extraña aventura de la mariposa gigante" es el relato de Mc Caigh, el escritor americano de novelas de intriga y misterio, apodado "El hombre de hierro" por su temple despreocupado. Aunque el protagonista del mismo es, a priori, un individuo conocido como "Cara de Luna" (descrito como cuarterón de chino), el verdadero actor principal será un joven aspirante a publicista llamado Wilk Casperson. En esta trama ambientada en Chicago se entremezclan dos malhechores ("Cara de Luna" y su compinche) en busca de dinero fácil y rápido, un baile de disfraces, una rica heredera y su collar de gran valor, un estudioso de las mariposas y su criado japonés, un rarísimo y valiosísimo ejemplar de mariposa tropical, un contrato en el aire, un malentendido y un crimen sin explicación. Es un relato muy entretenido, narrado de manera ágil sin renunciar a descripciones precisas aunque no demasiado extensas (pocos adjetivos calificativos, más bien son composiciones de lugar), con mucha acción y diferentes sucesos simultáneos. El citado malentendido es lo que permite que todos los subargumentos confluyan: por una parte "Cara de Luna" y su socio intentando robar el collar, por otra Casperson pendiente de su contrato con una importante empresa de publicidad, por otra el amante de las mariposas asesinado, y por otra una historia de venganza y viejos rencores. Aunque no carece de momentos que la acercan a la novela hardboiled americana (las armas de fuego, los asesinatos, el comportamiento criminal de "Cara de Luna", las falsas acusaciones, la investigación policial) se acerca más a los clásicos relatos de detectives, donde un pequeño detalle -sólo perceptible por alguien con gran capacidad de observación- permite la resolución del misterio, que finalmente se explica con todos los implicados presentes y vía unas asombrosas dotes de deducción. Es una historia muy divertida y para leer poniendo mucha atención. 

Más pulp no se puede

"La extraña aventura de las doce monedas de Confucio" corre por cuenta de Krenwicz, el dramaturgo ruso-americano. Un poquito más sencillo que el anterior, es también muy ágil y mantiene el mismo grado de ocurrencia y originalidad. Está protagonizado por Jason Barton, redactor del diario "El correo de la tarde". Su jefe, un déspotico francés llamado León Frangenac, le encomienda la casi imposible tarea de conseguir una interviú (palabra así usada en el texto) con la única hija del Emperador de China, que se encuentra en Chicago -donde transcurre la aventura-, y que es inaccesible por decisión de Li Hwei Tsung, el ministro chino que la acompaña. De su éxito depende la continuidad de su empleo. Consigue la entrevista y se enamora (mutuamente) de la princesa, una joven idealista, sensible y de ideas progresistas. Ella le cuenta la leyenda de las doce monedas de Confucio, tesoro nacional chino ahora perdido. La historia se embrollará con el asesinato de un comerciante chino, el doble papel de Li Hwei Tsung y su relación con el pasado oculto de Frangenac, y dará lugar a una sucesión de persecuciones y situaciones tensas a contrarreloj que hacen que el relato sea tan divertido como su predecesor. El desenlace es curioso e inesperado. 


"La falta de un eslabón" es la aportación de Eastwood, el escritor inglés, autor de más de mil relatos y ganador de importantes premios literarios. Su cuento, que transcurre en su mayor parte en Londres, está protagonizado por un ingeniero ferroviario llamado Eustaquio Annesley y entra en el terreno del Fantástico y la Ciencia-Ficción. El protagonista sufre un accidente que lo deja al borde de la muerte. El doctor Andrev Michaelovitch, usando un suero de su invención, trasplanta su cerebro al cuerpo de un gorila, salvándole la vida pero condenándolo a una existencia miserable al margen de la sociedad. Este relato es el de estructura y de trama más sencillas pero no por ello menos fascinante, por su carácter fantástico, y pese a que el final me resultó algo predecible (inconvenientes de haberme leído muchos números de Creepy) lo disfruté tanto como los anteriores. Es quizá, de los tres, el que contiene más carga de crítica social. 

En su conjunto, "Noches de Sing Sing" llama la atención por su tono clásico, correcto, sin estridencias, en la línea de la ya mentada Agatha Christie. Tal vez el enorme éxito de Harry Stephen Keeler en la primera mitad de su carrera se debiese a que sus obras, de ser todas coma la que hoy tratamos, son adecuadas para todos los públicos, pues ésta carece de escenas violentas o excesivamente duras (los asesinatos ocurren "fuera de plano" y el lenguaje es "blanco", limpio de palabras malsonantes). Su lectura me retrotrajo al momento a las antiguas historietas en las que los personajes expresan verbalmente sus pensamientos (recurso muy habitual también en los cómics infantiles) para explicar la historia:
"- ¡Conque de negocios o a ver la ciudad solitos! Y él se lleva la llave en el bolsillo... Entonces, nuestra altiva princesa y su doncella estarán solas en sus habitaciones. ¡Por Baco! ¡Voy a hacer la prueba!"
De esta manera, tiene un punto beatífico, inocente, que permite disfrutar del argumento si queremos escapar un poco de la violenta novela negra como la que he comentado hasta ahora en este blog, y de los diálogos breves y acerados de la misma. Para mí es un placer volver a encontrarme a los personajes monologando como en los viejos tebeos de Bruguera y diciendo cosas como "¡Esta es la mía!" o "¡Vaya por Dios! ¿Por qué me habré olvidado de preguntarle sus nuevas señas?"



El libro es muy rico en diálogos, y éstos están compuestos de enunciados largos y expresivos. En este particular se muestra como un gran escritor de diálogos, y sabe darle a cada personaje su identidad a través de ellos. Ya comenté que algunos enunciados pueden parecernos hoy racistas o discriminatorios. Por ejemplo durante la conversación que Barton y la princesa china mantienen el segundo relato, y ésta le expone al periodista su idea de eliminar los prejuicios raciales a través de matrimonios entre personas de distinta etnia, la reacción de Barton es tal como si le hablasen de canibalismo, o que piense que la princesa puede equipararse en belleza y gracia a "cualquier jovencita americana". Pero insisto, recordemos que fue escrita en 1927 y no podemos juzgarla desde nuestra mentalidad actual. 

Comentar, por último, que Keeler se permite, antes del tercer relato, introducir un pequeño tratado teórico sobre cómo elaborar un cuento, de tres maneras distintas, una por cada protagonista. Y que el desenlace de la novela en sí (o del relato "marco" si le queremos llamar así) es tan sorprendente e imprevisible, al menos para mí, como los de las tres narraciones que enmarca. 

"Noches de Sing Sing" es, en resumen, auténtica "literatura de evasión", pero escrita con oficio, dignificando el soporte pulp y garantizando una narrativa de calidad y, por encima de todo, historias originales y muy, muy divertidas de leer, que os recomiendo si os gustan las  novelas donde "puede pasar cualquier cosa" por inesperada que ésta sea, y si queréis conocer un poco sobre aquella literatura paperback que atiborró los quioscos y amenizó tantas esperas, guardias y viajes.

La película: Existe una única adaptación cinematográfica, del año 1934, dirigida por Lewis D. Collins. Introduce algunos cambios con respecto al libro, como modificar los nombres de los protagonistas. [Ficha IMDB]


Me fue completamente imposible encontrarla en castellano, pero como es una obra de dominio público, podéis verla de manera libre y gratuita en este enlace

Y no me olvido de que comenté que Harry Stephen Keeler tuvo una curiosa relación con España. Me sorprendió que esta "Noches de Sing Sing" se  publicase en España en 1941, y a través de una pequeña editorial especializada en libros jurídicos, la Ed. Reus. Casi toda la obra de Keeler fue publicada en España. A través de enlaces como este o este tenéis información muy interesante sobre él, pero la explicación está en este otro, que es lo más parecido a una web oficial que existe sobre el escritor. La responsable es, de forma paradójica, la censura. Sí, la férrea censura que reprimió a los españoles durante la dictadura franquista no tenía demasiado que cortar en las obras de Keeler, pues, como veréis si leéis esta "Noches de Sing Sing" el sexo brilla por su ausencia y la violencia se mantiene dentro de lo (muy) razonable, lo que le permitió compartir quiosco con "El coyote" de José Mallorquí o las novelitas western de Marcial Lafuente Estefanía. La relación de Keeler con España y Portugal (en una situación casi idéntica a la de España) fue tal, que algunas de sus últimas novelas están publicadas  únicamente en español y/o portugués, ¡mientras la original en inglés permanece inédita!

Y así llegamos al final de nuestra reseña de hoy, en la que intenté recuperar la figura de este gran escritor, injustamente olvidado, y del que espero leer algo más para volver a dejarme sorprender por sus imprevisibles y rocambolescos argumentos. Nos leemos!


Compártelo:

26 de enero de 2014

Liebster Award (y 6)

Es un placer estar de vuelta para celebrar una vez más la nominación al precio Liebster Award, que llega de nuevo desde México, de mano de Cydalima, la administradora del blog literario "De palabras y letras". Sólo puedo expresar mi mayor agradecimiento, pues es un honor y un placer recibir la nominación desde un blog que ya seguía de forma habitual, y que os recomiendo tanto por sus reseñas como por su diseño sobrio, cuidado y muy elegante. 

Por cierto que Cydalima, en colaboración con Loba Roja, promueven el reto de lectura "Leyendo a los clásicos" para este 2014, que está teniendo muy buena aceptación y al que aún estáis (estamos) a tiempo de apuntaros.



No puedo hacerme seguidor de su blog, porque ya lo soy desde hace algún tiempo, pero sí os animo a que lo visitéis y disfrutéis de alguna de sus entradas. Me voy a permitir también saltarme las once nominaciones, por haberlas hecho ya en su día, para no redundar. Y ahora, como siempre, procedo a responder encantado al formulario de once preguntas:


1. ¿Cuál fue el libro que te hizo amar la lectura?

Me gusta mucho esta pregunta :) porque he tenido que hacer un ejercicio de memoria. Me he dado cuenta de que fue "Los progresos del pingüino" de Jill Tomlinson. Lo leí siendo apenas un niño de siete u ocho años. Aquel curso (tal vez segundo de Básica) se organizó una Biblioteca de aula, con aportaciones de los alumnos. Alguien llevó éste y me encantó, recuerdo que mi madre lo leyó conmigo y le había gustado también. Narra la vida de una cría de pingüino desde que nace del huevo, está abrigado bajo el cuerpo de su madre, se le cae el plumón, aprende a deslizarse por el hielo, a nadar,a bucear... recuerdo con cariño que me emocionaba a medida que Otto iba creciendo y aprendiendo cosas nuevas, y quiero pensar que no era un relato almibarado. A gran formato y con unas ilustraciones bonitas (en vez de la seriota edición de la foto) sería un regalo perfecto para cualquier niño de hoy día [otros libros de la autora sí están publicados así]

Sólo he encontrado esta foto [fuente: todocoleccion.net]
Es la misma edición en la que lo leí yo
Por supuesto entonces no me importaba quién era el autor (en este caso autora), ni si era en castellano o una traducción, simplemente disfruté la historia y creo que desde entonces los pingüinos me parecen adorables. A raíz de esta pregunta investigué un poco y me enteré que la autora tiene más libros, todos infantiles y protagonizados por animales, y que falleció en 1976, antes incluso de nacer yo. 

En inglés sí lo hay. Suertudos :S
Por desgracia, el libro parece estar descatalogado (la editorial Miñón ya desapareció, y aunque lo publicó después Susaeta tampoco está en su catálogo) y pese a que se reeditan otros libros de la autora, para éste sólo queda la segunda mano. Si lo reeditan me lo compro :)


2. ¿Cuál es tu libro favorito?

Pregunta difícil. En el anterior cuestionario dije que "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez, por ser el que ahora mismo me parece el más excelso de cuantos he leído, pero por supuesto los libros crecen con uno y a lo largo de mi vida han sido otros. Por ejemplo durante mucho tiempo lo fue "Danny, el campeón del mundo" de Roald Dahl, que es una historia emocionante y muy imaginativa. 


Porque la imaginación de Roald Dahl no tenía límites, y esta historia disparatada no deja de ser una forma de realismo mágico. Por otra parte, me encantaba la figura del padre de Danny (existe una versión en telefilme, de poco presupuesto pero muy solvente y más que correcta, donde lo interpretaba magistralmente Jeremy Irons, mientras que su hijo Samuel interpretaba a Danny) y la relación que tenía con él.

Y durante un tiempo lo fue "La historia interminable" de Michael Ende, que como ya comenté me parece el relato de fantasía perfecto, redondo y definitivo. En un momento del libro dicen que "los libros cambian cada vez que los lees" y lo cierto es que yo lo leí tres veces y siempre me parece diferente y nuevo. 


Lo mejor sin duda es la complicidad y la identificación que acabas sintiendo con Bastian, hasta llegar a pensar que en efecto eres tú quien está leyendo el libro que él roba en la librería de Koreander. Lo vuelvo a recomendar a todo el mundo. 

Después ocupó mi corazón "Dos arquivos do trasno" ("De los archivos del trasgo") del gallego Rafael Dieste, una recopilación de relatos que combinan costumbrismo, fantasía, tremendismo y una forma particular de realismo mágico en la que los gallegos fuimos pioneros.


Ni qué decir tiene que Dieste es uno de los autores a los que copio que me inspiran a la hora de escribir.

Y aún después amé "Memorias dun neno labrego" ("Memorias de un niño campesino") de Xosé Neira Vilas, el único que tengo firmado por su autor, y del que atesoro tres ediciones distintas: la clásica con ilustraciones del insigne intelectual galeguista Isaac Díaz Pardo (hay personas que llevan toda una nación dentro), una edición de quiosco y la edición 50 aniversario ilustrado por el dibujante también gallego Xaquín Marín.


Está escrito en un gallego precioso, dulce, armonioso, y es de una emotividad que no puedo describir. Transmite además esa saudade tan nuestra, esa alegre tristeza que nos evoca la dura vida de Balbino, las injusticias y privaciones que sufre y pese a todo, sus ilusiones y la realidad de la Galicia rural vista por los ojos de un niño al que la miseria y el hambre le roban su infancia y sus sueños, y que simboliza el coraje resignado y la resiliencia del pueblo gallego. "Eu son Balbino, un rapaz de aldea. Coma quen diz, un ninguén. E inda por riba, probe..." (Yo soy Balbino, un niño de aldea. Como quien dice, un nadie. Y además, pobre...)

Pero ahora mismo me quedo, en efecto, con "Cien años de soledad", por todo lo que ya comenté, y que espero releer algún día, tal vez en este año 2014. 

Macondo. Si alguien sabe quién es el autor de este cuadro de corazón le agradecería
que me lo dijese. Me fascina el estilo a medio camino entre el expresionismo y el surrealismo

3. ¿Qué libro te gustaría que tuviera un final diferente?

Varios, pero por decir sólo uno voy a elegir "La torre oscura" de Stephen King. El séptimo volumen de la serie, que se titula igual que la saga. No es un final desastroso, pero podía ser mejor, considerando que es la culminación de un trabajo de treinta años y de una lectura de 4500 páginas. 


Intentaré no hacer demasiado spóiler, porque sé que algunos de vosotros está leyendo la saga en este momento. Sólo comentar que no estoy decepcionado con el final en sí mismo, pues entronca directamente con la idea principal de la serie, la de que el Ka es una rueda, y si lo piensas bien deduces que Roland está más cerca de cumplir su profecía, pero a la confrontación definitiva le falta pegada, no proporciona sensación de clímax. Y hasta ahí puedo leer. 


4. Si pudieras entrar a un libro y ser un personaje, ¿a qué libro entrarías y por qué?

Uf, a tantos... me cuesta decidirme pero tengo claro que sería a uno de los grandes libros de aventuras del siglo XIX, cuando el mundo aún era un lugar lleno de misterio, peligros y desafíos. Hace poco leí una frase para reflexionar (no recuerdo el autor, lo siento), que decía algo así como que somos una generación desafortunada, porque nacimos demasiado tarde para explorar nuestro planeta, y demasiado pronto para explorar el espacio exterior. Y a pesar de que no me gusta viajar y soy más bien sedentario, recuerdo las aventuras que de niño me hacían soñar todas aquellas novelas maravillosas: explorador en el África negra, mosquetero al servicio del rey de Francia, pirata, soldado, espía en la India británica, marino, viajero infatigable, buscador de oro en el Yukón... pero cómo debo responder uno sólo, voy a elegir entrar en "El Conde de Montecristo" de Alejandro Dumas padre -y su "negro" Auguste Maquet, aunque Dumas pagó para que éste no figurase como coautor-, porque es la novela de aventuras suma y cenit del género. Tiene todos y cada uno de los ingredientes que convertían al folletín por entregas en algo apasionante: Venganza (el motor de la historia), drásticos cambios de fortuna, pasiones, emoción, persecuciones, duelos, tesoros escondidos, secuestros, riquezas ganadas de manera desleal, quiebras, injusticias y su posterior resarcimiento por parte de Edmundo, amor, intrincados planes y mascaradas, escenarios exóticos, lujo y boato, viajes, hijos secretos, espionaje... vamos, que no le falta nada. 


Lo elijo también porque Edmundo Dantés (o Edmond Dantès, pero yo siempre lo conocí por el nombre traducido) me parece un personaje fascinante, y su historia muy emotiva, pues realmente sufres con él y te alegras por él cada vez que algo le sale bien y va haciendo justicia con aquellos que le destrozaron la vida. Además de que sabe ser compasivo y perdonar a quienes lo merecen, es agradecido con aquellos que nunca le abandonaron en el pasado.

A lo que hay que sumarle que tiene 1160 páginas y un montón de personajes (no tantos como "Guerra y Paz" de Tólstoi, pero muchos), por lo que seguro que habría sitio para mí.

Este islote de 10km cuadrados situado entre Córcega e Italia es MonteCristo.
Aparte de unas cuantas cabras, está deshabitado.

5. En relación con la pregunta anterior, ¿qué papel jugaría tu personaje dentro de esa historia?

Pues como muestra este "sencillo" diagrama que me descargué de la Wikipedia:


Los papeles principales ya están pillados, pero yo tengo más espíritu de secundario. Creo que mi papel sería pequeñito pero importante. Me gustaría ser alguien que ayudase a Edmundo en sus planes, con alguna intervención breve pero trascendental para la historia, como por ejemplo la del telegrafista que le ayuda a enviar un telegrama falso que precipita la quiebra económica de uno de sus enemigos; y tener, al igual que ese modesto funcionario, la oportunidad de charlar un rato con Edmundo y de recibir, ya de paso, una de sus generosas gratificaciones. Sería feliz apareciendo durante diez o doce páginas y teniendo unas cuantas líneas de diálogo. 


6. ¿Sueles disfrutar las adaptaciones cinematográficas de los libros que lees?

Casi siempre. Aprecio la fidelidad al original, o que si hacen cambios, sean para crear una historia novedosa e interesante, no para desvirtuar la idea del autor del libro. Veamos:

Primero están las adaptaciones tan sobresalientes y magníficas que terminan por eclipsar al libro en el que están basadas y ganar más notoriedad que éstos. Porque hay directores que parecen tocados por una varita mágica para adaptar novelas. Tenemos a Francis Ford Coppola con "El Padrino", basado en el libro homónimo de Mario Puzo, quien escribió también el guión mano a mano con Coppola, y "Apocalypse Now", que sería un ejemplo de filme que toma la historia original ("El corazón de las tinieblas" de Joseph Conrad) y construye algo nuevo y fascinante. De Stanley Kubrick están "La naranja mecánica", que traspasa letra a letra el libro de Anthony Burguess y "2001: Una odisea en el espacio", donde a partir de la obra de Arthur C. Clarke desarrolló una historia visual y manierista, de visionado difícil. Lo mismo se podría decir de otro titán del cine y gran "adaptador de libros": Victor Fleming, con "Capitanes Intrépidos" de Rudyard Kipling o "El mago de Oz" de Lyman Frank Baum.

Inolvidables Spencer Tracy y Freddy Bartolomew

Luego tenemos adaptaciones que van desde "excelentes" hasta "correctas" pasando por "buenas". Tendríamos cientos de ejemplos, como toda la saga de Harry Potter, la "Matilda" de Danny de Vito sobre la divertida narración de Roald Dahl o Stephen King en las versiones de "Carrie" de Brian de Palma, "Christine" de John Carpenter, "Misery" de Rob Reiner o "El resplandor" de Kubrick. Si hablamos de filmes en castellano, tenemos casos como "El crimen del Padre Amaro" de Carlos Carrera sobre la novela de Eça de Queiroz, "Como agua de chocolate" de Alfonso Arau o "Santitos" de Alejandro Springhall. En los dos últimos casos, las escritoras Laura Esquivel y Mª Amparo Escandón respectivamente se encargaron del guión. Los mexicanos tienen buena mano para el cine.  

Un gran libro y una gran película

Y por otro lado hay adaptaciones malas, peores y pésimas. Los casos más sangrantes son "It", sobre el texto de Stephen King, que no es ni la sombra del libro, o "La historia interminable" de Wolfgang Petersen, que en tres entregas a cada cual más prescindible, se pasan la obra maestra de Michael Ende por el arco del triunfo.

Pennywise es Tim Curry. Enough said.

Y el premio al escritor con peor suerte a la hora de sufrir versiones cinematográficas es para el español Arturo Pérez-Reverte de quien, salvo "La novena puerta" -adaptación de "El club Dumas" a cargo de Roman Polanski, con Johnny Depp como protagonista- que es correcta, no se ha hecho una sola película buena. En "La tabla de Flandes" usaron el libro para calzar una mesa coja. Ni "Territorio comanche", ni "Cachito" ni "El maestro de esgrima" pasan del aprobado y "Alatriste" fue un fiasco monumental y una oportunidad perdida de crear un auténtico blockbuster español. Esperemos que la teleserie basada en este último permita al autor brillar a la altura que merece, porque en sus libros hay material de sobra para rodar buenas historias.

Aitor Luna será el nuevo Capitán Alatriste en la tele. ¿Tendrá más suerte que su anterior
encarnación Viggo Mortensen? Con T5 y sus horarios mutantes puede pasar de todo.

Y muchas gracias por hacerme esta pregunta, porque me has dado una idea para una entrada para el blog ;)

7. ¿Tienes algún ritual especial para leer?

Lo primero, limpiar las gafas y ponérmelas. Si estoy en casa y voy a leer sentado, hacerme un té si es por la tarde, o una infusión de otra cosa si es de noche. Y ponerme zapatillas! Poco más [en el trabajo leo mucho cuando no hay tarea y allí no puedo ser muy exigente con las condiciones]. Bueno, si voy a leer un libro en papel, miro mucho de colocarlo de forma que no le doble las puntas de la cubierta, ni arrugue las hojas, ni le deforme el lomo, y si tiene sobrecubierta procuro que no sobresalga por abajo para que no se arrugue. 



8. ¿Tienes manías al momento de leer?

Si estoy leyendo en papel, lo dicho, estar muy pendiente de no estropear el libro. En cualquier caso, prefiero leer tumbado que sentado, y si es posible tapado con una manta o una colcha, incluso en verano (al leer o estudiar mucho rato noto como me enfrío).


También prefiero leer en silencio o en un ambiente tranquilo, y si escucho música, que no suelo hacerlo mientras leo, la elijo instrumental, porque la letra me distrae, y a poco volumen. Y paradójicamente, tampoco me gusta leer con demasiada luz natural. Un poco sí, pero no a pleno sol, porque molesta la vista. 


Y una manía muy grande que no puedo evitar, que seguro es compartida por muchos de vosotros, es que no puedo dejar de leer en el medio de un capítulo. Necesito terminar el episodio en curso antes de dejar la lectura e irme, por caso, a dormir. "Sólo un capítulo más" :D

9. ¿A qué autor te gustaría conocer (vivo o muerto)?

Ay! a un montón. Seguro que me llevaría algun chasco grande, según la fama que tienen muchos escritores y escritoras de ser personas difíciles y de trato complicado. Sería genial, por ejemplo, conocer a Edgar Allan Poe y ver cómo concebía sus historias y cómo escribía. O conversar con Gustavo Adolfo Bécquer y la gallega Rosalía de Castro, el poeta y la poetisa más importantes del romanticismo, y ver si se me pegaba una cienmillonésima parte de su talento. 

Rosalía de Castro Pop-Art cortesía de ReiZentolo

Después de pensar en muchos autores y autoras voy a quedarme con un autor vivo y otro fallecido. Entre los vivos, escojo sin duda a Stephen King, que es mi autor favorito en la actualidad y que tiene aspecto de ser una persona sencilla y accesible, a quien las ventas millonarias y una fortuna personal que no podría gastarse ni en cien vidas no parecen habérsele subido a la cabeza ni cambiado su carácter yankee, porque tiene la manera de ser de cualquier vecino de los pequeños pueblos de Nueva Inglaterra que pueblan sus libros. Por ahora me conformo con Youtube y coloquios virtuales como este, en el que el rey del terror contesta a las preguntas de sus seguidores durante hora y media: 



Y de los fallecidos, voy a escoger al también gallego Ramón del Valle-Inclán, para vivir de primera mano todas las extravagancias y peculiaridades que se le atribuyen. Acompañarlo a una de aquellas famosas tertulias literarias en el "Café de Levante" que congregaban a Zuloaga, Unamuno o Baroja, y que acababan "como el rosario de la Aurora" (perdió su brazo fruto de un bastonazo recibido en una de ellas) o cuando, tras toda la noche de bohemia por Madrid, se iba con sus colegas al palacio real a despertar a gritos a Alfonso XIII. Y, sobre todo, verle crear "Tirano Banderas" o "Luces de Bohemia".


10. ¿Lees en otros idiomas, en cuáles?

Leo en Gallego, que es la lengua propia de Galicia y que -pese a haber sido educado en castellano y hablar esta lengua como materna- uso cada día, tanto de manera oral como escrita. Además de obras originales en gallego (muchos de mis autores predilectos escribieron en gallego: Rosalía de Castro, Castelao, Álvaro Cunqueiro, Carlos Casares, Rafael Dieste...), la editorial Urco Editora está traduciendo clásicos del terror, la fantasía y la Ciencia-Ficción: Poe, Lovecraft, Robert E. Howard, Jack London... con lo que las opciones de leer en gallego son cada vez mayores. Y si además cuidan las ediciones, ¿qué más se puede pedir?

Y leo en Portugués, idioma que estudio desde hace un par de años y que es tan similar al Gallego que casi parecen gemelos. De hecho fueron la misma lengua, el galego-portugués, hasta el siglo XIV más o menos. Aunque el gallego usa la grafía española por una cuestión política que ahora sería larga de explicar, podría perfectamente usar la grafía lusa, y no son pocos los que piensan (yo incluído) que Gallego y Portugués son la misma lengua [pero eso es otra historia y merece ser contada en otra ocasión].



También escucho mucha música y veo películas en Portugués (casi todas brasileiras, en Portugal la industria del cine es anecdótica) y soy un convencido de que Galicia y Portugal son hermanas y que galegos y tugas compartimos cultura, carácter y forma de ver y entender el mundo. 


11. ¿Qué prefieres, libros físicos o digitales?

Ambos. Los dos tienen ventajas e inconvenientes. Si debo elegir prefiero los libros en papel, por el valor añadido que te dan y del que los libros electrónicos carecen: atesorar el libro, que te acompaña a lo largo de tu vida, crece y envejece contigo. Lo tomas en la mano, revisas tus subrayados, encuentras viejos marcapáginas que te traen recuerdos, pasas la mano por la cubierta, lo hojeas... 


A menudo hablamos del olor de los libros, y nos lo tomamos a broma, pero el olfato está muy vinculado a la memoria y al carácter afectivo. ¿Acaso el perfume de una persona amada no nos recuerda a ella, o el olor de la comida casera no nos recuerda a nuestro hogar y a nuestra infancia? Los libros electrónicos no huelen (por ahora), por eso son más fríos, más asépticos. Hasta hay una explicación al fascinante olor de los libros!

Ahora que el libro en papel tiene sus inconvenientes, que descubres a la segunda o tercera mudanza que haces...

Ocupan espacio! y pesan! pero por nada del mundo los dejas atrás
El libro electrónico tiene sus ventajas sin duda, que son la comodidad y la capacidad de almacenamiento, además de permitir que muchos autores noveles se autoediten y vean la luz obras de calidad que, de depender exclusivamente de la edición tradicional, nunca saldrían del cajón.

Si hace diez años me dicen que todo esto cabría en la palma de la mano, no me lo creería.

No voy a engañar a nadie: Tengo cerca de seis mil libros digitales obtenidos a través de Internet de forma no muy legítima, hasta el punto que dejas de apreciarlos. Pero si un libro me gusta mucho, termino comprándolo en papel y atesorándolo con mimo (ahí están los IMM para verlo). Eso sí, por principios, no "pirateo" libros de autores noveles y autopublicados, sólo de grandes editoriales. Además, por supuesto, de todos los libros que ya son de dominio público y que puedes descargarte a tu e-reader y leer sin ningún remordimiento de conciencia. 

Si tuviese que poner un símil, un libro en papel sería un disco de vinilo, con su enorme portada a todo color y su libreto con las letras de las canciones, sus fotos... y un libro electrónico sería un mp3, que es muy cómodo y escuchas es cualquier lugar, pero al que no das demasiado valor y con el que no te encariñas.

En cualquier caso, creo que los dos pueden convivir y que al libro en papel todavía le queda muuuuuucho camino por delante, porque el factor emocional de un libro es difícil de suplir. Al menos, aún no me veo (todo se andará) regalando un libro electrónico por Reyes. 


Y estas serían mis respuestas al formulario de Cydalima. Gracias de nuevo por la nominación, y a todos nuevamente os recomiendo que visitéis su blog De palabras y letras. Me he divertido mucho respondiendo al cuestionario, buscando las imágenes y pensándome bien las respuestas. Por lo demás, nos vemos en la próxima reseña. Nos leemos!
Compártelo:

24 de enero de 2014

Más que humano - Theodore Sturgeon

Resumen: Esta es la historia de seis personajes solitarios y sin lugar en la Sociedad. Lone es un idiota, pero puede leer los pensamientos de los demás. Janie mueve objetos con la mente. Bonnie y Beanie se teletransportan. Gerry siempre consigue lo que quiere, y el bebé... simplemente lo sabe todo. Su historia es la historia de la soledad y la inadaptación, pero también una reflexión sobre qué significa ser humano, sobre la evolución de nuestra especie y su futuro.


Título: Más que humano (More than human)

Autor: Theodore Sturgeon, escritor estadounidense que comenzó su carrera publicando relatos breves en revistas como Astounding Science Fiction. Llegó a publicar dos relatos en el mismo número usando el pseudónimo E. Waldo Hunter (su verdadero nombre era Edward Hamilton Waldo). Poco conocido para el gran público y poco galardonado, escribió también guiones para la serie Star Trek (la mayoría inéditos) y varias de sus historias fueron adaptadas en la serie de TV The Twilight Zone (llamada en España Dimensión desconocida). La crítica especializada lo considera uno de los autores imprescindibles y fundamentales de la Ciencia-Ficción.

Año de publicación: 1953

Género literario: Es una novela de Anticipación, y de Ciencia Ficción blanda por su carácter interior, mental, con un gran peso de las perspectivas psicológica, filosófica y moral a la hora de tratar la historia, y con un estilo narrativo elaborado y casi poético por momentos. 

¿Qué podemos destacar de él?: Su estilo y su estructura complejas y la profundidad del argumento. La introspección en la psicología de los personajes y la inclusión del concepto de Gestalt, tanto como corriente filosófica como en su aplicación a la psiquiatría. Y su labor de Anticipación, reflexionando sobre las posibles implicaciones de que algunos individuos gozasen de ventajas evolutivas sobre los demás.


Por lo general, el público poco (o nada) aficionado a la Ciencia-Ficción la asocia a relatos futuristas, viajes espaciales, seres extraterrestres y sofisticadas astronaves, con mayor o menor rigor científico (confundiéndola a veces con la space opera) y a argumentos centrados exclusivamente en la ciencia y la tecnología. Pero como veremos con nuestro libro de hoy, puede ser mucho más amplia y cubrir muchas más temáticas. 

Quienes leísteis mi articulillo sobre la C-F ya sabéis que para catalogar las novelas uso la división entre Ciencia-Ficción dura y blanda, siendo la segunda un estilo muy influido por las ciencias sociales, y donde priman el aspecto "mental" e "interior" de los personajes y las cuestiones sociales, filosóficas y morales frente a las científico-técnicas. A mi parecer, Theodore Sturgeon es un claro precursor de esta forma de hacer Ciencia-Ficción, como veremos a lo largo de esta reseña. 


Esta temprana obra parte de una premisa sencilla pero llena de significaciones: ¿Qué ocurriría si el ser humano, dueño absoluto de su planeta, donde es la especie dominante, tuviese que enfrentarse a una versión mejorada de si mismo, a individuos con facultades extraordinarias que los sitúan por encima de sus congéneres? 

Comenzaré diciendo que "Más que humano" no es una lectura sencilla, pero es una lectura agradecida. El estilo de Sturgeon es rico y lírico, de una manera poco habitual en el género, lleno de pasajes descriptivos largos y de "tiempos muertos" donde da la sensación de que no ocurre nada de interés, pero sin embargo cada pequeño detalle, cada frase, cada línea de diálogo tienen su importancia, pues es una narración que "se hace esperar" y no es hasta el final que cada piececita del rompecabezas encaja y comprendemos todo lo que el autor nos quería transmitir y comenzamos a reflexionar sobre la tesis que expuso. 

"Más que humano" es una novela coral y, al igual que la suma de sus protagonistas crea un personaje colectivo como veremos, también la suma de las tres partes en la que está dividida crea un conjunto que no se entiende por separado. Y es que toda la obra en su globalidad está fundada en el principio de la Gestalt, que me atormentó en mis tiempos de estudiante y del que hablaremos sólo un poco, porque tiene miga. 


La primera parte presenta a los personajes: Lone ("Solo"), que al comienzo se llama sólo "El idiota". Lone es un hombre joven, discapacitado intelectual, que provoca rechazo allá donde va, y es expulsado de todas partes. Pese a su discapacidad, puede conocer los pensamientos de los demás. Más tarde conocemos a Janie, que tiene poderes telequinéticos. Siendo apenas una niña es repudiada por su madre. Acompañada de las gemelas Beanie y Bonnie, mudas (pese a que "dialogan" entre ellas) y con la capacidad de teletransportarse, abandonan su hogar y terminan recalando en el refugio de Lone. Por último, hace su aparición el bebé, descrito como mongoloide y con una enfermedad que le impide crecer, tiene el don de la presciencia y parece conocer la respuesta a todas las preguntas, que transmite con gestos corporales. Aparece de forma secundaria Hip Barrows, que tendrá su papel en la tercera parte.

La segunda parte está dedicada a Gerry, el sexto engranaje de la máquina, dotado de facultades hiptónicas y de control mental. Narrado en primera persona, relata la visita del protagonista a un psiquiatra, quien siguiendo la terapia Gestalt (aunque no se cite textualmente) de romper los bloqueos mentales haciendo que el paciente se retrotraiga al origen de su patología, permite que éste narre su encuentro con el grupo y lo que ocurrió una vez se incorporó a él, incluido el desarrollo de un generador de antigravedad, que será otra pieza clave de la trama.

La tercera parte transcurre años después. Una Janie adulta rescata de prisión a Hip Barrows, amnésico y en apariencia mentalmente trastornado. y siguiendo un proceso de terapia Gestalt como el ya citado, consigue que recuerde su pasado y conozca qué acontecimientos le llevaron a su situación. En esta parte, Sturgeon desarrolla los conceptos de Ética y de moral, y cuestiona si nuestros principios morales serían aptos para estos nuevos humanos evolucionados, o si estos deben desarrollar su propio sistema moral o incluso si la idea de un sistema de normas y principios tendría sentido para ellos. De igual manera, valiéndose de la metáfora del citado generador de antigravedad, reflexiona sobre las implicaciones que podría tener para nuestra Sociedad y para nuestro mundo, para la especie humana en general, un desarrollo tecnológico repentino y extraordinario, y la existencia de individuos con facultades sobrehumanas. O como dice el viejo adagio de nuestro amistoso vecino Spiderman: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad".


La omnipresencia del concepto de Gestalt no se limita a las citadas terapias, sino que los seis personajes, que por separado son marginados de la sociedad humana, para la que no son considerados individuos en plenitud (todos tienen discapacidades o trastornos), en colectivo, en conjunto, forman un solo ente perfecto, que combina las habilidades y potencialidades de cada uno, cumpliendo el axioma de la Gestalt: El todo es mayor que la suma de sus partes.

[Parte plúmbea: Porque Gestalt se puede traducir (más o menos) como "figura","creación" o "configuración", y su idea principal es que la mente configura la realidad a través de una serie de principios perceptivos (proximidad, semejanza, cerramiento...) y en función de nuestra memoria y nuestra experiencia previa. Cada elemento por separado no permite comprender la realidad, que sólo es entendible con la suma de todos ellos.]


Si estás viendo un Oso Panda y no manchurrones negros sobre un fondo blanco es por los principios de:
1º Dirección común, 2º simplicidad, 3º relación entre figura y fondo, 4º cerramiento y 5º experiencia previa.
Que lo sepas.

Así, los seis personajes se autodenominan Homo Gestalt u Homo Gestaltiensis, la especie seleccionada por la evolución para suceder al Homo Sapiens. Sin embargo es conveniente leer la novela hasta su punto final para apreciar todas las lecturas que Theodore Sturgeon hace de una posibilidad tan, a priori, atemorizadora y acongojante. 

Seguro que los aficionados a los cómics de la Marvel habéis pensado al momento en el Homo Superior, nombre que reciben los mutantes en ese universo, y el rechazo y el miedo que los hijos del átomo provocan en la Sociedad por sus superpoderes sobrehumanos. Y la verdad que, ahora que he leído esta "Más que humano" veo la clarísima influencia que tuvo en el génesis de los X-Men y otros supergrupos, incluso el concepto de "grupo" que combina diferentes facultades (fuerza, agilidad, inteligencia, telequinesia, telepatía...). En un momento de la novela, los miembros del Homo Gestalt afirman que coengranan, un concepto más amplio que cooperar o colaborar. 

Decir que, siguiendo la ya mentada psicología de la Gestalt, Sturgeon hace que las tres partes en las que divide su libro no tengan pleno sentido por separado, y no será hasta la última que entendamos por completo las dos anteriores. Es toda una reflexión sobre la soledad, sobre la diferencia, y a mi juicio, sobre qué significa ser humano y los principios éticos y morales, o quién y cómo determina lo que es socialmente aceptable y lo que no (en la segunda parte hay un momento crucial, en el que las gemelas Beanie y Bonnie son separadas del resto de los niños por ser de raza negra, sin que éstos lo entiendan, pues la norma social -recordemos, 1953- no significa nada para ellos, mientras que su norma -permanecer siempre juntos- no es respetada). 

¿Caras o jarrón? ¡Viva la Gestalt!

¿Más datos de interés?: Sí. Dejando de lado la cuestión Gestalt, "Más que humano" ganó en 1954 el International Fantasy Award, y que en el 2004 se le hizo entrega de un Retro Hugo, con fecha de 1954, en la que aún no estaba constituido este galardón.



En 1978, el sello Heavy Metal publicó una adaptación al cómic, con guión de Doug Moench y dibujo de Alex Niño. 


Comentar que está incluida en la lista de imprescindibles que recoge David Pringle en su "Ciencia-Ficción: Las cien mejores novelas", con lo cual ya os imagináis que un buen aficionado al género debería leerla tarde o temprano. 

Y que no debe ser confundida con "Más que humano" de T.J. Bass (cuyo título original es "Half Past Human") de la que hablaré dentro de no mucho.


OTROS LIBROS DE THEODORE STURGEON EN KINDLEGARTEN:


- Los cristales soñadores


Y creo que con esto llegamos al final de la reseña de hoy, con la que espero haber podido daros una idea de la profundidad argumental de la novela, y animaros a probar a leerla. A diferencia de otras obras de estilo narrativo alambicado, esta no tiene resistencia inicial ni "período de adaptación" a la prosa del autor, y resulta plácida una vez estás sumergido en la historia. Os recomiendo, eso sí, leerla con calma y prestando atención a los pequeños detalles. Nos leemos!

Escúchalo en El Sótano:




Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *