26 de diciembre de 2014

Hostal Norte - Xosé Duncan - Castellano

Resumen: Brais, un joven de diecinueve años, escapa de casa de sus padres a una ciudad lejana, donde le espera su amigo Xoel, que le ha conseguido trabajo con él y refugio en el Hostal Norte. Pero a su llegada todos sus planes se tuercen, y el Hostal y sus extraños huéspedes sumergen a Brais en un vértigo donde la realidad y las pesadillas se mezclan para impedirle dejar atrás los recuerdos de los que intentaba huir.

[Nota: la novela está escrita en gallego, lengua en la que el autor desarrolla íntegramente su obra literaria. En el momento de la publicación de esta reseña, no existe una versión en lengua castellana]. 


Hostal Norte Xosé Duncan Portada


Título: Hostal Norte (u Hostal N\orte)

Autor: Xosé Duncan. De Taragoña, Rianxo, aunque vive en A Coruña. Autor de la trilogía de fantasía heroica As crónicas de Bran, publicó también relatos en la antología Contos no nicho, en las selecciones digitales Sombras no berce y Tebras na alma (en las que también ilustra varias historias) y en la revista pulp gallega Contos Estraños.

La portada y las ilustraciones interiores son de José María Picón, compostelano. Fotógrafo, diseñador e ilustrador, es colaborador habitual de Duncan. Diseña principalmente portadas para libros y discos. Como escritor, publicó un relato en Contos Estraños y otro en Tebras na alma

Género literario: Es una novela corta de terror psicológico, con elementos del género fantástico, con una atmósfera de misterio y con un argumento de suspense e intriga. 

Xosé Duncan

Hostal Norte está editado por Urco Editora, en su sello Alcaián, destinado a la publicación de autores propios, y especializado en el terror, la fantasía, el misterio y la Ciencia-Ficción. Es un volumen de 138 páginas, dividido en trece capítulos, cuatro de los cuales van acompañados por una ilustración y poseen una hoja de título con tipografía manuscrita. La edición muestra la calidad a la que nos tiene acostumbrados Urco, con papel grueso, tapas reforzadas, tamaño de fuente grande y maquetación con márgenes amplios, lo que permite, por una parte, que la lectura sea cómoda, y por la otra que el libro tenga un lomo lo bastante ancho para que quede bien en el estante.

Xosé Duncan reconoce que la principal referencia para concebir su Hostal Norte fue el estadounidense Edward Bryant, y en particular su novela Entre los muertos. Pero es conveniente ir más allá, pues Hostal Norte asienta sus cimientos en una tradición literaria vinculada a El Golem de Gustav Meyrink; a las engañosas Historias de lo oculto de D.H. Lawrence y a Henry James con su Otra vuelta de tuerca; a los cuentos oníricos de Lord Dunsany y al horror cósmico de William Hope Hodgson; y que en la Ciencia-Ficción conseguiría en grado magistral en manos de Philip K. Dick. Hablamos de la literatura en la que las experiencias mentales e imaginarias del protagonista se entremezclan con las reales, hasta el punto de hacerse indiscernibles, y los mundos exterior e interior se funden en uno, llevando tanto a los personajes como al lector a la duda y la inquietud de no distinguir lo real de lo falso, lo vívido de lo imaginado. Como pasa en Hostal Norte, esta incertidumbre puede llevar al protagonista hasta los umbrales de la locura. 

Edward Bryant Entre los muertos
La inspiración para el autor [fuente: Facebook]

La narración comienza con la llegada de Brais, en autobús, a una ciudad innominada, huyendo de su casa con una bolsa con algo de ropa y ciento cinco euros en la cartera. Allí le espera su amigo Xoel, que le ha buscado alojamiento en el Hostal Norte y un puesto en la empresa en la que trabaja. Ya en el hostal, conoce a a Abuína, la dueña, y poco a poco al resto de los huéspedes: Lara, la joven que trabaja en un supermercado; Agustín, un hombre que vive con su perro; los Moure, una familia cuya hija juega en las escaleras... pese a ello, Xoel no aparece por ninguna parte. Acude a la empresa donde trabaja, pero allí no conocen a ningún Xoel y no hay puestos vacantes. A medida que pasan los días, Brais va descubriendo que nada en el Hostal es lo que parece; comienza a sufrir pesadillas, padece fiebre y termina por no ser capaz de distinguir si lo que transcurre a su alrededor es real o fruto de su imaginación. No será hasta el final que todas las piezas encajen, y que los acontecimientos de la novela, y hasta las pesadillas de Brais, cobren todo el sentido y la historia de Hostal Norte se comprenda con todas sus implicaciones. 

Porque la novela de Xosé Duncan tiene varios niveles de lectura que podríamos llamar concéntricos. Dentro del tono general fantástico, hay cuatro capítulos exclusivamente oníricos, los cuatro que van acompañados de ilustración. Pero, a su vez, las pesadillas de Brais durante los citados capítulos poseen un simbolismo que los vincula con su vida previa a la llegada al Hostal, y representan los hechos que desembocaron en su huída de casa, interpretando la realidad mediante imágenes y símbolos de manera freudiana. 

Hostal Norte
Escaleras del Hostal Norte [fonte: Facebook]

El Hostal, como escenario, tiene también su simbolismo y sus connotaciones, Comenzando por el rótulo, rayado de tal modo que muestra el nombre Hostal N\orte [nota: en gallego podría leerse como Hostal Morte, es decir, Hostal Muerte], todo en él tiene en verdad reminiscencias de la muerte: su decrepitud, la decoración vieja y decadente (el papel pintado con flores de lis, los baños amarillentos, las escaleras ruinosas), la enigmática vida de sus habitantes, todos ellos personas al margen de la sociedad en mayor o menor grado; su anciana propietaria a Abuína; el entorno, con un bar también cochambroso, con la vidriera oscurecida por la suciedad, y un estanco cerrado por la muerte de Agustín, su dueño. 

Este escenario asfixiante e incómodo propicia las pesadillas de Brais, en las que Xosé Duncan puede ofrecer los párrafos más impactantes del libro, llegando por momentos al gore

Insisto en que en estos capítulos cobran toda su significación cuando se conoce el final de la historia, y se van atando cabos con el contenido de los mismos: la presencia de dos personas o de dos animales, la sangre, la incapacidad de Brais para dominar la situación, y su pérdida del control. Especialmente significativos son, en O gato que quería comer queixo [El gato que quería comer queso], el simbolismo de los gatitos y el trato que reciben de su madre, y el trozo de queso como objeto de deseo y discordia; y en As ratas e a crisálide [Las ratas y la crisálida], tanto las frases "Ti... non debías estar aquí" y "Por qué? Por qué vós?" [¿Por qué vosotros?], como la identificación de las ratas con la traición.

Hostal Norte
Ilustración interior de José María Picón para
el capítulo O coello e o ovo de Pascua podre
[El conejo y el huevo de Pascua podrido]

Sin embargo, la escena más dura e impactante de la novela no procede de esos pasajes oníricos, sino del mundo real, cuando Brais acude, invitado, a cenar a la habitación de los Moure, y presencia acontecimientos de una gran violencia, y que terminan con un hecho que nuevamente nos hará dudan entre la realidad o la falsedad de lo que acabamos de leer. Así todo, esta violencia no es aislada: todo en Hostal Norte es violento, áspero, desasosegador. Los ambientes son ásperos, muchos personajes reciben a Brais con hostilidad, y hasta aquellos que son amables con él no terminan de transmitir confianza. 

En una ciudad desconocida, sin amigos, sin dinero, solo y sin perspectivas de futuro, desorientado y aislado en un hostal del que parece no poder salir, Brais se sume en una existencia de pesadilla, lo que convierte Hostal Norte en una novela de terror psicológico puro, pues transcurre de un modo mental, interior, y cada pensamiento y cada percepción del protagonista y del lector están condicionados negativamente por la atmósfera imprimida por Xosé Duncan. 

Xosé Duncan José María Picón
Xosé Duncan y José María Picón [fuente: Facebook]

En lo literario, es una novela breve, y se puede leer en dos o tres horas, tanto por su escasa extensión como por su estilo sencillo, pues posee un ritmo alto y muy ágil. Pese a ello, es preciso ir poniendo atención en los hechos y estableciendo relación entre ellos, pues es como una miniatura llena de detalles, como una pieza de orfebrería que hay que contemplar despacio para apreciar todos sus matices. 

Su autor aconseja leerla dos veces, y la verdad es que así lo hice para preparar esta reseña. Sé que me perdí algún hilo, pero encontré que el mayor placer de la lectura de Hostal Norte (o N\orte) es el suspense que mantiene, la sensación de intriga y el ansia por llegar al final y que el misterio del Hostal y del destino de Brais se descubran. Aún con la evidencia de que hay algo sobrenatural, de que algo no está bien, es difícil adivinar el secreto de la historia, hasta la revelación final, que para mí fue imprevisible. 

Xosé Duncan José María Picón
Autor e ilustrador trabajan la parte gráfica de Hostal Norte [fuente: Facebook]

Personalmente, destacaría como pistas principales la figura de Agustín, con su inseparable perro, y la de Blas, el viejo parroquiano del bar de al lado del Hostal, vinculado a Brais ya desde el nombre [Brais es la forma gallega del antropónimo Blas, y un nombre muy común en Galicia, por cierto] y que encamina la novela hacia la recurrencia y, como veremos, hacia el eterno retorno y el mito de la piedra de Sísifo. Notaréis también una agobiante sensación de encierro, de ausencia de salidas y de inexorabilidad, que suponen una metáfora sobre la culpa, el pasado del que no se puede huir y el purgatorio en el que se convierte la existencia del protagonista. 

Más datos de interés: En la web de Urco se puede comprar el libro, y todas las fechas y lugares de las presentaciones que están haciéndose se encuentran disponibles en el Facebook del libro, en el de la editora y en el del autor, que también tiene blog y perfil en Google+. El ilustrador José María Picón está presente en Facebook y en su página profesional. Hostal Norte tiene su ficha en redelibros, en Goodreads y en la página del Consorcio Editorial Galego, donde está a la venta también.  

Y aquí tenéis un fragmento de la presentación en la Libraría Suévia, de A Coruña, con la presencia de Xosé Duncan, José María Picón y David Cortizo, el editor del libro. No se me ve, pero andaba por allí.




OTROS LIBROS DE XOSÉ DUNCAN EN KINDLEGARTEN:


- As crónicas de Bran vol.1: A revolta dos mestres

- As crónicas de Bran vol.2: A porta de Annwn

Por ahora, esto es cuanto puedo contaros de Hostal Norte, la última novela de Xosé Duncan, sin desvelaros detalles cruciales de la trama y sin quitaros el disfrute de pasar miedo con ella y de descubrir por vosotros mismos los enigmas que contiene. Una historia recomendable sin duda y un regalo perfecto para atesorar. Nos leemos!


Compártelo:

2 comentarios:

  1. En realidad al conocer a este autor gallego gracias a ti, me encantaría leer su obra y en especial este libro que me ha intrigado bastante. Ojalá prontamente sea traducido al español y así con gusto le dedicaré mis propios textos en el Cubil (además recuerdo que hace un tiempo atrás, cuando escribiste sobre el primer tomo de sus "Crónicas", él muy amablemente respondió a mi comentario al respecto desde tu página).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y había puesto un enlace a algunas ilustraciones de la novela. Esta "Hostal Norte" está teniendo muy buena acogida, y sin poder asegurar nada, me gustaría pensar que algún día se podrá leer en castellano.

      Comento esto porque el primer volumen uno de los mayores éxitos de la editorial, la saga de fantasía juvenil "O mundo secreto de Basilius Hoffman" acaba de publicarse traducido a nuestra lengua común, por otra editorial, que ya ha adquirido los derechos del segundo. Tal vez otros libros en gallego sigan el mismo camino.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes