6 de julio de 2014

Liebster Award (y 9)

Estamos de vuelta con otro Liebster Award, que supone el noveno que respondo desde KindleGarten. Mi idea era no dedicar más entradas a este galardón, por una cuestión de no repetirme y de economía de recursos, pero esta ocasión es muy especial, porque la nominación procede de un blog también especial y muy particular. Se llama Cartas desde Malvadia y es un blog colaborativo, obra de un grupo de jóvenes y talentosos escritores, aficionados al terror, el misterio, la fantasía y la cara más oscura de la literatura en particular y el arte en general. En Cartas desde Malvadia editan sus historias, y os invito a leerlas porque de verdad son estupendas y dan muestra de un talento precoz que anticipa trabajos cada vez más brillantes y conseguidos. 

Hace un tiempo les dediqué un pequeño cuento titulado Cartas desde Malvadia o el club de los poetas libertos" y  ellos han tenido la genialidad de convertir en un relato su formulario de respuesta a la nominación, en el que además asumen el nombre que les di, lo cual para mí es un honor. 

Así que lo primero es, como mandan las normas de este premio, agradecerle al blog Cartas desde Malvadia que haya nominado a KindleGarten:




La segunda sería hacerme seguidor de su blog, lo cual no puedo hacer porque ya lo soy desde hace tiempo, y de hecho está en el blogroll de KindleGarten. Al ser de la plataforma Wordpress no tiene gadget de seguidores, pero los tengo en Bloglovin' :)

Y, como es habitual, no nomino los once blogs por haberlo hecho ya en su día. Ahora, pasemos a ver las cuestiones que nos plantea Cartas desde Malvadia; preguntas cuya originalidad y ocurrencia me convencieron enseguida de que debía cubrir el cuestionario cuanto antes, aunque alguna me hizo pensar de lo lindo:


1.Si tuvieras la oportunidad, ¿En qué hipotético mundo literario vivirías?

Muy buena pregunta. Hay tantas opciones: Fantasía, Oz, la Tierra Media, el universo Harry Potter, la era Hybórea, el Mundodisco, Terramar, el multiverso de Moorcock... tras mucho cavilar, decido que viviría en el Mundo Medio de Stephen King.



Un mundo que, sencillamente, «se ha movido». Los puntos cardinales no tiene porque estar donde estaban ayer mismo, y el tiempo y las distancias no significan nada. Un mundo sostenido por seis haces, con doce guardianes al final de los mismos, Oso y Tortuga, Pez y Rata, Caballo y Perro... y, en el centro, una misteriosa torre oscura. Sería un pistolero (apunto con el ojo, disparo con la mente, mato con el corazón), serviría al haz y pertenecería siempre a mi Ka-tet: de muchos, uno. Y tendría un bilibrambo de mascota:

[fuente]

En el Mundo Medio tus actos y tus decisiones en poco pueden afectar al devenir de los acontecimientos. Todo está en manos del Ka, que gira sin fin como una gigantesca rueda que nada ni nadie puede detener. El eterno retorno es una constante, el pasado es nuestro futuro e infinitos planos dimensionales giran en torno a la Torre, que algún día podría alcanzar. Por Gilead y por el Eld!


2.¿Como te gustaría morir?

Dudo entre dos maneras: la prosaica y la heroica.

La prosaica sería morir de viejo en mi cama, rodeado de mi familia, sabiendo que tuve una vida larga, próspera y feliz, que hice felices a los demás y que dejo las cosas más o menos arregladas, en paz conmigo mismo y con el mundo, con la conciencia tranquila y sin decir ni un ay, simplemente quedándome dormido.




La heroica sería morir al frente de las tropas leales al legítimo rey Froilán primero de España, tercero de Suévia y segundo de la ESO, defendiendo las murallas de Lugo, bastión y símbolo froilanista, en una carga desesperada y suicida para romper el cerco del ejército de la felona y usurpadora reina Leonor. Blandiendo un sable manchado de sangre hasta la empuñadura, lanzados como los perros de la guerra contra el enemigo, bayonetas caladas, adelante sobre los compañeros caídos, sus y a ellos, y yo el primero, ciego de fidelidad a Felipe Juan Froilán de Todos los Saraos Marichalar Borbón y cuenta nueva, marchando sin dudarlo sobre barro, alambradas y agujeros de obús, hacia una muerte segura, al grito de «Muerte a la traidora! Viva el rey Froilán!».  



3.¿Cuál sería tu epitafio?

«Espelido non era, e cartos non fixo, mais era moi riquiño»

Lo de «Perdonen que no me levante» es, simplemente, una bonita leyenda. 

De todas formas mi intención, cuando me toque el turno, es que me incineren y después esparzan mis cenizas en el Atlántico, sin demasiada ceremonia y a ser posible sin lágrimas.  


4.¿Te sacrificarías por alguien que amas?

Habría que verlo llegado el momento. Supongo que sería una decisión para tomar en una décima de segundo. No soy un ningún héroe, y creo que hago encantado pequeños sacrificios cada día por los que amo, pero no puedo ser presuntuoso y decir que sí, que me veo capaz de sacrificarme por nadie. Aunque, desde luego, a veces daría todo lo que tengo por pasar cinco minutos con mi padre.


5.Elige tu grupo musical favorito.

Difícil, porque he pasado por muchos según la época, según me iban cambiando los gustos y porque soy un poco desastre con la música: The BeatlesThe Velvet Underground, Pavement, Sonic Youth, Smashing Pumpkins... pero lo únicos que han estado ahí siempre, que representan todo lo que me gusta del Pop (entendido no como música comercial y "blanda", si no como música popular, nacida en la calle, entre la gente, y que conecta con las inquietudes y la forma de pensar del público: la simpleza, la inmediatez, la postura anti-virtuosista y anti-intelectual, el rechazo frontal al artificio y la ampulosidad del rock progresivo y otros manierismos «adultos», el hacer de la necesidad virtud -tres acordes, la segunda estrofa igual que la primera-, el «hazlo tú mismo», el carácter de «Serie B», las letras telegráficas inspiradas en la cultura de masas como el pulp, los cómics y el cine de terror), son los Ramones.




Fieles a sí mismos durante más de veinte años de carrera musical, fueron adolescentes eternos que no apearon las chupas de cuero, las zapatillas, los vaqueros ni los peinados risibles hasta la muerte. Porque, lamentablemente, tres de los cuatro miembros originales ya nos han abandonado, víctimas de los excesos y la mala vida. Creo que lo más fascinante de los Ramones son sus contradicciones: eran una banda de punk donde tres de sus componentes, Dee Dee y Johnny primero, y C.J. después, eran unos reaccionarios ultraderechistas recalcitrantes, ex-marines y partidarios de Ronald Reagan. El miembro más progresista y de mente más abierta, el cantante Joey, carecía de cualquier cualidad para ser una rock star en condiciones: era poco agraciado, alto, esquelético y desgarbado; no se movía en el escenario porque era miope como un topo y temía tropezarse con algo, y su tono gangoso procedía de una sinusitis crónica. Cuando empezaron apenas sabían tocar y se dice que su costumbre de comenzar las canciones con el celebérrimo «One, two, three, four!» viene de que eran tan tarugos que, de no hacerlo así, eran incapaces de entrar a la vez . El desgaste de tantos años juntos, las giras continuas e interminables, y sus caracteres opuestos hizo que se llevasen a matar entre ellos, y en particular de Johnny se dice que era una persona horrible y desagradable, cuya personalidad rozaba el fascismo.




Y sin embargo compusieron canciones memorables e himnos para escuchar millones de veces, inspiraron a miles de bandas de todo el planeta tanto artística como estéticamente, y se puede decir que cambiaron la música popular para siempre. Después de una primera etapa insuperable, con sus cuatro discazos emblemáticos (Ramones, Leave home, Road to ruin y Rocket to Russia), del directo It´s alive, considerado uno de los mejores discos de la historia del rock, y de unos años 80 con poco más que contar y en los que todos los daban por acabados, aún tuvieron tiempo de arrancar los 90 con un Mondo Bizarro que ya quisieran muchos, y que contiene Poison heart, una de mis canciones preferidas del mundo mundial:





Además así tengo algo en común con Stephen King, uno de sus seguidores más devotos, que los hizo aparecer en varios de sus libros y películas, y para cuya Cementerio de Animales (Pet Sematary, que el distribuidor para España rebautizó como El cementerio viviente) compusieron la canción homónima.





6.Si tuvieras a un esqueleto escondido bajo tu cama…¿Cómo lo llamarías?

Antes de nada, comentaros que, de todos los formularios que he contestado hasta ahora, esta ha sido, con diferencia y de largo, la pregunta más pintoresca, divertida, ocurrente y surrealista que me han hecho. He tenido que pensármelo muy mucho, porque por ahora debajo de cama sólo tengo bolas de polvo que surgen por generación espontánea, por mucho y muy a menudo que limpie. 




Ni tan sólo un monstruo que me desvele y me haga dejar la luz encendida y taparme la cabeza con las mantas. 

[fuente]

Pero si algún día, por la razón que sea (y que no consigo concebir ahora mismo, pero todo se andará) tengo un esqueleto debajo de la cama, lo primero que haré será avisaros, que os los habéis ganado, y sin duda alguna le llamaré Brennan, si es un esqueleto de mujer, y Booth, si es un esqueleto masculino.




7.¿Cuáles eran tus libros favoritos de la infancia?¿Y tu cuento favorito?

Me encantaba un libro que me habían regalado cuando tenía unos siete años. No recuerdo el título exacto, pero diría que era Una lanzadera espacial, y era uno de esos libros en relieve para niños. Recuerdo que lo leí tanto y usé tanto los tiradores que tenía para accionar los diferentes troqueles, que terminé por estropear algunos, como el del despegue de la lanzadera, que era mi preferido. Si lo encuentro ahora me lo vuelvo a comprar :)

[Editado: Otra vez San Google al rescate :D se titula El  transbordador espacial y está descatalogadísimo:]


Y aquí está el despegue. Tirando de la pestaña hacia abajo, la lanzadera despegaba, con el fuego y el humo de la ignición saliendo hacia abajo :) en el lateral había una rueda que podías girar para hacer la cuenta atrás. Curiosamente, de pequeño nunca quise ser astronauta.



También recuerdo con mucho cariño las colecciones de mi hermana: Los Hollister, Puck" Los siete secretos, Las gemelas de Santa Clara, y sus cómics de Esther, pero en especial me fascinaban otras historias que acompañaban a estos últimos: Los extraordinarios relatos del Tío Arthur, que eran historietas autoconclusivas de corte fantástico, donde el Tío Arthur, siempre con su inseparable pipa, aparecía sólo en la primera y en la última viñeta, a modo de narrador. Sobre esto último, ya conté varias veces el papel de los productos Bruguera en mi educación lectora, así que no me voy a repetir ;)



Y como cuento favorito de mi niñez, recuerdo que mi madre tenía que contarme una y otra vez uno protagonizado por tres gatitos, cuya madre les tejía a cada uno de ellos unas manoplas, azules, rojas y verdes. Después les hacía una tarta, y las manchaban porque no se las quitaban para comérsela. La madre lavaba las manoplas y las tendía a secar, y ellos esperaban debajo a que se secasen para ponérselas otra vez, porque les gustaban mucho y estaban encantados con ellas. Y gracias a Internet y a San Google... lo encontré. Se titula, precisamente, Tres gatitos, y el autor(a) o autores(as) no consta en lugar alguno, algo muy habitual en la época. Ahora estoy llorando. De verdad, que me habéis hecho llorar. Yo os maldigo! xD [Aquí está el enlace]




8.Si pudieras elegir entre cualquier superpoder,¿cuál sería?

Ay! Pensé en un montón de superpoderes pero, con la suerte que tengo, seguro que se acababan volviendo contra mí. Primero pensé en poder generar cantidades ilimitadas de dinero, como el Rey Midas o Rodrigo Rato, pero sólo conseguiría crear una inflación galopante. Luego pensé en poder curar a la gente de cualquier enfermedad, pero seguro que Monsanto o Novartis me matarían para que no les arruinase el chiringuito. De pequeño me encantaba Spiderman y quería ser como él, pero no luciría muy bien en mallas. 

Amigos de fuera de España, Guarromán existe y está en la provincia de Jaén.
El nombre viene del árabe Wadi-r-rumman y significa «río de los granados»)

La verdad es que si fuese un superhéroe con fuerza, velocidad y/o agilidad sobrehumanas, invulnerabilidad, capacidad de volar, mirada láser, invisibilidad, teleportación, telepatía o una combinación de ellas, me convertiría también en un superabusón, y me tomaría la justicia por mi mano, seguro que a menudo con poco acierto, porque «un gran poder conlleva una gran responsabilidad». Creo que me conformaría con el superpoder de vivir sin tener que trabajar.





9.Si tuvieras la oportunidad de viajar en el tiempo,¿a qué época lo harías?

A muchas, porque la Historia es una de mis grandes aficiones. Fuese cual fuese, me interesaría casi tanto conocer la vida cotidiana de la gente como asistir a los grandes acontecimientos históricos. 



A menudo pienso que sería el Imperio romano, la Grecia clásica, el Antiguo Egipto, o conocer lo que después sería España durante la Edad Media, o las Cruzadas... pero de un tiempo a esta parte a veces creo que, si pudiese elegir, me quedaría con conocer lo que hoy es Israel en tiempos del Nuevo Testamento (Galilea, Judea, Canaán...) ver a los personajes bíblicos y saber cómo era todo en realidad ¿Os imagináis conocer a Jesús? (en realidad ya fantaseó con ello J.J. Benítez con su saga El caballo de Troya, pero mucho antes ya había escrito un relato sobre ello Ray Bradbury) 

Algún día, quién sabe cuándo, conoceré los Santos Lugares. Israel, Israel,
qué bonita es Israel, Israel Israel, en tus tierras bailareeeeeeé...

10.¿Cuál es tu libro favorito de todos los tiempos?

Difícil me lo ponéis, amigos. He contestado a esta pregunta antes, y generalmente me refiero a títulos, pero hoy la responderé respondiendo a ejemplares, esto es, a libros tangibles que atesoro con amor, celo y aprecio. A libros que tengo en gran valía y que estimo por ser regalos de gente a la que quiero, y porque soy consciente de la ilusión con la que me los regalaron y de lo que les costó encontrarlos en algún caso. No puedo, eso sí, responder uno sólo. Soy incapaz, lo siento :D

El primero es Las indias negras de Julio Verne, en la edición de Colección Historias Selección, que me regaló la señora Pepita, la kioskera de mi barrio, el día que hice mi primera comunión. Siempre nos regalaba golosinas y fruslerías a los niños, y era especialmente amable con nosotros. Cuando le dije que ese día era mi comunión (no, ese domingo tampoco me libré de ir a comprar el periódico) simplemente tomó el primer libro que tenía a mano y me lo dio. Me hizo mucha ilusión, y aún lo conservo.

[fuente: Tercera fundación]

El segundo es El joven Lennon de Jordi Sierra y Fabra, que me regaló la Dama de la Luna, mentora de los talentosos autores de Cartas desde Maldavia, en nuestros años de estudiantes. Fue una sorpresa genial. Estábamos en unas jornadas de Educación para la salud, no demasiado interesantes la verdad, y me lo leí durante una ponencia sobre sentarse bien o sobre qué hacer si un niño tenía un coma diabético o algo así, que impartía una enfermera presuntuosa que parecía que se hubiese tragado el palo de una escoba. Me lo leí dos veces y es genial.




Y tras una selección muy dura y complicada, dejando fuera a otros muchos libros que también merecían estar en esta respuesta, me quedo con la enciclopedia en dos tomos Mundo Animal que me regaló mi abuela en unos Reyes cuando era pequeño, tal vez cuando tenía ocho o nueve años, ya no lo recuerdo. Lo más gracioso es que nos regaló un tomo a mi hermano, y el otro a mí. Para uno, los vertebrados; para el otro, los invertebrados. No recuerdo cuál a cada uno, pero en mi memoria selectiva y tramposa creo que mi madre me dio los vertebrados a mí, porque tenía fotos de animales, mientras que los invertebrados eran todo insectos, arañas, anémonas, corales y cosas por el estilo. 

Gracias, todocoleccion.net, fuente inagotable de imágenes :)

Insisto que otros merecían por sus diferentes motivos estar aquí, pero responder tres cuando me preguntaron uno ya me parece licencia sufiente :D


11.¿Y el más odiado?

Odiar es una palabra tan fuerte... creo que no tengo fuerzas para odiar nada, en especial porque tal vez cite algún título que sea el libro favorito de otra persona. Y sé lo que me fastidia a mí que alguien diga que odia, por ejemplo, El árbol de la ciencia de Pío Baroja, Luces de Bohemia de Valle-Inclán o Dos arquivos do trasno de Rafael Dieste, sólo porque le obligaron a leerlos en el instituto, siendo libros que me apasionan y están entre mis obras predilectas. 

Así que, más que de títulos, hablaré de géneros y estilos literarios que me desagradan, no me interesan o me producen rechazo. De nuevo me declaro incapaz de escoger un sólo título, y de nuevo pido disculpas por no ceñirme a la pregunta. 

Si hiciese un drinking game de beberme un chupito de licor café cada vez que me encuentro
una frase de Paulo Coelho en Facebook, a estas alturas estaría alcoholizado sin remisión

De entre todo lo que se publica, hay dos géneros que repudio sin paliativos: La autoayuda en cualquiera de sus formas (pero con especial inquina hacia Paulo Coelho y Jorge Bucay, por saturación) y la novela llamada erótica, que yo prefiero denominar pornográfica

O sea, que mi libro más odiado podría ser cualquier cuya portada sea negra, con un objeto random en el centro, en tonos violetas, azules o grises, y cuyo título contenga -me, noche o a ti: Sedúceme, Sométeme; Conquístame, Ámame, Móntame.... o  Atada a ti, Dentro de ti, Toda para ti, Manatí... 

Según la redacción de Cuarto Milenio, Sylvia Day es: a) una mujer que escribe dieciocho horas
diarias, b) un ejército de negros, c) un sofware de escritura automática ,d) el Anticristo

Y con esto llegamos al final de este formulario de Liebster Award, agradeciendo de nuevo a los autores de Cartas de Malvadia su nominación, y recordándoos a todos los demás que leáis las creaciones de estos alumnos aventajados de Poe, Lovecraft, Hoffmann y LeFanu, porque de verdad os sorprenderán mucho y gratamente. 



Que es como decimos los progres Grazas en gallego. Os espero en la próxima reseña, que será de una novela de terror que se hizo archiconocida en su adaptación cinematográfica, logrando que muchos no nos volviésemos a bañar tranquilos en el mar nunca más... Nos leemos!


Compártelo:

4 comentarios:

  1. Gracias por ser tan exhaustivo en tus reapuestas.Aunque ahora te leamos individualmente en la próxima reunión, cuando la luna sea azul, lo haremos en voz alta. Jo,ahora aún te conozco más <3 . ¿Aún guardas el joven Lennon?¡¡ Es usted un Amor!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por la nominación, yo sólo intento estar a la altura, porque el formulario se lo merece: siempre ocurrentes y siempre imaginativos :) "El joven Lennon" lo tengo guardado como un tesoro, en el estante de infantil y juvenil. Recuerdo que me ayudó a sobrellevar aquellas plúmbeas jornadas, y ni siquiera nos dieron un crédito de libre configuración! :D

      Eliminar
  2. Me has matado con lo de manati xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
    tambien adoro la torre oscura y me encanta el epitafio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podíamos hacer un "Sylvia Day title generator", y con una plantilla de GIMP y unos jpgs nos despachamos treinta portadas en una hora xDD

      Ya verás como "La Torre oscura" te gustará aún más cuando leas "Lobos del Calla" ;)

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes