31 de mayo de 2014

Ninguén lembra - Vanesa Santiago - Castellano

Como ya comenté, KindleGarten entra en una época en la cual la Fantasía, el Terror y la Ciencia-Ficción serán las temáticas principales, y la mejor manera de comenzarla es con un libro que hacía tiempo que quería leer y que por fin he terminado, con un gran placer y un montón de buenas sensaciones. Galicia y su cultura tradicional tienen una estrecha relación con lo fantástico y lo sobrenatural, algo que tenía que reflejarse en sus escritores. Ahora, de la mano de editoriales innovadoras y arriesgadas como Urco Editora (con su sello Alcaián) y Contos Estraños tenemos la oportunidad de gozar de nuevos talentos que hasta el momento tenían muy difícil sacar a la luz sus obras. Buenos ejemplos son Xosé Duncan con sus "As crónicas de Bran" o Fernando Cimadevila con su "O mundo de Basilius Hoffman".Hoy conoceremos a una gran promesa de nuestra literatura, con una imaginación asombrosa y una talento que no le va a la zaga. Antes de comenzar, decir que quedo muy agradecido con ella por soportarme y facilitarme información más que estimable para esta reseña. 

Voy a permitirme la osadía de traducir algunos pasajes del libro y algunos términos que aparecen en el mismo. No soy traductor así que no os puedo garantizar los resultados, pero haré lo mejor posible. Vamos allá:



Título: Ninguén Lembra [Nadie Recuerda]

Autora: Vanesa Santiago Vázquez. Escritora (de narrativa y poesía), bibliotecaria y documentalista. Esta es su primera novela y su primera obra de fantasía. Siempre implicada en la animación a la lectura, promueve la literatura femenina desde el blog Maleducadas. [En Castellano].

Año de publicación: 2013

Género literario: Es una novela de Fantasía en terminos amplios, pues abarca desde el libro de Aventuras hasta la Fantasía Heroica/Épica. Está orientada en especial a los lectores llamados "jóvenes adultos", con lo cual podemos ponerle la etiqueta de "Literatura juvenil", aunque por su complejidad y profundidad es adecuada para cualquier tipo de público. Su visión femenina del género fantástico es destacable como veremos. 

Resumen: Una historia olvidada que transcurre por igual en el presente y en el pasado, pues en ella espacio y tiempo se desvanecen. Las hermanas Daia y Fiona Dalúa son alanein, personas nacidas con dones especiales que las diferencian de la gente común. Su herencia se va transmitiendo generación tras generación desde que los pueblos del norte se diseminaron por toda Europa. En la escuela de Mikélemil, en Finlandia, encontrarán el libro laretas [parlanchín, hablador, cotilla] que narra una historia que nadie recuerda: la de Degon Aerinaira, la pequeña princesa que salvó el lejano reino de Ondán, arrasado por la revuelta de Feolgor. Recorriendo Finlandia, el Reino Unido, Francia, Nueva York, Galicia y la mágica Tuami, y viajando al pasado, las hermanas Dalúa, sus amigas Kailey y Gudrun, y sus aliados Andrés y Martina entre muchos otros formarán parte de la historia de Degon Aerinaira, que se va escribiendo mientras ocurren los hechos y máers, luïns y aerins ponen a prueba sus diferentes dones, que han de combinar para salir bien parados de la aventura. "Ninguén lembra" es una historia sobre la amistad, la lealtad, el amor y la búsqueda de uno mismo. 

[fuente: Caderno da crítica]

Para comenzar, conviene decir que "Ninguén lembra" es una novela profunda, compleja, que rompe con cualquier cliché que uno pueda esperar cuando escucha el término "literatura juvenil". Vanesa Santiago propone una historia para leer despacio, parándose, releyendo algunos párrafos y dejando reposar la lectura para ir hilando todas las subtramas que guardan sus quinientas cuarenta y seis páginas. Hacía tiempo que no me me llevaba casi un mes leer un libro, pero creo que fue el modo de disfrutar todo el contenido de la historia. 

El universo personal de Vanesa es un ejercicio asombroso de imaginación y de capacidad para fabular y para tejer un relato consistente, que sostiene un montón de subargumentos y pequeñas tramas personales que encajan a la perfección como las piezas de un reloj suizo. Vamos a ver: 

La idea central de este universo es la existencia de unas personas denominadas alanein, que nacen con unos dones que las distinguen de los demás. Se dividen en tres clases, que se vinculan directamente con los tres estamentos principales o nobles de las culturas tradicionales (las élites si les queremos llamar así), en particular de la cultura celta, a la que la autora, como gallega, no puede sustraerse. [Por cierto, los términos son neutros]. Los máer (a los que pertenecen Daia y Fiona) se vinculan con los druidas, y como aquellos poseen habilidades que remiten a un dominio sobrenatural de la naturaleza y a una sensibilidad animista. Además de la maerfilia (dominio de la materia -fuego, aire, agua- que podríamos llamar "magia"), los máer pueden ser biófilos como Daia (dominio de las auras vitales de animales, plantas y personas), patófilos como Fiona (dominio de la mente), kinesófilos como Kailey (dominio del espacio y el movimiento) o cronófilos como Gudrum (dominio del tiempo). Los luïn se corresponden con los caballeros, tienen una especial afinidad con los animales (en particular con los caballos), habilidades guerreras, un gran vigor y resistencia física y conocimientos de hierbas sanadoras y de las artes de caza y pesca. Y los aerin se relacionan con los bardos, que eran tanto los depositarios y transmisores de la cultura, las leyendas y la tradición de los pueblos mediante el canto, como expertos sanadores y conocedores del alma humana. 

Los alanein son los herederos de la cultura clásica, que se viene transmitiendo desde que los pueblos del norte se extendieron hacia el sur, y en su pervivencia tienen un papel fundamental las mujeres. Es destacable cómo los alanein rigen su vida de acuerdo a los ciclos de la naturaleza, contando el tiempo en lunas, siguiendo el paso de las estaciones y supliendo el uso de la tecnología con sus habilidades inherentes. Especialmente hermoso resulta el modo de vivir de los luïn. Amantes de la vida al aire libre, son capaces de atravesar Europa a lomos de sus fieles caballos, disfrutando del viento y de su libertad, cazando y pescando sin estar pendientes del reloj o del calendario. 

Presentación del libro en la biblio de mi barrio. La Safa rules! :)

Personalmente, creo ver una reivindicación, un llamamiento de la autora a conservar lo que de bueno tenían los pueblos antiguos, un modo de vivir más en comunión con la naturaleza que el actual, más cerca de los ritmos naturales de la Tierra, con un mayor respeto por el acervo cultural y primando lo vital frente a lo material. 

Así es que los animales tienen su papel en la obra, como amigos, aliados y compañeros fieles de los alanein. Daia con su loba Taiga, Andrei y Ricartus con sus sendas yeguas Tundra y Nuage, o el legendario caballo Kervis el indomable. 

Si bien dijimos que máer, luïn y aerin equivalen a la élite estamental de las sociedades tradicionales, no hay nada de elitismo en ellos (al contrario, son humildes y sencillos), ni clasismo entre los tres grupos ni hacia las personas "corrientes". Sin ir más allá, el padre de Daia y Fiona no es alanein, sino cirujano, y a lo largo del libro asistimos a casos similares, como el padre de Andrés y Martina, que es ebanista. La existencia de la escuela Mikélemil, a la que acuden los máer para aprender a dominar sus dones, responde más a una necesidad de protección (como cada año les recuerda a los alumnos una representación teatral sobre la historia de la escuela) que a una intención segregacionista. Por cierto, no esperéis una mala copia de Hogwarts porque no lo es: la presencia y el peso específico de Mikélemil en "Ninguen lembra" son muy distintos. 

"Daia y Taiga", ilustración de Miguel Golmayo [fuente: blog del autor]

El hecho de que Mikélemil esté en Finlandia, y que desde el norte de Europa partiese la diáspora que extendió a los alanein por todo el mundo, llevan a una hermosa fusión de las culturas celta y nórdica, un sincretismo que huye de lugares comunes y que se muestra en los diversos orígenes de los personajes protagonistas. Daia y Fiona gallegas, Kailey de las highlands escocesas, Gudrum finlandesa descendiente de escoceses. La autora es una apasionada de la cultura nórdica, y la epopeya nacional finesa Kalevala fue una de sus inspiraciones a la hora de crear su universo. [Se puede leer y descargar en Scrib. Si os animáis son 23.000 versos].

En Mikélemil entrarán en contacto Daia, Fiona y sus amigas con en libro laretas, en el que descubrirán la historia olvidada de Degon Aerinaira, sin saber que ellas mismas escribirán la mentada historia a la vez que la viven. Porque "Ninguén lembra" tiene un cierto punto metaliterario. Me explico:

Vanesa reconoce la influencia directa de la magistral "La historia interminable" de Michael Ende (uno de mis libros preferidos, por cierto) en su estilo, homenaje incluido con la aparición de la mágica frase ["Pero eso es otra historia y merece ser contada en otra ocasión"], y su novela contiene varios elementos que nos recuerdan que estamos ante un libro propiamente dicho. Por una parte está la presencia de Eusebio, un narrador que aparece en varias ocasiones, contando la historia de viva voz a una audiencia en la que podríamos estar nosotros sentados escuchándole. Por otra, está el libro laretas, cuya historia los personajes están viviendo y protagonizando, y con eso escribiéndola. Pese a estar narrado en tercera persona, hay un momento en el que Fiona toma la voz y relata en primera persona, diciendo que le toma el relevo a Daia, aunque se cansa pronto y le devuelve el testigo a su hermana. Y por último terminaremos por tener la sensación de que es el propio libro laretas el que tenemos entre las manos, entrando nosotros mismos en la historia, pues la vamos creando en nuestra imaginación mientras la leemos. 

Las Highlands escocesas, tierra de Kailey, a Nena Roxa

La trama de "Ningúen lembra" no es simple, y la Espiral, el símbolo escogido por Vanesa Santiago para describir su complicada línea espacio-temporal es muy acertada. Las habilidades kinesófilas (dominio del espacio) y cronófilas (dominio del tiempo) de los máer les permiten a ellos moverse por todo el mundo en un instante (sólo requieren crear primero puntos de unión llamados Triángulos. Por eso el primer viaje de Daia y Fiona a Mikélemil es en tren) y entre el pasado y el presente; y a la autora borrar, como ya dijimos arriba, las barreras espacio-temporales, siendo habitual en el libro ir leyendo párrafos que narran hechos de las dos épocas distintas y protagonizados por personajes que se encuentran en diferentes lugares del mundo en ese momento. 

["¿Pero podría vivir así, en aquel tiempo tan diferente al suyo, sin saber qué fue de aquel pueblo suyo, por el que había arriesgado tanto? Fue ella, la Mintrae Aerineia, la Gran Reina de su pequeño y Gran Reino. Fue ella quien le había encargado la misión de cruzar al otro tiempo. Portaba un objeto que pertenecía a una persona que esperaba en el otro tiempo. Allí sabría más. Todo tan confuso..."]

Las dos épocas son nuestro presente de un lado, y un momento indeterminado de la transición entre el Bajo Imperio Romano y la primera Edad Media del otro, cuando Roma está en su decadencia y los pueblos bárbaros comienzan a asentarse en lo que fueron las provincias romanas. Lo fascinante es que, como ya dijimos, el papel de los protagonistas en los hechos del pasado es fundamental, encontrándonos que personajes de nuestro presente nacieron en el pasado, o que personajes del pasado son fruto de la relación entre personas de ambos mundos. En este punto conviene destacar la figura de Kailey, a Nena Roxa, pero no os cuento más para no estropearos la lectura. [a Nena Roxa no se traduciría exactamente por la Niña Roja. La palabra gallega para "rojo" es "vermello". "Roxo" designa un color encendido, muy vivo, lo que en castellano sería granate, grana, burdeos o carmesí, esa tonalidad de rojo tan fuerte que es casi púrpura. El pelo de Kailey sería de ese color].

[fuente: Caderno da crítica]

El pasado tiene un algo de misterioso, de legendario, pues ubica los hechos en el reino de Ondán, situado en lo que hoy es Galicia, pero no existe correspondencia alguna con la historiografía ni la geografía oficiales. Hay una ciudad romana amurallada en un declive más que evidente (¿Lugo, tal vez?) y sabemos que los habitantes comienzan a darle a aquel lugar el nombre de Xallas, nombre que recibirá en nuestro presente, siendo el pueblo de origen de los hermanos Andrés y Martina, luïn y aerin respectivamente, aunque no se corresponde tampoco con lo que hoy es la comarca de Xallas. Xallas es famoso sobre todo por la cascada del Ézaro, mientras que ["no hay cascadas en A Envolveita"] del Xallas donde viven Andrés y Martina. 

Tenemos el dato de que hay un castillo, el Castelo Celeste, corte de la Reina del Gran Reino de Ondán, en una ciudad llamada Deira. Pero no se conserva en Galicia castillo tan antiguo. En el Fontán natal de la autora hay un castillo (bueno, lo que queda de él) pero es del siglo XVIII. Más incertidumbre para fortalecer el tono fantástico de la historia. 

"Caballero luïn montando a Kervis" de Miguel Golmayo [fuente: blog del autor]

La geografía del presente se mueve también entre lo real y lo mágico, con lugares como la isla de Tuami, a la cual sólo pueden acceder los alanein, o la ciudad de Mentia, que se encuentra fuera de cualquier espacio conocido, y que es la sede de los ein, lo más semejante (pues tampoco lo es como tal) que existe a una Administración o un Gobierno alanein

Dije más arriba que la novela abarca la fantasía en todo su conjunto, y en verdad que en las partes que transcurren en nuestro presente gozamos de una historia de aventuras, intriga, traiciones y sucesos inesperados, y en el pasado tenemos la narración más épica, en la línea de la fantasía heroica que conocemos y amamos de autores como Tolkien, Moorcock o Robert E. Howard, con el aporte femenino de la autora. Porque una de las (muchas) cosas que le podemos criticar a la fantasía heroica es su "masculinidad", su machismo, que en algunas obras se intenta corregir con heroínas "de armas tomar" poco creíbles o que pierden su esencia femenina. La perspectiva de Vanesa Santiago es, a mi parecer, más adecuada, porque muestra que la capacidad y las habilidades para enfrentar los peligros y las exigencias de la aventura van en la personalidad de cada uno, sin tener porque ser siempre la fuerza física o el uso de la violencia. No existe una división de los dones o de las cualidades por sexo.

["Andrei, seguido por los caballos huidos, hizo su aparición en el campamento enemigo con toda la fuerza que le corría por las venas hirviéndole, iracundo y monumental, dispuesto a vengar a Fiona; crueles e insensatos discípulos de Feolgor, conocerían la fuera de un caballero luïn. [...] 

- ¡Andrés! ¡A buenas horas! 

Andrei se sintió desarmado por esas palabras. Fiona no parecía ninguna dama en apuros saliendo sin temor de aquella plaza enemiga. Pero, ¿dónde estaban los enemigos? 

- No eres el único que pertenece a una estirpe antigua por estas latitudes..., Andrei. ¿Aún no sabes que puedo jugar con las mentes de las personas? Pobrecitos, los noté muy cansados..., todos están durmiendo."]

Pese a que el Xallas de la novela no es el Xallas de Galicia, siempre se agradece
ver una hermosa imagen de la singular cascada del Ézaro sobre el mar.

La presencia de las mujeres es fundamental en la obra, como lo es en el mundo alanein, pues su origen y su transmisión son, a mi juicio, claramente matriarcales. Mujeres son la Primera Maér y las ochenta y una que la siguieron y esparcieron el linaje alanein por todo el mudo, y mujeres son las Deleuskas de Andoain que tendrán un papel corto pero trascendente en la historia. 

En cuanto a la estructura de la novela, la mentada Espiral que conforma su trama, y la montaña de líneas argumentales que tiene, van articulándola de manera que todo cuadra, pues todos los acontecimientos están escritos y cerrados, tanto en la historia que Eusebio está contando, como en el libro laretas que Daia y Fiona leen en Mikélemil. De hecho Vanesa Santiago incorpora en su obra la figura de un caminante misterioso llamado Torxaí o Vello Errante [Torxaí el Viejo Errante], que la autora vincula tanto con las divinidades clásicas de los caminos, como el Hermes-Mercurio grecorromano y el Quetzalcóatl mesoamericano, a quienes se encomendaban los viajeros cuando se hacían a los caminos (en Galicia aún existen los milladoiros, recuerdo cristianizado de aquel tributo pagano a Mercurio en forma de piedras miliares), como con los Istari de Tolkien, y que tiene un cierto papel de deus ex machina, pues está por encima de los hechos y se mueve ajeno a los mismos, pareciendo forzar la resolución de las circunstancias con su intervención, mientras roe parsimonioso un pedazo de queso. 

El libro se divide en un limiar [introducción], tres grandes bloques titulados "máer", "luïn" y "aerin", y una última parte a modo de novela corta titulada "Da viaxe heroica de Gabriela de Efnacare" ["Del viaje heroico de Gabriela de Efnacare"], que sirve de cierre. En cada uno de los grandes bloques se van incorporando personajes: Comienza con las máer Daia y Fiona Dalúa; luego viene el luïn Andrés/Andrei y por último la aerin Martina, pese a que a estos protagonistas se suman un gran número de otros personajes, hasta completar una nómina muy extensa. Por eso recomiendo leer despacio, pues es fácil perderse si va uno con prisas. 

Vanesa Santiago en el castillo de Fontán, su pueblo natal

El nutrido elenco va de la mano de otras tantas líneas argumentales, pero como ya comenté están articuladas con maestría, y no quedan cabos sueltos. Ojo sobre todo con la subtrama de Kailey y Patrick, quizá la más representativa de la complejidad de la obra y de la estrecha relación entre presente y pasado, entre la parte "real" y la legendaria de la historia y de ese tono de inexorabilidad, de hechos consumados que tiene. Más aún, la palabra "destino" aparece no pocas veces en el texto. 

Para escribir su libro, Vanesa Santiago emplea un estilo lleno de lirismo, fuertemente evocador y repleto de simbolismo. Desde la omnipresente flor pentapétala, símbolo real de Ondán y que representa también las cinco líneas argumentales principales de la obra, pasando por el papel de la Luna (tanto por el apellido de las hermanas Daia y Fiona [Dalúa significa "de la Luna"] como por el segundo nombre de Daia, "En Selene") y terminando por la figura de Kailey, a Nena Roxa, como vínculo entre mundos o por la propia significancia de Degon Aerinaira como nacimiento de un nuevo mundo, toda la novela está plagada de símbolos, y queda a la discreción del lector fijarse en todos e interpretarlos a su manera, puesto que los símbolos no significan lo mismo para cada uno. 

Este lirismo le da además un tono épico a los pasajes que describen luchas y escenas de acción:

["Y entonces el sol quedó oculto detrás de nubes plúmbeas y espectrales que lo cubrieron todo. Bajaba la niebla a sus dominios, y los ejércitos no se daban cuenta, y los filos de dos espadas se buscaban como imanes."]

Es un estilo para recrearse y disfrutar despacio (el uso abundante de la coma hace que las frases tengan muchas pausas, un lujo asiático dentro de la literatura taquigráfica que predomina en los productos juveniles), incluso leyendo dos veces algunos párrafos, en especial aquellos que relatan los sentimientos o los pensamientos íntimos de los personajes. Pues como ya dije "Ninguén lembra" es sobre todo una historia sobre la amistad, sobre el amor en todas sus formas, la lealtad y el destino. Que no existen las casualidades y que todo está predestinado es posiblemente el mensaje principal de la novela, incluso las protagonistas ya aparecen en las Ladaíñas [letanías, laudes] de la Gran Reina, escritas mucho antes de nacer ellas:                                           

"[...] Daia entiende. Kailey intuye. Fiona escucha[...]"

Vanesa Santiago consigue que nos emocionemos con los sentimientos que exponen sus protagonistas, y las duras decisiones que deben tomar. 

["Gudrun no quería imaginar lo que haría Daia cuando supiese que había dejado partir sin más a su mejor amiga. Pero Daia, en realidad, había sido quien animó a Kailey a dar aquel paso".]

Me gustó el hecho de primar lo vital, lo espiritual, frente a lo material, una postura romántica en su sentido clásico de exaltación de lo pasional sobre lo racional. 

["Tras el abrazo violeta, Fiona y Delaira se habían ido dejando a Daia sola en la playa. No sola, exactamente, porque Taiga esperaba paciente lamiéndose la sal de una pata. Chapoteaba en las pozas. Y supo que tener eso era cuanto necesitaba para ser feliz."]


Para terminar, sólo decir que sus 546 páginas garantizan horas y horas de lectura agradable y satisfactoria, y que creo que es un libro que gustará a aquellos que busquen una historia limpia de los clichés más comunes en la literatura juvenil, con una aportación innovadora al género de fantasía y una buena carga de ideas sugerentes. Como siempre, me dejo cosas en el tintero, pero tampoco os voy a quitar el placer de descubrirlas por vosotros mismos.


Más datos de interés: Primero tenemos la web oficial de la editorial Urco Editora, que acaba de ser remodelada, y donde podéis comprar el libro.

"Ninguén lembra" tiene su blog oficial, su página en Facebook y su ficha en Goodreads.

También podéis leer una reseña de mano de otra gran escritora, Patricia Mariño.

Y en el blog literario Caderno da crítica tenéis una muestra del proceso creativo de la autora y una entrevista con ella [en Gallego].

Echadle también una ojeada al booktráiler casero:




Por ahora sería todo, por supuesto que os recomiendo la lectura de esta novela, que muestra el enorme talento de su autora Vanesa Santiago y que supone un debut asombroso, que reafirma la calidad que ofrecen los autores de la factoría Urco Editora - Contos Estraños. Imprescindible para los amantes de la fantasía. Espero que mis traducciones amateur os hayan permitido acercaros un poco más a la obra. Nos leemos!


Compártelo:

2 comentarios:

  1. ¡Quiero tener y leer este libro! ¿Alguna posibilidad de que lo saquen en español? En realidad creo que dentro de las "óperas primas" que has criticado, ésta es lejos la más interesante (o que más me ha enganchado). Por cierto, Tomás, si quieres leer fantasía femenina y feminista de primer nivel, te recomiendo "La Antorcha" ( a la que le he dedicado espacio en el Cubil) y "Las Nieblas de Avalon", ambas de Marion Zimmer Bradley. Por último, hay dos pequeños errores de tipeo en tu texto: "Está orientada en especial a los lectores llamaos" y, "Su visión femenida" (eso le pasa a cualquiera, je).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisarme de las erratas Elwin, ya las corregí, hasta encontré alguna más.

      Por ahora me temo que no entra en el plan editorial de Urco/Contos Estraños traducir al castellano sus obras. Aunque Urco está en crecimiento (acaban de ampliar su línea editorial con literatura infantil) creo que si publicasen a sus autores propios en castellano sería a través de otras editoriales, pues ellos se circunscriben a la edición en gallego.

      Me apunto también la autora que me comentas. Tengo algún libro suyo en digital pero nunca me había animado a probarlos.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *