4 de agosto de 2017

It (Eso) - Stephen King

Derry, Maine, es el refugio del Mal. Un mal que despierta cada veintisiete años para alimentarse de los temores de las personas y que impregna con su presencia cada rincón y a cada habitante de Derry. Asesinatos, muertes y desapariciones de menores anuncian el despertar del Mal, pero en esta ocasión siete niños le harán frente y jurarán destruirlo, armados sólo con la fuerza de su amistad y de sus imaginaciones prodigiosas. 




Publicada en 1986, Eso (It), es obra de Stephen King: Rey del Terror, Gran Maestro de la literatura fantástica, uno de los autores contemporáneos más importantes.

Es una novela de terror total y de género fantástico, con un ambiente de suspense y misterio, y una violencia muy explícita. Incorpora además la mirada costumbrista y de retrato social y el tono nostálgico que S. King acostumbra en sus libros.

Destaca por su marcado ambiente fantástico y su tenso suspense, por la viveza de los personajes y la identificación que consigue con ellos por parte del lector. Por su manejo del tempo narrativo, que la hace amena pese a su abultada extensión. Y por el retrato social de las pequeñas localidades de Nueva Inglaterra tan propio de King, aderezado con una mirada nostálgica al pasado y a la niñez del propio autor. 


It (Eso) no es sólo uno de los mejores libros de Stephen King; también es uno de los mejores libros de terror de todos los tiempos. Una de esas historias que marcan época, que crecen con el paso de los años, y cuyo villano pasa a engrosar la nómina de monstruos inolvidables de la historia de la literatura.

Partamos de una idea curiosa. Los lectores nacidos en los años 70 forjaron su afición, en gran medida, con series de libros infantiles-juveniles como Los CincoLos Siete Secretos (ambas de la prolífica escritora británica Enyd Blyton), Los Hollister o Los Tres Investigadorescuya tónica común era la de un grupo de niños y niñas de corta edad que resolvían misterios y crímenes (siempre incruentos, como robos, falsificaciones, contrabando o desapariciones de objetos) gracias a su ingenio y su sagacidad, ante la ineptitud de los adultos, y saliendo siempre airosos de cualquier situación.

Bien, pues ahora imaginemos que la retorcida mente de Stephen King toma esa idea y la lleva a su terreno. Que los niños no tienen una vida normalizada donde todo sale bien, que todos sufren algún tipo de marginación y que deben enfrentar algo más allá de rateros o falsificadores de billetes: deben plantar cara a la manifestación más pura del Mal, una entidad que se alimenta de los miedos y fobias de cada uno de ellos, que puede adoptar la forma que desee, y que extiende su poder y su influencia a todo el pueblo en el que viven, de forma los niños están completamente solos ante él y no pueden contar con la ayuda de sus familias, la Policía ni adulto alguno. Pues eso es, someramente, de los que trata It.


Porque It es una historia de terror total. Mr. King la ubica en Derry, la ficticia ciudad del Estado de Maine, en los USA, en el que transcurren casi todos sus libros. Derry es una trasunto de Bangor, la pequeña ciudad donde él reside (incluso está en el mismo condado, Penobscot) , y forma una triada con Castle Rock y Haven, que acogen otros de sus relatos. El ente maligno que los protagonistas llamarán Eso despierta en Derry cada veintisiete años para alimentarse del miedo de las personas. Su llegada se anuncia con una serie de muertes y desapariciones, dura uno o dos años y termina con un acontecimiento catastrófico, calamitoso, tras lo cual Eso vuelve a su letargo para comenzar de nuevo el ciclo, ante la pasividad y la indolencia de sus habitantes:

«En Derry, olvidar la tragedia y el desastre era casi un arte, tal como Bill Denbrough llegaría a descubrir con el tiempo»

Mantiene a Derry dentro de su esfera de control, influye en las personas para que cometan crímenes y matanzas, y es tal su presencia que los habitantes del pueblo consideran normal la elevada tasa de desapariciones de niños, asesinatos y hechos violentos que ocurren, pese a la poca entidad del pueblo, y los medios de comunicación los ignoran por completo. Esta resignación, esta indolencia de los parroquianos se explica con una sencilla frase. Ocurra lo que ocurra, por cruel y antinatural que sea: «es Derry».

En verano de 1958, Eso encontrará al fin a unos oponentes de su talla. Tras comenzar su ciclo provocando la muerte de un joven llamado Adrian Mellon a manos de unos matones, por el mero hecho de ser homosexual, comienza la desaparición y muerte de niños, incluido el pequeño George Dembrough, asesinado por Eso mientras juega con un barquito de papel que le ha construido su hermano mayor Bill. Este será el arranque de nuestra historia, porque Bill será el gran héroe de la misma.

Y así llegamos a una de las principales bazas de It: Sus protagonistas, a los que conoceremos tanto de niños como de adultos, pues su pelea con Eso será a dos asaltos, separados por 27 años. El destino, las circunstancias o el propio influjo de Derry reunirá a los siete y creará un vínculo de amistad inquebrantable, formando el Club de los Perdedores y teniendo cada uno su propio peso específico:

Bill Dembrough, Stuttering Bill en el original, Bill el Tartaja en la traducción, por su marcada tartamudez, será el jefe del grupo. Llamado Gran Bill por sus amigos, es un lider natural. Con una imaginación desbordante, escribe relatos e historias. Se culpabiliza de la muerte de su hermano. De adulto es un afamado escritor y guionista de cine, casado con una actriz. El propio Stephen King proyecta mucho de sí mismo en Bill, incluso de sus experiencias al inicio de su carrera, de sus publicaciones en revistas "masculinas" de escasa tirada y su acercamiento al mundo del cine.

Richie TozierTrashmouth en el original, Bocazas en la traducción, es histriónico y verborreico, lo que le causa problemas con los matones del pueblo. Usa unas enormes gafas, le gusta imitar voces, aunque no lo hace demasiado bien, y le encanta el rock and roll. De adulto es el locutor radiofónico más prestigioso y mejor pagado de California.

Eddie Kaspbrak es algo pequeño para su edad, y vive con una madre dominante y controladora que padece síndrome de Munchausen, atribuyéndole enfermedades que no tiene y provocándole asma psicosomática. Tiene un excelente sentido de la orientación innato. De adulto posee una próspera empresa de limusinas en Nueva York y está casado con Myna, una mujer idéntica a su madre.

Stanley Uris, conocido como Stan el Galán por su pulcritud en el vestir y por su aseo, es judío, lo que le causa muchos problemas de integración. Ordenado y meticuloso, es aficionado a la ornitología. De adulto vive en Atlanta y es un cotizado contable y experto en finanzas.

Mike Hanlon es el único niño negro de Derry, lo que le acarrea el desprecio de los abusones. Su padre se vio involucrado en el anterior despertar de Eso. De adulto es el único que permanece en Derry, siendo el bibliotecario e historiador de la ciudad.

Ben Hascom es un niño con problemas de sobrepeso, extremadamente tímido y solitario. Tiene una habilidad asombrosa para planificar y construir cosas. Su padre ha fallecido. De adulto será un arquitecto de fama mundial, pero vivirá en Nebraska de una manera solitaria. 

Beverly Marsh es una niña pelirroja adorable, inteligente y despierta, cuya puntería será muy útil en la lucha contra Eso. Pertenece a una familia muy humilde, y viste ropa usada y raída. Su belleza y encanto naturales produce el rechazo de otras niñas de familias más pudientes.

«Su risa es maravillosa. Podría enamorar a cualquiera»
Padece malos tratos por parte de su padre. De adulta es una diseñadora de moda de alto nivel, y está casada con un hombre que la maltrata y la manipula psicológicamente. 

"Losers Club" de Thiachan: Mike, Ben, Bev, Bill, Richie, Eddie y Stan [fuente: Devianart]

Todos tienen en común ser hijos únicos (sólo Bill tiene un hermano, pero éste fallece como ya vimos) y pertenecer a familias de clase trabajadora. De adultos, todos serán profesionales exitosos y con elevadísimos ingresos (excepto Mike) y ninguno tendrá hijos. 

Cada uno por sus peculiaridades, los siete deben soportar los abusos y el acoso de los matones del pueblo, especialmente Henry Bowers, Victor Criss y Belch Huggins, que serán sus enemigos terrenales, y que se sumarán a Eso para atormentar a los jóvenes protagonistas. 

En este aspecto, y antes de continuar, es destacable cómo King trata temas delicados y con implicaciones, como son el acoso escolar (cuando aún no existía el término bullying), el racismo, la discriminación por razones religiosas o culturales, y especialmente la violencia doméstica, tanto el maltrato de padres a hijos como en la pareja, siendo el caso de Beverly el más significativo, pues hace que nos indignemos y suframos con los malos tratos que le propinan primero su padre y posteriormente su marido. La ficción puede ayudar tanto o más a la sensibilización con estos temas que cualquier campaña gubernamental, y es de agradecer el esfuerzo de King para con ello.

Beverly Marsh de dollyfish [fuente: Devianart]

Por contrapunto, los perdedores suponen un ejemplo natural, nada impostado, de como la amistad y la inocencia de los niños están por encima de las diferencias. Bill y Eddie son metodistas, Richie católico, Stan judío y Mike baptista, y todo lo que en teoría los distingue (el judaísmo de Stan, la gordura de Ben, la negritud de Mike o la tartamudez de Bill) son fuentes de bromas y camaradería. 

De igual manera, cabe resaltar el estudio de la locura que King efectúa en esta obra, a través de los ya citados villanos. Henry Bowers, el cabecilla, es un demente con tendencias sádicas. Violento, irracional, irascible, irreflexivo, pierde el control con facilidad y es capaz de causar mucho daño y disfrutar haciéndolo. Su padre Butch Bowers, es un maníaco obsesivo-compulsivo. Mientras, Patrick Hockstetter, uno de los personajes más inquietantes y espeluznantes del libro, representa al psicópata, carente de empatía y sentimientos, no distingue el bien del mal y es incapaz de establecer lazos afectivos. Como vemos, Eso tiene en Derry un terreno abonado para sus tropelías.

«Así es como ocurre todo -pensó-. Se lo diré a Bill para que lo comprenda. "Eso" está por todas partes, en Derry. Se limita... se limita a llenar los lugares vacíos.»

Espectacular cubierta USA para la edición 25 aniversario

Y ahora toca hablar de Eso, un monstruo de categoría, del cual el payaso, llamado Bob Gray o Pennywise (que podría traducirse como tacaño o avaro) sólo es una de sus muchas encarnaciones, y cuya verdadera forma nunca veremos. Se puede resumir en que es capaz de conocer los miedos y las fobias de cada persona y adoptar la forma de las mismas (como un Boggart) y que posee una enorme crueldad, cebándose en particular con los niños (tiene querencia por encarnarse los monstruos de las películas de terror que más los han asustado). Está inseparablemente unido a Derry, y lo emplea como despensa. A lo largo del libro conoceremos su origen y su antigüedad, mostrando King la influencia del horror cósmico de Lovecraft o Hope Hogdson (volveremos a hablar de esto).

"Kill the Devil" de AliveArsenic [fuente: Devianart]


Este aspecto mental, psicológico, de la omnipresencia de Eso, que parece estar siempre vigilando, siempre controlando y sabiendo cada cosa que ocurre en Derry, y que está detrás de todos los hechos luctuosos que ocurren en el pueblo (el listado de catástrofes, tragedias y matanzas que se relatan en el libro es más que amplio y truculento), crea un ambiente de suspense que alcanza la paranoia, y como lectores nos parece sentir la presencia constante de Pennywise en cada página.

«Nada, salvo el mido y la mortífera certidumbre de que algo, muy cerca, lo estaba observando, calculando sus posibilidades, tomándose tiempo.»

La sensación opresiva, de indefensión de los siete protagonistas, se refuerza por la maligna influencia que Eso tiene sobre Derry, que les impide obtener ayuda y les obliga a depender únicamente de ellos mismos para derrotarlo.

«D-d-d-"Derry" es "Eso". ¿C-Comprendéis? - Los fulminó con la mirada; ellos se apartaron un poco ante aquellos ojos brillantes, aterrorizados-. D-D... ¡"Derry es Eso"! P-podemos ir a c-c-cualquier pa-parte... c-cuando "E-E-so" n-n-nos atrape. n-nadie v-v-verá nnnada, na-nadie oirá nad-nada, na-nadie se d-dddará cu-cu-cuenta.»

Para narrar la historia, King alterna capítulos ambientados en 1958, en la infancia de los perdedores, con capítulos ubicados en 1985, durante su adultez. Combinará también diferentes puntos de vista narrativos: Tercera persona con narrador omnisciente; primera persona, a través del diario personal de Mike Hanlon; tercera persona en presente e incluso segunda persona en presente. El grueso de la acción transcurre en 1958, aunque en ambas épocas los protagonistas deben confrontar a Eso, pero el pasado permite a King hacer lo que más le gusta además de atemorizarnos: Hablarnos de Nueva Inglaterra y hacer costumbrismo. 

La mirada al pasado de King, pese a ser nostálgica nunca es idílica ni edulcorada (ahí están 22/11/63 o Joyland para verlo) pero el autor no puede ocultar el amor por su Maine natal  y sus pequeñas poblaciones, y su recuerdo de un pasado en el que todo era más sencillo y puro. De mano de los perdedores conoceremos el Rock and Roll (y lo que supuso para los jóvenes de la época, que no se perdían Bands of America en la tele) y la importancia de la cultura de masas (el cine, los cómics, las series de televisión) en el mundo de 1958; pues, aunque se estén enfrentando al Mal en estado puro y sus vidas corran peligro, los perdedores no dejan de ser niños, que piensan, juegan y actúan como tales. 

Este tono mágico, de ensoñación, que transmite la novela y que los lectores habituales de King conoceréis de otros textos suyos, es perfecto para ilustrar lo que supone para los protagonistas su amistad, su apoyo mutuo, su confianza; la fuerza del juramento que los une o el despertar del amor y la sexualidad. Es imposible no emocionarse con ellos, sufrir con sus tribulaciones o alegrarse por sus logros. Cada lector tendrá su favorito, y es difícil quedarse sólo con uno. Si Bill es sin duda el predilecto del autor y el personaje más central, resulta sencillo identificarse con uno u otro.

Ilustración de Joey Schichtel: Mike, Stan, Richie, Bill, Bev, Ben y Eddie
 [fuente: Tumblr del autor]

Siguiendo con los aspectos formales, comentar que la extensión del libro (1500 páginas en mi edición) no es obstáculo y no debe desanimar a potenciales lectores, pues es tal el dominio del suspense y del ritmo narrativo por parte del autor, que se convierte en una lectura ágil y veloz, ayudada por un lenguaje sencillo y unas descripciones no excesivamente recargadas (sí hay «escapadas líricas» de las que tanto gustan a King, sobre todo cuando describe los atardeceres de verano en Maine, el reflejo del sol en los árboles, etc. pero son las menos) y por un equilibrio correcto entre escenas de acción y escenas de reflexión. El libro incluye numerosas analepsis de los distintos protagonistas, y la conexión entre pasado y presente está resuelta, en muchas ocasiones, con el truco narrativo de continuar la frase iniciada al final del capítulo anterior en el principio del siguiente, creando sensación de continuidad y de transición «suave».  


Der Club der Verlierer 2 de Henry-Jekyll [fuente: Devianart]

Este tempo se vuelve frenético en el desenlace de la novela, leyéndose los últimos capítulos a una velocidad vertiginosa. Dado que relatan el enfrentamiento final entre los perdedores y Eso, tanto en 1958 como en 1985, se narran de forma alterna, creando un paralelismo muy curioso y manteniéndonos en vilo. Llegados a este punto, decir a los «descontentos habituales» con los finales de Mr. King, que con It no tendrán motivo de queja, pues se trata de uno de los finales más redondos y logrados de su amplia trayectoria. 

Volviendo a hablar del horror cósmico, y el final de esta novela, tanto en 1958 como en 1985, es un enfrentamiento tanto físico como mental y espiritual entre los perdedores (en especial Bill) y Eso, valiéndose King de una ocurrente combinación de creencias folclóricas de diferentes procedencias (del paganismo europeo especialmente) para articular el espectacular choque definitivo. 

Y un aviso a los de estómago delicado: It es un libro fuerte. La violencia es muy explícita y por momentos roza el gore más sanguinolento. Teniendo en cuenta además que gran parte de la acción transcurre en las cloacas [el eterno miedo a la oscuridad, al subsuelo como símbolo del Infierno, a los espacios cerrados], el autor se recrea en todo tipo de excrecencias, sustancias y fluidos corporales, sangre, pus, saliva, vísceras, sesos, pelo, barro, lodo y lo que proceda, acentuando esa sensación de incomodidad y desasosiego que la novela transmite en su conjunto. 

«Un ojo pendía de la cuenca, dejando escapar un fluido blanco amarillento. Su mejilla sangraba como una fuente.»

Lo que no quiere decir que sea sólo gore, simplemente que el autor incrementa lo escalofriante de su relato con este elemento splatter, que sin ser central en la novela, la hace aún mas terrorífica y acongojante. 

It es, en resumen, una novela de terror imprescindible para los amantes del género, una excelente historia llena de emoción y suspense, y a la vez un hermoso relato sobre la amistad y la pureza de la vida en la niñez, sin dejar de lado la denuncia social y la sensibilidad con problemáticas como la exclusión, el maltrato o el racismo. Sin duda es un libro sobresaliente, de los que resisten el paso del tiempo y que justifica con creces la etiqueta de Rey del Terror que ostenta su autor Stephen King.

Pennywise por Raúl Manriquez (raulman) [fuente: blog del autor]


Conexiones con otras obras de Stephen King:



It se interrelaciona con otras obras del autor, que gusta de dar consistencia y credibilidad a su universo personal citando elementos y personajes de unos libros en otros.

En un momento de la novela se hace referencia a hechos que ocurren en La Zona Muerta en la localidad de Castle Rock.

Insomnia transcurre en Derry, ocho años después de It, y cuenta con la presencia de Mike Hanlon. 

En Los Tommyknockers aparece Derry y se hace referencia a «un payaso». 

En 22/11/63 el protagonista pasa por Derry, se encuentra con Bev y Richie y charla con ellos. 

En El cazador de sueños una placa conmemorativa de los hechos que ocurren al final de It aparece cubierta con una pintada que dice «Pennywise vive»

En Todo oscuro, sin estrellas se hace nuevamente referencia a Pennywise. 

El duelo de adivinanzas que Roland y su ka-tet mantienen con Blaine el Mono durante la saga La Torre Oscura tiene un planteamiento muy similar al Rito de Chüd que forma parte de la trama de It


La serie televisiva: 

En 1990 se emitió una teleserie de dos episodios, que en España se comercializó como largometraje. Dirigida por Tommy Lee Wallace, no está a la altura de la novela, resultando una adaptación muy pobre, pese a contar con el propio King como co-guionista. 



Parte es debido a un cásting poco acertado, con algunas caras conocidas y grandes errores como Tim Curry como Pennywise y John Ritter como Ben adulto. Lo arreglan un poco aciertos como Tim Reid como Mike adulto, o el reparto infantil donde destacan Jonathan Brandis (Seaquest) como Bill y el ínclito Seth Green como Richie. 


Como sea, no hace justicia a la atmósfera de la novela e introduce muchas modificaciones innecesarias, como convertir a Stan en boy-scout o que aparezca el padre fallecido de Ben. Le falta mucho de su tono épico en los enfrentamientos entre los perdedores y Eso, aunque es entretenida y se puede disfrutar si se visiona sin prejuicios y sin compararla continuamente con el libro.


La película: 

En estos momentos estamos a la espera del estreno de la nueva adaptación de It, que en España se estrenará el 7 de septiembre de 2017. Dirigida por Andrés Muschietti, con Bill Skarsgård en el papel de Pennywise.



Compártelo:

13 comentarios:

  1. Yo me di cuenta enseguida de que el payaso era malo, porque no decía "¿Cómo están ustedes?". Ahora en serio. Esta novela,junto con la de Los Tommyknokkers, siempre ha sufrido sospechas de "negros". Es de la época en que Stephen King estaba deseando ya librarse de la editorial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable que haya "negros" por el medio, siempre se acusó a King de ello. Si es así me gustaría que figurasen en los créditos o que se les dé a conocer porque talento no les falta. Quién sabe si estamos ante un caso como el de Auguste Maquet, el talentoso "negro" de Alejandro Dumas padre.

      Eliminar
  2. Tomás, una vez más gracias por tu inspirado trabajo que me hace recordar con tanta nostalgia y afecto un libro que para mí (como en tu caso) resulta tan importante. Te puedo contar que de adolescente se lo pedí de regalo para Navidad a mis padres (en un ya lejano 1992); ese año recibí tres libros suyos más de parte de mis papás, pero fue éste el que primero leí (que me lo compraron un par de días después y en su bella edición en tapa dura de Plaza y Janés). Para la siguiente ocasión en que lo tuve en mis manos, estaba por terminar la universidad. En pocas palabras, le debo mucho a este bello libro...y a su autor. Por cierto, en lo de la muerte del gay que mencionas, te equivocas con respecto a la fecha de cuando sucede tal incidente, puesto que esa desgracia es la que abre el ciclo de 1985 y no el anterior. Respecto a lo que afirmas sobre el desempeño de Tim Curry en la miniserie...¡No puede creer que no te guste su excelente trabajo como Pennywise! (si todos a los que he conocido, que vieron la adaptación, aman su labor en esa obra). ¿Por qué razón decidiste poner en su mayoría fan-art para ilustrar tu trabajo? La verdad es que salvo la ilustración de Henry-Jekyll, el resto me parece demasiado pobre y/o simplón (habiendo tanto artista de talento que ha contribuido en las ediciones de la obra de King).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tuve un lapsus importante: Adrian Mellow es asesinado en el presente, en 1985, no en 1958. Gracias por tu apreciación Elwin.

      Me decanté por el Fan Art para mostrar el calado y la influencia del libro en el público, que le dedica homenaje, y además es obra en gran parte de gente muy joven, lo cual me agrada por mostrar que es una novela imperecedera y que sigue fascinando a una nueva generación de lectores.

      En cuanto a la actuación de Tim Curry como Pennywise, en mi humilde opinión va en línea con el conjunto de la adaptación cinematográfica: la veo pobre en comparación con la novela. Creo que es un serie B muy digno, y se puede disfrutar si no se compara con el original, como ya comenté en el texto, pero hubiera preferido un Pennywise más histriónico y desquiciado. Me gustaría que hiciesen un remake con los medios de nuestra época y sin las restricciones censoras que tuvo que pasar para poder ser emitida por TV en los USA, y probablemente estemos ante una versión mucho más escalofríante.

      Eliminar
  3. Lo del final redondo es una coña, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad que lo digo en serio, a mí me gustó el final. Claro que puede que sea porque me gusta el horror cósmico, pero sé que a mucha gente le hubiese gustado más terrorífico y dramático.

      Eliminar
  4. ¡Menuda reseña, Tomás! He quedado exhausto y más que agradablemente informado sobre Stephen King. A ver si tras leerte levanto el veto que tengo a este escritor. No sé por qué pero me lo tengo prohibido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Carlos, ¿qué tal? Muchas gracias, es una reseña de 2014 que actualicé y volví a publicar. Lo estoy haciendo con reseñás antiguas para darles una nueva vida.

      Para comenzar a leer a Stephen King, y más si le tienes reparo, te recomendaría algo más breve, como «Carrie» o recopilaciones de relatos «El umbral de la noche» o «Historias fantásticas», que son de sus primeros tiempos.

      ¡Abrazos!

      Eliminar
  5. "It" es tan bueno que le perdono a King incluso que incluyera a Beverly para hacer de "la chica" en el grupo XD En serio, se lo perdono de verdad XD

    Bromas aparte, no había caído en la fecha en la que se publicó y lo que debió suponer tanto en el género como por los temas que toca... ¡Si a mí me quedaban aún un par de años por nacer y mira cómo estamos todavía! Desde luego King se merece todas las alabanzas que recibe y, en mi opinión, todavía más.

    Me quedo con lo que dices de que esta es una gran obra de King y del género de terror en general y sin embargo, también con todo lo que comentas respecto a las diferentes temáticas que King incorpora en esta novela que, de verdad (para aquellos que duden por la extensión) se me hizo hasta corta. Todo lo que hace que King sea King está presente en esta novela: el costumbrismo del que hablas, sus personajes y sus relaciones (como siempre digo, punto fuerte en mi opinión), toda la temática social que incluye y el terror en sí... Es una mezcla que simplemente hace que el libro sea, para mí, casi perfecto. ¡Incluso con un más que digno final, como dices, para aquellos que se quejan! (Yo ya estoy acostumbrada... XD).

    Da la casualidad que de las obras relacionadas sólo he leído "El cazador de sueños", a ver si pronto toca alguna de las otras. La primera adaptación la vi cuando era niña y claro, al compararla con la novela perdió muchísimo, pero en su momento me gustó y para mí Tim Curry es el Pennywise de la tele, no hay más XD Por cierto, qué sorpresa me llevé al ver que Seth Green era el actor que encarnaba a Richie (junto a Eddie, mi perdedor favorito... aunque ninguno se quedaba atrás, la verdad. ¿Tienes tú uno, por cierto?).

    La nueva adaptación parece más fiel y tiene buena pinta. Sé que la (¿s? Creo que serán dos...) veré y sé que probablemente no me gustará tanto como la novela, pero espero disfrutarla y en algún momento, releer el libro... Ya va tocando ♥

    Me ha encantado leer tu entrada y ver los dibujos que has adjuntado.

    ¡Abrazotes! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que, de haber escrito King la novela hoy día, el papel de Beverly sería distinto, sobre todo pienso en la escena de la iniciación sexual del grupo, que resulta chocante e indigna a bastantes lectores y lectoras. Posiblemente habría también más chicas en el grupo.

      Como miembro preferido del club de los perdedores, me gusta mucho Beverly, pero creo que mi favorito es Ben. Como él, de pequeño también fui un niño bastante solitario y no era bueno haciendo amigos, aunque tampoco me sentía solo y me gustaba más leer, jugar con construcciones o trastear con cosas que estar en la calle (el barrio tampoco ayudaba por entonces) o jugar al fútbol.

      No me gustó demasiado que en la adaptación lo interpretase John Ritter, porque era un actor que asociaba con telecomedias como "Apartamento para tres". Aparte de Seth Green, también está curioso ver a Jonathan Brandis como Bill, actor que después tuvo bastante éxito con la serie "Seaquest", y que por desgracia se suicidó a los 27 años.

      En cuanto a la nueva adaptación, en efecto serán dos partes, a estrenar en 2017 y 2018, y tendrá cambios importartes, como estar ambientada en los años 80 y no en los 50, para poder mostrar a los perdedores montando en bicis BMX a lo E.T. o Stranger Things, que es una cosa que siempre gusta a los nostálgicos.

      Habrá otros cambios, se dice, como moderar la carga sexual en el personaje de Bev o en la racismo que Henry Bowers y el resto de abusones muestran hacia Mike. Pero esto ya son suposiciones.

      ¡Abrazos!

      Eliminar
  6. Leí esta obra apenas en marzo y está ya entre mis libros favoritos. Aquí King despliega toda su maestría, se nota mucho lo entregado que estaba para escribirla. El desarrollo de personajes es brutal y cómo las dos líneas temporales van confluyendo en la narración es sencillamente brillante. Para mí se nota mucho que estaba en drogas, sobre todo por el final, además de que veo en Eso una especie de inspiración en la Ungoliant de El Silmarillión de Tolkien. Es un final raruno, pero muy original..

    Muy buena reseña. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que el mejor adjetivo para definir el final es «cósmico», en cuanto sigue la línea del «terror cósmico» de autores como William Hope Hodgson o Lovecraft.

      Posiblemente estuviese condicionado, como comentas, por el consumo de drogas, ya que aquella fue la época en la King pasaba por varias adicciones. En sus propias palabras, hay novelas como «Cujo» o «The Tommyknockers» que escribió totalmente borracho, y que incluso no recordaba haber escrito.

      Muchas gracias por visitar y comentar. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Hola, Tomás.

    Excelente reseña, como siempre.

    Llego con un poco de retraso, pero publicas más rápido de lo que yo puedo leer :)

    Aunque soy cuarentón, no leí "It" en mi adolescencia sino hace unos pocos meses, y eso a pesar de que Stephen King siempre me ha gustado. "It" estaba en mi lista de libros pendientes desde hace años. Y es que, antes de enfrentarme a uno de estos ladrillos de King, necesito saber que voy a disponer de unos cuantos días con tiempo de sobra porque, una vez metido en harina, no voy a querer detenerme casi ni a comer.

    El libro no me defraudó en absoluto, a pesar de las elevadas expectativas. Es alucinante la maestría con la que relata las vidas de esos chicos, la forma en la que perfila sus personalidades, la facilidad con la que fluyen los diálogos. También, claro, el manejo del horror absoluto y suspense: cuando Henry Bowers aparece en la biblioteca, literalmente salté de la butaca para gritarle a Mike que saliera de allí. Pocos autores logran hacerme parecer un chiflado delante de mi familia.

    El final, en efecto, parece estar escrito bajo los efectos del peyote mezclado con algo más fuerte, pero, ¿qué otro final podía esperarse? A menudo se dice de King que no sabe rematar sus historias. Yo creo que, a veces, monta tal follón durante el desarrollo que no existe forma humana de rematarlas, y tiene que recurrir al terror cósmico que mencionas. Creo recordar que, en "Mientras escribo", confesó que tuvo un bloqueo de estas características durante la escritura de "Apocalipsis" (o "La danza de la muerte").

    Respecto de la versión televisiva, aunque mucha gente salvó a Tim Curry del desastre general, yo soy de los que no la tragan, ni siquiera como subproducto descerebrado de serie B. Tampoco tengo grandes esperanzas en la inminente adaptación cinematográfica: es una novela demasiado grande, compleja y osada como para poder adaptarla con suficiente fidelidad.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes