12 de febrero de 2014

Los piratas fantasmas - William Hope Hodgson

Resumen: Algunos barcos parecen estar malditos, y el Mortzestus es uno de ellos. Cuando Jeesop se embarca en él, no se imaginará que los rumores y habladurías de los marineros se quedan cortas, y que la travesía que tiene por delante lo enfrentará al mayor de los horrores que pueda surgir de las oscuras profundidades marinas. 


Título: Los piratas fantasmas (The Ghost Pirates)

Autor: William Hope Hogdson. Británico. Escritor, marino a su pesar, gimnasta, culturista, fotógrafo, y una de las primeras piedras de la moderna literatura de fantasía, terror y Ciencia-Ficción, aunque se encuentre en un cierto (e injusto) olvido. Durante la Gran Guerra se alistó como voluntario, y una granada alemana se llevó su vida.

Año de publicación: 1909

Género literario: Es una novela de horror y misterio, paso intermedio entre el terror gótico o terror victoriano y  la moderna concepción del terror psicológico y ambiental.

¿Qué podemos destacar de él?: La importancia del escenario y la ambientación como elemento terrorífico con entidad propia, el carácter innovador del horror informe y "sin rostro", el tono misterioso y de suspense y, como veremos, el uso intensivo de terminología y jerga náuticas.


El caso de William Hope Hogdson es curioso. Pese a su crucial influencia en autores como H.P. Lovecraft o Robert E. Howard,  a ser el precursor del horror cósmico que popularizarían dichos escritores, a evolucionar el género desde el terror victoriano hacia nuevas manifestaciones y, en resumen, a sentar muchas de las bases de nuestra actual concepción del terror y la fantasía, es casi un desconocido para un gran número de lectores. Tal vez su temprana muerte le privó de una obra más nutrida, y ya nunca sabremos hasta dónde podría haber llegado si su vida no fuese una de las millones que se llevó por delante la Primera Guerra Mundial. Sumémosle además que tardó un cierto tiempo en comenzar a escribir relatos de terror (dije arriba que era gimnasta y culturista, y sus primeros libros fueron obras dedicadas a estas disciplinas, incluidas fotos de él mostrando cómo hacer los ejercicios).

"Los piratas fantasmas" es una de sus historias ambientadas en el mar. Hogdson fue marino, pero no disfrutó del oficio. Con sólo trece añitos se enroló como grumete por romanticismo, pero se desencantó de una vida tan ruda y agreste, y tras ocho años recorriendo el mundo abandonó el mar y no se embarcó nunca más. Comento esto porque, como veremos, en este libro parece desquitarse un poco de su mala experiencia en el mundo marítimo. Hablemos ya de él:

Está protagonizado por un marinero llamado Jeesop, quien narra la historia en primera persona, con un estilo claramente oral, pues lo está contando a un grupo de personas, y por momentos usa formas fáticas como "ya saben ustedes" o "¡no veas!" y emplea un lenguaje coloquial e incluso vulgar (detrás mío en vez de detrás de mí, o los tíos en vez de los hombres). No tendremos muchos datos de Jeesop, de su vida previa a embarcarse o de sus motivaciones. Sabemos que es un marino experimentado, que el viaje comienza en Frisco (San Francisco) y que el Mortzestus debe renovar casi por completo su tripulación, pues la anterior se despidió apresuradamente sin ni siquiera cobrar su salario. Desde el principio los marineros comentan que el barco "tiene demasiadas sombras", pero Jeesop, conocedor de la superstición habitual de esa gente, no le da importancia. 


A medida que la travesía transcurre, los fenómenos extraños van en aumento, comenzando por vislumbramientos, siempre dudosos y difíciles de aseverar, de sombras y formas misteriosas, ante las cuales los oficiales guardan un silencio hermético y muestran una actitud reservada, como si ocultasen algo. Uno a uno y de formas inexplicables, varios miembros de la tripulación fallecen, ya cayéndose al mar, ya desplomándose desde lo alto de los palos. Violentas tempestades acosan al Mortzestus, y los sucesos paranormales incrementan su presencia y su intensidad hasta llegar a un final que, como os imagináis, no desvelaré, pero que resulta fascinante por su fuerza y por su simbolismo. 

Dos son los factores principales de "Los piratas fantasmas" como libro de horror: El escenario, en una mano, y lo desconocido, en la otra. Como heredero del terror gótico, la ambientación es fundamental, hasta el punto de que el barco, y por extensión el mar que lo rodea y lo convierte en una ratonera de la que los personajes no tienen vía de escape, es el verdadero protagonista. Pues los personajes no tienen entidad por sí mismos, ni siquiera Jeesop, mientras que el Mortzestus -y las brumas que lo cubren gran parte de la narración, o la oscuridad en la que se mueve como a ciegas- casi nos parecerá un ser vivo, tal es el mimo y la minuciosidad con los que Hogdson lo trata y lo describe. 

Ilustración para una antología de Hogson publicada por Centipede Press [fuente]

El barco es, pues, una prolongación del mar como ser maligno, como fuente y origen del terror. Los piratas del título son, a mi juicio, una personificación, una antropomofización del mar. Lo que nos lleva al segundo factor: lo desconocido.

Todo el conjunto de la trama juega con la impersonalidad, la ausencia de rostro y de forma de estos piratas, a los que en ningún momento se podrá ver con claridad y de los que no llegaremos a tener una descripción. Es ese miedo a lo desconocido, a aquello que no podemos concebir ni definir, lo que da a "Los piratas fantasmas" su tono más misterioso e innovador, si lo vemos en relación a las historias de terror más clásicas, y su carácter fundacional de cara al horror cósmico que practicarían los citados Lovecraft o Howard, poblado de terribles seres informes y de horrores inconcebibles como los Dioses Exteriores lovecraftianos Nyarlathotep o Yog-Sothoth.

De la misma manera, es el miedo de Jeesop y el resto de marineros que avistan a los piratas a ser tomados por locos o bromistas, a no ser creídos por los demás, lo que propicia la sensación de indefensión de los protagonistas, que terminan dudando de su propia mente y de su propia cordura, y aquejados de síndrome de Casandra (que os aseguro no que es nada agradable). 
"El marinero respondió algo que no entendí; porque de repente estos ojos, un tanto embotados por el sueño, habían percibido a proa algo extraordinario y desconcertante a la vez. Era simplemente la forma de un hombre que saltaba a bordo por encima de la batayola de estribor[...]

Aquello lo que fuese, había desaparecido en la oscuridad de la cubierta, por el lado de sotavento."
Así se perciben los fantasmas todo el rato, como algo que se ve por el rabillo del ojo pero que, al mirar, ha desaparecido. Algo que se cree fruto de la imaginación, del cansancio o de una mala jugada de los sentidos. 

Ilustración de Sidney Herbert Sime [fuente]

Aunque debo resaltar, para enfriar un poco el entusiasmo que despertó en mí este libro, un punto en contra que, a mi entender, dificulta la novela y resta un poco de empuje al frenético ritmo narrativo y al delicioso estilo de "novela de aventuras y acción" que Hogdson insufla al texto: el uso y abuso, excesivo y hasta abrumador, de términos náuticos. Seguramente harán las delicias de aquellos con conocimientos de ellos, pero a mí me entorpecieron la lectura. La excelente (como siempre) edición de Valdemar incluye un glosario detallado, pero la que leí yo no. O tienes a tu lado el diccionario de la RAE u optas, como hice yo, por seguir la trama y dejar un poco de lado el querer saber de qué estan hablando. Por ejemplo:
"Vi indistintamente que había saltado el escotín de barlovento del juanete de trinquete, y el puño de escota de la vela remolineaba y chasqueaba al viento golpeando a cada instante la verga de acero con un ruido como de martillo pilón."
Pues así durante todo el texto. Éste es el único pero que le pongo a una historia cautivadora, de las que te mantienen leyendo pendiente del destino de Jeesop y el resto de tripulantes del desventurado Mortzestus, para el cual ya nos esperamos el peor de los finales, pero por el que yo al menos aguardé ansioso, para sorprenderme por la impactante forma en la que Hogdson decidió poner punto final a la narración.


Para concluir, me gustará llamar vuestra atención sobre un hecho curioso de este libro. Su planteamiento de terror atmosférico, claustrofóbico, de personajes encerrados en un espacio reducido (en este caso, el barco) enfrentados a un horror sobrenatural que excede sus capacidades de hacerle frente, y que los va eliminando uno a uno de forma macabra. Hoy día hemos leído, visto y oído este argumentos cientos de veces en libros, series, cómics y películas de terror, desde obras maestras hasta subproductos, pero pensemos que en la época de Hogdson fue un enfoque original e innovador, una vuelta de tuerca al género. Así pienso que podemos hacernos una idea de la trascendencia de este autor para el terror y la fantasía. 


¿Más datos de interés?: En primer lugar, que "Los piratas fantasmas" es una obra de dominio público, y que por tanto podéis descargar sin remordimiento ni culpabilidad, o leer de forma libre y gratuita, por ejemplo en esta web.

Además, que forma una trilogía informal con "La casa en el confín de la Tierra" (The House On The Borderland), de 1908 y con "Los Náufragos de Las Tinieblas" (The Boats of The Glen Carrig), de 1907. Como dato curioso, el orden de escritura es inverso al orden de publicación, siendo la que hoy nos ocupa la primera escrita, pero la última publicada. El orden de lectura es indistinto e independiente.

Y aunque no existen, hasta donde yo he podido indagar, adaptaciones posteriores a cine, TV u otros medios, me atrevo a decir que la idea de Hogdson de unos "piratas fantasmas" caló hondo en la imaginación popular e influyó en muchas obras posteriores, de todo pelaje. Veamos algunos ejemplos:

En la novela gráfica Watchmen, de Alan Moore y Dave Gibbons existe una subtrama que consiste en un cómic de piratas fantasmas que lee un niño al lado del quiosco de prensa donde Rorschach compra puntualmente el "New Frontiersman". Titulado "Relatos del Navío Negro", está inspirado en la canción Seeräuberjenny, del primer acto de la obra de Bertolt Brecht "La ópera de los tres centavos", pero yo al menos entiendo que no existiría sin esta primera obra seminal de Hogdson. [Por cierto, no busquéis este subargumento en la película, lo omitieron por completo].


¿Qué decir del gigante Disney Pictures y su saga "Piratas del Caribe"? Basadas en la novela "En costas extrañas" de Tim Powers [que inspiraría también la divertidísima serie de videojuegos Monkey Island] las películas y sus fantasmales protagonistas me recuerdan bastante a la novela de la que hoy hablamos.

Johnny Deep como Capitán Jack Sparrow es ya parte de la historia del cine

Ni hablemos de las tantísimas ocasiones en las que Scooby-Doo, Shaggy, Velma, Fred y Daphne tuvieron que vérselas con piratas fantasmas [aunque al final fuesen el conserje del parque de atracciones abandonado, que quería quedarse los terrenos del parque para construir adosados]

Scooby-Doo nos enseñó que los verdaderos monstruos son seres humanos

Y terminemos con algo gracioso, porque hasta mis amados clicks de Playmobil se han visto convertidos en piratas fantasmas: 

¡Y brillan en la oscuridad! ¡¡¡Los quieroooooooooo!!! (Lo bueno de ser un
inmaduro niño grande de 36 años es que los caprichos son más baratos)

OTROS LIBROS DE WILLIAM HOPE HODGSON EN KINDLEGARTEN:


- La casa en en confín de la Tierra


Y creo que con esto llegamos al final de la reseña de hoy, y con ella a este viaje por mar de tres entregas (me parecía demasiado hacer una más, así que dejaré "Capitanes intrépidos" para más adelante. Os recomiendo esta lectura si queréis disfrutar de una historia llena de ambigüedad, de misterio y donde el horror se sugiere más que se muestra, haciendo trabajar nuestra imaginación a tope, si no os desaniman juanetes, drizas, trinquetes, mesanas, foques, gavias, pañoles y palabros similares. En el futuro habrá más reseñas de este interesantísimo autor. Ahora el navío KindleGarten llega a puerto. Espero que hayáis disfrutado de la travesía, porque en la próxima reseña volveremos a ver un poco de sabrosa Ciencia-Ficción . Nos leemos!
Compártelo:

7 comentarios:

  1. Me encantaría leer más de este autor. Hace años un querido amigo me regaló para mi cumpleaños en una linda edición de la extinta colección "Super Terror" de Martínez Roca, su novela "Los Náufragos de las Tinieblas" ¡Y vieras cómo lo disfruté! A su vez creo que este mismo amigo fue quien me prestó una antología donde venía otro pavoroso cuento suyo...¿Sabías que este autor con su visión ominosa del mar inspiró a Lovecraft para sus propios horrores marítimos? Muy buen texto como siempre, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Qué pinta tan buena!!! Nos pasamos a buscarlo ahora mismo a Gutenberg :D

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los piratas. obvio que quiero leerlo

    ResponderEliminar
  4. ¡Lo tengooo! Y además en la versión de Valdemar de la foto. ;D

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestros comentarios. Lo cierto es que es una lástima que este autor esté -para el gran público- tan poco reconocido, porque a medida que lo lees te das cuenta de las innovaciones que introdujo en el terror, elementos que hoy día nos parecen propios del género e incluso clichés.

    Este libro, en concreto, es uno de esos en los que merece la pena tener una buena edición, como la citada de Valdemar -afortunado Joshua :) - en especial por disponer del glosario que te ayude con la profusión de léxico náutico.

    Como bien apunta Elwin por otra parte, Hogdson fue el inspirador de Lovecraft, que basó su idea de horror cósmico -y sobre todo su vertiente marina, que ocupa un lugar importante en los Mitos de Cthulhu- en los relatos de este autor.

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta este autor. Y quiero leer más de él!!
    Leí, y recomiendo sin dudas, su obra Carnacki, el cazador de Fantásmas. Una colección de cuentos sobrenaturales. Carnacki es un detective de lo sobrenatural, al estilo Holmes. Está muy bueno, es realmente aterrador. Y sí, como dicen, tiene mucho del aire de Lovecraft.
    Otro autor que les recomiendo es Sheridan Le Fanu, leí su obra Carmilla, considerada el referente del vampiro femenino y la verdad que es impresionante. Todos estos autores tienen un estilo muy particular.
    Ambos libros lo pueden encontrar en descarga gratuita en internet.
    Y yo me voy a descargar este que reseñaste. por supuesto con tu permiso.

    Me encantan tus reseñas :-)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias de nuevo! Creo que éste "Los piratas fantasmas" te va a encantar, yo por mi parte también tengo planeado leer más libros de este autor, el siguiente será "La casa en el confín de la Tierra", aunque "Carnacki" tiene también un aspecto muy atrayente, porque me gustan esas historias de "detectives sobrenaturales", como los cómics Shadowman o Dylan Dog.

      Sheridan Le Fanu es una asignatura pendiente que tengo, siempre estoy posponiendo "Carmilla" y "La posada del dragón volador".

      Ya me contarás que tal te pareció este "Los piratas fantasmas". Saludos!!

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes