4 de febrero de 2014

Las aventuras de Arthur Gordon Pym - Edgar Allan Poe

Cuando el joven Arthur Gordon Pym se embarca en un velero movido por sus ansias de aventura, no puede ni imaginar que le aguardan motines, tormentas, naufragios, canibalismo, salvajes tribus y los ocultos misterios del inexplorado e inhóspito polo Sur. Su relato será la más emocionante y terrorífica de las historias nacidas de la imaginación del más importante de los escritores que el terror ha proporcionado a la literatura universal.


Publicada en 1838, as aventuras de Arthur Gordon Pym / La narración de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket) es una obra de Edgar Allan Poe, que no necesita presentación pero que calificaremos de escritor (de narrativa y de ensayo), poeta, periodista, militar, crítico literario, experto criptógrafo, el autor estadounidense más importante (vale, junto a Mark Twain), maestro universal de la literatura de terror y misterio, figura fundamental del romanticismo, precursor de la Ciencia-Ficción, y uno de los personajes más influyentes en las corrientes artísticas posteriores tanto en la literatura como en el cine, el teatro o el cómic.

Es una novela en la tradición de los clásicos libros de aventuras y viajes del S. XIX, y una historia de misterio, terror, fantasía y una forma incipiente de Ciencia-Ficción.

Que Edgar Allan Poe es la clave de bóveda de la actual literatura fantástica y de terror, hasta el punto de que ésta no existiría tal y como la conocemos sin su obra, es algo que no está dentro de mi alcance explicar. Así que intentaré transmitiros con el mayor acierto posible lo que representa esta Las aventuras de Arthur Gordon Pym, su única novela, pues salvo esta excepción, Poe desarrolló sus historias dentro del relato corto.



Lo primero que resaltaría es lo ocurrente y ambicioso de la idea. Recordemos que estamos en 1838, una época en la que el mundo estaba aún por descubrir y, como ya comenté alguna vez, los libros de viajes y aventuras tenían, entre otras, la finalidad de ilustrar y mostrar a los lectores cómo eran los lugares lejanos, sus gentes y sus costumbres, realidades que sólo unos pocos afortunados podían conocer. Esta falta de datos sobre muchos puntos del globo, que aún no habían sido alcanzados, permitía fantasear sobre lo que allí existiría, en un ejercicio temprano de Anticipación y de Ciencia-Ficción como veremos.

La historia comienza en Nantucket, una isla del estado de Massachusetts, en Nueva Inglaterra (Estados Unidos), cuyas costas acogieron una importantísima industria pesquera y ballenera. Allí se encuentran New Bedford, Cape Cod o Gloucester, de donde zarparon barcos tan literarios como el Pequod de Moby Dick o el We're Here de Capitanes Intrépidos. Arthur Gordon Pym es un joven acomodado cuyo destino no está en el mar, pero que, animado por su amigo Augustus, se embarca en el Grampus como polizón, esperando un viaje de línea a Europa (el barco es un carguero), pero Poe convierte un libro de aventuras marítimas (tal vez un par de tormentas o un motín) en una odisea inesperada que terminará en el mismo polo Sur. 

Es por ello que considero que este libro puede considerarse una obra de Ciencia-Ficción, en cuanto que entonces la Antártida era una de las últimas fronteras del orbe (expediciones navales lo rondaban con cautela desde hacía décadas, y hasta 1911 no sería alcanzado a pie por Roald Admunsen primero y Robert Scott después) y Poe se permite aventurar los misterios que ocultaba. Para darle sensación de veracidad, recurre al antiguo truco de hacer pasar el relato por una historia autobiográfica narrada por el protagonista al propio autor, que la publicó por entregas en el diario que dirigía, el Southern Literary Messenger de Richmond (Virginia), dejando a criterio de los lectores el darles credibilidad o no, consciente de que su carácter fantástico levantaría muchas suspicacias.


Está narrada en primera persona y, como es habitual en Poe, carece casi por completo de diálogos (estilo que adoptaría su devoto seguidor H.P.Lovecraft) y los pocos que existen se encuentran en los primeros capítulos. Su ritmo ágil, que por momentos se vuelve frenético, no impide al autor cuidar las formas y realizar continuas descripciones y, sobre todo, composiciones de lugar, procurando con mimo que siempre sepamos dónde se encuentra cada personaje y cómo es el entorno en el que se mueve, qué objetos existen y cómo se hallan dispuestos, en especial si tienen importancia para la trama.

El segundo punto de interés es que toda la narración transmite un sentimiento de desasosiego, de incomodidad muy palpable. Incluye fragmentos relatados a modo de diario o cuaderno de bitácora y otros donde Pym relata sus pesadillas, y no pocas veces dudé si lo que narrado era real o parte de esos fragmentos oníricos.

El clima general es de horror, y la aventura se convierte pronto en desventura, pues primero el Grampus sufre un motín y posteriormente una galerna que lo reduce a un montón de restos flotantes, en los que Pym y el resto de supervivientes sufrirán auténticos tormentos hasta ser rescatados por la goleta Jane del capitán Guy, que será un personaje fundamental en la trama.

Debo decir que previamente al encuentro con la Jane, el libro contiene escenas de canibalismo, asesinatos a sangre fría y otros detalles truculentos, con descripciones muy explícitas y que se acercan al gore con la capacidad de expresiva crudeza que Poe tenía (si habéis leído La verdad sobre el caso del señor Valdemar sabéis a lo que me refiero). De igual manera, la travesía de Pym, oculto en la bodega del Grampus, sufriendo alucinaciones y atacado por su fiel perro Tigre con un acceso de rabia ofrece momentos de una gran intensidad. Por ello me chocó que esta novela se incluyese de forma habitual en las típicas colecciones de "clásicos juveniles" como esta:

Tigre es un terranova. Gracias portadistas que
no se leen las novelas 

Tal vez yo sea fácilmente impresionable o desconozco la madurez de un lector adolescente para procesar temas tan escabrosos. Para ilustrar la crudeza del naufragio del Grampus, me ha gustado mucho este vídeo, obra de Christoph Horch, que se centra en uno de los momentos más duros para Pym y sus compañeros, cuando su ilusión de ser rescatados se trunca de una forma horrible.

[Sobre Tigre, el fiel terranova de Pym, debo decir, con dolor, que encontré lo que se puede considerar un desliz de Poe, pues desaparece de manera abrupta de la novela durante el naufragio del Grampus, haciéndome repasar durante un rato por si me había pasado por alto la explicación, pero simplemente es como si Poe se olvidase de él].



Tras pasar por situaciones dramáticas y desesperadas, que el autor vuelve aún más infernales a través de los pensamientos de Pym, y una vez a bordo de la Jane, acompañando al capitán Guy y a su tripulación en su ruta, el progresivo acercamiento al polo Sur hace que la historia vaya tornándose más fantasiosa cada vez, internándose en los terrenos del fantástico y de la Ciencia-Ficción como ya dije, pues es sabido que Poe era un gran aficionado a la criptografía, y unos arcanos símbolos hallados por Pym añadirán aún más intriga a la historia y tendrán un peso del que luego hablaré. 

Este viaje al polo Sur, del que se elucubra que alberga un continente desconocido, incluirá encontronazos con fauna imposible (no haré spoilers), con una cultura aborigen que permanecía ajena al resto del mundo hasta entonces -y con una fobia irracional al color blanco-, y que se asienta en una misteriosa isla de cuya orografía, fauna, flora y otras maravillas inauditas hace el autor una exhaustiva relación.


Los giros argumentales y los cambios de destino son continuos a lo largo de todo el texto, y van parejas en todo momento a los pensamientos y sensaciones del propio Pym, que además de protagonista es testigo de excepción y se convierte en cronista de tan fantástica odisea. La acción no se verá interrumpida en ningún punto, y una vez en el polo Sur irá in crescendo hasta un punto de enorme intensidad, de nuevo con escenas truculentas y con un cierto grado de violencia. Los últimos capítulos son un verdadero calvario para Pym y sus acompañantes, y tienen el ambiente más delirante y siniestro de la novela.

Y por último, tenemos el final. Gustará a algunos, enfadará a muchos, decepcionará a otros, descolocará a la mayoría, hará conjeturar a unos cuantos, pero no dejará a nadie indiferente. Sin duda uno de los finales más desconcertantes y enigmáticos de la literatura, sobre el que aún se sigue opinando y debatiendo, y sobre el que volveremos más adelante. 

Los citados símbolos arcanos que Pym halla en las galerías de la isla

Hago notar también que algunas partes del texto, las relativas a las cuestiones navales y a las maniobras dentro de un barco velero, pueden ser algo complejas por la cantidad de términos náuticos que se usan, y llama la atención el dominio que el autor tenía del tema, habida cuenta de que hizo un único viaje por mar y como pasajero, por lo que entiendo que debió obtener los conocimientos por pura investigación y documentación.

Y para concluir, quiero comentar también que, en línea con la idea inicial de que Poe ofrece una historia real, narrada por su protagonista, y que él publica en el Messenger, introduce la variante de que varios capítulos (sin especificar, «a lo sumo dos o tres») se extraviaron, por lo que las lagunas están cubiertas por texto del propio Poe. De esta manera nos hará dudar aún más del verdadero destino de Pym, vacilaciones incrementadas por el críptico citado final.

Ilustración de Alberto Asensio para la edición de Ed. Teide
[©Alberto Asensio fuente: blog del autor]

Sin duda alguna, Las aventuras de Arthur Gordon Pym es la obra cumbre de la narrativa de Edgar Allan Poe y un compendio de todos los elementos definitorios de su estilo y su particular universo literario. No puedo pronunciarme sobre el final -en Internet tenéis teorías para todos los gustos- pero sí que me atreveré sin duda a recomendaros su lectura pues no tiene desperdicio para amantes del fantástico, el terror y la Ciencia-Ficción o para aquellos que, conociendo o no a Poe, deseen leer un emocionante libro de aventuras ambientado en aquel mundo que aún albergaba misterios y rincones por descubrir.

Ilustración de Luis Scafati para la novela, descartada
[©Luis Scatafi fuente: blog del autor]

Sesenta años tras su publicación, en 1897, otro titán literario, el frances Julio Verne, publicó la continuación de la narración de Arthur Gordon Pym, titulada La esfinge de los hielos, de la que hablaremos en la próxima reseña.

El otro gran coloso del terror, el receptor del talento de Poe, su más aventajado alumno y compatriota H.P. Lovecraft, se valió también de esta novela para crear, en 1931, la que se considera su obra maestra, En las montañas de la locura, donde símbolos similares a los citados antes permiten hallar las ruinas de una arcaica ciudad que resulta ser la morada de una raza de semidioses llamada los Antiguos. Las referencias a la narración de Pym son continuas y permanentes.

Por su parte, y sin tratarse de una adaptación en modo alguno, el padre del cine Georges Méliès rodó en 1912 la película A la conquista del polo (À la conquête du Pôle) donde trasluce una más que notoria influencia de la novela de Edgar Allan Poe.

Fotograma de A la conquista del polo de Georges Méliès (1912), con una
evidente influencia de Las aventuras de Arthur Gordon Pym

Compártelo:

7 comentarios:

  1. Este tengo que leerlo, ya que me gusta mucho este autor

    ResponderEliminar
  2. Gracias por vuestros comentarios. Es difícil plasmar la sensación de horror y ambiente sobrenatural que Poe transmite con esta obra. Además de ser un ejercicio de imaginación impresionante, sólo se puede resumir diciendo que es magistral y una imprescindible de la literatura de terror.

    ResponderEliminar
  3. ¡Esta novela es una joya de la literatura, como el resto de la producción de este querido autor! Recuerdo que hace años me compré el libro en una linda edición en tapa dura, la guardé por alrededor de una década y tan sólo el 2010 la vine a leer...¡Y qué maravillado quedé! Por cierto, amigo, me sorprende que ambos hayamos escogido días cercanos entre sí para escribir sobre Poe, pues el texto que acabo de publicar hoy está también dedicado a él. Ahora a leer tu más reciente entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo Elwin, creo que es una piez muy valiosa que cualquier aficionado a Poe o al terror en general disfrutará leyendo. Esta tarde me paso por tu blog a leer tu entrada sobre Poe.

      Eliminar
  4. Estupenda reseña, Tomas.
    Acabo de publicar mi propia reseña de este libro en mi blog:
    http://entra-por-los-ojos.blogspot.com/2014/10/narracion-de-arthur-gordon-pym.html
    Aporto algunos datos que quiza puedan ser de interes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario! me paso ahora mismo a verlo. Saludos!!

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes