24 de enero de 2014

Más que humano - Theodore Sturgeon

Resumen: Esta es la historia de seis personajes solitarios y sin lugar en la Sociedad. Lone es un idiota, pero puede leer los pensamientos de los demás. Janie mueve objetos con la mente. Bonnie y Beanie se teletransportan. Gerry siempre consigue lo que quiere, y el bebé... simplemente lo sabe todo. Su historia es la historia de la soledad y la inadaptación, pero también una reflexión sobre qué significa ser humano, sobre la evolución de nuestra especie y su futuro.


Título: Más que humano (More than human)

Autor: Theodore Sturgeon, escritor estadounidense que comenzó su carrera publicando relatos breves en revistas como Astounding Science Fiction. Llegó a publicar dos relatos en el mismo número usando el pseudónimo E. Waldo Hunter (su verdadero nombre era Edward Hamilton Waldo). Poco conocido para el gran público y poco galardonado, escribió también guiones para la serie Star Trek (la mayoría inéditos) y varias de sus historias fueron adaptadas en la serie de TV The Twilight Zone (llamada en España Dimensión desconocida). La crítica especializada lo considera uno de los autores imprescindibles y fundamentales de la Ciencia-Ficción.

Año de publicación: 1953

Género literario: Es una novela de Anticipación, y de Ciencia Ficción blanda por su carácter interior, mental, con un gran peso de las perspectivas psicológica, filosófica y moral a la hora de tratar la historia, y con un estilo narrativo elaborado y casi poético por momentos. 

¿Qué podemos destacar de él?: Su estilo y su estructura complejas y la profundidad del argumento. La introspección en la psicología de los personajes y la inclusión del concepto de Gestalt, tanto como corriente filosófica como en su aplicación a la psiquiatría. Y su labor de Anticipación, reflexionando sobre las posibles implicaciones de que algunos individuos gozasen de ventajas evolutivas sobre los demás.


Por lo general, el público poco (o nada) aficionado a la Ciencia-Ficción la asocia a relatos futuristas, viajes espaciales, seres extraterrestres y sofisticadas astronaves, con mayor o menor rigor científico (confundiéndola a veces con la space opera) y a argumentos centrados exclusivamente en la ciencia y la tecnología. Pero como veremos con nuestro libro de hoy, puede ser mucho más amplia y cubrir muchas más temáticas. 

Quienes leísteis mi articulillo sobre la C-F ya sabéis que para catalogar las novelas uso la división entre Ciencia-Ficción dura y blanda, siendo la segunda un estilo muy influido por las ciencias sociales, y donde priman el aspecto "mental" e "interior" de los personajes y las cuestiones sociales, filosóficas y morales frente a las científico-técnicas. A mi parecer, Theodore Sturgeon es un claro precursor de esta forma de hacer Ciencia-Ficción, como veremos a lo largo de esta reseña. 


Esta temprana obra parte de una premisa sencilla pero llena de significaciones: ¿Qué ocurriría si el ser humano, dueño absoluto de su planeta, donde es la especie dominante, tuviese que enfrentarse a una versión mejorada de si mismo, a individuos con facultades extraordinarias que los sitúan por encima de sus congéneres? 

Comenzaré diciendo que "Más que humano" no es una lectura sencilla, pero es una lectura agradecida. El estilo de Sturgeon es rico y lírico, de una manera poco habitual en el género, lleno de pasajes descriptivos largos y de "tiempos muertos" donde da la sensación de que no ocurre nada de interés, pero sin embargo cada pequeño detalle, cada frase, cada línea de diálogo tienen su importancia, pues es una narración que "se hace esperar" y no es hasta el final que cada piececita del rompecabezas encaja y comprendemos todo lo que el autor nos quería transmitir y comenzamos a reflexionar sobre la tesis que expuso. 

"Más que humano" es una novela coral y, al igual que la suma de sus protagonistas crea un personaje colectivo como veremos, también la suma de las tres partes en la que está dividida crea un conjunto que no se entiende por separado. Y es que toda la obra en su globalidad está fundada en el principio de la Gestalt, que me atormentó en mis tiempos de estudiante y del que hablaremos sólo un poco, porque tiene miga. 


La primera parte presenta a los personajes: Lone ("Solo"), que al comienzo se llama sólo "El idiota". Lone es un hombre joven, discapacitado intelectual, que provoca rechazo allá donde va, y es expulsado de todas partes. Pese a su discapacidad, puede conocer los pensamientos de los demás. Más tarde conocemos a Janie, que tiene poderes telequinéticos. Siendo apenas una niña es repudiada por su madre. Acompañada de las gemelas Beanie y Bonnie, mudas (pese a que "dialogan" entre ellas) y con la capacidad de teletransportarse, abandonan su hogar y terminan recalando en el refugio de Lone. Por último, hace su aparición el bebé, descrito como mongoloide y con una enfermedad que le impide crecer, tiene el don de la presciencia y parece conocer la respuesta a todas las preguntas, que transmite con gestos corporales. Aparece de forma secundaria Hip Barrows, que tendrá su papel en la tercera parte.

La segunda parte está dedicada a Gerry, el sexto engranaje de la máquina, dotado de facultades hiptónicas y de control mental. Narrado en primera persona, relata la visita del protagonista a un psiquiatra, quien siguiendo la terapia Gestalt (aunque no se cite textualmente) de romper los bloqueos mentales haciendo que el paciente se retrotraiga al origen de su patología, permite que éste narre su encuentro con el grupo y lo que ocurrió una vez se incorporó a él, incluido el desarrollo de un generador de antigravedad, que será otra pieza clave de la trama.

La tercera parte transcurre años después. Una Janie adulta rescata de prisión a Hip Barrows, amnésico y en apariencia mentalmente trastornado. y siguiendo un proceso de terapia Gestalt como el ya citado, consigue que recuerde su pasado y conozca qué acontecimientos le llevaron a su situación. En esta parte, Sturgeon desarrolla los conceptos de Ética y de moral, y cuestiona si nuestros principios morales serían aptos para estos nuevos humanos evolucionados, o si estos deben desarrollar su propio sistema moral o incluso si la idea de un sistema de normas y principios tendría sentido para ellos. De igual manera, valiéndose de la metáfora del citado generador de antigravedad, reflexiona sobre las implicaciones que podría tener para nuestra Sociedad y para nuestro mundo, para la especie humana en general, un desarrollo tecnológico repentino y extraordinario, y la existencia de individuos con facultades sobrehumanas. O como dice el viejo adagio de nuestro amistoso vecino Spiderman: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad".


La omnipresencia del concepto de Gestalt no se limita a las citadas terapias, sino que los seis personajes, que por separado son marginados de la sociedad humana, para la que no son considerados individuos en plenitud (todos tienen discapacidades o trastornos), en colectivo, en conjunto, forman un solo ente perfecto, que combina las habilidades y potencialidades de cada uno, cumpliendo el axioma de la Gestalt: El todo es mayor que la suma de sus partes.

[Parte plúmbea: Porque Gestalt se puede traducir (más o menos) como "figura","creación" o "configuración", y su idea principal es que la mente configura la realidad a través de una serie de principios perceptivos (proximidad, semejanza, cerramiento...) y en función de nuestra memoria y nuestra experiencia previa. Cada elemento por separado no permite comprender la realidad, que sólo es entendible con la suma de todos ellos.]


Si estás viendo un Oso Panda y no manchurrones negros sobre un fondo blanco es por los principios de:
1º Dirección común, 2º simplicidad, 3º relación entre figura y fondo, 4º cerramiento y 5º experiencia previa.
Que lo sepas.

Así, los seis personajes se autodenominan Homo Gestalt u Homo Gestaltiensis, la especie seleccionada por la evolución para suceder al Homo Sapiens. Sin embargo es conveniente leer la novela hasta su punto final para apreciar todas las lecturas que Theodore Sturgeon hace de una posibilidad tan, a priori, atemorizadora y acongojante. 

Seguro que los aficionados a los cómics de la Marvel habéis pensado al momento en el Homo Superior, nombre que reciben los mutantes en ese universo, y el rechazo y el miedo que los hijos del átomo provocan en la Sociedad por sus superpoderes sobrehumanos. Y la verdad que, ahora que he leído esta "Más que humano" veo la clarísima influencia que tuvo en el génesis de los X-Men y otros supergrupos, incluso el concepto de "grupo" que combina diferentes facultades (fuerza, agilidad, inteligencia, telequinesia, telepatía...). En un momento de la novela, los miembros del Homo Gestalt afirman que coengranan, un concepto más amplio que cooperar o colaborar. 

Decir que, siguiendo la ya mentada psicología de la Gestalt, Sturgeon hace que las tres partes en las que divide su libro no tengan pleno sentido por separado, y no será hasta la última que entendamos por completo las dos anteriores. Es toda una reflexión sobre la soledad, sobre la diferencia, y a mi juicio, sobre qué significa ser humano y los principios éticos y morales, o quién y cómo determina lo que es socialmente aceptable y lo que no (en la segunda parte hay un momento crucial, en el que las gemelas Beanie y Bonnie son separadas del resto de los niños por ser de raza negra, sin que éstos lo entiendan, pues la norma social -recordemos, 1953- no significa nada para ellos, mientras que su norma -permanecer siempre juntos- no es respetada). 

¿Caras o jarrón? ¡Viva la Gestalt!

¿Más datos de interés?: Sí. Dejando de lado la cuestión Gestalt, "Más que humano" ganó en 1954 el International Fantasy Award, y que en el 2004 se le hizo entrega de un Retro Hugo, con fecha de 1954, en la que aún no estaba constituido este galardón.



En 1978, el sello Heavy Metal publicó una adaptación al cómic, con guión de Doug Moench y dibujo de Alex Niño. 


Comentar que está incluida en la lista de imprescindibles que recoge David Pringle en su "Ciencia-Ficción: Las cien mejores novelas", con lo cual ya os imagináis que un buen aficionado al género debería leerla tarde o temprano. 

Y que no debe ser confundida con "Más que humano" de T.J. Bass (cuyo título original es "Half Past Human") de la que hablaré dentro de no mucho.


OTROS LIBROS DE THEODORE STURGEON EN KINDLEGARTEN:


- Los cristales soñadores


Y creo que con esto llegamos al final de la reseña de hoy, con la que espero haber podido daros una idea de la profundidad argumental de la novela, y animaros a probar a leerla. A diferencia de otras obras de estilo narrativo alambicado, esta no tiene resistencia inicial ni "período de adaptación" a la prosa del autor, y resulta plácida una vez estás sumergido en la historia. Os recomiendo, eso sí, leerla con calma y prestando atención a los pequeños detalles. Nos leemos!

Escúchalo en El Sótano:




Compártelo:

8 comentarios:

  1. ¡Pues ya sé que libro leer cuando termine exámenes! He leído poco acerca de "Más que humano" y al leer tu reseña he decidido (casi por obligación de mi cabeza pensante) hacerme con él en breves. ¡Gracias por ello! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, gracias a tí por leer la reseña y por tu aportación, Creo que es una lectura muy interesante, pese a no tener mucha acción ni ser un libro de C-F al uso me gustó por sus tesis y porque es de esos libros que hacen reflexionar. Saludos!

      Eliminar
  2. Se ve muy buen libro!
    yo vi el panda y el jarrón *_*
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres ver algún ejemplo más, en mi Tumblr (el enlace está a la derecha, en "Seamos sociables") colgué unos cuantos, son casi como pasatiempos. Besos!

      Eliminar
  3. ¡Al final estas vacaciones de invierno que te diste para nada te mantuviste alejado de tu blog, amigo! Mejor para nosotros que seguimos con atención tus escritos. Respecto a este texto tuyo, en mi caso particular admiro mucho a este autor, pues lo conozco desde mi época de universitario, por lo que debo diferir contigo respecto a que no es tan famoso...¡Te puedo asegurar que la mayoría de aquellos que leen este género de forma continua lo ubican y han leído por lo menos una que otra obra suya! Te cuento además que también escribió fantasía y terror, habiendo contribuido al menos una vez con un guión para un episodio de la serie original de "Star Trek". En cuanto a esta novela misma, tuve el gusto de leerla también cuando era universitario y la encontré bellísima, muy poética.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo lo conocía de nombre y tenía muchas ganas de leer este libro, hasta el punto que, por equivocación me leí "Más que humano" de T.J. Bass, aunque como también me gustó mucho, no di por malo el error. Tras leerlo entendí la consideración de clásico imprescindible que tiene.

      Me alegra saber por otra parte que el autor sea tan reputado, al menos para el público entendido. Me sorprendió su capacidad narrativa y su lirismo, su poética como indicas Elwin, pues engrandece mucho la novela y la hace aún más evocadora.

      Eliminar
  4. No sé si estás viendo la serie Sense8. Me recuerda bastante a esta novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no la estoy viendo, y eso que un amigo me la recomendó en dos ocasiones. En realidad tengo muy descuidados la televisión y el cine, lo cual es una lástima ahora que las series televisivas de Ciencia-Ficción parece que van a vivir una pequeña era dorada.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes