30 de noviembre de 2013

Llegó el dia! KindleGarten ediciones presenta "Cuentos de San Andrés", edición completa.

Feliz día de San Andrés! Hoy es un día importante para mí, como aspirante a escritor aficionado y como único miembro de ese sello espurio que es KindleGarten Ediciones, la pequeñísima editorial que se enorgullece (ejem) de presentar la versión completa de "Cuentos de San Andrés".

Ya tenéis a vuestra disposición, si deseáis hacerles un pequeño hueco en vuestra ya nutrida lista de lecturas pendientes, las dos partes que componen esta novela corta, que consta de doce capítulos y cien páginas. 


Para facilitar la descarga, he preparado un único archivo .zip  de 1,5 mb que incluye:

- El libro en PDF
- El libro en EPUB
- El libro en MOBI
- La portada en JPG
- Y el archivo de metadatas para aquellos que uséis Calibre u otro gestor de bibliotecas similar.

"Cuentos de San Andrés" se distribuye de forma libre y gratuita, y carece de DRM. Con los tres formatos proporcionados, debería ser compatible con casi cualquier plataforma de lectura del mercado (PCs, tablets, smartphones, e-readers...) y en cualquier caso pueden convertirse de formato usando Calibre o aplicaciones similares.

Esta obra está publicada con licencia Creative Commons Reconocimiento - No comercial - Compartir Igual 4.0 Internacional. Y diréis "ah, pues me parece muy bien pero, ¿eso qué quiere decir?". Pues lo siguiente:

Que con "Cuentos de San Andrés" PUEDES:

- Descargarte el archivo, copiarlo, distribuirlo, difundirlo, imprimirlo, fraccionarlo, editarlo o modificarlo.
- Incluirlo en una antología (total o parcialmente), usarlo en el ámbito educativo, en un club de lectura, en un librofórum... lo que desees. Cualquiera de esos usos me haría un hombre satisfecho y feliz. 
- Modificar la obra, o crear obra derivada. ¿No te gusta el final? Puedes cambiarlo. ¿Te gustaría hacer algún otro cambio? Adelante. ¿Quieres hacer un fic? Sería un honor y me haría sentir como un ratón encima de un queso. ¿Te gustaría adaptarlo a una webserie? ¿A una obra de teatro? ¿A un audiolibro? ¿Continuar la historia donde yo la dejé? ¿Hacer una precuela? Lo que quieras. La historia y los personajes son todos tuyos. 

Las únicas condiciones son:

- Reconocer la autoría original de Tomás Rivera, que soy yo.
- Que la obra derivada debe tener la misma licencia que la original, 
- Y hacerlo sin carácter comercial. No puedes obtener beneficios económicos de la obra original o de sus derivadas. Si deseas usarla con fines benéficos (por ejemplo con una obra de teatro aficionado, o una antología literaria, cuyas hipotéticas recaudaciones vayan destinadas a una labor prosocial) tienes mi aprobación y mi colaboración, aunque debes destinar la totalidad de las ganancias a dicha labor y a cubrir los gastos lógicos e inevitables de la distribución.


Y acabando ya con el tema árido, paso a hablaros un poco sobre este "mi libro"...

Me he atrevido a hacer una SINOPSIS, aunque no se me dan demasiado bien. Allá va:

"Américo Santos y Altagracia Cisneros se aman, pero la fortuna parece negarles la felicidad de una sencilla vida juntos en su pequeño pueblo de San Andrés. Cada uno habrá de buscar su propio destino. Un padre posesivo, una sociedad conservadora, una religión omnipresente y una cruenta guerra civil marcarán sus caminos, donde caben la alegría, la soledad, la tristeza, el amor, la muerte, la esperanza y el humor, en el tormentoso antaño de una nación imaginaria que simboliza a toda Iberoamérica"

Y ahora debo pediros disculpas porque en mi "Nota del autor" del final de la Primera Parte os mentí, y os sigo mintiendo, ya que no la modifiqué. En ella afirmo textualmente: "Por supuesto, todos los hechos acá narrados son por completo ficticios y no tienen correspondencia con ningún acontecimiento histórico real y documentado. Pura invención." Eso es rotundamente FALSO, y creo que merecéis saberlo. Esta es mi primera intentona de escribir algo, así que soy un total ignorante del proceso creativo y de las licencias que un "escritor" puede tomarse, pero he de reconocer que parte de lo que aparece en este relato no es por completo fruto de mi inventiva. En el texto he colado historias, detalles, pinceladas y curiosidades extraídas del natural, de cosas que me han ocurrido o que han pasado en mi entorno cercano en algún momento del pasado, de memorias de otras personas, de anécdotas históricas, de recuerdos que gente mayor me ha contado o ha comentado públicamente y he visto en la TV, o en el diario, o en Internet... Estoy atento y a lo mejor en una conversación informal... zas! aparece una frase estupenda y me la apropio. Es decir, soy un "ladrón de realidades", que después retuerzo o retoco un poquito para solaparlas en mi narración. Desconozco si esto es legítimo o práctica habitual, en cualquier caso está hecho desde el cariño y a modo de homenaje.

De igual modo, muchos de los personajes y lugares están inspirados por personas y emplazamientos que existen o han existido, o de amalgamas y combinaciones de varios de ellos, lo cual es también sentido tributo y carece de mala intención.

Así pues, soy un farsante. Espero que podáis perdonarme, y en lo sucesivo os prometo que no volveré a intentar engañaros.





[Editado a última hora: En el momento de publicar esta entrada, estoy leyendo "Gringo viejo" de Carlos Fuentes. En ella existe un personaje que tiene un nombre, una descripción y un papel muy similares a otro personaje que yo incluyo en mi escrito. Os puedo asegurar que "Cuentos de San Andrés" estaba escrito y terminado antes del leerme el libro de Don Carlos Fuentes. O es coincidencia, o mala suerte, o lo leí en una sinopsis y se me pegó... no lo sé. En cualquier caso, os aseguro que no hay intención, y como muestra de buena fe me autoacuso de "plagio inconsciente" o de "plagio presciente" ;)]

Por otra parte, el libro no tiene notas a pie de página ni anotaciones. Creo que las necesitaría, sobre todo porque me he permitido introducir frases y expresiones en gallego, que deberían ser traducidas. Pero soy de la opinión que a veces, algunas cosas pierden la gracia o la esencia al explicarlas, y dejándolas a la libre interpretación de cada uno, será el lector el que construya con ellas su propia historia o su manera personal de entenderla.

De todas formas, me gustaría, con el tiempo, ir escribiendo en este mismo blog entradas sobre las personas, lugares, historias y anécdotas que están detrás de estos "Cuentos de San Andrés", si su lectura os agrada y esa información adicional os resulta de interés. Vamos, que os daré la tabarra (si tenéis a bien dejaros) a cuenta del librito durante un buen tiempo xD

En la parte formal, he hecho todo lo posible para que el texto vaya limpio de erratas y pecadillos, revisándolo varias veces de cabo a rabo, aunque seguro que algo se me pasó, por lo que os pido disculpas por adelantado.

Comentaros también que el libro tiene su ficha en la red social Goodreads, donde podéis puntuarlo, comentarlo, recomendarlo a otras personas o darle un tirón de orejas virtual al autor si algo no os gusta.
Me encantan los burros. Tienen un no se qué...

Sin pretender aburriros más, os dejo a vuestra entera disposición "Cuentos de San Andrés", que podéis descargar cuando gustéis desde Google Drive en el siguiente enlace:
Si alguno de vosotros tiene problemas con la descarga o con el archivo, os rogaría me lo comunique y se le enviaré por mail o por otro medio similar.

Y esto es todo. Os agradezco a todos y cada uno el apoyo y el interés demostrado durante este tiempo y que tantas fuerzas me han dado para sacar adelante este pequeño proyecto, que es para vosotros desde ya mismo. Espero que disfrutéis de estos "Cuentos de San Andés" aunque sólo sea un poquito. Nos leemos!

Compártelo:

29 de noviembre de 2013

22/11/63 - Stephen King

Comenzaré la reseña de hoy poniéndome en modo Abuelo Cebolleta porque quisiera hablaros, sobre todo a los más jóvenes (jóvenes de verdad quiero decir, no "jóvenes" de 36 años como yo)  de una época en la que no existía Internet. No había un ordenador (o computadora) en cada casa, ni teléfonos móviles, ni DivX, ni MP3. Ni Youtube, ni pelis en streaming, ni P2P, ni Grooveshark ¿os lo imagináis? El manga estaba aún aterrizando en España y los libros electrónicos eran Ciencia-Ficción. Conseguir un disco o una película era una odisea y llamar a una chica una misión de alto riesgo (de que descolgase el teléfono su padre). En aquel pasado remoto no existían palabras como freak, friki nerd. No, jovenzuelos, los que jugábamos al rol y a wargames, leíamos libros de fantasía y cómics de superhéroes éramos pringaos. Faltaba mucho para el Día del Orgullo Friki y en A Coruña, una ciudad pequeña (o un pueblo grande) donde no había aún ni librerías especializadas en cómics y aledaños, no podíamos ni soñar con asistir a actos como Expotaku o Freakemacine. Las chicas no jugaban al rol, no leían cómics y no hacían cosplay. En aquel tiempo que pasamos tras la pantalla de director de juego de "La llamada de Chutlhu", leer a Stephen King, mozalbetes, aunque no os lo creáis, aunque no podáis ni concebirlo, no molaba

Cuando no podías esconder lo que estabas leyendo en público (bendito Kindle), un libro del rey en tus manos te relegaba automáticamente a la condición de cretino, matao y paria literario. ¿Qué digo literario? King no era literatura. Subproducto para masas aborregadas, entretenimiento barato para gente sin criterio, basura infumable, noveluchas de quiosco a la altura de Corín Tellado o Marcial Lafuente Estefanía (nótese el desprecio implícito por esos dos titanes del teclado capaces de escribir una novela por semana) sí podía ser. Pero ¿literatura? ¡jamás! La bibliotecaria, si sacabas en préstamo varios libros seguidos del rey del terror, te sugería, con mucho tacto, que probases con otros autores. Mejor que el profe de literatura no te viese leyendo eso. Y si querías tener una oportunidad con esa chica, lo tuyo eran Kerouac, Süskind o Kundera, o lo que tocase en el momento (siempre hubo modas). Rimbaud, Mallarmé o Baudeleire si iba de poetisa maldita; García Márquez o Vargas Llosa si aún le habían pillado los últimos coletazos del boom latinoamericano. Como veréis, era una época en la que parecía incompatible leer a Stephen King y a Miguel Delibes, o escuchar a White Zombie y a Los Rodríguez. Eran otros tiempos más intransigentes. 

Pasaron los años, vinieron los avances tecnológicos ya citados, todo se transformó, yo perdí pelo y poco a poco fui abandonando al rey, para retomarlo más tarde y volver a engancharme a él. Entonces, un buen día, Oh sorpresa! Fortuna vuelve a rodar, King publica "22/11/63" y los mismos iluminados que lo vilipendiaban, los mismos que lo crucificaban por su popularidad y sus ventas millonarias, aquellos que se apresuraron a matarlo y enterrarlo cuando pasó sus años de menor inspiración, ahora elogiaban, ensalzaban, reivindicaban al último gran narrador americano, a una de las plumas más inspiradas de los últimos cuarenta años, al mejor retratista de la sociedad y la cultura contemporáneas estadounidenses. El rey saltaba a las páginas de cultura de los diarios, a los suplementos culturales, ¡a las tertulias! Vivir para ver. Como ya estoy curado de espantos, me lo tomé con una cierta sensación de "a buenas horas mangas verdes" y resistiéndome al odiado (y odioso) "ya os lo decía yo". Así que, con un poco de retraso, y tras este leño que os acabo de contar, vamos ya con la reseña de hoy:


Título: 22/11/63 (11/22/63)

Autor: Stephen King. Un señor que escribe libros (y vende muchos), y que ya puedes citar en la misma frase que compatriotas suyos como Henry James, John Steinbeck o William Faulkner sin que te miren con una mezcla de burla y compasión. Conocido como "el rey del terror" por su dominio de dicho género. Tras más de cuarenta años de carrera, parece que su trascendencia literaria empieza a ser reconocida por los mismos expertos que antes le despreciaban (a él y a sus lectores). 

Fecha de publicación: 2011

Resumen: Cuántas veces hemos soñado con volver al pasado y cambiarlo, ¿verdad? A Jake Epping se le presenta la oportunidad, aunque su propósito es ambicioso y casi irrealizable: Evitar el asesinato del presidente Kennedy y cambiar con ello la historia del mundo que conocemos. Pero el pasado es obstinado y no le gustan los cambios. Jake lo descubrirá cuando se embarque en una misión que le llevará a través de un mundo más inocente y más puro pero no menos peligroso que el suyo. 

Género literario: Es una historia que combina drama, suspense, misterio, fantasía y Ciencia-Ficción, que con el argumento de un viaje temporal, realiza un retrato retrospectivo de la sociedad y la cultura modernas estadounidenses. 

¿Qué podemos destacar de él?: Que es un compendio de todos los elementos que conforman el universo personal del autor, que reflexiona sobre la historia moderna de su país sin caer en el revisionismo y que supone una vuelta de tuerca a los relatos de viajes temporales en la tradición de la mejor Ciencia-Ficción blanda. 

Comenzaré fuerte, reafirmándome en lo que manifesté en Goodreads: "22/11/63" no es sólo uno de los mejores libros de Stephen King, sino una de las mejores novelas de este siglo XXI. Y es que el rey lo ha vuelto a hacer. Recuperando el texto largo (900 páginas), en lo que muchos opinan que se maneja mejor que en el breve, sirve una combinación de géneros que lo hace tan emocionante que pronto te olvidas de que estás leyendo un tochazo. Contribuye a la amenidad el hábil manejo del tempo narrativo, creando puntos que relanzan el ritmo cuando piensas que va a decaer, pues King le da otro giro y todo vuelve a la acción. El libro está dividido en seis partes y unas notas finales que podrían considerarse una parte más. En cada una de ellas prepondera una temática, con unas más centradas en el costumbrismo que tan bien maneja el autor, otras en la acción y una sexta parte que entra de lleno en el terrero de la Ciencia-Ficción distópica y que yo percibo como un homenaje a Ray Bradbury y su relato seminal "El ruido de un trueno" (tanto autor como relato son citados expresamente en la novela). 

Y es que "22/11/63" trata, como ya dijimos, sobre los viajes temporales, pero también sobre los efectos que los mismos tienen sobre la continuidad espacio-temporal del mundo que conocemos. De tal modo que el ya célebre Efecto Mariposa está en el centro de la narración, pero tratándose de Mr. King tiene que haber necesariamente una vuelta de tuerca, un giro más, y normalmente ese giro es hacia lo siniestro, hacia lo terrorífico. Ahora lo veremos:

¿Viajes en el tiempo? Hagamos uno al pasado del clan King

La premisa parece sencilla. En un lugar tan prosaico como el almacén de una hamburguesería existe un túnel del tiempo, una "madriguera de conejo" que conduce de forma invariable al 9 de septiembre del 1958. No importa cuanto tiempo pase el viajero en el pasado, minutos, días o años, cuando retorne, en su presente sólo habrán transcurrido dos minutos. Y cada viaje de vuelta supone un reinicio completo, una puesta a cero, lo que permite tantos intentos de cambiar el pasado como uno esté dispuesto a abordar. Pero no todo será tan simple, y sin caer en el spoiler, puedo contaros que el Efecto Mariposa es bastante perverso, y que esos aparentes "reinicios" no lo son tanto, y están en relación con un montón de realidades alternativas paralelas, tantas como la mínima diferencia que entre ellas pueda provocar un punto de inflexión. Realidades donde los utilitarios japoneses no se llamen Toyota Corolla sino Takuro Spirit. No sé, como infinitos planos de un multiverso que girasen en torno a una Torre...

Todos tenemos un pasado. TODOS.

Tenemos a un protagonista, Jake Epping, un profesor de instituto de 35 años, divorciado de un matrimonio fracasado y residente en Lisbon Falls, Maine. Como última voluntad de un amigo moribundo, se embarcará en el viaje al pasado para intentar detener el asesinato de JFK (para muchos, el momento en que América perdió la inocencia). Ya que tiene cinco años por delante, deberá vivir en el pasado integrándose en su sociedad y en su modo de vida.

Lo que permite a Mr. King realizar un cuidado retrato de aquella sociedad, que se convierte una canción de amor a su país y a sus gentes, pero con cuidado: No todo era maravilloso. Huye de la nostalgia ñoña y acrítica. Sí, los coches eran más chulos, la fruta sabía mejor y todo era barato. La gente era más confiada y amistosa. Pero el segregacionismo era norma, se fumaba en TODAS partes, las armas circulaban descontroladas y el fanatismo religioso estaba a la orden del día. [El extremismo y las armas de fuego son dos de las grandes cruzadas del autor]. El momento crucial lo marca la visita a los servicios de una gasolinera. Caballeros, Señoras y "de color": unas tablas sobre un riachuelo, rodeadas de hiedra venenosa. 

Además de trama principal y de las subtramas romántica (estupenda a mi juicio, por realista) y costumbrista, con Jake (rebautizado George Amberson) interactuando con los diferentes personajes de la historia, el autor hace un regalo a sus lectores habituales, ubicando parte de la acción en Derry, tras los truculentos hechos narrados en "It", donde podremos saludar a un par de miembros del Club de los Perdedores y sentir cómo el Mal todavía pesa sobre la ciudad. 


La epopeya de Jake/George vendrá marcada por una idea central de la novela: el pasado es obstinado y se resiste a ser cambiado. De tal manera que el protagonista pasará por numerosas dificultades y afrontará obstáculos imprevistos e imprevisibles. A mí, al menos, la novela me sorprendió en muchas ocasiones y los giros argumentales me tuvieron entretenido, no se me hicieron obvios en ningún momento.

Debo destacar que la novela tiene un halo mágico, conmovedor, con pasajes de gran lirismo. No sólo por la subtrama romántica, sino en general por la habilidad para impregnar de emotividad las descripciones y para crear "momentos", en especial en lo relativo a la vida de Jake/George en el pasado y cómo influye en la vida de las personas, particulamente en la de los jóvenes estudiantes del instituto en el que ejerce como profesor. 

Creo útil comentar, por último, que Mr. King, a través del relato de Jake/George (en primera persona) y del seguimiento que éste hace de Lee Harvey Oswald, el asesino de JFK, se desmarca de todo tipo de teorías conspiranoicas en torno al magnicidio. Ni segundos tiradores, ni complot de la CIA, ni órdenes de Edgar Hoover. No os cuento más, pero el autor parece convencido de que las cosas fueron tal como se vieron y ocurrieron. 

¿Hemos subrayado algún párrafo?: Sí. Este libro es más de frases lapidarias que de párrafos. 

Sobre el pasado:

"¿Quería yo pasar varios años en el pasado? No. Sin embargo, sí quería volver. Aunque solo fuera para escuchar cómo sonaba Little Richard cuando aún estaba en la cresta de la ola. O para subir en un avión de Trans World Airlines sin tener que quitarme los zapatos, someterme a un escáner de cuerpo entero y atravesar un detector de metales.Y anhelaba tomar otra cerveza de raíz."

En relación con "It":

"¿No había escuchado o leído algo sobre una serie de asesinatos de niños en esta parte de Maine? ¿O quizá lo había visto en televisión, con solo una cuarta parte de mi cerebro pendiente mientras el resto esperaba a oír los pasos —o las eses— de mi problemática mujer volviendo a casa tras otra «noche de chicas»? Creía que sí, pero lo único que recordaba con certeza acerca de Derry era que a mediados de los ochenta se iba a producir una inundación que destruiría la mitad de la ciudad."

Sobre las diferencias entre pasado y presente:

"—Una sociedad libre de humo…, niños negros y niños blancos estudiando hombro con hombro en perfecta armonía…, no me extraña que estés escribiendo una novela, tienes una imaginación endiablada. ¿Qué otras cosas ves en tu bola de cristal, George? ¿Cohetes a la luna?"

Y para terminar, un párrafo lleno de lirismo:

"Hogar es contemplar la luna elevarse sobre la durmiente tierra baldía y tener a alguien a quien llamar para que se acerque a la ventana y te acompañe. Hogar es donde bailas con otros y el baile es vida."

¿Más datos de interés?: Sí. Primero se dijo que Jonathan Demme iba a dirigir la adaptación cinematográfica, pero el cineasta finalmente se desvinculó del proyecto. Lo último que se ha comentado es que J.J. Abrams quiere hacer una adaptación televisiva en forma de miniserie.

El lanzamiento de esta novela fue un auténtico acontecimiento en su país de origen, dado que el asesinato de JFK fue uno de sus sucesos históricos más trascendentes y tal vez el que marcó de forma más notoria su historia posterior. Aquí tenemos al autor hablando sobre su novela:


El booktráiler oficial:


Un booktráiler fanmade, que para mí supera con creces al oficial:



Y otro fanmade, éste con muchos menos medios, pero con mucha ilusión y mucha entrega:


Por supuesto existen muchas reseñas negativas, y las opiniones favorables no son unánimes, como podéis ver en su ficha de Goodreads, pero en general contó con la bendición de la crítica. Es de agradecer también la congruencia de aquellos que nunca gustaron de la obra de King y no se apean ahora por presión del entorno o de intereses comerciales. Aquí tenéis algunas reseñas de interés, tanto sobre el libro, como sobre el autor, como todo lo que rodea a la trama y al contexto histórico de la narración: [miradas.net][pagina12][unlibroaldia][culturaenpositivo]. Las negativas no las enlazo, lo siento, es mi blog y tú bailas si yo quiero :)

Bueno, pues hasta aquí llega la reseña de hoy, en la que ya os advertí que iba a fanseñormayorear. De verdad que si estáis pensando en leer un libro emocionante, original y emotivo a partes iguales, y no os echa para atrás la extensión del ladrillo, os recomiendo este "22/11/63". Hacedlo por estos tiempos dichosos donde el eclecticismo se considera una virtud y existe Internet. Creedme: No cualquier tiempo pasado fue mejor. Nos leemos!


Compártelo:

24 de noviembre de 2013

Colorado Kid - Stephen King

Con la entrada de hoy, y tras un largo tiempo de ausencia, el rey vuelve a KindleGarten. No el rey que mata elefantes indefensos y se nos rompe cada poco porque se dedica a esquiar y a practicar vela en vez de ir al parque con sus nietos y a jugar al dominó como todos los señores de su edad. Me refiero al verdadero rey, al santo patrón de este blog. Y para calentar motores de cara a la inminente reseña de "22/11/63" (en la que os aviso que me voy a poner en modo fanseñormayor) hoy veremos una de sus obras menores, que es también una de las que más reseñas desfavorables reúne y de las que provoca más opiniones encontradas. Antes de empezar, os recuerdo que cuando hablo de Stephen King, mi opinión no debe ser tenida en cuenta, pues le pondría cinco estrellas en Goodreads hasta a su lista de la compra. Vamos allá:

Bien, deBolsillo, te vas acercando, esta vez casi lo logras


Título: Colorado Kid (The Colorado Kid)


Autor: Stephen King. Rey del terror, Gran Señor del misterio, Shōgun del suspense, Kwisatz Haderach de la intriga y Sumo sacerdote del Fantástico. Y escritor.

Fecha de publicación: 2005

Resumen: Hace veinte años que un hombre desconocido fue hallado muerto en las costas de Maine. Sólo un voluntarioso estudiante de medicina pudo lograr su identificación. Desde entonces, el motivo de su muerte sigue siendo una incógnita. De mano de dos veteranos periodistas del diario local, asistiremos a la emotiva historia de una muerte misteriosa y de las circunstancias que la rodearon hasta crear un caso irresoluble. 

Género literario: Es una obra de misterio e intriga, que combina características de la novela policíaca, de las historias de suspense, de la non-fiction-novel y con ciertos elementos del género fantástico.

¿Qué podemos destacar de él?: Que se aleja del estilo y la temática habituales del autor, que posee un desarrollo narrativo sobresaliente y muestra un enfoque conmovedor y humano de un tema tan delicado como una muerte violenta y sin explicación aparente.

Antes de continuar, debemos tener en cuenta que este "Colorado Kid" fue la primera colaboración de Stephen King con Hard Case Crime (la editorial que busca recuperar el antiguo espíritu de las novelas paperback de serie negra, de la que ya hablamos con amplitud en la reseña de "Joyland") pues esto explica el notable cambio de registro de Mr. King con respecto al grueso de su obra, y a mi modo de ver es el causante del desagrado que causó entre muchos de los habituales del autor. 

Lo más destacable, a mi juicio, de este "Colorado Kid" es, como ya dije, la labor narrativa. Es un ejercicio de estilo ejemplar en cuanto a limpieza, a claridad. King desenvuelve la historia con oficio, casi con la rutina del que ya no sabe hacerlo mal aunque quiera. Así, la narración fluye hacia delante con una sencillez de lectura que, acompañada de la escasa extensión del texto, hace que el libro se termine sin darse cuenta (yo me lo leí en unas horas). Personalmente agradezco este tipo de escritura en las novelas de intriga, para que el estilo alambicado no sea una dificultad añadida a la hora de seguir la trama.

La portada de Hard Case Crime, como siempre
un homenaje a las antiguas publicaciones de quiosco

En lo que respecta al argumento en sí, a la historia que narra "Colorado Kid", debo opinar que no estamos, como se afirma en numerosas sinopsis, ante una novela negra, al menos no ante una al uso. Si tuviese que categorizarla, sería una novela de misterio, de intriga, pero narrada con un estilo periodístico, con ciertos ecos (lejanos) de la non-fiction-novel. De hecho, y pese a estar narrada en tercera persona, el grueso de la acción transcurre en un formato conversacional, en el que los tres protagonistas dialogan, conjeturan, hacen hipótesis y relatan sus recuerdos sobre los hechos.

Y hablando de los protagonistas, los de "Colorado Kid" destacan por su carácter pintoresco. Tenemos a los dos veteranos periodistas, Vince, de noventa años, y Dave de sesenta y cinco. Propietarios del pequeño, casi insignificante periódico Weekly Islander, y sin embargo un pozo de sabiduría sobre periodismo y dos maestros dispuestos a transmitir todo lo que saben a Steffi, la joven estudiante en prácticas que no se pierde una coma de lo que sus tutores le cuentan. Ya comenté en alguna otra reseña de King que es habitual en éste el trato considerado y respetuoso hacia los ancianos, y este libro no es una excepción, pues además los dos perros viejos son parte del tipismo del que pronto hablaremos.

Portada ¿polaca?¿checa? que me ha gustado
por la relación con el argumento y por sus colores

Este formato conversacional, donde no hay una acción trepidante, y todos los hechos ocurren en forma de recuerdos, de narración de lo ocurrido hace veinte años, es lo que a mi parecer distancia la obra del género negro, pero lo convierte en un excelente relato de misterio, ayudado por la exposición clara que comentamos antes. A medida que la trama avanza y vamos conociendo más y más detalles sobre el desafortunado "Colorado Kid", nos vamos sumergiendo más y más en el caso, logrando King que nos involucremos en la historia y acabemos desesperándonos con los callejones sin salida y las lagunas de la investigación. 

En lo que concierne a esa investigación periodística, quiero pensar que Mr. King hace un alegato a favor del periodismo responsable, y en contra del morbo y el sensacionalismo, pues tanto Vince y Dave transmitirán a Steffi numerosas muestras de ética y de cómo conducirse con respeto y con profesionalidad. Este es uno de los aspectos que más me ha gustado del libro, el tono conmovedor que tiene, cómo transmite humanidad, en el trato que los veteranos prestan a "Colorado Kid" y a su familia, huyendo del amarillismo. De este modo, los dos ancianos se erigen como salvaguarda del carácter local y como protección frente a lo que consideran intrusiones del exterior.

Portada francesa (o belga). La que más me ha gustado

Lo que nos lleva a un componente indispensable en la obra de King: El costumbrismo. "Colorado Kid" es una carta de amor a Maine. A su costa, a sus islas, a su paisaje, pero por encima de todo a sus gentes. Vince y Dave son un perfecto arquetipo del yanqui de localidad pequeña, desconfiado de los forasteros, celoso de sus secretos y de su intimidad, del pequeño mundo que considera suyo y del que no desea que trasluzcan sus misterios y sus asuntos privados. En esta novela, el tipismo está más justificado que nunca, y los dos ancianos tienen razones más que sobradas para la reserva y discreción con las que actuaron durante veinte años en los que respecta al caso de "Colorado Kid". Y no cuento más, que incurro en spoiler

Y otra portada más. La redacción del "Weekly Islander"
con los tres protagonistas al sol. Bonita acuarela. 

Y ahora llegamos al momento terrible, al gran caballo de batalla de King, a lo que tanta gente detesta y abomina de él, lo que tantos debates suscita: EL FINAL. Yo sólo voy a decir que me parece adecuado, porque es consecuente con el tono general de la novela y va en línea con ella. Por supuesto es mi opinión, y no quiero imponérsela a nadie. 

A modo de conclusión, sólo resaltar el carácter cuidadoso y considerado del autor para tratar un tema tan difícil como el central de este libro, el de una muerte sin aclarar y rodeada de incógnitas, de manera que crea una historia emotiva, conmovedora incluso, y que no carece de cierto punto fantástico y hasta mágico. Si bien no brilla a la altura de otras novelas de King, no deja de ser una lectura agradecida y que no puede faltar en el haber de los "lectores constantes" del escritor de Bangor. 

¿Hemos subrayado algún párrafo?: Sí, en esta ocasión me interesaba ilustrar el tono costumbrista y ensoñador del libro. Veamos por ejemplo el amor de King por su Maine natal:

"Ten cuidado, Steffi, le había advertido en cierta ocasión Dave al encontrarla sentada en el porche con el cuaderno amarillo sobre el regazo y una columna inacabada sobre artesanía garabateada en su enorme caligrafía inclinada. La vida de la isla se te mete en la sangre, y una vez se apodera de ti, es como la malaria, una enfermedad muy difícil de curar."


Continúa la reivindicación de Maine, y vemos la relación entre los maestros y la aprendiz:

"El sol aún caldeaba, el aire era fresco, la brisa transportaba una dulce fragancia a sal además del sonido de campanas, bocinas y olas lamiendo roca. Eran sonidos de los que Stephanie se había enamorado en cuestión de semanas. Los dos hombres se sentaron a ambos lados de su silla, y aunque ella no lo sabía, por la mente de los dos cruzó más o menos el mismo pensamiento: La edad flanquea la belleza. Aquel pensamiento no tenía nada de malo, pues ambos sabían que sus intenciones eran del todo justificadas. Estaban convencidos de que Stephanie podía llegar a ser muy buena en su profesión y de que estaba deseosa de aprender. La combinación de belleza y ambición siempre daba ganas de enseñar."

Y un ejemplo del tono en el que transcurren los diálogos entre los dos ancianos y Steffi:

"—¿Aparece una víctima de asesinato en la única playa pública de la isla y el jefe de policía llama al editor del periódico local? —se sorprendió Stephanie—. Vaya, eso sí que no tiene nada que ver con Se ha escrito un crimen.
—La vida en la costa de Maine casi nunca se parece a Se ha escrito un crimen —observó Dave con suma sequedad—, y por entonces éramos como ahora, Steffi, sobre todo cuando se van los veraneantes y solo quedamos nosotros, todos en el mismo barco. Eso no convierte nuestra existencia en algo romántico, sino más bien..., no sé, una especie de política de transparencia. Si todo el mundo sabe lo que hay que saber, eso frena muchos chismes. En cuanto a lo del asesinato..., bueno, Steffi, me parece que te has pasado un poco."

¿Más datos de interés?: Sí. La novela sirvió de base para la serie de TV "Haven", producida por el canal estadounidense Syfy. De temática sobrenatural, se basa en "Colorado Kid" pero contiene referencias continuas a la obra de Stephen King en todo su conjunto, con especial querencia por "It". En el momento de escribir esto, va por su cuarta temporada en su país de origen. [web oficial]


Y con esto llegamos al final de nuestra entrada de hoy. Como dije (y mantengo) en Goodreads, "Colorado Kid" no es el mejor libro de Stephen King, pero eso significa que es mejor que el mejor libro de otros muchos autores. Yo lo recomiendo como lectura amena, rápida, adictiva y con mucho, mucho misterio. Nos leemos!

Compártelo:

21 de noviembre de 2013

Cosecha roja - Dashiell Hammett

Como ya sabéis, participo en el reto "Leer 12 novelas negras" promovido por Patricia, desde su blog "Los relatos de Patri: leyendo y escribiendo". Creo que una de las mejores formas de iniciarte en un género literario es ir directamente a los orígenes, a los grandes clásicos que sentaron las bases del mismo. Por eso abordé al fin una de mis muchas asignaturas pendientes: La vieja y buena novela negra americana, la que en los años 20-30 conformó la figura literaria del Detective privado y toda la mitología que lo rodea: Complejas investigaciones, bajos fondos, alcohol, mujeres fatales, gángsters, matones, palizas, tiroteos... El resultado ha sido muy satisfactorio, porque aprendí mucho, y ahora quisiera compartir mis impresiones con vosotros. Vamos allá:


Título: Cosecha Roja (Red Harvest)

Autor: Dashiell Hammett. Detective, escritor, militar durante las dos Guerras Mundiales, activista político de izquierdas y antifascista, y papá de la novela negra americana. Usó los seudónimos Peter Collinson, Daghull Hammett, Samuel Dashiell y Mary Jane Hammett.

Fecha de publicación: 1929


Resumen: Personville, una pequeña población minera más conocida como Poisonville, está podrida hasta las raíces. Cuatro hampones se reparten la ciudad y sus negocios ilegales prosperan mientras la Policía mira hacia otro lado. Cuando su cliente es asesinado, el Agente de la Continental se propondrá limpiar de escoria las calles de Poisonville a cualquier precio. La carnicería acaba de empezar....

Género literario: Es una novela negra americana clásica, con una trama compleja, escrita con un estilo narrativo folletinesco, con una temática policíaca y de intriga y marcada por un nivel de violencia muy elevado.

¿Qué podemos destacar de él?: Que es una obra fundacional de la novela negra, que presenta muchos de los elementos que luego serán característicos y recurrentes en el género, que renueva la figura literaria del Detective y que maneja unos altísimos niveles de violencia, incluso para los estándares actuales. 

Lo primero que debemos saber es que "Cosecha roja" vio la luz no como novela, sino como una serie de cuatro entregas en la revista Black Mask. Fundada en 1920, Black Mask fue a la novela negra lo que Weird Tales a la Ciencia-Ficción. Por sus páginas pasaron no sólo Dashiell Hammett sino también Raymond Chandler y otros titanes del género. De hecho la novela negra toma su nombre del título de la revista. 

Si te gustan estas portadas, aquí tienes un montón
Esta publicación pulp acuñó el término hard-boiled, que define a la perfección esta "Cosecha roja", como ahora veremos:

Lo primero que define al hard-boiled y con ello a la novela negra americana es la innovación que Hammett introdujo con su obra: La figura del Detective como un tipo opuesto por completo a los investigadores literarios anteriores, como Auguste Dupin de E.A. Poe, Sherlock Holmes o el inocente Padre Brown de Chesterton. Si aquellos se valían de la lógica, la observación, la deducción y el análisis para resolver sus casos, el Detective americano es un hombre de acción, que recorre las calles, obtiene información, interroga testigos, se salta leyes y normas y recurre a la violencia y a la lucha siempre que es necesario.

A mi modo de ver, lo importante, lo que subyace en este "Cosecha roja", y lo que supone también una ruptura con la tradición de narrativa policíaca existente hasta entonces, no es la investigación en sí misma, si no la crítica social, la radiografía de la sociedad estadounidense. Por una parte tenemos el escenario: Personville, una ciudad minera de Montana, de unos 100.000 habitantes, a la que todos llaman Poisonville. En ella un solo magnate monopoliza todos los negocios legales y es el dueño de facto de la localidad, pues tiene comprados por igual a políticos y a los medios de comunicación más influyentes. Después, cuatro grandes mafiosos se reparten los negocios ilegales: juego, prostitución, contrabando de alcohol (recordemos que estamos en plena ley seca), apuestas... mientras el jefe de policía (irlandés, por supuesto) hace la vista gorda y se lleva su tajada. No es un panorama muy acorde con el sueño americano, ¿verdad?

Por otra parte tenemos al protagonista, el Agente de la Continental, un personaje anónimo, del que sólo sabemos que ronda los cuarenta años, no es muy alto (5 pies y 4 pulgadas, es decir 1,60m) y es robusto y algo obeso (pesa 190 libras, o sea 85,5 kilos). Además de su perspicacia y sus dotes de observación y de psicología, se vale de todos los recursos a su alcance para lograr sus objetivos: Intimida, extorsiona, chantajea, miente, revienta cerraduras, allana viviendas, recurre a la violencia, siembra cizaña entre los sospechosos, manipula los hechos a su conveniencia, fuerza situaciones para que se ajusten a sus intereses... además es duro como una piedra, no se ablanda ante nada ni nadie y carece por completo de empatía, manteniendo sus emociones impermeables a los sucesos que le rodean. Nada que ver con los elegantes, racionales, deportivos, legales y poco dados a la acción Dupin o Holmes. 

En resumen: El Detective no es mucho mejor que aquellos criminales a quienes combate, o al menos no es un protagonista clásico, un dechado de virtudes que sirva de espejo ejemplarizante al lector. Dashiell Hammett muestra la peor cara de su sociedad y de los ciudadanos que la componen. 


A nivel literario, y tal vez condicionado por el formato de publicación, el estilo es ágil, rápido, sencillo, poco elaborado en los aspectos formales. Lo más destacable para mí son los diálogos: breves, directos, como latigazos. Son intercambios de frases ingeniosas y réplicas mordaces, como pequeños duelos de ingenio en los que los personajes se miden y se tantean.

En cualquier caso, me ha sorprendido cómo Hammett era capaz de crear un personaje y definirlo en apenas un párrafo, con cuatro frases para la descripción física (los rasgos más notorios y llamativos) y poco más para el carácter y la personalidad. En verdad envidiable. Es curioso cómo los autores de la época supieron hacer de la necesidad virtud y, al igual que los escritores de fantasía y Ciencia-Ficción, se vieron obligados a acoplar su escritura a la publicación en revista, y crearon con ello un estilo narrativo propio que después sería influencia y referente para los autores posteriores. 

La obra, narrada en primera persona, llama la atención por su lograda ambientación. El entorno descrito es sórdido, frígido, desagradable. Transmite incomodidad y desasosiego. Bajos fondos, almacenes clandestinos, hoteles cochambrosos, bares y casas de juego, combates de boxeo amañados en barracones de madera, y la propia Poisonville como ciudad gris y mortecina, ambiente que empapa a sus habitantes y les transmite su indolencia y su apatía. 

La galería de personajes secundarios está tan conseguida como el principal. No faltan la mujer fatal que trae a los hombres de cabeza, el magnate local que gobierna a través de políticos comprados, los mafiosos, los soplones, el boxeador que se deja perder, el policía corrupto (insisto, ¿te exigen ser irlandés para ser policía en los USA?), los matones... personajes y escenarios que terminarían por convertirse en clichés del género. 

Y no podemos dejar de resaltar a la gran protagonista de "Cosecha roja": La violencia. No contabilicé los muertos porque ya lo hecho alguien antes, y le salieron 26, sin contar fallecidos "fuera de plano" con los que la nómina asciende fácil a cerca de 40. Pero no sólo hablamos de violencia como tiroteos, explosiones, persecuciones de coches, peleas... que los hay y en cantidades, sino violencia en el tono general de la novela: los diálogos que son como peleas verbales, las situaciones tensas entre personajes, las continuas mentiras, engaños y falsas alianzas entre partes que se rompen al primer descuido, las amenazas que se profieren continuamente, las traiciones, o la cizaña que el Agente de la Continental siembra entre los mafiosos para enfrentarlos entre ellos. 

La portada de Alianza era más explícita
Y es que, por último, debo decir que la trama es compleja y, pese a que el libro se devora (literalmente, yo me lo acabé en dos días) conviene leer con cierta atención, porque el Agente de la Continental crea tal enredo y hay tantas partes implicadas mintiéndose y traicionándose (nadie es inocente, así de sencillo) que te puedes perder si te despistas un poco. 

¿Hemos subrayado algún párrafo?: La verdad es que ha sido difícil escoger alguno lo bastante clarificador, pero veamos un ejemplo de esos diálogos acerados que comentaba:

"—¿Qué me puede decir sobre él? Apretó sus labios grisáceos y sopló con fuerza entre ellos hasta producir un sonido desagradable. —Un piojoso liberal. —¿Conoce a Dinah Brand? —pregunté. —La conozco.Parecía como si el cuello se le hubiera engordado y menguado. —¿Cree que mató a Willsson? —No tengo la menor duda. Está claro. —O sea… que no fue usted. —Pues claro que sí. Yo le llevé la mano. ¿Tiene algo más que preguntarme? —Sí, pero no vale la pena seguir oyendo mentiras."

Y un poco de la violencia que rezuma la obra: 

"El primero de los polizontes que entró en la habitación fue el jefe en persona, el gordo Noonan. Saludó con un gesto amable a Willsson, me dio un apretón de manos y miró con sus ojos vivaces al cadáver. —¡Caramba! — dijo—. Han hecho un buen trabajo. Yakima el Bajito. Y vaya juguetito que tenía. — Dio una patadita al muerto y la porra cayó de la mano—: Buen arma, capaz de volcar un tanque. ¿Lo liquidó usted? — me preguntó. —Mister Willsson. —Caramba, muy bien hecho —dijo, felicitándole—. Le ha quitado un buen peso de encima a mucha gente, entre la que me incluyo. Llévenselo, muchachos —ordenó a los cuatro hombres que tenia detrás.Los dos hombres que vestían de uniforme arrastraron a Yakima el Bajito, de las piernas y las axilas; los otros dos cogieron la porra y una linterna que estaba debajo del cuerpo."

Ah! la revista "Club del misterio" y su irresistible encanto...
Aún puedes encontrar algún ejemplar en rastrillos y librerías de viejo

¿Más datos de interés?: Creo que sí. Lo primero fue la serendipia que me produjo esta obra. El caso es que la Agencia Continental de Detectives no paraba de recordarme a otra conocida Agencia de Detectives, la mítica Pinkerton, primera agencia de seguridad privada moderna, así que indagando un poco me encontré que no sólo efectivamente la real inspira a la ficticia, si no que además ¡el propio Dashiell Hammett trabajó para la Pinkerton!

Es evidente que su experiencia le inspiró a la hora de crear a su Agente de la Continental. Como bien ilustra esta ficha de la excelente web bibliotecanegra.com, Hammett abandonó la agencia por sus problemas de conciencia. Izquierdista declarado y convencido (llegó a ser acusado de comunista y padecer la caza de brujas del senador McCarthy), debía ser terrible para él llevar a cabo muchas de las tareas que implicaba ser agente de Pinkerton. La citada serendipia me recordó que hacía tiempo había leído un estupendo artículo sobre dicha agencia, y lo encontré, en dos versiones: esta y esta. Así, vemos que el Detective de Pinkerton era una mezcla de investigador privado, guardaespaldas, matón, revientahuelgas, vigilante de seguridad y pistolero. Para trabajar ahí había que carecer por completo de ética, remilgos, escrúpulos y conciencia. Personalmente, creo que cualquier gorila musculitos de puerta de discoteca perdería el control de esfínteres delante de uno de aquellos antiguos detectives de la Pinkerton. En resumen: Para ser detective había que ser un bastardo malnacido sin entrañas, por no usar una expresión mucho más fea, que KindleGarten es para todos los públicos. 

Y bueno, una obra maestra, seminal y best-seller debería tener una o varias adaptaciones al cine, ¿verdad? Pues el caso es que, oficialmente, no es así. Veamos:

Se dice que el productor David O. Selznick ("Lo que el viento se llevó", "Rebeca") compró los derechos al poco de publicarse la novela, pero que la crudeza de su tono y la crítica social tan dura que muestra provocó que el proyecto se descartase. 

Pero eso no impidió que existan por lo menos tres adaptaciones no oficiales de la historia. A ver... "un justiciero solitario, anónimo, misterioso y taciturno, llega a un pequeña población dominada por dos grupos criminales. Provoca un enfrentamiento entre ellos para que se destruyan mutuamente, y acaba viéndose involucrado en el conflicto". En efecto:


En 1941, el japonés Akira Kurosawa ("Los siete samuráis", "Ran") adaptó la obra, con ciertas modificaciones en la trama, a la magistral "Yojimbo", donde un samurái errante, interpretado por Toshiro Mifune, pondrá orden en un diminuto pueblo atrapado en una lucha sin fin entre dos clanes rivales.

A lo mejor tu respuesta fue otra, pero también has acertado:


Que es una adaptación de la anterior, y con ello una adaptación a su vez de "Cosecha roja". Dirigida por Sergio Leone y rodada en España en 1964, "Por un puñado de dólares" (A fistful of dollars) comparte todos los elementos de la original, reemplazando al samurái por un pistolero (inmenso, inconmensurable Clint Eastwood) y trasladando la acción a una pequeña aldea en la frontera entre Estados Unidos y México. 

Y por último, Walter Hill ("Driver", "Warriors, los guerreros de la noche") ubicó la historia en el año 1931, en un pueblo de Texas llamado Jericó, poniendo a Bruce Willis en la piel del pistolero protagonista, llamado John Smith (que para el caso es como si fuese anónimo), en la película "El último hombre" (Last man standing), en 1996. 


Se considera que ésta última es la más fiel al argumento original de la novela.

Lo que quieran, pero lo siento Bruce, nunca podrás molar tanto como Clint Eastwood.
Ni lo sueñes. Nope. Nadie mola tanto como Clint Eastwood en la "trilogía del dólar"

Y así llegamos al final de la reseña de hoy, en la que aprendí qué tienen en común una revista pulp, un escritor de izquierdas acusado de comunista durante la era McCarthy, una agencia de detectives integrada por "bad asses", los samuráis y el espaghetti-western. Si os animáis con "Cosecha roja", sólo un consejo: Aunque el libro os pida leerlo deprisa, no os apuréis, poned atención, u os veréis enredados en la intrincada trama del Agente de la Continental. Nos leemos!


Compártelo:

17 de noviembre de 2013

Navegante solar - David Brin

La reseña de hoy es la historia de cómo me faltaba leerme un libro cuyo título comenzase por la letra "N" para completar el reto de lectura "Lee el nombre de tu blog" y dije "Bueno, pues voy con este de David Brin, que tiene buena pinta y así de paso me leo algo suyo, que lo tengo pendiente desde hace mil y todo el mundo dice que es un imprescindible de la Ciencia-Ficción"

Y el resultado es: Epic Win! No sólo completé el reto, que me resultó muy divertido y útil, pues disfruté de buenos libros y descubrí autores que de otra manera nunca habría leído, sino que además con "Navegante solar" me lo he pasado como un gorrino en un maizal. ¿Hablamos un poco de él?




Título: Navegante solar (Sundiver)

Autor: David Brin. Escritor, astrofísico, filósofo, asesor de la NASA, la CIA, la universidad de San Diego y de empresas como Google, divulgador y coleccionista de los principales premios de la Ciencia-Ficción (dos Hugos, un Nebula, tres Locus y un Campbell)

Fecha de publicación: 1980

Resumen: En nuestra Galaxia, cada especie sapiente ha sido elevada a la inteligencia por otra raza tutora, y a su vez eleva a otras especies pupilas. Así ha sido desde el origen del Universo. Sólo existe una excepción: nosotros. Sin tutores conocidos, la Humanidad, que ya ha elevado a delfines y chimpancés, es un elemento discordante en la ordenada Confederación Galáctica. Todo puede cambiar en el siglo XXIII de confirmarse una atrevida hipótesis: El Sol está habitado. Un arriesgado viaje a nuestra estrella puede encontrar a los tutores perdidos del ser humano, si los muchos intereses en contra no lo impiden. 

Género literario: Es una historia de Ciencia-Ficción en su vertiente más dura, con una estructura sencilla pero de contenido complejo, pues presenta una serie de ideas e hipótesis bastante profundas sobre la especie humana y su posible lugar en una galaxia habitada por otros seres inteligentes. 

¿Qué podemos destacar de él?: Que sienta las bases para el universo personal del autor, desarrollado en una serie de seis libros, y que parte de una premisa muy interesante y llamativa: la "elevación" a la inteligencia de unas especies por otras, y la estructura social que surge de las relaciones tutor-pupilo entre razas. 

Creo que, para comenzar, debemos tener claro que "Navegante solar" es una novela de Ciencia-Ficción dura con todas sus consecuencias: La estructura narrativa es sencilla. Dividida en diez partes, la trama sigue la estructura introducción-nudo-desenlace, sin complicaciones. El estilo del autor es simple y directo, sin recrearse en descripciones, que son breves y sucintas, ni en figuras estilísticas. Lenguaje directo y frases cortas. Para el Dr. Brin es lo que nos cuenta, no cómo nos lo cuenta. 

Y lo que nos cuenta es una hipótesis imaginativa y que nos mueve a la reflexión, a pensar. Imaginemos una Galaxia donde existen (¡por fin!) numerosas especies inteligentes que dominan el viaje interestelar. Desde la noche de los tiempos, cada raza con potencial de inteligencia ha sido "elevada" por otra anterior, convirtiéndose así en tutora y pupila respectivamente. La pupila queda vinculada a la tutora por un "contrato" de determinada duración, y a su vez "elevará" a otras especies, continuando el ciclo. Cuanto más antigua es una raza, y cuanto más atrás se remonte su linaje de elevaciones, más importante es en el orden galáctico. Abandonar a una especie pupila es un deshonor impensable, y una raza que se ha elevado por si misma, sin tutora, un anatema. 

Las especies inteligentes comparten una Enciclopedia Galáctica, un compendio de TODO el saber de la galaxia, de toda la tecnología, de todos los conocimientos existentes desde los primeros seres sapientes, los míticos Progenitores. Cuando una raza es elevada, no necesita desarrollar su propia tecnología, simplemente obtiene de su tutora toda la sabiduría de la Biblioteca a cambio de sumisión, como parte de su contrato.

Y en esto aparece la Humanidad. Paf! Una especie salida de nadie sabe dónde, que no sólo no tiene tutores conocidos, sino que ni le importa y se enorgullece de ello, y que además de desarrollar su propia tecnología e incluso dominar el viaje espacial sin necesidad de la Enciclopedia, tiene la desfachatez de "elevar" a dos especies de su planeta natal, los chimpancés y los delfines. Esto provoca que la situación del ser humano dentro del orden galáctico sea peculiar, no es exactamente un paria ni un apestado, pero su carencia de linaje le coloca en una posición incómoda, teniendo que pagar fuertes peajes por acceder a la Enciclopedia y viendo limitada su expansión por la galaxia.

De este modo, el Dr. Brin introduce todo su universo, que servirá de escenario para la saga de seis libros "La elevación de los pupilos", y desarrollará una serie de ideas muy interesantes, sobre todo por su calado filosófico. Como ya dije, es un libro que nos mueve a la reflexión.



Por ejemplo, la situación en la propia Tierra se mueve entre una distopía en la línea de "Un mundo feliz" (que aparece citada en la obra) y una sociedad enfocada hacia el progreso y al viaje espacial como destino ineludible de la humanidad. Como requisito para ser aceptada entre las razas sapientes, la humanidad debe controlar su tendencia a la agresividad y la violencia, lo que provoca la división social entre ciudadanos y condicionales. Los primeros tienen plenitud de derechos y libre albedrío, mientras que los segundos llevan implantado un chip de control, tienen prohibida la reproducción, la salida al espacio y el acceso a las ciudades, viviendo en "reservas" donde conviven con los extraterrestres (llamados etés) que están en una situación similar. 

Me resulto llamativo, y hasta gracioso, como los humanos, principalmente los condicionales, se dividen entre xenófilos y xenófobos, llevando los extremos a crear dos facciones enfrentadas, los "camisas", que se visten al estilo "futurista" (túnicas de telas brillantes) y sienten devoción por los etés, y los "pieles", que viven y visten como hombres prehistóricos, odian ferozmente a los etés y convierten su marginación en orgullo. Aquí se observa el perfil filosófico del autor, que hace, a través de estos extremistas, reflexiones sobre la especie humana, sobre su identidad en un mundo donde ya no es el centro del universo, sobre el papel de las religiones, ya superadas y olvidadas, sobre la tendencia a agruparse en facciones y sobre el lugar de los inadaptados dentro de una sociedad modélica y superestructurada. Y no desarrollo más el tema, que me pierdo.

"Jacob estaba seguro de una cosa: los camisas y pieles compartían su resentimiento. Resentimiento hacia la cauta política de compromiso de la Confederación hacia los E.T. Resentimiento hacia las Leyes Condicionales que mantenía aislados a tantos. Resentimiento hacia un mundo donde el hombre ya no conocía con seguridad cuáles eran sus raíces."

Dejemos las Ciencias Sociales, que aquí hemos venido a ver Ciencia-Ficción. Así el protagonista, Jacob Newa Álvarez (cuya descripción se reduce a que es amerindio, y su historia a que pertenece a una familia de políticos, que está considerado un héroe por salvar una importante instalación espacial y a que perdió a su mujer en un "célebre" accidente), el eté Fagin (con aspecto de brécol gigante), el neo-chimpancé Jeffrey y otros personajes, viajarán a Mercurio y de ahí al sol en la nave "Bradbury" :D un híbrido de la tecnología humana y de la procedente de la Biblioteca, capaz de soportar las temperaturas solares, donde buscarán la supuesta forma de vida inteligente que puede ser el tutor perdido de la humanidad.

Sobre los personajes, como es habitual en la C-F dura, no están demasiado desarrollados, sí lo suficiente para darles entidad y hacerlos creíbles, pero tendremos descripciones mínimas de ellos y poquitos datos sobre su historia personal. Mi preferida sin duda es la piloto Helene da Silva, una mujer de gran personalidad, con noventa años de edad pero un cuerpo de veinticinco, fruto de viajar a velocidades no-relativistas [lo mismo que le ocurre por ejemplo al protagonista de la "Saga de Ender" de O.S. Card], lo que la hace irresistible para los hombres: una mujer con el "mundo", los conocimientos y la experiencia de la madurez pero con el aspecto físico de la juventud. 

Desde que se inicia el viaje a Mercurio, la obra incorpora elementos propios de las novelas de intriga y detectivescas, pues el viaje al sol se verá complicado por una compleja trama (que no voy a desvelar, tranquilos) para impedirlo, con diversos personajes con intereses encontrados y motivos para hacer fracasar la misión, encontrándonos incluso con la clásica escena de las historias policíacas en la que Poirot, o quien proceda, resuelve el caso y descubre al culpable en una reunión de todos los sospechosos. No está exenta tampoco de escenas de acción y situaciones emocionantes propias de las novelas de aventuras, aunque las escenas de lucha y persecuciones son un poco confusas si no estás muy puesto en física (ahora hablaremos de eso). 

Destacar que la obra debe ser una auténtica delicia para los lectores con conocimientos avanzados de física, química y otras Ciencias exactas, porque el Dr. Brin "no se corta" a la hora de aplicarlas a la historia, y yo, al menos, por momentos me sentí bastante perdido, así que opté por el clásico "relájate y disfruta". Normalmente la C-F dura tiene carácter divulgativo, y autores como Asimov, O.S. Card o Sir Arthur C. Clarke "rebajan el liston" para que el lector comprenda los conceptos y se interese por ellos sin abrumarse, pero David Brin tiene una actitud más propia de ese profe que todos padecimos, que "pone la directa" y da su explicación dando por hecho que todos los presentes saben de lo qué está hablando. Aún así, no quiero desmotivaros, el libro puede leerse con normalidad, sólo que algunas situaciones son más difíciles de comprender, sobre todo las escenas de acción.

Para terminar, resaltar que, pese a iniciar una saga, "Navegante solar" es autoconclusiva, y puede leerse suelta, pues la historia queda completamente cerrada y no tiene relación directa con los siguientes volúmenes. 

¿Hemos subrayado algún párrafo?: La verdad que, más que un libro de buenos párrafos, es un libro de buenas frases, o buenas sentencias. Veamos por ejemplo la complejidad de la relación entre razas:
"Al parecer, Culla era miembro de una especie 'pupila' cuyo contrato con su especie 'tutora' aún estaba vigente. Una raza así tenía un lugar bajo en el orden galáctico. Jacob, todavía sorprendido por lo complicado de los asuntos galácticos, se alegró de que un accidente fortuito hubiera conseguido que la humanidad ocupara un lugar mejor, aunque inseguro, en aquella jerarquía."


Y sobre el proceso de elevación y su vigencia en el tiempo:
"La críptica referencia a la extinta especie 'mellin' le permitió advertir la escala temporal cubierta por la antigua civilización de los galácticos y su increíble Biblioteca. ¡Doscientos millones de años! En esa época remota el planeta Pila había sido dominado por una especie viajera, que había vivido allí durante seis mil siglos mientras los antepasados de Bubbacub no eran más que insignificantes animales en sus madrigueras."


¿Más datos de interés?: "Navegante solar" es el primer libro de la saga La Elevación de los pupilos, y en 1981 estuvo nominada al premio Locus, categoría de Primera Novela. Esta serie está compuesta por dos trilogías y acumuló los galardones más destacados de la Ciencia-Ficción. Por mi parte, no me la voy a leer por ahora, no porque no me resulte atractiva, al contrario, si no porque ahora no puedo comenzar más sagas, tengo varias iniciadas y muuuuuuchas lecturas pendientes. Pero en cualquier caso, parece más que recomendable y sugerente para los amantes de la Ciencia-Ficción, sobre todo de la variante dura.

OTROS LIBROS DE DAVID BRIN EN KINDLEGARTEN:


- El cartero


Acabamos así nuestra reseña de hoy. Es gracioso cómo se puede leer un libro como parte de un reto de lectura y un poco "a lo tonto" para acabar fascinado y completamente enganchado a él. Además por fin me animé con David Brin, del que ya puedo decir que comprendo por qué está considerado uno de los buques-insignia del género. Lo dicho: Epic Win. Nos leemos!

Un verdadero ejemplo de EPIC WIN
[Editado: es una falsificación, pero está chula :)]

[23/08/14: Foto real, en honor de Sir Ian McKellen, que bien lo merece]


Compártelo:

16 de noviembre de 2013

Cuentos de San Andrés - el Booktrailer

Faltan sólo quince días para la publicación de "Cuentos de San Andrés", pero se me hace lejos el momento para ponerlo a disposición de todos aquellos de vosotros que estéis interesados en leerlo. Estoy muy ilusionado, y voy limando alguna impureza que queda en la maquetación para que sea la mejor dentro de lo que soy capaz de proporcionaros.

Una cosa que tenía pendiente era hacer un Booktrailer, y bueno, aquí está. Como de costumbre, me dedico a copiar y plagiar aquellas ideas de los demás que más me gustan ("culo veo, culo quiero") y una de ellas era hacer un pequeño vídeo de presentación para este "Cuentos de San Andrés".

Parece fácil... Hagámoslo! ¿¡Cómo!? ¿¡Cuánto dice que cuesta!?

Los problemas eran varios. El primero, que el nivel está muy alto. Demasiado para mí. Tras ver joyas como la presentación de "A porta de Annwn" de Xosé Duncan, la de Vanesa Santiago y su "Ninguén lembra" los dos fanmade que Johanna Franco hizo para "Rasguños en la puerta" de Melisa S. Ramonda (el primero, y el segundo, subido ayer mismo ¡corred a verlo!), o esta preciosidad, con el toque indie y esa difícil sencillez. Por no hablar de lo que presentan las editoriales, con calidad de imagen cinematográfica, sonido de estudio, actores... cosas como esta

El segundo soy yo: No sé editar video. Resoluciones, sincronizaciones de audio, capas, FPS, demux, códecs, renderizados... son conceptos completamente arcanos para mí. Tampoco me apetecía molestar a nadie para que me echase una mano, así que la cosas se complicaba.

Visioné algunos Booktrailers compuestos por imágenes estáticas, al estilo de las muchas presentaciones que existen en Youtube, acompañadas por música, con transiciones entre fotos estilo "voy a probar todas las que trae el programa", y tampoco quería exactamente eso.


Dos minutos de hermosas fotografías y una dulce música de fondo. No he utilizado leyendas, ni frases, ni subtítulos. Sólo una secuencia de imágenes, relacionadas en cierto modo con la historia que se narra en "Cuentos..."

¿Recordáis aquel juego en el que te daban varias ilustraciones sin texto ni diálogos, y tenías que inventarte una historia con ellas? Bueno, pues mi intención es algo parecido. Quizá quien vea el trailer pueda imaginarse su propia historia, o "picarse" con el libro, o tal vez no se le despierte la curiosidad en absoluto, o incluso destierre por completo la mínima posibilidad que le quedase de animarse a leer "Cuentos..."

Pero se habrá distraído y relajado dos minutos, que hoy día es todo un lujo y un tesoro. 

Por cierto, la canción es de Ofri Eliaz, una cantante israelí que me encontré de casualidad en Jamendo.com, y que además de ser guapísima y tener una voz maravillosa, tiene el mérito de cantar en ladino, el dialecto judeoespañol que aún se mantiene vivo desde que los reyes católicos inauguraron la españolísima tradición de echar a la gente más preparada del país, en este caso a los únicos que sabían algo sobre economía, contabilidad, préstamos, intereses y cosas por el estilo, y así nos fue después.

Like, +1, retweet, Tap!, Pin it, etc. 
La canción "Ya salió de la mar" tiene más de 200 años de antigüedad y forma parte del folclore del pueblo sefardí (Yo acabo de descubrirla, eh? no os creáis que soy ningún entendido en el tema).

Y bueno, esto es todo. Daré un poco la tabarra con el vídeo por las redes sociales. Gracias a todos, y Nos leemos!


Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes