25 de septiembre de 2013

Rama revelada - Arthur C. Clarke y Gentry Lee

¿Están los habitantes de la Tierra preparados para conocer, al fin, el origen, el destino y el próposito de Rama? Nunca un ser humano había llegado tan lejos como los tripulantes de la gigantesca nave. En su viaje descubrirán que como especie de viajeros espaciales, nuestro papel en el cosmos infinito tal vez no sea tan insignificante como pensábamos. Pero para alcanzar el conocimiento, la Humanidad debe enfrentarse primero a su peor enemigo: ella misma.



Publicada en 1993, Rama revelada (Rama revealed) es una obra conjunta de Sir Arthur C. Clarke y Gentry Lee, de quienes ya hemos hablado largo y tendido con anterioridad.

Es una novela de Ciencia-Ficción dura y de Anticipación, con elementos de la novela de aventuras, y con un transfondo tan científico como religioso y metafísico. Supone el coda de la tetralogía, contiene mayores dosis de acción que su inmediata predecesora, y concluye con una teoría metafísica sobre el origen de la vida en el Universo. 

Como propuse en la reseña de la entrega anterior El jardín de Rama, ambos volúmenes forman una dilogía y una empieza justo donde termina la anterior, centrándose además ambas en los mismos personajes: La doctora Nicole des Jardins, el doctor Richard Wakefield, y los descendientes de ambos (de quienes no hablé en la anterior reseña). Estos héroes por accidente quedarán en mi memoria literaria gracias al completo retrato que de todos y cada uno realizan los autores. 

Sobre esto último, decir que hay una cierta polémica, estéril a mi entender, sobre la autoría del libro. Como ya se dijo en la anterior reseña, Sir Arthur ya estaba muy mayor y delicado de salud en esa época, con lo que probablemente Gentry Lee sea el responsable del grueso del texto, o quizás incluso de todo. Para mí, esto carece de importancia. La Ciencia-Ficción dura no presta demasiada atención a los personajes (en "Cita con Rama" estaban apenas bosquejados) pero aquí están cuidados, detallados, matizados. Tienen pasado, personalidad y motivaciones, empatizas con ellos, te transmiten emociones, y al final eso es lo importante. 

foto propiedad de Mark Hood [fuente]

El libro en su conjunto es, continuando la linea de El jardín de Rama un pequeño ensayo sobre la naturaleza humana. Los acontecimientos iniciados en la colonia de Nuevo Edén concluirán aquí y forzarán a los ramanes a tomar una dura decisión sobre nosotros, los seres humanos. Nuestra forma de ser como especie hará que la ya difícil toma de contacto y convivencia con otras razas inteligentes se haga aún más conflictiva, y será manifiesta nuestra tendencia a la violencia y al dominio, tanto entre nosotros como hacia los demás. 

Gentry Lee, colaborador de Carl Sagan es, al igual que lo era este último, un creyente entusiasta en la vida extraterrestre, y de mano de estas especies alienígenas tendremos algunos pasajes excelentes e incluso no carentes de humor. En especial las octoarañas, de quienes no hablaré más para evitar el spoiler, y que ya aparecieron en entregas anteriores, son una creación interesante y muy atractiva. 

Y llegamos al grand finale: Por fin sabremos cuál es el propósito de Rama, al fin el misterio de las gigantescas aeronaves cilíndricas será explicado. Muchas críticas disponibles en Internet son negativas, lo tildan de flojo y poco consistente. Para mí, es más ambicioso, más amplio que explicar sólo el origen de Rama. Clarke y Lee se atreven a teorizar sobre el origen de todo el cosmos y el nacimiento de la vida en el mismo. Si que me ha resultado sorprendente e inesperado que en una obra de Ciencia-Ficción dura este postulado tenga más de metafísico, religioso incluso, que de científico, y darle credibilidad es más un acto de fe que de racionalidad. No olvidemos en cualquier caso que estamos ante una obra de ficción y ante los conocimientos y creencias de una especie inteligente que, por muy avanzada que esté con respecto a nosotros, puede no conocer todas las respuestas. Sea como sea, la parte de la disertación sobre este tema ofrece una lectura placentera, permite la reflexión y ha provocado el debate entre los lectores. Tal vez, Gentry Lee sea tanto un hombre de ciencia como un hombre de fe (no tienen porque ser excluyentes) y a través de la tesis de este Rama revelada se replantea el papel de un Dios o un creador del universo.

Octoaraña de amigurumi

Parte de esta fe en la raza humana, implica que el libro transmite la idea de que el ser humano no es tan insignificante en el conjunto del cosmos, y que nuestra singularidad, fruto de una serie de muy afortunados factores favorables, nos convierte en algo especial, único, con nuestra propia responsabilidad como especie inteligente y viajera espacial (el grado máximo de desarrollo como especie para los avanzados ramanes). 

A modo de conclusión, pienso que con este Rama revelada la tetralogía va de menos a más, en cuanto que comienza con el misterio de Rama, pero a lo largo de la serie descubrimos que Rama es sólo una pequeña parte de un entramado de dimensiones mucho mayores, y terminamos con una teoría que abarca toda la infinitud del cosmos. En cuanto al aspecto literario, nos brinda una historia con mucha acción, aventuras, bastante tensión y un cuidado tratamiento de los personajes con lo cual, trasfondo científico o metafísico aparte, es una lectura amena y muy entretenida. 

Compártelo:

21 de septiembre de 2013

El peligro de llamarse Nerea - Elisa Cotarelo

Nerea es una joven retraída, poco agraciada y sin vida social. Sus padres, Fran y Rosa, han dejado sus sueños en el camino y mantienen un matrimonio infeliz mientras luchan por salir adelante contra unos gastos que les ahogan. Nerea encontrará el amor a través de una conocida red social, pero cuando desaparece, la vida de sus padres da un vuelco total. También la del inspector Núñez, un solitario policía a punto de jubilarse, que se enfrentará al caso más complejo de su carrera. Una historia donde nada es lo que parece y todos tienen algo que ocultar. 



Publicada en 2013, El peligro de llamarse Nerea es una novela de  Elisa Cotarelo, asturiana afincada en Vigo y autora novel.

Es una historia de intriga y suspense, de corte policíaco y detectivesco, con momentos cercanos al thriller, y que incluye elementos costumbristas que complementan la trama principal.

Para comenzar, debo decir que El peligro de llamarse Nerea no es una novela complaciente, ni hace concesiones. Es una historia dura, cruel, cruda como es la realidad, la vida misma. No significa que su lectura sea desagradable, al contrario, pero narra una historia triste, y los personajes pagan un peaje muy alto por su paso por ella, y el lector, pese al placer de su lectura, notará un regusto amargo mientras la lee y sobre todo cuando la termine. Veamos las causas, comenzando por los personajes:

La protagonista, Nerea, es una chica de trece años acomplejada y retraída, por su físico (es bajita, gorda y tiene una verruga en la barbilla), su ausencia de vida social (sólo tiene una amiga, Alba) y por las estrecheces económicas que pasa su familia. Sus compañeros de clase, con la crueldad de la que pueden hacer gala los niños, la ridiculizan por su aspecto (viste ropa vieja heredada de su madre) o la ignoran por completo. Inocente e inexperta, cree encontrar el amor a través de la red social Tuenti, dando inicio a la trama de la novela.

Sus padres, Fran y Rosa, son un matrimonio infeliz, atrapados por la hipoteca de un piso que apenas si pueden pagar, sin darse el mínimo lujo, trabajando en empleos precarios y mal remunerados, echando cuentas todo el tiempo y sin sitio ya para el amor, el cariño o la complicidad. Sus familias políticas les resultan insoportables y arrastran a Nerea a su situación de indolencia mutua.


El Inspector Nuñez, por su parte, al borde de la jubilación, es un hombre cansado, solitario, que tras consagrar su vida al trabajo renunciando a todo lo demás, se encuentra sin ayuda, presionado y cuestionado, ante un caso que parece irresoluble, y que le hace pensar que ha perdido sus facultades. 

Al argumento principal, la autora añade una serie de relatos del pasado de los personajes principales y de otros, como Estrella, la madre de Fran, que además de proporcionar un tono costumbrista a la novela, aportan información útil para entender el porqué del carácter de los personajes y de su manera de pensar y actuar. Decir que estas historias son en ocasiones de gran sordidez, pero no por ello menos hermosas o peor narradas. No escatima en detalles y matices que puedan ampliar nuestro conocimiento de todo el contexto de la novela. 

En verdad el conjunto de la obra se beneficia del estilo narrativo de Elisa Cotarelo, que es limpio, preciso, sencillo (que no simple) y detallado, en la línea de un naturalismo muy adecuado para este tipo de historias. El citado detallismo, que explica en cierto modo la extensión de la novela, resulta muy de mi agrado, y personalmente lo he disfrutado, pues me resultó ameno en todo momento. 

Ambientada entre Oviedo y Logroño, entre los años 2009 y 2011, cuida al milímetro lo referente a la ambientación, y nos parece estar paseando por dichas localidades.

En cuanto al argumento en sí mismo, destacaría varios aspectos. Por una parte, el manejo del suspense y del ritmo por parte de Elisa, que mantiene la intriga a lo largo de toda la novela, sin altibajos. Por otra, su actualidad, implicando a las redes sociales (Tuenti en concreto, la más usada por jóvenes como Nerea) y a Internet en su conjunto, sobre todo a sus peligros, pero sin caer en el alarmismo fácil ni en la moralina. Y por último, lo ilustrativo que resulta en lo referido a los métodos de trabajo e investigación de la policía española, así como a las limitaciones tanto legales como de medios a las que tienen que enfrentarse en su tarea. Vemos así lo frustrante y trabajosa que es una investigación policial y, acostumbrados como estamos a las series americanas, donde pulsando una tecla ya saben hasta la talla de calzado del sospechoso y si tiene libros sin devolver en la biblioteca de su pueblo, nos sorprendemos de todas las trabas a las que se enfrentan nuestras fuerzas del orden.


Es en este estilo, el policíaco-detectivesco, en donde el texto de Cotarelo brilla en todo su esplendor, y el inspector Nuñez y sus dos compañeros nos mantendrán pendientes de sus avances, sus corazonadas y sus muchos recursos para resolver un caso que de entrada parece no tener solución y en el que nadie tiene demasiadas ganas de ayudarles. 

Quisiera resaltar también que la autora incluye en la novela sentencias, o aforismos, que he ido subrayando por llamarme la atención, como pequeñas perlas de sabiduría. Veremos alguna enseguida.

Por último, relacionado con el costumbrismo al que hemos hecho mención, destaquemos también el poso de crítica social que trasluce la autora en la novela, tanto en lo referido a la sociedad de consumo y la situación a la que arrastra a los padres de Nerea, como a los medios de comunicación y su muchas veces nefasto papel en casos como el que describe nuestra historia de hoy, como a la política y su forma de embarullarlo y complicarlo todo. 

La Regenta, la inmortal creación de Leopoldo Alas Clarín,
sigue paseándose por las calles de Vetusta

El peligro de llamarse Nerea está disponible en Amazon y en Smashwords.

Compártelo:

17 de septiembre de 2013

Por amor a Imabelle - Chester Himes

Harlem no es el lugar adecuado para un hombre bueno como Jackson. Su ciego amor por la explosiva Imabelle le llevará a a ser timado, perseguido y golpeado, a delinquir una vez tras otra y a cruzarse, con la única ayuda de su hermano Goldy, en el camino de una banda de estafadores y de Ataúd Johnson y Sepulturero Jones, los dos policías más duros e implacables del barrio.



Publicada en 1957, Por amor a Imabelle (For love of Imabelle / The Five-Cornered Square/ A Rage in Harlem. Puede encontrarse con cualquiera de los tres títulos) es  una novela del escritor norteamericano Chester Himes.

Es una novela negra americana clásica, con elementos propios del hard-boiled, del pulp y del explotationque combina una historia y una narración desenfrenadas con la denuncia de las condiciones de vida de los habitantes del neoyorquino barrio de Harlem. 

Supone el arranque de la serie Harlem Cycle y la primera aparición de las creaciones más célebres del autor: la pareja de policías negros Coffin Ed Johnson y Grave Digger Jones, conocidos en castellano como Ataúd Johnson y Sepulturero Jones.

Como punto de partida, decir que estamos ante una auténtica diversión, ante un entretenimiento sano, que me hizo comprender porqué este tipo de literatura de evasión fue tan popular en su momento. A su corta extensión (unas 240 páginas, según ediciones) se suma una historia que transcurre a un ritmo vertiginoso, donde los acontecimientos se suceden a toda velocidad y de forma imparable, y una trama que combina acción, tiroteos, persecuciones, violencia, ambientación marginal y barriobajera, y un punto de erotismo, que hacen que nos terminemos el libro antes de darnos cuenta, nos hayamos divertido y hayamos desconectado de nuestros problemas durante dos o tres horas. 

Su temática, el hecho de que esté protagonizada por personas de raza negra en su totalidad, y ambientada en el barrio de Harlem, en Nueva York, me hace verla también como una precursora del Blaxplotation que tanto éxito tuvo en los años 70. Transcurre a finales de los 50 y, pese a ocurrir en sólo tres o cuatro días, concentra una sucesión de acontecimientos que parecen dilatarla a un tiempo mucho más amplio. 

Lo más llamativo de esta obra es la sensación de sordidez, suciedad y depravación que Himes consigue transmitirnos. Nos muestra Harlem como un lugar degenerado, mísero, olvidado y deprimente, un gigantesco ghetto donde se hacina gente desesperada, empobrecida e incluso embrutecida, empujada a la delicuencia y a las actividades más o menos ilícitas, y sedados por el alcohol y las drogas para evadirse de la dura realidad que les ha tocado vivir, la de un país donde el racismo es palpable y evidente, y las personas carecen de oportunidades sólo por el color de su piel. 

Curiosamente, está cruel situación hace aflorar un sentido del humor ácido e irónico, nacido de la desesperación del que no tiene ya nada que perder. De igual manera, me ha gustado el sentimiento de solidaridad espontánea que existe entre los vecinos de Harlem, esa ley no escrita de ayudar a un hermano, nunca delatando a otra persona negra, o facilitando a la policía información errónea y confusa, pues cualquier negro, por el mero hecho de serlo, es ya sospechoso habitual.


Esta denuncia de las condiciones de vida y de la realidad social de los habitantes de Harlem, y por extensión de todos los estadounidenses de raza negra, ciudadanos de segunda a todos los efectos, proporciona a la novela un segundo nivel de lectura que le añade profundidad, y es evidente que Chester Himes desea llamar la atención sobre esta problemática y sensibilizar al lector sobre ella. 

Para reflejar este ambiente lumpen de timadores, ladrones, proxenetas, prostitutas, rateros, locales de juego clandestino, casas de apuestas, comisarías, casas de mala reputación y tugurios, el traductor Josep Elías (en la edición que aquí reseñamos, posteriormente fue traducido de nuevo) ante la enorme dificultad de adaptar el argot de Harlem, por completo intraducible, optó por usar los términos de la jerga o germanía de los bajos fondos españoles de la época, con lo que el resultado es curioso. El libro incluye un glosario con 77 términos como marao (muerto), fusca (pistola), chanar (saber), chota (confidente)... muchos de los cuales aún se usan, y otros ya obsoletos. 

Recordemos que en esta novela hacen su debut la pareja de detectives negros más duros e incorruptibles de Harlem. Altos, delgados, desgarbados, armados con enormes revólveres del .38, Ataúd Johnson y Sepulturero Jones hacen cumplir la ley con sus métodos expeditivos y en ocasiones hasta brutales, sin ahorrar en gritos de advertencia, puñetazos y disparos. Si bien no son en realidad los protagonistas de la historia, tienen un papel importante en la misma. Esta forma de narrar será una constante en la serie Harlem Cycle en la que Ataúd y Sepulturero sirven de elemento común a argumentos protagonizados por diferentes personajes. 

En este caso, la trama gira en torno a Jackson, un hombre simple, inocente y honrado, trabajador y religioso (un julandrón en el argot de la novela), enamorado perdidamente de Imabelle, por culpa de quien pierde todos sus ahorros con el viejo timo de convertir billetes en otros de mayor valor usando un compuesto químico. Intentando recuperar su dinero, entra en una huída hacia adelante que lo lleva a meterse en cada vez más problemas y a complicar su situación a cada momento que pasa. En verdad llegué a sentir lástima por Jackson, una buena persona fuera de su ambiente (el único personaje de la obra que es capaz de decir «en verdad esta situación me tiene atribulado») que se fía ciegamente de una mujer que le trae de cabeza y no está hecho para el ambiente patibulario en el que se ve obligado a moverse. 

La nómina de secundarios no le va a la zaga, encabezada por Goldy, el esperpéntico hermano de Jackson, un timador que recurre a un original disfraz para pasar desapercibido, Imabelle, una auténtica femme fatale, los hampones Jodie, Hank y Slim, el reverendo Gaines, y los rudos Ataúd y Sepulturero, que conforman un conjunto muy atractivo y dotan a la novela de gran cantidad de matices interpretativos.

En resumen, Por amor a Imabelle es un pequeño manual sobre cómo escribir un Thriller, crear una historia entretenida y, de forma paralela, denunciar los problemas raciales y poner en tela de juicio la injusta situación del colectivo protagonista. 






Adaptaciones:

En 1991 fue adaptada a la gran pantalla con el título original de A Rage in Harlem, en español Redada en Harlem, dirigida por Bill Duke y protagonizada por Forrest Whitaker, Gregory Hines y Robin Givens, entre otros. Está enfocada más hacia la comedia y hace una adaptación bastante libre que omite la denuncia social del autor.



Existe también un Audiolibro de gran popularidad, pues está narrado por Samuel L. Jackson, con un registro vocal que a mí me ha recordado muchísimo a su papel en Pulp Fiction. Podéis escuchar una muestra en Audible y obtenerlo de forma gratuita con el mes de prueba. En Youtube está también el fragmento de muestra y este Behind the Scenes.

Compártelo:

15 de septiembre de 2013

El Jardín de Rama - Arthur C. Clarke

El misterio de Rama y de sus creadores está más cerca de ser explicado. El nuevo retorno de Rama a nuestro sistema solar, ahora con humanos a bordo, unirá a ambas especies y permitirá a la Humanidad verse reflejada en el espejo de una forma tal vez no demasiado complaciente.



El jardín de Rama (Garden of Rama) es una obra conjunta de Sir Arthur C. Clarke y Gentry Lee, de los que ya hablamos en las anteriores entregas.

Al igual que sus predecesores, es una novela de Ciencia-Ficción dura y anticipación, aunque ahora no sólo presta atención a los aspectos científicos, sino que cobran importancia también los psicológicos, sociológicos y antropológicos. Supone un cambio sustancial del planteamiento de la saga con respecto a los dos volúmenes anteriores, y convierte en fundamental la lectura de la siguiente entrega, Rama revelada.

Los dos libros anteriores se caracterizaban por ocurrir en un marco temporal corto (apenas unas semanas), por manejar un número muy reducido de personajes, y por transcurrir casi íntegramente en el interior del cilindro Rama, salvo escenas evocadas y similares.

Bien, en El Jardín de Rama los autores han decidido dar un giro bastante considerable. En primer lugar, aunque comience justo en el mismo momento en el que terminó Rama II, este nuevo volumen narrará acontecimientos desarrollados a lo largo de casi cincuenta años, lo que enriquecerá la trama con distintos subargumentos y las vivencias de los personajes en un tiempo tan dilatado.

De igual manera, en este volumen asistiremos a la creación en Rama de una colonia humana de dos mil miembros, llamada Nuevo Edén, que brindará a los autores (y a los ramanes) un ambiente controlado, de laboratorio, en el que reflexionar sobre la condición humana, su naturaleza y su sociedad. Personalmente, éste ha sido el aspecto de la novela que más me ha gratificado: Asistir a un gigantesco experimento en el que se recree nuestro modo de vivir y organizarnos y comprobar si, como especie, somos capaces de crear una sociedad modélica y armoniosa, o si por el contrario caemos en los mismos errores de siempre, y reproducimos a pequeña escala los defectos que nos aquejan a escala planetaria.

Me sorprendió, al leer críticas a este libro en Goodreads, que la mayor parte de las opiniones negativas vienen motivadas por este elemento. A muchos lectores no les ha gustado que la obra derivase hacia la sociología, la antropología y/o la psicología social, y preferían que siguiese enmarcada dentro de la Ciencia-Ficción más dura.

En verdad, Rama ha perdido protagonismo, ha dejado de ser personaje y ahora es sólo escenario, pasando el peso de la historia a los humanos que lleva a bordo. De tal manera, el componente misterioso que tenía el objeto alienígena pasa a segundo plano, y por ahí le llegan al libro también un gran número de mala críticas.

Considero que uno de los objetivos de la saga es, por lógica, acabar explicando cuál es el origen y la finalidad de "Rama" (no en vano el próximo volumen se titula Rama Revelada), y por tanto no le veo nada reprochable al giro argumental, que por otra parte veo casi forzoso para que la saga avance y no sea "más de lo mismo".

En cualquier caso, concuerdo con la opinión unánime de que Arthur C. Clarke está poco presente ya en el libro [como bien nos recordaba Joshua BedwyR en un comentario en otra entrada, Sir Arthur ya estaba muy mayor por entonces]. Si bien su nombre sigue apareciendo en letras más grandes en la portada, la mayor parte del texto es ya obra de su coautor Gentry Lee. Creo que Lee está más que facultado para hacerse cargo del proyecto, pero echo mucho en falta aquel sentido del humor tan fino, tan británico e irónico que mostraba Sir Arthur en el primer libro, con el que se burlaba de la burocracia, de las instituciones académicas, de los gobiernos... 

Gentry Lee y Sir Arthur C. Clarke. [fuente]
Continuando con el citado giro argumental, indicar que permite a los autores, como ya dijimos más arriba, desarrollar distintas subtramas y argumentos personales. Por otra parte, la colonia humana es un mosaico de personas de muy diversa procedencia, valores, conducta y personalidad, lo que facilita la reflexión sobre nuestra naturaleza tanto individual como colectiva.

Pese a esta irrupción de las ciencias blandas o ciencias sociales hay que recordar que estamos ante una novela de Ciencia-Ficción dura, y persisten tanto los aspectos científicos que hicieron tan interesante la saga hasta el momento, como la presencia de especies extraterrestres, que interactuan con los humanos, con las lógicas dificultades de compresión y entendimiento, de mano de quienes tendremos algunos de los pasajes más atrayentes de la historia.

He dejado para el final un detalle que considero importante: La lectura de El jardín de Rama convierte en necesaria, en imprescindible, la lectura del siguiente volumen Rama revelada. No encontré información sobre si están escritas así de forma deliberada, pero el final de este libro me hace pensar que están concebidas como una bilogía, y que los acontecimientos iniciados en esta parte tendrán cumplida resolución en la siguiente.

Preciosa recreación de Nuevo Edén, la colonia humana dentro de Rama

Compártelo:

11 de septiembre de 2013

Todo lo que muere - John Connolly

La vida del policía Charlie Bird Parker toca fondo cuando su mujer e hija son asesinadas brutalmente mientras él está bebiendo en un bar. Apartado del cuerpo y luchando contra su alcoholismo, se embarcará en la persecución de el Viajante, autor de la muerte de su familiaun enigmático asesino en serie, que le llevará desde los bajos fondos de Nueva York, a través de la profunda América rural, hasta los pantanos de la pecaminosa Nueva Orleans. 



Publicada en 1999, Todo lo que muere (Every Dead Thinges obra de John Connolly, periodista y escritor irlandés afincado en los Estados Unidos, autor de 16 libros desde 1999. 

Es una novela negra que combina todos los lugares comunes de la literatura policíaca clásica con los elementos de los modernos thrillers de intriga y suspense

Supone el debut literario de su autor, y la presentación de Charlie Bird Parker, protagonista de una serie de la que ya existen doce novelas, de su entorno y de los personajes secundarios que lo rodean.

Lo primero que me llamó la atención de esta obra es su alto grado de violencia. Lectores avezados me han explicado que es algo característico del género noir, y si le sumamos la presencia de un psicópata asesino en serie, tendremos gran número de muertes de lo más truculento, de las que Connolly no ahorra detalle con su estilo gráfico y descriptivo. Pero la citada violencia no se limita a la figura del serial killer, sino que impregna toda la novela y cada escenario.

Así, Todo lo que muere cumple con los lugares comunes del género: Parker es un antihéroe, el policía alcohólico con su vida personal destrozada, que intenta huir de su pasado ejerciendo como detective de métodos expeditivos y que no se detiene ante nada en su investigación. Obsesionado con encontrar al asesino de su mujer e hija, se mueve por los bajos fondos y trata con mafiosos, dueños de gimnasios, soplones, criminales de poca monta... sus mejores amigos son un ladrón de alto nivel y su novio asesino retirado. Conserva amigos en la policía que se juegan el puesto por ayudarlo, y no faltará el interés romántico. Hay que resaltar que es un buen policía, es decir, es muy observador, tiene un gran olfato, es un tipo muy duro y con sólo 34 años es todo un veterano que sorprende por su aplomo y por su experiencia.

A todos los clichés que permiten disfrutar y reconocer el estilo, Connolly suma elementos más modernos, como el citado serial killer, la presencia del FBI, el uso de perfiles psicológicos en la investigación, las acostumbradas tensiones entre Federales y policías, escenas adrenalínicas de acción desbordante, y ciertos tintes sobrenaturales, que no revelaré.

Si bien la novela tiene cuatro partes, yo distinguiría entre dos bloques principales. Narrada en toda su extensión en primera persona por Parker, el libro tendría un primer bloque más clásico, conteniendo incluso capítulos narrados en presente, y casi me parece estar viéndola en blanco y negro con música de jazz de fondo, mientras que el segundo bloque concede mayor peso a los citados elementos modernos.

Otro punto fuerte de la obra es su ambientación, que se ve beneficiada por el citado estilo gráfico de Connolly. Tanto Nueva York, el deprimente y asfixiante poblacho de Haven, Virginia, o la sensual Nueva Orleans y los pantanos de su entorno, así como las dependencias policiales, las mansiones de los mafiosos, los bares, las calles y los diferentes barrios, están recreados con gran expresividad, transmitiendo el calor sofocante, el ambiente enrarecido, la tensión, la incomodidad e incluso el olor fétido que corresponda a cada localización.



En cuanto a los personajes secundarios, sorprenden por su gran número y por lo elaborados que los presenta el autor, que cuida cada detalle de ellos, tanto físico como de personalidad, con especial hincapié en el vestuario como muestra del carácter y el status del personaje. Cada uno usa además su propio vocabulario y se observa como Connolly los emplea para tratar temas como el racismo, los prejuicios o los tabús sociales.

Entre estos secundarios, además de Ángel y Louis, la pareja de delincuentes homosexuales amigos de Parker, por quienes el autor no puede ocultar su cariño, destaca el Viajante como villano de la historia y terrible némesis del protagonista. Connolly retrata a un asesino frío, calculador, paciente y carente de sentimientos, que ni comete el mínimo fallo ni deja pista alguna para su captura. Ni que decir tiene que su identidad no se conocerá hasta el final, manteniéndonos en ascuas durante toda la trama.

No podemos pasar por alto el sólido trabajo de documentación del autor, en lo referido al armamento, tanto armas blancas como de fuego, donde detalla marcas, fabricantes, calibres, retrocesos o número de balas de los cargadores, como el que concierne a métodos policiales, trucos usados por los ladrones, consecuencias de golpes y lesiones, y efectos de diversas drogas en el organismo (lo que permite alejarse de la "fantasmada" y hacer todo mucho más creíble). En especial destacaría lo detalladas (y escabrosas) que resultan las descripciones de las actuaciones del Viajante sobre sus víctimas.

Se puede concluir por tanto que este Todo lo que muere es una más que adecuada tarjeta de presentación tanto para Mr. Connolly como para Parker, un verdadero antihéroe, un hermoso vencido por el que acabas sintiendo lástima y por quien al menos yo no me cambiaría.

En el año 2000 estuvo nominado al Premio Bram Stoker a la mejor primera novela, y ganó el Premio Shamus a la mejor primera novela negra.

Y por supuesto, recordar que el protagonista comparte nombre y apodo con Charlie Bird Parker, el legendario saxofonista de jazz y pionero del bebop, quien padeció también una vida trágica y atormentada. El libro contiene bromas al respecto, como que el padre de Parker no escuchaba jazz y no conocía al músico, simplemente le gustaba el nombre. Curiosamente, Parker (el músico) murió a los 34 años, la misma edad que tiene Parker (el protagonista) en la novela.

Compártelo:

7 de septiembre de 2013

La chica que amaba a Tom Gordon - Stephen King

Trisha McFarland tiene nueve años, una familia rota y una gorra firmada por Tom Gordon, por el que siente una profunda admiración. Cuando se pierda en los inmensos bosques de la ruta de los Apalaches, Gordon será su única compañía mientras lucha por sobrevivir en un entorno que parece decidido a matarla en cualquier momento. 



Publicado en 1999, La Chica que amaba a Tom Gordon (The girl who loved Tom Gordon) es una obra de Stephen King, gran aficionado al béisbol y fervoroso seguidor de los Red Sox de Boston. Es una novela corta de suspense y terror psicológico, con ciertos elementos fantásticos y sobrenaturales.

En verdad, La chica que amaba a Tom Gordon no es el mejor libro de Stephen King. Pero sí uno de los que más me ha hecho sufrir. La ambientación incómoda que ha conseguido con este breve novela, y el solitario protagonismo de Trisha me han resultado angustiosos por momentos y, conociendo a Mr. King, temí de verdad por la niña mientras leía.

El planteamiento de la novela es sencillo: Trisha acude a la ruta de los Apalaches con su madre y su hermano mayor Pete, que se pasan el día peleando y la ignoran. En un momento se separa de ellos, se sale del sendero y se pierde en el bosque, una de esas impresionantes extensiones de masa boscosa que se conservan en América, repletas de vida salvaje y donde la supervivencia, para una niña pequeña de ciudad, es una quimera. Comienza entonces un periplo que la lleva a adentrarse cada vez más en lo desconocido y luchar de manera desesperada por mantenerse con vida. 

Veamos qué convierte una trama simple en una historia interesante:

En primer lugar, el enfoque de King. La chica que amaba a Tom Gordon versa sobre el miedo en sus diferentes formas. A lo desconocido, a la Naturaleza salvaje, a la oscuridad, a la soledad, al aislamiento, al abandono, a estar desvalido, a perder lo que conocemos y amamos. 

La ambientación. Ubicada, como casi toda la obra de King, en el estado de Maine y el universo personal del autor (incluso aparece citada Castle Rock), el extenso bosque se convierte en un escenario inhóspito y amenazador, donde un mal paso o un descuido pueden suponer la muerte, tanto por las plantas venenosas como por los accidentes geográficos y la fauna salvaje. En este aspecto, sorprende el tormento por el que el autor hace pasar a la pequeña protagonista, que desde el momento que se extravía comienza una huída hacia adelante en la que sufrirá golpes, enfermedades, fiebre, frío, sed, hambre... El bosque está humanizado por un ejercicio magistral de prosopopeya, y podríamos decir que es personaje de pleno derecho más que escenario.

El mentado bosque será una piedra de toque, un antagonista total para la pequeña, y sorprende cómo King hace evolucionar a la joven Trisha, y que ésta, tras hundirse cada vez más, se endurezca y se haga más y más fuerte, superando su límite físico y espiritual, y madurando a marchas forzadas. 

Este instinto de supervivencia viene reforzado por otra idea que me resulto de gran interés: Cómo Trisha relativiza sus problemas y cobra prioridad total alimentarse y sobrevivir un día más sobre el resto de preocupaciones de su vida diaria, que pasan a un segundo plano. 



Y llevamos al componente fantástico. Dijimos que el béisbol es parte fundamental de esta historia, y lo veremos a través de dos figuras: De una parte, la radio con la que Trisha sigue los partidos de sus amados Red Sox, que suponen en esencia su contacto con el mundo real, la sociedad que conoce y a la que pertenece, hasta el punto que el mero hecho de escuchar voces le hacen sentir menos sola. Y de otra parte, la figura de Tom Gordon, el jugador de los Red Sox por el que siente verdadera pasión y que hará un papel de guía o acompañante para la niña, proporcionándole ánimo y sensación de seguridad para continuar su lucha. 

Tom Gordon (o su proyección espiritual) no es el único aspecto sobrenatural de la novela, y King nos hará dudar todo el tiempo si Trisha se enfrenta a alucinaciones y ensoñaciones febriles o a apariciones reales. Lo más inquietante es el desdoblamiento de la psique de la niña, que desarrolla una mala conciencia con la que se mortifica a sí misma. Sobre este tema no hablaré más para dejarlo a la libre interpretación de cada uno al leer la obra. 

Señalar que los capítulos del libro responden a las partes del juego del béisbol, llamadas entradas. Primera entrada, Segunda entrada, Principio de la séptima, Final de la novena... de igual manera, a lo largo de la narración, Trisha utiliza terminología de dicho deporte aplicada a las situaciones por las que va pasando, y ahí es donde los legos en la materia nos quedamos un poco en fuera de juego. 

Por último, destacar que la trama sirve a King para tratar otro de sus temas habituales: Las relaciones familiares, sus dificultades, y la repercusión que el alcoholismo y otras conductas tienen en la unidad familiar. Así, es emotivo cómo Trisha y su padre estrechan sus lazos a través de su afición común al béisbol y del tiempo que pasan juntos gracias a ese deporte, con lo que tal vez King esté proyectando su propia experiencia personal, pues el libro está dedicado a su hijo Owen, con el que comparte también la pasión por el juego de pelota. 

Jeje, pues si leyendo este libro no os enteráis de nada
con el béisbol, esperad a leer Blockade Billy

King cita en este libro a diferentes jugadores de béisbol: Derek Jeter, Paul O'Neill, Bernie Williams, Darryl Strawberry, Andy Pettite, Jorge Posada, Mariano Rivera, Mo Vaughn, Nomar Garciaparra, John Valentin, Mark Lemke, Pedro Martínez, Darren Lewis, Troy O'Leary, Chuck Knoblauch, Darren Bragg, Randy Johnson y Rich Garcés; y a los locutores radiofónicos Joe Castiglione y Jerry Trupiano. Todos ellos, además del propio Tom Gordon, son reales y el autor cita jugadas y partidos que tuvieron lugar en la liga 1998-99, si bien reconoce haberse tomado alguna licencia artística. Como curiosidad, Tom Flash Gordon jugó tanto en los Red Sox de Boston como en los Yankees de Nueva York, grandes rivales comparables, para entendernos, como el Real Madrid y el FC Barcelona en el fútbol español. 

Tom Gordon, haciendo su gesto característico,
citado varias veces a lo largo de la novela.

Compártelo:

4 de septiembre de 2013

Inés del alma mía - Isabel Allende

La conquista de Chile por los españoles fue una campaña prolongada, cruel, violenta e inmisericorde. Esta es la historia de Inés Suárez, la primera mujer peninsular en llegar a Chile y personaje relevante en el nacimiento de dicho país. Mientras nos relata los hechos de su vida, nos narrará a su vez la empresa que llevó dolor, guerra, muerte y sufrimiento a aquella tierra, pero en la que también hubo sitio para el amor y la compasión.



Publicado en 2006, Inés del alma mía es obra de la chilena Isabel Allende, considerada la escritora en español más leída del mundo, que ha vendido 57 millones de ejemplares de sus libros, que han sido traducidos a 35 idiomas.

Es una novela histórica de gran rigor, que relata acontecimientos verídicos y documentados, protagonizada por personajes reales, con un trasfondo bélico, y narrada a modo de autobiografía por su protagonista.

Supone tanto una crónica rigurosa de la campaña de conquista de lo que hoy es Chile por parte de la Corona de Castilla, amenizada con la intrahistoria de sus protagonistas, como una reivindicación de la figura histórica de Inés Suárez.

Destaca el rigor y la credibilidad que Allende transmite con esta novela. Nada menos que cuatro años documentándose y empapándose de bibliografía estuvo la autora para que Inés del alma mía no cometiese el mínimo desliz ni anacronismo. Así, recupera a Inés Suárez, la primera mujer española (o de la Corona de Castilla, si hablamos con propiedad) en llegar a Chile, acompañando a Pedro de Valdivia, y fundando junto a él lo que entonces fue el Reino de Nueva Extremadura.

Para ello, Allende hace muestra de una de las prosas más exquisitas y cuidadas que personalmente he tenido la oportunidad de leer. El texto tiene el punto exacto para permitir un ritmo de lectura fluido y cómodo, con descripciones precisas sin ser demasiado largas. La novela abunda en diálogos, y estando narrada en primera persona de modo retrospectivo, transmite en su conjunto una agradable sensación de oralidad.

Así, una Inés Suárez ya muy anciana cuenta la historia a Isabel, su hijastra, y lo hace de forma tan coloquial que nos parece estar sentados con ella tomando café mientras nos lo va relatando. Tiene además un toque de ironía y de esa sabiduría tranquila y algo cansada que tienen las personas mayores. Allende recurre a un truco muy gracioso que añade verismo a la narración: Inés en ocasiones olvida nombres, o los confunde, o se repite y cuenta lo mismo dos veces, como si fuera una abuela real a la que ya le falla la memoria. Durante su dictado, Inés va combinando recuerdos de su vida personal y de su intimidad con los acontecimientos históricos que transcurrían parejos. Presenciaremos una auténtica epopeya, que comienza en la localidad extremeña de Plasencia y termina en Chile, tras la travesía oceánica, atravesar Panamá, llegar a Perú, y cruzar el desierto de Atacama. Asistiremos a la fundación de Santiago de Nueva Extremadura, a terribles batallas con los indios mapuches, a asedios a la ciudad, en cuya defensa participa Inés activamente, y a la vez a sus amores con diferentes hombres y a sus tribulaciones personales.

Inés del alma mía es, ante todo, una obra que transmite sentimientos y sensaciones, y la autora tiene una capacidad expresiva perfecta para ello: Angustia, dolor, miedo, padecimiento, sed, hambre... pero también amor, confianza, alegría o ilusiones. Allende puede hacernos llegar todos de forma muy vivida, especialmente durante los «años trágicos», en los que los españoles sufren todo tipo de privaciones.

Pero si hubiese que destacar una sensación, una realidad de la novela sobre todas las demás, esa sería sin duda la violencia. Es dura, transmite lo violenta que eran aquella época y aquel entorno. Sabemos que la conquista de América se hizo a sangre y fuego, y que la población autóctona fue prácticamente exterminada. Sin revanchismo ni revisionismo alguno, Allende relata las tropelías que cometen los españoles (o castellanos, mejor dicho) en su campaña: muertes, violaciones, torturas, amputaciones, saqueos, destrucción de aldeas y cosechas, reducción a la esclavitud de hombres, mujeres y niños, trabajos forzados... de igual modo, ilustra cómo los indios, lejos del mito del buen salvaje o del Edén terrenal, y obligados por las difíciles circunstancias, son capaces también de la mayor crueldad. Si bien en los mapuches se señalan cualidades positivas como el vivir ajenos a la propiedad privada y las riquezas, tener un honor y una palabra inquebrantables, practicar una religión sencilla o despreciar el oro que los españoles tanto ansían, también a los conquistadores, que se muestran codiciosos, crueles, sanguinarios, lujuriosos, que viven ajenos a los principios de la religión que quieren imponer y sobre todo son indignos de su palabra (que rompen continuamente) se les atribuyen virtudes como un valor que raya en la locura, capaces de enfrentar en combate a fuerzas que les superan hasta 500 a 1 por momentos, y una dureza y resistencia, así como una capacidad de sacrificio y una determinación infatigables.


Es un sinsentido juzgar la Historia y sus protagonistas según nuestro criterio actual, pues son hijos de su época y de sus circunstancias, y en este aspecto el retrato de Allende, nada aséptico pero tampoco tendencioso, me parece elegante y muy adecuado.

Se puede sufrir leyendo este libro. La autora consiguió provocar conmiseración con los personajes, tanto españoles como mapuches, y los padecimientos (hambrunas, enfermedades, una guerra sin final) que pasan unos y otros. Con todo, es una lectura muy placentera y entretenida, pues todo lo expuesto relativo a la violencia tiene su contrapunto en las vivencias cotidianas de Inés, los tres hombres con los que compartirá su vida y unos cuidados secundarios, como su fiel Catalina, su criada y asistente india, que resulta entrañable en su bondad y sabiduría, o González del Marmolejo, el sacerdote a quien su oficio religioso y su voto de pobreza no le impide hacerse inmensamente rico.

El tratamiento de los personajes es otro punto fuerte del libro. En particular cómo se muestra la evolución de cada uno a lo largo de la obra, y cómo las circunstancias malean su carácter y su personalidad. De igual modo, cada uno tiene sus virtudes y defectos, siendo los protagonistas y secundarios personas con claroscuros y llenos de matices. Es este aspecto, este libro es un pequeño estudio de cómo un entorno violento, una situación de guerra prolongada, el estar expuesto a privaciones y un ambiente extremo pueden afectar a la psique de una persona, y como ésta termina acostumbrándose a la barbarie.

Doña Inés de Suárez en la
defensa de la ciudad de Santiago

obra de José Mercedes Ortega



No debemos olvidar, por supuesto, que estamos ante un libro de Isabel Allende, así que no puede faltar un puntito de realismo mágico, que se plasma aquí con los fantasmas que Inés ve y escucha en su casa, ya sintiéndose moribunda, y en otras apariciones espectrales que de nuevo no relataré. 

Por último, decir también que, por la exaltación del paisaje, el clima, la belleza natural y la riqueza de recursos de Chile, en la obra trasluce el amor de la autora por su tierra, y supone en general un homenaje a América en su conjunto, que para los españoles de la época supone la libertad, las oportunidades y una vía de escape a un mundo completamente nuevo y distinto.


El libro hace continuas referencias a La Araucana de Alonso de Ercilla y Zúñiga, el poema épico que narra la guerra entre castellanos y mapuches. Incorpora además ilustraciones extraídas de dicha obra, correspondientes a la edición de 1852 (imprenta de Gaspar y Roig, Madrid)

Lautaro, obra de Pedro Subercaseaux

Inés del alma mía  es, por otra parte, uno de esos libros que dejan con ganas de saber más sobre los acontecimientos que acabas de leer, y mueve a buscar información sobre Inés Suárez, Pedro de Valdivia, Rodrigo de Quiroga o el lider mapuche Lautaro, que para mí era un completo desconocido pero en Chile es un héroe nacional. En cuanto al noble y orgulloso pueblo mapuche, no parece haberle ido muy bien.

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes