29 de agosto de 2013

O enigma dos nove sepulcros - María Acosta

Un sumidoiro na Cidade Vella de A Coruña é a entrada ao fantástico mundo de Gapsiq. Unha vez nel, o mozo sen nome, coa compaña do seu amigo Brains, haberá de o descubrir namentres o percorre vivindo unha morea de aventuras, coñecendo aos seus estraños habitantes e superando proba tras proba e misterio tras misterio para atopar a resposta ao enigma dos nove sepulcros.


Publicada en 2012, O Enigma dos nove sepulcros é obra de María Acosta Díaz. Escritora coruñesa autora de varias novelas e relatos, socióloga, antropóloga social e máis estudante incansábel de italiano e outras materias.

É unha novela de Fantasía e Aventuras, axeitada para tódolos públicos, cun prantexamento de enorme orixinalidade e inzada de referencias literarias e mitolóxicas. 

O máis rechamante de O enigma dos nove sepulcros é que representa a forma máis esencial e pura da Fantasía. Acosta crea un mundo enteiro onde todo está permitido, pois non está cinguido ás limitacións das leis naturais nin aínda ás da lóxica. É un exercizo de inventiva total, e a súa leitura non deixa de abraiarnos con cada nova situación e cada novo personaxe que os protagonistas vánse atopando. Éstes poden padecer transformación físicas e tornar ao seu aspecto orixinal, mudar de tamaño, valerse de obxectos máxicos... Se tiveramos que buscar un referente, sen dúbida tería de ser o grande clásico Alicia no país das marabillas. E coma tal, non podemos catalogar a obra estritamente coma xuvenil pois, coma a inmortal historia de Carroll, está dirixida a tódolos lectores. 

A novela está prantexada coma unha sucesión de encontros e probas aos que os protagonistas, o mozo sen nome procedente do noso mundo e Brains, o seu compañeiro nativo de Gapsiq, terán de ir facendo fronte. É, en resumo, unha viaxe iniciática na que ámbolos dous procuran a solución ao enigma dos nove sepulcros pero que en realidade supón un rito de pasaxe. Comeza de feito cunha cerimonia de iniciación cun carácter certamente místico. As devanditas probas, prantexadas polos senlleiros seres que a parella vai atopando (dragóns, fadas, unicornios, caveiras máxicas, ananos...) constan de adiviñas, poesías, probas de enxeño e deducción, xogos e cancións infantís...  deste xeito, os heroes han de triunfar pola súa intelixencia e pola súa forza de vontade, non pola súa forza física. 

María Acosta.  autor: Juan Varela

Isto lévanos a un aspecto do libro que quero salientar polo moito que gostei del: O seu carácter non violento. Hai esceas de acción e de combates, é certo, pero é violencia de videoxogo, agás nun caso concreto non transmite dor nin sofremento, de cotío son loitas contra monstros ou seres malignos. Mesmo un certo conflito armado nunha pasaxe da obra resólvese de xeito lene e tanxencial.

Así pois, o transcurso da historia é totalmente impredecíbel. Cada nova situación é tan ocorrente coma a anterior. A imaxinación de Acosta semella non ter fin e a sucesión de secundarios e divertidísima. O meu favorito sen dúbida é Gambleidd, o oso que viste coma mosqueteiro, vive nunha casa xigantesca, gosta das brincadeiras e fala en verso. 

Todo este caudal de imaxinación ten os seus alicerces chantados con forza en elementos culturais como a mitoloxía clásica, as lendas tradicionais e os contos de fadas, polo que poderiamos dicir que é unha obra metaliteraria, pois está referenciada á propia literatura e ás veces é unha auténtica homenaxe a estas fontes de tradición oral. Atopamos fadas, ananos, trolls, unicornios, animais parlantes... o que os amadores da Fantasía estamos tan afeitos e que teñen na obra de Acosta cadaquén o seu papel e o seu protagonismo. 

Non podemos esquecer que a autora amosa en moitas pasaxes da súa novela unha retranca moi galega, un sentido do humor moi irónico, que transmiten tanto os protagonistas coma os secundarios, que nalgún intre mesmo provocan gargalladas. 

Dicir que a extensión de catrocentas corenta e dúas páxinas pode semellar ampla dabondo, pero que grazas ao estilo áxil e ameno de Acosta, pásanse ben axiña e que converten O enigma dos noves sepulcros nunha leitura cómoda e agradábel que se disfruta nun par de tardes.

Para remataren, sinalar que o libro inclúe grabados e fotografías dos diferentes lugares que van aparecendo na historia, pois a autora inspírase en elementos naturais e arquitectónicos para as súas invencións, e así unha formación rochosa convértese na entrada a un castelo ou unha árbore nun ser encantado, se se ollan da forma axeitada.

Compártelo:

25 de agosto de 2013

Pecado en los colmillos - Sergio Willand

Altair y Zeltia pertenecen a dos clanes vampíricos, los Grongel y los Vantis, radicalmente distintos e incapaces de convivir en armonía. Sólo una amenaza externa que pone en peligro a ambos será capaz de unirlos para evitar una guerra que puede terminar con el mundo que conocen y la paz entre los cinco grandes clanes de vampiros. 


Publicado en 2013, Pecado en los colmillos es obra de Sergio Willand. Es una novela corta de género Fantástico, enfocada al público Juvenil, que trata el tema del vampirismo con una perspectiva moderna y en cuya trama priman la acción y el misterio, que por momentos deriva hacia el terror

Supone el debut literario de Sergio Willand (debut doble como veremos), y se caracteriza por su brevedad, su intensidad, su ritmo y su estilo cinematográfico. 

Lo primero a destacar de Pecado en los bolsillos es cómo su autor ha conseguido contar una historia y presentar su universo personal en sólo 106 páginas, creando un relato que se consume en menos de una hora y que (y esto no es un tópico) se lee de un tirón. 

Willand ha escrito un libro vertiginoso. Frenético, trepidante, desenfrenado. La rapidez que le imprime al texto es tal que lo acabarás sin darte cuenta. La acción, desde el primer momento, es continua y no tenemos apenas pausas, dando lugar a una trama emocionante donde los acontecimientos se suceden a gran velocidad. 

Dicha viveza se apoya en un estilo narrativo sencillo, con pocas descripciones y adjetivos, frases largas con pocos puntos, siendo la coma la pausa más común, y diálogos escuetos y directos. 

Esta forma de escribir, propia del folletín y el relato pulp, se muestra más que adecuada para los fines del autor, que es fijar nuestra atención en los hechos, en la trama, renunciando al ejercicio formal. Por mi parte, me imagino una saga de novelas cortas narrados en esta línea y ambientadas en este universo, y la veo factible.

Destacaría también, por original, la estructura narrativa utilizada. Está relatada en primera persona, pero alternándose los protagonistas (Zeltia y Altair) como narradores, lo que permite observar la misma realidad desde dos puntos de vista diferentes, dándole un matiz extra a la novela. Indicar también que el libro no se ciñe a la fórmula clásica introducción-nudo-desenlace, sino que Sergio Willand nos va dando a conocer el mundo que ha desarrollado y los personajes que lo habitan a medida que el texto transcurre. 

Como es lógico, 106 páginas no permiten desenvolver dicho mundo con un alto grado de detalle, pero sí lo suficiente para ubicarnos en él y hacernos una composición de lugar. 

Así, tenemos un mundo que puede ser el nuestro, donde coexisten el relativa calma cinco clanes vampíricos. En las afueras de una ciudad cuyo nombre no se cita tienen su sede los Vantis, vampiros acomodados que llevan una existencia lángida, anclada en el pasado y ajena casi por completo a los humanos. Por su parte, los Grongel son su antítesis, vampiros nómadas sin lider que se mezclan entre las personas y no tienen territorio definido. Como Romeo y Julieta, Zeltia y Altair pertenecen cada uno a un clan, que por su cosmogonías tan diametralmente opuestas, están condenados a no entenderse ni convivir de manera pacífica. 

El autor nos introduce sin dilación en la trama, y pronto nuestros protagonistas estarán colaborando e intentando que sus clanes lo hagan de igual manera, para lo cual deberán superar recelos y tensiones. Debo decir que, si bien el tema del vampirismo podría llevar la obra por caminos trillados y lugares típicos, Willand ha sabido desmarcarse y darle una óptica personal, sorprendiéndome el final (que no voy a spoilear) por inesperado y diferente al que se acostumbra en este tipo de literatura.

Debemos indicar que el libro incluye una subtrama romántica, pero el estilo narrativo citado y el enfoque de Sergio Willand la alejan por completo del empalagoso y melifluo romance vampírico al que algunos ejemplos de literatura juvenil moderna nos han acostumbrado. Los vampiros de Pecado en los colmillos piensan y actúan como tales y tienen mucha, mucha mala uva.

Para concluir, no quería pasar por alto los valores que subyacen en el libro (y que están presentes también en Anfitriones de almas, del que hablaremos más adelante), como son la amistad, la fidelidad y la lealtad, permitiéndome aventurar que son una parte importante de la obra del autor, pues en torno a ellas (o a su ausencia) giran en gran medida los sucesos relatados en esta corta pero intensa novela. 



Puede adquirirse en Amazon.

Willand ha publicado también Anfitriones de almas, con una temática y una estructura narrativa diferentes, además de una extensión mayor, que está a la venta en los enlaces arriba citados. [Como dato curioso, el protagonista de dicha novela tiene un ejemplar de Pecado en los colmillos]. Ambas novelas fueron escritas y publicadas de forma simultánea, y comparten algunos elementos comunes.

Compártelo:

21 de agosto de 2013

Rasguños en la puerta - Melisa S. Ramonda

Cuando Johanna, viuda solitaria y escritora de novelas juveniles, conozca a Nikolai y su familia, deberá olvidar todo lo que sabe sobre hombres-lobo: Ni luna llena, ni maldiciones, ni séptimos hijos ni balas de plata. Y nada de vampiros. El peligro es real y está mucho más cerca. Pronto se verá envuelta en una lucha que la cambiará para siempre y en la que sobrevivir dependerá del instinto y de la unión de la manada. 


Publicada en 2013, Rasguños en la puerta (Saga RELP #1) es obra de Melisa S. Ramonda. Argentina, escritora novel, diseñadora gráfica, ilustradora y promotora del sello editorial independiente Dark Unicorn Ediciones

Es la primera novela de la autora, el inicio de una saga (aunque es autoconclusiva) que se basa en una idea de gran originalidad, pues reinventa por completo la figura del hombre-lobo y la mitología que lo rodea.

Lo primero a tener en cuenta es que no estamos ante la típica historia de hombres-lobo. Es más, ni siquiera ante un libro de terror. Melisa S. ha decidido romper de forma drástica con el concepto tradicional de licantropía y crea para el hombre-lobo una identidad completamente nueva. Nos olvidamos de los orígenes sobrenaturales, místicos o malditos. En esta obra tendrá naturaleza biológica y evolutiva. Las consabidas debilidades (balas de plata, acónito, transformación incontrolable...) se ausentan también. El resto debéis leerlo, sólo os diré que por ejemplo me ha resultado sorprendente y hasta hilarante que el pelo de la forma lupina no desaparezca sin más al retornar a la forma humana. 

Otro toque de originalidad es que se rompe el binomio hombre-lobo vs. vampiro al que estamos acostumbrados. Los protagonistas tendrán su némesis en otra idea de la autora: Unos hombres-felino de lo que sólo os contaré que son dignos rivales para los licántropos y cuyas características la autora desarrolla hasta el detalle más pequeño. 

La novela tiene una estructura que a mí, al principio, me resultó chocante, pero a la que acabé por acostumbrarme. Narrada en primera persona por Johanna, la protagonista, se divide en cuatro partes, aunque realmente tiene dos bloques que se pueden distinguir de la siguiente manera:

Un bloque compuesto por las tres primeras partes, que transcurren en un breve periodo de tiempo (apenas unos días) y en un espacio físico muy reducido (la casa de Johanna y sus alrededores), y otro compuesto por la última parte y un epílogo, que abarca ocho años (si bien casi todo ocurre durante los dos primeros) y ubica los acontecimientos en diferentes ciudades y países. 

Cubierta completa de "RELP" fuente: blog oficial de la autora. 
Podría casi decirse que Rasguños en la puerta incluye dos novelas en una, por los planteamientos tan diferentes de ambos bloques. La historia comienza, en palabras de su propia autora, en una «situación de riesgo», que servirá para presentar a los personajes y a las particularidades que los rodean. Con una trama que comienza in media res conoceremos a Johanna, Nikolai y sus dos hijos, Mirko, de siete años, y Sasha, una pequeñita de cinco meses. El hecho de que Johanna tenga la primera imagen de Mirko y Nikolai en su forma semi-animal nos introduce en la trama de lleno y sirve también para mostrarnos la capacidad descriptiva de la autora (cabe decir que Mirko me conquistó al momento, su caracterización es divertida y entrañable, imaginándonos un cachorrito de hombre-lobo muy expresivo y hasta cómico). 

La incorporación de la «manada» de Nikolai y la irrupción de los villanos llevarán a una situación de combate paramilitar que mete al libro en el terreno del Thriller de acción, y no exagero diciendo que por momentos deja sin aliento, con un ritmo vertiginoso y situación de gran tensión. El hecho de tomarles cariño a los personales no ayuda, pues nos sorprendemos a nosotros mismo temiendo por sus vidas y leyendo a toda prisa para saber si salen airosos de los lances tan comprometidos en los que los pone Melisa S. Para mí, tiene un agradable regusto a Serie B, en el buen sentido de obra con pocos personajes y escenarios, con los actores principales casi todo el tiempo en el foco de la acción, que es desbordante aunque deja los tiempos muertos necesarios para que la trama «respire».

En cuando a la cuarta parte de la novela, que en extensión es el 30% del total, supone un cambio radical con lo narrado hasta entonces. En un desarrollo de los acontecimientos mucho más pausado y reflexivo, relata lo que ocurre en los dos años siguientes (ocho si contamos el Epílogo) a los violentos hechos en los que los protagonistas fueron presentados. Se centra en la relación entre Johanna y Nikolai y su familia, aprovechando la autora para desarrollar con amplitud su universo personal e ir desgranando muchos datos sobre los hombres-lobo, su organización social y familiar, sus costumbres y su forma de convivir con los humanos ordinarios. Rasguños en la puerta se convierte en una novela romántica que hasta incluye escenas de erotismo, sin descuidar la trama principal: los licántropos y la acogida y aceptación de Johanna en su complejo mundo. 

Pre-portada de Humo entre los árboles

Esta curiosa manera de plantear la novela puede ser desconcertante al principio, porque la mayoría de nosotros esperamos una estructura clásica introducción-nudo-desenlace, y RELP tiene una introducción brevísima, un desenlace y sólo entonces viene el nudo. Un planteamiento arriesgado para una primera novela, que a mi parecer muestra confianza y ganas de innovar por parte de la autora.

Decir también que esta novela, narrada en primera persona, e introduciendo de forma continua pensamientos de la protagonista (en cursiva),  otorga un gran peso a los sentimientos de Johanna, queriendo transmitir la complejidad de la situación por la que tiene que pasar, mostrando un personaje que por sus circunstancias tiene que ser depresivo y huraño, amante de la soledad y el aislamiento, y las dudas y miedos que le asaltan en lo que concierne a su relación con Nikolai y el mundo de los hombres-lobo al que pertenece. Me ha resultado significativo que el subtítulo de la obra sea «Deja que el instinto te guíe» y precisamente veamos como Johanna debe luchar usando sus instintos: el maternal, el sexual, el de huída o el de supervivencia.

Resaltar, por último, que tiene una extensión de 740 páginas, que para una primera obra de debut es más que considerable y que permite a la autora desarrollar con minuciosidad gran cantidad de detalles sobre los hombres-lobo (familias existentes, descripciones físicas...) así como recrearse en los diálogos y en determinadas escenas, sobre todo en la cuarta parte.


El libro está disponible en Amazon.es, Amazon.co.uk y Amazon.com.


Compártelo:

15 de agosto de 2013

Heliconia - Invierno - Brian W. Aldiss

A medida que el Gran Año transcurre, Heliconia se aleja cada vez más de Freyr y el mundo vuelve a cambiar. Con una guerra en curso, la situación política más compleja que nunca y la amenaza de la Muerte Gorda, la llegada del invierno vuelve a poner a prueba a la humanidad, pero en esta ocasión también a la que habita en la lejana Tierra, cuando los humanos de ambos planetas unan sus destinos para siempre.


Publicada en 1985, Heliconia - Invierno (Helliconia - Winter) es obra de Brian W. Aldiss, a quien ya conocemos de las dos entregas anteriores, Primavera y Verano

Al igual que sus predecesoras, es una combinación de Fantasía y Ciencia-Ficción blanda, manteniendo la trama de intrigas, traiciones, guerras, religión y luchas de poder, pero con un mayor peso de las explicaciones científico-técnicas y la incorporación de elementos místicos cercanos al New Age

Supone en fin de la trilogía, manteniendo la coherencia interna de la saga, que incorpora elementos nuevos a la par que mantiene los ya existentes, y da relevancia a los acontecimientos que se suceden en la Tierra y en la estación Avernus, interconectándolos con los del planeta Heliconia.

Lo primero que vamos a destacar de este Invierno es que Aldiss no se ha contentado con prorrogar la linea argumental de Primavera y Verano, si no que ha decidido ampliar el radio de atención a la Tierra, descubriéndonos definitivamente el porqué la curiosidad febril de los terrestres por lo que acontece en Heliconia, y la importancia de dichos sucesos en la evolución social y cultural, como individuos y como especie, de los habitantes de nuestro planeta azul. Debemos tener en cuenta también que, recíprocamente, los humanos terrestres tendrán un papel crucial en el futuro de sus congéneres de Heliconia, pues ambos planetas entrarán en sintonía, con un concepto de empatía y comunión espiritual que, a mi parecer, entra en el terreno de la metafísica New Age.

Para ello, Aldiss incorpora a la trama el concepto de Gaia, que si bien hoy día es algo de sobras popular, en aquella época era una hipótesis reciente que comenzaba su difusión.

Capítulo aparte merece la estación Avernus, que ganará protagonismo, aunque de una manera por completo sorprendente, al menos para mí. Para no incurrir en el spoiler, sólo anticiparé que sus moradores caerán en un sobrecogedor estado de barbarie, en una decadencia absoluta, que se acentúa por la crudeza con la que el autor la describe. El resto de los detalles es mejor que sean descubiertos por cada uno durante la lectura.


En cuanto a Heliconia, esta entrega comienza con fuerza, nada menos que con una batalla de gran envergadura entre los continentes de Campannlat (al Sur) y Sibornal (al Norte), en la que se decidirá la supremacía definitiva del vencedor sobre el resto de naciones del planeta.

Aunque, como ha sido habitual a lo largo de la saga, Invierno tiene carácter coral, el personaje sobre el que gira el argumento es el sibornalés Luterin Shokerandit, heredero del puesto de Guardián de la Rueda, un cargo político-religioso de relevancia. Tendremos en cuenta que en el momento que comienza este volumen, la humanidad se encuentra en un nivel de desarrollo similar al de nuestro Renacimiento, habiendo alcanzado la organización social y política un alto grado de sofisticación. Los avances tecnológicos son notorios, existiendo ya la artillería pesada y siendo las armas de fuego personales de uso común y extendido.

Siguiendo el orden marcado por los volúmenes anteriores, Invierno transcurre mientras Heliconia se desplaza hacia el apastron de su órbita, lo cual traerá el largo invierno de siglos de duración, que conllevará el nuevo cambio de poder, con los phagors como raza dominante. Cabe decir que ésta es la primera vez en la saga en la que el autor hace referencia explícita al concepto de Dialéctica de contrarios, la idea hegeliana por la cual una cosa se convierte en su opuesto y viceversa, permitiendo el desarrollo y el movimiento.

Lo que marca la diferencia con las anteriores entregas, es que por vez primera una parte de la humanidad se opone a este cambio, intentado alterar los acontecimientos. Si Aldiss nos explica que la plaga de la Muerte Gorda es fundamental e indispensable para que los humanos se adapten y puedan sobrevivir al invierno, al igual que la Fiebre de los Huesos cumplió el mismo papel en primavera, nos relata también como los gobernantes humanos (seculares y religiosos) intentarán modificar este ciclo biológico evitando que la plaga se extienda, con lo que alteran el orden natural de las cosas (lo cual, como por desgracia conocemos los habitantes de la Tierra, no suele ser recomendable).

De esta manera, el autor mantiene el nivel del debate filosófico que plantea con su obra, entrando en el campo de la ética e incluso en el de la dialéctica marxista de la lucha de clases, oponiendo a los partidarios y detractores de alterar este citado orden natural.

La doble órbita de Heliconia. fuente: brianaldiss.org

En esta misma línea de acción, veremos cómo por vez primera se plantean la necesidad de separar el poder civil y el religioso, naciendo las primeras voces favorables a la separación de Iglesia y Estado, conservando Aldiss el tono crítico con la religión que vino manteniendo a lo largo de la trilogía.

Por mi parte, me pareció de una inventiva asombrosa el concepto de la Rueda que introduce el autor, por igual como elemento filosófico-religioso de penitencia y expiación de la culpa, y como metáfora del eterno retorno y el ciclo perpetuo que representa el conjunto de la obra.

Decir por añadidura que el autor articula todo este entramado filosófico sobre un argumento de enfrentamientos, intriga, traiciones y persecuciones, que como ya ocurrió en los dos volúmenes pasados, narra con un estilo muy ágil y dinámico, siendo esta Invierno quizás la de ritmo más trepidante y dónde los acontecimientos se suceden con mayor rapidez. Igualmente los giros argumentales la convierten en impredecible, tanto en lo que concierne a Heliconia, como a la Tierra y a la Avernus, siendo esta última una sorpresa cada vez que aparece en escena.

Por último, este último volumen es también el que más abunda en cuestiones científico-técnicas y explicaciones de química y la biología, en todo lo que se refiere a la formación de la vida en los océanos y la influencia del clima y la meteoreología en los cambios del ecosistema del planeta, tanto Heliconia como la Tierra. Pero no son ni muchos menos áridas o tediosas, al contrario son fáciles de comprender e incluso divulgativas, recordándonos que esa es a menudo una de las intenciones de la Ciencia-Ficción.

Aldiss nuevamente sorprende en los Agradecimientos con las lujosas colaboraciones con las que contó para el desarrollo de su saga. Reconoce al geólogo y vulcanólogo Petter Cattermole como diseñador del planeta Heliconia en su totalidad. James Lovelock le permitió amablemente incorporar su concepto de Gaia en la obra.

Compártelo:

5 de agosto de 2013

Galiza Mutante, Poder Nuclear! - Tomás González Ahola

Miles de estacións teñen pasado dende que O Froilán baixou dos ceus e rematou coa decadente civilización da Xente Vella. Cmph'sthulhu, a cidade dos Sete Círculos, gobernada polos Sete Bispos Mutantes, érguese no centro dunha vizosa terra que vai dende os infranqueábeis montes Áncaros ata o Mar da Fin do Mundo. Catro mutantes han chegar ata ela na procura do seu Destino, atopando namentres aventuras, perigos e misterios que se remontan ata os tempos do Grande Caos.


Publicada en 2013, Galiza Mutante, poder nuclear! e obra de Tomás González Ahola. Escritor, tradutor, fundador da Editorial Urco, artífice do selo Alcaián e do proxecto Contos Estranos, e socio creador da cooperativa gráfica Sacauntos.

É unha distopía futurista, ambientada nunha Galiza post-apocalíptica, que contén tanto elementos da Ciencia-Ficción punk coma da Fantasía, pero cunha visión fortemente satírica e humorística.

Galiza Mutante, poder nuclear! é a primeira novela de Tomás González Aholaque lle serve para desenvolver un universo que ben poidera acoller no futuro máis andainas destes ou doutros personaxes polo ben artellado que está.

O primeiro a salientar é que a obra poderíase clasificar coma unha mistura de Fantasía e de Ciencia-Ficción post-apocalíptica, pero ten un aquel que vai máis aló: Unha visión satírica da sociedade e da cultura galegas, e do xeito de sermos dos galegos, todo con grandes doses de retranca e un humor negro que alomenos a mín me teñen feito esmendrellar do riso nalgúns intres.

É que Galiza Mutante poder nuclear!, xa comezando polo propio título, é unha novela delirante, excesiva, áceda, coas tintas moi cargadas nese compoñente retranqueiro que permite ao autor facer que a crítica social e política sexan parte da obra e que os personaxes dese mundo post-nuclear non sexan maila todo tan diferentes dos galegos de hoxe en día. Compre dicir que González Ahola manexa un humor moi noso, se callar difícil de extrapolar e de explicar a alguén que non sexa galego.

O universo onde se ambienta a historia resulta orixinal e suxerente: Miles de anos despois dunha choiva radioactiva coñecida como O Froilán (Ou Fallou, curiosa deformación de Fallout), que rematou coa Xente Vella e os seus avanzados coñecementos, a vida agroma de novo nunha Galiza habitada por mutantes, e en cuxo centro se ergue a cidade de Cmph'sthulhu, composta de sete círculos divididos por murallas, e cunha complexa organización social. No centro atópase o templo dende onde a gobernan os lonxevos Sete Bispos Mutantes, descendentes do Préscilo, fundador da cidade e pai deste novo mundo.

Aínda que a novela é coral e o peso da trama fica repartida entre numerosos personaxes, os protagonistas principais veñen sendo catro mutantes demenciais: O Pastor é un gandeiro das terras ao sur do río Mi, que sente de súpeto a irrefreábel e inexplicábel necesidade de camiñar ata Cmph'sthulhu; Costenla é un Canghés, un home-peixe que fala con gheada e seseo explosivo e que ten un medo atroz ás ghavotas; Holifoz é unha mociña acomodada do nordés que sempre anda aos biosbardos e que marcha da casa por mor dos seus pais, e Rocho é un habitante dos montes Áncaros que ten a necesidade de chantar os pés na terra varias veces ao día. A través deles e das súas historias persoais habemos coñecer moito do seu mundo, que aínda se asemella ao noso, pero cos seus elementos levados ao paroxismo e ao delirio absolutos, sendo que se voltan tan divertidos que máis dunha vez tiven que deixar o libro pra escachar co riso a gusto.


Como o obxectivo desta reseña non é arruinarlle ao autor as súas abondosas mostras de inxenio, somentes cómpre dicir que tanto os estereotipos dos diferentes lugares da Galiza (grandísimos os lacorunenos) como os elementos cotiáns do noso xeito de ser, da nosa sociedade e a nosa cultura (andar cos marcos, a praga de eucaliptos, o feismo que non nos abandona nin pra aquela, o caos urbanístico, a forte raigame á terra e ao pobo de cada un) son obxecto da óptica irónica e retranqueira de Tomás González, e acadan a complicidade do lector, co cal fan deste Galiza Mutante poder popular! unha lectura divertidísima e moi amena. Un xogo inconsciente ao que nos atopamos a xogar é tentar recoñecer os escearios, lugares e construccións que aparecen na novela, e a atoparlle correspondencia aos nomes de lugares e personaxes, todos deformación de termos actuais, como Xacho-veu ou o parque de Bon Nadal.

No que refire á trama en si, é coma dixemos un equilibrio de fantasía, deténdose abondo na descripción do mundo, nun estilo que acho moi influido por Terry Pratchett e o seu Mundodisco, que de feito aparece citado nalgún momento, e a Ciencia-Ficción punk de carácter distópico, pois descrebe un mundo botado a perder pola radioactividade e onde a poboación sofreu fortes mutacións, e ten de desenvolver unha nova civilización sobre as ruínas da anterior, cuxa tecnoloxía e cultura se teñen perdido. A influencia de H.P. Lovecraft trasluce tamén tanto nos nomes (coma a propia Cmph'sthulhu) coma noutros detalles, especialmente Costenla e o resto dos cangheses, que semellan unha derivación humorística dos Profundos (mesmo adoran a uns pai Dagón e nai Hidra algo retortos tamén).

Nesta trama ten moito peso específico a relixión, que ven encher o oco deixado pola tecnoloxía, e resulta curioso como todo se atribúe a orixes divinas por non ter outra explicación nin rexistros escritos. Así, a choiva radioactiva que alagou o mundo será O Froilán, o santo vingador que baixou do ceu, ou veremos a cuasi-divinización dun persoeiro vencellado á nosa historia recente (a moitos anos de ela en realidade) que reaparece aquí como obxecto de culto, facendo realidade o pesadelo de moitos de nós.

É, en resumo, unha obra de grande interese polo seu prantexamento atípico e orixinal, distinto por completo a outros libros deste tipo, e que xa somentes polo seu humor delirante e desquiciado xa paga a pena, e que penso asenta os alicerces para ambientar novas historias se o autor se anima, porque esta Galiza post-froilán ben o merece.

Compártelo:

4 de agosto de 2013

Dragón - Peter Straub

Hampstead parece una tranquila y apacible ciudad residencial para neoyorquinos acomodados, pero esconde un terrible mal que regresa con cíclica precisión para convertirla en un infierno. Un desafortunado accidente químico precipitará su retorno y lo hará más poderoso y letal que nunca. Cuatro personas complemente distintas que sólo tienen en común sus facultades extrasensoriales deberán unirse para hacerle frente e intentar evitar que destruya Hampstead por completo.


Dragón (Floating Dragon) es obra de Peter Straub, novelista, poeta, editor y autor de la exitosa Fantasmas (Ghost Stories).

Es una novela de Terror y Misterio, que es tanto un thriller psicológico y de suspense como una historia de horror sobrenatural.

Muestra una extraordinaria pericia literaria, combinando diferentes estilos y puntos de vista narrativos, y posee una notable profundidad  con gran cantidad de hilos argumentales secundarios y de historias paralelas, creando una obra muy rica y llena de matices. 

Lo primero que sorprende en Dragón es su complejidad, inusual en obras de este tipo. Partimos de dos tramas paralelas pero concurrentes. Por una parte, un gas terriblemente letal, el DRG-16, desarrollado con fines militares, se escapará a la atmósfera por accidente sobre el área de Hampstead, la población donde transcurren el grueso de los acontecimientos. Por otra parte, tenemos el Mal en sí mismo, el Dragón que da título a la novela, que reaparece de forma cíclica y periódica desde el nacimiento de la localidad [anticipando una idea que veremos también en la posterior It de Stephen King] sembrando la misma de muerte y desolación. Así pues, Straub conjuga los elementos puramente sobrenaturales y fantásticos con los mundanos: el terror provocado por nuestros propios errores y por la posibilidad de destruirnos a nosotros mismos creando algo mortífero para lo que no tengamos solución (recordemos que en aquella época la Guerra Fría estaba en pleno apogeo y que los años setenta fueron la era dorada del cine de catástrofes).

Ambos horrores (el gas nocivo y el Dragón) se catalizarán mutuamente para crear un escenario dantesco. Straub muestra una capacidad narrativa asombrosa para transmitir la sensación de caos y degeneración total en la que caen Hampstead y sus habitantes. A mi personalmente, gran parte del horror me lo ha transmitido lo irracional e impredecible del comportamiento de las gentes del pueblo, personas normales con vidas corrientes y cotidianas que comienzan a actuar de forma errática, ilógica y muy siniestra. 

Me ha sorprendido también cómo Straub consigue transmitir desasosiego, incomodidad, desagrado. Mientras leemos notamos que no estamos a gusto, como si algo no acabase de estar bien, como si ni siquiera los protagonistas acabasen de resultarnos de confianza, y nos costase empatizar con ellos. Esta sensación de molestia constante ayuda a crear un ambiente de horror permanente, que se extiende a lo largo de toda la novela, concediéndonos pocas ocasiones para recuperar aliento. Si estás acostumbrado a ritmos más pausados, como los de Stephen King por ejemplo, que dosifica mucho más la acción, Straub te parecerá un tornado, pues la tensión es continua, creando un efecto de "huida hacia adelante". No puedo decir si es el estilo habitual del autor, pero al menos aquí puede provocar hasta un poco de agobio por momentos, por lo que se agradece que haya dividido el libro en muchos capítulos breves, favoreciendo que podamos descansar. 

Para esta sensación de tensión y suspense, colabora en gran medida su dominio del lenguaje y su habilidad para las descripciones, que son muy gráficas. Realmente estamos en el terreno del gore, recreándose el autor en detalles desagradables, repulsivos incluso, pormenorizando sangre, vísceras, huesos, moscas, gusanos,... mención especial merecen los efectos del letal gal DRG-16, que descritas por Straub pueden ser hasta vomitivas para aquellos de estómago delicado.  

Dentro del citado gore, el autor juega mucho con los olores: la sangre, el fango, el agua estancada, la orina y las heces, la humedad de los sótanos, la carne quemada, la podredumbre... todo lo que nos crea imágenes mentales de asco y de náusea. 


Antes dije que incluso los protagonistas nos dan algo de rechazo. Vamos a matizar esta afirmación: Straub crea aquí personajes complejos, con muchas zonas grises. En Dragón no hay héroes, hay personas normales que se ven obligadas a enfrentarse a un enemigo formidable armadas sólo con unas habilidades telepáticas y precognitivas que ni comprenden ni dominan. El autor crea un grupo completamente dispar y en el que destaca el protagonista principal: Graham Williams, un escritor septuagenario, ex-alcohólico, tachado de comunista durante el macarthismo y repudiado por gran parte de los habitantes de Hampstead. Es el único del grupo que carece de telepatía. Por otra parte están Tabby, un adolescente con un padre trastornado y disfuncional; Patsy, una mujer a quien su marido maltrata física y psicológicamente; y Richard, quizás el más equilibrado de todos, pero obsesionado con un antiguo amigo fallecido tras caer en la toxicomanía. Todos ellos, al igual que la extensa nómina de secundarios, son personas con virtudes y defectos, y el autor no hace valer unas u otros, sino que debemos aceptar a los personajes tal como nos los entrega. 

Y en verdad la relación de secundarios es amplia, como lo es el número de subtramas que maneja Straub. Es sorprendente cómo puede hilarlas todas para que guarden interrelación y todas ellas afecten, de una u otra forma, a la trama principal. Para enriquecer aún más la obra, el autor utiliza diferentes puntos de vista narrativos: La tercera persona omnisciente y la primera persona, ambas a cargo de Graham, que indicará cuándo y por qué usa una u otra, y la primera persona mediante los diarios personales de Patsy y Richard. 

Lo nutrido del reparto podría explicarse por el desarrollo de los acontecimientos. Sin caer en el spoiler, sólo anticiparé que hay asesinatos y muertes. Muchos. Como se decía antes, "muere hasta el apuntador". Si sumamos los acontecimientos que Straub relata en las anteriores apariciones del Dragón, estamos ante uno de los libros más truculentos que yo al menos he leído en bastante tiempo. Y ante uno de los villanos más curiosos y con más recursos, del cual tampoco hablaré mucho más para no revelar detalles de la trama, pero el Dragón, su presencia casi permanente y su implacabilidad son parte fundamental del interés que suscita esta novela.

Por todo lo expuesto hasta ahora, queda decir que Dragón requiere una cierta concentración en la lectura, yo incluso por momentos tuve que volver atrás para recordar por qué estaba ahí tal o cual personaje, o que relación tenía con la historia principal, tan amplio es el dramatis personae y tal es el número de hilos argumentales abiertos a la vez. No quiero decir que sea liosa o complicada, pero sí que no es la típica novela de terror para leer en el autobús y olvidarla al poco, porque Straub cuida por igual fondo y forma, e incluso se recrea escribiendo, casi como si fuese un ejercicio de estilo.  

Queda por último hablar de otro factor que redunda en la complejidad del libro y que también me ha llamado la atención: la cantidad de pasajes «mentales» que incluye, es decir de visiones, alucinaciones y delirios de los personajes, que se presentan en cualquier ocasión y que, en el contexto de una obra sobrenatural como esta, nos hacen dudar muchas veces de si lo que el personaje está viviendo es real o imaginario. Está percepción alterada se refiere a menudo a la distorsión de las distancias y las dimensiones, provocando desorientación y confusión en quien la padece. Así pues, es otro elemento que se suma a los ya citados para darnos esa sensación de incomodidad y desubicación de la que ya hablé más arriba. 

En resumen, Dragón es una novela recomendable para quien busque una obra de terror que se salga de lo ordinario y que sea más que una simple lectura de evasión. Por mi parte, desconozco si es una de las mejores obras de Peter Straub o si es una de las más prescindibles, y tampoco la puedo aconsejar para iniciarse en el autor (si no habéis leído absolutamente nada de él, lo más conveniente es sin duda comenzar por Fantasmas) pero sí que puedo decir que es una lectura original e interesante, sobre todo si te gusta pasar miedo y no te importa mancharte de sangre, pues aquí la hay en cantidades industriales.

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes