28 de julio de 2013

En un mundo azul oscuro - Joshua BedwyR

Año 2300 AC. El primer Imperio de la Humanidad, el acadio, está en su máximo esplendor, regido por el belicoso rey Naram-Sin. Las sacerdotisas, adoradas y respetadas, velan por que los dioses protegan el reino. Pero el deseo del monarca de convertirse en un dios viviente puede traer la desgracia sobre él. La joven Sheru tendrá que enfrentarse a intrigas, peligros, codicias, guerras y traiciones para salvar el mundo que conoce, contando sólo con su astucia, su valentía y la ayuda de la omnipotente diosa Inanna. 


Publicada en 2013, En un mundo azul oscuro es la primera novela de Joshua BedwyR, español (Segovia, 1968), ingeniero informático, docente, consultor y autor de libros técnicos sobre seguridad informática, siendo ésta su primera obra de ficción.

Es una novela histórica, que narra acontecimientos ficticios enmarcados en una gran historia real y documentada, con una trama de intriga y aventuras. Es, a la vez, un relato de crecimiento personal y una autobiografía de su protagonista.

Reivindica la trascendencia histórica de Enheduanna, hija de Sargón de Akhad (fundador de la dinastía Acadia), sacerdotisa y primera persona de la Historia en firmar su obra literaria, una colección de poemas de índole religiosa; y está escrita con una sólida labor de documentación y con gran atención a los detalles. 

Si sois aficionados a la ficción histórica, sabéis que ésta no es ajena a las modas (como el resto de los géneros literarios). Nuestro autor de hoy, con una valentía encomiable (doblemente si tenemos en cuenta que es su primera novela) se desmarca de cualquier tendencia y ubica su historia en un período en el cual, personalmente, no conozco ninguna otra obra: El Imperio acadio, o lo que es lo mismo el primer gran imperio de la Historia. 

Para ello ha llevado a cabo una monumental labor de documentación, y ha desarrollado su obra como una lección de Historia entretenida y muy adictiva, en la que, mientras seguimos las aventuras de sus protagonistas, aprenderemos un montón de datos sobre la época: Su complicadísima organización y estratificación social (comenzando por la división entre sumerios y acadios), sus usos y costumbres, su Gobierno con sus jerarquías y múltiples cargos, sus medios de transporte, su arte, su alambicada religión (¡más de 3600 dioses!), su forma de guerrear, su ocio y diversiones, y hasta los más mínimos detalles de la vestimenta, los peinados, la cosmética e incluso la alimentación. En resumen, un pequeño tratado sobre la vida cotidiana de tan antigua época que a mí me ha resultado fascinante.

Disco votivo de Enheduanna (segunda por la izquierda)

La historia está contada en primera persona y de manera retrospectiva por Sheru (nacida Tijstirk) , una mestiza de madre montañesa y padre sumerio, lo que le confiere rasgos exóticos de gran belleza y un carácter fuerte y aguerrido. Además tiene un gran talento para el ilusionismo y para la puesta en escena teatral, cualidades que le serán de gran ayuda para salir airosa de muchos aprietos. Es por tanto, como ya dijimos una historia personal, en cuanto narra la vida de la protagonista, en este caso desde la infancia hasta la madurez. Debo destacar la manera tan sorprendente en la que el autor adopta la psique y la perspectiva femeninas, cómo es capaz de hacer pensar y sentir a Sheru,  y la intensidad que le da a sus emociones, sobre todo al amor, la pasión, y el dolor y la resignación por todo aquello a la que su condición de sacerdotisa le obliga a renunciar, haciéndome dudar en muchas ocasiones si realmente no sería una autora escribiendo con pseudónimo masculino.

Y en verdad las mujeres son las protagonistas de esta obra. El autor manifiesta en la Introducción su intención de reparar una injusticia histórica: La omisión de la importancia de la mujer en la historiografía oficial sobre esa época, ignorando el peso que tenían en la sociedad como sacerdotisas (teniendo las Entus carácter divino en cuanto encarnaciones de la diosa), empresarias, médicos, músicos e incluso prostitutas, cuyo estatus no tenía nada que ver con el actual. Sobre toda ellas destaca Enheduanna, que sin ser la protagonista, es un personaje central y fundamental en la trama, estando Sheru directamente relacionada con ella [Hija del fundador de la dinastia acadia, Entu y como tal figura divina, fue la primera autora literaria reconocida de la Historia y emprendió una profunda y radical reforma religiosa para acercar la divinidad a las personas].

Reproducción de la tiara y la
gargantilla de la portada 

Sorprende profundamente la mentalidad liberal de la época, en la que las mujeres disfrutaban de igualdad total con los hombres, y existía una libertad sexual casi absoluta, aceptando de buen grado las mujeres casadas que sus maridos tuviesen amantes y concubinas, o que éstas pudiesen divorciarse del hombre conservando su dote y su fortuna. En este aspecto, el libro, al centrarse en la figura de las mujeres, tiene un enfoque feminista real, es decir la igualdad de todas las personas independientemente de su sexo, que beneficia a unos y otros, sin caer en revisionismos ni reduccionismos (los hombres no aparecen retratados como cúmulo de defectos, patanes insensibles e inmaduros obsesionados con el poder y el sexo y más simples que el mecanismo de un botijo, como ocurre en muchas obras «feministas»). De nuevo BedwyR muestra un gran conocimiento de la mente humana y dota a los personajes de motivaciones y de personalidad, manejando gran cantidad de ellos «sin que se le caigan», conviviendo personajes ficticios con otros reales como la citada Enheduanna o el rey Naram-Sim, y supera cómodamente la prueba de animar y darle vida a personas que existieron realmente y de las que desconocemos casi todo. A diferencia de otras novelas de ficción histórica, de esta me ha gustado la fuerza que tienen estos personajes, la viveza de sus emociones y de sus pasiones, teniendo el conjunto un carácter muy teatral, y por momentos nos parece estar viendo una representación en vez de leyendo.

Estela de Naram-Sin, conservada
en el Museo de Louvre (París),
que representa al rey divinizado

Tengo que recordaros también que, paralelamente a la historia personal de Sheru, transcurren hechos históricos reales y documentados, ubicándose el grueso de los acontecimientos durante el reinado de Naram-Sin, quien llevó al imperio acadio a su máxima extensión, a costa de cruentas y prolongadas campañas militares y de un alto coste social y económico, que pocos años después llevarían al imperio a su colapso. En este aspecto, con En un mundo azul oscuro estamos de nuevo ante esa «lección de Historia», y es un placer ver las batallas como si estuviésemos allí mismo, o todas las intrigas palaciegas, las luchas por el poder, las traiciones, las rivalidades que se enquistan durante años, los giros de los acontecimientos, o (cómo parece ser sello personal de BedwyR pues ocurre varias veces durante el libro) que pequeñas acciones o casualidades puedan condicionar el destino de todo el reino. Al igual que la ambientación cuida los detalles hasta el extremo, también lo hace la trama, pues como bien saben los aficionados a la intriga y lo detectivesco, cualquier gesto o acción pueden ser importante, ya en el momento, ya en el futuro. 

Como es de imaginar, tal cantidad de información, tan minuciosa, y un trama tan amplia y elaborada, no caben en una obra breve y BedwyR, en un acto poco habitual en un debut literario, da a su novela una extensión más que considerable. Siendo una obra digital no podría calcular un número de páginas, pero puedo decir que es un libro largo. Esto no quiere decir que «se haga largo» o que «cueste acabarlo», pero no es para leérselo en una tarde. Contribuyen a hacerlo ameno un lenguaje sencillo, muchos diálogos y un ritmo muy similar al de una narración oral, pues parece que realmente Sheru nos lo estuviese contando sentada ante nosotros.

Resumiendo, En un mundo azul oscuro lo tiene todo: Historia, intrigas, batallas, romance, aventuras, poesía... Nunca antes una ópera prima, de un autor desconocido y sin el respaldo de una editorial me había asombrado y atrapado en su lectura como esta novela. Maravillas y ventajas de un nuevo paradigma más democrático en el que un autor puede publicar y darse a conocer sin depender más que de sí mismo y de su talento. 
La diosa Inanna / Ishtar


La portada es un cuadro de la pintora iraquí Sana Almimar titulado Puabi, A Sumerian Queen y está cedido al autor para su uso en esta obra tal como se indica en los Agradecimientos. El libro incluye un glosario de términos, una práctica tabla de equivalencias de pesos y medidas y una bibliografía bastante extensa para saber mucho más sobre el Imperio Acadio (hasta recetas de cocina), tanto de libros (en español e inglés) como de sitios web.

En un mundo azul oscuro se puede comprar en Amazon.

Compártelo:

19 de julio de 2013

Rama II - Arthur C.Clarke

Setenta años han pasado desde que Rama y la Humanidad se encontraron por vez primera. Un segundo visitante se acerca a la Tierra y una nueva expedición se dirigirá a Rama II dispuesta a resolver los misterios que dejó su predecesor. Pero la situación en el sistema solar ha cambiado desde entonces y muchos miran con recelo al titán extraterrestre...


Publicada en 1989, Rama II (Rama II) es obra de Sir Arthur C. Clarke, de quien ya hablamos en la reseña anterior, y Gentry Lee, de quien hablaremos algo más adelante.

Es una novela de Ciencia-Ficción dura y de Anticipación, que continúa los hechos iniciados en Cita con Rama, manteniendo el rigor científico-técnico de la misma pero con un estilo narrativo más cuidado y con mayor atención al aspecto literario.

Está escrita a cuatro manos y se nota la labor del co-autor Gentry Lee en el acabado final, resultando este Rama II, a mi parecer, una obra aún más «redonda» que Cita con Rama, en cuanto suma al cautivador argumento y el rigor científico de aquella, un nivel narrativo más elevado que la convierte en una lectura completamente adictiva.

Humor británico no le faltaba a Sir Arthur

Para comenzar, Sir Arthur y Mr. Lee proponen un escenario muy diferente al de la primera novela. Si entonces la Humanidad prosperaba en paz y colonizaba el sistema solar, noventa años después el panorama es muy distinto. Como la Historia es cíclica y los humanos no aprendemos de nuestros errores, una horrible crisis económica (precedida eso sí por el preceptivo periodo de bonanza) ha provocado el desmoronamiento de las instituciones y los organismos gubernamentales, la ruptura de la unidad internacional y la interrupción de la exploración espacial, provocando el fin de las colonias del sistema solar y un colapso total de la sociedad terrícola. Rama II se ubica en la etapa de recuperación de lo que se denomina acertadamente «El gran caos». Personalmente no he podido evitar ver los paralelismos entre el panorama descrito por los autores y nuestra penosa situación actual, sobre todo en lo referido a la lamentable actuación de los líderes mundiales y sus equivocadas decisiones. Cómo en KindleGarten no hablamos de política, continuamos.

En esta segunda parte, Clarke y Lee han dando un giro copernicano y estamos, ahora sí, ante una novela «de personajes». De cada miembro de la tripulación sabremos su origen y sus motivaciones, además de otros perfiles de detalle que les otorgan a cada uno su personalidad y su carácter. Tenemos una protagonista principal, la doctora Nicole des Jardins, francesa con ascendencia africana, madre soltera, profesional, decidida y perspicaz.  Y secundarios de lujo como el General Michael O'Toole, un hombre noble y de profundas creencias católicas cuyos dilemas morales soportarán buena parte de la trama. Las tensiones y los conflictos de intereses entre los miembros de la expedición, sus relaciones interpersonales y sus agendas ocultas dan gran intensidad a la historia, que ya no se sustenta única y exclusivamente en las cuestiones científicas que Rama plantea.

Como prometí huir del spoiler, sólo voy a decir que la nueva expedición a Rama planteará a los tripulantes de la Newton retos, dificultades y peligros que hacen palidecer a los que noventa años antes afrontaron el Comandante Norton y sus hombres. Otro detalle que quiero resaltar y que me ha gustado especialmente es que la tripulación sea internacional y esté compuesta por hombres, mujeres y personas de diferentes edades y campos del saber, distinguiéndose los científicos y los militares de los «cosmonautas profesionales».

Gentry Lee. fuente: NASA

Además de lo referido a los personajes, los escenarios y las descripciones han ganado en riqueza, y el lenguaje es más literario, más lírico. Entendemos que los dieciséis años de evolución como escritor de Clarke por una parte, y las aportaciones de Lee por otra, han contribuido a ello. La particular afición de éste último a la literatura y la historia inglesas proporciona otro extra de profundidad al texto y detalles de desahogo cómico como los pequeños robots creados por el científico Richard Wakefield (otro personaje al que dedican grandes cuidados los autores), capaces de recitar sonetos de Shakespeare y representar sus piezas.

Y en el fondo de todo está Rama, o Rama II si preferimos. Si bien es más escenario y menos protagonista que su predecesor, nos reservará tanto la agradable sensación de identificar lo que ya conocemos, como nuevos descubrimientos y más de un susto. Aunque una vez terminada la novela seguiremos con un buen número de cuestiones sin resolver en nuestra cabeza, los autores nos permitirán resolver alguna y que veamos a Rama (y a los ramanes) de una forma distinta.

Decir también que Rama II es algo menos mordaz que su primera entrega, y el fino humor británico de Sir Arthur está más diluido (que no desaparecido) probablemente por la co-autoría de Lee, pero permanece inalterable la crítica a las instituciones gubernamentales y académicas, a su excesiva burocratización, a su lentitud a la hora de tomar decisiones, a lo farragoso de sus procedimientos y al oportunismo de sus miembros.

El enfoque de Rama se desplaza del objeto en sí (ya suficientemente desarrollado en la primera parte) al contenido del mismo y a sus diferentes ocupantes, como los biots, que tendrán un mayor protagonismo, y otros elementos que no quiero desvelar, pero veremos que los ramanes no son tan indolentes y ajenos a nosotros como pensábamos, y parece que la comunicación entre las dos especies inteligentes es posible.

Pese a este mayor carácter literario, hemos de decir que seguimos dentro de la Ciencia-Ficción Dura, y el rigor científico no ha descendido un ápice, cuidando los autores hasta el mínimo detalle en lo que a las cuestiones técnicas atañe -especial mención a la desaceleración en los desplazamientos espaciales y a los cálculos de ruta en función de la carga y la masa, entre otros-

En resumen, Rama II recoge de forma sublime el testigo que le entrega Cita con Rama, pues no se limita a «estirar el chicle» y poner a la tripulación de la Newton a corretear sin más por el interior del coloso alienígena, sino que le da un enfoque que lleva la idea original aún más alto y más lejos, ya que mantiene el tono de Ciencia-Ficción pero creando una historia sobrecogedora y por momentos emotiva, involucrándonos más con los personajes y permitiéndonos empatizar (o antipatizar, como en mi caso con la periodista Francesca Sabatini) con ellos.

Visión artística de Rama. fuente: rotwanghaus

Aún no hemos hablado sobre Gentry Lee, co-autor de esta obra (y de las dos siguientes, El Jardín de Rama y Rama revelada). El libro incluye una Nota Final de Sir Arthur en la que explica cómo se inició su relación y colaboración con Lee. Fue a través de la novela Cuna (Craddle) en 1988, la cual originalmente iba a ser una película. Aunque la idea del filme se descartó por diversas cuestiones, la novela sí fue publicada y sirvió para crear una fructífera sociedad.

Gentry Lee trabaja para la NASA como Director del JPL (Laboratorio de Propulsión a chorro), fue Ingeniero Jefe del Proyecto Galileo, Director de Planificación del Programa Viking, y colaboró con Carl Sagan en el desarrollo de aquella fantástica serie de documentales que fue Cosmos: Un viaje personal. Además de su colaboración con Clarke, ha escrito tres novelas en solitario: Bright messengers, Double full moon night y The tranquility wars, que -por favor corregidme si me equivoco- no están traducidas al español.  Fue reconocido con la NASA Medal for Exceptional Scientific Achievement en 1976, con la Distinguished Service Medal (el más alto galardón que entrega la NASA) en 2005, y recibió el premio Harold Masursky Award en 2006 por su contribución a la exploración planetaria. Como es un hombre muy organizado, aún le ha quedado tiempo para tener ocho hijos.

Compártelo:

14 de julio de 2013

Mundos paralelos vidas cruzadas - S.S. Anduriña

Brais en un chico normal que va al Instituto e intenta sobrellevar la pérdida de su familia. Las increíbles historias de su excéntrico abuelo y la aparición de una misteriosa joven le llevarán a un viaje frenético a través de la galaxia y de grandes peligros en busca de respuestas sobre su pasado.


Publicada en 2013, Mundos paralelos vidas cruzadas es obra de S.S. Anduriña, o lo que es lo mismo, Anduriña Santiso. Coruñesa de 24 años, maestra de educación infantil y escritora novel con gran trayectoria en la narración oral.

Es una novela juvenil de aventuras y fantasía, con elementos de space opera y un ritmo vertiginoso que lo convierte en una lectura rápida y amena.

Parte de una idea muy ocurrente, como es ubicar la acción en nuestro propio mundo pero creando un planeta extraterrestre muy similar a la Tierra.

Mundos paralelos vidas cruzadas está dirigido al público juvenil, una literatura en la que no soy ningún experto, al contrario, reconozco que estoy bastante pegado, pero voy a atreverme a transmitiros mis conclusiones sobre él:

Lo primero que destacaría es su ritmo trepidante, frenético, vertiginoso. Es de esos libros de aventuras clásicos en los que «no paran de ocurrir cosas». La acción es constante y las pausas mínimas. Si a esto le añadimos la estructura del libro, con 30 capítulos de 10 páginas aproximadamente y que siempre terminan «en alto», dejando al lector en suspenso, nos retrotraemos al instante a las novelas por entregas o "folletines" del S.XIX, como La Vuelta al Mundo en 80 días o La isla del tesoro, y comparte con ellas las descripciones escuetas, poco detalladas, la narración casi telegráfica y el recurso de terminar cada capítulo dejando la acción inconclusa para  mantener al lector enganchado y esperando por la continuación.


Este desarrollo folletinesco no impide a la autora crear personajes elaborados y matizados, entre los que destaca Brais, el protagonista, al que le encuentro trasfondo y motivaciones, y a quien no le van a la zaga los secundarios, como Lima, a quien veo como verdadera heroína de la historia, pues es valiente y decidida, y más madura y responsable que Brais; o como Raptor, un villano muy interesante, por ser un personaje tornasolado y que evoluciona en gran manera a lo largo del libro.  Todos los personajes en general están muy conseguidos y se observa que la autora les ha dedicado tiempo y cariño. Recomiendo no pasar por alto a Telmo, un secundario cómico sin demasiado peso en la trama pero con las intervenciones más hilarantes de la obra.

Me ha gustado en especial el guiño a la novela negra, tanto la presentación del gran villano de la historia en un night-club, como la de sus sicarios en una escena muy propia del género noir, y que dan a la obra un punto extra de madurez.

Otro aspecto que me ha resultado significativo de Mundos paralelos vidas cruzadas ha sido que Anduriña, en vez de ubicar su historia en un mundo fantástico o en una ucronía, lo haya hecho en nuestro propio universo, para lo cual ha desarrollado un planeta imaginario llamado Ram (donde una de sus poblaciones principales se llama Gallaecia, el antiguo nombre latino de Galicia), prácticamente idéntico a la Tierra pero cuyos habitantes poseen, en diferente grado, rasgos animales como cuernos, rabo o colmillos, y que tiene un nivel tecnológico muy superior al nuestro. Esto permite a la autora introducirse en el terreno de la space opera, dándonos viajes intergalácticos, naves espaciales, armas láser, medicina casi milagrosa y otros elementos fantásticos al servicio de la narración sin necesidad de explicar o justificar su funcionamiento ni su rigor científico, lo cual desviaría la atención de los acontecimientos relatados. No ha descuidado la cuestión de los múltiples idiomas de la Tierra y Ram, y lo ha resuelto de una forma sencilla y original.

La Rosa de los Vientos que aparece en la obra, al pie de la Torre de Hércules. fuente

Dije que parte de la acción transcurre en A Coruña y así es, aunque también se extiende a Fisterra, en la tristemente célebre Costa da Morte, y en otro lugar de la Tierra que no desvelaré para huir del spoiler. Sólo decir que las diferentes localizaciones de A Coruña y Fisterra existen realmente y que por supuesto os recomiendo su visita.

El Monte de San Pedro, desde donde hay una vista panorámica
de A Coruña. Al fondo, la Torre de Hércules. fuente: Wikipedia

Cabe decir también que Anduriña ha sabido equilibrar las subtramas, tanto la romántica (no es ningún spoiler decir que Brais y Lima están destinados a estar juntos, verdad?) como las rencillas y rivalidades entre personajes, así también lo relacionado con la vida en la Tierra de Brais y la de su familia en Ram.

Me ha gustado la crítica social que subyace en la obra, a la intolerancia hacia las diferencias y los prejuicios hacia la gente que se sale de lo ordinario (el abuelo de Brais es tildado de chiflado y viejo loco), y en especial a los medios de comunicación, que aparecen aquí como amarillistas y manipuladores (hay un momento de parodia a Sálvame que es impagable, no os lo perdáis) [Nota para los lectores de fuera de España: podéis sustituir Sálvame por el programa de telebasura y chismorreos más exitoso de vuestro respectivo país]. Por contraposición, el tratamiento que la autora hace de la homosexualidad como algo totalmente normalizado me ha parecido de lo más agradable. 

Faro de Fisterra (Finis terrae), donde terminaba el mundo
antiguo y donde transcurre parte de la obra. fuente

Por supuesto, por ser una obra novel, tiene algunos pecadillos de juventud, como el uso de los signos de puntuación, que unidos al ritmo ya de por sí vertiginoso, hacen que nos quedemos sin aliento, y estaría bien que el texto respirase un poco más. Tiene su parte positiva, como dotar al escrito de un caracter más oral y ayudar a los diálogos, que ganan en verosimilitud y en naturalidad, pero que puede echar hacia atrás a lectores poco avezados. Hay alguna otra cuestión gramatical pero ambas son en cualquier caso aspectos formales y se pueden corregir con práctica y tiempo, lo importante es la imaginación que desborda el libro y que crea un mundo, el planeta Ram, que puede dar juego para futuras historias, sobre todo si Anduriña decide permanecer en la senda de la Space Opera, con todos los recursos que el género pone a su alcance.

Un último detalle que pienso que podría hacer el libro más redondo sería la inclusión de ilustraciones, pues un dibujante sin duda se inspiraría fácilmente con el libro y podría colaborar en hacerlo visualmente más atractivo.

Compártelo:

9 de julio de 2013

Joyland - Stephen King

Hay veranos que cambian la vida. Para Devin Jones, será el de 1973, cuando trabaja en Joyland, un parque de atracciones de provincias sobre el que aún pesa un terrible asesinato nunca resuelto. Además de obsesionarse con ese crimen, Devin madurará, se hará adulto, tendrá su despertar sexual, descubrirá el amor, el desengaño, el dolor y la amistad. Tras Joyland, Devin nunca más será el mismo.



Publicada en 2012, Joyland (Joyland) es obra de Stephen King, haciendo aquí una incursión en la novela negra pero sin dejar de lado su estilo personal.


Es una novela negra, de suspense, pero también un melodrama escrito con gran lirismo y donde prepondera la historia de crecimiento personal del protagonista, sus sentimientos, sus emociones y sus vivencias frente a los hechos luctuosos que están en el centro de la trama.

Está publicada originalmente dentro de la colección Hard Case Crime, lo cual condiciona el tratamiento que King hace de la novela, pero que pese a ello conserva su inconfundible estilo narrativo.

Si ya habéis leído otras reseñas sobre este libro, ya habréis visto cosas como «no es el mejor Stephen King pero no es un mal libro», «se nota que está escrita por encargo pero es una buena historia», «en el libro no ocurre nada» o similares. Joyland es una gran novela. Es bella, es fascinante. Por momentos es conmovedora. Si alguien tiene atravesado a King, o aún guarda alguna duda sobre su talento literario, le pediría por favor que lea Joyland. ¿Por qué?:

-Porque no es un libro de terror. La colección Hard Case Crime agrupa novelas de serie negra, suspense y policíacas. Pero King nunca podrá escribir por encargo e incluso en un estilo tan poco propicio para ello, es capaz de desplegar un lirismo delicioso y muy evocador.

-Porque no es una historia de fantasmas. Sí, es cierto, hay un fantasma, pero no está en el centro de la trama. Es más un recurso, un mecanismo para que la narración se desarrolle.

-Porque es una novela de suspense, y hay una serie de asesinatos, pero sin clichés y sin dar descripciones truculentas ni recrearse en detalles escabrosos.

-Porque es uno de los relatos más conmovedores que yo, personalmente, he leído en mucho tiempo.

-Porque son trescientas páginas (poco, para lo que este autor nos tiene acostumbrados) tan amenas que se acaba antes de darse cuenta.

Es, ante todo, es una historia de personajes. Retratados con gran profundidad y hasta el mínimo detalle. La capacidad de Mr. King para crear tipos alcanza aquí uno de sus más altos niveles. Narrada en primera persona, el protagonista, ya maduro, recuerda acontecimientos de su juventud. El autor recupera así un estilo que ya usó con éxito en novelas como El corredor de la muerte, relatos como El camión del tío Otto o Zarabanda nupcial, e incluso en guiones cinematográficos como Stand by Me (Cuenta conmigo en España). Es imposible no sentir simpatía por el bueno de Devin Jones, e incluso verse reflejado en él. Un joven inocente, santurrón incluso, antiguo boy-scout, sin apenas experiencias vitales y completamente enamorado de su novia, con la que espera casarse y con la que desea perder la virginidad a toda costa. Joyland es, en realidad, el periplo de Devin y su descubrimiento de la vida, de su aprendizaje, de su maduración y de su pérdida de la inocencia.

Siempre se encuentran fotos curiosas de este hombre

A través de la galería de personajes secundarios, también perfilados al detalle, y del escenario de la obra (el parque de atracciones, el pueblo, la pensión donde vive Devin, la playa...) Mr. King se recrea en el costumbrismo que tanto le gusta (y que yo personalmente tanto disfruto) retratando la vida en su localización preferida, las pequeñas poblaciones, y las costumbres y peculiaridades de su paisanaje, aunque aquí nos desplacemos de su amado Maine (tierra natal de Devin) al estado vecino de Carolina del Norte. Ya dije que muchas críticas a este libro son «que no ocurre nada» y he de decir, sin caer en el spoiler, que efectivamente no es una novela donde se sucedan los hechos a una velocidad vertiginosa, al contrario es de ritmo pausado (que no lento) y reflexivo, ocupando gran cantidad de texto el rico mundo interior de Devin. De 299 páginas, puedo decir que el clímax se hace esperar hasta la 263. Y hasta ahí puedo leer.

Precisamente el final es lo que más aleja a Joyland de la típica novela de Stephen King. Ya sabéis que gusta de los finales sorprendentes e inesperados («castrantes» he llegado a leer). Sin embargo, aquí, tal vez condicionado por la linea editorial de Hard Case Crime, el autor se decide por un final más al uso, más convencional, y que seguramente por ello guste más a la mayoría de los lectores, en especial a los que no sean asiduos al rey del terror.

Así pues, lejos de ser un simple trabajo por encargo, a mí Joyland me parece más un ejercicio de estilo, donde el autor «se gusta» escribiendo y se permite desplegar todos los recursos narrativos que tiene al servicio de una historia redonda, que casi me atrevería a incluir dentro del realismo mágico, por la fantasía y el encanto que transmite. Desde luego no es la clásica novela negra. Supongo que un parque de atracciones, aunque sea pequeño y desastrado, es un lugar perfecto para que surja la magia. Hay que repetir que aunque sea un «cuento con fantasma», no es uno al uso, por el mimo y el cariño con el que King trata a la malograda Linda Gray. 

Cariño es precisamente lo que el autor consigue que sintamos por los personajes que componen esta obra. No sólo por el sufrido Devin, sino por sus amigos Tom y Erin, por el anciano señor Easterbrook, el dueño del parque, por Rozzie la vidente o por el veterano feriante Fred Dean (tal vez porque su nombre nos recuerde tanto al de Eddie Dean). La nómina no estaría completa sin citar a Annie Ross, que tan importante será para Devin, y su hijo Mike, cuya historia es tan injusta como emocionante.

Además de la presencia del fantasma de Linda Gray, hay otro elemento fantástico, sobrenatural, que es habitual en las historias de este autor. Llamado aquí la visión, conocido también como el resplandor en la novela homónima o el toque en La Torre Oscura, intervendrá en la trama, pero más como un mcguffin que como un elemento que se destaque especialmente. No olvidemos que estamos, al menos en teoría, ante una novela negra, y un poco de percepción extrasensorial no viene mal a la hora de dar con el asesino. 

Primera portada de la edición original


Hard Case Crime es un sello editorial que trata de recuperar el espíritu de la Era Dorada de la novela negra y el hardboiled, que se distribuían en kioskos de prensa y lugares afines (gasolineras, supermercados...), a través de ediciones baratas, llamadas originalmente paperbacks (libros de tapa blanda y hojas encoladas o grapadas) o pulp (por la bajísima calidad de su papel, poco más que pulpa de madera). Tuvieron un gran éxito en su época, especialmente a través de su política de suscripciones, opción que el sello también ofrece (en Estados Unidos sólamente, me temo). Para todo ello están recuperando a autores de aquella época dorada, apostando por nuevos valores del género y recurriendo a escritores consagrados como el propio King, que ya aportó a la colección otra obra: The Colorado Kid (2005). 

Segunda portada original
Actualmente ofrecen ochenta y dos títulos, y han cuidado con mimo la edición, con portadas que nos retrotraen al instante a aquellas publicaciones (que no carecieron de popularidad en España, en muy diversas ediciones y formatos, creando aquella entrañable costumbre de cambiar novelas en el kiosko). Lamentablemente en España nos perdemos la edición original, con la portada de la chica hollywood y el membrete de la editorial, aunque a cambio ganamos una edición en tapa dura, así que tampoco nos podemos quejar.

Compártelo:

5 de julio de 2013

Heliconia - Verano - Brian W. Aldiss

Es verano en Heliconia. Casi 400 años han pasado desde la primavera. Los imperios humanos crecen, prosperan y se disputan la supremacía, en tanto los phagor languidecen en la esclavitud bajo la luz de su enemigo Freyr, más intensa cada día. Mientras el rey de Borlien intenta salvar su reino tambaleante, un crucial descubrimiento puede derribar las creencias de la Humanidad. En el cielo, la Avernus registra cada acontecimiento con frialdad científica. Y ajeno a todo, Heliconia orbita hacia Freyr, cuyo calor ya comienza a quemar.



Publicado en 1983, Heliconia - Verano (Helliconia - Summer) es obra de Brian W. Aldiss, a quien conocimos en la reseña de su Heliconia - PrimaveraEs una combinación equilibrada de Fantasía y Ciencia-Ficción blanda, con una trama de intrigas, traiciones, ambición y enfrentamientos entre potencias rivales, y que incluye una profunda reflexión sobre la condición humana. 

Toma la premisa planteada en Primavera, la lleva más lejos y la desarrolla dándole más peso a las explicaciones de carácter científico, con lo cual la proporción entre Fantasía y Ciencia-Ficción está más equilibrada que en la primera entrega.

Como vimos en la reseña de Primavera, Heliconia es un planeta con dos soles (Freyr y Batalix), lo que provoca que las estaciones duren cientos de años. Aquí descubriremos también que en torno a Batalix giran otros tres planetas. En esta entrega, y sin meterse en explicaciones demasiado áridas, Aldiss nos ofrece datos más técnicos y precisos sobre las particularidades del planeta protagonista. Para ello se vale de dos recursos interesantes. El primero es la propia evolución cultural de los habitantes de Heliconia. El segundo, que a mi entender supone un interesante giro argumental, es la presencia en Heliconia de un ocupante de la Avernus. Y es que en Verano sabremos también muchas más cosas sobre la estación espacial, su tripulación, su sociedad, su filosofía y su peculiar organización social. 

Si en Primavera la Humanidad se encontraba en una primera Edad de los metales, en Verano han pasado 400 años terrestres, y estaríamos en un equivalente a nuestra era de las primeras civilizaciones, aunque con avances anacrónicos como las armas de fuego (cañones y arcabuces). Se han desarrollado las naciones y las ciudades, la política, la monarquía, el Parlamento, el clero, los tribunales, la moneda, el comercio a gran escala, la navegación y los ejércitos profesionales. La Ciencia ha tenido un avance significativo con respecto a la época anterior, dominándose la astronomía (los eruditos ya han dado el giro copernicano), la biología e incluso rudimentos de genética.

Dije más arriba que el libro reflexiona sobre la condición humana, y es que los personajes están más elaborados y tienen una mayor profundidad que en su predecesora. Aldiss desarrolla sus virtudes, sus defectos y sus muchas facetas, y escapa del maniqueísmo y de una historia de buenos y malos. Sobre esto podría decir que incluso que aquellos que no gustáis de la Ciencia-Ficción podéis disfrutar con este libro de una historia de intriga, conjuras palaciegas, traiciones, cambios de lealtades, matrimonios de conveniencia, renuncias al amor verdadero, decisiones difíciles y grandes conflictos de Estado.

No se puede negar que Mr. Aldiss tiene clase
Al igual que en Primavera, en Verano no hay un protagonista principal, sino que los personajes son tratados en conjunto, son una masa coral que cede el protagonismo al propio Heliconia, si bien actuando como colectivo nos ofrecen una riqueza de matices y un profundo mundo interior, mental, de cuyo análisis tanto gustaba la New Wave de la Ciencia-Ficción.

Sobre este análisis de la naturaleza humana, me ha gustado en especial el papel reservado a la religión, que se muestra aquí como una fuerza axiomática e irracional, opuesta al avance científico y a cualquier idea que considere herética, y que es capaz de negar las evidencias científicas e históricas que amenacen su status quo. Uno de estos dogmas, que no desarrollaré mucho para evitar el spolier atañe a los phagor y a su relación secular con Heliconia y con la raza humana, y será el leiv motiv del extraordinario final de la obra, del cual tampoco anticiparé nada.

Porque el autor dedica su atención también a las otras razas de Heliconia, sobre todo a los phagor, los enemigos sempiternos de la Humanidad (a quienes el calor del verano y la brillante luz de Freyr ha privado de voluntad como especie y ha reducido ahora la esclavitud y el servilismo, a víctimas de pógromos o, en el caso del reino de Borlien, mercenarios a cambio de soldadas miserables), a los semiinteligentes madis y driats, que ganan protagonismo, o a los otros, poco más evolucionados que nuestros grandes simios.

A mi entender, Aldiss juega con nosotros, los lectores, a que colaboremos en la construcción de la historia que estamos leyendo, pues yo al menos continuamente estuve encontrando paralelismos entre los acontecimientos que narra en la obra con hechos de nuestra propia Historia. Por ejemplo, el reino de Borlien, mostrado aquí en un momento de crisis interna, con el rey enfrentado a la scritina (una especie de parlamento o asamblea de notables), en bancarrota, con sus dominios amenazados por potencias extranjeras y con su ejército compuesto casi en exclusiva por phagors, a quienes se les permite instalarse en las regiones más pobres del reino a cambio de defender las fronteras del mismo, se parece tantísimo al Imperio Romano en su ocaso que es imposible no ver uno como reflejo del otro.

fuente: Web oficial de Brian W. Aldiss

Personalmente, Verano me ha transmitido una sensación de desazón, de desasosiego (le doy la bienvenida, malo el libro que no nos produce una reacción) al saber que los personajes están luchando, sufriendo y muriendo por causas, ideas y creencias que carecerán de sentido cuando llegue el invierno y las civilizaciones caigan, que las imponentes ciudades donde ahora habitan serán las ruinas donde se levanten las miserables aldeas del futuro, que todos los conocimientos científicos que ahora tienen se perderán, y que todo volverá a comenzar una y otra vez en un ciclo interminable. Incluso me ha hecho reflexionar sobre nuestra propia realidad, y que aquello que para nosotros ahora es importante algún día sólo será una línea en un libro de Historia. Supongo que precisamente la inexorabilidad y el fatalismo forman parte de la tesis que el autor quiere transmitirnos con su obra, que entronca con las ideas de Nietzsche, tanto el mito del eterno retorno (el carácter cíclico y repetitivo de la Historia) como la idea del superhombre (en cuanto sólo los más fuertes sobreviven a la fiebre de los huesos y a la muerte gorda, y son los elegidos para perpetuarse en la nueva estación).

Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes