20 de diciembre de 2013

Amos de títeres - Robert A. Heinlein

Año 2007. La Tierra vive en paz mientras se recupera de la Tercera Guerra Mundial. Pero la amenaza llega del espacio, y no en forma de un ataque violento e intimidatorio, sino como una invasión sutil e invisible. Sólo la más secreta de las agencias del gobierno estadounidense puede detenerlo. Pero ¿cómo luchar contra un enemigo que no puedes reconocer y que se ha infiltrado en todos los estamentos de la sociedad? 


Publicada en 1951, Amos de títeres (The Puppet Masters, también se puede encontrar como La invasión sutil y Titán invade la Tierra, pues tuvo varias traducciones al castellano) es obra de Robert A. Heinlein. Ingeniero, militar, escritor, ganador de cuatro premios Hugo, primer Gran Maestro de la SFWA, político frustrado, impulsor de la Ciencia-Ficción y adalid del individualismo.

Es una novela de Ciencia-Ficción dura, del subgénero de «invasiones extraterrestres» (del que fue pionera), con un estilo propio de los relatos de aventuras, espionaje y agentes secretos, y un cierto tono belicista. 


Dicen los entendidos que debemos agradecer a Robert A. Heinlein que dignificase la C-F, la sacase del reducto de las publicaciones pulp y la llevase al gran público y a la mayoría de edad. Por mi parte sí que puedo afirmar que en esta novela observé muchos de los elementos que considero característicos y definitorios de la rama dura de este género literario. Veamos:

Para comenzar, tenemos el estilo narrativo del autor. Si os gusta la sencillez de Isaac Asimov, su forma de hacer cercana la historia, os gustará Mr. Heinlein. Simple, directo, expeditivo, espartano diría. Relata de forma casi telegráfica, incluso un pelín abrupta por momentos. No existen prácticamente descripciones, y las que hay son muy breves, del estilo "una estancia larga y rectangular". Está narrada en primera persona y abunda en diálogos, compuestos de frases escuetas y directas. 

Esto se traduce en un ritmo narrativo trepidante, frenético. Suceden gran cantidad de acontecimientos, y casi no hay motivos de respiro. Si una palabra define este relato es Acción. Continuamente está ocurriendo algo, y consigue un efecto cautivador y adictivo irresistible, de esos libros que no puedes dejar de leer.


El argumento supuso una novedad en su momento, pues la idea de un ataque a la Tierra por parte de una raza extraterrestre estaba muy vinculada a la visión de H.G. Wells en su La guerra de los mundos: Una invasión militar, violenta y con sofisticado armamento. Heinlein, por el contrario, propone una invasión sigilosa, por parte de pequeñas criaturas con aspecto de babosa, procedentes de Titán, que se acoplan al cuello de los humanos (y otras criaturas como monos, perros, caballos...) tomando el control de su mente y doblegando su voluntad, pero manteniendo la apariencia de que son autónomos, como si de títeres se tratasen [de ahí el ilustrativo título ;) ]. De tal manera que resultan más terribles si cabe, porque crean una sensación de psicosis, de paranoia, que lleva a los terrícolas a desconfiar unos de otros y a implantar severas medidas de control, como el nudismo obligatorio o la matanza de mascotas susceptibles de propagar los parásitos invasores. 

La trama tiene un cierto carácter bélico, militarista, pues transcurre en gran parte en las clásicas salas de mando, con gigantescos paneles a través de los cuales el Estado Mayor sigue el desarrollo de la guerra y de las zonas controladas por el enemigo. 

Curiosa portada, inspirada en la cartelería constructivista,
y que, por una vez, guarda estrecha relación con el texto.

La acción transcurre en su totalidad en los Estados Unidos (lo que más tarde se convertiría en un cliché) y ello trae una de las principales críticas que reciben obra y autor: Se percibe claramente un marcado anticomunismo, y es fácil asociar a las babosas invasoras con la amenaza soviética. De igual modo, y con un ácido sentido del humor, Heinlein juega con los tópicos y estereotipos de otros países: los libertinos franceses felices con la imposición del nudismo, los flemáticos y decorosos ingleses negándose a desnudarse, y los soviéticos son retratados como el país idóneo para la invasión de las babosas, pues de cualquier modo ya actúan como si estuviesen dominados por ellas.

Ahí no acaban las críticas a este "Amos de títeres", pues el autor hace un alegato a favor del individualismo (los protagonistas se valen sólo de sí mismos para superar las dificultades, y muchas veces renuncian a ayudar a sus semejantes si ello supone un retraso o una molestia para su misión), tan opuesto al colectivismo comunista, y la obra tiene momentos de un machismo que hoy día nos sorprende:
«—Esperemos a que esto se resuelva, querido —me dijo—. Después, si sigues deseándolo, me casaré contigo. Hasta entonces, gozarás de todas las ventajas del matrimonio y estarás libre de cualquier responsabilidad.»
«—¡Abrázame! —La abracé, tratando de no tocar sus quemaduras. Entonces ella dejó de temblar—. Perdóname, Sam. Soy una débil mujer.»
Mi recomendación personal es tener en cuenta la época y la situación en la que fue escrita. En 1951, con los inicios de la Guerra Fría y el pánico a la guerra nuclear, y durante la Caza de Brujas del McCarthismo. Aconsejo dejar a un lado los prejuicios y leerla como lo que es: una historia de Ciencia-Ficción entretenida, divertida, narrada a un ritmo infernal y que rebosa de autos voladores, medicina y drogas futuristas, geografía postapocalíptica (Manhattan es un inmenso cráter) y acción desenfrenada. 

Es más, si nos distanciamos un poco y la vemos con nuestra mentalidad actual, podemos disfrutar de la crítica que el autor realiza de las instituciones sociales de su país, como el ejército, los políticos y la comunidad científica, que no sale muy bien parada (impagables los expertos enfrascados en discusiones bizantinas sobre conceptos teóricos mientras la plaga alienígena no para de extenderse).

Otro de los títulos que recibió la novela. 

A estas alturas de la reseña me falta hablar de los personajes, y es que merecen mención aparte. En línea con el estilo narrativo parco y seco del autor, los protagonistas están también apenas perfilados y, además del ya mentado individualismo que guía a todos ellos, se caracterizan por su ausencia de matices, son bastante planos y poco elaborados. Yo los definiría como fríos, asépticos y pragmáticos. No crean empatía, y no parece ser esa la intención de Heinlein. Más bien están al servicio de la historia y de la ideología del autor, que es un total exterminio del enemigo, sin lugar al armisticio o la diplomacia, como nos muestran algunos pensamientos del protagonista: 

«Yo no sabía nada, y me daba igual. Mi único interés en los titanes era lograr su destrucción.»
«Cualquiera que se acercase a menos de cien metros de mi cabaña tendría que mostrarme su espalda desnuda, o lo dejaría seco.»
Los tres personajes principales son Eliseé Nivens, el protagonista, al que durante casi todo el libro se dirigirán como Sam, y cuyo nombre se cita de manera anecdótica; "el Patrón" (o "el Viejo" en algunas traducciones) su jefe y a la vez su padre, y Mary (cuyo verdadero nombre es Allucquere). Los tres pertenecen a una oscura y desconocida agencia secreta del gobierno estadounidense, y la relación entre ellos es tan fría e impersonal como con el resto de secundarios de la novela. Hasta el punto de que la relación sentimental entre Sam y Mary es completamente desapasionada y casi profesional, pues más allá de llamarse querido y querida las muestras de amor entre ellos son mínimas.  

Antigua edición del libro con el título de "La invasión sutil"

En conclusión, este Amos de títeres es una muestra de Ciencia-Ficción dura llevada a su máxima expresión: Preponderancia de los elementos científico-técnicos en el argumento, lenguaje sencillo y asequible, y personajes poco profundos. La trama es simple y la historia, para su época, muy ocurrente e innovadora (pensemos la de veces que la hemos visto después refrita de una u otra forma). Por mi parte, puedo imaginarme el revulsivo que supuso en su día, y a falta de leer algo más del autor, voy entendiendo que se le considere tan fundamental para el género. 

Adaptaciones:

En 1994 fue adaptada a un largometraje dirigido por Stuart Orme, con Donald Sutherland como Andrew (el patrón), Eric Thal como Sam y Julie Warner como Mary. En un serie B facturado con un presupuesto muy justo y destinado al público devoto del género. Fue su primera adaptación oficial, tras infinitos plagios y versiones no autorizadas.


En España, por supuesto, se retituló como Alguien mueve los hilos, tal vez por evitar la confusión con las películas de la saga de terror The Puppet MasterCreo recordar que se publicó directamente a vídeo, pero no me hagáis mucho caso, tal vez tuvo un breve y poco notorio paso por las salas de cine. 

Sam contempla una babosa, en un fotograma poco afortunado que le da cara de bobalicón.

Por su parte, y gracias a su aparición en la serie Futurama, las babosas cerebrales terminaron por convertirse, por méritos propios, en todo un icono de la cultura pop.


Echadle un vistazo a los resultados de búsqueda en Google para «brain slugs futurama» y asombraos con la cantidad de monerías (diademas, sombreritos, pinzas del pelo, cupcakes, peluches...) que hay relacionadas con estos encantadores seres.  Además, ¿no recuerdan bastante los los Goa'uld de StarGate a estas babosas de Titán?

Compártelo:

6 comentarios:

  1. Buena novela de Heinlein. Y además con algunas implicaciones divertidas, si se ve desde fuera, tal y como indicas. Heinlein era bastante crítico, pero era tan frio en su estilo que casi nadie se daba cuenta. En esta novela pone en solfa al gobierno y a la moralidad de EEUU. Lo malo es "pillarlas". Por culpa de ello, hay mucha gente que cree que "Tropas del espacio" es una novela fascista, cuando es justo lo contrario. A Heinlein le faltaba esa ironía de Asimov para que la gente se diera cuenta de que estaba dando patadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Tropas del espacio" será casi seguro mi próxima lectura de este autor. Cuando vi la película, hace tanto ya, recuerdo que la disfruté por lo que era: Una sátira cínica y encarnizada del cine bélico, del militarismo y de la ceguera patriótica irracional. Mucha gente no lo entendía, y los comentarios eran "es una americanada", "vaya peli más facha", etc. Y yo intentaba que entendieran que toda ella era una crítica: los actores cara-cartón, los diálogos, la exaltación del ejército, las cortinillas publicitarias e informativas, las arengas... coincido contigo que le falta ese puntito de evidencia para que todo el público pille la ironía, y muchas veces te lleva al huerto. Pero bueno, así se presta a la relectura.

      Eliminar
  2. Parece un libro interesante, al menos desde tu reseña me generaste suficiente interés para anotarlo en la lista de libros que me gustaría leer algún día. Aunque me gusta la ciencia ficción, no es un género que lea mucho, así que es bueno tener una referencia más para cuando me den ganas de leer algo más de ella.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustaría, sobre todo si buscas una lectura "express", porque se lee a una velocidad endiablada. Como apunta Joshua en su comentario, este es un autor engañoso, porque hace una crítica social tan poco evidente que te parece lo contrario, un alegato. Yo te lo recomiendo, si además buscas Ciencia-Ficción clásica, de la que dio forma al género.

      Saludos y gracias por visitarme!!

      Eliminar
  3. Me apunto este libro! porque me encanta la ciencia fuccion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará, yo así que termine unas lecturas pendientes voy con su "Tropas del espacio".

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes