25 de octubre de 2013

El Crimen del Padre Amaro - José Maria Eça de Queiroz

Mediados del S. XIX. El joven Padre Amaro es destinado a Leiria, donde se enamorará de Amélia, la hija de su casera, con la que mantendrá una tórrida relación, a través de la que veremos un detallado retrato de la hipocresía y la doble moral de la sociedad de su época.

El crimen del Padre Amaro

Publicada en 1929, El crimen del Padre Amaro. Escenas de la vida devota (O crime do Padre Amaro. Cenas da vida devota) es obra de José Maria Eça de Queiroz. Abogado, diplomático, escritor y el autor más destacado del realismo portugués.

Es un auténtico novelón decimonónico, de estilo realista y naturalista, con una trama romántica y una importante carga costumbrista y de crítica social.

Es un ejercicio de realismo magistral que muestra la osadía de su autor, pues su argumento debió ser un auténtico escándalo en su época. 

Para comenzar esta reseña, debo advertir que no estamos ante un libro ligero ni una lectura de simple distracción. No me entendáis mal, no es un leño, ni denso o lento en exceso, pero es un libro profundo, para degustar despacio y recreándose en sus muchos matices. Si habéis leído Cumbres borrascosasOrgullo y Prejuicio o La Regenta sabéis a lo que me refiero: a esos grandes "novelones" del siglo XIX, cuando las historias se construían con solidez y a conciencia, gracias a lo cual han llegado a nosotros convertidos en lo que son: Grandes Clásicos. 

Eça de Queiroz


El crimen del Padre Amaro está al nivel de las citadas en su magnitud y trascendencia, siendo quizá la obra de Clarín (diez años posterior) aquella con la que comparte más elementos, tanto de temática como de ambientación. 

Así pues, es una obra intachable a nivel literario, formal y estilístico. La narrativa de Eça de Queiroz es deliciosa, pulcra, musical. Las descripciones, sin caer en el exceso de extensión, son precisas y nos permiten ver personajes y escenarios. Decía antes que el libro no es denso, y en verdad está revisado y afinado para no caer en redundacias ni hacerse pesado. 

El argumento, para mí, es apasionante: El amor prohibido entre un sacerdote y una joven, y cómo este degenera en una relación tormentosa, a la par que se muestran las relaciones de poder y las influencias de unas clases sociales y de unas personas sobre otras. 

El crimen del Padre Amaro
Gael García Bernal es el Padre Amaro en la película mexicana de la que hablaremos

Es significativa la capacidad de Eça para crear personajes y dotarles de personalidad, casi siempre ligada al físico, rozando algunos la caricatura, pero dotados todos y cada uno de gran humanidad y de muchos claroscuros, sin caer nunca en el maniqueísmo. Vemos como están sujetos a dudas, cambios de parecer y sentimientos que los mortifican, especialmente al Padre Amaro y a Amélia, cuyos sentimientos y emociones nos transmite el autor con gran viveza y claridad. 

En lo que se refiere a la trama, vuelvo a destacar lo arriesgado y provocador que debió ser en su día (recordemos por ejemplo que Clarín no pudo publicar La Regenta en Oviedo, tal fue el escándalo que suscitó). Según mi punto de vista, supone una feroz crítica social, en especial contra la burguesía y el estamento clerical (no contra la religión, como veremos), contra la hipocresía y la doble moral, así como contra el atraso y la decadencia de la nación portuguesa, percibiéndose en el autor un ansia de renovación y de progreso social, de regeneración de una sociedad estancada y empobrecida por una clase burguesa ociosa, rentista y carente de iniciativa empresarial. [Los paralelismos con España son más que evidentes, y podría ambientarse nuestra historia en Cuenca o en Soria, o en las gallegas Ourense o Pontevedra sin encontrar diferencias palpables].

El clero se lleva sin duda la peor parte, representando tanto el Padre Amaro como el canónigo Dias o el Padre Brito las peores faltas a sus votos: lujuria, gula, aburguesamiento, desvinculación del pueblo llano, descuido de sus tareas, adscripción a la burguesía con la que comparten pasatiempos frívolos... Sólo el buen Abad Ferrão, uno de mis personajes predilectos del libro, es el sacerdote humilde y pío, que transmite una fe sencilla y cercana al pueblo, que consuela en vez de amenazar y reconforta en vez de mortificar. 

El crimen del Padre Amaro
Soraia Chaves como Amélia en la adaptación portuguesa de la novela.

La Iglesia Católica se muestra como un ente plenipotenciario y omnipresente, que controla a la clase burguesa y con ella al grueso de la sociedad. Se ejemplifica a la perfección en el dominio que el Padre Amaro ejerce sobre Amélia, y el daño que causa al pobre João Eduardo, el prometido de la misma. 

Consigue así transmitirnos una sensación de injusticia, de desigualdad, de que algo no funciona bien, y de que los personajes no se comportan como se espera de ellos. El modo de actual del Padre Amaro nos rechina, nos choca. Todo lo cual enfatiza la postura crítica y regeneracionista de Eça de Queiroz. 

La verdad es que el mérito de El crimen del Padre Amaro es poner por escrito y denunciar una situación muy común y cotidiana en la época y aún en el Siglo XX: Las relaciones sexuales de los sacerdotes con mujeres (la criada o la sobrina del cura eran una figura típica en el mundo rural), que muchas veces producían descendencia (la más grande poetisa gallega, Rosalía de Castro, era hija natural de un cura y una hidalga) que debía ser ocultada. Una situación absurda en la que la gran perjudicada era la mujer, que quedaba estigmatizada de por vida. 

El crimen del Padre Amaro
Ana Claudia Talancón es Amelia en el filme mexicano.

Resaltar también que el carácter costumbrista en innegable y a mi juicio de gran valor, pues hace un retrato muy completo de la sociedad portuguesa de la época, en particular de la rural, de su vida cotidiana, de sus usos y costumbres, con especial hincapié en la religiosidad exacerbada y mal entendida (de nuevo insisto que Eça de Queiroz no tira contra la religión, sino contra el clero). 

Por último, una apreciación personal, pienso que la traducción es muy acertada, pues respeta la prosodia portuguesa, expresiones y modismos propios de esa lengua, así como la acentuación en los nombres propios (Amélia, Maria), los diminutivos (Ameliazinha, Zé), las unidades monetarias (tostones, contos...). En verdad me han dado ganas de leerla en portugués porque debe ser todavía más deliciosa.


Adaptaciones: 

Estamos ante uno de esos casos en los que la adaptación cinematográfica eclipsa en popularidad y en difusión al libro que la inspira. La película mexicana dirigida por Carlos Carrera y protagonizada por Gael García Bernal como el Padre Amaro y Ana Claudia Talancón como Amelia, rompió taquillas en México y Estados Unidos, se exhibió en numerosos países, tuvo una enorme recaudación, fue candidata al Globo de Oro y al Oscar a la mejor película de habla no inglesa en el año 2002, ganó innumerables premios y es uno de los filmes más taquilleros del cine mexicano. Esta adaptación traslada la acción a México y hace algunas modificaciones en la historia. 

El crimen del Padre Amaro
Portada española del filme 

La cinta actualiza el argumento de la novela, e incorpora problemáticas presentes y cotidianas de la realidad mexicana, como el narcotráfico, la corrupción o la delincuencia. Cuenta, en su reparto, con otros actores veteranos como Angélica Aragón como la Sanjuanera, Pedro Armendáriz Jr. como alcalde o el español Sancho Gracia como Padre Benito. 


Por su parte, la nación de Eça de Queiroz hizo su propia versión de la obra, en el año 2005, de mano del cineasta luso Carlos Coelho da Silva, con Jorge Corrula como Padre Amaro y Soraia Chaves como Amélia; también situando la historia en el presente y trasladando la acción a una barriada periférica y deprimida de Lisboa. 

El crimen del Padre Amaro

Es una cinta de menor calado que la mexicana, realizada con menos medios y con menos pretensiones, más destinada al mercado interno.

Compártelo:

6 comentarios:

  1. jajajajajajaajaaj no me impresiona cristiano ronaldo xDDDDDDD
    pense que este libro era de mexico por la pelicula! que mal que hacen!
    me lo apunto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xDD Es que para la mayoría de los españoles Portugal = futbolistas (Cristiano y los demás) y turismo de fin de semana. Yo me apunto la película, que no la vi y todo el mundo me la pone por las nubes.

      Eliminar
  2. Pues tiene muy buena pinta.
    NOTA: No nos gusta Cristiano Ronaldo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura con mucha fuerza, transmite muchas emociones. Aquellos grandes libros de antes.

      Creo que lo de Cristiano no fue buena idea...

      Eliminar
  3. Pues, amigo mío, al leer tu crítica, se me ha "redimido" el libro, puesto que solo vi el filme y la verdad lo odié por encontrarlo demasiado ofensivo contra la Iglesia Católica (las escenas en que hacen el amor los protagonistas y él le pone el velo de la Virgen María, como también cuando unos niños se comen unas hostias con manjar, me parecieron detestables...¿Se encuentran también en el libro?).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunada casualidad, ayer mismo por la tarde me animé a ver la película, y puedo contestarte. La escena del velo está presente en el libro, y podría considerarse un momento central de la novela. Creo que marca una de las muchas diferencias con la película, porque Amelia se niega a ponérsela, y el Padre Amaro la convence diciéndole que aún no está bendecido, por lo cual no es pecado. De todas formas debe insistirle mucho, mostrando el dominio que tiene sobre ella en la novela. También supone un punto de inflexión, porque desde ese momento, Amelia se atormenta por su relación con el sacerdote, y cree que toda su desgracia procede de su sacrilegio de ponerse el manto de la virgen.

      La otra escena, la de los niños comiendo las hostias, y otras como Dionisia (cuyo papel en la novela es muy distinto) escupiendo la hostia en su cartera y dándosela luego a un gato, no figuran en el libro, que pese a su anticlericalismo evidente, es más respetuoso con los símbolos sagrados.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes