25 de agosto de 2013

Pecado en los colmillos - Sergio Willand

Altair y Zeltia pertenecen a dos clanes vampíricos, los Grongel y los Vantis, radicalmente distintos e incapaces de convivir en armonía. Sólo una amenaza externa que pone en peligro a ambos será capaz de unirlos para evitar una guerra que puede terminar con el mundo que conocen y la paz entre los cinco grandes clanes de vampiros. 


Publicado en 2013, Pecado en los colmillos es obra de Sergio Willand. Es una novela corta de género Fantástico, enfocada al público Juvenil, que trata el tema del vampirismo con una perspectiva moderna y en cuya trama priman la acción y el misterio, que por momentos deriva hacia el terror

Supone el debut literario de Sergio Willand (debut doble como veremos), y se caracteriza por su brevedad, su intensidad, su ritmo y su estilo cinematográfico. 

Lo primero a destacar de Pecado en los bolsillos es cómo su autor ha conseguido contar una historia y presentar su universo personal en sólo 106 páginas, creando un relato que se consume en menos de una hora y que (y esto no es un tópico) se lee de un tirón. 

Willand ha escrito un libro vertiginoso. Frenético, trepidante, desenfrenado. La rapidez que le imprime al texto es tal que lo acabarás sin darte cuenta. La acción, desde el primer momento, es continua y no tenemos apenas pausas, dando lugar a una trama emocionante donde los acontecimientos se suceden a gran velocidad. 

Dicha viveza se apoya en un estilo narrativo sencillo, con pocas descripciones y adjetivos, frases largas con pocos puntos, siendo la coma la pausa más común, y diálogos escuetos y directos. 

Esta forma de escribir, propia del folletín y el relato pulp, se muestra más que adecuada para los fines del autor, que es fijar nuestra atención en los hechos, en la trama, renunciando al ejercicio formal. Por mi parte, me imagino una saga de novelas cortas narrados en esta línea y ambientadas en este universo, y la veo factible.

Destacaría también, por original, la estructura narrativa utilizada. Está relatada en primera persona, pero alternándose los protagonistas (Zeltia y Altair) como narradores, lo que permite observar la misma realidad desde dos puntos de vista diferentes, dándole un matiz extra a la novela. Indicar también que el libro no se ciñe a la fórmula clásica introducción-nudo-desenlace, sino que Sergio Willand nos va dando a conocer el mundo que ha desarrollado y los personajes que lo habitan a medida que el texto transcurre. 

Como es lógico, 106 páginas no permiten desenvolver dicho mundo con un alto grado de detalle, pero sí lo suficiente para ubicarnos en él y hacernos una composición de lugar. 

Así, tenemos un mundo que puede ser el nuestro, donde coexisten el relativa calma cinco clanes vampíricos. En las afueras de una ciudad cuyo nombre no se cita tienen su sede los Vantis, vampiros acomodados que llevan una existencia lángida, anclada en el pasado y ajena casi por completo a los humanos. Por su parte, los Grongel son su antítesis, vampiros nómadas sin lider que se mezclan entre las personas y no tienen territorio definido. Como Romeo y Julieta, Zeltia y Altair pertenecen cada uno a un clan, que por su cosmogonías tan diametralmente opuestas, están condenados a no entenderse ni convivir de manera pacífica. 

El autor nos introduce sin dilación en la trama, y pronto nuestros protagonistas estarán colaborando e intentando que sus clanes lo hagan de igual manera, para lo cual deberán superar recelos y tensiones. Debo decir que, si bien el tema del vampirismo podría llevar la obra por caminos trillados y lugares típicos, Willand ha sabido desmarcarse y darle una óptica personal, sorprendiéndome el final (que no voy a spoilear) por inesperado y diferente al que se acostumbra en este tipo de literatura.

Debemos indicar que el libro incluye una subtrama romántica, pero el estilo narrativo citado y el enfoque de Sergio Willand la alejan por completo del empalagoso y melifluo romance vampírico al que algunos ejemplos de literatura juvenil moderna nos han acostumbrado. Los vampiros de Pecado en los colmillos piensan y actúan como tales y tienen mucha, mucha mala uva.

Para concluir, no quería pasar por alto los valores que subyacen en el libro (y que están presentes también en Anfitriones de almas, del que hablaremos más adelante), como son la amistad, la fidelidad y la lealtad, permitiéndome aventurar que son una parte importante de la obra del autor, pues en torno a ellas (o a su ausencia) giran en gran medida los sucesos relatados en esta corta pero intensa novela. 



Puede adquirirse en Amazon.

Willand ha publicado también Anfitriones de almas, con una temática y una estructura narrativa diferentes, además de una extensión mayor, que está a la venta en los enlaces arriba citados. [Como dato curioso, el protagonista de dicha novela tiene un ejemplar de Pecado en los colmillos]. Ambas novelas fueron escritas y publicadas de forma simultánea, y comparten algunos elementos comunes.

Compártelo:

5 comentarios:

  1. Espero le vaga muy bien al autor :)

    ResponderEliminar
  2. Al leer tu última entrada, me doy cuenta que estás dedicado a leer a autores independientes, como bien afirmas. Yo el año pasado leí el primer libro de un amigo y que me gustó bastante; por esa razón el dediqué el siguiente artículo como bien puedes ver aquí http://elcubildelciclope.blogspot.com/2012/11/un-escritor-en-ciernes-paulo-adriazola.html (éste ha sido hasta el momento mi único trabajo sobre un libro de estas características). Por cierto...¿Cómo le haces para leer y escribir tanto en un mes? Yo ya no publicaré nada en lo que queda de agosto, puesto que debo guardar material para sept. (Mes de la Patria en Chile, pues el 17 y 18 celebramos nuestra Independencia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elwin, me pasaré por tu blog a leer la entrada que me comentas. La razón por la que leo tanto es sencilla: actualmente la lectura es mi principal actividad de ocio, y le dedico entre dos y tres horas diarias, en detrimento de otras como el visionado de filmes (por eso acumulo tantas películas por ver). De un tiempo a esta parte hago poca vida nocturna y frecuento poco los bares, me encuentro más a gusto con la vida recogida.

      Aquí en España no tenemos festivos hasta el 12 de Octubre, día de la Virgen del Pilar. Saludos amigo Elwin.

      Eliminar
  3. Hola !!
    Me han entrado ganas de leerla, acabo de conocer al autor y la verdad que me llama la atención. A mi también me gusta apoyar a los nuevos escritores que tratan de abrirse camino solitariamente en este precioso mundo de las letras. Le deseo mucha suerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Judith, si quieres echarles un vistazo, en el citado blog del autor hay unos enlaces a Mega para descargarse los primeros capítulos de forma totalmente gratuíta.

      Muchas gracias por tu comentario. Saludos!

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes