22 de mayo de 2013

Hyperion - Dan Simmons

Resumen: Siglo XXVIII del antiguo calendario. En el primitivo mundo de Hyperion, fuera de la Red de Mundos, se hallan las misteriosas Tumbas de Tiempo, lugar de peregrinación para los fieles seguidores del Alcaudón, el Señor del Dolor, cuyo culto se extiende por todo el Universo. Al borde de la destrucción a manos de los éxters, recibirá una última peregrinación, un grupo de siete personajes con siete historias diferentes, pero todas con algo en común: Hyperion.




Título: Hyperion (Hyperion)

Autor: Dan Simmons, escritor y profesor, aunque ha abandonado la docencia y se dedica exclusivamente a la literatura.

Año de publicación: 1989.

Género literario: Es una novela de Ciencia-Ficción blanda, compuesta por seis relatos independientes pero con un hilo conductor común, con elementos propios de la Space Opera y de la novela de Anticipación, y con un marcado transfondo religioso y filosófico.

¿Qué podemos destacar de ella?: Que es la primera parte de una tetralogía titulada "Los cantos de Hyperion", la cual está considerada una obra cumbre de la Ciencia-Ficción.

Hyperion ya está concebida desde un principio como inicio de una saga, y por tanto, como es habitual en estos casos, Simmons dedica esta primera entrega a la introducción del universo que ha creado y de los personajes que lo habitan.

Y es que debemos avisar, y esto no es un spoiler, que la historia no termina con el libro, sino que claramente sabemos que no ha hecho sino comenzar y esta primera toma de contacto nos ha puesto en antecedentes (en verdad muy exhaustivos) de lo que leeremos en los sucesivos volúmenes.


Sobre esto, es obligado destacar la riqueza y la profundidad del universo que el autor ha desarrollado. Veamos si somos capaces de hacer un resumen:

Estamos en el Siglo XXVIII según el antiguo calendario, hoy en desuso. La Humanidad se ha visto obligada a abandonar Vieja Tierra, su mundo natal, tras destruirlo en un grave fallo de computación llamado El Gran Error, hace más de cuatro siglos. Previamente, prolongadas guerras de escala planetaria habían alterado radicalmente el mapa geopolítico tal como hoy día lo conocemos.

Tras extenderse por el Universo, primero con el envío de naves seminales, y después en una diáspora global conocida como La Hégira, el ser humano ha creado una inmensa Red de Mundos, conectados entre sí por teleyectores y por naves de velocidad superlumínica. Un gobierno llamado La Hegemonía mantiene un férreo control de la red de mundos, si es necesario a través de FUERZA, su brazo armado. Por su parte, las Inteligencias Artificiales, liberadas hace siglos del control humano, han unido sus consciencias en un ente conocido como el TecnoNúcleo, integrado en la red de mundos pero plenamente independiente, y dividido en tres facciones, Máximos, Estables y Volátiles.

Por otro lado, algunos de los primeros viajeros espaciales han evolucionado y se han modificado genéticamente para alumbrar a los éxters, una especie adaptada a la vida sin gravedad, que vive al margen de la Hegemonía y supone su mayor amenaza, atacando y rapiñando sus mundos periféricos.

Mientras tanto, el primitivo Hyperion, apenas una colonia de la Hegemonía, es el hogar del Alcaudón, un ente misterioso al que se rinde culto en todo el Universo, a través de una Iglesia que ha desplazado a antiguas religiones como el Cristianismo o el Islam. El Alcaudón y las arcanas Tumbas de Tiempo, cuyo origen, creador y objeto son un completo misterio, serán el eje central de esta tetralogía.


Para el desarrollo de este mundo tan complejo y rico en detalles, el autor se vale de un talento narrativo y de un dominio de los recursos literarios que nos mantuvieron boquiabiertos durante toda la lectura. Simmons da vida a seis personajes principales, con una gran profundidad y con seis voces diferenciadas, mostrándonos cada uno de ellos una visión, una faceta del universo del autor. Veámoslos:

- El Sacerdote, que nos mostrará el aspecto religioso, y cuya historia incluye un "relato dentro del relato", leyendo unos diarios (con un estilo propio de los cuadernos de campo antropológicos y etnográficos) escritos por un predecesor suyo, que describen el mundo natural de Hyperion y las costumbres de una extraña secta, los Bikura, que rinden culto al Alcaudón, al que llaman el Cruciforme, y su catedral natural en un altísimo acantilado.

- El Militar, con el que descubriremos los aspectos castrenses de la Hegemonía, en concreto de FUERZA, su ejército, así como la Historia bélica de la Humanidad, la filosofía militar, la inevitable guerra con los éxters y la capacidad destructora del Alcaudón.

- El Poeta, el más anciano del grupo y el único nacido en Vieja Tierra, que se ha mantenido vivo criogenizado en viajes sublumínicos y con tratamientos Poulsen de longevidad, dará su cínica perspectiva como uno de los primeros colonos de Hyperion y conocedor de la crueldad del Alcaudón.

- El Profesor nos acercará a los aspectos científicos de las Tumbas de Tiempo y al papel de la Iglesia del Alcaudón en la red de mundos. Es el único relato contado en tercera persona, y contiene una ácida crítica de los medios de comunicación.

- La Detective contará una historia donde cobran protagonismo el Tecnonúcleo y las inteligencias artificiales, en un relato al estilo de la novela negra, lleno de guiños y homenajes a dicho género.

- Por último, la narración del Cónsul será muy clarificadora, tanto de la relación entre la Hegemonía, los éxters e Hyperion, como sobre la Hegemonía como elemento totalitario y represivo, de nuevo a través del "relato dentro del relato", describiendo el proceso de integración de un planeta independiente en la Red de Mundos y lo que ello le acarrea.

- El séptimo personaje, el Templario, capitán de la nave-árbol que transporta a los protagonistas a Hyperion, no contará su historia.

Dijimos que la obra tiene un acusado trasfondo filosófico. Afirmamos esto por la reflexión que el autor se permite sobre el género humano, considerándolo inmovilista y conservador pues, si bien ha sido capaz de extenderse por todo el Universo, no evoluciona, prefiriendo terraformar los mundos que coloniza, adaptándolos a él, y no a la inversa, eliminando a las especies inteligentes autóctonas. Además, mantiene sus rasgos culturales primigenios, aunque carezcan ya de sentido, creando mundos a imagen y semejanza de la Vieja Tierra, por ejemplo el desértico mundo judío de Hebrón (aquí hallamos un paralelismo con la magnífica Saga de Ender de O.S. Card, donde los planetas son colonias que heredan su cultura de origen, como Lusitania -Brasil-, Sendero -China- o Pacífica -Polinesia-). Ante ello, opone a los éxters, descendientes de los primeros exploradores humanos, que se han adaptado a la vida en entornos sin gravedad, modificándose genéticamente si es necesario, y cuya confrontación con la Hegemonía es inevitable por las tan diferentes cosmogonías de ambas especies.

Los éxters, a título personal, nos han parecido una de las aportaciones más interesantes del libro, pues es una tema que nos apasiona, la hipótesis de cómo evolucionaría un grupo humano aislado del resto de la Humanidad, tras perder relación con la misma y una vez olvidado su origen (similar a lo mostrado en la saga Dune de Frank Herbert con las expediciones misioneras de las Bene Gesserit)

Igualmente, se nos muestra la Hegemonía como un elemento cohesionador de la Humanidad, pero también como un régimen totalitario que fagocita los mundos que se adhieren a él, anulando su soberanía y su independencia. A cambio de las ventajas que supone integrarse en la red de mundos (teleyectores que permiten el viaje instantáneo entre mundos -un concepto similar al de StarGate- acceso a la red de datos, defensa a cargo de FUERZA) se pierde la singularidad, conviertiéndose en un centro turístico y de explotación de sus recursos naturales, se quiera o no. Aquí no podemos sino ver una clara analogía con el colonialismo e imperialismo de nuestro mundo y de nuestra Historia.

El cariz religioso de la obra viene dado sin duda alguna por la figura del Alcaudón, a quien su Iglesia, extendida por todo el Universo, rinde culto en tanto su capacidad destructiva, expiatoria incluso, refiriéndose a él como "Señor del Dolor". Es, sin embargo, un demiurgo, algo completamente arcano y desconocido, cuya naturaleza su Iglesia no puede ni sabe explicar, lo que no impide que sea adorado como una divinidad y haya desplazado a antiguos cultos como el Cristianismo (el catolicismo agoniza y el protestantismo ha desaparecido) o el Islam.

En lo tocante al aspecto literario, dijimos y reiteramos que la obra nos asombró por su calidad y su expresividad. Apoyada sin duda por la excelsa traducción de Carlos Gardini, muestra una capacidad literaria que, a nuestro parecer, es muy gráfica, muy ilustrativa, con descripciones acertadas que nos permiten imaginarnos claramente personajes, paisajes y escenarios como si los viésemos. En este aspecto recomendamos esta obra a aquellos que perciban en la Ciencia-Ficción una cierta carencia en las formas en beneficio del fondo, pues sin duda redime al Género de dicho descuido de la parte formal.

En esta misma línea, nos permitimos enmarcar la obra dentro de la Ciencia-Ficción blanda, por no ahondar excesivamente en aspectos técnicos y científicos, sin permitirse tampoco caer en las licencias propias de la Space Opera, pero sí beneficiándose de los lugares comunes de la misma (planetas alienígenas, razas extraterrestres, batallas en el espacio). Así, tiene un cierto carácter divulgativo, facilitándonos comprender conceptos como la Relatividad, con ideas como la deuda temporal que contraen los viajeros de las naves hiperlumínicas, pues el tiempo pasa a diferente ritmo para ellos que para el resto del Universo (de nuevo hay un paralelismo con la Saga de Ender, donde el protagonista permanecía joven durante miles de años por permanecer continuamente en viajes no-relativistas). Resulta triste y conmovedora la historia de Siri, la abuela del cónsul, que envejece mientras su amado, embarcado en viajes continuamente, permanece joven, siendo ella más anciana en cada uno de sus encuentros, pues lo que para él son semanas, para ellas son años.

Debemos decir, por último, que la abrumadora cantidad de posibles líneas argumentales y lo sugerente de las mismas que ofrece este libro, nos precipita a continuar con su segunda parte, Los Cantos de Hyperion, y que pese a la notoria extensión del escrito, es de esas obras a las que no le sobra una coma, careciendo para nosotros de relleno, y siendo cada una de sus páginas fuente de información que conviene aprehender.


¿Hemos subrayado algún párrafo?: Sin duda. Ha sido harto dificultoso elegir sólo cuatro y que fuesen lo bastante ilustrativos:

Sobre Keats, la capital de Hyperion:


"Estoy cansado de esta ciudad. Estoy cansado de sus paganas pretensiones y sus falsas historias. Hyperion es el mundo de un poeta pero está despojado de poesía. Keats misma es una mezcla de clasicismo falso y chillón, y obtuso ímpetu económico. Hay tres centros de gnosticismo Zen y cuatro mezquitas del Alto Islam en la ciudad, pero las verdaderas casas de culto son las abundantes tabernas y burdeles, los enormes mercados que manejan los embarques de fibroplástico del sur y los templos del Culto del Alcaudón, donde las almas perdidas ocultan su desesperación suicida tras un escudo de hueco misticismo. El planeta entero apesta a misticismo sin revelación."

Sobre el Alcaudón y su gruta en el acantilado:


 "Me arrodillé y oré. Apagué la linterna, esperé varios minutos hasta que mis ojos discernieron la cruz en la luz turbia y humosa. Éste era sin duda el cruciforme de que hablaban los bikura. Había estado allí miles de años, quizá decenas de miles, mucho antes de que la humanidad abandonara Vieja Tierra. Sin duda, antes de que Cristo predicara en Galilea.
Recé."


El Alcaudón, por Silenus el poeta: 


"—Claro. De acuerdo con el evangelio del Culto del Alcaudón difundido por los aborígenes, el Alcaudón es el Señor del Dolor y el Ángel de la Expiación Final, venido de un lugar allende el tiempo para anunciar el fin de la raza humana. Me gustó esa figura.

—El fin de la raza humana —repitió Billy.

—Sí. Es San Miguel Arcángel, Moroni, Satán, la Entropía Enmascarada y el monstruo de Frankenstein en un solo paquete. Merodea por las Tumbas de Tiempo a la espera de salir y causar estragos cuando a la humanidad le llegue el turno de figurar en la lista de Grandes Éxitos de la extinción, junto con el pájaro dodo, el gorila y el cachalote.

—¿Por qué el monstruo de Frankenstein? —murmuró el hombrecillo gordo de capa arrugada.

Cobré aliento.

—Porque el culto del Alcaudón afirma que la humanidad de algún modo creó esa criatura —respondí, aunque sabía que Billy conocía el tema mucho más que yo.

—¿Esa gente sabe cómo matarlo?

—Por lo que he averiguado, no. Se supone que es inmortal, que está más allá del tiempo.

—¿Un dios?

Vacilé.
—No —respondí—. Una de las peores pesadillas del universo cobrando vida. Como la muerte con la guadaña, aunque con cierta proclividad a clavar las almas en un árbol de espinas gigantescas... mientras las almas todavía están en el cuerpo."


Del relato del cónsul, datos de la Historia de la Humanidad: 


"A veces Siri parecía tan ignorante que me indignaba. No sabía nada de la vida que yo llevaba lejos de ella. Me hacía preguntas, pero yo dudaba de que le interesaran las respuestas. Pasé muchas horas explicándole la belleza de las fórmulas físicas que permitían el funcionamiento de nuestras gironaves, pero nunca pareció entender. Una vez, cuando le explicaba con detalle las diferencias entre la antigua nave seminal de los colonos y la Los Angeles, Siri me sorprendió al preguntar: «Pero ¿por qué mis antepasados tardaron ochenta años de a bordo para llegar a Alianza-Maui cuando vosotros hacéis el viaje en ciento treinta días?» No había comprendido nada.

Su sentido de la historia era lamentable. Veía a la Hegemonía y la Red de Mundos tal como una niña contemplaría el mundo fantasioso de un mito agradable pero estúpido; había en ello una indiferencia exasperante.

Siri lo sabía todo acerca de los primeros días de la Hégira —al menos en lo concerniente a Alianza-Maui y los colonos— y en ocasiones evocaba deliciosas curiosidades o frases arcaicas, pero ignoraba las realidades post-Hégira. Nombres como Jardín y los éxters, Renacimiento y Lusus, apenas significaban nada para ella. Yo podía mencionar a Salmud Brevy o al general Horace Glennon-Height y ella no tenía asociaciones ni reacciones.

La última vez que la vi, Siri tenía setenta años estándar. Setenta años y nunca había viajado a otro mundo, ni usado una ultralínea, ni saboreado una bebida alcohólica que no fuera vino, ni tenido interfaz con un cirujano empático, ni atravesado una puerta teleyectora, ni fumado un cigarrillo de cannabis, ni recibido reordenamiento genético, ni ingerido medicación ARN, ni oído nada del gnosticismo Zen o de la Iglesia del Alcaudón, ni volado en ningún vehículo excepto un antiguo deslizador Vikken que pertenecía a su familia."

¿Más datos de interés?: Sí. Fue galardonada con los premios Hugo (1990), Locus (1990) e Ignotus (1991). Supuestamente, este año 2013 debería estrenarse Hyperion Cantos, una película basada en los dos primeros libros de la tetralogía, pero su web oficial no se actualiza desde el 2010. La página web oficial del autor tampoco aclara nada al respecto.

Hyperion es un poema del inglés John Keats, escrito en 1918 y revisado en 1919 como La caída de Hyperion: Un sueño. Ambos quedaron inconclusos. Toda la obra está inspirada en la figura y en la obra de John Keats, como se verá concretamente en el relato de la Detective. Keats es también la principal ciudad de Hyperion. Silenus el poeta recitara varios poemas de Keats a lo largo del libro.


El título de las obras de Martin Silenus, el Poeta, "La Tierra Moribunda", es el de una saga de Ciencia-Ficción y Fantasía que Jack Vance escribió entre 1950 y 1985. El autor se permite una broma sobre los derechos de autor, diciendo que ya han expirado.

OTROS LIBROS DE DAN SIMMONS EN KINDLEGARTEN:


- La caída de Hyperion


Y hemos llegado al final de nuestra reseña de hoy. Aunque hemos intentado sintetizar todo lo posible, la magnitud de la obra no lo ha puesto nada fácil. Si en KindleGarten diésemos notas, cosa que como ya sabeis no hacemos, Hyperion se llevaría la más alta, y nos permitimos recomendarla a aquellos que deseeis animaros con la Ciencia-Ficción y dudeis por donde comenzar, o a aquellos a los que os apetezca adentraros en un mundo complejo y lleno de significaciones. Nos leemos!


Compártelo:

2 comentarios:

  1. Querido amigo mediterráneo (hoy te llamo con un apelativo diferente). Cuando vi en tu blog que estabas leyendo esta gran novela con "relato enmarcado" me alegré por ti, pues sabía que tenían en tus manos una de las obras maestras de la ciencia ficción; por otro lado, mi contentamiento fue también porque esperaba con ansias tu crítica, pero ahora que la leo me da la impresión de que la hiciste muy apresurada, pues se te escapan muchos puntos importantes a la hora de abordar este importante libro...¿Quizás sería bueno, siempre y cuando que lo consideres necesario y sea de tu agrado, escribir una segunda parte de este texto? A lo mejor ignoras la llamada "intertextualidad" dentro de esta novela: el hecho de que a través de esta obra, Dan Simmons (quien es un autor profundamente culto y que escribe la mayoría de sus libros a manera de homenaje de otros, con múltiples referencias literarias en ellos)le hizo un tributo, entre otros, a "Los Cuentos de Canturbery" de Chaucer y a toda la literatura medieval de viajes en general, al hacer que sus personajes hagan una peregrinación de corte religioso y en el camino para entretenerse vayan contándose historias (esta técnica de una historia dentro de otra se llama "Relato enmarcado" y la usó recientemente Stephen King en su novela 4.5 de LTO). Lo genial de esta primera obra de la saga, es que cada relato corresponde a un estilo y temática diferente dentro de la ciencia ficción; particularmente en mi caso, "El Río Leteo Sabe Amargo" (más culta no puede ser la referencia cultural) es mi favorita (he leído esta novela 2 veces)y me ha emocionado casi hasta las lágrimas. Por último, el final es una clara alusión a "El Mago de Oz", otro libro fundamental en la literatura contemporánea y de estos géneros. Por último, Simmons como escritor de obras de ciencia ficción terror y policiales es formidable (ahora le ha dado por mezclar sus obras de terror con la narrativa histórica), pero creo con humildad que como autor brilla más en la ciencia ficción; yo hace tiempo que tengo pendiente dedicarle algo en mi propio blog. Nos estamos leyendo y el libro que lees ahora, es otra gran obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre muchas gracias por tu aportación y tu crítica constructiva Elwin, pues me sirve para revisar y mejorar mi trabajo. En verdad ésta era una reseña difícil, pues Hyperion me ha parecido una obra tan magna, tan profunda, que es casi imposible condensar toda esa riqueza y todos esos niveles de lectura sin hacer un escrito muy extenso, aunque no se me había ocurrido dividirlo en dos partes.
      Al buscar información sobre la novela, encontré lo relativo a los Cuentos de Canterbury, pero no me atreví a usar la referencia por no haberlos leído, y no conocía tampoco el término "relato enmarcado", aunque ahora ya lo apunto para futuros usos, pues muchas obras lo emplean, como el gran clásico "Las mil y una noches" donde hay hasta tres niveles, con relatos dentro de relatos dentro de otros relatos.
      Lo más sorprendente ha sido descubrir que Simmons no procede del ámbito científico, y pese a ello brilla con luz propia en el mundo de la Ciencia-Ficción. Seguimos en contacto.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes