8 de mayo de 2013

El Misterio de Salem´s Lot - Stephen King

Ben Mears tiene sus propios demonios, y para combatirlos regresa a Salem's Lot, el pequeño y plácido pueblo de Nueva Inglaterra en el cual creció. Pero cuando éste se convierta en la puerta del Infierno, deberá enfrentarse a la encarnación del Mal más absoluto para defender su vida, su alma y su cordura.



Publicada en 1975, El misterio de Salem´s Lot (Salem´s Lot), es obra de un joven Stephen King.  Es una historia de terror de corte clásico, con elementos fantásticos y de misterio, centrada en el mito del Vampiro, con componentes de la literatura tradicional y de la cultura popular moderna.

Estamos ante la segunda novela de Stephen King. En aquel entonces tiene 28 años, ha publicado una primera obra (Carrie) que no le reporta excesivas ganancias, sobrevive escribiendo relatos para revistas «masculinas» como Playboy y tiene un serio problema con la bebida. Cuando publica Salem´s Lot, está sentando las bases del Universo King, pues en ella reconoceremos todos los elementos más significativos del estilo del autor. El gran valor de esta obra es que es extrapolable en fondo y forma a la producción ulterior de Mr. King.

Para comenzar, tenemos la ambientación en un pequeño pueblo de Maine, Salem´s Lot (escenario de pruebas para los posteriores Derry o Castle Rock). El conocimiento de esas pequeñas comunidades rurales permiten a King desarrollar, sobre todo en la primera parte de la novela, un delicado y fino costumbrismo, describiendo con detalle tipos, usos y costumbres: Los viejos parroquianos tertuliando cansinamente en la tienda, la señora cotilla y correveidile, los granjeros, los rednecks que malviven en los barrios de caravanas, el bar como lugar de reunión y ocio, los trabajadores solteros y sus vidas grises, el ritmo de vida monótono y rutinario marcado por las labores agrícolas... dotan al libro (y a gran parte de la obra de King en general) de un gran valor etnográfico.



Una premisa básica en Mr. King es que, por mansa que parezca el agua, el Mal acecha bajo la superficie y basta agitar un poco para que emerja. Una vez presentado un escenario aparentemente idílico, pasamos a conocer la maldad y la depravación que esconde: madres que maltratan a sus hijos, matones escolares, borrachos, enfermos, perturbados, pasados oscuros, secretos inconfesables, bosques que esconden cadáveres, sótanos lúgubres... Observar cómo el Mal corrompe y contamina un entorno que debería ser puro y virginal permite al autor transmitir la sensación de malestar, incomodidad y desasosiego con gran efectismo.

En este aspecto, la tensión dramática de la novela está tan lograda que nos mantiene en vilo a lo largo de toda la historia. Puede decirse que tarda en arrancar, con una primera parte donde la acción transcurre despacio, se presentan el escenario y los personajes, y vamos recibiendo pistas de lo que ocurre en el pueblo. No «pasan demasiadas cosas», pero esperamos con ansiedad que se desencadenen los acontecimientos. Cabe decir también que el autor ameniza esta espera con unas descripciones tan hermosas y detalladas que, a nuestro juicio, tiran por tierra todas las acusaciones que recibe sobre sus dotes literarias.

Y entonces llegamos a la segunda parte, los acontecimientos se desatan y ya no se detendrán hasta el clímax final. El ritmo se dispara y King ya no nos dará respiro hasta la última página. La tercera parte es frenética. Queremos decir con esto que el manejo del tempo narrativo es soberbio y la estructura de la obra, en numerosos  capítulos breves, resulta idónea para mantener el ritmo del relato.



Otro elemento propio del autor es que el protagonista sea un trasunto de él mismo: Esta es su primera historia protagonizada por un escritor (luego vendrían El Resplandor, Los Tommyknockers, Misery, La mitad oscura o Un saco de huesos) a través del cuál King pretende exorcizar sus propios demonios, ya sean el alcoholismo, la pereza que a sí mismo se atribuye o los bloqueos creativos. En el caso de Ben, la muerte de su esposa, de la que se inculpa. Igualmente lo es la presencia de niños en la trama ( habitualmente mostrando valores y virtudes no presentes en los adultos) aquí representados por el valiente, decidido, maduro y frío Mark Petrie.

Dijimos que esta era una novela de vampiros y hablaremos sobre ello. La influencia de Drácula es más que notoria y a lo largo de la trama veremos homenajes a la historia de vampiros por antonomasia: Barlow llegando al pueblo oculto en un enorme cajón, Straker como siervo y protector del vampiro mientras éste duerme, Ben clavando la estaca a su amada Susan como Arthur Holmwood a Lucy Westenra, o la propia muerte de Barlow igual a la de Drácula. Los vampiros de King siguen la línea de los vampiros clásicos y nos recreamos en los elementos que todos conocemos tan bien, tanto sus poderes (fuerza sobrehumana, reducir su tamaño, convertirse en animales), sus debilidades (ajos, estacas, rosas, crucifijos, luz solar) y sus limitaciones (no reflejarse en el espejo, corrientes de agua, no poder acceder a donde no han sido invitados, depender de sirvientes durante el sueño). Nos ha gustado especialmente que la otra fuente de conocimientos de los personajes sobre vampirismo sea la cultura popular, como las novelas pulp, los cómics (breve aparición estelar Vampirella) o las películas de serie B, siendo la afición de Mark Petrie por este tema  muy valiosa.

Los vampiros se presentan en Salem´s Lot desprovistos de cualquier halo romántico o elegante. Son monstruos malnacidos, crueles y sin piedad, que tratan a los humanos como ganado del que alimentarse (tan lejos de los refinados protagonistas de las Crónicas Vampíricas de Ann Rice o los melifluos vampiros de Crepúsculo). Debemos decir que King no entra en el terreno del gore pero sí que hay escenas truculentas y no se ahorran detalles ni salpicaduras de sangre.

Podríamos considerar que los vampiros son un vehículo, una excusa para una idea más ambiciosa: un estudio del Mal. Los vampiros representan al Mal, pero el Mal está, en realidad, dentro de los habitantes de Salem´s Lot. Cuando Barlow, el vampiro principal, capta a sus víctimas, lo hace apelando a sus bajas pasiones y a sus pecados capitales: Lujuria, avaricia, ira... como un moderno Mefistófeles. Incluso expresa que él mismo sirve a su vez a un amo superior, que nosotros entendemos como el Mal mismo,  y efectivamente recomendamos leer La Torre Oscura, tomos 5, 6 y 7 para una mejor comprensión de esta idea.

El último elemento que merece mención es la figura de la casa de los Marsten como eje de rotación de toda la historia, incluso es el leiv motiv por el cual Ben Mears regresa al pueblo. Como si la casa por sí sola encarnase el Mal controlando todo el pueblo desde lo alto de la colina, tanto física como metafóricamente.


Párrafos:

En la primera parte, el capítulo Solar (II) subcapítulo 1, que comienza «El otoño y la primavera llegaban a Jerusalem's Lot de manera tan súbita como el sol se levanta o se pone en los trópicos. [...]» es, en toda su extensión, de tal hermosura y tan evocador, describiendo el transcurrir de las estaciones en Nueva Inglaterra, que como ya dijimos más arriba, despeja cualquier duda sobre las aptitudes literarias de Mr. King.

Algún párrafo más sobrecogedor:

«Ahora abres la puerta y estará colgado de la viga, con la cara hinchada, deformada y negra, y luego los ojos se abrirán y aunque estén saliéndose de las órbitas, son ojos que te verán y se alegrarán de que hayas venido...»

«El recuerdo le invadió con una realidad casi sensible, y en el momento en que se hizo más intenso le dejó paralizado. Hasta podía oler el yeso húmedo y el hedor salvaje de las alimañas. Le pareció que la simple puerta de madera barnizada de la habitación de huéspedes de Matt Burke se erguía entre él y todos los secretos del infierno.»
«[...] empezó a revolverse apenas la luz cayó de lleno sobre él, como un hombre a quien molestan mientras duerme. De sus poros salía una especie de vapor húmedo, y parecía que la piel se le aflojaba y se volvía amarillenta. Bajo los párpados cerrados, los ojos giraban enloquecidos. Los pies daban lentas patadas, como en sueños, entre las hojas húmedas. Su labio superior se encogió y dejó ver los incisivos superiores, enormes y agudos como los de un pastor alemán [...]»


King debía tener esta pinta más o menos por entonces


Adaptaciones:

Se realizaron dos adaptaciones a la pequeña pantalla con sendos telefilmes. El primero en 1979, dirigido por Tobe Hopper (La Matanza de Texas), con David Soul (Hutch en Starsky & Hutch) como Bean Mears (en España se estrenó en cines como Phantasma 2 para aprovechar el tirón de Phantasma de Don Coscarelli, con la que no tiene relación alguna). [Ficha Imdb]



El segundo en 2004, dirigido por Mikael Salomon, con Rob Lowe como Ben, Donald Sutherland como Straker y Rutger Hauer como Barlow. [Ficha Imdb]



El Padre Callahan reaparecerá en la saga La Torre Oscura, dónde se narrará su periplo tras salir de escena en Salem´s Lot, y dónde tanto él como los vampiros tendrán un rol crucial. La propia novela El misterio de Salem´s Lot aparecerá igualmente en la citada saga y hará su propio papel en los acontecimientos.

Compártelo:

7 comentarios:

  1. ¡Gracias, amigo, por este texto tan inspirado y que ayuda a tener una mirada mucho más clara de un libro tan capital dentro de la moderna literatura de terror! Por cierto...¿Sabías que King escribió dos cuentos que revisitan este maldito pueblo? Uno es "Jerusalem´s Lot", que corresponde a una precuela de la novela (conocido el cuento en español como "Los Misterios del Gusano") y "Un trago de Despedida" (que ocurre luego de la destrucción de Salem´s Lot); ambos cuentos forman parte de la primera colección de relatos de su autor, conocida en nuestra lengua como "El Umbral de la Noche". A su vez cuando King publicó este libro, tuvo que autocensurarse y solo hace poco salió la versión íntegra que además lleva los dos cuentos mencionados...Por cierto ¿Y leíste lo que escribí sobre esta obra? También ya publiqué mi texto sobre "Maleficio". Nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Elwin, leí tu artículo sobre este mismo libro, pero después de escribir mi reseña como acordamos, y me sorprendió la cantidad de elementos comunes que hallamos, así como la perspectiva tan similar. En verdad la novela me pareció magnífica, aunque desconocía, a la hora de leerla, la existencia de los dos relatos que me citas, y que siento la necesidad de leer para complementar la historia.

    Leí también tu artículo sobre "Maleficio" y el resto de obras de Richard Bachman, el alter ego de King. Como indico en el comentario que te dejé en el mismo, me resultó muy clarificador y me ayuda a poner orden en el estropicio que los editores españoles hicieron publicando la obra de Bachman. Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  3. Pues éste no lo he leído, pero lo haré, lo haré. Creo recordar (o me suena) que este libro apareció con otro título en su primera edición española (como 'El vampiro' o algo así), recuerdo que se comentó algo así en una tertulia que fui de Stephen King que se celebró en mi ciudad hará unos meses.

    ¿Otro personaje que aparece en la torre? Dios mío, es que no doy abasto... xD. Te he agregado a mi lista de blogs amigos ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Miyu por agregarme a tu lista de blogs amigos, es un placer y un auténtico honor, de verdad.
      En cuanto al título de la primera edición, probablemente fuese "La hora del vampiro"; quizás Elwin, que es un experto en King, nos lo pueda confirmar. Te recomiendo leerla porque es Stephen King en estado de gracia y a día de hoy está reconocida como una de las mejores historias de vampiros jamás escritas. Además es perfecta para complementar la lectura conjunta que estais realizando de "La torre oscura". Nos leemos!

      Eliminar
  4. Pues efectivamente el título que le puso la hoy extinta Editorial Pomaire a esa primera edición en la lengua de Cervantes, fue "La Hora del Vampiro".

    ResponderEliminar
  5. Tomas te he agregado a mi lista de blogs que sigo (http://delibrosyviajes.com/de-libros-2/) Me parecen estupendas tus reseñas. De una calidad y una frescura envidiable. Y como las estructuras, no tienen desperdicios.
    Soy fanático del señor King. Desde que leí mi primer libro del maestro (Misery) no puedo pasar dos o tres libros sin que me agarre la abstinencia de leer otro libro de él. Es por eso que desde hace un tiempo, y después de leer varios de sus libros, he decidido, como modo de homenaje personal, leer todos sus libros a medida que los fue escribiendo.
    Este particularmente fue uno de los mas me gustó. Si bien recién empezaba con las publicaciones, ya se notaba que iba a ser un gran escritor.
    Te mando un abrazo desde Nueva Zelanda.
    PILA GONZÁLEZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pila, muchas gracias por tus palabras y por tu comentario, que tiene el honor de ser el escrito desde más lejos, nada menos que desde las antípodas!
      La verdad que es buena idea la de leer los libros de S. King en ese orden, porque hace muchas referencias a sus propios libros, como en "Insomnia" que cita a los personajes de "Cementerio de animales", o en "Insomnia" que aparece MIke Hanlon de "It"; y a veces te puedes perder esa autoreferencia que enriquece y da solidez a su universo personal. Incluso hay por internet esquemas con todas las conexiones entre los libros del rey del terror.
      Un abrazo muy grande desde España!

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes