31 de marzo de 2013

Relatos escalofriantes - Roald Dahl

Resumen: Lo admiramos por sus obras para niños y ahora conoceremos sus relatos para todos los públicos. Roald Dahl muestra su capacidad para inventar historias y su desbordante imaginación en esta serie de pequeñas narraciones intrigantes y misteriosas, escritas para ser leídas o escuchadas de un tirón.



Título: Relatos escalofriantes (Skin and other stories)

Autor: El galés Roald Dahl (1916-1990), papá de "Charlie y la fábrica de chocolate", "Matilda" y "Danny, el campeón del mundo", entre tantísimos otros.

Año de publicación: 2000.

Género literario: Es una antología de relatos breves, de diversa temática y ambientación tanto espacial como temporal, en los cuales predominan la intriga, el misterio y la tensión, aunque también un gran sentido del humor y  una sutil crítica social; que poseen desenlaces inesperados y que tienen el marcado tono fantástico e inusual propio del autor.

¿Qué destacamos de ella?: Que, pese al título, no estamos ante relatos de terror como tales. Quizá Relatos inquietantesRelatos inusuales o Relatos inesperados fuesen nombres más adecuados. Las historias aquí reunidas no asustan tanto como sorprenden. Su principal baza es cómo nos mantienen en vilo esperando el desenlace. Juegan al despiste, dejándonos varios de sus finales con la duda de cómo se ha resuelto finalmente lo que nos acaban de contar. Tienen además la longitud exacta para ser "monodosis", es decir, para que leamos cada una de ellas (o la escuchemos, pues son deliciosas para que nos las cuente alguien) de una sentada.

Lo mejor es que las veamos una a una:


"El tatuaje" (Skin) narra la historia y los recuerdos de un viejo tatuador francés, con un retrato tatuado en la espalda, obra de su amigo de juventud, un calmuco ruso que a la postre será un famoso y cotizado pintor. Una mirada a la bohemia parisina de preguerra y donde el inmisericorde mundillo del arte comercial no sale muy bien parado.


"Cordero asado" (Lamb to the Slaughter) es un relato policíaco ambientado también en el propio entorno policial, en una ciudad de EEUU que no se nombra. El detective Patrick Maloney le dará una noticia poco grata a su esposa Mary, que tendrá una reacción imprevisible. Una bien hilada historia sobre crímenes perfectos y una curiosa forma de deshacerse del arma del delito. Sería un perfecto guión para un capítulo de Alfred Hitchcock Presenta. [Nota: Tras escribir esto al donaire, después nos documentamos y descubrimos que efectivamente lo fue (Ep. 106) ¡Toma serendipia!]

"La máquina de sonido" (The Sound Machine) es un relato del género "científico chiflado". Un inventor desequilibrado crea una máquina para captar los sonidos inaudibles para el oído humano. Estos sonidos le llevarán al borde de la locura. La historia tiene un aroma al estilo de Ray Bradbury y retrata también los prejuicios sociales hacia las personas diferentes o extravagantes.

"Un cuento africano" (An African Story) Mr. Dahl utiliza el recurso literario de contar un cuento dentro de otro para colar un relato autobiográfico sobre su experiencia como aviador durante la 2ª Guerra Mundial, atribuyendo el protagonismo a un supuesto amigo suyo fallecido. En 1986 ampliaría estas historias en su libro "Volando Solo". Ambientado en Kenia en el año 1939, cuenta la difícil convivencia de dos solitarios ancianos en algún perdido lugar del África colonial, y cómo afectan el aislamiento y la inmensidad de la Naturaleza a la mente humana. Muy original y ocurrente.

"Galloping Foxley" (ídem) es, en una mano, un aperitivo de su libro "Boy, relatos de infancia",  narrando su experiencia personal en un estricto y elitista internado británico, y en la otra mano, la habitual crítica del autor hacia la sociedad adulta en general y las Public Schools en particular. Podría decirse que el autor se rebela contra lo que en su etapa escolar intentaron inculcarle, y que el protagonista (que narra en primera persona) es el adulto que él se negó a ser.

"El deseo" (The Wish) El cuento más breve del libro, y el que con más propiedad se podría tildar de relato de terror. Un niño pequeño juega a "no pisar las rayas" (a lo que todos hemos jugado, ¿no?) en la alfombra. Perfecto para una historieta de Creepy, nos dejó mal cuerpo.

"El cirujano" (The Surgeon)  Un relato de trazo detectivesco clásico, con un  sabor tan inglés que nos recordó al instante a los casos de la Srta. Marple de Agatha Christie o a los de entrañable Padre Brown de Chesterton. Un cirujano del sistema público de salud, honesto, humilde y profesional, recibirá de cierto paciente un valiosísimo regalo que complicará en demasía su hasta entonces plácida existencia. El autor parece creer en el Destino, en la inexorabilidad de los hechos o en la justicia poética.

"Apuestas" (Dip in the pool) También con fuerte regusto british; los pasajeros de un crucero participan en una peculiar apuesta sobre la puntualidad del mismo. Uno de ellos hará todo lo necesario para ganar. Quizás otra reflexión sobre el Destino con mucho humor negro (o directamente "mala leche").

"El campeón del mundo" (The Champion of the World) Se convertiría después en  uno de sus libros más singulares: "Danny, el campeón del mundo", aquí protagonizado por dos adultos, siendo el resto de elementos prácticamente idénticos. Dos cazadores furtivos planean la mejor manera de hacerse con los faisanes del coto del potentado del lugar. Una narración original, con toques costumbristas y muy, muy ácida.

"Cuidado con el perro" (Beware of the Dog) Otro relato sobre la Segunda Guerra  Mundial. Un piloto inglés herido en combate es rescatado y convalece en un hospital que levanta sus sospechas. Al igual que "El deseo" nos deja dubidativos sobre su final.

"Mi querida esposa" (My Lady Love, My Dove) A nuestro criterio, el más singular de la recopilación y el de desenlace más sorprendente. Contado en primera persona, con el trasfondo de crítica social recurrente del autor y con un desenlace totalmente inesperado. Un aburrido matrimonio inglés de buena sociedad (el marido catedrático de leptidopterología, la esposa dama de noble cuna) invita a otro a jugar al bridge, y deciden gastarles una inocente broma. Mejor leerlo.

Roald Dahl, visto por su inseparable ilustrador Quentin Blake, 
cuyo trabajo está por desgracia ausente en este volumen

Todos los relatos tienen en común el estar narrados con el conocido estilo vivaz y "oral" del autor, que parece estar contándolos en vez de escribiéndolos. No en vano, Mr. Dahl narraba sus propias invenciones en la radio, como nos recuerda la autora del prólogo.

Para nosotros, la sensación más fuerte que nos ha dejado esta colección, además de su fuerte carga fantástica, la originalidad de los diversos argumentos y los inesperados giros en los mismos, es la oposición frontal de Mr. Dahl a la sociedad que le tocó vivir. Al igual que en el resto de su obra, hace un llamamiento a la imaginación, al gusto por la belleza, por la vida sencilla, por la inocencia... se percibe como se alinea con los niños y se enfrenta a los defectos del mundo adulto, sobre todo a la sociedad británica (clasismo, exaltación del trabajo, la riqueza, los bienes materiales y los valores conservadores, puritanismo, flema, represión de las emociones y los sentimientos, rutina, menosprecio de lo que no sea productivo y/o rentable).

¿Hemos subrayado algún párrafo?: Bastantes. Es muy ilustrativo éste de "Galloping Foxley":
" Por lo menos la mitad de las caras que se cruzan en mi camino me resultan familiares. Son caras interesantes las de mi gente, sanas, diligentes, frescas, sin ese brillo en los ojos de los llamados inteligentes que quieren cambiar el mundo de arriba abajo con sus gobiernos laboristas, medicinas sociales y todas esas cosas".
 O este de "El tatuaje", sobre la bohemia:
"Lenta y metódicamente empezaron a emborracharse. El proceso era rutinario, pero de todas formas había que observar una cierta ceremonia y mantener la gravedad. Había muchas cosas por decir y luego repetir de nuevo, el vino debía ser alabado y la lentitud era muy importante también [...]"
¿Más datos de interés?: Sí. La editora no ha tenido a bien incluir las fechas ni los medios de publicación de cada relato. Para compensar, en la web de Alfaguara está disponible la Ficha de actividades (ojo, es un PDF)  para su uso en el ámbito escolar. Por nuestra parte, fuimos a dar a esta sencilla pero completa página en el idioma de Shakespeare con toda esa información, donde de paso descubrimos que varias de ellas fueron llevadas a la TV en la británica "Tales of the Unexpected" [Esto... ¿No hemos dicho más arriba que Relatos inesperados sería un título adecuado para el libro? ¡Toma, dos serendipias en un día!*]

Nos ha gustado también que el matrimonio invitado de "Mi querida esposa" sean el Señor y la Señora Snape.

OTROS LIBROS DE ROALD DAHL EN KINDLEGARTEN:


- Las brujas


Hasta aquí nuestra reseña de hoy, esperamos haya sido de vuestro agrado. Ahora que ya tenemos la Biblioteca ordenada (a ver cuanto dura) ya sabemos dónde dejar el libro. Aunque ha sido agradable "descubrir" que teníamos algunos libros que ni recordábamos (la misma alegría que cuando encuentras dinero en el bolsillo de una chaqueta que hace tiempo que no te pones) o que tenemos varias ediciones diferentes de un mismo libro. Nos leemos!

[*Editado: Efectivamente, existe otro libro de Roald Dahl titulado Relatos de lo inesperado (Tales of the Unexpected), con historias que fueron llevadas a dicho programa, entre ellas algunas de las aquí recopiladas, pero esa es otra historia y merece ser contada en otra ocasión...]


Compártelo:

4 comentarios:

  1. Hola, Tomás, me encanta tu particular forma de criticar los libros que lees, muy original por cierto. Creo me veré obligado a comprarme éste, pues como tú, lo que he leído del autor me ha fascinado. Me pregunto cómo sería una crítica cinematográfica de tu autoría.

    ResponderEliminar
  2. Hola d enuevo Elwin, un placer como siempre leerte. Roald Dahl es fascinante, ese torrente de imaginación que tiene.
    Con las películas aún me atrevo, por ahora seguiré con los libros mientras gano soltura.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que autocensurarme..que torpe puedo ser con mi smartphone.Decía que ayer se celebró un aniversario de su deceso,creo recordar que ya hace 33 años que nos dejó.Oh,ya pasan de las 12! Pues fue anteayer.

      Eliminar

Y tú, ¿Qué opinas?

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes