24 de julio de 2017

Lobo contra Perro: llega el chambara con Ronin Literario

El Japón feudal es una sociedad regida por la obediencia ciega. Un lugar cruel que puede serlo mucho más dependiendo de a quién debas obediencia.

El shogun se ha vuelto loco, pero Somekawa Renka no está dispuesto a cuestionar sus órdenes. Al fin y al cabo, los samuráis del clan del Perro no se han granjeado su fama de implacables eludiendo el deber.

Sin embargo, los caprichos de un demente tendrán consecuencias inesperadas para el clan Somekawa. Dado por muerto y guardián de un oscuro secreto sobrenatural, Haku el Lobo está dispuesto a dejarse la piel en contra de los designios del shogun.

Ha vuelto a empezar la ancestral batalla entre el que ha nacido para obedecer y el que lo ha hecho para castigar al arrogante. El combate entre el Perro y el Lobo; solo puede quedar uno.

Lobo contra perro portada

"Lobo contra Perro" es una de las primeras Series Literarias publicadas por Ronin Literario, (ya vimos otra de ellas, "Muñecas para matar" de Jorge del Río) y la primera de ellas en ser publicada en papel, en un volumen en rústica de 196 páginas. Actualmente cuenta con una segunda edición, que incluye un rediseño de portada a manos de la propia autora. 

La editorial la cataloga como Chambara. Y, ¿qué es un Chambara? Pues una "Ficción samurái", un término que nació para designar las películas de samuráis, un subgénero cinematográfico que tuvo su auge entre los años 50 y 70 (aunque en los 80 llegarían las cintas más épicas y manieristas), y con el que directores como Akira Kurosawa o Hiroshi Inagaki, entre muchos otros, dieron al cine obras maestras como "Los siete samuráis", "Yojimbo", "Rashomon" o "Harakiri".

El Chambara (o Chanbara) tiene una gran fuerza visual, resulta impactante y su violencia es expresiva, llena de plasticidad, con su propia belleza, favorecida por las técnicas interpretativas del teatro Kabuki, la presencia de actores como Toshiro Mifune, y la influencia de géneros occidentales como el western de la era dorada (Kurosawa era un gran admirador de John Ford). Influencia que después regresó a occidente, en especial a través del Spaghetti-western, que tomó sus largos planos congelados, su tensión narrativa y su alto grado de violencia. Esta permeabilidad entre culturas tuvo un claro beneficiario: el público de ambos mundos. Por ejemplo, "Por un puñado de dólares" es una versión no autorizada de "Yojimbo", pero "Yojimbo" es una adaptación solapada de la novela "Cosecha roja" de Dashiell Hammett. 

Los siete samurais
"Los siete samuráis", de Akira Kurosawa (1954)

Como curiosidad, la autora de "Lobo contra Perro", Raquel Mayorga Baños, procede de la literatura infantil, y muestra su versatilidad con una obra de ritmo vertiginoso, para leer deprisa y divertirse sin complejos. El planteamiento de la autora se inspira tanto en la novela popular como en el manga, y la historia, sencilla pero trazada con un montón de pequeños detalles, se termina en un par de horas, que se pasan volando.   

"Lobo contra Perro", ambientada en el Japón feudal, tiene carácter histórico, pero no es una novela histórica, pues su argumento no se centra en los grandes acontecimientos del pasado nipón, ni en hitos destacados de la gran guerra que se atisba en el trasfondo, sino que relata una escaramuza, un hecho aislado que implica a un escaso número de personajes. Por otra parte, Raquel Mayorga le imprime también un tono fantástico, entre el terror y el misterio, con la inclusión de un místico objeto de poder y con la aparición de un Yokai (una criatura fantasmal y/o demoníaca propia del folclore japonés) que jugará un papel crucial en la novela. 

El Lobo y el Perro del título designan a los dos bandos enfrentados en esta novela, y caracterizan las cualidades de ambos: 

- El Perro es Somekawa Renka, perteneciente al poderoso y prestigiado clan de los Inu (cuyo símbolo es, precisamente, el perro Akita Inu), leales al Shogun. Renka posee las virtudes del perro: honor, fidelidad a su amo, valor y nobleza. Pero también sus defectos: siempre a la sombra de su padre, el legendario Somekawa Fudo, es orgulloso, arrogante, temerario, amoral y mantiene una obediencia ciega a su señor, ejecutando sus órdenes sin cuestionarse que impliquen la muerte injustificada de inocentes o el sacrificio inútil de sus propios hombres. 

- El Lobo es Haku, un veterano ninja solitario que representa la justicia silenciosa y la redención del mal, pero también el regreso de los fantasmas del pasado y el sufrimiento de volver a convertirse en aquello que se expió durante largos años. 

Yojimbo
Toshiro Mifune en "Yojimbo", de Akira Kurosawa (1962)

Lobo y Perro representan dos formas distintas de entender el honor (tan caro a la cultura nipona tradicional), la vida y la guerra. El Perro lucha de frente, en manada, se hace ver y acude a la batalla mostrándose a su enemigo, con ropajes de colores llamativos y armas vistosas. El Lobo lucha en solitario, aliado con las sombras y la oscuridad, ataca y se retira sin ser visto. Samurái y Shinobi llevados a la destrucción mutua por los delirios de un loco, un espejo de terroríficos poderes y sus propios demonios interiores. El resultado es una delicioso tono crepuscular y de decadencia. 

Todo ello narrado por Raquel Mayorga en un texto en el que la acción no se detiene apenas para dejar respirar un poco al lector, y los combates a katana se suceden a ritmo frenético. ¿Violencia? Sí. Mucha, y explícita. Muertes, miembros cercenados, decapitaciones (una de ellas por la mitad de la cabeza, con lluvia de sesos incluida) y sangre a borbotones. La naturaleza se alía con el acero, y tanto animales hambrientos como traicioneros pasos de montaña contribuyen a la matanza. 

Pero ya dijimos que el Chambara es violento, y a eso hemos venido. Si te gusta el cine de Sam Peckinpah, los Spaghetti-Western de Sergio Leone, mangas como "El puño de la estrella del Norte" o la novela negra hard-boiled, te encantará "Lobo contra Perro"

La ambientación es inmersiva, tanto en lo referido a la japonesidad de personajes y escenario (empleando abundante léxico nipón e incluso antiguas unidades de medida como el ken, equivalente a unos 1,8m.) como en el uso de los factores ambientales (el frío palpable, la oscuridad de la noche, la nieve, la niebla...) para crear una atmósfera brumosa, donde los enemigos muchas veces apenas se intuyen y luchan a ciegas. 

Kagemusha
La épica "Kagemusha", de Akira Kurosawa (1980)

Podríamos decir que el estilo narrativo escogido por Raquel Mayorga recuerda al arte nipón: sencillez y armonía, sin estridencias, pero con pequeños detalles de color que crean hermosos contrastes. Dentro de la poca compleja historia, el lenguaje es cuidado, escogido, y la rapidez imprimida al texto no va en detrimento de una construcción sólida -las escenas de luchas y combates están relatadas con claridad, algo indispensable en obras de este tipo- y de descripciones concisas, pero lo bastante expresivas para que el resultado sea muy visual, y resulte fácil para el lector dar forma en su mente a personajes, escenarios y situaciones. 

Ya empapados de espíritu samurái, afirmaremos que "Lobo contra Perro" de Raquel Mayorga es una novela escrita con honor y con humildad, sin más pretensiones que entretener, pero con calidad. Sin duda, es una buena noticia para los aficionados a literatura de géneros que la novela popular y nuestro amado bolsilibro resurjan con fuerza y que adopten nuevas formas y temáticas, como el siempre apasionante Japón feudal. Ronin Literario traerá más Chambara (en la actualidad publica "Oni", de Sergio Vega), que de mantener el nivel marcado por Raquel Mayorga, nos garantizará no pocas satisfacciones. 

DÓNDE CONSEGUIRLO: 

"Lobo contra Perro" puede adquirirse en la web de Ronin Literario y en la plataforma Lektu, en dos formatos:

- Electrónico, por 2,99 euros. Ronin, Lektu

- Papel, por 10 euros. Ronin, Lektu

ENLACES DE INTERÉS:

Entrevista con Raquel Mayorga en la web de Ronin Literario

16/07/17: Raquel Mayorga se incorpora a Ronin Literario como directora artística

Ficha de "Lobo contra Perro" en Goodreads


Ronin Literario en Facebook y Twitter

Ronin Literario logo


Compártelo:

Stephen King y Peter Straub, cabalgando juntos hacia la Torre Oscura

Hay dos escritores a los que no les basta con vender millones de libros y encabezar, cada uno por su cuenta, la lista de predilecciones de los amantes del terror y el género fantástico. También quisieron hacerlo conjuntamente. Uno es Stephen King. El otro, Peter Straub. Se conocieron en 1977, cuando ambos residían en Londres con sus familias. Se hicieron grandes amigos y decidieron escribir una obra en común, que se titularía "El Talismán" (The Talisman) y se publicaría en 1984.

La historia de "El Talismán", como la amistad de los autores, perduró en el tiempo, y en 2001 apareció la continuación, con el título de "Casa Negra" (Black House). Desde hace años se viene diciendo que King y Straub trabajan en una tercera entrega, pero por ahora aún no se ha materializado y, con King ocupado en un sinfín de proyectos -solo o en compañía de sus hijos Joe Hill y Owen- y con Straub centrado en la poesía, no parece que vaya a hacerlo a corto plazo. 

Además de sus propios méritos literarios, lo más interesante de estas novelas, lo que aquí analizaremos, es su relación con la obra magna del Rey del Terror: la saga de La Torre Oscura, que el 4 de agosto de 2017 estrena en España su adaptación cinematográfica, con Idris Elba como Roland Deschain y Matthew McConaughey como Flagg, el Hombre de Negro. 

Stephen King y Peter Straub
Stephen King y Peter Straub [fuente: Joblo]

Lo primero a tener en cuenta es que cuando se publicó "El Talismán". King solo había escrito y publicado "El Pistolero" (The Gunslinger), el primer volumen de su octalogía, y que "La llegada de los Tres" no se editaría hasta 1987. Por tanto, la relación de "El Talismán" con la saga llega en forma de ideas, de conceptos que después King iría agregando a la serie. 

Para resumirla rápidamente, "El Talismán" está protagonizada por Jack Sawyer, un niño de doce años cuyo padre, representante de artistas, ha fallecido en circunstancias extrañas, y su madre, una estrella de cine de serie B de los años 50 llamada Lily Cavanough, se halla muy enferma de cáncer, por lo que se aloja en un hotel-balneario en Arcadia, una playa de New Hampshire.

El padre de Jack y su socio Morgan Sloat habían descubierto la existencia de Los Territorios, un mundo paralelo al nuestro en el que todos tenemos un gemelo (salvo Jack, pues su gemelo murió al poco tiempo de nacer). La gemela de Lily Cavanough es Laura DeLoessian, la reina de Los Territorios, y también se halla gravemente enferma.

Jack conoce a un anciano músico de blues llamado Lester Speedy Parker (que también tiene un gemelo, Parkus), quien le habla de los Territorios y le revela que la única salvación para su madre pasa por viajar a ellos, obtener El Talismán y curar a la reina DeLoessian, con lo que curará también a Lily. Speedy enseña a Jack a viajar a Los Territorios, embarcándolo en una travesía donde correrá grandes peligros y se enfrentará a villanos como Morgan de Orris, el gemelo del socio de su padre. 

El Talismán portada

"El Talismán" ofrece las siguientes relaciones con La Torre Oscura:

- La idea de mundos paralelos, de distintas dimensiones de la misma realidad, entre los que es posible moverse, como harán Roland y el resto de los personajes a lo largo de la saga "La Torre Oscura".

- Los Territorios y sus habitantes son muy similares al Mundo Medio, escenario principal de La Torre Oscura, antes de que este se moviese

- La existencia de un lugar llamado Las Tierras Desoladas (The Blasted Lands), cuyo nombre, descripción y características anticipan a Las Tierras Baldías (The Wastelands). 

- La presencia de un ferrocarril en las Tierras Desoladas, elemento muy significativo en la saga posterior. En la novela "Las Tierras Baldías", Jake Chambers consigue unos libros en la librería El restaurante de la mente, en Nueva York. Uno de ellos es "Charlie el Chu-Chú", sobre un tren con muchos paralelismos con el que figura en "El Talismán"

- La descripción, actitud y forma de hablar de ciertos villanos anticipa las de los Hampones, sicarios del Rey Carmesí.

- El desenlace se produce en un hotel pintado de negro, que en Los Territorios es un castillo ruinoso de piedra negra. Dentro del hotel Jack se mueve entre distintas dimensiones, descubriéndose que existen infinitos mundos, no sólo dos.

- La primera aparición, aún no acreditada, de las Hermanitas de Eluria. La reina Laura DeLoessian se cura en una enorme tienda de campaña, atendida por mujeres que hablan en susurros y cuyos atavíos recuerdan a los de las monjas. En "Todo es eventual", libro de 2002 en el que se incluye el relato "Las hermanitas de Eluria", King indica que para crearlas se inspiró en las enfermeras de la reina de "El Talismán". Este relato sirve de precuela para "El Pistolero"

Casa Negra portada

Por su parte, "Casa Negra" presenta una relación mucho más estrecha con la saga, pues se publicó entre "Mago y cristal" y "Lobos del Calla". En esta segunda entrega, cuyo título es un juego de palabras entre Black House y Bleak House ("Casa desolada" de Charles Dickens, novela que aparece en el texto en una referencia metaliteraria) vemos a un Jack Sawyer adulto, que se ha retirado como policía de homicidios de Los Ángeles y se ha refugiado en una pequeña localidad de Wisconsin, donde ayudará a capturar a El Pescador, un peligroso psicópata, secuestrador y asesino de niños.

"Casa Negra" profundiza en las interconexiones con "La Torre Oscura", que ahora son ya manifiestas e intencionadas. Entre otras:

- Se aclara que El Rey Carmesí es el villano de la historia, y que El Pescador y otros asesinos actúan bajo su influjo.

- El cometido principal de estos criminales es localizar y capturar, para el Rey Carmesí, niños con capacidades mentales sobrehumanas, para que éste los esclavice y emplee como disgredores, que debiliten y derriben los haces que soportan la Torre Oscura, y con ella todos los universos.

- Aparece Tyler Marshall, tal vez el disruptor más poderoso, quien volverá a tener presencia en "Lobos del Calla".

- Se citan los monorraíles del Mundo Medio. Cuando Tyler es capturado y llevado a las Tierras Devastadas, oye hablar de "El mono del Mundo del Fin" y de que "En otros tiempos había dos más. Patricia… y Blaine. Ya no están. Se volvieron locos. Se suicidaron."

- Jack visita los Territorios y se encuentra a Parkus vestido como un pistolero. En una larga conversación, Parkus explica ampliamente a Jack la existencia de la Torre Oscura, del Mundo Medio, de la orden de los Pistoleros, del Rey Carmesí, de los disgregadores y del papel de la Torre y sus haces en el orden universal. Parkus expresa que "todos servimos al haz" y cita la existencia de Roland Deschain, el último Pistolero, informando a Jack de que, nadie sabe cómo, ha logrado crear otros tres pistoleros.

Stephen King y Peter Straub
A finales de los 70 [fuente: The Guardian]

- En la charla Parkus menciona también el ka, y el concepto de ka-tet, además de decir textualmente: "Este asunto concierne a la Torre Oscura". 

- Sophie, el amor de Jack en los Territorios, habla como las personas del Mundo Medio. "Dices verdad, Sai, Digo gracias", etc.

- En la misma conversación, Parkus explicita la naturaleza vampírica de las Hermanitas de Eluria, invitando a Jack y Sophie a irse antes de que anochezca, pues merodean por los alrededores.

- La propia Casa Negra del título es un portal entre dimensiones, que existe en todas ellas a la vez, y permite al Rey Carmesí extender su malvada influencia por nuestro mundo. 

Puesto que "La Torre Oscura" es el eje vertebrador de toda la obra de Stephen King, las interconexiones de la serie "El Talismán" se extienden a otras novelas suyas. Por ejemplo:

- Las distancias en nuestro mundo son mucho mayores que en Los Territorios. Viajando por ellos se avanza mucho más rápido, atajando enormes trayectos en nuestra realidad. ¿Podría esto explicar el misterio de "Colorado Kid"?.

- Al  comienzo de "The Tommyknockers", el protagonista Jim Gardener se encuentra a Jack Sawyer en la playa y conversa con él. Jack le cuenta que se aloja en un hotel cercano con su madre enferma.


En conclusión, si bien la lectura de las dos novelas conjuntas de Peter Straub y Stephen King no es imprescindible para entender la octalogía "La Torre Oscura", sí es más que recomendable para completarla, pues añade aún más riqueza de detalles a la Magnum Opus de King, que se extiende y se ramifica por todo su universo literario. Quedamos a la espera de la ansiada tercera entrega a cuatro manos de estos dos maestros del fantástico, con la que es de suponer que ampliarán aún más la sombra de la Torre Oscura.

La Torre Oscura película
Y mientras, nos vamos entreteniendo con esto

Compártelo:

22 de julio de 2017

Vendetta Sangrienta - José Antonio Herrera

Nueva York, años 80. Cuando el detective privado Daniel Roerich llega a su oficina, encuentra allí al matón más despiadado de la familia mafiosa Gambino, que le trae un encargo de su jefe. Un trabajo que no podrá rechazar. Roerich se verá inmerso en el peligroso mundo de la mafia italoamericana, además de tomar parte en asuntos que van más allá del orden natural de las cosas, y que le harán descubrir que los mafiosos no son los peores monstruos que habitan la ciudad de Nueva York. Una historia de acción y terror en el mejor escenario posible: la Nueva York de los años 80. Si te gusta el pulp, este es tu libro. Si te gustan las historias noir, los vampiros, los hombres-lobo, los gánsteres y la acción, este es tu libro.


Vendetta sangrienta, de José Antonio Herrera, es una de las tres -por ahora- novelas de bolsillo con las que la no-editorial Arachne amplía el universo literario creado por Lem Ryan en su bolsilibro Sangre bajo la luna, publicado por Bruguera en su colección Selección Terror en 1984. Con esta serie, una nueva generación de escritores de pulp hispano desean rendir tributo a la obra de Lem Ryan, autor de quien cuentan con el beneplácito, y quien, como ya dijimos en la reseña de Natividad de sangre, representa un puente entre dos generaciones.

Vendetta sangrienta es la primera de las tres novelas de Arachne tras Sangre bajo la luna, de manera que el orden de lectura, para seguir cronológicamente los acontecimientos, sería el siguiente: 

1º - Sangre bajo la luna, de Lem Ryan, Ed. Bruguera, colección Selección Terror, nº 587, publicada en octubre de 1984 y actualmente descatalogada. 
2º- Vendetta sangrienta, de José Antonio Herrera.
3º- Natividad de sangre, de Jorge R. del Río. 
4º- No salgas de noche, de Julio M. Freixa. 



Vendetta sangrienta transcurre en la ciudad de Nueva York, escenario central del universo de Sangre bajo la luna, en el año 1985. Aunque la fecha no se explicita, José Antonio Herrera ha utilizado varios elementos de la cultura popular para fechar los acontecimientos: al comienzo de la novela, el protagonista sale de un cine de ver Regreso al futuro, que en los USA se estrenó un 3 de julio de 1985. Como música diegética, aparecen tres éxitos del momento: las canciones Holding out for a hero, de Bonnie Tyler, Careless Whisper, de los Wham, y Together Forever de los Run DMC.

El autor combina elementos reales que permanecen tal cual, como la banda juvenil del Bronx The Savage Skulls, que hacen una aparición fugaz como elemento ambiental, con otros que sufren ligeras modificaciones para convertirse en ficción. El ejemplo más claro es el celebérrimo mafioso John Gotti, que aquí pasa a llamarse John Getti para convertirse en uno de los personajes principales de la trama. Su familia, el clan Gambino, será aquí el clan Gabino.

Vendetta Sangrienta sirve como punto de encuentro de los dos protagonistas del universo de Sangre bajo la luna: Daniel Roerich, el detective privado creado por Lem Ryan para su novela original, y el teniente de la Policía de Nueva York Christopher Dubois, que aquí interviene sobre todo en el tramo final de la historia, pero que ganará mucho protagonismo en la siguiente entrega, Natividad de sangre.

John Gotti, el último Don

José Antonio Herrera retoma la temática de Sangre bajo la luna, la presencia de hombres-lobo en Nueva York, y le da otro giro para servir una guerra a tres bandas por el control de los bajos fondos neoyorquinos: la eterna lucha entre licántropos y vampiros, con la mafia italiana como tercera en discordia. 

En el medio se va a encontrar, sin desearlo, el pobre Daniel Roerich, contratado por John Getti, el capo de los Gabino, la familia mafiosa más poderosa de la ciudad, para descubrir qué esconde el nuevo clan de origen rumano que está desplazando a su familia de sus territorios, comprando a sus hombres y arrebatándole sus negocios. Pero además, los cuerpos despedazados que aparecen a plena luz del día en las calles de Nueva York no tardan en llamar la atención de la Policía, y ahí entra en escena el teniente Dubois.

Con 122 páginas divididas en siete capítulos, Vendetta sangrienta es un bolsilibro que se lee muy deprisa, en menos de dos horas. Pese a ello, José Antonio Herrera se las ha arreglado para condensar gran número de acontecimientos, con un desarrollo en el que la intensidad de la acción va en aumento y concluye con una auténtica batalla campal de explosiones, armas automáticas y torrentes de sangre.

Para ello, el estilo narrativo es prosaico y muy sencillo, totalmente vehicular, en la línea de los viejos bolsilibros de Selección Terror en los que se publicó la novela original de Lem Ryan. Prima el contenido, aquello que se quiere narrar, frente a las formas, de modo que el autor renuncia deliberadamente a cualquier intención literaria para centrarse en relatar la historia de una manera sobria, que permita ajustarse a los límites que impone una extensión de texto tan apretada. Como ha sido siempre en el pulp, y como debe seguir siendo, porque es lo que esperamos del género. 

The Savage Skulls

Vendetta Sangrienta es, en resumen, una historia weird noir sobre clanes mafiosos enfrentados por el submundo de Nueva York enriquecida con el componente sobrenatural de licántropos y vampiros. Además del homenaje a los años 80 y a la cultura de masas que produjo esa década fantástica -uno de los rasgos definitorios de este universo expandido de Lem Ryan publicado por Arachne-, se agradece que José Antonio Herrera haya usado el eterno enfrentamiento entre vampiros y hombres-lobo, un tema siempre atractivo, para recuperar su tono clásico, que ha ido perdiendo por sobreeexplotación, con sagas cinematográficas como Underworld, o subproductos literarios de ínfima calidad como la saga juvenil Crepúsculo

José Antonio Herrera ha definido a un Daniel Roerich muy fiel al original de Lem Ryan, de manera que hace una transición fluida hacia este nuevo universo expandido de Sangre bajo la luna, y deja presentado al teniente Dubois, que en lo sucesivo será el buddy de Roerich. Para ambos, queda asentado un escenario, la Nueva York de los años 80, llena de whisky escocés, cigarrillos, bajos fondos, clubes de strip-tease, mafiosos, policías corruptos, confidentes, prostitutas, toxicómanos, matones y cuantas amenazas sobrenaturales tengan a bien inventarse los autores de Arachne. 



DÓNDE ENCONTRARLO: 

Vendetta sangrienta puede adquirirse en Amazon, en papel, por 4,94 euros.


ENLACES DE INTERÉS:

Arachne: Página web, Facebook, Twitter
José Antonio Herrera: Blog, Facebook, Google+, Twitter


Compártelo:

11 de julio de 2017

A vida sinxela de Marcelo Firmamento - Vanesa Santiago

A existencia de Marcelo Firmamento estaba destinada a ser especial dende o seu nacemento, dende que as ondas mariñas tocan o seu berce. A novela trasládanos á vila mariñeira de Sada nos anos corenta, alí escoitamos as historias do vello Rederrota, sentimos a dor do desamor, a interrogante ausencia dun pai e a irracional esperanza da nai, que levará a Marcelo Firmamento a percorrer o mundo en grandes buques e a descubrir misterios dos que remata por ser parte. E a balea… ai, a balea!

Ao lado de Marcelo Firmamento viaxamos de océano en océano tras a pista dun pai que non coñece e descubrimos un pobo, o galego, espallado polos cinco continentes. A fantasía e a realidade mestúranse nun universo onde as quimeras, mesmo a da liberdade, cobran vida e poden resucitar, igual que o Taramanco.

A vida sinxela de Marcelo Firmamento capa

Con A vida sinxela de Marcelo Firmamento, Vanesa Santiago resultou a gañadora do I Premio de Narrativa Illa Nova, convocado pola editorial Galaxia neste 2017 para conmemorar o sexaxésimo aniversario da colección Illa Nova, na que naceran as obras de autores como Xosé Luis Méndez Ferrín, Bernardino Graña, Xohana Torres, María Xosé Queizán ou Carlos Casares. Agora, como entón, o Premio Illa Nova procura abrir unha canle de expresión e alargar os vieiros para unha nova xeración de autores e autoras, que anove o eido da literatura galega do mesmo xeito que o fixeran aqueles precursores e precursoras, hoxe voces consagradas, sesenta anos atrás.

A relación de Vanesa Santiago coa literatura fantástica ven de lonxe. Coñecímola pola súa novela Ninguén Lembra (Urco Editora, 2012) e polos seus relatos na serie Contos estraños (A sombra da luz; A revelación de Li Kun-woo; Niño de serpes). Arestora, ven confirmar o momento doce e o rexurdir que está a experimentar o realismo máxico, cunha historia, esta A vida sinxela de Marcelo Firmamento, que acompaña nas librarías a propostas como O tabú na traslenda, de Isidro Novo, ou Dormir com Lisboa, de Fausta Cardoso (ambas de Urco, 2017). 

O feito diferencial do realismo máxico de Vanesa Santiago vai ser o seu vencello co mar e coas viaxes, espallando a fantasía alí onde vai o protagonista, fronte o carácter localista que adoita manexar o xénero, circunscribindo a acción a un pequenísimo recanto do mundo, sexa a Lisboa de Fausta Cardoso, a Amarelle de Isidro Novo, a San Salvador de Cecebre de Wenceslao Fernández Flórez, a San Xoan de Esmelle de Álvaro Cunqueiro ou o Macondo de García Márquez. Do realismo máxico vencellado ao lugar físico pasamos ao realismo máxico global, vencellado ao personaxe.

Vanesa Santiago

Narrada en terceira persona por unha narradora heterodiexética omnisciente, A vida sinxela de Marcelo Firmamento ten carácter de crónica, no que a narradora coñeceu ao protagonista máis non presenciou os feitos relatados nin participou neles, malia que teña os seus propios medios para saber das aventuras do Marcelo. Baseándose na coñecida teima dos mariñeiros de que as cousas do mar non se contan na terra, o relato xoga coa incertidume que rodea sempre as historias de mariñeiros, envolvidas nunha bretema na que se mesturan realidade e lenda, pois transcorren fóra da nosa vista, nun escenario, o mar, que dende o berce da humanidade é sinónimo de quimérico e inacadable, e fican narradas en redutos pechados de peiraos, lonxas e baiucas portuarias. Por iso a autora abre o libro cun expresivo verso de Miro Villar ao respecto: «En cada mariñeiro dorme un ser mitolóxico».

Neste devandito realismo máxico global presenciaremos elementos fantásticos a tres niveis, dende o local ata o universal. Comezaremos polas lendas da propia Fontán, en Sada, como a da moura da Covadanza, na praia de Morazón, e daí pasamos a mitos do folclore galego como os trasnos piratas, para seguir con seres clásicos como as sereas e rematar coa mitoloxía inuit e outros pobos nórdicos, coa aparición de Sedna, a deusa dos mares, nai de todos os animais mariños, da parella que forman Sila e Nunam, deus Pai e deusa Nai, e os seus fillos mudaformas. Fica espazo tamén para as referencias metaliterarias, como o Corazón de Edmundo de Amicis (velaí a semellanza do famoso conto Dos Apeninos aos Andes coa aventura do propio Marcelo), a Horizontes perdidos de James Hilton, e por riba de todas a Moby Dick de Melville, que fan a súa propia achega de mitoloxía moderna.

Fontan Sada
Fontán, nos anos 50 [fonte]

Dende o nacemento do Marcelo Firmamento, co seu caractónimo (mar e ceo), o protagonista e o mar van ir da man ao longo de toda a novela, como fica Fontán, a vila mariñeira do concello de Sada, no que comeza e remata unha narración que mestura a fantasía e a realidade ata confundilas e facelas indistinguibles. Peneirados polo paso do tempo e da néboa das lembranzas, os meirandes prodixios da historia do Marcelo e do resto dos personaxes semellan reais e axiña se acada a suspensión de incredulidade.

A vida sinxela de Marcelo Firmamento transcorre tamén parexa á historia recente da Galiza, comezando cunha visita do ditador Francisco Franco á vila de Sada, coincidindo co nacemento do protagonista. O exilio e os asasinatos, desaparicións e encarceramentos de comunistas, galeguistas e librepensadores están presentes na novela e condicionan a vida dos seus personaxes, ficticios ou reais que tamén aparecen no texto, como o sadense Ramón Suárez Picallo, deputado en cortes e impulsor do Estatuto de Autonomía do 36, morto no exilio despois de chegar o corazón dos galegos coa súa retórica acendida, falándolles na súa mesma fala.

A novela, se ben mestura fantasía e realidade como dixemos, tamén as contrapón, sendo a realidade o mundo irracional, cincento e ríxido dos homes, unha sociedade de totalitarismo sen espazo para os soños. Claro exemplo desta contraposición é a figura da balea: nobre e desinteresada salvadora dun dos personaxes principais da obra, traizoada polos homes encarnados nos caprichos do máis cruel tirano que en España houbo, nunha escena que mesmo move ás bágoas. De feito, a fantasía ha supor sempre unha fuxida á crueza da realidade, permitindo a Marcelo fuxir de burócratas e policías do réxime aló onde haxa unha ditadura, en España, na Arxentina ou no Uruguay.


Fontán Sada
Fontán, na actualidade [fonte]

Porque a singradura do Marcelo comeza nos anos corenta e esténdese ao longo dos anos sesenta e setenta, anos de ditaduras a unha beira e á outra do Atlántico. Anos tamén de longas viaxes en buques, mercantes e de pasaxeiros, e de galegos que atravesaban o océano buscando un futuro que a súa terra lles negaba. De mariñeiros galegos cáseque en cada barco do mundo e espallados por cada cidade e cada vila de América, dende Nova Iorque ata a derradeira punta de Tierra de Fuego.

Así resulta pracenteiro ir trazando nun mapa o ronsel que deixa a viaxe do Marcelo. A pesca de baixura primeiro no mar de Sada no Raíña dos Anxos, a Hong Kong máis tarde, e a América despois: Nova Iorque, o Brasil, o Uruguay, a Arxentina, e alí Buenos Aires e en tren cara á Pampa: Santa Rosa, Ushuaia e volta á Galiza... descubrir tamén a vida cotiá na Fontán daqueles tempos, cos usos, oficios e tradicións dunha vila mariñeira, e os contos que chegaban de América, un mundo lonxano e mítico do cal os indianos traían pedras nas maletas para facer escolas onde poñían soles e flores nas fiestras (e así era nos edificios modernistas, como a escola de Sada y sus contornos).

Toda a lectura é pracenteira, abofé, e emotiva, tanto pola mesma historia como polo ton máxico que lle soubo imprimir Vanesa Santiago. A narración, embebida dunha forte oralidade polo carácter e polas apoiaturas que emprega, semella mexer ao lector como as ondas dun mar vagariño e reproducir a sensación de atoparse fronte á narradora, escoitando o relato. A vida sinxela de Marcelo Firmamento ten momentos conmovedores e contaxia o sentimento de saudade por lugares e tempos perdidos, acadando que as lembranzas e os escenarios se sintan como propios.

«Descargando», Fontán Sada
Descargando a captura no porto de Fontán, ano 1963 [fonte]

Son  moitas as historias e moitos os personaxes inesquecibles os que deixa a novela de Vanesa Santiago. O muradán Rederrotaa súa rede imperecedoira e a súa lancha azulgrana, a Muradana. O cadelo Taramanco, sempre agardando leal o regreso a porto do Marcelo. A casa das fiestras pechadas, coa súa anamoura encerrada nun frasco de vidro. A fábrica de xeo cos seus cubos xeométricamente perfectos. Ellaine e a súa vocación de cosmonauta. As mensaxes nunha botella deitadas ao mar que chegan ao seu destino. O capitán Sentinela e o seu espello dos mares. Os mariñeiros cos que cruza camiños Marcelo: o Mouro, o Murallas, o Marabillas... O teutón capitán Baha e o seu enfrontamento melvilleniano cun titánico cachalote sucado de arpóns. A Pampa co seu mar de penachos. E a balea, que é boa xente, e ben merece o seu lugar na capa.

Namentres se le, e sobor de todo unha vez rematado, A vida sinxela de Marcelo Firmamento deixa un pouso de saudade e de tristura. Como vimos de dicir, por un mundo pasado que marchou e non ha volver, de barrios e vilas da nenez onde todos se coñecían convertidos en lugares impersoais habitados por estraños que nin saúdan. De pistas de terra reemplazadas por rúas alcatranadas e casiñas derrubadas para levantar predios de seis andares. De vellos mariñeiros esvaecidos e barcos de pesca mudados en embarcacións de recreo. De tempos nos que a vida era máis sinxela, máis pura e todo se desfrutaba máis, cando aínda había amorodos nas silveiras e todo semellaba arrecender con máis forza.

Porén, é unha historia de esperanza, na que gaña a fermosura, na forma e no fondo. A fantasía ten moitas manifestacións, e en mans de Vanesa Santiago é ferramenta redentora, que alumea e guía os camiños. E, que coma ocorre sempre no bo realismo máxico, no que nos aprenderan os mestres Álvaro Cunqueiro, Vicente Risco, Wenceslao Fernández Flórez ou Carlos Casares e do que recolle o relevo a gañadora do Illa Nova, abrolla no recanto máis inesperado do cotián.

Praia Sada
A praia de Sada, no ano 1954 [fonte]

Recén publicado no intre de escribir esta recensión, e namentres agardamos a que se pronuncie a crítica seria -con ou sen carné-, imos recollendo as reaccións dos lectores e lectoras de a pé, eses que á fin veñen sendo xuíces últimos dunha obra literaria, e coinciden nas mesmas sensacións: o efecto arrolador da prosodia de Vanesa Santiago, o carácter conmovedor da historia, o forte sentimento de saudade que transmite e o valor costumista co que se achega á Galiza mariñeira da época que retrata. Mesmo en que é unha novela que crea imaxes poderosas, moi evocadoras, e que unha vez rematada invita a unha dixestión post-lectura acougada.

No apartado da edición, o volume está encadernado en rústica con lapelas, con papel groso e maquetado con marxes amplas e un tamaño de letra que permite unha lectura cómoda. Inclúese unha faixa cunha foto da autora e o texto promocional «Unha viaxe ao corazón do mar. Unha descuberta máxica", e como valor engadido existe unha postal promocional que se pode atopar nas librarías.

O texto distribúese en trinta dous capítulos breves de estensión desigual, que permiten deixar e retomar a lectura con facilidade.

A capa é obra de Hayat Husein, e a fotografía da autora é obra de José Lores.

A vida sinxela de Marcelo Firmamento libro

ONDE ATOPALO: 

A vida sinxela de Marcelo Firmamento pode atoparse nas librarías do país, sexan tradicionais ou grandes superficies, a un prezo de 16 euros.


LIGAZÓNS DE INTERESE: 

Vanesa Santiago: Blog, Facebook, Twitter, Google+, Instagram, Youtube, Pinterest.

Editorial Galaxia: Páxina web, Facebook, Twitter, Soundcloud, InstagramYoutube.

Ficha do libro na web da editorial.


FICHA TÉCNICA: 

A vida sinxela de Marcelo Firmamento
Autora: Vanesa Santiago
Editorial: Galaxia
Colección: Literaria, nº 361
Páxinas: 200
ISBN: 978-84-9151-068-0
Formato: rústica con lapelas
PVP: 16€

Compártelo:

7 de julio de 2017

Pájaros y brumas - José María García González

Marcelo Gumbela pasa sus últimos días de vida en una residencia cuando recibe la visita de Ana, su nieta, que quiere conocer el pasado de la familia en el Valle de Caderechas. Juntos, entre susurros de la fantasía, emprenden un viaje por sus brumosos caminos hacia el esplendor de los cerezos en flor, hacia la infancia que empieza a entrever los horrores y los placeres de la edad adulta, hacia las historias, los paisajes, las escenas extintas pero rutilantes de aquellos años... Un viaje interior que acaba convirtiéndose en una rebelión trágica y triunfal contra el olvido.

Si la nostalgia fuese un género literario, Pájaros y brumas estaría entre sus más destacadas representantes. Nostalgia que es pesadumbre por lo que se ha perdido, pero también que se revuelve y lucha contra sí misma.


Pájaros y brumas es la segunda novela publicada por la editorial granadina El último Dodo, tras los tres tomos que componen la generacional Martín Zarza, de Miguel García. 

Su autor, José María García González, tal como se indica en la contracubierta, ejerció su profesión de periodista en Radio Nacional de España durante veinticinco años, durante los cuales produjo también una obra literaria que permaneció inédita -casi se puede decir oculta- hasta que ahora, de mano de El último Dodo, ve la luz en forma de un libro que aventuramos refleja algunos de los recuerdos y vivencias de su autor. 

Nacido en Quintanaopio, Burgos, villa que ambienta parte de los acontecimientos de la novela, José María García fue leñador y protagonista del éxodo rural que asoló el campo español en los años del desarrollismo, y alternó los estudios de periodismo en Madrid con la venta ambulante y la hostelería. Ahora, en Pájaros y brumas, ofrece una mirada nostálgica y mágica al pasado del valle de Caderechas, retratando un mundo ya desaparecido, pero no muerto ni olvidado. 

En resumen, la novela cuenta la visita de una joven llamada Ana a su abuelo, Marcelo Gumbela, en la residencia de ancianos en la que éste vive. Apenas se conocen, pues el padre de Ana se la llevó al extranjero cuando ella era muy pequeña. Ahora, Ana desea que su abuelo le cuente los orígenes de su familia en el valle de Caderechas, en la provincia de Burgos, al que su padre jamás volvió.

Los cerezos en flor, la imagen más reconocible del
valle de Caderechas. [fuente: El viaje de Sofi]

Lo primero que cabe destacar es que la novela tiene varios niveles narrativos enmarcados. El primero es el de Ana, que narra en primera persona el encuentro con su abuelo, enmarca los diálogos de éste y describe sus propios sentimientos e ideas, de forma intradiegética. El segundo es el formado por los diálogos de Marcelo Gumbela, que desgrana sus recuerdos del valle y sus habitantes, y enmarca el tercer nivel, que serían los recuerdos propiamente dichos, que conforman la historia, relatados en tercera persona por un narrador omnisciente y heterodiegético. 

La forma en la que Marcelo Gumbela desmadeja sus recuerdos no es ordenada, sino que va presentando personajes y dejándolos para regresando después sobre ellos, simulando así el autor la memoria débil de una persona mayor que intenta recordar sucesos ocurridos mucho tiempo atrás, que ya comienzan a difuminarse y confundirse. Son como rompecabezas que no se comprende hasta haberlo completado, o un cuadro impresionista que requiera alejarse y contemplarlo en conjunto para apreciar todos los detalles. Ana lo explica en estos párrafos:


«Sus recuerdos parecían acumularse en capas superpuestas, como los estratos de un terreno. Él los iba descubriendo poco a poco, con la minuciosidad de quien desea extraerlo todo, sin preocuparse del ritmo de los hallazgos. A veces se encontraba con algo que emergía como un montículo y su empuje le hacía detenerse. Entonces se volvía, reflexivo, como si reviviera un hecho que existiera antes que el tiempo y le sobrepasara, y tratara de explicarlo a su modo.[...]

Las vetas volvían a ser horizontales y uniformes, subían o bajaban, se estrechaban, o se quebraban de pronto, hasta desaparecer, para surgir de nuevo, nítidas. [...] Fluían sus recuerdos, ahora como fragmentos de un mosaico, agrupándose pieza a pieza, hasta formar la imagen completa de su memoria.[...]»

Aguas Cándidas, municipio al que pertenece Quintanaopio [fuente: Diario de Burgos]

De esta manera, el texto consigue la autoridad narrativa necesaria y el tono de oralidad deseado para este tipo de obras, pese a no emplear los recursos habituales con los que se intenta reforzar la presencia del narrador como cronista, pues esa labor se concentra en los diálogos entre Ana y Marcelo Gumbela. 

Dos son los logros principales de José María García González: el primero, transmitir y contagiar la nostalgia por un mundo que se desvanece, el de la España rural que comenzó a morir en los años 50 con el mayor éxodo rural de nuestra historia. Un mundo que los nacidos en la ciudad conocemos precisamente por las historias de nuestros padres y abuelos, y que el autor consigue que resulten cercanas, conocidas, familiares, creíbles. El segundo, en relación con esto, alcanzar fácilmente la suspensión de incredulidad cuando introduce el componente fantástico, pues estamos ante una obra de esa forma de la fantasía que tan bien entronca con el costumbrismo y los escenarios tradicionales y populares: el realismo mágico.  

Pájaros y brumas maneja, por una parte, un costumbrismo delicioso y un tono de retrato popular que lo emparentan con la narrativa de Miguel Delibes (quien mejor supo capturar el alma del pueblo castellano) o con el Cela de Viaje a la Alcarria. Por otra, su lírica a la hora de describir los paisajes del valle de Caderechas, su luz y sus aromas y las sensaciones que provocan traen reminiscencias de la poesía de Antonio Machado (un extracto de sus Galerías abre la novela). Pero los materiales con los que el autor construye su obra van más allá, y va a convertir Quintanaopio en su Macondo particular.

Afiador en Noia, A Coruña, en 1926
Autora: Ruth Mathilda Anderson

Porque como novela coral, en la que el escenario y el conjunto de gentes que lo pueblan se convierten en un personaje conjunto, el valle de Caderechas y la villa de Quintanaopio van a deber mucho a ilustres parroquias gallegas, como San Salvador de Cecebre, en la que transcurría El bosque animado, de Wenceslao Fernández Flórez; o San Xoán de Esmelle, en la que residían Merlín e Familia, de Álvaro Cunqueiro. 

Como gallego y amante del realismo mágico, no puedo sino regocijarme al encontrar un homenaje tan sentido y tan evidente a Álvaro Cunqueiro, para muchos el padre del género -o al menos aquel que supo recoger una tradición oral popular y convertirla en género literario- en la figura de Don Cunqueiro, el mago de Mondoñedo (como el propio Cunqueiro) uniéndolo además al personaje de Merlín e Familia al caracterizarlo como epígono de Merlín y reproducir el esquema del libro original (a casa de Merlín se presentaba gente para consultarle problemas, que el mago enfrentaba con su infinita sabiduría). 

El realismo mágico no termina ahí, sino que la fantasía brota de lo cotidiano y los sucesos sobrenaturales se entremezclan con los ordinarios, logrando como dijimos que sean indistinguibles y ambos tengan así la misma credibilidad. Cestos de mimbre con asombrosas propiedades conservantes, ancianas que sellan caminos con dos simples bastones, niños que no crecen, buhoneros que aparecen cuando el pensamiento los invoca sin que se conozca por qué camino han llegado, y hasta una leyenda enmarcada -propia de Las mil y una noches o de Los cuentos de Canterbury-, que implica a Don Cunqueiro, un malvado genio llamado Mirabel y a dos jóvenes amantes en la lucense costa de Foz, son algunos de los prodigios que se convierten en vivencias mundanas para los vecinos del valle de Caderechas.

El Mirabel es también una deliciosa variedad de ciruela  [fuente]

Como novela costumbrista, o como retrato de un modo de vida tradicional, y de la intrahistoria de una serie de personajes, Pájaros y brumas muestra una serie de tipos de extracción popular, reconocibles e identificables como propios: el indiano que ha retornado rico e ilustrado de América, el párroco, los guardias civiles, los diversos vecinos con sus oficios manuales y, en un mirada a esa sociedad del pasado rica en oficios ambulantes, afiladores, buhoneros y segadores llegados desde Galicia (castellanos de Castilla, tratade ben ós galegos...)

La novela de José María García González tuvo para mí mucho de serendipia, de convertir en certezas historias antes sugeridas. En la figura de Luciano, el joven afilador gallego que visita el valle de Caderechas ejerciendo de afilador, reconozco a los afiladores (y paragüeiros) que, desde tierras ourensanas, recorrían el norte peninsular empujando su rueda y hablando su barallete, y que mi padre me contó que alcanzaban su pueblo de la sierra de Calamocha, en Teruel.

En su ritmo narrativo, Pájaros y brumas es una lectura de medio tiempo, plácida, que se beneficia del sosiego que le inyecta el tanto el tono ensoñador de los pasajes más líricos como de la oralidad y del carácter popular de los recuerdos de Marcelo Gumbela. El léxico es escogido, sin excesos, y la construcción del texto intenta no estirar demasiado las oraciones, para no lastrar la lectura. En este aspecto, al igual que en la habilidad para dotar a cada personaje de una voz propia en los diálogos, se percibe la búsqueda de la expresividad, pero también el deseo de mantener la sencillez, de huir del artificio.

Las manzanas, elementos narrativos de la novela, son
también un motor económico del valle de Caderechas [fuente

A través de la memoria de Marcelo y de la intrahistoria de las gentes de Caderechas asistimos también a un ejercicio de costumbrismo e incluso de etnografía: las labores agrícolas regidas por los ciclos lunares, la taberna como lugar de reunión, las festividades populares, la hospitalidad, la vestimenta, la dieta, los oficios... un montón de pequeños detalles, incluso si dan lugar a escenas brutales y desagradables, por los que vamos pasando de mano del autor y sus personajes para conocer un poco más de un pasado que merece la pena conservar como memoria de lo que fuimos.

El resultado es una invitación a la nostalgia, a recordar el mundo de muchos de nuestros padres y abuelos que, si no fue mejor que el nuestro, en narraciones como esta Pájaros y brumas, al menos aparece más puro y más pleno, aún cuando relate injusticias, sufrimientos y crueldades. José María García González ha tardado en sacar su obra a la luz, pero lo ha hecho con una novela de lectura agradable, para disfrutar sin prisas, reconstruyendo las historias (y haciéndolas reales, por prodigiosas que sean) de gente común, ya desaparecida y olvidada, de un pequeño rincón del mundo rodeado de manzanos y cerezos en el angosto valle de Caderechas.





El autor de la cubierta y de las ilustraciones interiores es Jesús Cisneros.

Al final del volumen se incluye una relación de personajes en la que se resumen los datos principales sobre cada uno de ellos.


DÓNDE CONSEGUIRLO: 

Pájaros y brumas puede adquirirse en Amazon, en formato digital, por 3,99 euros.


ENLACES DE INTERÉS:

El último Dodo: Página web, Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.


FICHA TÉCNICA:

Pájaros y brumas
Autor: José María García González
Editorial: El último Dodo
Páginas: 220
ISBN: 978-84-697-4374-4
Formato: Rústica, eléctronico


Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes