6 de abril de 2018

Coraline: Neil Gaiman en Galego con Urco Editora

Cando Coraline chegou a aquela nova casa, non podía imaxinar o que agardaba por ela detrás da porta cegada da sala.

Calquera cativa podía imaxinar un cuarto oculto, un rocho cheo de misterios e cousas vellas, mais outro edificio idéntico ao dela? Non, iso estaba alén da súa imaxinación.

Así e todo, non era idéntico de todo. Nese outro mundo alén da porta fechada da sala había algo raro e excéntrico, especialmente se se tiña en conta que o gato negro do xardín falaba e todos os seus habitantes humanos tiñan botóns cosidos no lugar onde deberan de estar os seus ollos.

Coraline, de Neil Gaiman, Urco Editora

A edición de Coraline por parte de Urco Editora supón un fito salientable: a publicación, por vez primeira en lingua galega, da obra dunha das voces máis senlleiras do xénero fantástico contemporáneo. Escritor, guionista de banda deseñada, cine e televisión, o británico Neil Gaiman xa se pode ler en galego, co esforzo de Urco e cunha tradución de Tomás González Ahola. A capa desta edición, de 150 páxinas ─Coraline é unha novela curta, que se le nunhas poucas horas─ é un deseño de Xosé María Picón

Coraline é unha historia de fantasía, protagonizada por unha nena, Coraline Jones ─non Caroline, malia que moitos teñan a teima de lle chamar así─, que non é feliz coa súa nova vida. Ven de mudarse cos seus pais a un novo predio de apartamentos, onde viven uns inquilinos ben estraños: o señor Bobo, un inmigrante do leste de Europa que supostamente adestra en segredo un circo de ratos, e as señoritas Spink e Forcible, dúas anciáns gordechiñas, antigas actrices que agora viven rodeadas dunha manda de cans Terrier escoceses. 

A Coraline non lle gusta a súa nova casa, nin que os seus pais estean todo o día a traballar cos seus ordenadores e non teñan tempo para ela, nin os xantares vexetarianos que cociña o seu pai, nin o uniforme cincento do seu novo colexio, nin non acadar nunca o que quere. As súas exploracións lévanna unha e outra vez á unica porta da casa que está sempre pechada. Unha porta que polo día está cerrada con tixolos, pero que á noite se abre a un mundo fantástico onde ten outra familia e outra casa. Onde a súa Outra Nai cociña todo o que lle gusta, o seu Outro Pai ten todo o tempo para xogar con ela e onde pode ter todo canto lle pete. Claro que na vida non cómpre acadar sempre o que un quere, e as cousas ás veces non son tan marabillosas como semellaban ao principio.

Coraline, de Neil Gaiman, Urco Editora

Coraline é unha nova viaxe do heroe, con todas as súas fases e todos os seus elementos. Pero, coma sempre ocorre na fantasía, o que importa non é a estructura subxacente á historia, que sempre é a mesma, senón como está contada. Gaiman toma reminiscencias de Alicia no país das Marabillas, do Pinoccio de Collodi ─en tanto, como aquel, a súa novela ten un aquel monitorio─ e de tantos antecedentes semellantes para conformar unha nova aventura na que Coraline, guiada e acompañada por un gato capaz de viaxar entre os mundos, non só terá que regresar a casa, senón tamén restablecer a orde e rescatar aos seus pais do Mal que espertou coa súa ousadía. 

A fantasía é, á vez, a orixe e a solución dos problemas de Coraline. Gaiman crea así unha historia redonda, ateigada de elementos simbólicos ─a chave que abre a porta entre mundos, e cuxa posesión garante o acceso entre eles; a porta, o pozo, os botóns coma ollos, como teñen os ursiños de peluxe e as bonecas de farrapo...─ que coma toda viaxe do heroe ten un compoñente iniciático e de maduración. Coraline aprende que a verdadeira felicidade non consiste en ter todo o que se desexa, e podese dicir que a novela de Neil Gaiman agocha así una certa intención moralizante. 

O texto non carece de humor, negro e ácedo moitas veces, con figuras bufonescas como o Señor Bobo ou outras máis elegantes coma o Gato, verdadeiro Virxilio da historia ─un papel semellante para este animal, o de misterioso e autosuficiente viaxeiro entre mundos, podémolo ver dende o Gato de Cheshire da Alicia de Lewis Carroll ata o Jim-Jim da serie xuvenil O mundo secreto de Basilius Hoffman, de Fernando Cimadevila─.

Coraline é unha novela divertida, lixeira e cun doble nível de lectura que permite o seu desfrute por lectores de calquera idade. A influencia doutro ilustre británico, Roald Dahl, é moi notable no texto, tanto pola complicidade do autor coa protagonista e co mundo da infancia en xeral, como pola crítica social cara os adultos e a súa obsesión co traballo, que os leva a desantender ás súas crianzas. De tal xeito que Coraline pode convertirse nunha novela perfecta para ler e partillar en familia.


Coraline, de Neil Gaiman, Urco Editora

Coraline foi adaptada ao cinema no ano 2009, no filme homónimo, titulado en España Los mundos de Coraline. O filme emprega varias técnicas de animación, tanto por ordenador como stop-motion, e foi un éxito de crítica e público, acadando unha grande recadación e o nomeamento á mellor película de animación para os premios Óscar e Globo de Ouro.

A cinta introduce moitos e moi sustanciais cambios con respecto á novela, como a figura de Wibie, o neno amigo de Coraline, que na novela apenas está suxerido, e aquí é un personaxe importante. Ou a presenza dunha boneca que reproduce a figura de Coraline, que a Outra Nai emprega para espiar á cativa, e que na novela non existe. Mesmo o tamaño da porta, que na novela é unha porta normal, e que na película é unha portela pequena, o que fornece a súa semellanza con Alicia no país das Marabillas. O director, Henry Selick, xa se encargara antes doutras produccións como The Nightmare Before Christmas o James And The Giant Peach, e fixo un bo traballo adaptando a obra de Gaiman, encargándose tamén do guión. 



Coraline pode atoparse na páxina de Urco Editora ou nas librarías do país.

ISBN 978-84-16121-91-5
Data de publicación: 01/12/2017
Prezo: 12,50€

Compártelo:

5 de abril de 2018

Cine y literatura - Ilustres cameos de escritores y directores

Cameo: 

Aparición breve de una persona conocida en una película o vídeo, normalmente representándose a sí mismo o a un personaje sin nombre que puede no tener importancia para la trama. Normalmente, el actor ni siquiera aparece en los créditos. En sentido amplio, el término también se refiere a elementos inanimados que aparecen de forma reiterada en una película o una serie de películas.

Tomo la definición de la Wikipedia, puesto que Cameo, hoy por hoy, es un término no recogido por la RAE [En inglés significa piedra labrada en relieve, como la palabra castellana camafeo]. Es un concepto muy amplio, pues no siempre se hacen sin acreditar, unos son más extensos que otros, en algunos el protagonista se interpreta a sí mismo y en otros a un personaje anónimo... es decir, que no hay un criterio único para definir qué es un cameo y qué no lo es. A veces son tan discretos como fotos, cuadros, apariciones en una tv... y en otras ocasiones el autor tiene varios minutos de protagonismo. Es virtualmente imposible reconocerlos todos, tan comunes como son.

Alfred Hitchcock cameo Frenzy Frenético
Alfred Hitchcock, entre la multitud en Frenético (Frenzy) [fuente]

No he podido, o no he sabido, rastrear el origen de esta práctica, ni he encontrado una fuente fiable sobre quién fue el pionero o cuándo comenzó a generalizarse. Así que me atrevo a atribuirle el honor (y si me equivoco lo siento) de popularizar este arte a Sir Alfred Hitchcock, que además de ser un genio del suspense y uno de los grandes maestros del cine, tomó por costumbre interpretar pequeñísimos papeles en todas y cada una de sus películas. En Youtube, como no, disponéis de un montón de vídeos que los recogen:




En cualquier caso, los cameos siempre resultan un aliciente añadido a las películas, y también a las series de televisión. Aparecer en The Simpsons o Family Guy, es motivo de orgullo y un símbolo de reconocimiento, aunque en tu intervención seas ridiculizado o recibas un retrato poco favorable, cosa que probablemente ocurra. Por The Simpsons han pasado Gore Vidal, Tom Wolfe, J.K. Rowling, John Updike, Ray Bradbury, Tom Clancy, Neil Gaiman, Alan Moore, H.P. Lovecraft, Edgar Allan Poe... este blog recopila muchos ejemplos.

Stephen King cameo The Simpsons

Algunas productoras, como Disney o Pixar [que ahora también es Disney :D] hacen aparecer a los protagonistas de unas de películas en otras, y encontrarlos se convierte en una diversión más para sus fans. Martin ScorseseFrancis Ford Coppola son grandes aficionados a los cameos, para los que recurren a menudo a sus familiares y amigos. En este enlace tenéis un montón pertenecientes a la saga El Padrino (The Godfather)Stan Lee no puede faltar en las cintas de superhéroes de la Marvel. Kevin Smith da vida a uno de sus personajes más célebres, Silent Bob (Bob el silencioso en castellano), que solo dice un par de frases en cada peli.

El Padrino 3 cameo
Mamá Scorsese en El Padrino III, La señora Scorsese era una habitual
en las películas de su hijo Martin (Casino, Uno de los nuestros...)

Hoy hablaremos de pequeñas apariciones en cine y televisión protagonizadas por escritores y por directores de cine. Pues la relación entre la literatura y el cine siempre ha sido estrecha, y no han sido poco los literatos y cineastas que se han prestado a aparecer fugazmente en películas basadas en libros escritos por ellos, o en cintas de su autoría, o en trabajos de amigos.

Stan Lee TBBT The Big Bang Theory
Stan 'the man' Lee, con el reparto de The Big Bang Theory. Excelsior!

Debo reconocer, antes de continuar, que soy un copión, y cuando veo una idea que me gusta me la apropio sin dudarlo. Así que es de justicia que reconozca la inspiración para esta entrada en el magnífico blog de David Sánchez, Las lecturas de Mr. Davidmore, en el que acostumbra a hacer listas de cuestiones relacionadas con la literatura (libros favoritos de escritores, poemas musicados, libros ambientados en determinados lugares, mejores libros según diversos criterios...). Como me parece algo ameno, divertido y que puede resultar de interés, me permitiré emularle con este listado de cameos. 

Veremos unos cuantos, y me gustaría dejaros abierta la puerta para que aportéis otros casos que conozcáis, de manera que la lista se pueda ir ampliando:

1. Stephen King, el rey del cameo


Si hay un escritor que se ha prodigado en la pantalla, sin duda es de Maine y se llama Stephen King. Ha intervenido en tantas series y películas que haría falta una entrada para él solo. Pero ya la han escrito otros :)  Salvo un par de excepciones, hace cameos en cintas basadas en obras suyas, y ha sido, entre otros, sacerdote en Pet Sematary (Cementerio de animales), guardián de cementerio en Sleepwalkers (Sonámbulos), camionero en Creepshow 2, farmacéutico en Thinner (Maleficio), abogado en un anuncio televisivo en Storm of the Century (La tormenta del siglo) o un hombre que intenta usar un cajero automático en Maximum Overdrive (La rebelión de las máquinas).

Stephen King Knightriders
Stephen King y su mujer Tabitha, entre el público de Knightriders,
de George A. Romero, basada parcialmente en un relato suyo.

En la televisión lo hemos visto como conductor de autobús en Stephen King's Golden Years, como lugareño que toma un café en Under the dome (en la segunda temporada vuelve a salir), como un motorista llamado Bachman en Sons of Anarchy o como Teddy Weizak en The Stand (Apocalipsis).

Stephen King Under the Dome La cúpula cameo
El rey del terror se toma un café en Under the Dome

Ha aparecido en Family Guy, y por supuesto en The Simpsons, serie en la que sus novelas y relatos han inspirado numerosos argumentos y bromas, en particular en los Especiales de Halloween («sin tele ni cerveza Homer pierde la cabeza»).

Stephen King The Simpsons cameo
En The Simpsons, King está escribiendo una truculenta biografía de Benjamin Franklin.

En alguna ocasión ha ido más allá del simple cameo, como en Creepshow, en la que protagonizaba la historia titulada The lonesome death of Jordy Verrill, interpretando a un granjero con pocas luces que encuentra un meteorito. 

2. Joe Hill


Y del tal palo, tal astilla. Aunque, siendo justos, Joe Hillstrom King aún no era escritor por entonces, podemos verlo en la ya mentada Creepshow, en la que su papá se encargó del guión, interpretando al niño cuyo padre le requisa el ejemplar de la revista que da título a la película, en la historia que sirve de hilo conductor a las demás.

Creepshow Joe Hill
El angelito no deja que su padre se salga con la suya tan fácilmente. 

3. Kurt Wonegurt


El escritor de Ciencia-Ficción que puedes reconocer que lees sin tener que justificarte, autor de Matadero cinco o Las sirenas de Titán, se autointerpreta en la comedia de 1986 Back to School (Regreso a la escuela). En ella, Rodney Dangerfield da vida a Thorton Mellon, un millonario que decide regresar a la universidad para acompañar a su hijo. Una vez allí, y acostumbrado a que el dinero lo compra todo, no da palo al agua, y sus trabajos se los hacen otras personas. Cuando su hijo le pregunta cómo piensa hacer el trabajo sobre Kurt Wonegurt, si ni tan solo se ha leído un libro suyo, la respuesta es sencilla:



Pero lo más gracioso es que la profesora piense que, quien quiera que haya hecho el trabajo, «no sabe absolutamente nada sobre Kurt Wonegurt»... Por cierto, en la cinta podéis ver también a un joven Robert Downey Jr. mucho antes de Iron Man.

4. Peter Benchley


En la reseña de Jaws (Tiburón) ya vimos que la exitosa película de Steven Spielberg se basa en una novela homónima de este escritor. En la cinta, el escritor aparece interpretando a un reportero de televisión, que cubre la noticia de los ataques del escualo en las playas de la hasta entonces tranquila Amity Island.

Peter Benchley Tiburón Jaws

Que en el libro es Amity Beach y no es una isla, pero eso no viene a cuento ahora.

[Actualizado a 28/05/15] En la reseña de Tiburón blanco hablamos de su adaptación a miniserie televisiva, titulada Creature (La Criatura). En ella, Peter Benchley vuelve a aparecer, en esta ocasión interpretando a un turista adinerado que participa en la pesca de una hembra de tiburón, y cuyo barco de alquiler es atacado por la criatura, que mata al capitán del mismo. 



5. Dan Brown


El creador del fenómeno superventas The Da Vinci Code (El código Da Vinci) tiene su cameo en la adaptación al cine de su best-seller. Tan modesta y tan breve que pasa completamente desapercibida si uno no está ojo avizor.

Dan Brown Código da Vinci cameo

En la firma de ejemplares posterior a la conferencia en la que hace su primera aparición el protagonista, el profesor Robert Langdon (Tom Hanks), Dan Brown puede verse al fondo, portando el libro de Langdon en la mano, con su atuendo característico: americana de tweed y jersey de cuello vuelto. Un simple extra sin línea de diálogo. [La resolución de la imagen no ayuda a reconocerlo, lo lamento]

6. Arthur C. Clarke


De nuevo un autor que interviene en una cinta adaptada de una de sus novelas. En 2010: The year we make contact (2010: Odisea Dos), podemos ver a Sir Arthur C. Clarke en dos ocasiones.

En la primera de ellas, como ya comentamos en la reseña de su libro, Sir Arthur está sentado plácidamente en un banco ante la Casa Blanca, a la izquierda del plano, dando de comer a las palomas, mientras los personajes principales hablan de cuestiones importantes para la trama.


Arthur C. Clarke 2010 cameo


En la segunda, comparte con Stanley Kubrick, director de 2001: A Space Odissey (2001: Odisea en el espacio), la portada de la revista Time, en la que están caracterizados como los presidentes de los Estados Unidos de América y de la Unión Soviética.


Arthur C. Clarke Stanley Kubrick 2010 cameo


7. Stephenie Meyer


La responsable de la saga Crepúsculo tiene también pequeñas apariciones en los filmes basados en sus libros de vampiros. En la primera entrega, Twightlight (Crepúsculo), figura escribiendo en un portátil en la barra de un café. Según la wikia de la saga, realmente estaba escribiendo, en concreto la última entrega, Breaking Dawn

Stephenie Meyer Crepúsculo cameo
[fuente: Twightlight wikia]

Y en la citada Breaking Dawn (Amanecer), vuelve a salir, esta vez asistiendo a la boda de los protagonistas.

Stephenie Meyer Amanecer cameo
[fuente: German Twightlighters]

8. Gabriel García Márquez, Juan Rulfo y Luis Buñuel


La pelicula mexicana En este pueblo no hay ladrones, dirigido por Alberto Isaac en 1965, es una adaptación del relato homónimo de Gabriel García Márquez. Y cuenta con tres cameos de lujo:

El propio Gabo, que hace de taquillero de cine.



El mexicano Juan Rulfo, que juega al dominó en el café.

Juan Rulfo En este pueblo no hay ladrones
[fuente: Crear en Salamanca]

Y el cineasta español Luis Buñuel (que desarrolló gran parte de su carrera en México, pues su estilo era inconcebible en una España bajo la dictadura franquista y sometida a una férrea censura), que interpreta al sacerdote del pueblo.



La cinta cuenta además con la participación de los realizadores Alfonso Arau y Arturo Ripstein, de los dibujantes Ernesto García Cabral y Abel Quezada, o del crítico de cine Emilio García Riera.

9. Camilo José Cela


El último premio Nobel español, creador del tremendismo y mala persona en términos generales, aparece como el personaje Matías Martín en la versión fílmica de su novela coral La colmena. Dicho personaje, un «inventor de palabras», no existe en el original. Por cierto, el escritor fue doblado por un actor profesional, pues parece ser que su dicción no era la mejor de las posibles.




[El escritor Joshua BedwyR (En un mundo azul oscuro, La mente perversa), nos regala dos aportaciones, y hasta nos adjuntó los vídeos. Muchas gracias!]

10. Ken Follet


El best-seller man británico aparece en la serie televisiva que adaptó su obra más popular, Los pilares de la Tierra (The Pillars of Earth). Podemos verle con su pelo blanco y hablando con su perfecto inglés de University College, interpretando a un amigo de la familia del protagonista, Jack Builder.




11. Terry Pratchett


Que interviene en la adaptación, en forma de serie televisiva, de una novela suya, Going Postal, perteneciente al longevo ciclo Mundodisco. En ella, interpreta a un cartero, compartiendo plano con Charles Dance (Tywin Lannister en Game of Thrones).





12. Michael Ende


El alemán se interpreta a sí mismo en la adaptación de su novela Momo, en la película homónima dirigida por Johannes Schaaf en 1985. En el epílogo de su libro, Ende narra cómo un desconocido le contó, en un tren, la historia que él convirtió en novela, y cómo nunca más volvió a verle. En la cinta, el desconocido es el Maestro Hora, y está interpretado nada menos que por John Huston.




13. Susan E. Hinton



Rebeldes (Outsiders) fue un éxito tanto como novela como en su adaptación cinematográfica, en la Francis Ford Coppola dio al cine una nueva hornada de actores que se conoció como la generación Rebeldes. Tom Cruise, Patrick Swayze, Rob Lowe, Matt Dillon, Ralph Maccio, Emilio Estévez y C. Thomas Howell encarnaron a los jóvenes protagonistas en una versión bastante fiel al original. Versión que dicen entusiasmó a la escritora, quien no dudó en participar en la cinta encarnando a la enfermera que atiende al convaleciente Dallas (Matt Dillon) en el hospital.



14. Elvira Lindo


La escritora española, además de convertirse en su propia creación más popular, el niño Manolito Gafotas, al que interpretó durante muchos años en la radio, ha tenido apariciones en varias películas y series de televisión, luciendo siempre la locuacidad por la que es conocida.

Elvira Lindo Año Mariano

En la cinta Año Mariano, dirigida en el 2000 por Juanjo Landa, se interpreta a sí misma, siendo entrevistada por una unidad móvil de televisión, como «Escritora fiel» captada por la surrealista secta mariana en torno a la cual gira el argumento de la película.

Elvira Lindo Planta Cuarta

En Planta 4ª, de Antonio Mercero, interpreta a una enfermera de la unidad de oncología infantil en la que transcurre la acción.

Y en la recordada sitcom española Siete Vidas, emitida por Tele5, participó en el episodio 8x05, titulado «Regreso de Benidorm», interpretando a la propietaria de una cafetería recién inaugurada en el barrio que suponía una dura competencia al Casi ke no, el local de uno de los personajes de la serie.


Eso en cuanto a los escritores. Ahora vamos con los cineastas, siempre dispuestos a colarse en las producciones propias y ajenas:

1. Tim Burton


El excéntrico y personalísimo director interpreta a otro realizador en la comedia romántica Singles (Solteros), dirigida por Cameron Crowe en 1992, ambientada en Seattle en la efervescencia del movimiento Grunge, y en la que también tienen un hueco las bandas Pearl Jam y SoundGarden.

Tim Burton Solteros Singles


Y aunque el cineasta que encarna Burton está llamado a ser «el nuevo Martin Scorsese», en realidad se encarga de rodar vídeos de presentación para agencias matrimoniales (para los jóvenes, una cosa que existía antes de Meetic o eDarling).



No os perdáis su vídeo: un batiburrillo sin sentido con escenas de diversas películas famosas.

2. Francis Ford Coppola


Antes ya dijimos que Coppola es aficionado a los cameos. En su controvertida y hoy reconocida como obra maestra Apocalypse Now, podemos verle dar vida a un realizador televisivo con pocos escrúpulos, más preocupado de que los soldados americanos queden bien en pantalla que de reflejar la realidad. 

Coppola Apocalypse Now cameo

3. David Lynch


Ya hablamos en la reseña de Dune, de Frank Herbert, de la versión fílmica que firmó Lynch, y del resultado final, con el que el director nunca estuvo satisfecho, lo que le llevó a desentenderse de ella. Como sea, en esta controvertida cinta, con categoría de película de culto pese a su fracaso comercial, Lynch se reserva una pequeña aparición, como trabajador de una cosechadora de especia, que habla por radio con el ornitóptero en el que viajan el Duque Leto Atreides y su hijo Paul.




4. Steven Spielberg


Al rey Midas le gusta divertirse y aparecer en las películas de sus amigos. Por ejemplo, hemos podido verlo, casi irreconocible, en Granujas a todo ritmo (The Blues Brothers), de John Landis, interpretando a un pobre funcionario al que Jake y Elwood interrumpen en su pausa para el almuerzo. Claro que después irrumpen en la oficina un tropel de policías y soldados persiguiendo a los dos hermanos Blues.

Steven Spielberg The Blues Brothers cameo

En Gremlins, de su gran amigo Joe Dante, lo vemos en una convención de inventores, montado en una especie de cuadriciclo, compartiendo escena con Robbie, el robot de Forbidden Planet, con la mítica máquina del tiempo de El tiempo en sus manos de George Pal, y con el compositor Jerry Goldsmith ─responsable de la banda sonora de la película─ vestido de cowboy.

Steven Spielberg Gremlings cameo

Además de hacer de sí mismo ─y de autoparodiarse─ en la secuencia inicial de Austin Powers 3: Goldmember:

Steven Spielberg Austin Powers 3 cameo


5. Joe Dante


Ya que hablábamos de este director, todo un especialista en cine fantástico, responsable de algunas de las producciones más exitosas de los 80 y respaldado habitualmente por su amigo Spielberg, vamos a verlo en Gremlins 2, dirigida por él mismo...

Joe Dante Gremlins 2 cameo

...y en Superdetective en Hollwywood 3 (Beverly Hills Cop 3), una verdadera mina de cameos.

Joe Dante cameos


6. George Lucas


Seguimos en la misma cinta, y con otro amigo de Spielberg, el creador de la sagas Star Wars e Indiana Jones. Aquí interpreta a un visitante a un parque de atracciones que se queda con un palmo de narices cuando Axel Foley (Eddie Murphy) se cuela delante de él y de la chica que le acompaña en la cola de una de las atracciones, para perseguir a los villanos.

George Lucas cameos

Superdetective en Hollywood 3, que no alcanzó el éxito de las dos entregas anteriores, debió de ser, sin embargo una verdadera fiesta en el rodaje, pues también hacen pequeños papeles otras personalidades del cine, como el experto en animación stop-motion Ray Harryhausen.



7. Frank Oz


Este director y marionetista ─trabajó mucho con Jim Henson y su currículum incluye la marioneta del Maestro Yoda en El Imperio Contraataca─ ha intervenido en un montón de películas con pequeños papeles.

Para comenzar, volvemos a Granujas a todo ritmo (The Blues Brothers), para verlo como el funcionario de prisiones que le entrega a Jake Blues sus efectos personales cuando sale de prisión, lo que incluye un preservativo sin usar y uno usado.

Frank Oz cameos

Otra comedia del mismo director, John Landis, es Entre pillos anda el juego (Trading Places), de 1983, en la que Oz interpreta al oficial de policía que incauta a Louis Winthorpe III (Dan Aykroyd), la droga que le han colocado encima para incriminarlo. Su frase es memorable: «Esto es PCP, polvo de ángel. ¿Sabes lo que le hace a los niños?»

Frank Oz cameos

Y totalmente irreconocible, en Dentro del Laberinto (Labyrinth), película en la que trabajó como marionetista, e interpretó además al Hombre Sabio.

Frank Oz cameos


8. Alejandro Amenábar (y Mateo Gil)


El director español ─y el guionista que colaboró con él en cuatro películas─ han homenajeado a su gran referencia, Alfred Hitchcock, emulándole en muchos aspectos. También en el de los cameos.

En su primer largometraje, Tesis, su aparición era muy sutil. Simplemente sus nombres aparecían en el listado de personas que habían usado la cámara con la que se habían grabado los asesinatos que estaban en el centro de la trama, y que eran, por tanto, sospechosas.

Para su segunda cinta, Abre los ojos, hacían una aparición fugaz, entrando en los baños de una discoteca y burlándose del aspecto del protagonista, encarnado por Eduardo Noriega, que se hallaba desfigurado por un accidente de automóvil.

Amenábar cameos


[fuente de las imágenes: blog Películas de culto]


En la tercera, Los otros, ambos aparecen como difuntos, en una fotografía post mortem (práctica muy habitual hasta bien entrado el siglo XX, para mucha gente era la única foto que se tomaba en su vida), junto a un amigo no identificado.

Amenábar cameos

Amenábar haría un cameo en la comedia bufa Spanish Movie, como imagen reflejada en un espejo del humorista Carlos Areces, que interpreta a su vez a una versión paródica de Anton Chigurh (el personaje de Javier Bardem en No es país para viejos, de Joel y Ethan Cohen).


Por el momento lo dejaremos aquí. Googleando un poco hay otras listas similares. Por ejemplo, de escritores tenéis a disposición:




Espero vuestras sugerencias para ir ampliando nuestra lista.


Compártelo:

16 de marzo de 2018

Séptimo de burrería 2: Leyendas del Colt sigue creciendo

En mayo de 2017, en Inicia Literaria quisimos recuperar las viejas y leales novelas del Oeste españolas, las novelas de a duro que Bruguera y otras editoriales publicaron por miles en formato bolsillo, que inundaron los quioscos españoles durante más de cuarenta años y que tanto gustaban al público en una época en la que el western era el género estrella del entretenimiento popular. Y así nació Leyendas del Colt

Leyendas del Colt Inicia Literaria

En mayo del 2017, comencé a escribir novelas del Oeste con el seudónimo de Kenneth James. Desde ese momento, hablé de él como si fuera otra persona, e incluso le hice una entrevista en este mismo blog. Cuatro novelas ─o novelettes─ y casi un año más tarde, ya puedo valorar lo que ha supuesto para mí ser Kenneth James. 

Leyendas del Colt consta, hasta el momento, de cuatro títulos: Acaba con ellos, Cassidy, ...Y el Infierno le seguía, Luna Comanche y Mientras queden balas. Todos con ilustraciones de cubierta de SamCube, portadista de la colección, cuya aportación al proyecto es inestimable. Cada una de ellas es más extensa que la anterior. La primera es poco más que un relato largo en cinco escenas, supera por poco las diez mil palabras. La cuarta pasa de las veinticinco mil.

Esto quiere decir que Leyendas del Colt ─o Cassidy, para abreviar, pues el diablo irlandés está, por el momento, monopolizando la colección, que en principio está destinada a todos los autores de western, no solo a Kenneth James y a su creación─  me está ayudando a desarrollar «músculo» como escritor, pues uno de mis problemas es darle extensión al texto, darle consistencia. Mis escritos siempre son muy breves, muy escasitos. Y a base de trabajar y de escribir como Kenneth estoy complementando la tarea de escribir como Tomás Rivera.

Me ha permitido también escribir un género que no habría practicado de otro modo. Mi «carrera» como escritor es bastante errática y no demasiado prolífica: algunos relatos y dos novelas cortas de géneros dispares: realismo mágico, costumbrismo, ciencia-ficción... la mayor parte no la publiqué porque pienso que no tiene la calidad suficiente. Bien, pues siendo Kenneth James puedo publicar vaqueradas, que por otra parte me gusta firmar con seudónimo, como ya comenté más veces, para homenajear a los grandes autores de este subgénero: Silver Kane, Curtis Garland, Keith Luger, Clark Carrados... incluso Marcial Lafuente Estefanía, que usó su verdadero nombre, aunque después lo emplearan sus sucesores para seguir firmando sus propios libros.

Leyendas del Colt Inicia Literaria

El western me ha servido, en un ámbito personal, para sentirme más cerca de mi padre, que falleció hará pronto cinco años y que era un gran aficionado a las películas del Oeste y a las novelas de a duro de Estefanía. No era un gran lector y, salvo manuales de fotografía ─su otra gran pasión─, la prensa y bolsilibros, nunca le vi leer otra cosa. Pero pienso que, como Kenneth James, estoy escribiendo novelas que a mi padre le gustaría leer, y que lo haría si tuviese ocasión. Puesto que el western era algo que nos unía ─de niño, como ya conté en la entrevista, vi docenas de películas con él, sentado en en suelo con mi rifle de plástico, mi sombrero y mi placa de sheriff─, escribir y publicar Leyendas del Colt me ayuda a recordar buenos momentos para mí, como ver Los siete magníficos o Raíces profundas en la tele con mi padre tantas veces como las repusieran, o la ilusión que le hacía vernos abrir los regalos de Reyes y descubrir el Madelman trampero o el Fuerte de Comansi.

La serie Leyendas del Colt está disponible gratuitamente o en pago social ─esto va en los días─ en Lektu. Por mi parte, espero que sigamos creciendo juntos. 

Compártelo:

13 de marzo de 2018

La mano del muerto - Jaume Vicent

Jericho Hills es una pequeña comunidad fundada por un grupo de fundamentalistas protestantes con la esperanza de establecer en el Nuevo Mundo un lugar donde vivir siguiendo las leyes de Dios.

Con la fiebre del oro, la tranquila población de frontera se acabó por convertir en un nido de víboras. Mineros, buscavidas, prostitutas y jugadores han ido cambiando la estampa de la ciudad lentamente.

Frankie Hollyday es un viejo jugador y un pistolero que acude a Jericho Hills para participar en un torneo de póquer y, de paso, visitar a una vieja amiga, Jolie, la dueña del Pearl.

Será entonces cuando, en medio de la agitación del torneo, algo inesperado suceda. El Ojo del Muerto brillará sobre Jericho Hills, sumiéndola en las tinieblas.

La Mano Del Muerto Pulpture Ediciones

Estamos de enhorabuena: Pulpture amplía su catálogo de Dime Novels y lo hace con una Coleccion Western de la cual La mano del muerto es el primer número, esperemos que de muchos. La responsabilidad de inaugurar la colección ha recaído en Jaume Vicent, un viejo conocido de la editorial, de quien ya vimos en su día Blackwood: Piel y huesos

La mano del muerto produce la sensación de tener en las manos un viejo y entrañable bolsilibro de Bruguera, tanto por su edición ─un librito de 17x10,5cm. con 99 páginas─ como por el ritmo trepidante y el tono narrativo, que ofrece una historia ligera, lineal y repleta de acción con el claro objetivo de entretener. 

La narración de Jaume Vicent se puede etiquetar dentro del weird west, por combinar una ambientación western con elementos sobrenaturales, en este caso una plaga de zombis. La mano del muerto, que transcurre durante un torneo de póker ─un recurso argumental acertado, pues permite que el escenario esté bien concurrido de «extras» durante los acontecimientos─ en una ciudad de la Frontera que podría ser un trasunto perfecto de la célebre Deadwood, tiene un desarrollo muy cinematográfico y, desde la presentación de este ingrediente weird, desde el momento que sabemos que algo no va bien, la acción se dispara y su ritmo va en aumento, sin detenerse hasta el punto final. 

Varios son los materiales con los que parece construido La mano del muerto. Las vaqueradas españolas de Marcial Lafuente Estefanía, Curtis Garland, Silver Kane..., en el ritmo narrativo y en el tono, aunque aquellas fuesen más limpias, más blanditas. El spaghetti western, con su cochambre, su mugre, sus personajes antiheróicos y sus killcounts desaforados, sin faltar la ametralladora Gatling, por supuesto. La serie Deadwood, con su ambientación oscura y su sordidez, y su idea de ciudad de perdición. Las historias de ciudades sitiadas por zombis o vampiros, como Treinta días de noche. O El pistolero, el primer volumen de La torre oscura de Stephen King, con el tiroteo de Roland y los mutantes en el pueblo de Tull. Incluso el nombre de la ciudad parece homenajear a la batalla de Jericho Hill, crucial para el universo de la saga.

Jaume Vicent Excentrya

Puede decirse que el ritmo y la atmósfera son los puntos clave de la novela de Jaume Vicent. Como dime novel, condicionada por su extensión, no se detiene en detalles y hace que todo se suceda a gran velocidad. Los personajes quedan definidos por unas pocas líneas maestras, igual que los escenarios, y los pasajes de acción se agolpan sin dejar más descanso que el necesario para no saturar al lector. Lo importante es la sensación general de agobio, de oscuridad y de caos, de una ciudad en la que todos luchan por sus vidas contra un terror que no comprenden y que ha caído sobre ellos de repente. 

La mano del muerto es una novela muy violenta y deja escenas muy escabrosas, entre las que destaca la de la iglesia, precedida por un momento álgido para el reverendo ─golpeando muertos vivientes con un crucifijo enjoyado─, irreverente y rebosante de humor negro. Desmembramientos, decapitaciones, evisceraciones, heridas de bala, cabezas destrozadas a palazos, necrofilia, gangrenas... el autor se recrea en el gore, lo que resulta delicioso para los amantes del terror más físico y pringoso. Algo que colabora también a la atmósfera de suciedad que transmite el conjunto de la obra. 

Con apenas 99 páginas y con su sencillez estructural ─el formato no permite tampoco muchas complejidades narrativas─, no es una novela de personajes. El protagonista, Frankie Holliday, es un héroe accidental, un personaje vehicular con el que no se llega a empatizar, porque no es esa su función. Lo importante es que sirva de soporte a la acción, y que tengamos a los diferentes tipos de este tipo de historias: el pistolero, el tahúr, el buscavidas, la prostituta de buen corazón, el sheriff... y que disfrutemos de un par de giros argumentales, de un final que no es del todo como esperábamos y de escenas impactantes como la citada de la iglesia o la persecución en la diligencia acorazada ─como la del remake de El tren de las 3:10 a Yuma─, que podría figurar en el mejor spaghetti western de Sergio Corbucci. 

Jaume Vicent y Pulpture logran lo que se proponían ─y que el autor declara en el prefacio─, que era entretener. Ahora lo que queremos es que la Colección Western tenga continuidad, con o sin componente weird, y seguir disfrutando de historias del Oeste emocionantes, expeditivas y divertidas como esta.


La mano del muerto puede comprarse en La boutique de Zotique

Pulpture, 2017. Castellano. ISBN 978-84-947615-7-7.

Compártelo:

28 de febrero de 2018

La logica de lo absurdo - R.R. López

Una supuesta aparición de la virgen, un preso político chino y una mujer madura de clase media. Entre ellos existe una conexión secreta que puede determinar el destino de toda la humanidad. Acompaña a Hermenegilda, su protagonista, a través de un apasionante viaje por todo el mundo en busca de la clave que descifrará el misterio. Intriga, humor, seres de otras dimensiones, fenómenos paranormales y personajes inolvidables, harán de esta una lectura apasionante que te divertirá y estremecerá.

La historia del matemático indio Srinivasa Ramanujan encierra la clave para salvar el mundo de seres que acechan más allá de las cuatro dimensiones.

La Lógica De Lo Absurdo R.R. López

En enero del 2015, en KindleGarten conocimos a R.R. López con su lovecraftiana Imposible pero incierto, su segunda novela tras Historias que no contaría a mi madre. Han pasado tres años, y no ha parado de escribir, dedicando parte de su obra a una temática tan controvertida como es lo paranormal. Dos libros ─Lo poco que sé del misterio (2015) y Seres de otra dimensión (2017)─ y colaboraciones en medios especializados como Enigmas, Más Allá o Año Cero son suficientes para corroborar que el autor es un gran conocedor del tema. Ahora lo ha desarrollado en la ficción, con La lógica de lo absurdo, o el asombroso viaje de Hermenegilda Ósea, una historia de humor absurdo, aventuras surrealistas y personajes esperpénticos.

El estilo literario de R.R. López tiene referentes claros: uno, irrenunciable, es el español Eduardo Mendoza. Entre los otros es fácil reconocer a Christopher Moore y a Terry Pratchett. El resultado es una narración desenfrenada, donde los acontecimientos se agolpan y se suceden entre situaciones ridículas, confusiones, experiencias extracorpóreas, viajes por el mundo resueltos a velocidad vertiginosa y mucho espacio para el misterio y lo inexplicable.

La protagonista, Hermenegilda Ósea, una mujer de mediana edad que vive ociosa (es la heredera de una empresa de bidés de lujo) sufre una experiencia mística durante la célebre romería de El Rocío, en la que la Virgen le revela su verdadera naturaleza. El hallazgo de un enigmático mensaje en un artículo comprado en un bazar chino la lanzará a un viaje alrededor del mundo, acompañada de Genaro, un prejubilado de banca, y del despreocupado dominicano Lautaro. Una odisea que la expondrá a diversos peligros y terminará por cruzar su camino con el legado del matemático hindú Srinivasa Ramanujan.

Romería de El Rocío
La romería de El Rocío, donde el fervor religioso se confunde con el
fanatismo, es el comienzo de La lógica de lo absurdo

La novela de R.R. López se sirve de una trama alocada, de una sucesión de momentos disparatados que no dan tregua al lector, para realizar un ejercicio de divulgación sobre un tema que no sería justo tildar de paranormal o magufada: la adopción, por parte del cristianismo ─y en particular del catolicismo─ de los cultos femeninos pre-judeocristianos mediterráneos, y de su «camuflaje» y pervivencia a través de la figura de la Virgen María. Así, el autor incluye en la trama varios ejemplos de mitología comparada que resultan creíbles y traslucen el trabajo de documentación que hay detrás. Estos fragmentos cortan un poquito el desarrollo de la acción y, a veces ─como cuando Hermenegilda se enfrasca en Google a indagar sobre el tema─, bordean peligrosamente el infodumping, pero quedan compensados por los dos grandes aciertos de La lógica de lo absurdo: su ritmo vertiginoso y su extensión moderada.

Muchas otros enigmas tienen su espacio en la novela: la teletransportación, el Mothman, el factor Oz, la xenoglosia... que en la novela son reales, tienen su peso en la trama y requerirán, tal vez, un esfuerzo de suspensión de incredulidad por parte de los más escépticos.

Componente paranormal aparte, La lógica de lo absurdo está marcada por su sentido del humor surrealista, sin límites a la hora de ofender o herir sensibilidades, que comienza por la onomástica castiza, de tebeo Bruguera ─Hermenegilda, Genaro...─ y que tanto recurre al costumbrismo, a iconos casposos de la cultura pop como Enrique y Ana o Rafaella Carrá, a la escatología al estilo Borat, como a las metarreferencias al mundo particular del autor, sean el ligre o la aparición de Aikikirikí, el superhéroe sevillano.

La Lógica De Lo Absurdo R.R. López

La lógica de lo absurdo es, por encima de todo, una novela divertida, de humor sin filtros en el que nada está a salvo de la sátira: ni la filosofía china con toda su sabiduría milenaria, ni las ONGs, ni el catolicismo, ni el New Age, ni IKEA ni Eurovisión. R.R. López sabe encontrar el lado absurdo de todo lo que nos rodea ─y de nosotros mismos─ y retratarlo de forma cáustica.

Como comentamos, no es un libro muy extenso, así que se hace ligero y se termina enseguida. R.R. López abre muchas subtramas y por momentos parece olvidarlas, aunque finalmente todo termina encajando sin hilos sueltos. Una especie de Hombres de Negro, un trasunto del falso monje shaolin de Bilbao, un joven matemático chino, un ser de otra dimensión y el mentado Ramanujan, todos confluyen y la historia llega a puerto tras muchos encontronazos, enredos y hasta momentos propios del Slapstick.

Una novela delirante, en resumen, para reírse sin prejuicios, que deconstruye además la literatura de enigmas paranormales ─Dan Brown y similares, que saturó las librerías hace unos años─ buscándole el lado divertido.


La lógica de lo absurdo puede comprarse en Amazon
Página de R.R. López


Compártelo:

26 de febrero de 2018

Cinco años de KindleGarten

Cada 26 de febrero, desde 2013, este blog está de aniversario. Este 2018 cumple su quinto año en Internet. Todo ha cambiado mucho desde entonces, sobre todo Internet, que no tiene nada que ver con la Internet que era cuando abrí KindleGarten. 

La verdad que este quinto aniversario no me hace tanta ilusión como los anteriores, y me ha cogido algo despistado, tanto que me lo ha recordado el aviso de renovación del dominio. Pero bueno, se debe más a tener la cabeza en otras cosas que al cansancio o al desánimo. A fin de cuentas, hace ya tiempo que KindleGarten funciona a base de Slow Blogging, y tan bien.  

Así que ahora toca el tradicional repaso a lo que ha sido este último año, los cambios que ha traído, las mejoras (y mermas) que ha supuesto y, aunque después no se cumplan ni el primero, los planes y previsiones para el año que viene. 

KindleGarten Blog Literario


LAS CIFRAS: YO QUÉ SE YA

Seguimos bien de visitas aunque, desde hace unos seis meses, las nuevas entradas tienen una acogida muy discreta. Algunas no llegan a los cien clicks. He buscado muchas razones internas: pérdida de calidad y/o interés de los contenidos, mal ritmo de actualizaciones, falta de difusión... pero he llegado a la conclusión (acertada o no) de que, simplemente, el tiempo de los blogs ha pasado. De que las redes sociales no acaban de tocar techo y de que siguen acaparando más y más tráfico. El caso es que el descenso es de casi diez mil visitas mensuales, y ahora ronda las veinte mil.

Así, que o te profesionalizas (cada vez son más los que se abren Patreon o similar y buscan suscriptores y mecenas para lograr un soporte económico a su actividad) y te vuelcas en una página muy conectada con las redes sociales, interactúas mucho con el público y le dedicas mucho tiempo o muchas energías, o irás perdiendo visibilidad e importancia poco o poco. Tal vez hasta desaparecer.

Por mi parte no me importa. Sigo haciendo esto por gusto y, como ya dije muchas veces, el día que deje de ser divertido, dejaré de hacerlo y me dedicaré a otra cosa.

En cualquier caso, el mes pasado superamos las 800.000 visitas, y me haría ilusión llegar al millón antes de cerrar.


EL REGRESO A TWITTER

El 31 de marzo del 2017 volví a abrirme una cuenta de Twitter, tras abandonar esa red social en 2014, como había contado en su día.

Y me encontré un Twitter muy distinto al que había dejado. Cuando me fui, tenía más de dos mil seguidores sin hacer nada especial para conseguirlos. Ahora rondo los 180. Antes era una red de gente colaborativa, dialogante, que pedía y ofrecía ayuda, consejos y recomendaciones sobre libros, blogs o cualquier tema, donde se gastaban bromas, se hablaba y opinaba sin miedo... ahora es un campo de batalla, un ring de boxeo de gente atrincherada y radicalizada en sus ideas, donde no puedes decir que te estás tomando un té sin ofender a una persona intolerante a la teína, a dos activistas por los derechos de los recolectores de té de Sri Lanka, a tres que consideran que no estás capacitado para hablar de té y te exigen que te informes, a una que tiene un trauma personal con el té y te manda a pastar (creo que «a pastar» significa «buenas tardes» en Twitter), a otra que te insulta directamente (porque, no sé, tendría mal día en el trabajo y así desahoga, supongo) y a un señor de Murcia que pasaba por allí y al que, mira tú por donde, no le gusta el té.

KindleGarten Blog Literario

Pese a todo, estoy a gusto y, por el momento, estoy sobreviviendo sin salpicarme de esas polémicas que se producen a diario. Diría que el truco está en leer únicamente aquello que te interesa, hablar de tus cosas («yo he venido aquí a hablar de mi libro») con la gente de tu entorno y no meterte en política; no entrar al trapo con gente que no conoces y, sobre todo, no ofenderte a la primera de cambio. Porque la piel fina es el gran problema de Twitter, y creo que detrás de esta facilidad para la ofensa hay intereses creados. Que esta sensibilidad viene fomentada por alguien, que desde determinadas instancias se busca que haya malestar y tensión, que la gente esté alterada y con los nervios crispados. Pero, por encima de todo, quedarse con lo mejor de Twitter: es una fuente inagotable de humor y un reducto del ingenio y de la capacidad de reírnos de todo (empezando por nosotros mismos) que, contra viento y marea, seguimos atesorando los españoles. Que no nos quiten eso también.


EL AÑO DE INICIA LITERARIA

Este 2017 ha sido el año en el que, junto a la escritora, bibliotecaria y bloguera Vanesa Santiago, nos hemos lanzado a la aventura editorial, formando el colectivo Inicia Literaria.

Lo cierto es que, por obligaciones laborales y otras cuestiones de la vida real, no hemos podido darle toda la vida que hubiésemos querido, pero aun así estamos bastante satisfechos con lo conseguido, teniendo en cuenta que somos un proyecto aficionado sin ánimo de lucro, y que distribuimos todos nuestros libros (en formato digital) de manera gratuita.

Inicia Literaria
Hasta el momento, hemos dado vida a tres colecciones: Té en la ventana, que incluye un relato del gran Jaume Vicent; Lady Mallowan, dedicada al misterio, con Leito de cogomelos, nuestro primer ebook en galego; y Leyendas del Colt, donde Kenneth James sigue publicando las andanzas de  Ned Cassidy, el diablo irlandés, con las fantásticas portadas de SamCube.

Tenemos un montón de proyectos para Inicia Literaria, pero la falta de tiempo nos impide dedicarle más atención. Veremos que nos depara para ella este 2018.


EL AÑO DEL WESTERN

Este ha sido también el año en el que me he reencontrado con una vieja afición olvidada: el Western, género que he recuperado en la literatura (gracias, Valdemar Frontera), en el cine y el cómic. Una afición que se ha fortalecido por mi papel como editor de Kenneth James en Leyendas del Colt. Con él comparto muchos recuerdos y muchas vivencias, que casi parecen paralelas (ambos heredamos el gusto por el Western de nuestros padres, y los dos veíamos las mismas películas y tuvimos casi los mismos juguetes, como el Madelman trampero, o la estrella de Sheriff con imperdible y el rifle de plástico que disparaba un corcho sujeto con un cordel).

Leyendas del Colt Kenneth James

Pienso que necesité alejarme del género del Oeste y volver a encontrarme con él para aprender a apreciarlo, y ahora estoy disfrutándolo de nuevo, de una forma diferente a cuando era niño. Y algo importante para mí, me está ayudando a conocer mejor a mi padre. Quiero creer que no es tarde.


EL AÑO DE LAS REVISTAS

2017 ha supuesto para mí el salto al papel, y no una vez, sino tres. Primero tuve la suerte y el privilegio de que el personal de Windumanoth confiara en mí como redactor, y me permitiese participar en sus dos primeros números, que han tenido una acogida espléndida por parte del público.

Después llegó Hyperspace que, en el momento de publicar esto, acaba de ser presentada en la Heroes Comic Con de Valencia, y que muy prontito estará disponible y palpable.

Y por último está Tantrum, una revista de relatos de Ciencia-Ficción en formato de bolsillo, que incluirá un relato de mi autoría y en la que estoy enredado como parte de la iniciativa. Por cierto, podéis suscribiros por 15 euros al año o haceros mecenas, ¡os agraderemos el apoyo!

Tomás Rivera Tantrum

Y EL AÑO DE LA RADIO

En cuanto a las ondas, continúo colaborando quincenalmente en el programa El Sótano, que en el verano de 2017 ha experimentado un cambio más que importante, pasando de ser El Sótano de OMC Radio a ser El Sótano de Radio Belgrado.

Ahora el formato es más cómodo y más ágil: ha pasado de ser un magazine a ser una serie de programas monográficos más orientados al podcast. Y, pese a no quitarnos el sanbenito del «Explicit» que nos coloca Ivoox en cada emisión, podemos enorgullecernos de estar entre los 250 o 300 espacios más escuchados de la plataforma.

Cada quince días, charlo durante dos horas con el Señor Darth sobre cine y literatura,y repasamos alguna película o alguna novela de nuestros géneros preferidos: ciencia-ficción, fantasía, terror, western...

El Sótano de Radio Belgrado

Este medio, la radio (o el podcast, una radio sin ondas) me parece una forma de expresión más interesante que el vídeo, al menos para mí, que vengo de una generación en la que la radio siempre estuvo muy presente. Así que la prefiero a Youtube u otras plataformas, y creo que pueden (y deben) convivir.


¿Y QUÉ VIENE AHORA?

No lo sé. Tengo contenidos para docenas de artículos de las nuevas secciones que anuncié hace poco. Tengo reseñas pendientes de varias novelas y un montón de ideas para entradas nuevas.
Lo que no tengo es tiempo.
Así que no sé lo que va a pasar.

Por ahora seguiré publicando entradas sin periodicidad, como hasta el momento, y más adelante ya se verá. Como sea, el poco tiempo libre que me dejan el trabajo remunerado y las otras tareas del mundo real, intentaré dedicarlo también a desbloquear algunas cosas que tengo pendientes desde hace un montón, como ese libro recopilatorio de las entradas sobre viajes en el tiempo que no para de crecer y que nunca logro completar, o a otras labores no relacionadas con la literatura ni la vida digital, como recuperar la guitarra, que la tengo olvidada y tomando polvo, o ponerme un poco en forma.

Así que esto es todo por ahora. Gracias, como siempre, a todos los lectores y lectoras habituales del blog, y también a los que pasáis ocasionalmente por aquí. ¡Quién sabe si dentro de un año estaremos aquí de nuevo, celebrando un sexto aniversario!


Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo