24 de mayo de 2017

Inicia Literaria, comenzando un nuevo proyecto

Escribo esta entrada con la ilusión y con el entusiasmo que proporcionan emprender un proyecto nuevo, que acaba de arrancar el 22 de mayo, del que formo parte y que hoy os presento: Inicia Literaria.


Inicia Literaria somos un colectivo informal de personas con un interés común por la literatura en todas sus formas: tanto la lectura como la creación, la crítica y el estudio literarios.

Por ello, hemos decidido unirnos para crear un sello común en el que publicar todos aquellos textos que escribimos y hemos ido reuniendo a lo largo del tiempo, tanto relatos como novelas, como crítica y estudios sobre literatura. De esta forma creamos también sinergias de trabajo, compartimos ideas y tareas e intercambiamos conocimientos.

Inicia Literaria nace como proyecto no lucrativo, y todas nuestras publicaciones estarán disponibles en la plataforma Lektu en la modalidad de «Pago Social»: Descarga gratuita a cambio de un tuit o una entrada en Facebook contando que se ha descargado el libro.

El colectivo está abierto a colaboraciones, y quien quiera publicar sus escritos a través de Inicia Literaria puede hacerlo, de acuerdo a unas cuantas condiciones sencillas que hemos establecido.

Por ahora, hemos dividido nuestro catálogo en cuatro colecciones:


Leyendas del Colt 


Novelas de bolsillo del Oeste. El espacio para la literatura de quiosco, el pulp y las novelas de a duro. Novelettes breves para divertirse sin complejos, porque en Inicia Literaria apreciamos la literatura popular, escrita para ser leída.

Lady Mallowan


Historias de misterio, crimen y suspense, novela negra, detectivesca y policíaca, siempre en homenaje explícito a La Más Grande: Agatha Christie. Con el título de la colección recuperamos el nombre con el que no pudo firmar sus obras, pese a ser Dama del Imperio Británico.

Té en la Ventana


Aquí van esas historias emocionales de narrativa general que no importan a nadie sobre hombres que toman el té mientras ven llover a través de la ventana y piensan en su madre. La colección está inspirada por las palabras de Patrick Rothfuss sobre la absurda diatriba entre la literatura Fantástica y la ficción literaria en general.

Yaseyó


El espacio para la crítica y el estudio literarios, siempre teniendo en cuenta que todos nosotros procedemos de la lectura de a pie, no del ámbito académico, por lo que todo será a nivel amateur. Pero ¿quién puede resistirse a sacar a pasear de vez en cuando al tertuliano que todos llevamos dentro?


Nuestro primer libro:


En el momento de escribir esto, acabamos de publicar nuestro primer título, al que en breve seguirán otros dos. Es "Acaba con ellos, Cassidy", de Kenneth James, que ya está disponible en Lektu


Como Kenneth es una persona bastante reservada, que ni usa las redes sociales ni tiene presencia en Internet, os hablaré un poco sobre "Acaba con ellos, Cassidy":

Es una novela breve, una novelette de unas diez mil palabras, que se lee a velocidad de vértigo. Su planteamiento es muy sencillo y no tiene demasiadas sutilezas argumentales. Ambientada en el Salvaje Oeste, presenta a Ned Cassidy, el que será protagonista de las sucesivas novelas del autor.

Ned Cassidy es un pistolero al que una banda de forajidos deja al borde de la muerte en una emboscada, para robarle el rebaño de ganado que custodia. A partir de ahí, los buscará implacablemente en busca de venganza.

El estilo de Kenneth James se engloba en el subgénero conocido como Weird West, o western con elementos sobrenaturales, algo que influirá en el personaje de Cassidy, «medio diablo, medio irlandés», y que se extenderá a su universo en sus nuevas aventuras.


En breve iremos ampliando el catálogo de publicaciones, rescatando también del olvido relatos no premiados en concursos y olvidados en cajones y CD-ROMs perdidos.


Puedes encontrarnos: 


En nuestra página web IniciaLiteraria.com

En nuestros perfiles de Facebook, Twitter e Instagram.

En nuestra tienda en Lektu

Y en nuestro correo electrónico info@inicialiteraria.com


Compártelo:

15 de mayo de 2017

María Pita, los Lunnis y yo

El mundo de la infancia me es bastante ajeno, por lo aún acabo de enterarme que en el programa "Los Lunnis" del canal de televisión pública Clan TV, existe una sección llamada "Lunnis de leyenda" en la cual su presentadora, la cantante Lucrecia, y las marionetas que dan nombre al programa, ¡hacen divulgación folclórica e histórica!, acercando a los niños y niñas personas y hechos relevantes del folclore y la historia españoles, en vez de emitir erotismo precoz, promocionar videojuegos violentos o fomentar hábitos consumistas. Feliz por colaborar con mis impuestos a la existencia de semejante reducto cultural, me dispuse a ver el vídeo que hace tres semanas presentaba a la heroína de mi ciudad, A Coruña: María Pita. 


Y estoy satisfecho con el resultado, teniendo en cuenta que está destinado a niñas y niños muy pequeños, y que es muy difícil condensar una historia tan compleja en una canción de dos minutos y medio, con un ritmo pegadizo, que tenga estribillo y una letra fácil para que los cativos la memoricen y la puedan cantar, ¡y que además rime! El objetivo principal, que es el primer contacto con la figura de María Pita, está logrado, y a partir de entonces, ahí están Internet y las bibliotecas para el resto.

Porque me sorprendió también, leyendo los comentarios de Youtube, que hubiera personas adultas que desconociesen la historia de María Pita. Y no lo digo como coruño, que crecí escuchándola y viviéndola como propia, sino por ser un episodio que, de haberse resuelto de otra manera, podría haber cambiado la historia de España. Tanto como que Galicia y Portugal fuesen posesiones inglesas, por ejemplo.

Pongámonos en situación: los hechos transcurren en 1589. Felipe II había enviado a la Grande y Felicísima Armada a la conquista de Inglaterra, pero la invasión termina en debacle por una combinación de climatología adversa y mandos incompetentes. La Armada se dispersa, muchos navíos embarrancan y se van a pique y otros van buscando abrigo en puertos amigos como buenamente pueden. Unos cuantos llegan al puerto de A Coruña.


La reina Isabel I de Inglaterra envía entonces su propia flota, la Contraarmada o Invencible Inglesa, en persecución de los restos de la Armada, con la sana intención, de paso, de invadir Portugal. No queda claro por qué Sir Francis Drake decide desembarcar en A Coruña (sus órdenes eran hacerlo en Santander). En cualquier caso le saldrá cara la broma, porque desde entonces a El Dragón se le acaba la buena estrella y va cuesta abajo hasta su muerte en 1596, momento desde el que, siempre según fuentes fidedignas, sigue pudriéndose en lo más profundo del Infierno.

Pero veamos, antes de nada, el vídeo, porque después comentaremos algún detalle de vídeo y canción que cabe matizar:

(pero no pueden impedir que haga pantallazos ^^)

¿Está visto? ¿A qué está bonito? Le ponemos guitarrazos y nos queda un tema de Power Metal épico. Bien. Ahora vamos con los matices, porque insisto, aunque es una canción para niños y niñas pequeños, deja algunas ideas erróneas, y las primeras impresiones calan, por lo que creo que conviene despejarlas cuanto antes.

1- «María vivía cerca de La Coruña ... un día se fue a la ciudad... de su osadía se burlaron aquellos hombres de un mundo desigual...»

Bueno, María Mayor Fernández de Cámara y Pita, pues así se llamaba en realidad, era de cerca de A Coruña, cierto, concretamente de Sigrás, hoy concello de Culleredo. Pero no se fue un día a la ciudad, sino que vivía en ella, donde su familia tenía una tienda. Su casa es hoy un museo. El mundo era desigual, y lo sigue siendo, pero a ella no le fue tan mal, como veremos, y tampoco es que se burlaran de ella los hombres. Entre otras cosas, se casó con cuatro.


En el vídeo se ve lo que parece la Colegiata de Santa María del Campo, y la verdad que está lograda si es así. Se agradece el detalle de ambientación. Lo que ya no cuadra es lo de las vacas. Ya dijimos que María Pita vivía en la ciudad, no en el campo. Pero Galicia = Vacas, eso lo sabe todo el mundo. Además nos han puesto una especie de búfalo americano que supongo representa a la raza rubia galega, aunque el gran desarrollo intensivo de la ganadería vacuna en Galicia comienza a mediados del siglo XIX y la raza rubia no se crearía hasta principios del XX.

Eso sí, con lo del cartel del Ikea me partí de risa de salirme el té por la nariz. Lo juro.


2- «De pronto sufrieron el ataque de los barcos del pirata inglés... y María guió a las mujeres contra el temible Francis Drake»

A ver, María Pita no guió a las mujeres. Realmente no guió a nadie. Si acaso, lo hizo en un momento y un lugar muy puntuales (lo cual, ojo, no le quita ni un ápice de importancia a su figura). La defensa de la ciudad duró dieciséis días, del 3 al 19 de mayo de 1589. La ciudad (ciudad por título real, porque ser era poco más que un villorrio, amurallado pero villorrio) contaba con un destacamento militar de 600 hombres que, junto a milicianos y a los miembros de la Grande y Felicísima Armada (lo de "Invencible" se lo pusieron después los ingleses para más injundia) que habían venido a refugiarse a puerto, sumaban no más de 1500 efectivos (se ignora la cifra exacta), frente a los cerca de 23.000 hombres (de los que desembarcaron 10.000) y 125 naves que traían los ingleses.

Así que en la defensa participaron hombres, mujeres, ancianos, niños, y si me apuras perros y gatos. Porque la gente de entonces era pobre, iletrada, ignorante y de misa diaria, pero una cosa sabían seguro, y si no la sabían, se habrían preocupado de explicársela los soldados allí acuartelados. Y es que los ingleses, si tomaban la ciudad:

- Degollarían a todos los hombres
- Violarían a todas las mujeres
(en ambos casos, sin importar edad, estado civil ni condición social, noble o villana, religiosa o seglar)
- Saquearían todo lo que hubiese de valor.
- Y quemarían la ciudad hasta los cimientos.

Y no necesariamente en ese orden.

Por lo que María Pita no «Quería cumplir sus sueños». María Pita, como el resto de sus paisanos, estaba muerta de miedo. Y enfadada. Mucho. Porque en la batalla habían matado a su segundo marido, el carnicero Gregorio de Rocamonde. Así que llegamos al momento en el que se escribe la historia.


Los ingleses habían sido rechazados de forma heroica y desesperada (para los locales) y vergonzante (para ellos) sucesivas veces, y solo habían podido hacerse con el barrio de la Peixería, es decir, la zona extramuros, donde murieron más de 500 civiles y 70 militares. Porque eso era lo que hacían los soldados, aguantar la posición que les ordenaban defender, aun a costa de sus vidas. Lo digo porque he leído por ahí que María Pita defendió la ciudad, sola o en compañía de otras, según versiones, mientras los hombres huían como ratas. Y vaya, tampoco se trata de eso.

Por lo que los invasores concentraron sus esfuerzos en abrir una brecha en la muralla, a la altura del convento de Santo Domingo. Muy, muy cerca de la casa de María. En su calle, a decir verdad. Casi delante de su portal. Allí sí que trabajaron como hormiguitas las mujeres día y noche en reparar la muralla, como recoge el diario de la batalla. Así todo, los ingleses lograron abrir la brecha y por ella subía un alférez y abanderado (para algunos historiadores, cuñado del propio Francis Drake), arengando a sus hombres, a los que ya veía tomando la plaza. Es entonces cuando la heroína (recordemos, recién enviudada, imbuida del coraje que da la desesperación y muy, muy enfadada) mata al inglés con su propia espada, con una lanza o con una piedra, según versiones, le roba el pendón, se viene arriba, grita (aquí entramos en el terreno de la leyenda) «Quen teña honra, que me siga!» y encabeza una contraofensiva que termina con los ingleses huyendo muralla abajo con el rabo entre las piernas.


Tengamos en cuenta el alto valor simbólico que el pendón tenía para los soldados de la época. Ser el abanderado era un verdadero honor, y la bandera se protegía con la vida. Capturar la bandera enemiga era el mayor de los triunfos, y perder la propia el peor de los deshonores. De ahí que el heroísmo de María Pita decantase la batalla de tal manera, pues desmoralizó a las tropas inglesas a la vez que insufló coraje y ánimos en combinación de militares y civiles que conformaba las locales.

3- «Olvidada después de la batalla...»

Tampoco es del todo cierto. La Corona le concedió el título de Alférez Perpetuo y el privilegio del comercio de mulas con Portugal, además de una pensión equivalente al sueldo de un alférez y otros cinco escudos mensuales. Sí es cierto que tuvo que pleitear mucho para lograrlo, y hay constancia de que hizo al menos dos viajes a la corte, en 1596 y 1606. Era una mujer muy pleiteante, pues sus mercedes reales y sus matrimonios le proporcionaron abundantes riquezas y propiedades, y tuvo que acudir con frecuencia a los juzgados para defender sus intereses. Se conservan actas de 35 procesos judiciales que la implican. Lo de la tienda de campaña al estilo 15M está gracioso, como lo de Lucrecia cantando puño en alto, todo hay que decirlo.

María Pita era, sin duda, una muller brava y tenía, como dice la canción, valentía y convicción, pero debemos entender que es un símbolo, un icono, una figura que personaliza la resistencia de toda una ciudad y todo un pueblo, el coruñento, y que la victoria local no recae por completo en su figura. Por una parte, está el mando del Capitán Juan Varela, que defendió la plaza con una desproporción de 10 a 1. Por otra, el amurallado, decisivo para contener la ofensiva. Para rematar, la indisciplina de las tropas inglesas y los brotes de tifus que se produjeron en sus navíos debido a lo prologando del asedio. Y la pérdida de autoridad de Drake frente a sus hombres, cuya moral se iba minando cada día que pasaba. La hazaña de María Pita y la pérdida del estandarte fueron la puntilla. El Dragón se marchó de A Coruña con más de 1300 bajas, siete barcos hundidos y 1000 desertores.


Para comparar las situaciones, al regreso de su desastrosa campaña por Portugal y las Azores (la Invencible Inglesa fue tal catástrofe que a su lado la Grande y Felicísima Armada fue una excursión dominical), la flota de Drake arrasó la ría de Vigo (por aquel entonces una aldea de 600 habitantes), sin amurallar, sin un castillo como el coruñés de San Antón y sin guarnición militar que la defendiera, y ni todo el heroísmo de la población pudo evitar la tragedia. Aún así, los paisanos se las arreglaron para causarle otras 500 bajas más a Drake de recuerdo.

Un último detalle del vídeo es que la Torre de Hércules aparece con su aspecto actual, que data de la reforma de 1791 efectuada por Eustaquio Giannini y José Cornide. Pero ya dijimos que lo importante es que los niños y niñas ubiquen la historia, y si la torre es el icono de la ciudad y su imagen reconocible es esa, tampoco vamos a ponernos muy quisquillosos con la historicidad. Peor fue lo de los bisontes.


Si queda alguien sin visitar A Coruña, comentar que la plaza principal de la ciudad, donde se encuentra el palacio municipal, lleva el nombre de la heroína, y frente al consistorio se encuentra la estatua que encabeza este artículo, obra de Xosé Castiñeiras. En el vídeo le han puesto una ramita en vez de la lanza, supongo que porque una lanza en un programa infantil está feo, y al inglés algo menos muerto que en la original, pero cabe señalar que, con lanza e inglés muerto a sus pies incluidos, la estatua nunca deterioró las buenas relaciones entre A Coruña y el Reino Unido, hasta el punto de que la reina Isabel II nombrara caballero del Real Orden Británica al entonces alcalde, el ínclito Francisco Vázquez, en lo sucesivo Sir Paco.


Entre otras cosas, porque la historia da muchas vueltas, y españoles e ingleses pasamos de ser enemigos a ser aliados, y en 1809 volvimos a liar otra buena en A Coruña, esta vez contra las tropas francesas de Napoleón Bonaparte. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión. 

Compártelo:

13 de mayo de 2017

Repensar para poder continuar

Bueno, pues con esta van 438 entradas en los cuatro años de vida del blog. Y la dedicaré a explicar que voy a reformular KindleGarten para poder continuar adelante con él. Porque se trata de equilibrar costes y beneficios, replantear objetivos y redefinir principios. Vamos, hacerse las famosas Seis Preguntas


Hace menos de tres meses del cuarto aniversario, y no merece la pena repetir cosas que ya están dichas, así que haré un resumen sucinto:

El blog está en una relativa buena forma. Recibe entre 33.000 y 35.000 visitas mensuales, tiene bastante visibilidad y, dentro de su alcance, incluso un cierto prestigio. No puede competir en las grandes ligas pero tampoco es un perfecto desconocido. He visto entradas compartidas y enlazadas por distintos lugares de Internet, y párrafos copiados (o transliterados) con garbo y salero. Digamos que es cabeza de ratón y le faltan un par de grandes pasos para ser cola de león. 

Peeeeeero...

Tiene un porcentaje de rebote altísimo. Ahora mismo, un 86%. El blog produce rechazo a los lectores.

Y casi todas las visitas se concentran en unas pocas entradas. Que, como ya expliqué alguna vez, coinciden con lecturas escolares obligatorias. 

Conclusión: los contenidos del blog no son interesantes / no son atractivos / no son de calidad / una combinación de las anteriores. 

Lo cual no me importaría si no fuese porque...

Escribir y mantener KindleGarten supone mucha dedicación y un esfuerzo considerable. Con el tiempo que le he dedicado durante estos cuatro años me podía haber preparado una oposición, estudiado un máster o un postgrado, o ejercido cualquier tarea remunerada que pagase facturas. 

Y ese esfuerzo no se refleja, en muchos casos, en la receptividad del público. Siempre he intentado que las reseñas de libros fuesen amplias y completas, sobre todo cuando son envíos editoriales, y no pocas veces empleo varias horas en escribir una reseña que después tiene cincuenta o sesenta visitas durante las primeras tres semanas, y que ni la propia editorial ayuda a difundir. 

Que es otro tema interesante. He llegado a juntar ocho libros encima de la mesa para reseñar, y sacado tiempo de donde se podía para leerlos y tenerlos reseñados cuanto antes, en unos plazos -autoimpuestos, no responsabilizo a nadie más- que contravenían mi manifiesto Slow Blogging y que llegaron a provocarme ansiedad. Más ansiedad de la que ya tengo por mí mismo, quiero decir.

Que lo que era una afición y una diversión se convirtió en otra fuente más de estrés. Pues vaya.

Y todo con beneficio económico cero. Debí sospechar que algo estaba haciendo mal cuando una persona del mundo editorial, durante una presentación, tras comentarme que le gustaba mi blog y preguntarme a cuánto cobraba las reseñas, levantó una ceja (o las dos, me falla la memoria) cuando le respondí que no cobraba nada.

Cobras el libro gratis, diréis. Vale, pero los libros gratis no lo son tanto si calculas las horas-persona que implica leerlos y reseñarlos. No sale a cuenta. A menos que tu reseña sea la sinopsis del libro, uno o dos párrafos de "Opinión personal" y una puntuación del 1 al 5. O ni te leas el libro. Pero eso es otra guerra.

Que beneficios de otro tipo me ha dejado muchos, no me entendáis mal. Enumero: Amigos, contactos, oportunidades de colaborar en otros medios, networking, conocimiento del mundo editorial...

De todo esto hay un único responsable: Yo. Por puro desconocimiento del medio, ignoraba que a la mayor parte del público no le interesan ni lo más mínimo las reseñas, sino los libros. Los libros como objeto físico, para ver y admirar. Y, sencillamente, en un mundo de bookstagrammers y vídeos de unpackings no hay sitio para mí.

En resumen: KindleGarten es el resultado de la inexperiencia y de la falta de planificación. De no establecer unos objetivos desde el principio ni una estrategia para conseguirlos. De no tener claro desde el inicio si iba a evolucionar a un proyecto profesional que pudiese monetizarse, ni de qué manera se haría, ni en qué plazo. De ir improvisando y haciendo cambios de rumbo sobre la marcha. De no haberse hecho, en su debido momento, las Seis Preguntas. Y ahora es tarde.

Cabe, eso sí, repensar y reflexionar. Algo en lo que llevo un par de meses, y que implica:

- Dedicarle menos tiempo y atención al blog, reduciéndolos al mínimo necesario para que la relación coste/beneficio -entendida en términos de horas/persona invertidas en él- sea más alta y rentable que en la actualidad.

- Filtrar los libros para reseñar y quedarse con las editoriales implicadas que cuidan a los blogueros.

- Siempre que el contenido no lo exija, textos más breves y sencillos. La mayor parte de las visitas ya vienen de dispositivos móviles en los que no resulta cómodo leer ladrillos.


Hay una última razón para este rethinking: cierto problema de salud. Nada grave, solo una cuestión de espalda. Pero requiere atención, cuidados y tiempo para hacer ejercicio. Y estar sentado muchas horas no ayuda.

Y esta es, en conclusión, la reflexión con la que espero abrir una nueva etapa del blog, superada la tentación -que la tuve- de cerrarlo, y considerando todo lo vivido hasta ahora como una bonita etapa de aprendizaje a base de ensayo y error. Muchos errores, pero algún acierto también. Menos, pero alguno.
  
Compártelo:

11 de mayo de 2017

Payasos Malvados - Antología Vuelo de Cuervos

En este recopilatorio de 21 relatos, hemos querido dar vida a esas pesadillas hechas payasos. Todos, quien más y quien menos, hemos llegado a temer a tan "adorables" profesionales de la risa. Y es que nunca se sabe qué se esconde detrás del maquillaje, dentro de la cabeza de un payaso que tiene que soportar a niños todo el día o simplemente el fetiche de ser uno de ellos y convertirte en esa pesadilla que tanto miedo te da pero a la inversa.

Os animamos a que leáis esta antología que esperamos haga las delicias de todos los "amantes" del circo, y más en concreto, de los payasos.


El colectivo Vuelo de Cuervos, que mantiene una plataforma digital para promocionar nuevos escritores/as e ilustradores/as de Fantasía, Terror y Ciencia-Ficción, y que publica regularmente la revista Vuelo de Cuervos y antologías de literatura de géneros, reunió en 2016 a veintiún autores para dar su visión personal sobre la figura del payaso en otros tantos relatos de terror, en esta compilación coordinada por Lorena Raven y Soraya Murillo, con portada de Ricardo Góngora

"Payasos Malvados" ofrece mucha variedad de estilos y de formas de entender el Terror: unos relatos con componente sobrenatural, unos weird y otros de suspense; algunos emplean el terror psicológico y otros prefieren el splatter o el gore. Variados son también los puntos de vista narrativos (primera, tercera e incluso segunda personas) y las extensiones de los relatos.

Lo que todos comparten es la capacidad de transmitir una imagen terrorífica de los payasos, que en manos de estos veintiún autores y autoras se convierten en seres inquietantes y estremecedores, justificando la coulrofobia (que se menciona explícitamente en el relato "El Huevo"). 

Como en toda antología, el nivel es irregular, y los gustos personales condicionarán preferir unos sobre otros. Por mi parte destacaría cuatro:

"El Circo" de Juanma Nova García, por estar fuertemente referenciado a "It" de Stephen King (que aparece citado en el texto), con nombres de personas y lugares tomados de la obra del Rey del Terror. Las escenas del Circo Happy Children pueden provocar pesadillas.

"Grand Paradeby" de Juan Manuel Sánchez Villoldo, por la idea de la condenación fantasmal transmisible, que entronca con tradiciones del folclore europeo como la Santa Compaña gallega o la Cacería Salvaje, que actualizada sería una perfecta historieta para "Creepy"

"La madre, el payaso y el laberinto de espejos" de Jorge del Río, por el manejo del suspense y la atmósfera de angustia, y por el giro final. Juega bien con la ambigüedad de los acontecimientos y con las dos líneas de acción. 

y "Culpable" de Gabriel Esteban Garrido, por la originalidad de la historia y por su estilo narrativo, pues logra una composición de lugar muy vívida del escenario y de los personajes. 

En necesario advertir que la antología contiene historias muy impactantes, muy crudas, que incluyen infanticidios por placer, pedofilia y todo tipo de prácticas sádicas y dementes. No es, por tanto, una lectura apta para todos los públicos. 

"Payasos Malvados" puede descargarse gratuitamente desde Lektu

Compártelo:

7 de mayo de 2017

Escupiré sobre vuestra tumba - Boris Vian

Lee Anderson, un estadounidense de raza negra pero apariencia de blanco, decide vengar la muerte de uno de sus hermanos y la paliza recibida por el otro, ambas ejecutadas por racistas blancos.


Publicada en 1946, "Escupiré sobre vuestra tumba" (J'irai cracher sur vos tombes) es la primera de las cuatro novelas que el francés Boris Vian escribió con el pseudónimo de Vernon Sullivan, un supuesto escritor estadounidense de raza negra. Vian aparece como prologuista y traductor. 

Un gran sector del público especializado considera que, con esta obra, Boris Vian importó a Europa la novela negra estadounidense. Independientemente de su trama, pues no es un policial ni detectivesca, "Escupiré sobre vuestra tumba" es un hard-boiled brutal, con unos niveles de violencia atmosférica y argumental inusitados para la Francia de la época. 

Su protagonista, Lee Anderson, es un joven de raza negra que padece albinismo, lo que permite pasar por un hombre blanco. Uno de sus hermanos es asesinado y linchado por mantener un romance con una mujer blanca. El otro recibe una paliza por participar en una protesta cívica. Lee decide vengarlos asesinando a dos jóvenes blancas que no tienen relación alguna con los hechos.

Narrada en primera persona, salvo los dos últimos capítulos, sorprende por la absoluta amoralidad y falta de empatía social del protagonista, que entra en el terreno de la psicopatía. Parece carecer totalmente de sentimientos. Es manipulador y utiliza a las personas para obtener lo que desea. Mantiene un trabajo respetable como librero mientras elige a sus víctimas y elabora su plan de venganza. Antes de ejecutarla, se entrega a una vida de hedonismo que incluye juergas alcohólicas, conducción temeraria y sexo: promiscuo, grupal, forzado (que hoy consideramos violación) o prostitución infantil. 

Todo ello relatado con un lenguaje deliberadamente crudo, usando palabras malsonantes y siendo lo más explícito posible, con una intención evidente de escandalizar y violentar. Es una lectura áspera, que refleja muy bien la sordidez que el autor quería transmitir. Puede considerarse una novela erótica por el número de escenas de sexo, narradas sin eufemismos y recreándose en la descripción de los cuerpos. 

Con todo, la intención inicial de denunciar el racismo de la sociedad estadounidense, y la injusticia social que padecían los ciudadanos negros de aquel país quedan diluidas por la brutalidad del relato de Lee Anderson, por la frialdad con la que narra su historia y con la que desgrana sus pensamientos. Sus actos se muestran arbitrarios e inmorales, pues se venga de una injusticia con otra, de forma arbitraria, matando a dos personas por el mero hecho de ser blancas y ricas. Escena, por cierto, escalofriante por la crueldad con el que está narrada, con el protagonista experimentando orgasmos mientras mutila y desangra a sus víctimas. 

Todo lo que rodea a "Escupiré sobre vuestra tumba" da para otra novela. Primero fue un éxito arrollador de crítica y pública. Después, cuando se descubrió el verdadero autor, fue prohibida y Vian condenado por ultraje a la moral y las buenas costumbres. En 1959 se adaptó al cine en una cinta homónima dirigida por Michel Gast. Vian, que iba a encargarse del guión, se apartó del proyecto por diferencias con el director. Para redondear la leyenda, falleció mientras asistía al preestreno de la película. 


Compártelo:

SUSCRIBIRSE POR CORREO

Recibe las actualizaciones en tu e-mail

Archivo

Seguir en las redes